Estampas de Buenos Aires

Blog de Carlos Szwarcer en Monografias.com

 

Cafés - Bares: Su Historia

El Café Tortoni y el Bar Izmir. Un vínculo sefaradí.

DÍA 30. Cafés históricos de Buenos Aires. El Café Tortoni y el Bar Izmir, un vínculo sefaradí”, es el título de la charla de Carlos Szwarcer que tendrá lugar el martes 30 de octubre, a las 19,30 hs, en Arcos 2319 (Buenos Aires). Se pondrá en foco la historia que relaciona estos dos cafés notables de la ciudad de Buenos Aires, el más antiguo en pie y el ya desaparecido Café Izmir, ejemplo de diversidad cultural e hito histórico sefaradí del siglo XX.

Armenios, Barrios, Cafés - Bares: Su Historia, Colectividades, Conferencias-Cursos-Charlas, Españoles, Eventos Culturales, Griegos, Preservación del Patrimonio Cultural, Sefaradíes, Turcos

Un recorrido literario por Buenos Aires

Por Patricio Zunini

 

I

Arranquemos en la Plaza de Mayo, cerca de la Pirámide –figura icónica de Julio Cortázar en El examen–. Cruzando Rivadavia, frente al Banco Nación, un edificio de oficinas oculta que un siglo atrás supo ser el Hotel Argentino, y que albergó, entre otros, a José Hernández. El Centro está lleno de marcas literarias, cualquier camino que sigamos desde la Plaza nos conecta con alguna.

Podemos, por ejemplo, bajar hasta Paseo Colón, caminar por la recova donde Fabricio, aprovechando la confusión general tras el bombardeo del ’55, mató a Elisa en el cuento “Desagravio” de Ricardo Piglia. Si continuáramos hasta Parque Lezama seguramente nos encontraríamos con Martín, protagonista de Sobre Héroes y Tumbas, de Ernesto Sábato, que suele pasar allí las tardes.

No hace falta alejarnos tanto. Podríamos tomar un café en la esquina de Yrigoyen y Bolivar, en el Gran Victoria, donde también el detective Etchenike se permite un breve descanso antes de seguir con las aventuras de Manual de Perdedores, de Juan Sasturain. A menos de 50 metros, siguiendo por Bolívar, se levanta el City Hotel, habitual destino de Leandro Graeff cada vez que llega desde Ciervo Dorado en El Mandato, de José Pablo Feinmann. Dos cuadras más allá, las paredes del Colegio Nacional Buenos Aires actúan como telón de Juvenilia de Miguel Cané y de Ciencias Morales, novela por la que Martín Kohan obtuvo el Premio Herralde.

Un tranquilo paseo por Avenida de Mayo nos permite reparar en el Café London, primer escenario de Los Premiosde Cortázar, el Café Tortoni inmortalizado en un hermoso sonetode Baldomero Fernández Moreno, el Hotel Majestic de La ciudad ausentede Piglia.

Nos quedó un poco atrás, pero cómo no regresar para visitar la Galería Güemes por la que, según Cortázar en “El otro cielo”, es posible llegar a la París del siglo XIX. Si no alcanzáramos Francia deberíamos conformarnos con Florida, pero escuchemos el consejo de los protagonistas de El pornógrafode Juan Terranova: que se la queden “las viejas que compran ropa”, y tal como ellos, remontemos Lavalle, que es la calle del entretenimiento.

II

Tanto caminar, tanto caminar, ¿tomamos un colectivo? Busquemos la parada del 10. (No la de Maipú y Diagonal, ese va para Avellaneda. Además es una esquina peligrosa: allí murió el Rufián Melancólico en Los Lanzallamasde Roberto Arlt).

En menos de quince minutos llegamos a Vicente López y Callao, donde vivió Beatriz Guido. Si bajáramos, podríamos correr hasta Callao y Corrientes para presenciar el rencuentro entre Rodolfo y Samantha, en Flores Robadas en los Jardines de Quilmes, de Jorge Asís. O podríamos buscar el Hotel Keops: con un guiño de la suerte veríamos salir a Sabrina Love –Una noche con Sabrina Love, de Pedro Mairal–.

Pero mejor, sigamos a bordo del 10. Cuando tome Las Heras –una avenida tan literaria que hasta es custodiada por la Biblioteca Nacional– habrá que estar atentos: en uno de esos cientos de edificios Rodolfo Fogwill escuchó la historia de Los Pichiciegos.

Adolfo Bioy Casares y Alan Pauls comparten la Plaza Alférez Sobral, hermana menor del Parque Las Heras. Separa los bares de Diario de la Guerra del Cerdo(Las Heras y Salguero, hoy una pinturería) y de El pasado(en Scalabrini Ortiz y Cabello, hoy demolido, a la espera de una torre).

A tres cuadras, en Lafinur y Las Heras, otra vez Feinmann pero ahora en Los Últimos Días de la Víctima, nos invita al cabaret de mala muerte donde trabaja Cecilia. Pero para continuar con esa novela tendríamos que llegar hasta Belgrano –bajarnos del 10 y combinar con el 59–, hasta Zapiola y Echeverría, donde vive Külpe, “la víctima” de Mendizábal. Mejor sigamos en el colectivo un poco más.

Bajemos en Plaza Italia. Allí comienza El Eternautade Héctor Oesterheld. Caminemos hasta Palermo, pero no tanto como para encontranos con Juan Diego Incardona vendiendo Objetos Maravillosos, sino hasta la mágica manzanade la “Fundación Mítica de Buenos Aires” de Jorge Luis Borges: “Una manzana entera pero en mitá del campo / expuesta a las auroras y lluvias y suestadas. / La manzana pareja que persiste en mi barrio: / Guatemala, Serrano, Paraguay y Gurruchaga”.

III

Finalicemos el recorrido aquí, la vuelta ha sido un poco larga, ya todos debemos estar un poco cansados. Espero que se hayan divertido como yo. Saludémonos aquí, y cada uno a su casa. Yo me vuelvo acompañado de los Veinte poemas para leer en el tranvía, de Oliverio Girondo.

Reconozco que el camino caprichoso dejó huecos imperdonables: el Adán Buenosayresde Leopoldo Marechal, el Conventillo de la Paloma, Alejandro Dolina y sus Crónicas del Ángel Gris, el Bar Ramos, Las Violetas, el Barolo. Pero ¿cómo reflejar toda la riqueza literaria de la ciudad en un solo viaje?

La propuesta es que Uds. acá abajo, en los comentarios, me ayuden a completarlo.

 

Fuente: http://www.eblog.com.ar/4005/un-recorrido-literario-por-buenos-aires/

“Estampas de Buenos Aires”. Blog de Carlos Szwarcer. Monografías.com

Barrios, Cafés - Bares: Su Historia, Poesías y otros territorios de las musas

Buenos Aires desde afuera

Un juego nostálgico y siniestro a la vez: elegíamos una calle, el nombre de una calle quiero decir, para convocarla recorriéndola imaginariamente en un conjuro de la pérdida, allá lejos, en una Buenos Aires enemiga que nos había expulsado. Yo había dejado de ser porteño para convertirme en un Aladino que frotaba un zócalo o cualquier ochava para hacerla reaparecer: “Corrientes, Corrientes”, invocaba negándome a que fuera Fitz Roy, Culpina o Carabobo propuestas por Elías o por esa muchacha que insistía en jugar con Boedo y San Ignacio.
¿Después del Gato Negro qué sigue?”, provocaba a esa pareja suburbana. “¿Qué olor vas sintiendo hasta llegar a Rodríguez Peña?”. Yo no avanzaba en mi recorrido a la altura de las vidrieras —no había posibilidad de verme reflejado entre una caja de orégano o, quizás, de azafrán molido— sino que me iba adelantando arrodillado. Corrientes era una trinchera o, mejor, una mezquita hospitalaria, fugaz. Alguien podría apuntarme y me convenía fingir que ensayaba una plegaria: “¿Qué escalinata se abre antes de Callao?”, “¿Cuántos escalones tiene?”. Oremus. (…)

 

Fuente: 
Fragmento de ”Buenos Aires desde afuera”. David Viñas. (23 de Diciembre de 2006)

http://edant.clarin.com/suplementos/cultura/2006/12/23/u-01332606.htm

 

“Estampas de Buenos Aires”. Blog de Carlos Szwarcer. Monografías.com

Barrios, Cafés - Bares: Su Historia, Crónicas-Ensayos, Desde afuera..., Narrativa-Cuentos-Relatos

Homenaje al bar Varela Varelita. Elegido Café Notable

 En el marco de la muestra de

Fotos y Pinturas

 

Roberto de Luca

Coco Rasdolsky

Horacio Spinetto

Silvia Troian

 

El lunes 28 de mayo de 2012, a las 19 hs

Se realizará un homenaje al Varela Varelita

por haber sido declarado Café Notable

 

Bar Varela Varelita

Scalabrini Ortiz 2102

Buenos Aires

 

“Estampas de Buenos Aires”. Blog de Carlos Szwarcer. Monografías.com

Barrios, Cafés - Bares: Su Historia, Eventos Culturales, Preservación del Patrimonio Cultural

Buenos Aires desde el Naif. Eduardo Ungar (2º parte)

Las siguientes imágenes pertenecen a la obra de Eduardo Ungar, expresan la esencia de Buenos Aires desde una de las maneras de vivir la pintura.

 

 

http://www.eduardoungar.com.ar/ 

 

“Estampas de Buenos Aires”. Blog de Carlos Szwarcer. Monografías.com

Barrios, Cafés - Bares: Su Historia, Fotos e imágenes de la Ciudad

Buenos Aires desde el Naif. Eduardo Ungar (1º parte)

“El arte Naif embellece la visión de la vida.

Detrás de cada obra “ingenua”, existe una filosofía clara y esperanzada.

Un ser escéptico o egoísta no podría ser un artista naif.

El Naif devela el alma de un soñador empedernido.

Y hace más buenas a las personas que lo contemplan”. (Graciela Bello)

 

 

Las siguientes imágenes pertenecen a la obra de Eduardo Ungar, expresan la esencia de Buenos Aires desde una de las maneras de vivir la pintura.

 

 

 

 

  

 

 

 

  

EDUARDO UNGAR

 

Nació y vive en Buenos Aires, Argentina, donde desarrolla su actividad artística actualmente.

Comenzó en la actividad plástica a través de la cerámica especializándose en la decoración sobre cubierta, en los talleres de Mireya Baglietto, técnica empleada en al realización de diversos murales efectuados en la década del 70.

Es profesor nacional de dibujo y pintura egresado del CONSUDEC.

También ha realizado cursos y seminarios con destacados artistas plásticos del país y el extranjero.              

                                              

Realizó exposiciones individuales en Buenos Aires, Caracas, París, Chicago, Madrid; Miami , Tel Aviv y Nueva York.

Sus obras se encuentran en exposición permanente en Chicago, Buenos Aires, Lisboa, París, Nueva York, Tel Aviv y Madrid,

Participó y fue premiado en dos de los salones de Pintura Naif organizados por la Galería Hoy en el Arte.     

 

http://www.eduardoungar.com.ar/

 

 

 

“Estampas de Buenos Aires”. Blog de Carlos Szwarcer. Monografías.com

Barrios, Cafés - Bares: Su Historia, Fotos e imágenes de la Ciudad

Confitería Ideal. 100 años y una acuarela

Confitería Ideal

 

Ubicada en Suipacha 384 (CABA). Fundada en 1912.

 

Integra la lista de Cafés, Bares, Billares y Confiterías Notables de la ciudad Autónoma de Buenos Aires

 

 

 

Dibujo de Norberto Dorantes. El autor dice de su obra:

Estos ocho años he disfrutado en demasía los barecitos y cafés de Buenos Aires. Me he propuesto croquisar algunos, los más que pueda. Este sketchs: Tinta-acuarela y unos toques de acrílico. Papel canson sketch pad.

 

Imagen: http://norbertodorantes.blogspot.com.ar

 

 

 

 

“Estampas de Buenos Aires”. Blog de Carlos Szwarcer. Monografías.com

Barrios, Cafés - Bares: Su Historia

Feria del Libro: presentación de “Cafés Notables de Buenos Aires”

Los cafés porteños son unos de los lugares más genuinos de la ciudad de Buenos Aires. Testigos privilegiados de historias cotidianas y de gestas históricas, los cafés son el pulso de nuestra ciudad. En la Feria del Libro se presentarán los tomos I y II de Cafés Notables de Buenos Aires.  

Participan: Liliana Barela y Horacio Spinetto

El domingo 29 de abril a las 21.30 hs. Sala Victoria Ocampo.

 

“Estampas de Buenos Aires”. Blog de Carlos Szwarcer. Monografías.com

Barrios, Cafés - Bares: Su Historia, Comentarios de Libros y Publicaciones, Conferencias-Cursos-Charlas, Eventos Culturales, Fotos e imágenes de la Ciudad, Preservación del Patrimonio Cultural

Los bienes culturales, poco protegidos

 

El edificio de la confitería Del Molino, otro emblema dstruido Foto: Jorge Bosch / Aníbal Greco

   

Monumentos históricos; emblemas arquitectónicas de una época que pasó; áreas patrimoniales nutridas de memoria y valiosas moradas que la ciudad desea conservar. Buenos Aires tiene hoy más de 3000 edificios y áreas protegidas por un abanico de leyes, mientras que otros 8000 sitios están en vías de conseguir esa denominación. Son espacios portadores del ADN de la porteñidad, como los 60 bares notables, catalogados como parte del patrimonio cultural, que lograron conservar el estilo y el espíritu de antaño.

Sin embargo, algunos de estos edificios protegidos suelen caer en la desgracia del olvido, en el abandono más triste por la imposibilidad de sus propietarios de mantenerlos económicamente redituables, sin que el Estado pueda hacer mucho más que emitir declaraciones bienintencionadas que, a menudo, sólo impiden un negocio privado, pero no evitan la decadencia.

El cierre de la tradicional confitería Richmond , que iba a convertirse en un local de venta de ropa deportiva sobre la calle Florida, es el ejemplo más reciente de un conflicto de intereses entre legítimos propietarios tentados a aceptar un negocio que puede resultarles beneficioso, pero obligados a responder a una ley que les impedirá cambiar la fachada, el estilo o la actividad del comercio.

  

Como consecuencia, distintos inmuebles quedan en desuso, congelados en el tiempo. El ejemplo más reciente es el del pasaje La Cuadra, en la zona de La Imprenta, en Palermo, cerrado desde hace meses luego de que se impidiera la concreción de un negocio inmobiliario que amenazaba su histórica fachada.

En otros casos, como el de la confitería Del Molino, en Callao y Rivadavia, o el del edificio de la ex tienda Harrods, en la peatonal Florida, el Estado no impide que sus dueños mantengan abandonados emblemas del pasado de la ciudad.

Los especialistas en patrimonio histórico, arquitectura, desarrollo y urbanismo abrieron una discusión sobre la protección patrimonial de bienes privados, y la mayoría coincide en que el Estado y la sociedad deberían subsidiar o resarcir a quienes tengan una propiedad bajo este título, algo que en la práctica hoy no ocurre.

Enrique García Espil, presidente de la Sociedad Central de Arquitectos, dijo a LA NACION: “Los edificios catalogados tienen determinados valores arquitectónicos o artísticos, o bien representan hitos de referencia. Lo que hace falta cuando se decide proteger una propiedad es una intervención activa del Estado para mantener el uso, sosteniéndolo, por ejemplo, con desgravaciones de impuestos. Buenos Aires tiene una parte importante de su vida social en los bares, y es atinado defenderlos. Pero los mecanismos que ejecuta el Estado están fallando. Porque, además de la prohibición de hacer, tiene que ofrecer soluciones y facilidades para los particulares”.

El arquitecto Daniel Mintzer, director de G&D Developers, considera que frente al cuidado de lo patrimonial hay un choque de intereses que aún no se ha resuelto. “La ciudad tiene cierta propiedad histórica que pretende resguardar. El beneficio es de la ciudad, pero el dueño no es la ciudad, sino un particular. Entonces, hay un choque de intereses. ¿Y quién es el que hace un sacrificio involuntario en pos de la ciudad?”, dijo Mintzer.

Y agregó: “La protección debe surgir de un acuerdo con el dueño. Si el Estado pretende que ese particular, en lugar de ganar dinero, mantenga esa propiedad, la sociedad debería resarcirlo. Ese es un debate que no se está haciendo. No se puede catalogar un inmueble sin una ley que compense de modo lógico esa decisión. En ese caso, se debería aumentar el ABL, si lo que pretendemos como sociedad es cuidar determinados bienes”.

Compensar al dueño

La ex legisladora porteña por la Coalición Cívica Teresa de Anchorena, autora de varias leyes de protección patrimonial, afirmó: “Es fundamental que la ciudad proteja de la destrucción o de la deformación a sus edificios valiosos, pero para hacer que esta restricción al dominio sea justa y sustentable es indispensable encontrar maneras para compensar económicamente a los propietarios”.

Teresa de Anchorena presentó en 2009 un proyecto de ley de compensación para los edificios catalogados, que proponía que el gobierno porteño evaluara los metros cuadrados que hubieran podido construirse en esa zona, de no estar el inmueble protegido, y le entregara al propietario un certificado por esos metros virtuales, que podrían ser vendidos a terceros para ser aplicados en otras zonas de la ciudad.

“También es necesario que se reglamente la ley 1227 de patrimonio para establecer sanciones económicas a los propietarios de edificios emblemáticos que, por falta de cuidado, están sometidos a una demolición lenta. Los propietarios, como no los pueden demoler, dejan que se degraden. Es el caso del Molino y de Harrods”, dijo la ex legisladora.

El diputado Patricio Di Stefano, titular de la Comisión de Patrimonio Histórico de la Legislatura, de Pro, dijo: “El desarrollo y el progreso no están relacionados con la cantidad de construcciones. El avance de ellas y de las torres es positivo, pero debe hacerse en el marco de un planeamiento. Las metrópolis con mejor calidad de vida siguen este camino, mientras que Buenos Aires destruye su historia”.

Santiago Pusso, de la ONG Basta de Demoler, sostiene que la catalogación no es suficiente como instrumento de protección. “Son necesarios estímulos y, sobre todo, la gestión activa del Estado para compartir la carga pública que implica el mantenimiento de esas áreas y edificios, tanto los que están catalogados como aquellos que no lo están y que tienen valor patrimonial”. Pusso agregó: “Es necesario prever políticas de incentivos, como reducción de ABL o créditos blandos que el Banco Ciudad pudiera otorgar”.

En tanto, Liliana Barela, titular de la Dirección de Patrimonio Histórico, explicó: “Se salvaron más bares de los que se perdieron. La gente siente orgullo de recibir el diploma de bar notable, y es una distinción que no va en contra del progreso”. (…)

 

 

 Fuente: Pablo Tomino (En La Nación 30 de agosto de 2011

 

 

“Estampas de Buenos Aires”. Blog de Carlos Szwarcer. Monografías.com

Barrios, Cafés - Bares: Su Historia, Fotos e imágenes de la Ciudad, Preservación del Patrimonio Cultural

La Justicia y el Patrimonio Histórico. Confitería Richmond

No podrán cambiar la confitería Richmond

La Justicia porteña dispuso que no se modifiquen ni la fachada ni la estructura del tradicional local

La Justicia porteña ordenó que no se modifique la estructura ni la fachada de la confitería Richmond , situada en Florida al 400. Así lo dispuso el titular del Juzgado en lo Contencioso Administrativo y Tributario Nº 11 de la ciudad de Buenos Aires, Fernando Juan Lima, que, de esta manera, hizo lugar a la medida cautelar solicitada por la diputada kirchnerista María José Lubertino con el fin de proteger el valor histórico y cultural del tradicional inmueble.

El magistrado resolvió que tanto el propietario como los inquilinos se abstengan de “efectuar o continuar cualquier modificación, restauración o alteración” en la estructura y el frente del inmueble, incluido el mobiliario, que, en el caso de haber sido retirado, deberá restituirse.

Asimismo, el magistrado dispuso que el Ministerio de Seguridad y Justicia de la ciudad de Buenos Aires establezca una custodia policial durante las 24 horas con el fin de garantizar el cumplimiento de la medida.

En su presentación ante la Justicia, Lubertino recordó que la confitería en cuestión se encontraba en funcionamiento desde 1917, y destacó: “Durante las décadas de 1920 y 1930 fue un lugar de encuentro de artistas de vanguardia”.

Llegó a erigirse como el búnker del emblemático Grupo Florida, integrado por Borges , Oliverio Girondo, Eduardo Mallea, Raúl Scalabrini Ortiz, Conrado Nalé Roxlo, Leopoldo Marechal y Eduardo González Lanuza, entre otros notables, que, supuestamente competían en su visión literaria con el Grupo Boedo.

Sin embargo, Lubertino subrayó que, pese a su importancia, “el Poder Ejecutivo local no había adoptado decisión alguna destinada a salvaguardar dicho bien”.

La denuncia ante los tribunales porteños se tramitó luego de conocerse la noticia de que, “dicha confitería habría sido vendida a un grupo inversor que, según dijo, tendría la intención de instaurar allí un local de la compañía Nike, dedicada a la venta de artículos deportivos”.

Valor arquitectónico

Efectuó un relato de las distintas noticias que cobraron estado público, en las que se daba cuenta de cómo, de a poco, se fue cerrando la mentada confitería, hasta llegar al cierre definitivo, el despido de los empleados y el retiro del mobiliario original.

Por otra parte, mencionó que en la ley 35 se creó la Comisión de Protección y Promoción de los Cafés, Bares, Billares y Confiterías Notables de la ciudad de Buenos Aires (art. 1º), en la que se definió como notable, a los fines de la ley, a aquellos bares, billares o confiterías relacionados con hechos o actividades culturales de significación o cuya antigüedad, diseño arquitectónico o relevancia local le otorgasen un valor propio.

 

 

 

Fuente: diario La Nación 27-08-2011

 

 

 

 

  

“Estampas de Buenos Aires”. Blog de Carlos Szwarcer. Monografías.com 

 

Artículos Periodísticos, Cafés - Bares: Su Historia, Preservación del Patrimonio Cultural
chatroulette chatrandom