Geología, Peligros Naturales y GeoTecnología

Blog en Monografias.com

 

Archivo de Octubre, 2010

Southern Copper Corporation es la compañía con mayores reservas de cobre del mundo

Southern Copper Corporationes la compañía con mayores reservas de cobre del mundo. La compañía Southern Copper Corporation desplazó a Codelcocomo la minera con mayores reservas probadas de cobredel mundo, según informó el Diario Financiero de Chile.

Así, la mexicana cuenta con un total de 56.2 millones de toneladas métricas de reservas de cobre; mientras que la estatal chilena, 52.7 millones toneladas métricas.

Juan Rebolledo, vice presidente del Grupo México, dueña de la empresa minera, informó que para fines de 2009 la minera totalizó la referida cifra que la convirtió en la mayor empresa en estos términos a nivel mundial. (Semana Económica)

Cortesía Geo base 80

Geologia minera

El rayo que nos cambió la vida

La historia del láser comenzó en 1917 como un postulado teórico de Albert Einstein, que pensó que existía la posibilidad de estimular los electrones de un átomo para lograr que emitieran luz en una determinada longitud de onda. Pero todavía tendría que pasar algún tiempo para la demostración experimental de este efecto; más de 40 años para conseguir desarrollar el primer dispositivo eficiente basado en este enunciado.

A principios de siglo, probablemente, a nadie se le pasó por la cabeza que la teoría de la radiación estimulada pudiera tener implicaciones prácticas y, mucho menos, que acabara siendo uno de los cinco inventos más importantes de la historia. En la actualidad, es difícil creer que el desarrollo que hace posible el 95% de las comunicaciones de telefonía se le denominara en los años 50 ‘un invento en busca de una aplicación’, pero así fue. Y tal vez sea uno de los mejores ejemplos de cómo una idea surgida de la curiosidad científica puede transformar radicalmente el mundo.

El interés por desarrollar este artefacto comenzó en los años 50, una época en la que diferentes grupos de investigadores, algunos por su cuenta y otros asociados a prestigiosos laboratorios, perseguían la idea de construir lo que luego sería conocido como láser. Y aunque, finalmente, fue Mainman el que se llevó ‘el gato al agua’ fabricando en 1960 el primer láser experimental que empleaba rubí como medio amplificador, fueron muchos los científicos que pusieron su granito de arena para que este invento fuera posible.

Como anécdota curiosa que ejemplifica lo que ha cambiado la visión de la Ciencia en este medio siglo, se podría contar que cuando este físico comunicó a la prensa su invención, el dispositivo era tan minúsculo -sólo medía unos centímetros de longitud- que para la foto se mostró a los periodistas otro aparato que, aunque no funcionaba, impresionaba más por su tamaño.

Alentado por la industria del cine se le atribuyeron propiedades espectaculares, como la del ‘rayo de la muerte’, aunque sus inicios fueron más modestos. De hecho, su primera aplicación industrial fue la soldadura de chapa de automóviles. Pero a estas alturas, los investigadores, aún no sabiendo exactamente para qué, ya intuían sus enormes posibilidades y las patentes relacionadas con este invento se multiplicaron.

Hoy en día nos sería muy difícil imaginar un mundo sin láser. Es la base de la fibra óptica que hace posible el funcionamiento de la red de comunicaciones que ofrece la telefonía o Internet; de soportes como el CD, el DVD o el Blu ray; del lector de código de barras; de las impresoras láser; de los hologramas de seguridad en tarjetas de crédito; del desarrollo de la ingeniería aeronáutica o automovilística; de los bisturís que han revolucionado la cirugía; del perfeccionamiento de las miras telescópicas; de los medidores de distancias. En definitiva, si nos detuviéramos a analizar muchos de los objetos que nos rodean y aplicaciones que nos han cambiado la vida es seguro que, directa o indirectamente, este invento tiene mucho que ver.

Pero ¿qué propiedades tiene esta luz que la hace tan especial? ¿En qué se diferencia de la emitida por otras fuentes, como podría ser el fuego o una bombilla? Para empezar la palabra ‘Laser’ son las siglas inglesas de Light Amplification by Stimulated Emission of Radiation (Amplificación de Luz por Emisión Estimulada de Radiación) y se trata de una luz con unas ciertas características bien diferenciadas.

El láser es monocromático, de un solo color, mientras que la luz ordinaria es el resultado de la combinación de diferentes colores. Es coherente, lo cual significa que todas sus partículas de luz están en sintonía con las demás. Y posee también direccionalidad, lo que implica que sus fotones viajan en la misma dirección, pudiéndose concentrar en un punto muy pequeño. Y estas propiedades son la base de su inmenso poder y versatilidad, ya que permiten hacer desde una holografía o cortar un duro metal a medir la distancia que hay de la tierra a la luna.

El láser del futuro
Este año 2010, el láser cumple medio siglo de vida y coincidiendo con este aniversario, el Instituto de Física Interdisciplinar y Sistemas Complejos del IFISC (CSIC-UIB) ha elaborado, dentro de la Semana de la Ciencia, un programa especial en el que quieren divulgar múltiples aspectos de este gran invento del siglo XX. El ciclo de conferencias comenzó con la impartida por Claudio Mirasso, catedrático de la UIB e investigador del IFISC, titulada 50 años de un invento que ha cambiado nuestras vidas, en la que explicó los fundamentos científicos del láser, de su tecnología; así como sus aplicaciones presentes y posibilidades de futuro.

Y si lo que conocemos es sorprendente, lo que está a punto de llegar entra en el territorio de la ciencia ficción. Según este investigador no quedan muchos años para lograr la fusión nuclear. La instalación NIF (National Ignition Facility) es un gran proyecto de EEUU que posee 192 haces de luz enfocados hacia un punto mínimo. La focalización de toda esa energía en un diámetro inferior a un cabello alcanzaría temperaturas de 100 millones de grados -como en el interior de una estrella- y sería capaz de liberar en la miniexplosión instantánea una cantidad ingente de energía como para alumbrar a todo un país. ¿Quién nos dice que no será el láser la fuente de energía inagotable y limpia que estamos buscando?

Por otra parte, la posibilidad de focalizar el haz más y mejor está mejorando la capacidad de almacenamiento de la información. Según Mirasso, la fecha en que podamos tener en un disco de ordenador todas las películas de la historia del cine en alta definición está a la vuelta de la esquina. Otro de los campos menos conocidos del láser es el que está relacionado con la nanotecnología. El origen de todas estas aplicaciones son las pinzas ópticas conformadas por un haz de rayo láser fuertemente enfocado, que produce un área de máxima intensidad y con la energía suficiente para atrapar una partícula de materia y mantenerla inmóvil en el punto de enfoque de la luz.

Fueron desarrolladas en 1986 por Ashkin y sus colaboradores y, desde entonces, gracias a la incorporación de diversos tipos de haces de luz se han perfeccionando, por lo que se cuenta con múltiples técnicas de manipulación óptica muy avanzadas. Por ejemplo, estas pinzas se han utilizado para examinar la cantidad de fuerza necesaria para estirar y enrollar moléculas individuales de ADN. ¿Cómo podríamos denominar a comienzos del siglo XXI a este ‘invento en busca de una aplicación’?
Cortesía elmundo.es

Física

El oxígeno de las urbes del futuro

La sostenibilidad de las ciudades pasa en la actualidad por sustituir la construcciones basadas en hormigón por nuevas cubiertas ecológicas que permitan absorber el gas carbónico generado por el tráfico para producir más oxígeno.

Alemania es el paradigma de este nuevo concepto de edificación que puede mitigar el impacto ambiental en las grandes urbes. La empresa vasca Sánchez Pando ha desarrollado una gama de cubiertas ajardinadas que a través de un innovador sistema de capas superpuestas conserva estable la temperatura de la azotea del edificio, ofreciendo un ahorro del 37% en la factura energética del edificio.

Las láminas superpuestas en las cubiertas logran un control preciso de la temperatura del edificio, permitiendo calentar el interior del inmueble en invierno, mientras que en verano lo refrescan. Prestación que se traduce en un ahorro energético de hasta un 37% en la factura de coste energético de los edificios.

El proyecto, que vio la luz hace dos años, ha dado forma sostenible y ecológica a la terminal T4 de Barajas, la azotea del centro hospitalario de Castro Urdiales y edificios singulares como un inmueble de Algeciras. “En Europa las cubiertas verdes están consolidadas porque los países como Alemania subvencionan su instalación. Nosotros vimos que era una necesidad cada vez mayor para edificios que pedían techos energéticos”, explica Mikel Marimón, director técnico del proyecto en Sánchez Pando.

En la práctica, el sistema consta de varias capas cuya base la forma un soporte ubicado en la propia cubierta del edificio. Sobre esta se ubica una lámina asfáltica que se une a otra capa drenante formada por un compuesto de politileno de alta densidad. A estos primigenios componentes se añade un fieltro geotextil de prolipropileno que se rematará con el sustrato de tierra y la vegetación que se plantará sobre la cubierta.

El proceso constructivo del sistema comienza con la instalación de la primera capa sobre el soporte de la cubierta.

La lámina está compuesto por una capa elastomérica de cuatro kilogramos de peso a la que se aplica un betún SBS que otorgará al material una mayor elasticidad en su composición. Una vez aplicada esta solución, la lámina se suelda al soporte base de la azotea para completar el segundo paso.

En esta nueva fase será en la que los técnicos efectúen una imprimación asfáltica que actuará de conexión con una segunda capa asfáltica. “Esta nueva capa lleva un fieltro o armadura de poliéster que le da una mayor resistencia y grosor a esta lámina y está acabada en pizarra”, indica el técnico.

Con esta aplicación se logra una autoprotección de las capas frente a inclemencias climatológicas como el viento, granizo o la lluvia.

El factor clave para dar forma definitiva a la cubierta ajardinada reside en la elaboración de un aditivo antiraíz que sirve de barrera para que las raíces de las plantas no entren en contacto con las capas impermeables y asfálticas. Para ello se mezclan en tanques con las láminas asfálticas.

Una tercera fase es el proceso de enrollamiento de las láminas elaboradas por las máquinas que recibirán un tratamiento de enfriamiento y se plegarán en plásticos precintados para su posterior instalación en la cubierta.

La última capa que se empleará es una envoltura drenante cuya misión principal es la acumulación del agua caída en las tormentas. Este sistema innovador de cubiertas ecológicas contempla varios tipos de drenaje en función de su profundidad en milímetros de las cubetas que incorporan. Las más comunes son la lámina DE–7, DE–27 y DE–40, si bien la más utilizada para esta versión de cubiertas es la DE–25. “La elección de las mismas responde a factores como el clima del lugar o la plantación que se va acometer sobre la azotea”, describe.

La misión de esta capa es acumular el agua de lluvia y riego en las cubetas hasta que estos dispositivos queden cubiertos.

El agua sobrante va por los pasillos de la lámina de impermeabilización a los canales de la cubierta para después acabar en el desagüe. “Las cubiertas cuentan con un desnivel entre el 1 y el 5% para facilitar que el agua pueda ser evacuada y no se acumule en la superficie”.

Junto a esta capa drenante, los técnicos colocan un fieltro geotextil –compuesto por polipropileno– que se empleará para separar las cubetas del futuro sustrato de las plantas. Una aplicación que facilitará a los vegetales poder contar con un “remanente” de agua de la que poder abastecerse. “Se trata de un almacén de nutrientes para las plantas y lo que sobra se evacua por las cubetas”, subraya.

Instalado el fieltro, el siguiente paso es la colocación del sustrato de tierra sobre las cubetas. Este está compuesto por un alto contenido de nutrientes y un relleno de tierra volcánica que logra un mejor arraigo de las futura plantación. Finalmente, el cultivo de plantas se realiza sobre esta estructura de capas en función del tipo de plantación elegida. De esta manera existen explotaciones como la denominada Intensiva, dirigida al cultivo de árboles y arbustos que requieren un mayor mantenimiento y riego, a otra Extensiva que se caracteriza por un nulo mantenimiento. “Son plantas del tipo Sedum, desérticas y aromáticas que se plantan tanto en invierno como verano”, explica.

Entre las principales ventajas que ofrece este pionero sistema se encuentra su beneficio en el ahorro térmico y energético de las azoteas de los edificios.

Los técnicos aseguran que estas cubiertas verdes mantienen “estable” la temperatura de los inmuebles a lo largo del año. “En invierno mantiene el calor del interior, mientras que en verano logra una temperatura más fresca, lo que facilita que el usuario pueda reducir el uso de calefacción”.

Según un estudio elaborado por la Universidad Politécnica de Madrid, tras comprobar con un estudio de sensores una cubiertas ecológica y una convencional, el grado de ahorro energético que repercute el uso de este tipo de sistema contribuye a una reducción de hasta el 37% en la factura de consumo eléctrico.

Junto a esta atractiva prestación, logra mejorar el clima local de las ciudades en las que se instalan estas láminas sostenibles. “Las cubiertas ajardinadas actúan de filtro con el ambiente y absorben la polución que proviene del tráfico y fábricas a través de la retención de materiales pesados que flotan en el aire, mientras las plantas liberan oxígeno limpio”.

“El objetivo es que estos sistemas constructivos ecológicos sustituyan al hormigón como material de construcción para mejorar la calidad del aire en las ciudades”.

Unas cubiertas innovadoras que podrán orientar a las urbes vascas a un modelo urbanístico más sostenible.
Cortesía elmundo.es

Medioambiente

Un complejo problema de matemática, resuelto por las abejas

Científicos británicos han descubierto que las abejas son capaces de realizar la ruta más corta posible entre las flores incluso si, en un experimento, éstas son cambiadas de orden. Parece algo simple pero, en realidad, su comportamiento demuestra una mente matemática de primer orden. Al elegir la ruta más corta y eficaz, son capaces de resolver un complejo y famoso problema matemático conocido como «El problema del viajante de comercio».
El problema del viajante consiste en encontrar el recorrido más corto para un vendedor que tiene que visitar varias ciudades y volver al punto de partida. Se lo plantean, por ejemplo, las compañías de teléfonos para elegir la ruta que deben seguir los recolectores de dinero de las cabinas públicas instaladas en una ciudad o, claro esta, los comerciales que deben hacer una ruta en poco tiempo.
A pesar de la sencillez de su planteamiento, este problema puede dar más de un quebradero de cabeza, y los matemáticos lo equiparan a otras conjeturas aparentemente más complejas. De hecho, los ordenadores de una empresa pueden pasar varios días dando vueltas a este asunto de logística antes de dar una respuesta. Sin embargo, para las abejas, que carecen de tecnología y que tienen el cerebro del tamaño de una semilla, la elección, misteriosamente, parece ser un juego de niños.
«En la naturaleza, las abejas tienen que visitar cientos de flores de una forma que minimice la distancia del viaje y, después de forma fiable, puedan encontrar su camino a casa», explica Lars Chittka, investigador de la Escuela Queen Mary de Ciencias Biológicas y Químicas (Universidad de Londres). «No es ninguna proeza trivial si se tiene el cerebro del tamaño de una cabeza de alfiler», añade. Por si fuera poco, es la primera vez que se conoce que un animal sea capaz de resolver un dilema semejante.
Aprendizaje rapido
El equipo utilizó flores artificiales para comprobar si las abejas seguían una ruta definida por el orden en el cual descubrían las flores o si eran capaces de encontrar la ruta más corta. Después de explorar la ubicación de las flores, las abejas aprendieron rápidamente a recorrer el camino más corto.
Los científicos creen que además de mejorar nuestra comprensión de cómo las abejas se desplazan para la polinización, la investigación también servirá para conocer los circuitos neuronales necesarios para la resolución de problemas complejos, y, especialmente, para introducir mejoras en la gestión de redes como el tráfico en las carreteras, el flujo de información en la web o el de las cadenas de suministro.
La investigación saldrá publicada en la revista The American Naturalist. 
 
Cortesía ABC, España

Ciencia y tecnología

Suelo lunar contiene amplia variedad de elementos químicos

El suelo lunar contiene una gran variedad de elementos químicos y metales, como la plata, según resultados de análisis de una estela de material que siguió al impacto de un proyectil de la Nasa en  octubre de 2009, revelaron trabajos publicados el jueves.

La agencia espacial estadounidense precipitó una unidad de 2,3 toneladas sobre el cráter Cabeus, en el polo sur de la Luna, seguido de cerca por la sonda LCROSS, cuyos instrumentos pudieron analizar los materiales que se proyectaron por el choque que cavó un agujero de 20 a 30 metros de diámetro.

La Nasa había ya anunciado en noviembre de 2009 que había detectado cantidades importantes de agua congelada en esta estela.

La última serie de análisis de restos y polvo muestra que el suelo lunar contiene no sólo agua, sino además monóxido de carbono, dióxido de carbono (CO2), amoníaco, sodio, plata, hidrógeno y mercurio, señaló el geólogo Peter Schultz de la Universidad Brown, principal autor del trabajo publicado en la revista Science de fecha 22 de octubre.

Este cráter parece ser un tesoro de elementos químicos que están en este lugar en una permanente oscuridad”, señala el investigador. Según él, gran cantidad de estos elementos provienen del bombardeo incesante de la Luna por parte de cometas y meteoritos desde hace miles de millones de años.

El geólogo piensa que un grupo de átomos y partículas de estos elementos depositados en la superficie de la Luna podrían haber sido liberados por otros impactos de meteoritos el calor del Sol, que los cargó de energía.
Cortesia Internet

Astrofisica

La NASA descubre plata en la cara oculta de la Luna

El impacto sobre la superficie lunar, provocado por un cohete de la NASA en octubre del año pasado, ha revelado que, bajo la superficie del cráter Cabeus, en el polo sur, hay un 5,6% de agua helada, y también otros elementos como hidróxido, monóxido de carbono, amoníaco, mercurio, magnesio, sodio y hasta la preciada plata.

La NASA lanzó el Satélite de Observación del Cráter Lunar, conocida como misión LCROSS, el 18 de junio del año pasado. Llevaba a bordo un cohete, el Centauro, que tres meses y medio después, el 9 de octubre, se estrellaba contra la Luna, generando una gran nube de más de más de 750 metros sde altura obre su superficie. Según el artículo que se publica en ‘Science’, se estima que fueron expulsados hacia el espacio entre 4.000 y 6.000 kilos de restos y vapor de agua.

A los cuatro minutos de la explosión, la sonda LCROSS atravesaba esa nube para recoger muestras, que durante un año han sido analizadas por varios grupos de investigación en Estados Unidos.

Los resultados del equipo de Anthony Colapetre, del Centro de Investigación Ames de la NASA, revelan que el impacto expulsó unos 155 kilos de vapor de agua y hielo, y estiman que un 5,6% de la masa total del interior del cráter Cabeus es agua helada. También encontraron hidrocarburos, sulfuro y dióxido de carbono.

Geología compleja

En la Universidad de Brown, otro equipo, dirigido por el geólogo Peter Schultz, ha analizado las características del cráter y los minerales que contiene, encontrando que la composición de la Luna es mucho más compleja de lo que se pensaba. Además de agua, también contiene compuestos como el amoniaco, el sodio y la plata.

Todos estos elementos combinados, les han dado pistas sobre el origen de estos minerales y el proceso por el cual acabaron los cráteres polares, que no han visto la luz del Sol en miles de millones de años.

Schultz cree que los elementos detectados llegaron a la Luna por impactos de cometas, asteroides y meteoritos a lo largo de su historia. Apunta que se fueron depositando por todas las parte del satélite terrestre, pero que después fueron liberados de la superficie por otros impactos menores o se calentaron con el Sol, lo que les dio energía suficiente para volar hasta alcanzar los polos, donde habrían quedado atrapados entre las sombras de los cráteres.

Además, mantiene la hipótesis de que la variedad de elementos volátiles implica que hay una especie de guerra constante entre lo que se acumula y lo que se pierde continuamente en la tenue atmósfera lunar. “Hay un equilibrio entre lo que llega y lo que se va, aunque creo que va ganando lo que está llegando”, afirma el experto, que ha estado estudiando la Luna desde los años 60.

Cortesia elmundo.es

Astrofisica

Descubren agua y plata en el cráter lunar donde chocó nave de la NASA

El 13 de octubre del pasado año, la NASA empotró un cohete contra un cráter de la Luna en una misión sin precedentes que tenía el objetivo de buscar agua, un hallazgo vital para el desarrollo de la exploración espacial. Ahora, prácticamente doce meses después, los científicos se prestan a ofrecer la primera explicación detallada de qué fue lo que la sonda de detección y observación LCROSS, encargada de registrar lo que sucedía, encontró tras el violento impacto. Los resultados, que se publican en la revista Science, desvelan un secreto guardado durante miles de millones de años. 155 kilos de vapor de agua y hielo salieron disparados durante el choque, por lo que los investigadores creen que el 5,6% del total del interior de ese hoyo lunar está compuesto solo por agua helada, una cantidad nada desdeñable si se tiene en cuenta que hasta hace muy poco creíamos que la Luna era un desierto seco. Además, también se han detectado dióxido de carbono, azufre e incluso plata.
El día de la misión «kamikaze», el cohete Centaur chocó contra el cráter Cabeus, un agujero de 98 kilómetros de ancho en el polo sur selenita, y levantó una polvareda de 10 kilómetros de altura. Dos toneladas de partículas salieron disparadas. La LCROSS atravesó esa nube y la examinó con su espectómetro. Antes de acabar destrozada contra el suelo siguiendo el destino de su cohete, pudo enviar toda esa información a la Tierra. «Si existe agua ahí, o cualquier otra cosa interesante, vamos a encontrarla», aseguraba tras impacto Anthony Colaprete, responsable de la misión y principal investigador de la LCROSS. No se equivocaba.
El impacto, que causó un nuevo cráter de 25 a 30 metros de ancho, mostró que el suelo y el subsuelo de la Luna son mucho más complejos de lo que creíamos. En el regolito, las capas que forman el piso lunar, ha aparecido una considerable cantidad de agua y otros compuestos como monóxido y dióxido de carbono, amoníaco, azufre y… plata, algo que también localizaron los astronautas de las misiones Apolo, aunque en un punto muy distinto de nuestro satélite. «Este lugar parece el cofre del tesoro de los elementos», afirma Peter Schultz, geólogo planetario del Centro Ames de Investigaciones de la NASA en Moffett Field (California) y uno de los principales autores de la investigación.
Atrapados en las sombras
No es para menos, ya algunos de estos compuestos volátiles pudieron haberse originado durante las lluvias de cometas, asteroides y meteoros que azotaron la Luna de forma continuada hace miles de millones de años. Desde entonces, han permanecido atrapados en las sombras, en uno de los lugares más fríos del Sistema Solar, hasta que ahora han sido descubiertos.
A pesar de que la misión ha sido considerada un éxito, Schultz advierte de que plantea tantas preguntas como respuestas. «Hay un archivo de miles de millones de años en los cráteres permanentemente en sombra de la Luna», advierte Schultz. «Podrían darnos pistas de la historia de la Tierra, del Sistema Solar y de nuestra galaxia. Y esta historia oculta está allí, pidiéndonos a gritos que regresemos».

Cortesía ABC, España

Astrofisica

Una mutación ocurrido hace 100 millones de años marcó la evolución

¿Una mutación genética es siempre un fallo de la naturaleza? Si las consecuencias no son dramáticas para quienes la sufren, no tiene porqué. Al contrario, un pequeño cambio, una casualidad o un error en el código de barras biológico puede permitir que el mundo sea variado y generoso. Una nueva investigación publicada en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS) muestra cómo la diversidad biológica y la evolución en el planeta pueden ser fruto de un «error» genético. Científicos de la Universidad de Leeds han descubierto que una mutación ocurrida hace más de 100 millones de años llevó a las flores a desarrollar sus órganos sexuales, masculinos y femeninos, de diferentes formas, algo que ha marcado de forma manera importante su forma de reproducirse
En un determinado número de plantas, el gen involucrado en la «fabricación» de órganos femeninos y masculinos se duplicó para crear dos copias muy similares. Por ejemplo, en la variedad Arabidopsis, un género de plantas herbáceas, una copia se encarga de hacer las partes femeninas y masculinas de la flor, pero la otra asume un rol completamente nuevo: hace añicos las vainas de semillas abiertas. Por el contrario, en las plantas conocidas como Boca de dragón (género Antirrhinum), ambos genes están relacionados con los órganos sexuales. Una copia desarrolla principalmente las partes femeninas -aunque también desempeña un pequeño trabajo en las masculinas-, pero la otra sólo puede hacer flores masculinas.
«Las bocas de dragón están en la cúspide de la división del trabajo entre los dos genes para hacer órganos masculinos y femeninos, un momento clave en el proceso evolutivo”, explica el investigador Brendan Davies, de la facultad de Ciencias Biológicas de Leeds. «Más genes con diferentes funciones producen un organismo más complejo y abren la puerta a la diversificación y la creación de nuevas especies», apunta.
Tras realizar el árbol evolutivo de diferentes plantas con flores, los investigadores ha calculado que la duplicación de genes ocurrió hace 120 millones de años. Pero la mutación de cómo las flores utilizan este gen extra ocurrió 20 millones de años después.
Un mundo perfecto, un mundo aburrido
Los investigadores creen que el uso diferente del gen en cada planta se debe a un aminoácido. Aunque los genes son muy parecidos, las proteínas que codifican no siempre tienen este aminoácido en cuestión. Cuando está presente, la actividad de la proteína está limitada a fabricar sólo partes masculinas. Cuando no está, la proteína es capaz de relacionarse con otras proteínas implicadas en la producción de flores, lo que le permite sacar adelante ambas partes masculinas y femeninas.
«Una pequeña mutación en los genes engaña a la maquinaria de la planta para insertar un aminoácido extra, y este pequeño cambio ha creado una gran diferencia en cómo las plantas controlan sus órganos reproductivos», explica el profesor Davies. «Esto es evolución en marcha, aunque no sabemos todavía si esta mutación ha llegado a su final o si conduce a nuevas complejidades».
A su juicio, la investigación es «un ejemplo excelente de cómo una imperfección ha producido chispas en el cambio evolutivo. Si viviéramos en un mundo perfecto, sería todo mucho menos interesante, sin diversidad y sin posibilidad del desarrollo de nuevas especies».

Cortesía ABC, España

Ciencias de la Tierra

Nagoya: Objetivo, salvar la Tierra

Delegados de 190 naciones de todo el mundo comienzan hoy en Nagoya, Japón, una conferencia de dos semanas con un único objetivo: asegurar la supervivencia de las especies y los ecosistemas en peligro de extinción. Sin embargo, la Convención de Diversidad Biológica de la ONU se enfrenta, de nuevo, a las profundas divisiones entre países ricos y pobres sobre cuál es la mejor forma de actuar para evitar lo que, según los expertos, será una auténtica catástrofe a escala planetaria.
Lo que nadie duda es que el número de especies que están desapareciendo, y la velocidad a la que lo hacen, son una señal inequívoca de que el mundo está cambiando. Y tampoco de que las consecuencias de ese cambio serán devastadoras. “Estamos al borde de una gran extinción -asegura Russ Mittemeier, presidente de la organización Conservation International y biólogo especializado en primates- . Y la existencia de ecosistemas sanos es la base del desarrollo humano”.
Si una parte de la compleja red de organismos vivientes desapareciera (como por ejemplo las abejas, que tienen un papel crucial en el proceso de polinización y cuyo número está decreciendo), todo el sistema podría colapsarse sin remedio. En la reunión que empieza hoy en Nagoya los 190 delegados intentarán fijar veinte objetivos para la próxima década. Veinte medidas destinadas a ralentizar las potencialmente catastróficas tendencias actuales. Y que todos esperan que no sigan el mismo camino que las adoptadas en 2002, en la Conferencia de la Tierra, que jamás llegaron a cumplirse.
Peor que con los dinosaurios
Los científicos estiman que, en la actualidad, la Tierra está perdiendo especies entre cien y mil veces más rápido de lo que indica la media histórica del planeta. Lo cual nos estaría empujando hacia el sexto gran periodo de extinción sufrido por nuestro mundo, el mayor desde el que provocó la caída de un meteorito hace 65 millones de años, acabando con el reinado de los dinosaurios. Sólo entre los primates, el campo de estudio de Mittemeier, el 49% de las 669 especies que existen están en peligro de extinción. “Y eso -afirma el científico- es un riesgo muy real de extinción”.
“Nos acercamos al punto crítico -aseguró Ryu Matsumoto, Ministro de Medio Ambiente de Japón, en la apertura de la conferencia - Lo que quiere decir que estamos a punto de alcanzar un límite después del cual la pérdida de biodiversidad será irreversible. Y podríamos cruzar ese punto en los próximos diez años, si no hacemos nada para evitarlo”.
Una de las medidas que se debatirán será la creación de grandes áreas protegidas, tanto en tierra como en los océanos, para permitir la recuperación de muchas especies. Y ese es precisamente uno de los mayores puntos de fricción entre las naciones desarrolladas y las que están en vías de desarrollo. De hecho, la creación de esos espacios supondría un severo recorte a las expectativas económicas de los más pobres.

Cortesía ABC, España

Ciencias

Hallan en Egipto tumba aledaña a pirámides de Giza

Excavadores egipcios desenterraron cerca de las pirámides de Giza una tumba con coloridos dibujos que describen escenas cotidianas de hace cuatro mil 500 años, lo cual corrobora la magnitud del patrimonio arqueológico nacional aún inexplorado.

Un comunicado del Consejo Supremo de Antiguedades (CSA) de Egipto informó que el sepulcro fue hallado por arqueólogos locales al sur de la necrópolis de los constructores de las emblemáticas pirámides de Keops, Kefren y Micerinos, en Giza, al suroeste de esta capital.

El secretario general del CSA, Zahi Hawass, destacó que la importancia de la tumba se debe a que es, además de suponer una novedad de sus diseños arquitectónicos, la primera localizada en esa zona supuestamente peinada con minuciosidad por varias misiones.

Según Hawass, el panteón perteneció a un sacerdote que vivió durante la V Dinastía (2374-2513 begin_of_the_skype_highlighting              2374-2513      end_of_the_skype_highlighting a.n.e.) y fue responsable del culto en el templo perteneciente a la pirámide de Kefren.

El religioso administró el templo tiempo después de la muerte del rey Kefren, quien vivió aproximadamente de 2570 a 2530 a.n.e., indicó el especialista.

Las paredes de la tumba exhiben diseños y dibujos con representaciones del predicador y su esposa en facetas cotidianas de sus vidas, como el nacimiento de un ternero o el ordeñe de una vaca, describió Hawass.

Algunas autoridades del sector de la arqueología en Egipto estiman que alrededor del 70 por ciento del patrimonio faraónico yace aún oculto bajo las arenas del desierto.

Cortesía Internet

Arqueologia
chatroulette chatrandom