Estampas de Buenos Aires

Blog de Carlos Szwarcer en Monografias.com

 

Sefaradíes

El Kafé Tortoni i el Bar Izmir. Un vínkulo sefaradí (en ladino)

Por Carlos Szwarcer

La versión en español: en http://blogs.monografias.com/estampas-de-buenos-aires/2013/03/02/%E2%80%9Cel-cafe-tortoni-y-el-bar-izmir-un-vinculo-sefaradi%E2%80%9D-resena/

Me plazió muncho ke me invitaran al partisipar en el Sieklo “Raíces de Sefarad” organisado por eSefarad (Liliana y Marcelo Benveniste) i la Komunita NCI-Emanu El. El sujeto eskojido fue “El Kafé Tortoni i el Bar Izmir. Un vínkulo sefaradí”. La konferensia fue apoyada por la Komision de Bares Emportantes  de la Sivdad de Buenos Aires i se empresentó el martes 30 de oktuvre de 2012 en la kaye Arcos 2319. Buenos Aires.

"El Amaneser". Estambul.(Turquía) Diciembre de 2012

Se dezvelopó la union sefaradí en la istoria de los dos kafés: el Tortoni, el mas antiko –todavia en pies- de Buenos Aires i el Izmir, lugar tradisional de enkontro abitual de la más parte sefaradíes i de otras rasas komo ermenís, gregos, arabos i más… kon las ke konvivieron adientro del antiko Imperio Otomano. Akel ambiente fue re-kriado en el Kafé i Bar Izmir, ande se arevivian uzos kulturales komunes: kostumbres, lingua (turko), muzika, bayle, kumidas i mas.

En los kafes Tortoni i Izmir, tan distintos en sus kualidad ma, al mizmo tiempo, tan “porteños” (en kasteyano “del puerto”), enkontramos la istoria de dos ermanos sefaradíes nasidos en la sivdad de Izmir (Turkia): Alejandro Alboger y Yaco Alboher. El uno arivado a Buenos Aires en 1920, ampesó a lavorar de alimpiador de kundúryas (sapatos) en el Kafé Tortoni. I fue suviendo de lavoro, fue moso sirviendo las mezas i a la fin, direktor de los servidores del salón (1920 a 1939). Por algunos suksesos se enkargó del Kafé Izmir (1939-1965), ke estava en el kuartier “Villa Crespo”, ande moraban la más parte de la imigrasion djudia.

Alejandro ayudó ekonomikamente a su famiya para ke fuyera de Turkia a Buenos Aires, i avló para ke su ermano chiko fuera a lavorar en el Kafé Tortoni. Entonses Yako entró al afamado kafé de la Avenida de Mayo en el anyo de 1931.

Los dos ermanos izmirlíes sigieron por muy distintos kaminos. Mientras Yako se kedó en el Tortoni, eskapando sus diyas komo moso i asosiado del afamado i istóriko kafé, Alejandro se kedó komo patron del tradisional i eksótiko Izmir, lugar enkantado, fraguado en la kaye Gurruchaga 432, a la ke dio su sinyo i estilo.

Oy en diya, el Tortoni, todavia sige elegante, komo uno de los lugares turistikos mas emportantes de Buenos Aires. Malorozamente, el Kafé Izmir ya no eksiste. Igual, este Ganeden, fue rekonosido komo “Kafé Emportante de la sivdad de Buenos Aires” (a la fin del sieklo pasado). Palasio i lugar de enkontro sefaradí, porke era ambiente de relasion entre distintas rasas, fue nominado “Eksemplo de Diversidad Kultural i Konvivensia Pasifika” “… parte de la alma de Buenos Aires” “emblema porteño” o “ofisina informal de la komunitá”, siguro porke ahi bushkavan a los ombres para adjustar el minyan, kantida minima de ombres, para poder azer los resos en el Templo Sefaradí ke estava al torno, en la kaye Camargo.

El tiempo pazó inevitablemente. Al murir Alejandro Alboger (1965), el Kafé Izmir trokó de estilo i mizmo trokaron las ekonomias i las relasiones sosiales ke lo konvirtieron en un bar komo otros. Ma el lugar sovrevive en la memoria kolektiva de la sivdad, komo un lugar muy emportante para la komunitá sefaradí i komo un fakto istoriko de la Buenos Aires kosmopolita. A la fin, el viejo kafé “de los turkanos” serró sus puertas en el anyo 2000 i fue derokado en avril de 2004 para dejar lugar  a la fragua de un edifisio de apartamentos.

¿Se puedía ser salvado, protejido? Es difisil de saver. Muy pokos lo intentaron. Ma kale ke pensemos sovre esta kestion ke konserne a kada sivdadano: protejer los lugares istorikos ke son parte de la konsiensia kolektiva de una sosiedad, akeyos ke mos dan la mas parte de muestra identidad. Rekodro los biervos de Fréderic Mistral: Los arvolés ke kresen más altos son los de raíses más profundas”.

En todo kavzo, la piedrita del Kafe Izmir, este simbolo de la kultura “porteña”, komo otros, mos amostra el menester ke ay de una ley de akodro a la proteksion de estos lugares. Enkontramos, en vezes, un triste abandono instalado en la gran parte de las djentes ke miran kon los brasos kruzados el derokamiento de sus lugares emportantes.

La mas parte de las ovligasiones para la konservasion de estos lugares estan en muestras Institusiones, en muestros representantes: el governo nasional, los intendentes i las propias kolektividades… Kale ke todos devemos de okuparnos en diskutir el futuro ke keremos a partir del pasado ke mos sostiene. Poko es lo ke se salva, a pezar de la veluntad de pokos funsionarios ke intentan estar al karar de la responsabilidad ke les da su posto, en vezes limitados por una muy grande burokrasia o por ke les mankan las parás. Kale ke todos devemos ser guardianes de la memoria ke mos identifika kon un modo de ser…

En sierto modo, es la karga kultural famiyar, a la naturalesa de muestro pueblo, de muestra sivdad, de muestro pais, lo ke mos aze kienes somos; rekodrar de ande vinimos i mantener lo ke aresivimos de muestros parientes, las tradisiones, las kostumbres, los lugares ke mos identifikan, es un mandato ke tiene ke estar prezente en este komplekso paso en el ke “globalisazion i identidad son dos karas de una mizma moneda.” Kon la desparision  de edifisios representativos komo el Kafé Izmir – ke reprezentava la diversidad kultural, la konvivensia pasifika i la identidad de Buenos Aires - , no keda duda ke toda la sosiedad fue lastimada, sufriendo la matansa de su memoria fisika i kon el peligro de ke se despareka una parte de su istoria.

* Fuente: El Amaneser”. (Estambul. Turquía). Rekuerdos. Pág. 24.

- Autor: Carlos Szwarcer

- Trezladado del espanyol al ladino por Liliana Benveniste

- Versión en español:

http://blogs.monografias.com/estampas-de-buenos-aires/2013/03/02/%E2%80%9Cel-cafe-tortoni-y-el-bar-izmir-un-vinculo-sefaradi%E2%80%9D-resena/

“Estampas de Buenos Aires”. Blog de Carlos Szwarcer. Monografías.com

Armenios, Artículos Periodísticos, Barrios, Cafés - Bares: Su Historia, Colectividades, Conferencias-Cursos-Charlas, Griegos, Preservación del Patrimonio Cultural, Sefaradíes, Turcos

El vínculo safaradí entre el Café Tortoni y el Café Izmir (fotos)

En el Ciclo Raíces de Sefarad, organizado por eSefardad y la Comunidad NCI-Emanu El, se presentó “El Café Tortoni y el Bar Izmir. Un vínculo sefaradí”, por Carlos Szwarcer. El evento se llevó a cabo el martes 30 de octubre de 2012 en Arcos 2319 (CABA) y fue auspiciado por La Comisión de Bares Notables de la Ciudad de Buenos Aires.

Carlos Szwarcer

Auditorio

Carlos Szwarcer, junto a Horacio Spinetto, integrante
de la Comisión de Bares Notables de la Ciudad de Buenos Aires.

Reina Alboger, hija de Alejandro Alboger,
dueño del Café Izmir entre 1939 y 1965.

Mercedes Vacarezza, hija de Alberto Vacarezza, autor
del famoso sainete “El Conventillo de la Paloma”
(ubicado a pocas cuadras del Café Izmir)

Liliana Benveniste recreó algunas canciones cantadas por las “muyeres sefaradíes” en las casas cercanas al legendario “Café Izmir,” del barrio porteño de Villa Crespo.

Asistentes participando con preguntas

Mercedes Vacarezza y su esposo junto a Carlos Szwarcer

Liliana Benveniste hace entrega de un recuerdo a Carlos
por su participación en  el Ciclo “Raíces de Sefarad” 2012.

Graciela Calderón (izq) y Silvia Agostino (centro)

Oscar Suárez, siempre presente: amigo personal
de Carlos Szwarcer.

Horacio Spinetto y Carlos Szwarcer
Carlos y su madre: Reina Alboger

Con su hermanas Susana y Marilú.

Con Marcelo y Liliana Benveniste, organizadores
del evento

Aquí, con David Galante y su esposa, Raquel.

Junto a la artísta plástica Meli Janín

Carlos y su familia: de izq a der. Susy, Mary, Emanuel, Dominique, Mariana, Reina y Natalia.

Carlos con su hija, Mariana Szwarcer

Las palabras de Fréderic Mistral como cierre de la presentación: “Los árboles de raíces más hondas son siempre los que crecen más alto”


Fotografías:

Natalia Zaidman

Armenios, Barrios, Cafés - Bares: Su Historia, Colectividades, Conferencias-Cursos-Charlas, Eventos Culturales, Griegos, Preservación del Patrimonio Cultural, Sefaradíes, Turcos

El Café Tortoni y el Bar Izmir. Un vínculo sefaradí.

DÍA 30. Cafés históricos de Buenos Aires. El Café Tortoni y el Bar Izmir, un vínculo sefaradí”, es el título de la charla de Carlos Szwarcer que tendrá lugar el martes 30 de octubre, a las 19,30 hs, en Arcos 2319 (Buenos Aires). Se pondrá en foco la historia que relaciona estos dos cafés notables de la ciudad de Buenos Aires, el más antiguo en pie y el ya desaparecido Café Izmir, ejemplo de diversidad cultural e hito histórico sefaradí del siglo XX.

Armenios, Barrios, Cafés - Bares: Su Historia, Colectividades, Conferencias-Cursos-Charlas, Españoles, Eventos Culturales, Griegos, Preservación del Patrimonio Cultural, Sefaradíes, Turcos

Qué es la música sefardí?

Este martes a las 19:30hs en la sede de NCI-Emanu se realizará la Conferencia con ilustraciones musicales ¿QUÉ ES LA MÚSICA SEFARADÍ? por la musicóloga e investigadora ELEONORA NOGA ALBERTI, soprano argentina de relevante carrera internacional que ha brindado recitales en las más importantes salas de Europa y América siendo reconocida en todo el mundo en virtud de su actividad como recopiladora, transcriptora y adaptadora de las melodías y textos tradicionales sefardíes.

 

Organizan y Coordinan
Prof. Liliana Tchukran de Benveniste y Marcelo Benveniste – Editores de eSefarad.com

Coordina para NCI-Emanu El: Adrian Mirchuk

 

“Estampas de Buenos Aires”. Blog de Carlos Szwarcer. Monografías.com

Colectividades, Sefaradíes, Sin categoría

Pesaj y las huellas de mi pasado…

por Carlos Szwarcer

 

Fragmentos de “La mesa de mis abuelos” , Carlos Szwarcer, “Los Muestros” Nº 58. Marzo de 2005. Bruselas. Bélgica.

 

 

(…) Crecí con un fuerte concepto de familia que se afirmó en las reuniones de la calle Vera 954, la casa de mis abuelos maternos Alboger - Benghiat, sefaradíes nacidos en Izmir a principios del siglo pasado y llegados a la Argentina en los años ’20. En la gran mesa de su comedor, los platos siempre desbordantes, las risas contagiosas hasta el llanto de alegría, los ruidos de las copas de cristal que en cada brindis sonaban como agudas y finas campanadas. Y el primer lejaim (1) de mi abuelo Alejandro, que repetíamos en un eco interminable como entrando en un trance colectivo. Allí estábamos todos. El vigor de la prosapia y la efervescencia de la prole discurrían como en un sueño diáfano. Hubo un tiempo en que ésto fue más o menos así aunque parezca un cuento.

 

(…)  Y de todas las fiestas celebradas en ese espacioso comedor espejado, fue Pesaj (2) la que dejó en mí la huella más profunda. Desde chico, algo simple y contundente me marcó en cada conmemoración: el significado de libertad que emanaba de su historia. Trascendió más allá de lo religioso, de la tradición o de lo simbólico, y cada año fue adquiriendo mayor dimensión.

 

(…) En la casa de mis abuelos, donde transcurrió mi infancia y parte de mi adolescencia, había una vez un comedor de mosaicos jaspeados y amplios ventanales, en el centro la enorme mesa de madera labrada y lustrosa, en torno a la cual, en Pesaj, inauguré mi reflexión sobre los vastos dominios de la libertad. Los tiempos pasaron y mis tempranos presagios sobre las inevitables ausencias de mis seres más queridos se fueron cumpliendo inexorablemente. Sin embargo, tras el dolor por los que se iban, se agigantaba en mí, como por mandato divino, el recuerdo de los jubilosos tiempos idos y la certeza de que luchando por un presente digno y en libertad ayudaría a que el mundo fuera mejor para las generaciones venideras, para nuestros hijos.

 

Tal vez una de las más bellas consecuencias de Pesaj sea que a través de sus festejos comencé a entender algo sobre el sentido de la vida. Después me dedicaría a la solitaria indagación sobre mis orígenes y a consolidar una profunda vocación por la historia. Pesaj, al fin, me dejó la libertad como principio y la responsabilidad como modo de vida. Sirva este recuerdo en honor a las familias y sus encuentros, y a ciertas festividades que ayudan a vislumbrar las complejidades de la vida y a modificar los caminos de nuestra existencia.

 

 

 

Notas:

 

1)Del hebreo: por la vida, salud.

2)Pascua judía.

 

“Estampas de Buenos Aires”. Blog de Carlos Szwarcer. Monografías.com

Artículos Periodísticos, Ashkenazíes, Barrios, Crónicas-Ensayos, Efemérides, Narrativa-Cuentos-Relatos, Preservación del Patrimonio Cultural, Sefaradíes

Aníbal Troilo: San Pichuco

Por Carlos Szwarcer

Tenía unos diez junios en mi haber. El sol intenso del verano acariciaba apenas los adoquines, ese regalo de la naturaleza se lo debíamos a los viejos plátanos que daban sombra fresca a toda la cuadra. Los vecinos del inquilinato rumoreaban que el sábado vendría el gordo Aníbal Troilo, “Pichuco” a visitar a su cuñada Dora, la hermana de Zita (1), esposa del bandoneonista. Recién comenzaba a aprender mis primeros acordes en la guitarra y la posible llegada del gran músico dio rienda suelta a mis fantásticos sueños de cantarle “La López Pereyra“, una antigua zamba que practicaba por entonces.  Tanto deseaba ese encuentro que casi no pude “pegar el ojo” en las noches previas.

¡Y llegó el gran día! Recién despierto y después de remolonear un largo rato en la cama, casi al filo del mediodía, escuché los gritos de mi madre llamándonos para el almuerzo: “Fucciles con tucoro” (2) y “Refrescola” (3).

Pregunté ansioso, mientras terminaba de sacarme las lagañas de mi largo sueño sabatino: “¿sabés a qué hora llega Pichuco a lo de Dora?”.

-¿Troilo? Vino temprano.  Ya se fue.  ¿Por qué?, inquirió mi madre.

Casi me desmayo. Recuerdo mi imagen sombría reflejada en el espejo gastado del placard. Me di pena. Desconsolado, como si hubiese perdido la oportunidad de mi vida, hice un largo “puchero”, tragué la hiel de mi estúpida torpeza y por un momento, para que mi vieja no se diera cuenta, conseguí esconder la angustia a pesar del indomable lagrimón que se me había desbandado. Juré no dormirme para la próxima vez. Y enseguida pensé: ¿cuándo será la próxima vez…?

Lo volví a ver a Pichuco en un baile de Carnaval en el Centro Lucense. Lo miraba fijamente desde unos metros del escenario: sus mejillas inflamadas, su vaso de whisky, los cientos de gotitas de transpiración sobre su brillosa frente, los ojos cerrados, y sus dedos suaves y rítmicos acariciando el bandoneón. Un rato después, en el intervalo, junto a sus sobrinas, me encontré en los jardines del club tomado de la mano de ese inmenso artista. Enterado de mi vocación por la música - seguramente por la indiscreción  de una de sus parientes-  me preguntó sonriendo: “¿Así que vos tocás la guitarra y querías cantarme una canción…?  “Recordámelo  la próxima vez que pase por tu casa que te quiero escuchar.”

Yo le creí… Tanto le creí que a “La López Pereyra” la gasté de practicarla y practicarla, pero a Pichuco no lo volví a ver personalmente. Con el tiempo quedó en mí recuerdo ese chico y aquella noche de Carnaval…

Resuenan las notas de Aníbal Troilo todavía en mi interior, un sonido nostálgico y aterciopelado, como la cadencia de la vida que me evoca los años sesenta, un juvenil verano y el placer de haber recorrido aquellos jardines, cuando el mundo era otro, justamente, cuando yo comenzaba a buscar otros ídolos que los de mis padres y descubría, por ejemplo, entre tantos, a los cuatro de Liverpool.

Zambitas y chacareras, rítmicos fuelles rezongones y guitarras eléctricas, fueron arrimando al mismo altar, definitivamente, algunos santos de mi devoción. Y un día advertí que allí convivían Gardel con los Beatles, o que “Love me do”  la tocaba “Ringo” con un bombo legüero. Además, en ese espacio intangible vuelvo a ver al gordo,  San Pichuco, que con su voz ronca me dice: “me debés aquella canción, pibe…”, y que cada tanto me repite ese antológico texto de “Nocturno a mi Barrio”, que  sin pudor ya lo hice mío: “Alguien dijo una vez, que yo me fui de mi barrio. ¿Cuándo? … Pero… ¿cuándo? ¡Si siempre estoy llegando!”.

Notas

1)    Zita: Hilda Karachi. Sefaradí de la isla de Rodas. Vivió en el barrio de Villa Crespo. Su hermana Dora vivía en la calle Padilla entre Acevedo y Malabia. Buenos Aires.

2)   Fideos con tuco de tomate. La salsa bien rojiza era comercializada en pequeñas latas.

3)    Jarabe. Mezclado con soda se obtenía una bebida refrescante.

“Estampas de Buenos Aires”. Blog de Carlos Szwarcer. Monografías.com 

Artículos Periodísticos, Barrios, Narrativa-Cuentos-Relatos, Sefaradíes

“Judeoespañol: Lenguaje y Canto” (Fotos de la Presentación)

Ayer se realizó la presentación del libro Judeoespañol: Lenguaje y Canto, de Eleonora Noga Alberti Kleinbort en la sede de B`nai B`rith en Juncal 2573 CABA.

Una noche de historia, recuerdos y música que despertó el interés de público y los periodistas presentes.

Carlos Szwarcer y Eleonora Noga Alberti

Mesa de Presentación del libro Judeoespañol: Lenguaje y Canto. Eleonora Noga Alberti y Carlos Szwarcer

La cantante Berta Guindin

El diálogo - entrevista entre Carlos SzwarcerEleonora Noga Alberti fue coronado por el cancionero popular sefaradí interpretado por la cantante Berta Guindin.

Además de los comentarios sobre el libro publicado por la prestigiosa musicóloga, se abordaron  diversos temas sobre la historia y actualidad de la cultura sefaradí: los roles del hombre y la mujer en la continuidad de la tradición, la actualidad y el futuro de la identidad sefaradí en el contexto del fenómeno de la “globalización”. El rol de las instituciones en la preservación y difusión del Patrimonio Cultural, etc,.

Fotos: Gentileza de María González Rouco (Colectividades Argentinas)

http://www.facebook.com/pages/COLECTIVIDADES-ARGENTINAS/246778628960?ref=mf

“Estampas de Buenos Aires”. Blog de Carlos Szwarcer. Monografías.com

Artículos Periodísticos, Colectividades, Comentarios de Libros y Publicaciones, Conferencias-Cursos-Charlas, Entrevistas, Eventos Culturales, Preservación del Patrimonio Cultural, Sefaradíes

Presentación del libro “Judeoespañol: Lenguaje y Canto”

 

Presentación del libro “Judeoespañol: Lenguaje y Canto”,  

 

de Eleonora Noga Alberti Kleinbort

 

  

Diálogo - entrevista entre Carlos Szwarcer  (Historiador y Periodista)

 

y Elenora Noga Alberti (Soprano y Musicóloga).

 

Berta Guindin (Cantante)

 

Institución: B`nai B`rith - 12 de septiembre, 20 hs - Juncal 2573 -CABA- (Ciudad Autónoma de Buenos Aires)

 

 

 

“Estampas de Buenos Aires”. Blog de Carlos Szwarcer. Monografías.com 

Colectividades, Comentarios de Libros y Publicaciones, Eventos Culturales, Preservación del Patrimonio Cultural, Sefaradíes

Judeoespañol:Lenguaje y Canto (Eleonora Noga Alberti)

ACERVO CULTURAL EDITORES y la SOCIEDAD HEBRAICA ARGENTINA
invitan a usted a la presentación del libro Judeoespañol: Lenguaje y Canto,
Bibliografía y documentos sefardíes de Eleonora Noga Alberti-Kleinbort, que tendrá lugar en Sarmiento 2233, Buenos Aires, el lunes 27 de junio de 2011 a las 19 hs., como parle de las actividades de la Feria del Libro Judío que organiza la SHA en celebración del 85º aniversario de su fundación.
 
Participarán: Gerardo Mazur, Silvia Plager y Eleonora Noga Alberti.
Liliana Benveniste cantará temas tradicionales safardíes.
 
*****
 
“A la estimada amiga Eleonora Noga Alberti, le auguramos éxito en la presentación de este importante libro. Conocemos desde hace años su importante labor investigativa. Este material, -acompañado por un CD- será muy bien recibido por la sociedad argentina que sigue encontrando en su orígenes  la diversidad cultural.” (
Carlos Szwarcer)

 

“Estampas de Buenos Aires”. Blog de Carlos Szwarcer. Monografías.com 

 

 

 

 

 

 

 

Artículos Periodísticos, Comentarios de Libros y Publicaciones, Preservación del Patrimonio Cultural, Sefaradíes

No es tan distinto

 

Liliana Benveniste, Marcelo “Rudy” Rudaeff, Ada Grinbaum, Adrián “Colo” Mirchuk en “No es tan distinto”: Teatro Gargantúa. Jorge Newbery 3563. CABA

“Estampas de Buenos Aires”. Blog de Carlos Szwarcer. Monografías.com http://blogs.monografias.com/estampas-de-buenos-aires/

Ashkenazíes, Preservación del Patrimonio Cultural, Sefaradíes, Teatro

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda