lig tv izle
justin tv

Geología, Peligros Naturales y GeoTecnología

Blog en Monografias.com

 
promosyonbank.com promosyon canta

Archivo de Febrero, 2010

El olor de los libros

En abril de 2009 la web Smell of Books presentaba los primeros sprays de aromas para libros electrónicos. Su idea era potenciar las capacidades sensoriales de estos dispositivos y animar a los nostálgicos del olor a papel y tinta a abrazar las nuevas tecnologías. 

       El anuncio suscitó enseguida las protestas de The Authors Guild, una gestora de derechos intelectuales que exigió la retirada del producto al ver en él una amenaza para los futuros derechos de aroma de aquellos autores que quisieran integrar el olor como parte creativa de su obra, algo que sin duda la tecnología iba a permitir en breve.

       Todo fue una broma de los divertidos DuroSport Electronics, pero tuvo una gran repercusión en internet porque aludía a un debate abierto entre los defensores del libro tradicional y los del libro electrónico, discusión en la que, antes o después, siempre se acababa hablando del olor. 

       Cuando el hombre se puso de pie, el olfato inició su decadencia hasta convertirse en el sentido segundón que es en la actualidad. Denostado por filósofos, ignorado por artistas, su carácter directo, terrenal, poco fino, hasta grosero, más bien relacionado con lo evitable que con lo placentero -sí, ya sabemos que Napoleón escribió a Josefina aquello de llegaré a Paris mañana por la noche, no te laves, pero eso es otra historia-, excesivamente subjetivo, ha hecho incluso que no exista vocabulario específico para definir con precisión los olores ni el acto de oler. Es quizás ese estatus de gran desconocido el que está fomentando una tendencia a restituir al olfato su prestigio perdido. En nuestros días disciplinas como la aromaterapia o el marketing olfativo le están devolviendo un cierto marchamo de sentido influyente. En esa línea, los más refinados defensores del libro de papel lo esgrimen, cual magdalena de Proust, como la llave de todas las evocaciones.

       A mí, que soy un esnifador confeso de libros, lo del olor me parece sólo la punta del iceberg de un fetichismo mucho más complejo. Admitámoslo, todo bibliófilo es un bibliómano. Más que lectores, acabamos siendo coleccionistas. Compramos muchos libros por el mero hecho de atesorarlos, conscientes de que quizás no los leeremos nunca, pero sabiendo que son parte estructural de la extraña arquitectura de nuestra felicidad. 

       Poseer el libro, recordar que lo tenemos, disfrutar buscándolo en el paisaje cambiante de nuestra biblioteca, hallarlo al fin. Luego palparlo brevemente, olfatearlo, una ojeada cómplice, quizás leer unos párrafos, y enseguida devolverlo al estricto orden lineal o a la estudiada dejadez de los montones. Ése es uno de los rituales del poseído.

       El aroma de un libro nuevo lo aportan el papel, la tinta y la proporción en que ambos se combinan. En esta genética del olor, el papel proporciona la información dominante, pero la tinta, con su disposición, obra el milagro de la personalidad. Tipografías, espacios, interlineados y sangrías son los que, al precisar la exacta relación entre las áreas, otorgan los matices últimos de cada fragancia. No es fácil el equilibrio. Así, un abismo se abre entre la tristeza lacónica de un libro de poesía, generoso de poro y breve de tinta, y la exaltación química del cuché anegado de imágenes y texto.

       Yo, como los perros, utilizo el olfato para mi primer contacto íntimo con los libros. Procuro que sea en privado. Los abro hacia la mitad, como una breva en sazón, las yemas de los dedos bajo las cubiertas. Penetro entonces con la nariz hasta el fondo del ángulo y aspiro despacio mientras el papel acaricia mis mejillas. Luego, ya en la agradable rutina de la convivencia diaria, disfruto plácidamente de su aroma de crucero, el que me conceden mientras los leo, discreto y sutil, a veces imperceptible, listo para combinarse con los vericuetos de la mente y lo que me rodea. Como soy propenso a hacer marcas y anotaciones en sus páginas, me gusta usar para ello buenos lápices de grafito y madera de cedro, blandos -2B en adelante­­- y bien lacados. Son perfectos para oler y chupetear durante la lectura. Su aroma combina prodigiosamente con el del papel fresco. Además, sirven como marcapáginas.

       Los libros, como los árboles, cuando se agrupan desarrollan capacidades que no poseen por separado. Ocurre en bibliotecas y librerías. Desde un punto de vista olfativo, prefiero las segundas. Una buena librería de nuevo, a primera hora de la mañana, recién abierta, sin apenas público, es un festín aromático para el adicto. Disfruto entonces recorriéndolas a la deriva. A veces ocurre que, en un determinado punto, una conjunción fortuita de editoriales, formatos y colocación, genera una fragancia única e irrepetible que no tardo en añorar.

       Entre las editoriales establecidas, me gusta especialmente el aroma de Anagrama -recuerdo con emoción la primera vez que olí 2666- y el de Tusquets. Casi todos sus títulos han sido impresos por Liberdúplex y Limpergraf. También me parecen irreprochables los olores de Acantilado y Libros del Asteroide. Debería ser más frecuente que los libros nos desvelaran en sus créditos la referencia exacta del papel con el que están construidos, como hace el MACBA en sus exquisitas publicaciones con papel Fredigoni.

_____________________________________________________________________________________________
Cortesía de Fronterad

Ciencia y tecnología

Descubren nueva especie de dinosaurio

Un equipo de paleontólogos de la Universidad Brigham Young de Utah (Estados Unidos) ha descubierto una nueva especie de dinosaurios, llamada Abydosaurus, gracias al raro hallazgo de cuatro cráneos, dos de ellos en perfecto estado.

De las 120 especies de saurópodos - los dinosaurios de mayor tamaño- que poblaron la Tierra, sólo se habían hallado ocho cráneos completos hasta ahora.

El análisis de los huesos, publicado en la revista Naturwissenshaften, indica que el familiar más cercano de esta especie, que vivió hace 150 millones de años, fue el Braquiosaurio (45 millones de años anterior), que también era herbívoro, tenía un largo cuello, una extensa cola y cuatro patas.

Los cráneos, pertenecientes a cuatro ejemplares jóvenes de Abydosaurus, fueron encontrados en una cantera en el recinto del Monumento Nacional de los Dinosaurios, al este de Utah (EEUU).

Para destapar los huesos, el equipo de paleontólogos tuvo que emplear martillos y sierras y desprenderse de una capa de piedra arenisca -de unos 105 millones de años- que los cubría.

_____________________________________________________________________________________________

Cortesía de Internet

Paleontologia

El cerebro es Robin Hood

El deseo de combatir las desigualdades, especialmente las que dividen el mundo en ricos y pobres, no es sólo una cuestión moral. Un grupo de investigadores del Instituto de Tecnología de California en Pasadena (Estados Unidos) y del Trinity College en Dublín (Irlanda) han descubierto la zona del cerebro donde nacen los sentimientos de paridad, justicia y equilibrio, aquella que más desarrollada debía de tener el famoso Robin Hood, que robaba a los poderosos para repartir el botín entre los desfavorecidos. Los resultados del trabajo se publican en la revista Nature.
Según los investigadores, los centros de recompensa en el cerebro humano responden con más fuerza cuando una persona pobre recibe una recompensa económica que cuando la premiada es una persona rica. Lo sorprendente es que este patrón de actividad se mantiene incluso si el cerebro que está siendo estudiado pertenece a alguien adinerado.
Desde hace tiempo se sabe que a los seres humanos no les gusta la desigualdad, sobre todo cuando se trata de dinero. Dígale a dos personas que trabajan en el mismo sitio y tienen las mismas funciones que sus sueldos son diferentes y comenzarán las problemas. Pero lo que no se conocía era cómo esos sentimientos tenían su propio «cableado» en el cerebro. Según explica Thomas N. Mitchell, profesor de Neurociencia Cognitiva del Instituto de Neurociencia del Trinity College e investigador principal del trabajo, con este estudio «comenzamos a tener una idea de dónde procede la aversión a la desigualdad. No es sólo la aplicación de una regla social o convención, existe también algo sobre el procesamiento básico de recompensas en el cerebro que refleja estas consideraciones».
50 dólares frente a cinco
El cerebro procesa las «recompensas», como comida, dinero o música agradable, que crean respuestas positivas en el organismo, en áreas como la corteza ventromedial prefrontal (CVMPF) y el cuerpo estriado ventral. En sus experimentos, los investigadores examinaron cómo el CVMPF y el estriado ventral reaccionaban en 40 voluntarios a los que se les presentaba una serie de escenarios de transferencia de dinero mientras pasaban por un escáner de imágenes de resonancia magnética funcional (IRMf). Así, en uno de los casos al participante se le decía que se le darían 50 dólares y 20 a otra persona; en un segundo escenario, el estudiante podía ganar sólo 5 dólares y la otra persona 50. Las imágenes de IRMf permitían a los investigadores examinar cómo el cerebro de cada participante respondía a cada posible intercambio económico.
Sin embargo, antes del paso por el escáner cada participante dentro de una pareja era asignado de forma aleatoria a una de dos situaciones: un participante obtenía una gran cantidad monetaria al inicio del experimento (50 dólares) mientras el otro comenzaba sin ningún dinero. La forma en la que los centros de recompensa cerebral de los voluntarios respondían ante los diversos escenarios dependía de si comenzaban el experimento con una ventaja financiera sobre sus compañeros.
Sin egoismos
«Las personas que comenzaron pobres tenían una reacción cerebral más fuerte ante las cosas que les daban dinero y no reaccionaban ante el dinero que se le daba a la otra personas», explica Colin Camerer, del Instituto de Tecnología de California y coautor del estudio. Lo que sorprendió a los científicos fue que en el experimento las personas que empezaban ricas tenían una reacción más fuerte cuando la otra persona conseguía dinero que cuando lo hacían ellas mismas. «En otras palabras, a sus cerebros les gustaba que los otros consiguieran dinero más de lo que les gustaba conseguirlo a ellos», añade Camerer.
Los investigadores saben ahora que estas áreas no sólo procesan el interés propio sino que además de responder a las recompensas que se consiguen también lo hacen ante las que consiguen otros individuos. Lo autores señalan que el siguiente paso es intentar comprender cómo estos cambios se trasladan a la conducta. Así, ponen como ejemplo a quien descubre que le pagan menos que a otro por el mismo trabajo y podría terminar trabajando con menos interés y motivación.

_____________________________________________________________________________________________

Cortesía de ABC,España

Ciencia y tecnología

Temblores secundarios en Haití derrumban estructuras dañadas

Una segunda serie de temblores secundarios estremecieron el martes a Haití abatiendo algunas estructuras dañadas por el poderoso sismo del mes pasado y elevando las tensiones entre la población haitiana.

El sismo de magnitud 4,7 estremeció la capital a las 0626 GMT, seguido siete minutos después por otro más modesto, dijo Eric Calais, un profesor de geofísica de la Universidad Perdue que estudia la actividad sísmica en Haití.

Otra réplica de magnitud 4,7 sacudió el país el lunes, seguido por otros dos temblores menores. Ocurrieron cerca del epicentro del 12 de enero que mató a más de 200 000 personas.

El Instituto Geológico Estadounidense generalmente detecta los temblores en Haití de intensidad 4 o más, pero otros más modestos con frecuencia no son detectados debido a la carencia de sismómetros en Haití.

Es importante que la gente se muestre cautelosa, dijo Calais. En los próximos tres meses, existe un riesgo importante de que ocurra un temblor secundario de más intensidad que 4,7%, agregó.

Algunas paredes que estaban dañadas por el sismo del mes pasado cayeron el martes a la calle y dañaron los postes telefónicos. No hubo informaciones de heridos.

Parece como si la tierra se estremeciera todo el rato desde el mes pasado, dijo Ermithe Josephe, de 48 años, que sigue durmiendo en una carpa junto a los escombros de su casa. No podemos dormir con todas esas réplicas y estamos demasiado asustados para ir a trabajar.

El sismo del mes pasado ocurrió a lo largo de la falla Enriquillo, que recorre el país de este a oeste y donde dos mantos de la corteza terrestre se superponen en dirección contraria.

_____________________________________________________________________________________________
Cortesía de Internet

Sismologia

Descubren una gigantesca isla de basura que flota en el Atlántico

Un grupo de científicos ha encontrado en el norte del Océano Atlántico un área donde se acumulan los desperdicios formando una isla de basura de dimensiones colosales. Por el momento, los investigadores no son capaces de identificar sus dimensiones reales, pero aseguran que se parece mucho al famoso gran parche de desperdicios del Pacífico, un fenómeno bien documentado que duplica el tamaño del estado de Texas. Lo que sí pueden confirmar es que la asquerosa isla del Atlántico contiene 200.000 piezas de desechos por kilómetro cuadrado. La mayoría son pequeños trozos de plástico de un centímetro de diámetro.
Según explica a la BBC Karen Lavanda, de la Sea Education Association, una organización sin ánimo de lucro que lucha por el cuidado de los océanos, el equipo encontró el gran cúmulo de desperdicios cuando navegaba en un buque de investigación. Los científicos realizaron más de 6.100 arrastres desde el barco en las zonas del Caribe y el Atlántico Norte, frente a las costas de EE.UU. Más de la mitad de estas expediciones revelaron la existencia de piezas flotantes sobre la superficie del agua, la mayoría diminutos trozos de plástico de objetos cotidianos, como botellas de agua. Sin embargo, una zona concreta en el norte del océano llamó la atención de los naturalistas. Allí «los restos parecen concentrarse y se mantienen durante largos períodos de tiempo», asegura Lavanda. «La máxima densidad de plástico fue de 200.000 piezas de desechos por kilómetro cuadrado, comparable al Gran Parche de Basura del Pacífico», apunta. En este caso, los científicos creen que las piezas están más dispersas.
Lavanda ha advertido sobre el efecto pernicioso que puede tener el plástico sobre los peces y las aves marinas, que se convierten, sin quererlo, en víctimas consumidoras de estas sustancias.

_____________________________________________________________________________________________

Cortesía de ABC, España

Medio Ambiente

Hordas de estrellas en nuestra galaxia

No cabe duda. Nuestra galaxia, la Vía Láctea, está sufriendo, literalmente, la invasión de una gran oleada de… estrellas alienígenas. Esa es la extraordinaria conclusión a la que ha llegado un equipo de científicos de la universidad australiana de Swinburne. Los astrónomos acaban de publicar un estudio en el que concluyen que uno de cada cuatro cúmulos de estrellas de la Vía Láctea proceden, en realidad, de alguna parte de «fuera» de ella.
Lo cual significa un número inmensamente grande de soles «extranjeros», del orden de decenas de millones de ellos. De alguna manera, esa enorme cantidad de cúmulos estelares se formó en otras regiones del universo y después «emigró» hacia nuestra particular isla espacial. «Se hace evidente -asegura el astrónomo Duncan Forbes, investigador principal del estudio- que muchas de las estrellas y cúmulos que vemos cuando observamos el cielo no son nativos, sino aliens procedentes de otras galaxias. Y que se han estado dirigiendo hacia nosotros durante los últimos miles de millones de años».
La imagen, obtenida por el Hubble, muestra el cúmulo globular Messier 80, un objeto formado por cientos de miles de estrellas y que se encuentra en la dirección de la constelación del Escorpión. Se conocen unos 160 cúmulos globulares como éste dentro de la Vía Láctea.
Hasta ahora, los astrónomos sospechaban que algunos de estos cúmulos (agrupaciones de estrellas que pueden contener desde 10.000 a varios millones de soles cada uno) no habían nacido aquí, sino que venían del exterior. pero eso era algo difícil de demostrar.
Sin embargo, utilizando los registros del Telescopio Espacial Hubble, Forbes y su colega canadiense Terry Bridges han elaborado la mejor base de datos de cúmulos estelares que existe sobre nuestra galaxia. En ella se recogen con detalle las propiedades químicas, la composición y la edad de más de 150 de estas impresionantes agrupaciones de estrellas.
Tragos de galaxias enanas
«Utilizando esa base de datos -explica Forbes- hemos sido capaces de identificar aspectos clave en muchos de esos cúmulos que nos han revelado sus historias y su origen externo. Y hemos determinado que estos cúmulos globulares foráneos suponen, en la actualidad, cerca de un cuarto de todos los que podemos ver en la Vía Láctea»
«Eso implica - continúa el astrónomo- que decenas de millones de estrellas individuales se han ido sumando y haciendo que nuestra galaxia crezca». Los investigadores también sugieren que la Vía Láctea podría haberse «tragado» muchas más galaxias enanas de lo que se creía hasta el momento.
A este respecto, los investigadores se han dado cuenta de que muchos de los cúmulos estelares alienígenas formaban parte, en su origen, de alguna de esas mini galaxias. «Nuestro trabajo muestra que hay más restos de galaxias enanas dentro de la Vía Láctea de lo que se creía. Otros estudios habian confirmado hasta ahora la existencia de dos de esas galaxias enanas dentro de nuestra Vía Láctea, pero nuestra investigación sugiere que debería de haber por lo menos otras seis que aún están por descubrir».
«A pesar de que las galaxias enanas están rotas y sus estrellas han sido asimiladas por la Vía Láctea, los cúmulos globulares que alguna vez formaron parte de ellas siguen intactos y han sobrevivido al proceso de acreción». Forbes añade que «tendremos que explorar más, pero es una interesante perspectiva que nos ayudará a comprender mejor la historia de nuestra propia galaxia».

_____________________________________________________________________________________________

Cortesía de ABC, España

Astrofisica

Hallazgo paleontologico

Descubrir una nueva especie de dinosaurio no es algo tan extraño, los paleontólogos nos anuncian de vez en cuando la aparición de un nuevo miembro de la familia jurásica, pero que el recién llegado venga «de cabeza» sí es muy inusual. Un equipo de paleontólogos ha recuperado en un yacimiento de Utah (EE.UU.) cuatro cabezas –dos de ellas intactas- de un dinosaurio nunca visto hasta ahora, al que han llamado Abydosaurus y que tiene 105 millones de años de antigüedad. El animal pertenece al grupo de los gigantes herbívoros «cuellilargos» y su pariente más cercano es el potente Brachiosaurus, de 45 millones de años.
El hallazgo de los cráneos es realmente extraordinario, pues hasta el momento, de las 120 variedades conocidas de saurópodos, los expertos sólo habían podido tener en sus manos ocho cráneos completos. Las calaveras son especialmente frágiles, muy ligeras para que pudieran ser soportadas por sus larguísimos cuellos de cisne. Ocupaban sólo dos centésimas del volumen total del cuerpo –algo insignificante- y carecían de un sistema elaborado para masticar. El enorme Abydosaurus tenía pocos modales: no masticaba los alimentos, simplemente los mordía y se los tragaba de un enorme bocado.
Huesos finos
Los paleontólogos de la Universidad Brigham Young hallaron los restos en la formación montañosa de Cedar, en el yacimiento del National Dinosaur Monument, al este de Utah. Para obtener los huesos, los expertos recurrieron a martillos y sierras para cortar la piedra arenisca endurecida después de millones de años. Incluso tuvieron que recurrir a explosivos para llegar a algunos puntos. «Los cráneos de los dinosaurios son más ligeros que los de los mamíferos porque se encuentran al final de un cuello muy largo», explica el especialista Brooks Britt. «En lugar de huesos gruesos fusionados, los cráneos de los saurópodos son de huesos finos unidos por tejidos blandos. Por lo general, se deshace rápidamente después de la muerte y se desintegran»

Las calaveras pueden dar algunas pistas sobre cómo los animales terrestres más grandes que vagaban sobre la tierra comían sus alimentos, ya que la mayor parte de los que saben los científicos sobre los saurópodos es de cuello para abajo. Al parecer, estos animales no masticaban su comida, simplemente la tomaban y se la tragaban. Se alimentaban de plantas y reemplazaban sus dientes continuamente a lo largo de sus vidas. En el Jurásico, los saurópodos mostraban un amplio rango de formas de dientes, pero hacia el final de la era de los dinosaurios, todos tenían dientes estrechos similares a lápices. Los dientes del Abydosaurus son intermedios, reflejando una tendencia hacia dientes más pequeños y de reemplazo rápido.

_____________________________________________________________________________________________

Cortesía de ABC, España

Paleontologia

Un nuevo avión intentará alcanzar seis veces la velocidad del sonido

DARPA, la agencia encargada de los proyectos más locos del Pentágono, está a punto de someter a las primeras pruebas un prototipo del llamado Hypersonic Technology Vehicle-2 (HTV-2). Se trata de un avión hipersónico que -al menos en teoría- podría cruzar el Océano Pacífico en menos de dos horas. Básicamente, es un vehículo que puede despegar y aterrizar como un avión, y volar a seis veces la velocidad del sonido.
La agencia acaba de realizar una convocatoria destinada a conseguir un buque de bandera de Estados Unidos que recoja datos de telemetría del ensayo de su nuevo vehículo Hypersonic Technology Vehicle-2 (HTV-2). Según puede leerse en la solicitud emitida, DARPA -la agencia que muchos consideran una especie de «genio loco con presupuesto oficial»-, lanzará un HTV-2 sin motor desde un cohete. El lanzamiento tendrá lugar en la Base Aérea Vandenberg en California y -si todo sale bien- el cacharro volará hasta algún lugar cercano a las Islas Marshall. El experimento tendrá lugar en algún momento entre el 20 de abril y 27 de abril, aunque los planes originales de DARPA habían previsto el vuelo para el año pasado.
La prueba de vuelo es parte del Programa Falcon, un proyecto conjunto entre DARPA y la Fuerza Aérea de Estados Unidos, que tiene como objetivo desarrollar la tecnología necesaria para construir un vehículo hipersónico reutilizable capaz de despegar y aterrizar como un avión. El HTV-2 podrá, cuando esté listo, transportar unos 6.000 kilogramos de carga útil y recorrer más de 9.000 millas náuticas en menos de dos horas. Este programa también está íntimamente relacionado con el Proyecto Blackswift, que supuestamente iba a proveer a los EE.UU. de un avión capaz de despegar desde una pista de aterrizaje convencional, alcanzar una velocidad de crucero de Mach 6 y volver a tierra de nuevo en una pista de aterrizaje normal. El vídeo que acompaña estas líneas corresponde a una versión animada de este vehículo, al que a veces se lo denomina Falcon Lockheed Martin Skunk Works HTV-3X. Sin embargo, el Congreso retiró una gran parte de los fondos disponibles para DARPA durante el año fiscal 2009, y la agencia decidió cancelar los planes que involucraban al avión espacial reutilizable.
La prueba de abril busca obtener datos reales sobre el comportamiento de la protección térmica y el control aerodinámico del HTV-2. Si todo va según los planes de la agencia, el HTV-2 será lanzado a bordo de un cohete Minotaur IV Lite desde Vandenberg. Luego de alcanzar la altura deseada, se separará del vehículo de lanzamiento y seguirá una trayectoria de planeo hipersónico hasta el área de impacto en el océano, un sitio cercano al Reagan Test Site, en el atolón de Kwajalein, donde la Fuerza Aérea también realiza frecuentes pruebas de reentrada del los ICBM (Inter-Continental Ballistic Missile, o misil balístico intercontinental). El buque que está buscando DARPA deberá ser capaz de transportar, desplegar y recuperar un conjunto de nueve balsas dotadas de la electrónica necesaria para hacer el seguimiento del vuelo del HTV-2.

____________________________________________________________________________________________

Cortesía de ABC, España

Tecnologia

Confirmado: Einstein tenía razón

Muchos experimentos han demostrado antes que Albert Einstein tenía razón, pero ninguno ha sido tan preciso y absolutamente minucioso como éste. Mientras que pruebas en aviones y cohetes han confirmado que la gravedad hace que el reloj marche más lentamente -una importante predicción dentro de la teoría de la relatividad-, un nuevo experimento en un interferómetro atómico, un instrumento que mide con gran precisión longitudes de onda de la luz, ha sido capaz de medir esta lentitud de una forma 10.000 veces más exacta. ¿El resultado? Como era de esperar, que el genio de origen alemán estaba en lo cierto.
«Los resultados vuelven a demostrar que las teorías de Einstein describen el mundo real», afirma con sencillez Holger Müller, profesor de física en la Universidad de Berkeley en California (EE.UU.). «Este experimento demuestra que la gravedad cambia el curso del tiempo, un concepto fundamental de la teoría de Einstein», afirma Müller. El fenómeno se puede comprobar gracias a una característica de los rayos de luz conocida como corrimiento hacia el rojo, ya que las oscilaciones de las ondas de luz van más lentas y se vuelven más rojas con la influencia de la gravedad. El proceso es muy parecido, por ejemplo, al paso de una ambulancia. Cuando el vehículo se acerca, el sonido de su sirena parece más agudo; cuando se aleja, más grave. De la misma forma, cuando la luz se aleja tiende al rojo, y cuando se acerca, al azul.
Una décima de milímetroEn el experimento, publicado esta semana en la revista Nature, los científicos utilizaron átomos de cesio que pueden representarse en ondas de materia que oscilan 3×1025 veces por segundo, una barbaridad de 30 millones de miles de millones de miles de millones de veces por segundo. Un láser impulsa el átomo una décima de milímetro, dándole un pequeño impulso fuera de su campo gravitacional de la Tierra. En otra situación, el átomo permanece inmóvil dentro de la gravedad de la Tierra. Aquí el tiempo pasa más despacio. Las mediciones realizadas por los científicos fueron 10.000 veces más exactas que las practicadas hace treinta años con dos relojes de hidrógeno, uno situado en la Tierra y otro enviado en un cohete a una altura de 10.000 kilómetros en el espacio.
Lejos de ser una simple teoría, la investigación tiene importantes implicaciones para los sistemas de navegación GPS y la precisión de los relojes, entre otros aspectos. «Si utilizamos nuestros mejores relojes, con una precisión de 17 dígitos, en los satélites de posicionamiento global, podemos determinar la posición al milímetro», explica el científico norteamericano Steven Chu, premio Nobel de Física en 1997. «Pero levantar un reloj un metro produce un cambio en el dígito 16. Así que, para tener relojes aún más exactos, necesitamos conocer mejor la influencia de la gravedad».
Pero el experimento, según los investigadores, demuestra, por encima de todo, «una visión profunda de Einstein, que la gravedad es una manifestación de la curvatura del espacio y el tiempo, uno de los grandes descubrimientos de la humanidad»
_____________________________________________________________________________________________
Cortesía de ABC, España

Física

Pronostican menos ciclones pero más intensos

El número de huracanes, tifones y tormentas tropicales probablemente disminuirá en este siglo, pero aumentará su intensidad como resultado del cambio climático, según el consenso de un equipo de científicos.

Lo que no queda claro, después de mucho debate, es si las tendencias registradas de número e intensidad de las tormentas -que algunos investigadores vinculan con el calentamiento global- se apartan de las variaciones naturales, en especial en la cuenca del Atlántico.

La discusión acerca del impacto del cambio climático sobre la frecuencia e intensidad de los ciclones se tornó más tormentoso desde que el huracán Katrina causó devastación en 2005 en las costas de Luisiana y Misisipi.

El estudio, publicado en la edición de internet de la revista Nature Geoscience, refleja el consenso de un equipo de 10 expertos convocado por la Organización Meteorológica Mundial.

Las proyecciones futuras, sustentadas en la teoría y en modelos dinámicos de alta resolución, indican de manera coherente que el calentamiento atmosférico hará que la intensidad promedio global de los ciclones se encamine a tormentas más fuertes, señala el artículo.

Esta intensidad, según los científicos, aumentará entre el 2 y el 11 por ciento hacia el año 2100.

Asimismo, añadió que los modelos de estudio existentes proyectan, de manera coherente, disminuciones del 6 al 34 en la frecuencia promedio global de los ciclones.

En balance, agregó el artículo, se proyectan incrementos sustanciales en la frecuencia de los ciclones más intensos, y aumentos del orden del 20 por ciento en la tasa de precipitación pluvial dentro de los 100 kilómetros del centro de la tormenta.

Estos vaticinios se refieren a promedios de todo el mundo, pero hay grandes variaciones entre las cuencas individuales, es decir entre los ciclones del Atlántico y los del Pacífico.

_____________________________________________________________________________________________

Cortesía de Internet

Meteorologia

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda