Geología, Peligros Naturales y GeoTecnología

Blog en Monografias.com

 

Archivo de Octubre, 2009

Cuidado con la Tierra, se tambalea

El mundo que conocemos sólo tiene 10.000 años. Por esa fecha acabó la prehistoria y empezó el holoceno, el raro periodo de buen tiempo en que vivimos. Esa estabilidad podría durar otros 7.000 años, según predice la geología, pero la actividad humana ha alcanzado un nivel capaz de “dañar los sistemas que mantienen la Tierra en el estado de holoceno”.

Johan Rockström, de la Universidad de Estocolmo, y otros 28 científicos de universidades e institutos europeos, norteamericanos y australianos proponen ahora un sistema nuevo y polémico. Han estimado nueve “límites planetarios” que la humanidad debe respetar para no inestabilizar los sistemas terrestres esenciales, con cambios climáticos bruscos y tal vez catastróficos.

Tres de los límites ya han sido transgredidos: los del calentamiento global, la extinción de especies y el ciclo del nitrógeno. Otros cuatro están cerca de caer: uso del agua dulce, conversión de bosques en cultivos, acidificación de los océanos y ciclo del fósforo. Los otros dos son la contaminación química y la carga de aerosoles en la atmósfera.

Rockström y sus 28 colegas han presentado su propuesta en Nature. La versión completa de su trabajo está disponible en http://www.stockholmresilience.org/planetary-boundaries. El último número de la revista Nature Reports Climate Change recoge las críticas de siete expertos -incluido el premio Nobel Mario Molina-, y hay un debate abierto sobre la propuesta en http://tinyurl.com/boundariesblog.

La idea que más se maneja para el nuevo acuerdo del clima que se negociará en Copenhague, el próximo diciembre, es la “barrera de los dos grados”: que la temperatura no suba más de dos grados por encima del nivel preindustrial. Pero los científicos no creen que ese objetivo sea suficiente, ni adecuado.

La barrera de los dos grados se basa en los modelos climáticos convencionales, que predicen un aumento de tres grados cada vez que se dobla el nivel de CO2 en la atmósfera. “Pero estos modelos no incluyen los procesos de feedback que calentarán aún más el clima”, dicen los expertos. Un ejemplo de feedback: el calentamiento funde los hielos, y la pérdida de superficie de hielo causa un mayor calentamiento.

Cuando estos feedbacks se incluyen, la duplicación del CO2 atmosférico no sube la temperatura tres grados, sino seis grados, una cifra que “amenazaría los sistemas vitales del holoceno y cuestionaría gravemente la viabilidad de las sociedades humanas actuales”, según los autores.

Su propuesta es otro tipo de barrera más exigente. Se compone de dos límites. Primero, que la contribución humana al CO2 atmosférico no pase de 350 partes por millón (ppm). Y segundo, que el forzante radiativo (el cambio de energía en la capa más alta de la atmósfera) no supere los niveles preindustriales en más de un vatio por metro cuadrado.

Los expertos afirman que “violar esos límites incrementa el riesgo de cambio climático irreversible, con pérdida de las principales capas de hielo, subida acelerada del nivel del mar y cambios abruptos en los sistemas forestales y agrícolas”. Una pésima noticia, porque ambos límites se han violado ya: el nivel de CO2 está en 387 ppm, y el forzante radiativo en 1,5 vatios por metro cuadrado.

De hecho, “ya empezamos a ver evidencias de que algunos subsistemas terrestres han empezado a salirse de su estado holocénico estable”, dicen los expertos. La rápida pérdida de los hielos árticos en verano, por ejemplo. También la masa menguante de las capas de hielo de Groenlandia y la Antártida Occidental. Y el aumento acelerado del nivel del mar en los últimos 10 años.

El 80% de la atmósfera es nitrógeno -un componente básico de nuestras células-, pero en una forma gaseosa que ni las plantas ni los animales podemos asimilar. Son las bacterias quienes lo convierten en nitratos y otras formas utilizables por las plantas. Los animales lo obtienen comiéndose a las plantas. Otras bacterias lo devuelven después a la atmósfera, cerrando el ciclo del nitrógeno.

Pero la fabricación de nitratos como fertilizantes para la agricultura, y los propios cultivos de legumbres -que sí pueden asimilar el nitrógeno de la atmósfera gracias a una bacteria simbiótica- han superado ya a todas las bacterias del planeta: fijan 140 millones de toneladas de nitrógeno de la atmósfera al año.

Como es más de lo que las segundas bacterias pueden devolver a la atmósfera, gran parte de ese nitrógeno acaba contaminando los ríos y las zonas costeras. Muchos sistemas lacustres se han vuelto turbios por esta razón, como se vuelve el mar Báltico entero de forma intermitente.

También puede volver a la atmósfera, pero no en su forma original (N2), sino como óxido nitroso (N2O), uno de los principales gases de efecto invernadero junto al CO2.

Los científicos han situado el límite planetario del uso del nitrógeno en un 25% de su valor actual, o 35 millones de toneladas. Con argumentos similares, fijan un límite de 11 millones de toneladas para el fósforo que la actividad humana vierte a los océanos cada año, no muy lejos de los 9 millones actuales. El flujo natural de fósforo a los océanos ronda el millón de toneladas.

El fósforo no proviene de la atmósfera como el nitrógeno, sino de la minería, pero también se usa para fabricar fertilizantes, entre otras muchas cosas (como pasta de dientes). El registro geológico indica que un exceso de fósforo en los océanos se asocia a episodios de falta de oxígeno en el agua -”sucesos anóxicos”- de tal escala que algunos científicos los consideran responsables de extinciones masivas en el pasado.

La extinción de especies es parte del juego de la vida, pero el registro fósil muestra que su ritmo natural es menor de una extinción por millón de especies al año (las estimaciones varían entre entre 0,1 y 1). La tasa actual de extinción causada por el hombre es entre 100 y 1.000 veces mayor.

La frecuencia basal, desde luego, ya se había disparado en las ocasionales extinciones masivas que jalonan la historia del planeta. Pero ahora “las especies se están extinguiendo a un ritmo inédito desde la última extinción global en masa”, dicen los científicos. Se refieren al evento K/T, la extinción masiva que puso fin al periodo cretácico hace 65 millones de años, y con él a los dinosaurios y a la mitad de los géneros biológicos. El impacto humano aún no iguala al de un buen meteorito, pero hace méritos.

La principal causa son los cambios en el uso de la tierra, sobre todo su conversión en tierras de cultivo o zonas urbanas. También los incendios forestales, y la introducción de especies extrañas en un entorno natural. Las cabras, por ejemplo, han hecho más daño al entorno en las islas Galápagos que los propios humanos que las llevaron allí.

El cuadro empeorará con el cambio climático. Los científicos estiman que el 30% de las especies de mamíferos, pájaros y anfibios estarán amenazadas de extinción este siglo.

La extinción de especies no es un problema sólo para los museos de ciencias naturales. Los ecosistemas pueden tolerar notables pérdidas de biodiversidad -muchas especies son redundantes en el sistema-, pero la pérdida de redundancia los hace muy vulnerables a cualquier cambio del entorno. Es la diversidad quien garantiza una respuesta a los imprevistos.

“La Tierra no puede sostener el actual ritmo de extinción sin una importante erosión de la resiliencia de los ecosistemas”, dicen los autores. El término resiliencia se ha tomado prestado de la ingeniería -donde mide la energía que puede absorber un material deformándose de manera elástica- para designar la capacidad de un ecosistema para encajar las agresiones.

Rockström y sus colegas proponen como límite planetario que los cultivos no cubran más del 15% de la superficie de tierra firme -ahora cubren el 12%-, pero hay científicos críticos con ese límite, y con los demás.

LOS LÍMITES DE LA PROPUESTA
Steve Bass, del Instituto Internacional para el Entorno y el Desarrollo de Londres, duda que este límite del 15% pueda ser tomado en serio por políticos y gestores mientras no haya pruebas más elocuentes de que el cambio de uso de la tierra es perjudicial para las personas. “Si acaso”, dice Bass, “lo contrario ha sido más cierto, probablemente: convertir la tierra en cultivos o industrias ha proporcionado mucho bienestar, y las poblaciones seguirán encontrando esa utilización de la tierra deseable y tentadora”.

Bass también duda de que el porcentaje de superficie cultivada -sea el 15% u otro- sea el mejor límite para garantizar que el uso de la tierra sea sostenible. “Por ejemplo”, dice el científico británico, “el impacto ambiental de un 15% de superficie cultivada en grandes parcelas con métodos intensivos será muy diferente del que tendría ese mismo 15% cultivado de formas más sostenibles e integradas en el paisaje”. Bass cree que un ´límite planetario´ en la degradación del suelo sería más adecuado que el que propone el informe Rockström.

Myles Allen, físico especializado en clima de la Universidad de Oxford, discrepa de los autores. Afirma que la “campaña” para establecer un límite de 350 ppm de CO2 en la atmósfera tiene poco sustento científico. “Al ser uno de los avales de más alto perfil científico a favor de ese límite”, lamenta Allen, “el ensayo de Rockström y sus colegas será citado sin moderación de aquí a las negociaciones climáticas de diciembre en Copenhague, con toda certeza”.

“El problema no es si el límite de 350 ppm es demasiado o demasiado poco”, prosigue el físico de Oxford. “El problema es que ese límite no capta la idea; las acciones que se requieren las próximas dos décadas son las mismas sea cual sea el nivel de CO2 que decidamos poner como límite; proponer un ´límite planetario´ al CO2 es una distracción innecesaria”. Allen aboga por mantener la idea actual de la “barrera de los 2 grados”.

Otro límite propuesto es que la cantidad de ozono en las capas altas de la atmósfera no se reduzca más del 5% respecto a los niveles de 1964-1980. “La elección es razonable, aunque algo arbitraria”, opina el premio Nobel Mario Molina, director del Centro de Estudios Estratégicos sobre Energía y Entorno de México DF. “El límite del 5% está claramente dentro de la zona de comportamiento lineal para la pérdida de ozono global”.

Un comportamiento lineal implica que no hay riesgo de respuestas súbitas al atravesar algún tipo de umbral. Estas respuestas “no lineales” de los sistemas terrestres son el fundamento del sistema de límites propuesto por el informe Rockström.

Molina opina que sería mejor poner un límite a las emisiones de compuestos con cloro y bromo, como los cloro-fluoro-carbonos (CFC) que consumen el ozono, y no al propio grosor de la capa de ozono. Pero admite que la idea de los límites es un “concepto útil y muy interesante”.

______________________

Cortesía de GeoBase 80

Geología

China no logra llenar la presa de las Tres Gargantas

Para sus defensores, el mayor proyecto hidráulico del planeta es todo un prodigio de la ingeniería justificado por el hambre energética de un país. Para otros, eso no justifica los daños ambientales, la pérdida de tierras y de patrimonio histórico y el desplazamiento de más de un millón de personas que ha provocado.

Pero a pocos días de completarse su llenado, la presa ha tropezado con su penúltima polémica: campesinos y habitantes de las riberas bajas del río que han dirigido su clamor contra la Corporación China Tres Gargantas (CTGPC), la empresa gestora del proyecto, por proceder con la fase final y retener el agua en el embalse en plena estación seca. Desde hace semanas, una grave sequía afecta a las provincas de Hunan y Jiangxi en el curso bajo, así como a la de Guangdong en el sur, donde millón y medio de personas sufren restricciones de agua y miles de hectáreas de cultivos se han quedado sin regar.

En respuesta y a regañadientes, los responsables de la presa han aplazado su llenado final, que había comenzado el pasado 15 de septiembre. A pesar de que las precipitaciones también han sido escasas en el occidente del país, en la cabecera del Yangtzé, el agua se había elevado de 145 a 170 metros, muy cerca del nivel máximo de 175 metros que se preveía alcanzar a finales de octubre.
Agua desembalsada

Pero la semana pasada, por orden directa del Gobierno central, se abrían las compuertas para descargar más de 9.000 metros cúbicos por segundo, un 38% más de lo previsto para esta fase, con la intención de abastecer al curso inferior del río.

Con todo, el director de la Corporación, Li Yongan, indicó a la agencia oficial de noticias china que el imprevisto sólo retrasará unos días la culminación del llenado, y que la capacidad de generación pasará finalmente de las 26 turbinas que se emplean ahora a las 32 a principios de noviembre. Li defendió además el plan de alcanzar la cota de los 175 metros de capacidad máxima, puesto que «la acumulación de agua preparará al país para aliviar las sequías de los próximos meses».

Enero y febrero son, tradicionalmente, los más secos en el país asiático, y en los últimos años han sido severos no sólo en el norte, que arrastra grandes problemas de escasez de agua, sino también en el sur del país. La presa de 2,3 kilómetros de largo y 185 metros de alto se inauguró en mayo de 2007 tras 14 años de obras pero nueve meses antes del final previsto inicialmente.

Con ella se pretende responder a la creciente demanda energética del delta del Yangtzé, el remolcador económico del país, así como ayudar a controlar las inundaciones y crecidas estacionales. No obstante, el diseño de las Tres Gargantas �que se venía discutiendo desde los años 50, cuando el propio Mao Zedong imaginó el proyecto� falló en predecir que las sequías serían un factor socioeconómico clave a principios de este siglo XXI.

«En el pasado, hemos prestado demasiada atención al control de las inundaciones en el Yangtzé», dijo Zheng Shouren, ingeniero jefe del Comité de Recursos Hídricos del río Yangtzé, «pero parece que no resulta suficiente nuestro estudio de alivio de la sequía cuando la demanda de agua sigue creciendo».

Dos ambiciosos proyectos en el curso superior del Yangtzé, que iban a sumar una capacidad de generación similar a la de la presa hermana de las Tres Gargantas, permanecen en el aire a la espera de nuevos estudios de impacto ambiental.

_____________________

Cortesía de elmundo.es

Recursos hidráulicos

Un meteorito de varias toneladas deja un cráter de 20 metros en Letonia

Un meteorito cayó la noche del domingo en los alrededores de una granja de la localidad de Mazslaca, el norte de Letonia, dejando un cráter de veinte metro de diámetro y diez de profundidad. Por fortuna, el violento impacto no causó víctimas.
Las autoridades locales, que en un primer momento no pudieron precisar si se trataba de un meteorito o un fragmento de un satélite artificial, acordonaron el lugar donde cayó el objeto procedente del cielo.
«Lo más probable es que se trate de un meteorito de hierro con un diámetro de cerca de un metro y una masa de varias toneladas», ha comentado Nóvosti Vladímir Svetsov, del Instituto de Dinámica de Geosferas de la Academia de Ciencia de Rusia.
El científico ha explicado que los meteoritos de roca no suelen llegar hasta la superficie de la Tierra, pues se destruyen y se queman en la atmósfera.
«Si el cuerpo (que cayó en Letonia) fuera un satélite (artificial), tendría que ser de extrema solidez, pues de lo contrario se hubiera destruido en el aire», ha añadido el científico, quien ha destacado que meteoritos de un metro de diámetro chocan contra la Tierra con una frecuencia de una vez al año, y que en la mayoría de los casos se trata de cuerpos de roca que rara vez alcanzan la superficie del planeta.
Svetsov ha precisado que cerca del 10 por ciento de los meteoritos son de hierro y ha recordado que hace unos diez años en la república rusa de Baskortostán, junto a la localidad de Sterlimatak, cayó un cuerpo de ese tipo, que dejó un cráter de diez metros de diámetro.

_______________________

Cortesía de ABC, España

Astronomia

«Sin los sentimientos de la gente, la ciencia carece de relevancia»

El inventor del teléfono móvil, allá por 1973, Príncipe de de Asturias de Investigación Científica y Técnica, cree que el móvil será decisivo en la mejora de las condiciones sanitarias
Sin gente como él, tal vez aún anduviéramos encaramados a los árboles. Sin tipos como él, o el que dio con la cuadratura del círculo de la rueda, o el tal Gutenberg que puso nuestra vida en letras de molde, o el tal Darwin, que nos certificó en origen, quizá seguiríamos viéndolas venir, tenebrosas y terribles, en el umbral de una caverna. Sin tipos como él, y el creador de la fregona, la automática y la minipimer, quizá nunca hubiéramos arribado a las costas del futuro. Sin tipos como él, Martin Cooper, ingeniero, creador del teléfono móvil allá por 1973, y Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica, nuestra vida cotidiana se hubiera quedado comunicando, irremediablemente fuera de cobertura por los siglos de los siglos.
-Ante cualquier avance de la tecnología, siempre hay gente que sólo ve tinieblas y peligros, incluso graves problemas para la salud.
-Toda tecnología puede llevar consigo inconvenientes. No obstante, yo tengo la profunda convicción de que el móvil ha mejorado la vida de millones de personas, sobre todo, personas pobres, cuya vida ha cambiado radicalmente.
-Hoy en día, el móvil no sólo sirve para «hablar». Es agenda, cámara, soporte musical, correo electrónico, herramienta para el sms. Su invento ha dado mucho de sí.
-Nunca pude imaginarme algo así, y la verdad es que no me gusta. Cuando intentas crear un dispositivo universal que lo hace todo para todo el mundo, al final no hace nada bien.
–Sin embargo, sueña con que se aplique a la Medicina.
-Las aplicaciones inalámbricas servirán para predecir, prevenir y anticipar la enfermedad, será una revolución muy profunda. A través del móvil los doctores podrán estar al corriente de nuestra salud en todo momento.
-Le apasiona la ciencia-ficción. Póngamonos en el escenario de un capítulo de Star Trek. ¿Las redes inalámbricas permitirán el teletransporte de seres humanos?
-Por supuesto que lo creo, pero ni usted ni yo ni nuestros nietos lo verán. Antes tienen que ocurrir otras cosas, como que el móvil sea implantado en nuestros cuerpos. Y antes del teletransporte llegará la comunicación entre las mentes.
-Sigamos con la ciencia, y con la ficción. Habría cambiado la Historia con un móvil en manos de Napoleón, por ejemplo.
-Yo siempre miro al futuro no al pasado, se me da muy mal la Historia. Un inventor siempre está pensando en el futuro, en cómo mejorar las cosas, no piensa en reinventar el pasado.
-Hay quien cree que la tecnología punta es fría, más bien gélida.
-La tecnología es la aplicación de la ciencia para crear dispositivos y servicios que mejoren la vida de las personas, sin las personas, la tecnología no existe. La ciencia carece de relevancia sin los sentimientos de la gente, si no mejora sus vidas.
-Cuando va usted por la calle y se cruza con tanta gente hablando con su móvil, le entran tentaciones de exclamar, «oiga, que eso lo he inventado yo».
-Justo, justo eso es lo que me apetece. En serio, me siento orgulloso de mi invento, pero si se usa bien, lo cierto es que no me gusta nada que la gente se vuelve maleducada por culpa del móvil.
-¿Vive usted muy pendiente de su móvil?
-No tanto, con la edad se desarrolla la paciencia. A mis años (81), el mundo ya no se mueve tan deprisa.

__________________________________________________________________________________________________

Cortesía de ABC, España

La Ciencia, opiniones

Una mina de aluminio contra el ‘dios de la montaña’ en la India

“La mina es la felicidad para la gente de Orissa”. La página web de la empresa británica Vedanta Resources muestra un idílico escenario de mujeres sonrientes, nuevas ambulancias, proyectos contra el sida y la malaria… que poco tienen que ver con la lucha que el pueblo indígena dongria kondh ha iniciado contra la destrucción de su montaña sagrada, Niyamgiri, por parte de esta compañía.

Vedanta, a través de su filial Sterlite, ha logrado que el Gobierno indio, tras un largo tira y afloja, le concediera en agosto el permiso de explotación de la bauxita, materia prima del aluminio, en lo que es ahora un bosque tropical único, cuya defensa por parte de los indígenas que lo habitan está dando la vuelta al mundo. A cambio, se compromete a proporcionar “fondos al desarrollo tribal”.

La empresa ya saca casi un millón de toneladas anuales de aluminio en la cercana mina de Lanjigarh, lo que incluyó la construcción, además de la refinería, de una línea férrea de 16 kilómetros, 60 kilómetros de tuberías y un municipio nuevo para 500 personas.

Un lugar sagrado

El problema es que la montaña de Niyamgiri es, desde hace miles de años, sagrada para los dongria (gente de montaña, significa su nombre), que son un subgrupo de los kondh protegido por la ley india. Además, dependen de su ecosistema para subsistir: en sus faldas cultivan frutales y huertos y recogen frutos silvestres, flores y hojas del bosque para venderlos en el mercado. Para ellos, la montaña es el trono de su Dios. “Es la esencia de su identidad, además de un lugar de belleza espectacular”, ha declarado el antropólogo Félix Padel a un periodista británico.

“Si nos quitan la montaña, seremos como peces fuera del agua“, señalan ellos mismos en el documental que ha rodado la organización Survival Internacional sobre el terreno, y que presenta el jueves en España.

En sus imágenes puede verse el resultado de la refinería de Vedanta en Lanjigarh, donde sólo en 2009 han sacado 378.000 toneladas de bauxita, según su página web. Los habitantes de los alrededores aseguran que han tenido que dejar sus tierras de cultivo, contaminadas por el polvo que impregna todo, y también sus ríos están afectados.

Es por ello, y sobre todo porque Niyamgiri forma parte de su identidad cultural, que los dongria de Orissa hace meses que iniciaron movilizaciones contra el proyecto de la mina en su montaña sagrada. En algunas protestas, según Survival Internacional, hubo hasta 8.000 hombres y mujeres tratando de parar la apertura de carreteras por medio del bosque.

Condena del Gobierno británico

Recientemente, el Gobierno británico arremetió contra la empresa por su trato con este pueblo indígena y señaló que Vedanta “no consideró el impacto de la construcción de la mina en sus derechos”. Incluso la Iglesia Anglicana ha pedido que se paralice la mina, según el diario ‘The Guardian’, una campaña a la que también se ha sumado Amnistía Internacional y la prestigiosa escritora Arundhati Roy: “Si se permite a Vedanta abrir la mina en Niyamgiri, conducirá a la destrucción de todo un ecosistema”, declaró.

Desde Survival estas reacciones, sobre todo las oficiales, han sido recibidas con optimismo: “Estamos muy contentos de la intervención del Gobierno británico porque es uno de los proyectos de minería con peor fama del mundo. Vedanta ni siquiera informó a los dongria kondt de sus planes, aunque a este pueblo le corresponde el derecho, bajo el amparo del derecho internacional, de dar o negar su consentimiento”.

Se trata de un nuevo varapalo al principal accionista de la minera, Anil Argarwal: en junio ya le retiraron un galardón medioambiental en el último momento y en agsoto el ministro indio de Medio Ambiente reconoció que el proyecto no debía haberse aprobado nunca.

El jueves Survival presentará su documental ‘La mina, historia de una montaña sagrada’, que coincidirá con la primera concentración frente a la Embajada de la India en Madrid (Avda. Pío XII, 30-32) , a las 19.00 horas.

Desde Niyamgiri, los dongria piden ayuda: “Necesitamos a la gente de fuera que nos apoye, nosotros solos no podremos impedir la mina”, aseguran en el documental.

______________________

Cortesía de elmundo.es

Mineria

Un planeta extrasolar con las moléculas de la vida

El descubrimiento de vida en otros mundos parece estar cada día más cerca. Científicos de la NASA han logrado detectar moléculas básicas para la actividad biológica en un planeta extrasolar gaseoso, en un avance hacia lo que el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la agencia espacial estadounidense ha calificado como la meta de encontrar un cuerpo cósmico en el que pueda haber organismos vivos.

La NASA indicó en un comunicado que el planeta no es habitable, pero tiene una actividad química, que si ocurriera en un planeta rocoso como la Tierra, podría indicar la presencia de vida.

“Este es el segundo planeta fuera de nuestro sistema solar en el que se ha descubierto agua, metano y dióxido de carbono, elementos potencialmente importantes para los procesos biológicos en planetas habitables”, dijo Mark Swain, científico del JPL. “La detección de compuestos orgánicos en dos exoplanetas plantea ahora la posibilidad de que sea habitual hallar cuerpos similares con moléculas vinculadas a la vida”, añadió.

El exoplaneta fue identificado como HD 209458b, un gigantesco cuerpo gaseoso más grande que Júpiter que orbita una estrella a 150 años luz, en la constelación de Pegaso. En diciembre del año pasado, los científicos del JPL descubrieron dióxido de carbono en otro exoplaneta gaseoso del tamaño de Júpiter identificado como HD 189733b. Observaciones anteriores realizadas por los telescopios espaciales Hubble y Spitzer habían revelado que en ese planeta también hay vapor de agua y metano.
400 exoplanetas conocidos

El anuncio del descubrimiento de moléculas orgánicas en el planeta HD 209458b se realizó después de que un grupo internacional de investigadores informara de la detección de otros 32 nuevos exoplanetas desde el observatorio de La Silla, al norte de Chile. Esa cifra eleva a alrededor de 400 el número de planetas detectados más allá del sistema solar. Swain y su equipo científico llevaron a cabo su hallazgo mediante el uso de instrumentos espectroscópicos con los que descompusieron la luz proveniente del planeta para identificar sus componentes químicos.

La presencia de las moléculas orgánicas fue detectada con la cámara infrarroja del Hubble y el espectrómetro del Spitzer midió su cantidad, señaló el comunicado. “Esto demuestra que podemos detectar moléculas que intervienen en el proceso de la vida” en planetas más allá del sistema solar, dijo Swain.

Además, agregó, los científicos tienen ahora la posibilidad de comparar las atmósferas de los dos exoplanetas para establecer sus diferencias y similitudes. Swain indicó como ejemplo que la cantidad de agua y dióxido de carbono es similar en ambos pero HD 209458b muestra una mayor abundancia de metano que HD 189733b. “La mayor cantidad de metano nos puede decir algo. Tal vez signifique que existe algo especial respecto a la formación de este exoplaneta”, añadió.

A comienzos de este año la NASA lanzó al espacio la sonda Kepler, cuya misión central es buscar planetas rocosos que pudieran tener características similares a la Tierra. Según los astrónomos, pasarán más de diez años en esa misión antes de que se pueda encontrar un planeta que pudiera albergar señales de vida como la de la Tierra.

Y cuando ocurra la detección de compuestos orgánicos, “eso no significará necesariamente que existe vida en ese planeta porque hay otras formas de generar esas moléculas”, aclaró Swain. Según el científico, los exoplanetas están demasiado lejos de la Tierra como para enviar sondas hasta ellos y la única forma de estudiarlos es a través de los telescopios, cuyos sistemas espectroscópicos son un importante instrumento para determinar su composición química y su dinámica.

____________________
Cortesía de elmundo.es

Astronomia

Reino Unido presenta un mapa sobre el impacto del cambio climático en la Tierra

El Gobierno británico ha presentado un mapa que ilustra las consecuencias que el cambio climático tendrá en la Tierra si no se cumple el objetivo de mantener el ascenso de las temperaturas por debajo de los dos grados centígrados.

Cuando faltan unos 45 días para el comienzo de la cumbre de Copenhague sobre cambio climático, los ministros de Asuntos Exteriores y de Energía y Cambio Climático, los hermanos David y Ed Miliband presentaron el mapa en el Museo de Ciencias Naturales de Londres, junto a John Beddington, científico asesor del Gobierno.

El Reino Unido advierte de que una subida de las temperaturas de más de dos grados tendrá tremendas consecuencias para el planeta, como fuertes efectos en el abastecimiento de agua, la producción agrícola, temperaturas extremas, sequías, el peligro de incendios forestales y el aumento del nivel del mar. Advierte también de que puede disminuir la producción de cereales en todas las regiones productoras, mientras que la mitad de los glaciales del Himalaya pueden reducirse en el 2050. El mapa ha sido desarrollado usando la información y el análisis científico del Centro Hadley de la Oficina Meteorológica Británica. El titular de Asuntos Exteriores, David Miliband, dijo que no es posible “un mundo de cuatro grados”.

“Este mapa ilustra claramente la escala del reto al que hoy nos enfrentamos, el cambio climático es un problema global que necesita una solución global y es una solución que tenemos a nuestro alcance”, afirmó el jefe de la diplomacia británica. “Pero -añadió- para atajar el problema del cambio climático, todos nosotros, los ministros de Asuntos Exteriores, Medioambiente, Economía, Defensa y otras áreas del Gobierno y las sociedades deben trabajar juntas para mantener la subida de temperatura en dos grados. Sólo de esta manera podremos minimizar los enormes riesgos a la seguridad que representa una subida de 4 grados en el mundo”.

Por su parte, el ministro de Energía y Cambio Climático, Ed Miliband, señaló que el mapa pone de manifiesto la importancia de las negociaciones de diciembre en Copenhague. “Los científicos del Reino Unido han ayudado a ilustrar los efectos catastróficos que resultarán si el mundo fracasa en establecer el límite del incremento de la temperatura en dos grados”, puntualizó Ed Miliband.

_________________________
Cortesía de elmundo.es

Cambio Climático

Detectan un error en el método para calcular reducciones de CO2

Un error de cálculo en los tratados sobre cambio climático podría conducir a una mayor deforestación en todo el mundo. La voz de alerta la ha dado un grupo internacional de científicos a través de una serie de estudios difundidos este jueves por la revista ‘Science’.

De no corregirse, este error en el método utilizado para calcular las emisiones podría minar los esfuerzos para reducir los gases invernadero y alentar la deforestación, según los científicos.

Básicamente, el fallo consiste en que no se ha determinado con precisión la cantidad del dióxido de carbono liberado en la atmósfera como resultado de la producción de bíocombustibles de acuerdo a su origen.

Según los investigadores y expertos agrícolas, el problema es importante de cara a las discusiones sobre cambio climático y el uso de biocombustibles que se realizarán en diciembre en la Cumbre de Copenhague (Dinamarca).

La quema de bioenergía y de energía fósil libera cantidades comparables de dióxido de carbono en la atmósfera. Sin embargo, la bioenergía puede reducir las emisiones si la biomasa es resultado de un mayor cultivo de plantas específicamente para ese uso.

Esto se debe a que las plantas cultivadas para la bioenergía absorben dióxido de carbono de la atmósfera y esto neutraliza las emisiones de una eventual quema de biomasas para destinarla a energía.

Por otra parte, la quema de bosques libera carbono en la atmósfera de la misma forma que los combustibles fósiles. Por estas razones, las consecuencias del uso de bioenergía en lo que se refiere a los gases invernadero tienen una gran variación según cual sea el origen de la biomasa.
Un error que puede solventarse

Por desgracia, según Daniel Kammen, profesor de energía y recursos de la Universidad de California, las normas de contabilidad del Protocolo de Kioto, el Sistema de Emisiones de la Unión Europea y un proyecto aprobado por la Cámara de Representantes de EEUU no consideran el dióxido de carbono emitido por la bioenergía, según el origen de la biomasa.

De acuerdo con los científicos, esto hace que de forma legal la bioenergía de cualquier fuente, incluso la generada por la eliminación de los bosques del mundo, sea una manera barata, pero falsa, de reducir las emisiones de gases invernadero de las empresas petroleras, las plantas de energía y las industrias.

“El error es grave, pero se puede resolver sin problemas”, manifestó Timothy Searchinger, científico de la Escuela Woodrow Wilson, de la Universidad de Princetonn. “Al aproximarnos a las negociaciones más importantes sobre el clima en la historia, es vital que se evalúen adecuadamente las tecnologías, como las de los bíocombustibles”, indicó.

Según Jerry Melillo, científico del Laboratorio Biológico Marino, las grandes emisiones de gases invernadero resultantes del uso indirecto de la tierra tienen consecuencias no previstas en los programas de biocombustibles: “Esas consecuencias se suman al problema del cambio climático en vez de ayudar a resolverlo”, afirmó.

El uso directo de la tierra se refiere a las extensiones dedicadas exclusivamente a la producción de bioenergía. El indirecto ocurre cuando la producción de bíocombustibles se realiza en tierras donde se han desplazado otras actividades agrícolas.

_________________________

Cortesía de elmundo.es

Cambio Climático

Descubren 32 nuevos planetas fuera del Sistema Solar

Un grupo internacional de investigadores ha descubierto 32 nuevos exoplanetas (planetas que se encuentran fuera de los límites del Sistema Solar) desde el observatorio de La Silla, al norte de Chile. El increíble hallazgo ha sido dado a conocer en un congreso en Madrid por el mayor «buscador de exoplanetas» del mundo y primer descubridor de estos cuerpos en 1995, el científico suizo Michel Mayor. Con estos nuevos exoplanetas en el mapa del cielo, ya son 400 los conocidos hasta el momento.
El descubrimiento, que también se hará público hoy en Oporto (Portugal) durante un congreso internacional, ha sido posible gracias a las observaciones del espectrógrafo HARPS, del Observatorio Europeo del Sur (ESO, por sus siglas en inglés), que cuenta con un diámetro de 3, 6 metros, uno de los más grandes operativos en la actualidad y el único instrumento de muy alta precisión, «ideal para descubrir mundos ajenos».
En busca de otra TierraMayor, que participa en las jornadas «Herederos de Galileo: fronteras de la Astronomía», organizadas por la Fundación Ramón Areces, ha explicado que en el Universo se registra una «extrema diversidad» de planetas y que una de las razones fundamentales por la que los científicos centran sus investigaciones en formaciones ajenas al Sistema Solar es conocer el propio proceso de formación del mismo, así como avanzar en el conocimiento de otros sistemas solares.
Además, ha señalado que el equipo de investigación «está cerca» de encontrar un planeta similar a la Tierra, aunque fuera del Sistema Solar, ya que los últimos hallazgos han sido planetas con una masa muy cercana a la terrestre, tan sólo el doble de la de la Tierra, a diferencia de otros cuerpos encontrados con masas muy superiores. Igualmente, ha subrayado que dentro de pocos años se llegará a componer un catálogo de planetas situados en la zona de habitabilidad del Universo.
El reconocimiento de nuevas «tierras» o planetas similares, en su opinión, dependerá de los futuros telescopios espaciales, que además, permitirán obtener imágenes más claras que las actuales de los exoplanetas (hasta el momento no son muy claras ni tampoco muy grandes).

De momento, HARPS supone el mejor arma para apuntar al espacio. Este instrumento ha permitido encontrar más de 75 planetas en 30 sistemas planetarios diferentes. En particular, gracias a su asombrosa precisión, el hallazgo de planetas pequeños, aquellos con una masa un par de veces superior a la de la Tierra -conocidos como súper-Tierras- ha dado un impulso espectacular.

__________________________________________________________________________________________________
Cortesía de ABC, España

Astronomia

Descubren agua y CO2 en un planeta fuera de los límites del Sistema Solar

Científicos de la NASA han encontrado agua, metano y dióxido de carbono, componentes químicos básicos para la vida, en un gigantesco planeta gaseoso situado fuera de nuestro Sistema Solar. El exoplaneta, identificado como HD 209458b, aún más grande que Júpiter y que orbita a 150 años luz en la constelación de Pegaso, fue descubierto en 2007, pero hasta ahora no se había identificado la riqueza de su composición. El hallazgo significa un importante avance en la búsqueda de un cuerpo cósmico donde pueda desarrollarse la vida. Sin embargo, HD 209458b no es el primero con sus características. El diciembre del pasado año los científicos encontraron agua y metado en HD 189733b, un viejo conocido para la ciencia de un tamaño algo inferior que su nuevo gemelo.
«Este es el segundo planeta fuera de nuestro sistema solar en el que se ha descubierto agua, metano y dióxido de carbono, elementos potencialmente importantes para los procesos biológicos en planetas habitables», ha explicado Mark Swain, científico del Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la agencia espacial norteamericana. «La detección de compuestos orgánicos en dos exoplanetas plantea ahora la posibilidad de que sea habitual hallar cuerpos similares con moléculas vinculadas a la vida», ha añadido esperanzado Swain.
Detectado por el HubbleEl anuncio del descubrimiento de moléculas orgánicas en el planeta HD 209458b ha sido hecho después de que un grupo internacional de investigadores informara de la detección de otros 32 nuevos exoplanetas desde el observatorio de La Silla, al norte de Chile. Esa cifra eleva a alrededor de 400 el número de planetas detectados más allá del sistema solar.
Swain y su equipo científico llevaron a cabo su hallazgo mediante el uso de instrumentos espectroscópicos con los que descompusieron la luz proveniente del planeta para identificar sus componentes químicos. La presencia de las moléculas orgánicas fue detectada con la cámara infrarroja del Hubble y el espectrómetro del Spitzer midió su cantidad, señala el comunicado. «Esto demuestra que podemos detectar moléculas que intervienen en el proceso de la vida» en planetas más allá del sistema solar, ha dicho Swain.
Los científicos tienen ahora la posibilidad de comparar las atmósferas de los dos exoplanetas para establecer sus diferencias y similitudes. Swain ha indicado como ejemplo que la cantidad de agua y dióxido de carbono es similar en ambos pero HD 209458b muestra una mayor abundancia de metano que HD 189733b. «La mayor cantidad de metano nos puede decir algo. Tal vez signifique que existe algo especial respecto a la formación de este exoplaneta», ha añadido.
A comienzos de este año la NASA lanzó al espacio la sonda Kepler, cuya misión central es buscar planetas rocosos que pudieran tener características similares a la Tierra. Según los astrónomos, pasarán más de diez años en esa misión antes de que se pueda encontrar un planeta que pudiera albergar señales de vida como la de la Tierra.
Y cuando ocurra la detección de compuestos orgánicos, «eso no significará necesariamente que existe vida en ese planeta porque hay otras formas de generar esas moléculas», ha aclarado Swain. Según el científico, los exoplanetas están demasiado lejos de la Tierra como para enviar sondas hasta ellos y la única forma de estudiarlos es a través de los telescopios, cuyos sistemas espectroscópicos son un importante instrumento para determinar su composición química y su dinámica.

Cortesía de ABC, España

Astronomia
chatroulette chatrandom