Estampas de Buenos Aires

Blog de Carlos Szwarcer en Monografias.com

 

Los primeros Plateros de Buenos Aires

Artesanía de los metales *

 

Por su abundancia y por sus prodigiosos trabajos salidos de las manos de los artífices prehispánicos, el oro y la plata desbordaron en América el plano de la realidad, para entrar en el mundo de la fantasía. Los maestros españoles y portugueses al afincarse en el nuevo continente cambiaron sustancial mente las formas y el sentido de las obras producidas y respecto de las más importantes de sus manifestaciones, la platería, establecieron las bases de lo que luego sería la platería criolla que, según las regiones, adquirieron estilos muy diversos y característicos. En el área rioplatense florecieron múltiples muestras de esta artesanía, tanto destina das a la liturgia, como al ajuar doméstico, y, especialmente, al apero del gaucho, donde alcanzaron su máxima originalidad: portezuela, copas y barbada de los llamados “frenos de candado”, cabezadas y riendas de pura chapa de plata cincelada, cadenitas de plata intercaladas con lonjas de cueros, facones, rastras con monedas, chapas de plata, oro y cadenas, hebillas haciendo juego, cuchillos con vaina, empuñadura y puntera de plata, muchas veces con incrustaciones de oro, y hasta maneas de plata pura, estribos de plata potosina, son algunas de las muestras deesa riqueza pasada pero aún hoy revitalizable en algunas zonas del país.

 

Dentro de las artesanías de los metales es importante también las del hierro, que han dejado en todo el territorio nacional preciosas rejas, veletas, cerrojos, llaves, bocallaves y elementos para el apero, como frenos, estribos y otros arreos (1).

 

“Los artesanos de la platería bajaron desde el Perú y se fueron instalando en las poblaciones que conducían a la Gobernación del Tucumán. La fructífera corriente se proyectó hasta recién abiertas las puertas del puerto de Buenos Aires y a todo ellitoral de los grandes ríos” (2).

 

Para Márquez Miranda y Torre Revello el dato más antiguo sobre la platería en el Río dela Plata corresponde a 1572, año en que llegaron los plateros Francisco Ruiz y Francisco Carrasco, pero sabemos que con Pedro de Mendoza, en 1536, llegó a nuestras playas el platero Juan Velázquez natural de Utrera, y se sabe que, en 1553 envió metales extraídos deI bituruzá, y muchos años antes había sido testigo en la información de los cambios de escudos en los barcos de Alvar Núñez Cabeza de Vaca y como pintor fue nombrado perito para copiar las armas que puso el Adelantado. Inmediatamente después aparece Juan López, que en 1567 ensayó las piedras del Guayrá; más tarde, en la armada deJuan Ortíz de Zarate se registran tres plateros: Francisco Ruiz, Francisco Carrasco y Melchor Alfonso.

 

“El dato más antiguo con relación a plateros de Buenos Aires (fundada en junio de1580), corresponde a uno de 1615, llamado Melchor Migues, pero ya en 1606 estaba radicado Francisco López “platero”, quizás el primero en la ciudad, nos acota elP. Furlong S. J.

 

Coincide en el dato, el Dr. Vicente Sierra, quien dice que el honor de ser el primer platero de Buenos Aires parece corresponder a un tal Francisco López y más tarde aparecen Melchor Miguens, Miguel Pérez y los portugueses Bernardo Pereyra y Francisco de Acosta (3).

 

Termina Torre Revello su magnífica monografía sobre plateros rioplatenses, recordando los méritos de tres de ellos: Juan Antonio Callejas y Sandoval, Manuel Pablo Núñez de Ibarra y José Boqui, maestros destacados de quienes se conservan piezas tales como una custodia que hizo Boqui para el convento de Santo Domingo, en la ciudad de Buenos Aires.

 

Los plateros de Buenos Aires, reunidos en gremio, eligieron por Patrono a San Eloy y en 1788 elentonces Intendente General de Real Hacienda, Francisco de Paula Sanz, promulgó un bando por el quereglamentaba la organización del “gremio”. Para ingresar a él debía reunir examen de competencia que consistía en realizar un trabajo sin la ayuda de nadie ni consejo de otra persona y luego era “sometido a severo examen general”. Si era aceptada la labor se le extendía la correspondiente carta de aprobación con derecho a establecer tienda u obrador para trabajar para el público.

 

Hay que señalar lo que dice un afamado platero de Buenos Aires, Juan Antonio Calleja y Sandoval, que eran no pocos los plateros clandestinos y éstos no ponían marca en las obras que hacían y vendían y hasta se valían de materiales de baja ley (4).

 

(…)

 

Notas:

1)Dellepiane y Calcena, Carlos A. y Fernández Latour de Botas, Olga. Origen y evo lución de las artesanías populares argentinas, 1958 (ed. mim.) En: Atlas de la Cultura Tradicional Argentina para la Escuela, por Olga Fernández Latour de Botas, Mrio. de Educación y Justicia. Subsecretaría de conducción educativa. Dirección Nacional de Educación Artística. Buenos Aires, 1986,  p. 90.
2) Federico Oberti: Arte popular, s/r. En: J. Catalina Pistone. op. cit. p. 44/45. *

3) * J. Catalina Pistone. Estudio Histórico de lasArtesanías en Santa Fe, Colmegna. Santa Fe (1988) p. 45.

4) Guillermo Furlong S. J. Historia social y cultural del Río dela Plata 1536/1810. El trasplante cultural Arte-Tea. Tip. edit. Argentina. Buenos Aires, 1969 p.  589.

 

 

* En  “Las artesanías y los artesanos del Río de la Plata”. J. Catalina Pistone (http://www.cehsf.ceride.gov.ar)

 

 

“Estampas de Buenos Aires”. Blog de Carlos Szwarcer. Monografías.com

    Compartir este post en:
  • Facebook
  • Twitter
  • menéame
  • Delicious
  • Technorati
  • Digg
Sin categoría

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda