Estampas de Buenos Aires

Blog de Carlos Szwarcer en Monografias.com

 

Efemérides

El 50° Aniversario del Jardín Japonés

Por Carlos Szwarcer

El Domingo 4 de junio de 10 a 18 hs organiza la Fundación Cultural Argentino Japonesa Los festejos se desarrollarán en el Jardín Japonés y en las afueras en la Av Berro. Se presentarán 100 stands de regalería, de artesanías, de distintas disciplinas de la cultura japonesa incluida la gastronómica.

Se inaugurará el Torli, pórtico típico y el descubrimiento de la placa conmemorativa de los 50 años, shows de tambores japoneses, danzas y canciones, baile participativo, bandas musicales y la gran presencia de la Banda Militar “Tambor de Tacuarí” del Regimiento de Infantería 1 Patricios.

Programa de Actividades: información http://www.eldiariodeturismo.com.ar

Entrada Libre y Gratuita

Complejo Cultural y Ambiental Jardín Japonés

El Complejo Cultural y Ambiental Jardín Japonés se creó en 1967 por dos motivos fundamentales: para recibir en aquel entonces a los Príncipes Herederos, actuales Emperadores Akihito y Michiko y como agradecimiento al pueblo argentino por haber recibido con tanto cariño a la inmigración japonesa. La Colectividad Japonesa le pidió permiso a la Municipalidad de Buenos Aires para construir un Jardín Japonés, dicha entidad decidió autorizar la construcción del Jardín en la Plaza Japón alrededor del Faro denominado Tourou que fue donado por el gobierno japonés por los festejos de los 150 años de la revolución de Mayo. La colectividad japonesa a través de la Embajada del Japón en la Argentina decide donar en aquel entonces a la Municipalidad de Buenos Aires el símbolo de gratitud y amistad que es el actual Jardín Japones de Palermo. La Fundación Cultural Argentino Japonesa lo administra desde 1989 hasta la actualidad y tiene los siguientes objetivos: Mantener este patrimonio histórico, cuidar el Medio Ambiente y difundir cultura japonesa de excelencia.

Símbolo de amistad entre Argentina y Japón, es un jardín de meditación, recreación y contemplación. Administrado por la Fundación Cultural Argentino Japonesa desde 1989 con el compromiso de Preservar este patrimonio histórico, cuidar el Medio Ambiente mediante la conservación de este magnífico espacio verde y la difusión de la Cultura Japonesa.

Tiene una superficie de 3 hectáreas con una cascada que representa los avatares de la vida. Infinidad de piedras traídas de la provincia de Córdoba que representan el silencio.

Un gran lago con infinidad de peces multicolores, carpas Koi. Por su característica de nadar contra la corriente, estos peces representan al niño varón por su perseverancia, tenacidad, longevidad y fortaleza. Todos los 5 de mayo en Japón,  se enarbolan banderas del Koi anhelando que los hijos crezcan con estos valores, así las familias se reúnen y comparten el Hishimochi-pastel de arroz  y beben el Shirozake-sake dulce.

Es un jardín en cuyo diseño se encuentra en cada espacio su significación: sus puentes, el Taiko Bashi (puente curvo) que comunica la vida terrenal a la vida celestial, es muy dificultoso para atravesar haciendo el paralelismo en sortear los obstáculos de la vida. El puente de las Decisiones, Yatsu Hashi, la tradición cuenta que cuando una persona realiza una elección hace un camino de zigzag y de esta manera puede procurar hacer un “cambio de mirada” y así llegar a una decisión certera.

La primera Campana de la Paz Mundial se hizo con medallas y monedas donadas por otros países emplazada en el edificio de las Naciones Unidas en 1954. Se la reccibió en 1995 y la Asociación de la Campana de la Paz Mundial designó el 21 de septiembre el Día de la Paz en el mundo, por ello el Jardín se suma a este momento y los visitantes disfrutan de la posibilidad de tocar la campana y rogar por la paz en el mundo.

El Jardín se destaca por el colorido de sus flores, entre ellas resaltan las azaleas, sakura-flor del cerezo, lirios, camelias, magnolia púrpura, y actualmente cuenta con un hermoso rosal. El kuromatsu, pino negro y el akamatsu, pino rojo especies autóctonas japonesas simbolizan la prosperidad.

Dentro de este gran complejo se pueden apreciar un restaurant de exquisita cocina tradicional japonesa, una casa de artesanos para llevar el mejor recuerdo y un vivero con especies autóctonas y típicas japonesas como bonsai, kokedama, sakura y azaleas.

Uno de los sitios emblemáticos es la Casa de Té- Chashitsu. Construida en 2011 con la donación de los elementos de interior por la Flia Shimane de Tokyo,  las maderas para los cimientos por la Flia Furusho de Misiones y toda la colaboración de Toyota Argentina y los amigos del Jardín se pudo concretar el anhelo de construir este espacio único. Donde semana a semana se les brinda al público visitante la Ceremonia de Té del Jardín Japonés con el exquisito Sencha-té verde denominado Miryoku que lo produce una familia japonesa en Misiones.

El departamento de cultura realiza distintas actividades difundiendo la cultura japonesa entre ellas: origami (plegado de papel), ikebana (arte del arreglo floral), bonsai (cultivo en bandeja), pintura japonesa (Sumie, Nihonga y Suibokuga), caligrafía, cerámica, laca, kimono, orquídeas, etc. Se desarrollan talleres y demostraciones de: shiatsu (digitopuntura japonesa), reiki, meditación zen, reflexología podal, auriculoterapia, origami, etc. Se destacan los espectáculos de artes marciales como judo, karate, sumo y aikido, danzas japonesas, taiko (tambores japoneses), anime y manga (comics japoneses).

El Jardín Japonés fue declarado de interés turístico por la Subsecretaría de Turismo del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y  “Bien de Interés Histórico-Artístico Nacional” según Decreto 652/2008. Está situado en Av. Casares y Av. Figueroa Alcorta.

Todos los sábados y domingos y feriados a las 11 hs. Visitas Guiadas gratuitas: Para conocer los secretos del Jardin Japonés desde la entrada principal Hokkaido Mon sobre las Av. Berro y Casares.

Para mas información: informes@jardinjapones.org.ar

y al teléfono 4804-9141 int 19 y www.jardinjapones.org.ar

El Jardín Japonés no recibe ningún tipo de subvención, ni del gobierno japonés, ni del gobierno nacional ni del gobierno de la CABA, se autofinancia con el ingreso de las entradas. Entrada general de $95.- Jubilados, pensionados y menores de 12 años Gratis con DNI.


FUENTE:

.) http://www.eldiariodeturismo.com.ar

.) Fundación Cultural Argentino Japonesa – Complejo Cultural y Ambiental Jardín Japonés

.

Estampas de Buenos Aires. Blog de Carlos Szwarcer en Monografías.com

Artículos Periodísticos, Barrios, Colectividades, Concursos-Exposiciones- Convocatorias, Conferencias-Cursos-Charlas, Efemérides, Eventos Culturales, Fotos e imágenes de la Ciudad, Japoneses, Preservación del Patrimonio Cultural

Exposición: Imaginando el 25 de mayo. La construcción de un mito.

por Carlos Szwarcer


Exposición temporaria: “Imaginando el 25 de mayo. La construcción de un mito”

Desde el 18 de mayo hasta el 30 de septiembre de 2017,

en el Museo del Cabildo de la Ciudad de Buenos Aires

Actividad gratuita

Información:

Martes 10:30 a 17:00 / Miércoles 10:30 a 17:00 | Jueves 10:30 a 20:00 | Viernes 10:30 a 17:00 | Sábado 10:30 a 17:00 | Domingo 10:30 a 17:00 | Feriados 10:30 a 17:00

Daguerrotipo más antiguo del Cabildo (1852)

Es una muestra de imágenes y fotografías que busca investigar en qué momento y cómo se construyó el imaginario de la Revolución que la población argentina tiene presente. Los paraguas, las damas antiguas, el Cabildo son imágenes que asociamos al 25 de mayo de 1810, pero ese día no había nadie pintando lo que sucedía; todas las imágenes fueron creadas posteriormente, entonces ¿ cómo imaginamos y creamos ese mito?

Interesante para comprender cómo chicos, maestros, publicitarios, almaceneros, comités de festejos municipales de todo el país y más reflejan su representación de esta fecha, que no es una fecha más para nuestra historia.

La muestra se realiza en el Museo Nacional del Cabildo y la Revolución de Mayo, Bolívar 65, Ciudad de Buenos Aires

.

Estampas de Buenos Aires. Blog de Carlos Szwarcer en Monografías.com

Artículos Periodísticos, Barrios, Concursos-Exposiciones- Convocatorias, Efemérides, Preservación del Patrimonio Cultural

DÍA DEL CIRCO

Por Carlos Szwarcer

En la Argentina, el 6 de octubre se celebra el Día del Circo en homenaje a Pepe Podestá, que nació ese día de 1858 en Montevideo y que desarrolló aquí una labor pionera, generó las bases del circo criollo e inventó al genial personaje “Pepino el 88″, un payaso que fue modelo del cómico rioplatense. Falleció el 5 de marzo de 1937 en La Plata(Pcia de Buenos Aires)

Pepe Podestá

Pepe Podestá

***

Un recuerdo para otros grandes del género, como Pepe Biondi, José “Pepitito” Marrone, Carlitos Balá, Carlitos Scazziota, Firulete (Gerarado Samaniego), acompañado por Santiaguito, y tantos otros…

***

Algo de historia: “En Buenos Aires el primer teatro estable fue el de La Ranchería, que funcionó en la actual calle Perú entre Moreno y Alsina, desde 1783 hasta su incendio en 1792. Pasaría todavía un largo siglo para que apareciera el teatro gauchesco, con la obra Juan Moreira, sobre textos de Eduardo Gutiérrez, interpretada, como pantomima, por la Cía. Podestá en 1884, en el picadero circense de los hermanos Carlo y el 10 de abril de 1886, en su versión hablada, en Chivilcoy, provincia de Buenos Aires. El teatro nacional daba sus primeros pasos en el Circo Criollo

En tanto el circo, presente desde antaño en el Río de la Plata, había comenzado una lenta renovación hacia mediados del siglo XIX, experimentaría cambios significativos y acordes con los tiempos sociales y culturales que se vivirían. Sus símbolos, en el último cuarto del siglo, fueron tres extraordinarios payasos: el genovés Pablo Raffetto, experto en lucha grecorromana; el inglés Frank Brown, Rey de los Clowns; y José Pepe Podestá, creador del famoso payaso Pepino el 88, el más prestigioso de un clan familiar.

Los empresarios circenses como Raffetto, los Podestá o los hermanos Carlo, alrededor de los años 90, comenzaron a incorporar payadores y obras dramáticas, ofreciendo un espectáculo amplio y variado que iba de la risa al llanto, de la música a la crítica social. Fueron estas notas distintivas las que le dieron al circo, no sólo una misión de diversión o pasatiempo, sino de trascendencia en la formación del acervo nacional, reconociéndosele características de “mediador” entre los diferentes espacios culturales e “integrador social”.

(Fragmento de “Prehistoria del Teatro Maipo”, Carlos Szwarcer  en “Todo es Historia” Nº 436. Noviembre de 2003, Buenos Aires. Argentina).

Estampas de Buenos Aires. Blog de Carlos Szwarcer en Monografías.com

Artículos Periodísticos, Efemérides, Preservación del Patrimonio Cultural, Teatro

Teatro Esmeralda. Inaugurado 1 de octubre de 1915.

Por Carlos Szwarcer

Los distintos nombres de Teatro Maipo…

Un 1 de octubre de 1915 se inauguró el Teatro Esmeralda. Su nuevo empresario era José Costa.

El perodismo lo anunciaba con entusisamo,  ya que la sala inaugurada el 7 de mayo de 1908 con el nombre  ”SCALA” hacía 3 años que se encontraba sin actividades.

“Los diarios del 1º de octubre de 1915 informaban: Se INAUGURA esta noche el Teatro Esmeralda que ocupa locales del antiguo Scala, muy reformado. La nueva sala es agradable, moderna y elegante; por el tono claro de su decorado y sencillez en la ornamentación; 300 plateas, bastantes palcos, carece de paraíso y tertulia”.

Fachada del teatro circa de 1910

La sala inaugurada el 7 de mayo de 1908 con el nombre “Scala”, el 1 de octubre de 1915, además de presentar modificaciones en el interior del recinto se le cambió el nombre a “Esmeralda”. A partir del 14 de agosto de 1922 de lo denominó “Teatro Maipo”.

Fuente:

Textos e imágenes del libro “Teatro Maipo. 100 años de historia entre bambalinas”. Carlos Szwarcer (Ed. Corregidor. 2010)

Estampas de Buenos Aires. Blog de Carlos Szwarcer en Monografías.com

Artículos Periodísticos, Efemérides, Eventos Culturales, Preservación del Patrimonio Cultural, Teatro

Día del Locutor

Por Carlos Szwarcer

Día del Locutor

Esta fecha se instituyó cuando veintiún argentinos dedicados a esta profesión fundaron en Buenos Aires la Sociedad Argentina de Locutores, el 3 de julio de 1943.


Los locutores en ese momento se hallaban muy distanciados, al ser parte de radios que diferían en sus orientaciones y, en ocasiones, también competían por audiencia. Sin embargo, la propuesta de crear una entidad gremial de Jorge Omar Del Río halló eco pronto y, ese 3 de julio de 1943, en una sesión extendida hasta las cuatro de la mañana, se creó la Sociedad Argentina de Locutores.

.

Estampas de Buenos Aires. Blog de Carlos Szwarcer en Monografías.com

Artículos Periodísticos, Crónicas-Ensayos, Efemérides

Carlos Gardel: se cumplen 81 años de su muerte

Por Carlos Szwarcer

24 de junio. A 81 años de la muerte de CARLOS GARDEL

La Revista “CARAS Y CARETAS” en su número 1918, del 6/7/1935, publicó:

CARLOS GARDEL HA MUERTO

“Hay un crespón en las guitarras y un nudo de angustia llorosa en la garganta… En alma popular se trueca en sombra y silencio porque Carlos Gardel ha muerto… ¿ Qué hacen los pájaros cuando se mueren ? ¿ A dónde van sus almas ? “

Estampas de Buenos Aires. Blog de Carlos Szwarcer en Monografías.com

Artículos Periodísticos, Barrios, Canciones, Efemérides, Eventos Culturales, Fotos e imágenes de la Ciudad, Poesías y otros territorios de las musas, Preservación del Patrimonio Cultural

Jorge Luis Borges. A treinta años de su muerte.

Por Carlos Szwarcer

JORGE LUIS BORGES
24 de agosto de 1899, Buenos Aires / 14 de junio de 1986, Ginebra, Suiza

MAESTRO… ABSULUTAMENTE IRREPETIBLE…

Desde hace treinta años Jorge Luis Borges es parte de la “Historia de la Eternidad”. Los siete guerreros de su lápida del cementerio de Plainpalais,  custodian la efímera frescura de rosas y crisantemos colocados hoy en su honor.

.

Fotografía: Sylvia Plachy

.

Estampas de Buenos Aires. Blog de Carlos Szwarcer en Monografías.com

Artículos Periodísticos, Efemérides, Fotos e imágenes de la Ciudad, Narrativa-Cuentos-Relatos, Poesías y otros territorios de las musas, Preservación del Patrimonio Cultural

Circuito Cultural Barracas cumple 20 años

El Circuito Cultural Barracas cumple 20 años. Comparte con nosotros imágenes históricas para recordar algunos de sus espectáculos.





“Bronces Metafóricos del Circuito
Sumate! Vos también podés ser parte de los Bronces Metafóricos.
En el marco de los 20 años de nuestro Teatro Comunitario de Barracas elaboramos esta propuesta para todos los que, con su aporte desinteresado, apuestan a la creatividad como hecho colectivo.
Llamanos o escribinos y te contamos cómo hacerlo”

Para seguir festejando estos 20 años, el Circuito restauró su histórico mural.

Copyright © 2016 Junta de Estudios Históricos de Barracas, All rights reserved.

Junta de Estudios Históricos de Barracas

Av. Montes de Oca 1316

Buenos Aires, Capital Federal 1271

Argentina
Estampas de Buenos Aires. Blog de Carlos Szwarcer en Monografías.com

Artículos Periodísticos, Barrios, Concursos-Exposiciones- Convocatorias, Efemérides, Eventos Culturales, Fotos e imágenes de la Ciudad, Preservación del Patrimonio Cultural

José Ortega y Gasset. El pensador español que quería ser argentino

Por Carlos Szwarcer

El pensador español que quería ser argentino

Ortega conoció a la Argentina en época de crisis. Su mandato “¡argentinos, a las cosas!” surgió de una relación íntima con el país, incluidas sus mujeres, y de una añoranza de “vida criolla”. Ese mandato suponía un diagnóstico que aún tiene vigencia: el fondo de descontento y tristeza de los argentinos, su sensación de ambiciones frustradas por anticipado, la búsqueda de modelos antes que de soluciones propias, les impedía usar a fondo su excepcional capacidad.

En 1939 José Ortega y Gasset nos decía desde una conferencia en La Plata: “¡Argentinos, a las cosas, a las cosas! Déjense de cuestiones previas personales, de suspicacias, de narcisismos. No presumen ustedes el brinco magnífico que daría este país el día que sus hombres se resuelvan de una vez, bravamente, a abrirse el pecho a las cosas, a ocuparse y preocuparse de ellas directamente y sin más, en vez de vivir a la defensiva, de tener trabadas y paralizadas sus potencias espirituales, que son egregias, su curiosidad, su perspicacia, su claridad mental secuestradas por los complejos de lo personal”. Ortega le hablaba a un pueblo joven haciéndose nación en tiempos de crisis internacional, después de una depresión financiera, saliendo de la guerra civil española y entrando a la segunda guerra mundial. En este contexto convulsionado y a pesar de que como extranjero vivía un exilio ambulante, llegó a Buenos Aires sintiendo que esta ciudad porteña a la que había visitado en tres viajes, el de 1916, 1928 y 1939-42, le refrescaba y regalaba primaveras, podando sus decrepitudes de europeo. La ciudad le instauraba en una nueva vida a pesar de que el aire de Buenos Aires olía mal a causa de la nafta y de que tenía muchos aspectos broncos y ásperos en su entretejido social de vida adolescente.

Un aspecto que resaltó Ortega del argentino y del sudamericano en general era el fondo de descontento y tristeza, de “extraña insatisfacción” que acarreaba desde su emancipación. Su existir era un puro afán que se consumía en sí mismo sin llegar a su logro. El argentino sobre todo, no paraba de hacer cosas y a la par dejaba la impresión de vivir una vida con pobre programa. Sin embargo como visitante, siempre que llegaba por el puerto del Río de la Plata soñaba con haber vivido una posible vida criolla, empapándose de ese sabor que escondía la vida americana que en su persona dejo resonancias profundas. Su encuentro amoroso con Victoria Ocampo en 1916, su sólida amistad en los años 20 con Elena Sansinena de Elizalde, presidenta de Amigos del Arte, y otras relaciones con mujeres porteñas, tuvieron mucho que ver con esta añoranza de una posible vida criolla no vivida. Decía en 1929 que la sentía como un muñón y que a la hora de escribir sus memorias los argentinos y argentinas estarían muy cerca de su vida afectiva y efectiva otorgándole gran importancia a esa parte de su existencia criolla imaginaria, “desnucadas antes de nacer”. Por este mismo vínculo sentimental, al aplicar su bisturí crítico al modo de vivir de los argentinos, aseguraba que sus palabras taxativas no eran mera frivolidad de discurso oficial, que su mensaje era una enorme deuda que tenía con un país que era parte sustancial de sí mismo. A los argentinos les debía emociones hondas, pensamientos, experiencias que llegaron a formar parte de su filosofía universal.

Para devolverle a la sociedad argentina el beneficio de esta intromisión intelectual y personal, Ortega arrimó resueltamente el hombro allí donde él veía que hacía falta, precisamente en su hacerse como nación. Sin desconocer la gran vitalidad histórica de su gente, sin negar sus resortes magníficos y potencialidad para ser una gran nación, en medio de una gran perfomance económica encontraba a los argentinos desmoralizados. La Pampa tan generosa seguía prometiendo. En 1929, en plena crisis europea, este enorme horizonte hacía ademanes de abundancia y concesión. Describía las ruedas de los molinos mecánicos que se alzan en la pampa como auténticas ruedas de la fortuna. Pero cuando las promesas no se cumplían la derrota era atroz. Se asistía entonces a una fractura del sueño promisorio en el que, al no realizarse, los argentinos quedaban atónitos, como perdidos en un vacío. Sentían melancólicamente el hueco de su propia vida evaporándose con sus fortunas y prestigios nacionales o particulares.

Advertía Ortega en el 29 que se hablaba mucho de la Argentina; demasiado en proporción a lo que realmente era el país. Esta sociedad sudamericana hacía mucho ruido en el mundo y se hablaba casi siempre mal del argentino como símbolo de humanidad deficiente. Ortega no compartía esta visión negativa, lo cual no le impedía hurgar en los síntomas graves de sus recurrentes crisis políticas y sociales. Encontraba que la mera fuerza mecánica de su éxito económico no bastaba para explicar su existencia. Encontró en épocas de Yrigoyen un Estado sólido, rígido, con grave empaque, separado por completo de la espontaneidad social, vuelto frente al individuo con rebosante autoritarismo. Le hacía recordar al modelo estatal de Berlín. Tenía perfil jurídico pero ejercía el rol del gendarme de instituciones públicas y privadas. No le dio tanta importancia Ortega a las irregularidades administrativas, prefería destacar el alto módulo que tenía el Estado de sí mismo, lo que producía la utopía de un proyecto nacional incumplido proyectándose en una existencia “chabacana”.

Sospechaba Ortega que la causa mayor de su progreso dependía de la fertilidad de sus tierras y del factor económico ganadero. Esta eterna prosperidad agroganadera, anulaba otras germinaciones sociales produciendo broncas irracionales en un Estado convertido en máquina formidable. Las masas en tiempos de Yrigoyen estaban encantadas de ver a su Estado funcionando arrolladoramente, triturando toda voluntad indócil que se le enfrentara. Temía Ortega en tiempos de bolchevismo y fascismo europeo que este modelo de Estado autoritario argentino aplastara la espontaneidad social y creativa del ciudadano o de grupos particulares. Desconfiaba de la valoración “hipertrófica” del Estado que transitoriamente padecían las naciones europeas.

Sin embargo el gran peligro del sueño argentino pasaba por la creación de una ilusión óptica facilista que pintaba avenidas seductoras de inconmensurable prosperidad mientras el ciudadano medio parecía vivir encorsetado en una coraza, sin una realidad social congruente y sin continuidad en el sueño americano. Frente a las cosas, los argentinos fabricaban modelos excesivos que no servían para entenderse entre sí mismos. Vivían a la defensiva, inseguros, hablando por delante de las cosas, ocupados en defender su persona sin que nadie la atacara. Este vivir en estado de sitio cuando nadie asediaba, le resultaba a Ortega un instinto extraño. El argentino, afirmaba Ortega en su ensayo El hombre a la defensiva, ocupaba la mayor parte de su vida “en impedirse a sí mismo vivir con autenticidad”. Esa preocupación defensiva frenaba y paralizaba su ser espontáneo y dejaba sólo en pie su persona convencional inauténtica. A pesar de que al argentino le caracterizaba la audacia, la viveza criolla, este argentino no sentía su conciencia tranquila manifestándose detrás de una careta simuladora, siempre en peligro de verse desplazado por el apetito de los demás.

Este carácter defensivo Ortega lo atribuía en parte al efecto de la inmigración, a la que no pinta con el romanticismo usual del mito del crisol de razas. Para Ortega el fenómeno consistía de miles y miles de hombres nuevos llegando a la costa atlántica con un feroz apetito individual, carentes de toda interior disciplina, gente desencajada de sus sociedades nativas, un inmigrante abstracto, italiano, español o sirio que había reducido su personalidad a la exclusiva mira de hacer fortuna, dejando libre la audacia. Esta exageración del apetito económico a cualquier precio no sólo generaba abusos y corrupción, era también rasgo inevitable que sometía al ciudadano a la presión de otros apetitos en torno. Encuentra Ortega al argentino, antes de la gran depresión internacional, excesivamente preocupado porque no sabía vivir de sí mismo al fallar los apoyos y alianzas comerciales del exterior. Sacrificaba en pro de lo económico otros aspectos de la vida íntima del argentino, movilizándose en una sociedad con profesionales en alerta para no perder puestos de trabajo, sobre todo en entidades públicas de carácter rentista, poco eficientes y de espaldas al bien común. Le interesaba a este burócrata su puesto público para hacer fortuna y ascender en la jerarquía social, siendo los oficios “camisas de serpiente” que mudan, salvo que en Argentina no suelen ni siquiera ser de la serpiente que las viste.

Otro aspecto que indicó Ortega era la incapacidad del Estado de realizar una cohesión social y nivelación de clases equitativa. Hasta 1939 encontraba al hombre factoría en la periferia de la nacionalidad. La Argentina con su ritmo acelerado no le permitía a sus clases integrase socialmente. El ritmo de improvisación y aceleramiento argentino no conducía a una lenta asimilación de sus componentes sociales ya que su propia pujanza no conducía a políticas más estables como se daba en Chile y Uruguay.

A pesar de sus profundas críticas sobre los elementos que paralizan al argentino, entre los cuales incluyó su excesivo narcisismo, Ortega afirmaba que este pueblo era el más vigoroso que existía en Sudamérica, aun cuando le faltaba liderazgo y minorías enérgicas que suscitaran una moral nueva. El día en que estas minorías enseñaran al hombre argentino a aceptar hondamente su destino, a existir formalmente y no gesticulando o representando un rol imaginario de imagen ideal, Ortega aseguraba que “la Argentina ascenderá de manera automática en la jerarquía de las más altas calidades históricas, porque el hombre del Plata es uno de los mejores dotados que acaso hay”.

Fuente:

http://edant.clarin.com/suplementos/cultura/2005/10/08

.

Estampas de Buenos Aires. Blog de Carlos Szwarcer en Monografías.com

Artículos Periodísticos, Desde afuera..., Efemérides, Fotos e imágenes de la Ciudad, Poesías y otros territorios de las musas

Villa Devoto celebra su 127° aniversario

Por Carlos Szwarcer

Hace 127 años un 13 de abril la Municipalidad de Buenos Aires aprobaba los planos presentados por el Banco Inmobiliaria autorizando el inicio de la nueva urbanización de Villa Devoto.

El viernes 15 de abril a las 19:30 horas en el salón de Actos de la Escuela Antonio Devoto, calle Mercedes  4002, Villa Devoto (Ciudad de Buenos Aires), se recordará no sólo el aniversario de la Villa sino también un hecho significativo: en 1916, 100 años atrás, Don Antonio Devoto obtenía, por parte de la Corona Italia, el titulo honorífico de Conde.

Estampas de Buenos Aires. Blog de Carlos Szwarcer en Monografías.com

Artículos Periodísticos, Barrios, Efemérides, Eventos Culturales
chatroulette chatrandom

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda