Geología, Peligros Naturales y GeoTecnología

Blog en Monografias.com

 

La contaminación mata gente en Lima Norte (Perú)

Estudio del Conam señala relación estrecha entre calidad de aire y mortalidad. El 2000 habrían muerto 3.453 debido a la alta contaminación.

“La gente se está muriendo por la contaminación”, dice Patricia Iturregui, jefa de la Unidad de Cambio Climático y Calidad de Aire del Consejo Nacional del Ambiente (Conam).

Un estudio elaborado recientemente por esta entidad confirma esa relación y concluye que por lo menos cuatro de cada cien muertes en Lima y Callao pueden ser atribuidas a la contaminación atmosférica por material partículado (material sólido o líquido suspendido en la atmósfera).

“Ese vínculo se vuelve más estrecho cuando se habla de pacientes con enfermedades bronquiales o cardiovasculares”, explica el informe, pues ellos son más sensibles a este contaminante.

Esta conclusión, sin embargo, podría ser un tanto conservadora, pues el estudio esta enfocado solo a las consecuencias de las partículas totales en suspensión (PTS) que se encuentran en el aire y aquellas que miden 10 micras. No se han tomado en cuenta otros contaminantes como el dióxido de azufre, el óxido de nitrógeno o el monóxido de carbono. Además, explica la especialista del Conam, el mismo estudio considera como su hipótesis más alta que la mortalidad por estas causas podrían alcanzar hasta un 12%.

La mala calidad del aire está afectando drásticamente la vida de las personas. Solo el año 2000 habrían muerto 3.453 personas como consecuencia de los altos niveles de polución generados exclusivamente por las partículas resultantes de la combustión del parque automotor. Lo lamentable es que estas muertes se podrían haber evitado con la implementación de un plan integral que permita mejorar la calidad del aire.

Lima Norte la zona más afectada

Una ama de casa en Comas tiene en su sangre 2,63% de monóxido de carbono (CO). Más de lo que el laboratorio de la Universidad San Marcos encontró en el análisis practicado a Alberto Icochea, un chofer de transporte urbano que todos los días y cada dos horas atraviesa la avenida Abancay, en el Cercado. En él se halló 1,64% de CO. La explicación: el cuerpo tiene la capacidad de desintoxicarse, basta alejarse de la zona contaminada.

Entonces, mientras el transportista solo atraviesa esta vía de rato en rato, la señora de Comas, está expuesta las 24 horas del día a la contaminación producida por el tránsito en la avenida Túpac Amaru –estimada en más de cuatro mil unidades en horas punta–, pero, además, por la polución arrastrada con los vientos desde otras partes de la ciudad.

El estudio del Conam también encontró que la población de Comas y otros distritos de la zona norte de Lima –San Martín de Porres, Puente Piedra, Los Olivos, y Carabayllo– es la más expuesta y vulnerable. Según el reporte, en esta zona la mala calidad del aire habría sido la responsable de la muerte de 1.309 personas en el 2000.

Los datos revelan, además, que este sector concentra casi el 38% de los casos de infecciones respiratorias agudas (las IRA) en menores de cinco años. Otra de las zona afectadas es el centro de la ciudad. El documento de la autoridad ambiental nacional señala que en ese sector la cantidad de muertes atribuidas a la contaminación sumó ese año un total de 1.227 casos.

El estudio del Conam, aún no hecho público, se basa en datos recogidos el 2000 y constituye un estudio pionero en el país, sobre la relación que existe entre la contaminación en Lima, la mortalidad y la salud de las personas.

Uno de los inconvenientes que tuvo que sortear el Conam fue que la información proporcionada por la Dirección General de Salud Ambiental (entre 1999 y 2004) era insuficiente para construir una base de datos con información diaria, debido, principalmente, a que los equipos de las estaciones no permanecen fijos durante los 365 días del año, sino que muchas veces son trasladados a otras ciudades para realizar distintos seguimientos. Esta entidad sanitaria solo cuenta con siete equipos de control para todo el país.

Niños y ancianos son los más vulnerables

El neumólogo Jorge Morón sostiene que las partículas y los gases contaminantes del aire agravan las enfermedades alérgicas como el asma y la rinitis alérgica. Incluso, pueden producir enfermedades agudas como faringitis y laringitis, males delicados en niños menores de cinco años y en ancianos.

Por ello, el especialista recomienda que cuando se trata de analizar las consecuencias en la salud de una población expuesta se debe tener en cuenta la sensibilidad de esta, además de variables como la edad y las características propias de la población como sus niveles de nutrición, calidad de vida, factores genéticos y socioculturales.

Una de las entidades que más ha trabajado el tema en la región es la Organización Panamericana de la Salud (OPS). Y, precisamente, uno de sus estudios indica que en Santiago de Chile por cada 10 microgramos de partículas de 10 micras que se incrementen en cada metro cúbico de aire, la mortalidad aumentará en un 0,5%.

Una situación similar se aprecia en Sao Paulo (Brasil), donde por similar incremento de material en partículas, la mortalidad en mayores de 65 años crece 3%.

Al respecto, la Organización Mundial de la Salud (OMS) sostiene que , si bien este organismo no ha establecido en sus guías estándares máximos para partículas de 2,5 y 10 micras, lo ideal sería que estas no estuvieran presentes en el aire.

Vehículos causan mayor polución

En Lima circulan alrededor de 825 mil unidades vehiculares con un promedio de 16 años a cuestas. Según el Plan Integral de Saneamiento Atmosférico (PISA) de la Municipalidad de Lima, estos son los responsables del 70% u 80% de las emisiones totales de los contaminantes del aire. Aun más. Según el mismo plan, se estima que este año se producirá más de 18 mil toneladas de material particulado y 668 mil toneladas de monóxido de carbono. Los cálculos para los próximos años no son alentadores: si no se hace algo pronto, el 2025 el material particulado podría alcanzar las 46 mil toneladas. Hay que tener en cuenta que el parque automotor capitalino crece en promedio 7% cada año y que según el Centro de Investigación y Asesoría del Transporte (Cidatt), los últimos tres años los vehículos que utilizan combustible diésel representó el 65% del total de importaciones vehiculares. Esto se suma a otros agravantes, como la falta de mantenimiento de los vehículos, la ausencia de revisiones técnicas que permiten controlar la emisión de gases contaminantes y la mala calidad del combustible.

_________________________________________________________________________________________________

Cortesía de Geo Base 80

    Compartir este post en:
  • Facebook
  • Twitter
  • menéame
  • Delicious
  • Technorati
  • Digg
Medio Ambiente

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda