Estampas de Buenos Aires

Blog de Carlos Szwarcer en Monografias.com

 

Crónicas-Ensayos

SEPHARDIC CHARM (HECHIZO SEFARADÍ)

Por Carlos Szwarcer

.

Tengo el agrado de dar a conocer la traducción al inglés realizada por Steve Sadow (profesor emérito de Literatura Latinoamericana en Northeastern University en Boston.) de un cuento breve de mi autoría: HECHIZO SEFARADÍ. La narración -basada en hechos reales -  fue publicada originalmente en castellano en la Revista“Los Muestros” Nº 54. Marzo de 2004 (Bruselas, Bélgica).

Dicha traducción fue incorporada al  “Steve Sadow’s Idea Bank”, sitio web dedicado a generar y difundir un archivo relacionado con el arte y la literatura judía latinoamericana.

Presentacion y traducción al inglés (”SEPHARDIC CHARM”), realizada por Steve Sadow y más abajo la version original: “HECHIZO SEFARADÍ”

.

Carlos Szwarcer is a Jewish-Argentine historian, journalist and short-story writer. He is a specialist in the history of Sephardic Jews of Argentina, and he has collected many oral testimonies from older people in Sephardic neighborhoods of Buenos Aires.

.

SEPHARDIC CHARM

By Carlos Szwarcer

.

José is more than eighty years old. He was born in Villa Crespo, a neighborhood of Buenos Aires. His childhood was tightly linked to 400 block or Gurruchaga Street and the area nearby; he grew up in “amidst the Yudería,” the part of the area inhabited by Sephardic Jews who spoke Ladino. José had unique characteristic that stood out even within the multicolor universe of Villa Crespo, where the Yiddish-speaking Ashkenazi Jews were by far the majority of the Jewish community. All these Jews co-exited with Spaniards, Italians, Muslims, Greeks, Armenians and others. However, from the early decades of the twentieth century, Gurruchaga was a typical side street of Smyrna, Turkey.


In fact, José, nicknamed “Pepe” wasn’t a Sephardic Jew, but he looked like one. He was the descendant of one of so many tenants of Spanish origin, who lived mixed in with hardworking and modest family members from distinct ethnic groups. The majority of Pepe’s friends were” Sephardic Turks” and he knew their costumes perfectly, to the point that, you could say he was one of them. He even went to the temple on Camargo Street, in the early evening, to earn tips for helping distribute skullcaps to the men coming in to pray.


The thirties were difficult, though even during a crisis situation, the families, in general, made do with the little they had. Stories about those times tend to portray daily life with a veneer of happiness, product of a time that that seems to have been enjoyed with little things, and even the difficulties, derived from an uncomfortable economic situation, are today remembered with humor or by remembering mischief and pranks.


Pepe recalls that “his brother worked in the poultry shop on Guchurraga Street, plucking chickens, and my mother sent me to buy there. Broken eggs would be sold cheaper, and I would go there with a “milk can,” and I said to Galizy, the owner of the shop. “Hello, don Juan, my mother wants to know if can give me a dozen broken eggs.” And he answered me, “Yes, of course, go on, tell Cholo.” And I told my brother, who went to the back, grabbed unbroken eggs, broke them and threw then into the milk pail, but instead of 12 he threw in about 50. And when I came out, I said, “My brother says, that here they are.”  With his face reddening and nostalgic for that ruse, don Pepe continued, “And my mother stepped on all of them, shells and all and strained them and make pastries in the way the Turks (Sephardic Jews) had taught her. They were called “esponyada,” Spanish bread. Then, with what was left over, she added a bit of flour and stirred the dough with a spoon formed it as if it were a fried egg, and make pastries called “Mulupitas.” She carried the platter to the pastry shop, for them to be baked. We learned from the Turks,. and we ate a lot.” He guffawed.

He claims to know many tunes that the Turks used to sing, and delving into his memory, his light eyes became moist, he began to relive, with some difficulty, but a lot of pleasure, some fragments: Ay! Yo me la llevé / abajo del puente / cuántos cuentos le conté / ni me lavo ni me peino / ni te pongas la mantilla / hasta que venga mi novio de la guerra de Sevilla. Y Pepe sigue entonando: Ay! Sí, ven Pupula ven / Pupula, ven no te desbragues/que aquí nos pueden ver / toma por aquí toma por allí…”(Ay, I brought her/under the bridge… I told her so many stories… I won’t wash, I won’t comb my hair… don’t put on the mantilla/until my boyfriend comes from Seville.) And Pepe went on singing, “Sí, ven Pupula ven / Pupula ven no te desbragues / que aquí nos pueden ver/ toma por aquí toma por allí…” (“Yes, come, Pupula, come Pupula, come, don’t get undressed/They can see us here/ drink here here/drink from from there… “).

Certainly, he had so much contact with the Sephardic Jews that he found himself fascinated by it; the meals, the songbook, the proverbs: Mucho i bueno ke te de el Dió”,( That God give you much and good;” Kamino de leche i miel ke se te haga” Let you be given a path of milk and honey:” and above all, la “grazie de sus muyeres”, “the grace of the women” cause him to fall in love with the daughter of a worker in the Sephardic temple around the corner. The bride’s parents asked him only that they woundn’t marry in the church and wished for them thec“parida de hiyos” “the birth of children.”

It is surprising to hear in this native-born Argentine with a Basque surname, the perfect cadence and intonation of dyudesmo (Ladino,) so carefully and pleasingly chosen from the trunk where the dearest experiences are kept, while his face was once more illuminated, as with someone who suddenly found a place and time in which his happiness began.

This testimonial, that is part of the history of an average family in Villa Crespo, is the reflection of the living together and integration in a social environment, where the Sephardi world, as we have observed was and continues to be a source of enchantment and seduction, so many times irresistible.


Translated by Steve Sadow

.

Steve Sadow y Carlos Szwarcer (octubre 2017)

———–

HECHIZO SEFARADÍ

Por Carlos Szwarcer

.

José tiene más de 80 años. Nació en  Villa Crespo, Buenos Aires. Su niñez estuvo estrechamente ligada a la calle Gurruchaga al 400 y sus cercanías; creció en “el medio de la Yudría”, sector del barrio en el que se concentraban los sefaradíes de habla judeo-española. El lugar tenía características muy especiales que sobresalían aún dentro del universo multicolor de Villa Crespo, donde los ashkenazíes (1) eran inmensa mayoría entre los judíos. Todos ellos coexistían con españoles, italianos, musulmanes, griegos, armenios, etc., pero desde las primeras décadas del siglo XX, Gurruchaga, ubicada entre Corrientes - por entonces llamada Triunvirato – y Camargo,  fue una típica callejuela de Izmir (Esmirna).

En verdad, José, apodado “Pepe”, no era sefaradí… pero lo parecía; era descendiente de una de las tantas familias de origen español de los inquilinatos donde convivían entremezcladas parentelas de distintas etnias, humildes y trabajadoras. La mayoría de los amigos de Pepe eran “turcos sefaradíes”  y  conocía a la perfección sus costumbres, a tal punto que, se podría decir, era uno de ellos. Si hasta iba con aquella “barrita sefaradí”, a la tardecita, al templo de Camargo al 800 para  ganarse unas monedas de propina  ayudando a distribuir las kipás (2) a los varones que ingresaban  a orar.

Los años 30 del siglo pasado fueron difíciles, aunque dentro de una coyuntura de crisis, generalmente las familias se conformaban con poco. Los testimonios tienden a recordar lo cotidiano desde aspectos muchas veces presentados bajo un barniz de felicidad, producto de un tiempo que parece haber sido disfrutado con pequeñas cosas y aún las dificultades, derivadas de una incómoda situación económica,  hoy  son expresadas desde el humor o rememorando picardías o travesuras.

Pepe cuenta que  su  “hermano trabajaba en la pollería de la calle Gurruchaga, pelaba pollos y mi  mamá me mandaba a comprar allá. Los huevos rotos los vendían más baratos y yo iba con una “lechera”  y  le decía a Gallizy - el dueño del local - ‘Hola, don Juan, dice mi mamá si me puede dar  una docena de huevos rotos’. Y él me contestaba  ‘Sí, claro, andá, decile al Cholo’.  Y yo le decía a mi hermano, que se iba al fondo, agarraba los huevos sanos, los golpeaba y los tiraba a la lechera, pero en vez de 12 tiraba como 50 huevos y cuando salía yo le decía ‘Dice mi hermano que ya está don Juan’.  ‘A  ver, qué te voy a cobrar si están todos rotos’ y no me cobraba nada”.  Con el rostro encendido y nostálgico por el recuerdo de esa artimaña Don Pepe continúa: “Y mi mamá pisaba todo, con cáscara y los colaba y hacía una masita que le enseñaron los turcos (sefaradíes), que le llamaban “pan esponyado”,  pan de España, después con lo que le quedaba le agregaba un poco de harina y estiraba la masa con una cuchara y se hacía como un huevo frito y hacía unas masitas: ‘Mulupitas’ y llevaba la fuente a la panadería para que se la hornearan. Aprendimos de los turcos… comíamos a cuturadas.”(3).  Ríe a carcajadas.

Asegura conocer muchas temas que cantaban los turcos y hurgando en su memoria, en tanto se humedecen sus ojos claros, alcanza a revivir con cierta dificultad, pero mucha alegría, algunos  fragmentos: “Ay! Yo me la llevé /  abajo del puente / cuántos cuentos le conté  / ni me lavo ni me peino /  ni te pongas la mantilla /  hasta que venga mi novio  de la guerra de Sevilla. Y Pepe sigue entonando Ay! Sí, ven Pupula ven /  Pupula ven no te desbragues /  que aquí nos pueden ver / toma por aquí toma por allí…”

Claro que fue tanto el contacto con el mundo sefaradí que se vio embelekado; las comidas, el cancionero, los refranes:  “Mucho i bueno ke te de el Dió”, “Kamino de leche i miel ke se te haga” y, sobre todo,  la “grazia de sus muyeres”, hicieron  que se enamorara de la hija de un operario  del templo sefaradí de la vuelta. La familia de la novia solamente le pidió que no se casaran por iglesia y les deseó “parida de hiyos”.


Sorprende escuchar en este criollo de apellido vasco, la perfecta cadencia y entonación de sus palabras en dyudesmo, tan cuidadosa y gratamente elegidas del baúl donde se guardan las vivencias más queridas, mientras se ilumina una vez más su rostro, como quién de pronto encontró un lugar y un tiempo en el que comenzó su felicidad.

Este testimonio, que es parte de la historia de una familia común de Villa Crespo, es reflejo de la convivencia e integración en un ámbito de diversidad cultural, donde el mundo sefaradí, como observamos, fue y sigue siendo una fuente de hechizo y seducción, muchas veces irresistible.

Notas

1) Judíos de habla idish.

2) Pequeño sombrero para cubrir la cabeza durante las ceremonias en el templo.

3) En mucha cantidad.

* Publicado en: “Los Muestros” Nº 54. Marzo de 2004. Bruselas. Bélgica.

.

Estampas de Buenos Aires. Blog de Carlos Szwarcer en Monografías.com

Artículos Periodísticos, Barrios, Colectividades, Crónicas-Ensayos, Preservación del Patrimonio Cultural, Sefaradíes

Antisemitismo: principal discriminación entre los porteños

Por Carlos Szwarcer

El antisemitismo fue el principal motivo de denuncias por discriminación recibidas en la Fiscalía de la Ciudad durante el año 2016. En total concentró un 22 por ciento de las 210 investigaciones que fueron encuadradas como infracción al artículo 66 del Código Contravencional (Discriminar) y de la Ley 23.952 (Penalización de actos discriminatorios).

El segundo motivo de discriminación denunciado fue por características físicas (aspecto, discapacidad, condición de salud, características genéticas), con un 19 por ciento del total. Asimismo, la identidad sexual fue el móvil del 18 por ciento de las denuncias por discriminación, seguido de un 17 por ciento relacionado con la xenofobia.

En el caso de la xenofobia, el 26 por ciento de los denunciantes fueron de nacionalidad boliviana, seguido de un 23 por ciento de nacionalidad peruana y un 20 por ciento de nacionalidad paraguaya.

El resto de las denuncias estuvieron vinculadas al racismo (9 por ciento), a las convicciones ideológicas (4 por ciento) y a la condición socioeconómica (3 por ciento).

Balvanera y Palermo son los barrios que concentran el mayor porcentaje de denuncias por discriminación, con un 12 por ciento cada uno. Le siguen Flores y Caballito, ambos con un 6 por ciento, y Monserrat y Recolecta, que concentran respectivamente un 5 por ciento.

Es de destacar que alrededor del 60 por ciento de los hechos tuvieron lugar en viviendas particulares, mientras que un 26 por ciento sucedió en el espacio público. Casi un 11 por ciento de las denuncias relacionadas con discriminación tienen por escenario redes sociales y servicios de mensajería instantánea.

El 94 por ciento de los imputados identificados por la Fiscalía en las denuncias por discriminación son de nacionalidad argentina.

Desde hace dos años, la Fiscalía de la Ciudad cuenta con un equipo especializado en casos de discriminación, a través de la cual se busca otorgar una respuesta rápida y eficaz en los casos en los que se denuncien e imputen actos discriminatorios.

Asimismo, desde su Secretaría General de Acceso a Justicia, la Fiscalía cuenta con un Programa de Actividades Interdisciplinarias sobre Conductas Discriminatorias que tiene como objetivo el desarrollo de tareas de investigación social y difusión de valores que apunten al refuerzo de la convivencia social.

Entre los casos más recientes, viene al caso mencionar el de una pareja de mujeres que fueron obligadas a retirarse de un tradicional bar del barrio de Recoleta, a raíz de las demostraciones de afecto que se prodigaban. Tras la denuncia, se convocó a una audiencia de mediación en la que las partes acordaron superar las diferencias mediante esa solución alternativa de conflictos según las normas procesales de la Ciudad.

.

Fuente: https://www.fiscalias.gob.ar

.

Estampas de Buenos Aires. Blog de Carlos Szwarcer en Monografías.com

Artículos Periodísticos, Barrios, Colectividades, Crónicas-Ensayos, Estadísticas

LA BOCA. INAUGURACION DEL TROLEBUS. 1951

Por Carlos Szwarcer

FOTO DEL AÑO 1951, DURANTE LA INAUGURACION DEL TROLEBUS DE LA BOCA (Bs As). EN PRIMERA FILA, EN EL CENTRO, SE VE A QUINQUELA MARTIN, CON MOÑO Y EL SOMBRERO ENTRE LAS MANOS JUNTO A LOS VECINOS.

.

Fuente: 5/06/2011 Clarin.com - Ciudades

.

Estampas de Buenos Aires. Blog de Carlos Szwarcer en Monografías.com

Artículos Periodísticos, Barrios, Crónicas-Ensayos, Fotos e imágenes de la Ciudad

Viviendas populares e historia Oral. (Recorrido por Barracas)

Por Carlos Szwarcer


La Junta de Estudios Históricos de Barracas - dentro del Programa “Los barrios abren sus puertas” - los invita al Recorrido primaveral por Barracas: Viviendas populares e historia Oral.


La historia, las luchas y las tradiciones populares afloran en cada calle, en cada esquina y en cada vecino.


Encuentro el vernes 27 de octubre a las 15 hs en California 1925 (Se suspende por lluvia). Inscripción: juntabarracas@yahoo.com.ar


Enrique  cuenta: “Una de las típicas escenas de carga y descarga de mercaderías que era dable observar en la estación Sola a principios de siglo XX. Al fondo, a la izquierda, parte de los pabellones del “Hospital de Alienadas”.

Extraído de “Barracas: su historia y sus tradiciones (1536-1936)”

Historia Oral:

Graciela comenta “En este conventillo vivió mi padre durante 10 años, sus vivencias están plasmadas en su libro póstumo  ‘La cuadra de los locos’. Este complejo de viviendas data, como dice su frontis, de 1902…”

.

Estampas de Buenos Aires. Blog de Carlos Szwarcer en Monografías.com

Artículos Periodísticos, Barrios, Crónicas-Ensayos, Narrativa-Cuentos-Relatos, Preservación del Patrimonio Cultural

Orígenes de la palabra Atorrante

Atorrante es una voz lunfardesca incorporada al Diccionario de la Real Academia que la recoge como un americanismo con el significado de vago, callejero y generalmente sin domicilio, que vive de pordiosear.

Su origen es incierto pese a las muchas teorías que tratan de explicarlo. La de mayor predicamento es la que lo vincula con la supuesta marca A. Torrent de los caños utilizados en las obras sanitarias de la ciudad de Buenos Aires.

Sin embargo este intento carece de probanzas y es sugestivo que ninguno de los muchos escritores que abordaron el tema de la vagancia y la mendicidad en Buenos Aires a fines del siglo anterior, hubiera registrado tal antecedente. Pueden consultarse las siguientes obras: Vidas y costumbres en el Plata de Emilio Daireaux (1888); Tipos y costumbres bonaerenses de Juan A. Piaggio (1889); Las causas del delito de Antonio Dellepiane (1892); La mala vida en Buenos Aires de Eusebio Gómez (1908) y muchísimos artículos y notas publicados en revistas de la época. En ninguno se menciona la existencia de la firma A. Torrent.

* LA CHISPA DE UN ESCRITOR

El 25 de abril de 1889 el médico y escritor español Silverio Dominguez publicó en las páginas de El Rio de la Plata, un artículo sobre el posible origen del vocablo, haciendo esta revelación:

“Cuando hace unos seis años la administración de las aguas corrientes de Buenos Aires, tuvo necesidad de estender (sic) una nueva cañería… se encontró en el amplio depósito de caños de hierro con unos estraños sic) seres….que un escritor chispeante bautizó con el nombre de atorrantes, sinónimo de vagabundos, aunque esta palabra no esprese (sic) fielmente el significado de atorrante que de uso frecuente ya en el país, se da al que en nada se ocupa, al que nadie sabe como puede vivir sin trabajar, ni llenar sus necesidades, siendo ahora también corriente emplear el verbo atorrar, por la expresión de matar el tiempo, holgazanear o como el dolce far niente de los italianos…”

Dominguez retrotrae los orígenes del vocablo hacia 1883 si bien no identifica al chispeante escritor que lo habría creado. Su nombre recién fue revelado en Caras y Caretas del 1º de diciembre de 1900 por Fabio Carrizo (seudónimo de José Sixto Alvarez), quien escribió en su artículo titulado “Los atorrantes”:

Eduardo Gutiérrez el genial autor de Juan Moreira, que era, además de escritor galano y original, un repórter ideal… fue el primero que usó el vocablo atorrante en nuestros diarios, para designar (a) los hombres y mujeres en quienes la vagancia llega a constituir una enfermedad perfectamente caracterizada hoy.

Es de advertir que el texto habla de la prioridad periodís-tica en el uso del término, lo que no implica concederle a Gutiérrez la paternidad del mismo. Y para que no hubiera dudas, agrega líneas más adelante:

La Patria Argentina que era el diario donde Gutiérrez creó el vocablo, no dice nada de su origen, pero nos inclinamos a creer que sea alguna vieja palabra castellana conservada en el argot de los lunfardos.

No obstante algunos autores han creído ver en estos comentarios, la confirmación de la teoría que vincula la palabra atorrante con la supuesta marca de los caños A. Torrent; otros,en cambio, se han mantenido mas cautelosos como Mario E. Teruggi por ejemplo:

También da un poco de pena que no se ha podido corroborar aquella creación que atribuía el orígen de atorrante…a unos grandes caños que llevaban la marca de su frabricante A. Torrent o A. Torrant… Hasta el presente, no se ha logrado probar la existencia de caños que portaran la marca comentada. (Panorama del Lunfardo/Edic. Cabargón. Bs.As. 1974).

La pesquisa debe orientarse, necesariamente, hacia la historia de las obras sanitarias de la ciudad. Urge investigar en sus archivos para confirmar o desmentir tal suposición.

* BREVE HISTORIA DE LAS OBRAS SANITARIAS

No es la oportunidad para comentar los antecedentes mas lejanos que corresponden a la época de Rivadavia. Baste con iniciar esta referencia en 1869 cuando se hicieron las primeras obras para el transporte y distribución de agua a través de una cañería de fierro colado de pocas pulgadas de diámetro. Por esos años la ciudad carecía aún de cloacas y red de desagües pluviales. Al respecto es muy ilustrativa la Ordenanza del 22 de julio de 1872, por la cual la Comisión de Aguas Corrientes resolvió que no atenderá nueva solici-tud sobre provisión de agua para edificios públicos ni casas particulares, mientras las obras de desagüe no estén esta-blecidas y el establecimiento dotado de máquinas competentes.

La Ordenanza se refiere a las obras proyectadas después de la epidemia de cólera de 1869, por el Ing. inglés Juan La Trobe Bateman cuyo contrato se firmó el 14 de enero de 1871.

Un cuarto de siglo después -el 14 de enero de 1896- el Honorable Richard Clere Pearson, leía en Londres la Memoria correspondiente a la obras contratadas, cuyo financiamiento tomó la casa Baring.

De ese documento surge que las obras comenzaron en 1873 y prosiguieron activamente hasta 1877 cuando surgieron dificultades financieras y políticas que dieron lugar a la suspensión de los trabajos durante varios años. A los fines del presente trabajo, importa señalar que en ese lapso sólo se construyó la parte subterránea del túnel de toma, la casa de bombas aspirantes y dos de los tres depósitos de asiento, estando las obras a cargo del ingeniero residente Sr. Alfredo Moore (hasta 1875) y del finado Sr. Jorge Higgin M. Inst. C.C. (hasta 1877).

Hay otros datos interesantes para esta investigación, como por ejemplo:1) que toda la instalación hidráulica fue provista por la firma “Chester Hydraulic Enginnerign Company (pag. 329); 2) que no se utilizaron caños de hierro ya que los conductos se construyeron in situ en hormigón con trozos de barro cocido en el fondo y los costados revocados con mezcla de cemento; 3) que la utilización de canerías para la red cloacal y el sistema de desagües pluviales ocurre recién a partir de 1883 al reiniciarse las obras suspendidas en 1877 (pag. 332 y Apéndice II) y 4) que la red clocacal domiciliaria comenzó a tenderse a partir de 1890 (nota al pié del Apéndice III) habilitándose la Primera Cloaca Máxima en 1893.

Además de la citada Memoria puede consultarse la Memoria de la Comisión Directiva de las Obras de Salubridad de la Capital 1885 editada en 1887 por la Imprenta de la Tribuna Nacional, que es la primera que se publicó después de la suspensión de los trabajos en 1877. Este documento reseña las nuevas obras autorizadas por ley del 14 de enero de 1882 -adjudicadas a don Antonio Devoto- las que recién dieron comienzo en octubre de 1883. Según puede leerse en la pag. 14 los diámetros de las nuevas cloacas colectoras a construirse variaban entre 1,52 y 1.98 metros. Sin dudas Silverio Dominguez se refirió en su nota, a esta etapa de las obras.

* EN EL PRINICIPIO FUE EL VERBO

La referencia impresa mas antigua que se tiene del vocablo atorrante, es la cita del verbo atorrar que aparece en un artículo de Benigno Baldomero Lugones -Los caballeros de industria- publicado en La Nación de Bs.As. el 6 de abril de 1879.

En la estafa el gil (sinónimo de otario) ve los objetos con que va a ser robado, pasea con los lunfardos, a veces morfila (come) y atorra (duerme) con ellos.

El cotejo de fechas revela que el modo verbal era conocido mucho antes de la utilización de las grandes cañerías en las obras sanitarias de la ciudad. La nota de Lugones es de 1879 y los caños comenzaron a instalarse en 1883/84. Así también lo confirma Miguel Cané en Prosa Ligera (1903) donde asegura que la palabra atorrante es de introducción relativamente reciente en el habla popular:

Después de haber vivido más de un cuarto de siglo, la oí por primera vez en mi tierra, allá por 1884 de regreso de Europa donde había pasado algunos años… Se me dijo entonces (no hay lomo como el de la etimología para soportar carga) que el vocablo tomaba origen en el hecho de que los individuos del noble gremio así denominado, dormían en los caños enormes que obstruían entonces nuestras calles, llamados de tormenta.

Cané confirma con toda claridad que se les llamó atorrantes porque dormían (esto es, atorraban) dentro de esos caños por carecer de domicilio y de trabajo. Por extensión el vocablo devino en sinónimo de vago y holgazán. La única y certera ocurrencia adjudicable a la chispa de Eduardo Gutiérrez, es la creación del cuño atorrante por derivación del ya existente verbo atorrar, cuya circulación debió ser conocida en el habla popular de entonces.

* EN BUSCA DE OTROS ORÍGENES

Queda demostrado que la etimología del vocablo atorrante no se vincula con el nombre de ningún fabricante de caños, teoría que, por otra parte, descalificara con recurrencia don José Gobello.

La supuesta empresa A.Torrent carece de existencia documentada en la historia de las obras sanitarias de la ciudad. No figura en las presentaciones del Ing. Coghlan (que proyectó algunos trabajos antes de la intervención de La Trobe Bateman); tampoco se la menciona en el informe Parsons ni en las sucesivas Memorias de la Comisión de las Aguas Corrientes, donde figuran en cambio, en detalle, las obras con los materiales empleados. Tampoco la citan los autores que, a fines del siglo anterior, estudiaron el tema de la vagancia y la mendicidad.

Por otra parte, el historiador Jorge Alberto Bossio me confió haber realizado una exhaustiva investigación en Barcelona y otras importantes ciudades de España, también con resultado negativo.

Refutada aquella ingeniosa fábula etimológica, cabe la pregunta del millón: ¿de dónde proviene entonces el verbo atorrar?

José Gobello (Vieja y nueva lunfardía/Buenos Aires 1963) dice con sagacidad:

Quizás sea prudente pensar en atorrar como en una palabra de importación por muy porteña que parezca. Más porteño que pibe no hay y la trajeron los inmigrantes.

Benigno Baldomero Lugones (1857-1884) documentó la existencia del verbo en 1879, aunque sin dudas su conocimiento era muy anterior. Desde 1873 se desempe-ñaba como escribiente de la Policía de Buenos Aires según se desprende de la carta que también publicara en el diario La Nación el 15 de octubre de 1879, con motivo de su cesantía motivada, precisamente, por la publicación de aquellos artículos referidos a la delincuencia.

Esto nos permite inferir que en su paso por la policía, tuvo la oportunidad de conocer de cerca la vida, las costumbres y el habla de los malvivientes de su tiempo. Seguramente durante esos años debió escuchar muchas de las nuevas expresiones que muy posiblemente ingresaron al habla lunfarda durante la década de 1870. A este respecto Luis Soler Cañas (Orígenes de la Literatura Lunfarda/Ediciones Siglo Veinte, 1965) menciona la Comunicación Nº 63 de la Academia Porteña del Lunfardo donde se documenta que en periódicos de la ciudad de Dolores, aparecieron entre 1877 y 1878 términos como espiantado, farra y otario. En la misma Comunicación su autor, el prestigioso historiador don Ricardo M. Llanes, menciona el uso de la palabra peringundin en la columnas del diario La Capital de Rosario en 1875.

No es aventurado suponer que muchas de las palabras que engrosaron el lunfardo, pudieron provenir de los pueblos del interior. En 1869 se realizó en el país el primer censo de población organizado con criterio moderno y a partir de allí es posible seguir el crecimiento demográfico con datos fehacientes. Entre 1871 y 1880 ingresaron al país 260.885 inmigrantes, muchos de los cuales poblaron la campaña bonaerense.

Esto da sustento a la tesis de Gobello sobre la posibilidad de que la mayoría de los vocablos lunfardos, sean voces importadas sometidas a mudanzas y enriquecimientos por el uso y el cruce con palabras y modismos propios del país. No es aventurado sostener que su proceso de incorporación al habla popular, haya ocurrido tanto en los coventillos de Buenos Aires, como en los boliches de la campaña y en las cárceles, sin constituir en su conjunto, una jerga profesional del delito. Por 1915 don Luis C. Villamayor (El lenguaje del Bajo Fondo) esgrimía similares argumentos:

El bajo fondo no es solamente donde proliferan los vocablos perversos y prohibidos…El lenguaje de los delincuentes es un desprendimiento de la lengua común de la cual se nutre y vive.


Es muy posible que el verbo atorrar ingresara al habla cotidiana en la década de 1870 junto con morfilar -ambos mencionado por Lugones en su artículo de 1879- que estaba en boga en los pagos de Dolores por 1875.

Pero aún así, resta la ímproba tarea de pesquisar sus orígenes.

* UNA PISTA PARA TENER EN CUENTA

Un indicio nada desdeñable aparece en el Diccionario de Argot de Juan Manuel Oliver -segunda edición aumentada- editado en Madrid s/f, que trae el siguiente comentario:

Viejos de los torraos (o torrados). Expresión despectiva hacia el anciano a que se aplica y que generalmente encarece lo desproporcionado entre su edad y el comportamiento que mantiene. Seguramente el origen de esta frase halla relacionado con el viejecillos que para ayudarse a subsistir cuando ya no podían realizar trabajos habituales, vendían torrados (garbanzos tostados) y otros frutos secos en tenderetes o de modo ambulante por las calles.

Esta definición prefigura, de algún modo, a los vagabundos que a fines del siglo anterior ambulaban de pueblo en pueblo por nuestra campaña bonaerense y sobre los cuales Gobello (Lunfardía/1953) apunta con mucho reparo, este otro conato etimológico de bastante circulación:

…en los almacenes de fin de siglo, cuando aparecía algún desocupado en busca de trabajo, lo empleaban en torrar café. Se dice que por entonces todos los almacenes ofrecían el espectáculo de un sujeto mal entrazado, junto a la tostadora a quien porque torraba el café, lo llamaban atorrante. El veneable don Julio Castellanos me aseguró que las cosas fueron así…

Gobello objeta que en tal caso el verbo atorrar debió significar tostar y no dormir, pero es posible que la versión se hubiese deformado con el correr del tiempo.

Hace unos quince años similar historia me fue narrada en Chascomús, pero con una variante que subsanaría las objeciones de Gobello. Se me dijo que los vagabundos recibían permiso en los almacenes para dormir sobre las bolsas de café a cambio de su trabajo de tostado; de allí habría nacido el verbo atorrar con esa significación.

Es una inquietante posibilidad que expongo sin ninguna certidumbre aunque, innegablemente, abre un nuevo cami-no para la investigación.

Fuente:  Origenes de la palabra Atorrante. Refutación de una fábula. Ricardo Ostuni . Artículo publicado en la Revista CLUB DE TANGO Nro.`16  octubre-noviembre-diciembre  1995

Imagen: Dos “vagos” preparan un puchero mientras se aproxima la sombra amenazante de Julio A. Roca. (Caras y Caretas, ilustración de Mayol)

.

Estampas de Buenos Aires. Blog de Carlos Szwarcer en Monografías.com

Artículos Periodísticos, Barrios, Crónicas-Ensayos, Fotos e imágenes de la Ciudad

NI LAS FOTOS DEJARON EN EL HISTÓRICO BAR LA PERLA

Por Carlos Szwarcer

“Lo sospeché desde un principio”. Pasé, entré…, tanto como para seguir clavándome los puñales, de puro masoquista… NI LAS FOTOS DEJARON EN EL HISTÓRICO “BAR LA PERLA”.

Desde hace unos meses fue convertido en pizzería. Ubicado en Av. Rivadavia y Jujuy (Buenos Aires), en el lugar donde estaban la fotos de TANGUITO y varios de los famosos músicos y escritores que le dieron al sitio su valor histórico, hoy colocaron gigantografías de DOS GRANDES DE MUZZARELA.

ANTES

HOY

.

Estampas de Buenos Aires. Blog de Carlos Szwarcer en Monografías.com

Artículos Periodísticos, Barrios, Cafés - Bares: Su Historia, Crónicas-Ensayos, Fotos e imágenes de la Ciudad, Preservación del Patrimonio Cultural

Falleció Lily Sosa de Newton. (Historiadora-Biógrafa y Escritora)

Por Carlos Szwarcer

Lamentablemente a los 96 años falleció LILY SOSA DE NEWTON (Morón -Pcia de Buenos Aires- 24 de octubre de 1920 / Ciudadela -Pcia de Buenos Aires- 13 de mayo 2017). La Historiadora, biógrafa y ensayista argentina fue pionera en la investigación histórica sobre mujeres argentinas relevantes en diferentes campos.

Tuve el honor de contarme entre sus amigos. Quiero remarcar el gran impulso que significo para mí esta mujer extraordinaria. Fue decisivo - hace muchísimos años - su apoyo a mis actividades de investigación histórica, y señalarme la narrativa como uno de los caminos a seguir.

Lily, además de dedicarse a la temática de la mujer, escribió numerosas biografías de personajes históricos y fue Presidenta de la Asociación Argentina de Lectura, Miembro Honorario de Gente de Letras, la Academia Argentina de la Historia, la Junta de Estudios Históricos de San José de Flores, entre otras instituciones culturales. En 2005 fue galardonada por la Legislatura de la Ciudad de la Ciudad de Buenos Aires como “Historiadora Porteña”. En 2012 fue declarada “Mayor Destacada” también por la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires.

Su primer ensayo fue “Las argentinas de ayer a hoy” (1967). Autora del ya famoso “Diccionario biográfico de mujeres argentinas”, en 1970; en estos últimos años estaba escribiendo un segundo tomo de actuaización. Murió en un Geriátrico.

Vaya mi recuerdo, y un inmenso agradecimiento por haberla conocido y compartido largas horas de conversaciones sobre historia, literatura, filosofía, y más que nada… sobre nuestras vidas. Hasta siempre, amiga !!! Qué descanses en paz !!!

.

Estampas de Buenos Aires. Blog de Carlos Szwarcer en Monografías.com

Artículos Periodísticos, Comentarios de Libros y Publicaciones, Crónicas-Ensayos, Narrativa-Cuentos-Relatos, Preservación del Patrimonio Cultural

Osvaldo Soriano. A 20 años de su muerte

Por Carlos Szwarcer

A 20 años de la muerte de Osvaldo Soriano (6-01-1943/ 29-01-1997) - relevante escritor y periodista argentino - en un par de imágenes y una breve frase lo podemos recordar en su entrañable relación cotidiana, serena e inspiradora, con un mamífero felino.

“Un escritor sin gato es como un ciego sin lazarillo”   (Osvaldo Soriano)


Estampas de Buenos Aires. Blog de Carlos Szwarcer en Monografías.com

Artículos Periodísticos, Crónicas-Ensayos, Poesías y otros territorios de las musas, Preservación del Patrimonio Cultural, Provincia de Buenos Aires

Día del Locutor

Por Carlos Szwarcer

Día del Locutor

Esta fecha se instituyó cuando veintiún argentinos dedicados a esta profesión fundaron en Buenos Aires la Sociedad Argentina de Locutores, el 3 de julio de 1943.


Los locutores en ese momento se hallaban muy distanciados, al ser parte de radios que diferían en sus orientaciones y, en ocasiones, también competían por audiencia. Sin embargo, la propuesta de crear una entidad gremial de Jorge Omar Del Río halló eco pronto y, ese 3 de julio de 1943, en una sesión extendida hasta las cuatro de la mañana, se creó la Sociedad Argentina de Locutores.

.

Estampas de Buenos Aires. Blog de Carlos Szwarcer en Monografías.com

Artículos Periodísticos, Crónicas-Ensayos, Efemérides

Mohammad Ali. Las dos visitas a la Argentina.

Por Carlos Szwarcer

Cassius Clay visitó la Argentina en dos oportunidades. En los primeros días de noviembre  de 1971 se registró el Alvear Palace Hotel de Buenos Aires como  Muhammad Ali, había cambiado su nombre anglosajón en honor a su maestro Elijah Muhammad.

Llegó auspiciado por la Unión Obrera Metalúrgica y Canal 9 en una gira promocional relámpago, su estadía duró 42 horas. Participó en el programa televisivo “Los 12 del Signo” conducido por el astrólogo Horangel. En la galería Velázquez de la calle Maipú, compró pinturas con motivos españoles para adornar el patio de su casa. Visitó el Centro Islámico de la calle San Juan, donde fue obsequiado con un artístico Corán y un pergamino. “Estoy entre mis hermanos”, comentó, “y lamento no poder quedarme a rezar, pero se me hace tarde”.


Mohammad Alí y Miguel Ángel Páez en la cancha de Atlanta


El motivo central de su viaje fue una pelea de exhibición en la cancha de Atlanta frente al argentino Miguel Ángel Páez, un rival digno pero que no estaba a la altura. La pelea fue intrascendente. Ali se movió, tiró algunos jabs pero no aceleró en ningún momento. Después de ese combate, hizo cinco rounds más ante el sparring estadounidense James Sumerville. Aunque el combate se desarrolló normalmente, fuera del ring, según la Revista el Gráfico del 9 de noviembre: “sucedieron cosas desagradables que hicieron temer lo peor”. En un estadio que lejos de estar colmado, con muchos huecos en sus tribunas, grupos incontrolados rompieron los alambrados de la cancha, invadieron el lugar reservado al ring-side y cometieron desmanes. Cuando finalizó la exhibición subieron al cuadrilátero e impidieron por largo rato que los boxeadores se retiraran. Hubo destrozo de sillas y varios heridos. A duras penas Ali, pudo regresar al vestuario. Eran épocas difíciles, los militares en el poder,  el peronismo proscripto y tensiones internas.


De izq a der. Lorenzo Miguel, Carlos Spadone, Mohammad Alí

y  José Rucci, compartiendo un asado en la Provincia de Buenos Aires.


Luego de la pelea, invitado por el industrial Lorenzo Spadone, Ali se trasladó hasta los fondos de una fábrica en Lanús para comer un asado. Allí lo esperaban José Rucci, secretario general de la CGT; Lorenzo Miguel, secretario general de la UOM; Carlos Spadone, director de la revista Las Bases, órgano oficial del Movimiento Nacional Justicialista, entre otros.

Realmente la visita  de  Ali no tuvo la  repercusión que  merecía  un    excampeón respetado y famoso, si bien aún faltaba tiempo para que se volviera leyenda. Con 29 años le quedaban por pelear algunos de sus combates más memorables.

Segunda visita

El 19 de mayo de 1979 - en plena dictadura - Mohammed Ali llegó a la Argentina invitado por Canal 13 y la revista El Gráfico, en el aniversario del número 60; lo recibieron Tito Lectoure, Mónica Cahen d´Anvers, Analía Gadé y Ernesto Cherquis Bialo, entre otros. Arribó al aeropuerto de Ezeiza con  su segunda esposa, Verónica Porsche - madre de la campeona Laila Alí-, firmó personalmente un centenar de fotos a los periodistas acreditados en la conferencia de prensa. Se alojó en el hotel Sheraton.

Tapa de la Revista El Gráfico, mayo de 1979, con Mohammed Alí en el Luna Park

levantando la copa Mundial de fútbol ganada en 1978 por Argentina,

junto a los boxeadores argentinos Víctor Galindez (Izq)

y Nicolino Locche (der)

El famoso boxeador se presentó en el mítico Luna Park. Ese mismo año anunció su retirada del boxeo, aunque el arrepentimiento lo haría volver a pelear en el año 1980. Pero aquella noche, en el Luna Park, Mohammad saludó desde el ring junto a varios boxeadores argentinos, entre ellos Víctor Emilio Galíndez y Nicolino Locche,  Horacio Accavallo, Miguel Castellini, Hugo Corro, Miguel Ángel Cuello y el promotor Tito Lectoure. Elevó la copa ganada por el seleccionado de fútbol en el Mundial 1978, y presenció el combate en el que el chubutense Juan Domingo Malvárez defendió con éxito su título Argentino y Sudamericano pluma, ante el salteño Hipólito Núñez.

En 1980 Mohammed Alí disputaría el título mundial ante Larry Holmes, con el que perdió antes del límite, volviendo a caer un año después con Trevor Berbick, pero esta vez por puntos. Tras estos combates, pondría fin a su carrera en el boxeo profesional de forma definitiva, con una marca de 61 combates disputados con 56 victorias. A pesar de estas derrotas,  por su inigualable estilo se convirtió en leyenda. Considerado por una gran mayoría como el mejor boxeador de todos los tiempos, durante muchos años tuvo que convivir con la enfermedad de Parkinson. Falleció el 3 de junio de 2016 en Phoenix, Arizona, a los 74 años, por problemas respiratorios.


Fuentes:

http://espndeportes.espn.go.com/boxeo/nota/_/id/2694416/el-dia-que-muhammad-ali-comio-un-asado-en-buenos-aires
http://www.girabsas.com/nota/23245/
http://revistauncanio.com.ar/picado/pesos-pesados-3/
http://www.lanacion.com.ar/1217825-ali-un-recorrido-por-la-vida-de-un-personaje-inigualable
http://www.radionacional.com.ar/a-los-74-anos-fallecio-cassius-clay-muhammad-ali/
http://www.perio.unlp.edu.ar/ciclopmasd/?q=node/238
http://www.elgrafico.com.ar/2016/06/04/C-10336-adios-a-una-leyenda-murio-muhammad-ali.php

.

Estampas de Buenos Aires. Blog de Carlos Szwarcer en Monografías.com

Artículos Periodísticos, Crónicas-Ensayos, Desde afuera..., Eventos Culturales, Fotos e imágenes de la Ciudad
chatroulette chatrandom

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda