Estampas de Buenos Aires

Blog de Carlos Szwarcer en Monografias.com

 

Archivo de Diciembre, 2017

Sitios de Carlos Szwarcer

Por Carlos Szwarcer


Algunos sitios de Carlos Szwarcer en Internet

Carlos Szwarcer

Carlos Szwarcer

.

Estampas de Buenos Aires

Blog de Carlos Szwarcer en Monografias.com

http://blogs.monografias.com/estampas-de-buenos-aires/

Cronos Cultural

https://cronoscultural.blogspot.com.ar/

Teatro Maipo. 100 años de historia entre bambalinas.

http://teatromaipo-ellibro.blogspot.com.ar/

Diversidad Cultural: Estampas del Buenos Aires cosmopolita.

http://cronoscultural-arg.galeon.com

Estampas de Buenos Aires

https://estampasdebsas.wordpress.com/

Jornada Buenos Aires Sefaradí

http://cronoscultural.blogspot.com.ar/p/jornada-buenos-aires-sefaradi.html

Jornada Buenos Aires Sefaradí Fotos y Audiovisuales

http://cronoscultural.blogspot.com.ar/p/jornada-buenos-aires-sefaradi-fotos-y.html

.

.

Estampas de Buenos Aires. Blog de Carlos Szwarcer en Monografias.com

Artículos Periodísticos, Barrios, Colectividades, Conferencias-Cursos-Charlas, Crónicas-Ensayos, Efemérides, Entrevistas, Estadísticas, Eventos Culturales, Fotos e imágenes de la Ciudad, Narrativa-Cuentos-Relatos, Poesías y otros territorios de las musas, Preservación del Patrimonio Cultural

11 y 6. Fito Páez

Por Carlos Szwarcer


“11 y 6″ es una canción compuesta e interpretada por Fito Páez. Convertida en un clásico del pop-rock es el cuarto tema del disco “Giros”, editado en 1985. Narra la tierna relación de amor entre dos niños de 11 y 6 años (de allí el título).


Venden flores en un Bar  Notable de la Ciudad de BUENOS AIRES: “LA PAZ”, ubicado en Av. Corrientes y Montevideo, sitio emblemático y conocido en otra época porque en sus mesas se reunían y filosofaban artistas, escritores e intelectuales . El tema, inspirado en este otrora pintoresco lugar de encuentro, y hoy muy cambiado, vibra en una interesante melodía, excelentemente acompañada por una letra sencilla que fascina por su ternura. Nuevamente, la temática de un amor que enlaza dos vidas tiene atractivo, mucho más al enfocarse en la triste historia de necesidades que subyace y vincula a los dos pequeños que recorren la ciudad buscando unas monedas para sobrevivir. La canción, inevitablemente, conmueve.

.

11 y 6


En un café, se vieron por casualidad

Cansados en el alma de tanto andar

Ella tenía un clavel en la mano

Él se acercó, le preguntó si andaba bien

Llegaba a la ventana en puntas de pie

Y la llevó a caminar por Corrientes.


Miren todos, ellos solos…

Pueden más que el amor y son más fuertes que el Olimpo.

Se escondieron en el centro y en el baño de un bar

Sellaron todo, todo con un beso.


Durante un mes vendieron rosas en “La Paz”

Presiento que no importaba nada más

Y entre los dos juntaban algo.

No sé por qué, pero jamás los volví a ver

Él carga con 11 y ella con 6

Y, si reía, le daba la luna.


Miren todos, ellos solos

Pueden más que el amor y son más fuertes que el Olimpo

Se escondieron en el centro y en el baño de un bar

Sellaron todo, todo, todo, todo, todo, todo con un beso.

.

Letra y Música Fito Páez

Canción en https://www.youtube.com/watch?v=ll6pFCU7u4E

Imagen tomada de la web

.

Estampas de Buenos Aires. Blog de Carlos Szwarcer en Monografías.com

Artículos Periodísticos, Barrios, Cafés - Bares: Su Historia, Canciones, Fotos e imágenes de la Ciudad, Narrativa-Cuentos-Relatos

SEPHARDIC CHARM (HECHIZO SEFARADÍ)

Por Carlos Szwarcer

.

Tengo el agrado de dar a conocer la traducción al inglés realizada por Steve Sadow (Profesor Emérito de Literatura Latinoamericana en Northeastern University en Boston.) de un cuento breve de mi autoría: HECHIZO SEFARADÍ. La narración -basada en hechos reales -  fue publicada originalmente en castellano en la Revista“Los Muestros” Nº 54. Marzo de 2004 (Bruselas, Bélgica).

Dicha traducción fue incorporada al  “Steve Sadow’s Idea Bank”, sitio web dedicado a generar y difundir un archivo relacionado con el arte y la literatura judía latinoamericana.

Presentacion y traducción al inglés (”SEPHARDIC CHARM”), realizada por Steve Sadow y más abajo la version original: “HECHIZO SEFARADÍ”

.

Carlos Szwarcer is a Jewish-Argentine historian, journalist and short-story writer. He is a specialist in the history of Sephardic Jews of Argentina, and he has collected many oral testimonies from older people in Sephardic neighborhoods of Buenos Aires.

.

SEPHARDIC CHARM

By Carlos Szwarcer

.

José is more than eighty years old. He was born in Villa Crespo, a neighborhood of Buenos Aires. His childhood was tightly linked to 400 block or Gurruchaga Street and the area nearby; he grew up in “amidst the Yudería,” the part of the area inhabited by Sephardic Jews who spoke Ladino. José had unique characteristic that stood out even within the multicolor universe of Villa Crespo, where the Yiddish-speaking Ashkenazi Jews were by far the majority of the Jewish community. All these Jews co-exited with Spaniards, Italians, Muslims, Greeks, Armenians and others. However, from the early decades of the twentieth century, Gurruchaga was a typical side street of Smyrna, Turkey.

In fact, José, nicknamed “Pepe” wasn’t a Sephardic Jew, but he looked like one. He was the descendant of one of so many tenants of Spanish origin, who lived mixed in with hardworking and modest family members from distinct ethnic groups. The majority of Pepe’s friends were” Sephardic Turks” and he knew their costumes perfectly, to the point that, you could say he was one of them. He even went to the temple on Camargo Street, in the early evening, to earn tips for helping distribute skullcaps to the men coming in to pray.

The thirties were difficult, though even during a crisis situation, the families, in general, made do with the little they had. Stories about those times tend to portray daily life with a veneer of happiness, product of a time that that seems to have been enjoyed with little things, and even the difficulties, derived from an uncomfortable economic situation, are today remembered with humor or by remembering mischief and pranks.

Pepe recalls that “his brother worked in the poultry shop on Guchurraga Street, plucking chickens, and my mother sent me to buy there. Broken eggs would be sold cheaper, and I would go there with a “milk can,” and I said to Galizy, the owner of the shop. “Hello, don Juan, my mother wants to know if can give me a dozen broken eggs.” And he answered me, “Yes, of course, go on, tell Cholo.” And I told my brother, who went to the back, grabbed unbroken eggs, broke them and threw then into the milk pail, but instead of 12 he threw in about 50. And when I came out, I said, “My brother says, that here they are.”  With his face reddening and nostalgic for that ruse, don Pepe continued, “And my mother stepped on all of them, shells and all and strained them and make pastries in the way the Turks (Sephardic Jews) had taught her. They were called “esponyada,” Spanish bread. Then, with what was left over, she added a bit of flour and stirred the dough with a spoon formed it as if it were a fried egg, and make pastries called “Mulupitas.” She carried the platter to the pastry shop, for them to be baked. We learned from the Turks,. and we ate a lot.” He guffawed.

He claims to know many tunes that the Turks used to sing, and delving into his memory, his light eyes became moist, he began to relive, with some difficulty, but a lot of pleasure, some fragments: Ay! Yo me la llevé / abajo del puente / cuántos cuentos le conté / ni me lavo ni me peino / ni te pongas la mantilla / hasta que venga mi novio de la guerra de Sevilla. Y Pepe sigue entonando: Ay! Sí, ven Pupula ven / Pupula, ven no te desbragues/que aquí nos pueden ver / toma por aquí toma por allí…”(Ay, I brought her/under the bridge… I told her so many stories… I won’t wash, I won’t comb my hair… don’t put on the mantilla/until my boyfriend comes from Seville.) And Pepe went on singing, “Sí, ven Pupula ven / Pupula ven no te desbragues / que aquí nos pueden ver/ toma por aquí toma por allí…” (“Yes, come, Pupula, come Pupula, come, don’t get undressed/They can see us here/ drink here here/drink from from there… “).

Certainly, he had so much contact with the Sephardic Jews that he found himself fascinated by it; the meals, the songbook, the proverbs: Mucho i bueno ke te de el Dió”,( That God give you much and good;” Kamino de leche i miel ke se te haga” Let you be given a path of milk and honey:” and above all, la “grazie de sus muyeres”, “the grace of the women” cause him to fall in love with the daughter of a worker in the Sephardic temple around the corner. The bride’s parents asked him only that they woundn’t marry in the church and wished for them thec“parida de hiyos” “the birth of children.”

It is surprising to hear in this native-born Argentine with a Basque surname, the perfect cadence and intonation of dyudesmo (Ladino,) so carefully and pleasingly chosen from the trunk where the dearest experiences are kept, while his face was once more illuminated, as with someone who suddenly found a place and time in which his happiness began.

This testimonial, that is part of the history of an average family in Villa Crespo, is the reflection of the living together and integration in a social environment, where the Sephardi world, as we have observed was and continues to be a source of enchantment and seduction, so many times irresistible.


Translated by Steve Sadow

.

Steve Sadow y Carlos Szwarcer (octubre 2017)

———–

HECHIZO SEFARADÍ

Por Carlos Szwarcer

.

José tiene más de 80 años. Nació en  Villa Crespo, Buenos Aires. Su niñez estuvo estrechamente ligada a la calle Gurruchaga al 400 y sus cercanías; creció en “el medio de la Yudría”, sector del barrio en el que se concentraban los sefaradíes de habla judeo-española. El lugar tenía características muy especiales que sobresalían aún dentro del universo multicolor de Villa Crespo, donde los ashkenazíes (1) eran inmensa mayoría entre los judíos. Todos ellos coexistían con españoles, italianos, musulmanes, griegos, armenios, etc., pero desde las primeras décadas del siglo XX, Gurruchaga, ubicada entre Corrientes - por entonces llamada Triunvirato – y Camargo,  fue una típica callejuela de Izmir (Esmirna).

En verdad, José, apodado “Pepe”, no era sefaradí… pero lo parecía; era descendiente de una de las tantas familias de origen español de los inquilinatos donde convivían entremezcladas parentelas de distintas etnias, humildes y trabajadoras. La mayoría de los amigos de Pepe eran “turcos sefaradíes”  y  conocía a la perfección sus costumbres, a tal punto que, se podría decir, era uno de ellos. Si hasta iba con aquella “barrita sefaradí”, a la tardecita, al templo de Camargo al 800 para  ganarse unas monedas de propina  ayudando a distribuir las kipás (2) a los varones que ingresaban  a orar.

Los años 30 del siglo pasado fueron difíciles, aunque dentro de una coyuntura de crisis, generalmente las familias se conformaban con poco. Los testimonios tienden a recordar lo cotidiano desde aspectos muchas veces presentados bajo un barniz de felicidad, producto de un tiempo que parece haber sido disfrutado con pequeñas cosas y aún las dificultades, derivadas de una incómoda situación económica,  hoy  son expresadas desde el humor o rememorando picardías o travesuras.

Pepe cuenta que  su  “hermano trabajaba en la pollería de la calle Gurruchaga, pelaba pollos y mi  mamá me mandaba a comprar allá. Los huevos rotos los vendían más baratos y yo iba con una “lechera”  y  le decía a Gallizy - el dueño del local - ‘Hola, don Juan, dice mi mamá si me puede dar  una docena de huevos rotos’. Y él me contestaba  ‘Sí, claro, andá, decile al Cholo’.  Y yo le decía a mi hermano, que se iba al fondo, agarraba los huevos sanos, los golpeaba y los tiraba a la lechera, pero en vez de 12 tiraba como 50 huevos y cuando salía yo le decía ‘Dice mi hermano que ya está don Juan’.  ‘A  ver, qué te voy a cobrar si están todos rotos’ y no me cobraba nada”.  Con el rostro encendido y nostálgico por el recuerdo de esa artimaña Don Pepe continúa: “Y mi mamá pisaba todo, con cáscara y los colaba y hacía una masita que le enseñaron los turcos (sefaradíes), que le llamaban “pan esponyado”,  pan de España, después con lo que le quedaba le agregaba un poco de harina y estiraba la masa con una cuchara y se hacía como un huevo frito y hacía unas masitas: ‘Mulupitas’ y llevaba la fuente a la panadería para que se la hornearan. Aprendimos de los turcos… comíamos a cuturadas.”(3).  Ríe a carcajadas.

Asegura conocer muchas temas que cantaban los turcos y hurgando en su memoria, en tanto se humedecen sus ojos claros, alcanza a revivir con cierta dificultad, pero mucha alegría, algunos  fragmentos: “Ay! Yo me la llevé /  abajo del puente / cuántos cuentos le conté  / ni me lavo ni me peino /  ni te pongas la mantilla /  hasta que venga mi novio  de la guerra de Sevilla. Y Pepe sigue entonando Ay! Sí, ven Pupula ven /  Pupula ven no te desbragues /  que aquí nos pueden ver / toma por aquí toma por allí…”

Claro que fue tanto el contacto con el mundo sefaradí que se vio embelekado; las comidas, el cancionero, los refranes:  “Mucho i bueno ke te de el Dió”, “Kamino de leche i miel ke se te haga” y, sobre todo,  la “grazia de sus muyeres”, hicieron  que se enamorara de la hija de un operario  del templo sefaradí de la vuelta. La familia de la novia solamente le pidió que no se casaran por iglesia y les deseó “parida de hiyos”.

Sorprende escuchar en este criollo de apellido vasco, la perfecta cadencia y entonación de sus palabras en dyudesmo, tan cuidadosa y gratamente elegidas del baúl donde se guardan las vivencias más queridas, mientras se ilumina una vez más su rostro, como quién de pronto encontró un lugar y un tiempo en el que comenzó su felicidad.

Este testimonio, que es parte de la historia de una familia común de Villa Crespo, es reflejo de la convivencia e integración en un ámbito de diversidad cultural, donde el mundo sefaradí, como observamos, fue y sigue siendo una fuente de hechizo y seducción, muchas veces irresistible.

Notas

1) Judíos de habla idish.

2) Pequeño sombrero para cubrir la cabeza durante las ceremonias en el templo.

3) En mucha cantidad.

* Publicado en: “Los Muestros” Nº 54. Marzo de 2004. Bruselas. Bélgica.

.

Estampas de Buenos Aires. Blog de Carlos Szwarcer en Monografías.com

Artículos Periodísticos, Barrios, Colectividades, Crónicas-Ensayos, Preservación del Patrimonio Cultural, Sefaradíes

Buenos Aires (Jorge Luis Borges)

Por Carlos Szwarcer

Jorge Luis Borges en un poema dedicado a Buenos Aires.

Publicado en “La Cifra” (1981),  anteúltimo libro de poesía del famoso escritor, reúne cuarenta y cinco

composiciones de su autoría entre 1978 y 1981.

BUENOS AIRES

He nacido en otra ciudad que también se llamaba Buenos Aires.

Recuerdo el ruido de los hierros de la puerta cancel.

Recuerdo los jazmines y el aljibe, cosas de la nostalgia.

Recuerdo una divisa rosada que había sido punzó.

Recuerdo la resolana y la siesta.

Recuerdo dos espadas cruzadas que habían servido en el desierto.

Recuerdo los faroles de gas y el hombre con el palo.

Recuerdo el tiempo generoso, la gente que llegaba sin anunciarse.

Recuerdo un bastón con estoque.

Recuerdo lo que he visto y lo que me contaron mis padres.

Recuerdo a Macedonio, en un rincón de una confitería del Once.

Recuerdo las carretas de tierra adentro en el polvo del Once.

Recuerdo el Almacén de la Figura en la calle de Tucumán.

(A la vuelta murió Estanislao del Campo.)

Recuerdo un tercer patio, que no alcancé, que era el patio de los esclavos.

Guardo memoria del pistoletazo de Alem en un coche cerrado.

En aquel Buenos Aires, que me dejó, yo sería un extraño.

Sé que los únicos paraísos no vedados al hombre son los paraísos perdidos.

Alguien casi idéntico a mí, alguien que no habrá leído esta página,

lamentará las torres de cemento y el talado obelisco.


Jorge Luis Borges (en La Cifra. 1981)

.

Pintura de Miguel Cazaña

.

Estampas de Buenos Aires. Blog de Carlos Szwarcer en Monografías.com

Artículos Periodísticos, Barrios, Narrativa-Cuentos-Relatos, Poesías y otros territorios de las musas, Preservación del Patrimonio Cultural

Antisemitismo: principal discriminación entre los porteños

Por Carlos Szwarcer

El antisemitismo fue el principal motivo de denuncias por discriminación recibidas en la Fiscalía de la Ciudad durante el año 2016. En total concentró un 22 por ciento de las 210 investigaciones que fueron encuadradas como infracción al artículo 66 del Código Contravencional (Discriminar) y de la Ley 23.952 (Penalización de actos discriminatorios).

El segundo motivo de discriminación denunciado fue por características físicas (aspecto, discapacidad, condición de salud, características genéticas), con un 19 por ciento del total. Asimismo, la identidad sexual fue el móvil del 18 por ciento de las denuncias por discriminación, seguido de un 17 por ciento relacionado con la xenofobia.

En el caso de la xenofobia, el 26 por ciento de los denunciantes fueron de nacionalidad boliviana, seguido de un 23 por ciento de nacionalidad peruana y un 20 por ciento de nacionalidad paraguaya.

El resto de las denuncias estuvieron vinculadas al racismo (9 por ciento), a las convicciones ideológicas (4 por ciento) y a la condición socioeconómica (3 por ciento).

Balvanera y Palermo son los barrios que concentran el mayor porcentaje de denuncias por discriminación, con un 12 por ciento cada uno. Le siguen Flores y Caballito, ambos con un 6 por ciento, y Monserrat y Recolecta, que concentran respectivamente un 5 por ciento.

Es de destacar que alrededor del 60 por ciento de los hechos tuvieron lugar en viviendas particulares, mientras que un 26 por ciento sucedió en el espacio público. Casi un 11 por ciento de las denuncias relacionadas con discriminación tienen por escenario redes sociales y servicios de mensajería instantánea.

El 94 por ciento de los imputados identificados por la Fiscalía en las denuncias por discriminación son de nacionalidad argentina.

Desde hace dos años, la Fiscalía de la Ciudad cuenta con un equipo especializado en casos de discriminación, a través de la cual se busca otorgar una respuesta rápida y eficaz en los casos en los que se denuncien e imputen actos discriminatorios.

Asimismo, desde su Secretaría General de Acceso a Justicia, la Fiscalía cuenta con un Programa de Actividades Interdisciplinarias sobre Conductas Discriminatorias que tiene como objetivo el desarrollo de tareas de investigación social y difusión de valores que apunten al refuerzo de la convivencia social.

Entre los casos más recientes, viene al caso mencionar el de una pareja de mujeres que fueron obligadas a retirarse de un tradicional bar del barrio de Recoleta, a raíz de las demostraciones de afecto que se prodigaban. Tras la denuncia, se convocó a una audiencia de mediación en la que las partes acordaron superar las diferencias mediante esa solución alternativa de conflictos según las normas procesales de la Ciudad.

.

Fuente: https://www.fiscalias.gob.ar

.

Estampas de Buenos Aires. Blog de Carlos Szwarcer en Monografías.com

Artículos Periodísticos, Barrios, Colectividades, Crónicas-Ensayos, Estadísticas
chatroulette chatrandom

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda