Geología, Peligros Naturales y GeoTecnología

Blog en Monografias.com

 

Archivo de Julio, 2011

Físicos confirman que viaje en el tiempo es imposible

Un equipo de físicos japoneses acaba de echar por tierra la fabulosa posibilidad, hasta ahora solo parte de las tramas de las historias de ciencia ficción, de viajar en el tiempo. Experimentos realizados en los últimos años sugerían la eventualidad de que los fotones, las unidades de luz, tomadas de forma individual, podían superar la misma velocidad de la luz en su conjunto, pero los investigadores han confirmado que este salto en las reglas del Universo no es posible. Y si esto no es posible, por mucho que duela a los más entusiastas, tampoco lo será viajar al pasado o al futuro.

Durante la investigación, publicada en Physical Review, los científicos, dirigidos por Shengwang Du, hicieron pasar pares de fotones a través de un vapor de átomos a unas 100 millonésimas de grado sobre el cero absoluto, la temperatura más baja de Universo, según informa la BBC. Y resultó que los fotones individuales cumplían con los límites de la velocidad de la luz en el vacío, lo que significa que siguen el principio de causalidad establecido por la teoría de la relatividad de Einstein, por el que el efecto no puede suceder antes de su causa.

Los límites Einstein
«Einstein afirmaba que la velocidad de la luz imponía la ley del tráfico del Universo: nada puede viajar más rápido que la luz», explican los investigadores de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Hong Kong. «El estudio demuestra que un único fotón también obedece esa ley», subraya. Para el profesor Du, el fracaso individual de los fotones «cierra el debate» de la velocidad que pueden adquirir estas partículas. Además, la investigación puede proporcionar nueva información en los estudios sobre transmisión cuántica.

La luz viaja a una velocidad de casi 300.000.000 metros por segundo en el vacío, pero puede variar en diferentes materiales, como el agua (el popular experimento de la pajita «doblada» en el vaso) o los gases.

Cortesia ABC, España

Física

Las áreas protegidas no bastan para detener la pérdida de biodiversidad

El establecimiento de áreas protegidas no está evitando la pérdida de biodiversidad que, para 2050, puede ser catastrófica según un estudio publicado hoy, que solicita soluciones más efectivas para los problemas del crecimiento de la población y el nivel de consumo.

Según el estudio, publicado en la revista científica ‘Marine Ecology Progress Series’, aunque hoy existen 100.000 áreas protegidas en todo el mundo, que suman 17 millones de kilómetros cuadrados en Tierra y 2 millones de kilómetros cuadrados en los océanos, la pérdida de biodiversidad se ha acelerado.

“Estamos invirtiendo una gran cantidad de recursos económicos y humanos en la creación de áreas protegidas y, desafortunadamente, la evidencia existente sugiere que esa no es la solución más efectiva”, declaró Camilo Mora, un investigador colombiano que actualmente trabaja para la Universidad de Hawai, en Manoa.

“Desafortunadamente la pérdida de biodiversidad está al mismo nivel que siempre ha estado y debido a esa aceleración de la pérdida de biodiversidad, hay una cierta emergencia para empezar a implementar la solución más efectiva al problema de la biodiversidad”, añadió Mora.

Pocos cambios
Uno de los problemas es que de esas 100.000 áreas protegidas, sólo se produce un cumplimiento estricto de las normas en el 5,8% de las que está en Tierra y un 0,08% de las que están en los océanos.

El gasto mundial en las áreas protegidas es de sólo 6.000 millones de dólares al año, cuando debería ser 24.000 millones de dólares, por lo que muchas áreas no están financiadas de forma adecuadas, dijo el estudio.

El estudio, del que es coautor Peter Sale, director del Instituto del Agua, Medio Ambiente y Salud (Canadá) de la Universidad de las Naciones Unidas, también identificó otras cuatro limitaciones en el uso de áreas protegidas como forma para preservar la biodiversidad del planeta.

Según Mora y Sale, el crecimiento previsto de las áreas protegidas es demasiado lento. Al actual ritmo, para alcanzar el objetivo de cubrir el 30% de los ecosistemas del mundo con áreas protegidas se necesitarían 185 años en tierra y 80 años en los océanos.

Diversas amenazas
Al mismo tiempo, las amenazas contra la biodiversidad, el cambio climático o la contaminación, están avanzando rápidamente. Igualmente, el tamaño y la conexión de las áreas protegidas son inadecuados. El 30% de las áreas protegidas en los océanos y el 60% de las de Tierra tienen una superficie inferior a 1 kilómetro cuadrado.

Además, las áreas protegidas solo son una medida efectiva contra dos amenazas de origen humano, la sobreexplotación y la pérdida de hábitat, pero no contra otras como cambio climático, contaminación y especies invasoras. Finalmente, las áreas protegidas entran en conflicto con el desarrollo humano.

Por estas razones, Mora dijo que “es el momento de emplear todos esos recursos que van para las áreas protegidas y utilizarlos en estrategias que sean más efectivas al problema tan grave que supone “la pérdida de biodiversidad”.

“Durante 30 años, se ha realizado un esfuerzo tremendo para crear áreas protegidas y no hay ningún signo de que hayamos sido capaces de reducir la pérdida de la biodiversidad. Eso ya debería ser un signo suficiente para que empecemos a cuestionar si es esa la alternativa más eficiente al problema que tenemos”, añadió Mora.

Una reacción necesaria
Las consecuencias de la falta de acción serán catastróficas, según los investigadores. “Hoy en día la población está consumiendo 3.000 millones de hectáreas más de lo que el planeta puede dar sustentablemente”, afirmó.

Pero los cálculos de Mora y Sale indican que para 2050, con una población estimada de hasta 10.000 millones de personas, “se necesitarían del orden de 27 planetas para pagar los costes ecológicos de la demanda de recursos naturales de la población humana”.

Mora dijo que el estudio no aboga por la eliminación de áreas protegidas, sino un cambio de estrategia: “lo que en realidad estamos sugiriendo es que es tiempo de mirar estrategias alternativas”. Añade que “las áreas protegidas son una buena estrategia pero es muy costosa y llegó el tiempo de mirar soluciones que sean más definitivas”.
Cortesia elmundo.es

Biologia

La ciencia del clima, la energía y la sociedad

Es claro que las  montañas tienen su efecto, y el desierto de Gobi está por encima de los 35º N, y ni Las Pampas, ni Brasil, ni la costa este de África ni la de Australia son desiertos. Pero la regla es real y en esas latitudes llueve muy poco o nada, salvo algún aguacero salvaje uno o dos días al año.

¿Por qué ocurre ésto?  Saberlo nos ayuda a saber mucho sobre las lluvias en España, y la evolución del clima en el mundo.

El aire húmedo y caliente sube desde la superficie del mar hasta la parte alta de la atmósfera, en donde hay una como tapa de la misma, que se denomina la tropoausa y está a unos 15 km de altura en la zona ecuatorial y baja a unos 8 km sobre los polos.

Cuando el aire sube y llega arriba, en bandas que van de oeste a este, solo puede seguir moviéndose hacia los polos. Pues a su oeste y a su este hay aire también subiendo.

Se desplaza, pues, hacia los polos, y debería llegar a ellos. ¿Por qué no lo hace?

La Tierra, y el aire de su superficie, se desplazan a muy alta velocidad. La circunferencia de la Tierra en el ecuador mide 40075,16 km, y esa distancia se recorre en 24 h: 1670 km/h, una velocidad casi el doble de la de los aviones comerciales.

Pero la superficie de la Tierra tiene una velocidad igual a 0 km/h en los polos. Su velocidad de oeste a este disminuye con su circunferencia desde el ecuador a los polos.  La velocidad lineal de la Tierra en la latitud de 30º es de 1446 km/h. Puesto que en la tropopausa el rozamiento es muy débil, el aire que ha subido tiene una velocidad hacia el este de 1670 km/h cuando está sobre el Sahara, por ejemplo mientras que el suelo solo se mueve a 1440 km/h. Así que visto desde el suelo el aire se desplaza hacia el este en ambos hemisferios con velocidades de alrededor de 230 km/h. En vez de ir hacia los Polos, se mueve hacia el Este.

Ese aire frío arriba, con vapor de agua, es más pesado que el aire que tiene debajo, ahora aire que sube seco desde tierra firme. El aire frío baja y al bajar aumenta su presión y por tanto su temperatura. Al aumentar la temperatura el agua que contiene se mantiene en forma de vapor, y decimos que el aire se seca. Aunque parezca mentira, hay más vapor de agua sobre el Sahara que sobre los océanos, en verano. Pero no llueve porque el aire sobre el Sahara baja en vez de subir. Los desiertos surgen allí donde el aire en la tropopausa ha girado (relativamente a la superficie de la Tierra) hacia el Este, y donde ha comenzado a bajar secándose.

Según va bajando, el aire gira otra vez y cuando llega a nivel del suelo se mueve hacia el oeste: Son los alisios que soplan en Canarias, los vientos del comercio (Trade Winds) de los ingleses, que impulsaban los barcos de vela desde África hasta las Américas. (Me imagino que saben que los ingleses, para ir  Nueva York, tenían que pasar por las latitudes de Canarias, para coger los alisios).

Tenemos así el primer y más importante motor del movimiento de la atmósfera: Es un motor impulsado por el calentamiento de la superficie de la Tierra.

¿De donde sale ese calentamiento? 

La energía de la Tierra deriva de la radiación solar en una proporción superior al 90% (una pequeña parte es la radiactividad de las rocas del magma, que mantiene éste fundido y provoca los terremotos y volcanes). Sale de la radiación del Sol (que es un reactor nuclear de fusión que funciona como una cadena continua de bombas de hidrógeno) y desde allí llegan, a cada metro cuadrado de la alta atmósfera, 1367 W/m2, en el ecuador y cuando ese metro cuadrado está directamente dirigido al Sol.

Pero esa misma cantidad de radiación cae sobre la superficie de la Luna, y la luna está, o muy caliente o muy fría. Venus recibe 2614 W/m2 y Marte 590 W/m2. La superficie de Venus está cubierta de nubes que reflejan hasta el 60% de esa energía,de forma que a su superficie llegan unos 1000 W/m2, mientras que a la superficie de la Tierra llegan unos 800 W/m2 (en promedio).

En Venus la temperatura en su superficie es, en media, 462ºC, (un planeta incolonizable) mientras que en la Tierra es de 15ºC.

Estos últimos hechos nos dan una pista para saber por qué se evapora el agua de la superficie de los océanos, agua que llueve sobre los continentes y permite la vida.
Cortesia elmundo.es

Ciencia y tecnología

Las impurezas de los diamantes revelan el inicio del choque entre continentes

Protegidas en el interior de los duros diamantes, las impurezas son minerales inalterados que pueden contar la historia del pasado lejano de La Tierra. Los investigadores han analizado los datos de más de 4.000 de estas inclusiones minerales para encontrar que los continentes iniciaron el ciclo (llamado ciclo de Wilson) de separación y choque hace unos 3.000 millones de años.

La investigación, que se publica este viernes en la revista ‘Science’. El autor principal, Steven Shirey del Department of Terrestrial Magnetism de la Carnegie Institution, ha explicado que “el ciclo de Wilson es responsable del crecimiento de la corteza continental de La Tierra, las estructuras continentales que vemos hoy, la apertura y cierre de las cuencas oceánicas a través del tiempo, la formación de montañas y la distribución de los minerales y otros materiales de la corteza. Pero hasta hoy ha habido equívocos sobre cuándo comenzó dicho ciclo. Utilizamos las impurezas de los diamantes porque estos son cápsulas de tiempo perfectas, ofrecen información de hace más de 3.500 millones de años, información sobre la evolución de la atmósfera, el crecimiento de la corteza continental y el inicio de la tectónica de las placas”

El coautor del estudio, Stephen Richardson, de La Universidad de Ciudad del Cabo, ha señalado que “es asombroso que podamos usar las partículas minerales más pequeñas que pueden ser analizadas para revelar el origen de algunas de las principales características geológicas de La Tierra”.

Los cratones, el origen de los diamantes
Los diamantes más grandes proceden de cratones, las formaciones más antiguas de las zonas continentales interiores. Los cratones contienen las rocas más antiguas del planeta y se extienden hacia el manto a más de 200 kilómetros, donde las presiones son lo suficientemente altas y las temperaturas suficientemente bajas para formar y almacenar diamantes durante miles de millones de años.

Los diamantes llegaron a la superficie accidentalmente durante las erupciones volcánicas de magma de las profundidades, que se solidificaba en roca llamada kimberlita. Las inclusiones en los diamantes se encuentran en dos variedades de roca: peridotíticas y eclogíticos.

La peridotita es el tipo de roca más abundante en el manto superior, mientras que la eclogita parece ser el remanente de la corteza oceánica reciclada en el manto por el hundimiento de las placas tectónicas. Shirey y Richardson, utilizando sus propio trabajos con otros investigadores publicados en más de 20 documentos durante un período de 25 años, revisaron los datos de más de 4.000 inclusiones de silicato -el material más abundante de la Tierra- y más de 100 inclusiones de sulfuro de cinco antiguos continentes. Se centraron en investigar cuándo fueron encapsuladas las inclusiones y la tendencia de composición asociada.
Las composiciones varían y dependen de la transformación geoquímica que los componentes sufrieron antes de ser encapsulados. Se compararon dos sistemas utilizados para fechar inclusiones, las técnicas del renio-osmio y del samario-neodimio. Ambas se basan en isótopos naturales que se desintegran lentamente, pero de forma predecible, lo que los convierte en excelentes relojes atómicos para determinar edades absolutas.

Los investigadores encontraron que hace 3.200 millones de años, solo se encuentran diamantes con composiciones peridotíticas, mientras que después de dicha fecha, son más abundantes los diamantes eclogíticos. “La explicación más simple es que este cambio se produjo a partir de la subducción inicial de una placa tectónica bajo el manto profundo de otra, puesto que los continentes comenzaron a chocar a una escala similar a la del ciclo actual. Esta transición marca el inicio del ciclo de Wilson”, ha concluido Richardson.

Cortesia ABC, España

Geología

Botellas de plásticos para eliminar las bacterias del agua

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), más de 1.000 millones de personas de personas tienen dificultades para acceder al agua limpia. La técnica SODIS podría ayudar a solucionar esto, ya que es sencilla y barata: sólo hace falta utilizar la radiación del sol para eliminar los organismos que viven en el agua y causan enfermedades.

Este procedimiento consiste simplemente en dejar las botellas con el agua al sol durante seis horas (48, en caso de que haya nubes) para que los rayos ultravioleta del sol destruyan el material genético y celular de los organismos patógenos.

En principio las botellas PET (muy abundantes) son más recomendables, porque duran más tiempo y permiten pasar la radiación ultravioleta.

Este método está reconocido por la OMS, aunque recomienda que se hagan más estudios sobre su efectividad en el caso de las enfermedades diarreicas, ya que por el momento sólo se dispone de uno realizado en Kenia.

En 2007, una botella diseñada para utilizar este sistema ganó el premio Index. Esta botella tenía un lado transparente y otro con aluminio, para reflejar los rayos. Por otro lado, su diseño plano ayudaba a su transporte e incluía un asa que permitía que se apoyase de forma que recibiera una exposición más directa a los rayos del sol.

Por el momento hay varias organizaciones, como Sandec, que se están encargando de promover el uso de la tecnología SODIS, pero será necesaria una mayor inversión para corroborar la eficacia del sistema y comenzar a extender su uso.
Cortesia ABC, España

Medio Ambiente

Descubren dos nuevo tipos de olas desconocidas hasta ahora que se asocian con los Tsunamis

Entre todas las cosas del mundo físico que creemos conocer bien, el agua ocupa un lugar destacado. Sin embargo, un grupo de investigadores de la Universidad de Nice-Sophia Antipolis, en Niza, acaba de realizar un descubrimiento sorprendente: dos nuevos tipos de olas de las que no se tenía noticia hasta ahora.

En un estudio recién publicado en Physical Review Letters, Jean Rajchenbach, Alphonse Leroux, y Didier Clamond explican cómo se toparon con las nuevas olas. Primero confinaron agua en una celda Hele-Shaw, un contenedor hecho de dos placas paralelas de cristal separadas por un estrecho vacío, y lo montaron sobre una plataforma capaz de vibrar a frecuencias determinadas y de realizar con exactitud los movimientos programados. Después hicieron vibrar el contenedor con el agua dentro, controlando la frecuencia y la amplitud de las vibraciones y grabaron las deformaciones (las olas) que se producían sobre la superficie del agua con una cámara.

A medida que los científicos iban incrementando las oscilaciones, empezaron a formarse “olas solitarias”, las llamadas “olas de Faraday”, que se forman sobre la superficie de un fluido que vibra cuando la frecuencia de esa vibración excede unos valores determinados y la superficie se vuelve inestable.

Una ola simétrica y otra no
Entonces los investigadores observaron dos tipos diferentes de olas, una simétrica y otra no. La primera daba lugar a dos crestas simétricas, como una imagen en el espejo, a izquierda y derecha del experimento. La segunda también generaba dos crestas, pero una era mayor que la otra. El primer tipo de ola nunca había sido observado en el agua, pero sí en otros experimentos sobre la superficie de una capa de pequeñas cuentas de bronce en vibración. El segundo tipo, sin embargo, jamás había sido observada por científico alguno.

“Hasta ahora -explica Jean Rajchenbach- habían sido descritas dos clases principales de olas solitarias. Las que hemos visto pertenecen a una nueva categoría”.

Cuando Rajchenbach y su equipo trataron de comprender de qué forma la inestabilidad de la superficie del agua había podido crear estas olas, se encontraron con serias dificultades y su mecanismo no ha sido aún comprendido del todo. Pero la investigación se aplicará de inmediato al estudio de las olas marinas. “Obviamente -asegura Rajchenbach- el interés principal de nuestro trabajo es aplicarlo a las olas no lineales que tienen que ver con la formación de olas oceánicas de gran amplitud (olas gigantes y tsunamis)”.

Las olas gigantes, que surgen inesperadamente en alta mar y que pueden llegar a medir hasta treinta metros, no tienen que ver con tormentas ni con terremotos y constituyen una seria amenaza para la navegación, incluso para las embarcaciones más grandes.

Cortesia ABC, España

Sismologia

Sur de Chile es declarado zona de desastre por fuertes nevadas

El gobierno decretó el miércoles zona de catástrofe una región del sur de Chile en donde han caído hasta tres metros de nieve, lo cual ha causado el corte de caminos, la muerte de animales domésticos y dejado casas prácticamente cubiertas.

Guillermo Vásquez, alcalde de la comuna rural de Lonquimay, 730 kilómetros al sureste de Santiago, dijo al periódico La Tercera que caen de 60 centímetros de nieve hasta un metro en un año normal, pero ahora tenemos tres metros de nieve.

Precisó que tenemos localidades con más de 2,30 metros de nieve. Eso significa que hay muchas viviendas sepultadas.

La precordillera de la Araucanía es una zona de comunas rurales, con un importante porcentaje de pobladores indígenas de escasos recursos, cuyo sustento son unos pocos animales.

La temperatura en el área ha descendido hasta 23 grados centígrados bajo cero en los últimos tres días, provocando la congelación de las tuberías de agua.

La fuerza aérea distribuyó el miércoles cajas de alimentos a los campesinos aislados, a quienes no es fácil contactar pues la densidad poblacional es de 2,9 habitantes por kilómetro cuadrado, y efectivos del ejército trabajan despejando de nieve techos, calles y accesos a servicios públicos.

Está en riesgo la vida de muchas personas y sus bienes, especialmente la de sus animales, agregó Vásquez.
Cortesia Internet

desastres naturales

Los emails también contaminan

¿Cuánto contaminan el medio ambiente los 250 mil millones de correos electrónicos que, estiman expertos, son enviados a diario en todo el mundo? Según un estudio de la Agencia Francesa para el Ambiente y el Control Energético (ADEME), la respuesta es más que contundente: contaminan… y mucho.

La investigación reveló que el simple acto de enviar “un e-mail” contamina más de lo que se pueda imaginar.

Los expertos franceses que participaron en la investigación demostraron por primera vez que entre el “click” de envío y la recepción de un mensaje son emitidos CO2 y gases de efecto invernadero.

Por ejemplo un “e-mail” de 1 mega equivale a 19 gramos de CO2.

Pero hay más: si son agregados para su conocimiento otros 10 destinatarios a ese mensaje, entonces el impacto ecológico del correo electrónico debe ser multiplicado por cuatro.

La ADEME explicó que esta contaminación se debe a que el “e-mail”, una vez enviado, es copiado una decena de veces por distintos servidores que se ocupan de remitirla a la red hasta su sitio de destino.

En cada paso dado por el correo electrónico en su recorrido por el ciberespacio se consume la misma cantidad de electricidad.

Además, mientras más pesados son los “e-mail”, por ejemplo si tienen archivos adjuntos que en general terminan siendo impresos por el receptor, más contamina el envío.

Se estima, según calculan expertos, que unos 250.000 millones de correos electrónicos son enviados en promedio cada día en todo el mundo, 80 por ciento de los cuales son “spam” (correo basura).

En el 2013, la agencia francesa ADEME estima que se podrá superar la cifra de 500.000 millones de  correos electrónicos diarios.

Según el estudio, un empleado de una empresa de más de 100 personas en Francia recibe en promedio 58 correos electrónicos y envía a su vez 33, que pesan 1 mega.

Si se cuentan 250 días de trabajo al año, estos envíos corresponden a 13,6 toneladas de CO2 emitidas por un solo trabajador.

Cortesia Internet

Medio Ambiente

El líquido vital es algo imperfecto

De un lado a otro del planeta las dietas incluyen el llamado líquido vital. Varios estudios científicos han repetido una y otra vez que tomar agua es una de las vías por las que el organismo humano puede mantenerse saludable, con los nutrientes necesarios. Sin embargo, ahora la doctora británica Margaret McCartney asegura que los grandes beneficios de su uso regular para consumo humano son exagerados y las personas que no se separan de una botella de Evian o Volvic ponen en riesgo su propia salud.

“Las recomendaciones oficiales del Servicio Nacional de Salud de Gran Bretaña  que dicen que la gente debe tratar de beber de seis a ocho vasos de agua (o líquido) por día para prevenir la deshidratación, son insostenibles porque no hay evidencias convincentes en apoyo de estas políticas”, señaló la médica general de la ciudad británica de Glasgow.

La doctora agregó que lo mismo sucede con el requerimiento de muchas escuelas británicas que piden que los estudiantes traigan una botella de agua de casa.

McCartney afirma que estos mitos de la necesidad y beneficencia de beber agua en abundancia las crean las empresas que producen agua potable con el fin de aumentar sus beneficios económicos.

Originalmente, la idea de tomar mucha agua, al parecer, surgió de recomendaciones oficiales, publicadas en 1945 y  que en particular, decían que los adultos deben consumir 2,5 litros de agua al día (un mililitro por cada caloría consumida).

Sin embargo, el documento contiene también una observación importante, que hoy en día es a menudo ignorada de que la mayor parte de la cantidad de agua necesaria para las personas ya está contenida en los productos que consumen.

El consumo excesivo de agua puede causar daño a la salud de las personas, por ejemplo, hiponatremia, un trastorno hidroelectrolítico definido por un bajo nivel de sal, intoxicación por agua e incluso la muerte, afirma la revista médica American Journal of Physiology.
Cortesia Internet

Medio ambiente y salud

Internet contamina

Las tecnologías de la información (TIC) son responsables del 2% de las emisiones que contribuyen al efecto invernadero. Este dato es antiguo, pero ahora una agencia francesa ha realizado un estudio sobre el impacto ambiental de tres usos emblemáticos de Internet y las nuevas tecnologías: los correos electrónicos, las búsquedas y la transmisión de documentos por USB. Las hipótesis sobre las que se realizan los cálculos pueden ser motivo de debate pero el documento aporta una reflexión sobre una actividad que el usuario contempla como limpia.
Correo

Cada día se envían 247.000 millones de mensajes, según datos de 2009, y dentro de tres años serán 507.000 millones, según el inforrme de Arobase. En Francia, un empleado de una empresa con cien trabajadores recibe una media de 58 mensajes y envía 33. Para calcular el impacto ambiental, el estudio les atribuye una media de un mega por correo lo que resulta excesivo, pero aplicando este supuesto cada asalariado genera 136 kilos de CO2 al año. El cálculo incluye desde el gasto energético de los ordenadores así como las bases de datos que gestionan el tráfico de los envíos y recepciones. Según el informe, “reducir un 10% el envío de correos en una empresa de 100 trabajadores supone un ahorro de una tonelada de CO2 al año”. Otro factor contaminante es la impresión de los citados mensajes. Una reducción del 10% permitiría economizar cinco toneladas de CO2 al año.

Búsquedas

El estudio atribuye una media de 949 búsquedas en Internet por internauta al año. El factor que más contribuye a la contaminación son los servidores que atienden a estas búsquedas, su gran gasto energético. El estudio calcula que servir las búsquedas anuales de un internauta supone emitir el equivalente a 9,9 kilos de CO2. Un buen uso de los favoritos, que ahorre búsquedas, o el empleo de palabras claves precisas permitiría ahorrar cinco kilos anuales.

USB

El estudio presenta varios escenarios. Uno de ellos calcula el efecto de la lectura de un documento de 200 páginas transferido por un USB de 512 megas. El tiempo de lectura de cada ágina se calcula en 3 minutos. Si cien persona asistentes a una conferencia deciden leer completo el documento, las emisiones relacionadas con la transmisión suponen el equivalente a 80 Kg de CO2.

Cortesia elpais.com

Informática y medio ambiente

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda

film izle Home Design Spielaffe sesso video giochi