lig tv izle
justin tv

Estampas de Buenos Aires

Blog de Carlos Szwarcer en Monografias.com

 

Archivo de Abril, 2012

Manuel Puig: lo cursi transmutado en arte

 


Manuel Puig. Ilustración de María Inés Mete

Por Alejandro Michelena

A más de veinte años de su muerte –ocurrida el 22 de julio de 1990 en Cuernavaca, México– no se pone en duda el lugar destacado que ocupa Manuel Puig en el contexto de la literatura latinoamericana. Ese espacio no fue, ni es, el canónico, el de la unanimidad crítica, sino el del margen, el de lo no prestigioso. Sus novelas bordean el límite de lo cursi, y tratan en muchos casos temáticas poco apreciadas por la mayoría de los escritores de su generación, que privilegiaban lo social y lo comprometido.

Hoy no está en cuestión la valía artística de Puig. Se le considera uno de los grandes autores argentinos. Nada menos que aquel que supo recrear con maestría el costado cotidiano de la sensibilidad popular y sobre todo femenina. El que llevó adelante, a través de su obra, un destaque y una crítica lúcida del habla de la gente común, y desde ese punto planteó su mirada –reflexiva, aunque no lo hayan visto así críticos prestigiosos– nada complaciente sobre la sociedad argentina y el mundo.

De la pasión cinéfila a la invención de historias

Sus fervores iniciales, su ambición creativa juvenil, estuvieron centrados en el cine. Esa pasión, cultivada en tantas salas oscuras junto a su madre, tanto en su pueblo natal de General Villegas como más tarde en la propia capital porteña, lo condujo a gestionar una beca de la Sociedad Dante Aliguieri, que lo llevó a Italia a los veinticuatro años. En 1956 estaba instalado en Roma, estudiando en el Centro Sperimentale di Cinematografía, y asistiendo a rodajes de Vittorio de Sicca y René Clément, pero a los dos años abandona sus ambiciones de transformarse en realizador. Su sensibilidad y sus fervores tenían más que ver con la producción hollywoodense de la época de oro y con los filmes de narración clásica.

Iba a deambular después por España, para recalar en Londres, donde intentó el oficio de guionista cinematográfico sin mayor éxito. En los primeros años sesenta regresa a Buenos Aires, sintiéndose fracasado, pero trayendo en sus valijas el primer proyecto de novela, La traición de Rita Hayworth. Esta obra, en gran medida autobiográfica, tiene como punto de partida la experiencia del cine de matiné que Puig viviera tan intensamente en la infancia y adolescencia, reflejando en su trama y sus personajes el impacto del mundo fantasmal del celuloide en la educación sentimental de varias generaciones de latinoamericanos.

En realidad no va a culminar su novela en la cercanía del Río de la Plata sino en Nueva York, donde trabaja intensamente el texto, y en 1965 se instala en París e intenta publicarla. La suerte lo acompañará, pues La traición… resultará finalista de uno de los principales concursos de narrativa en habla hispana del momento: el Biblioteca Breve, convocado por la editorial catalana Seix Barral. A partir de esto, el libro se publicará en Francia con enorme éxito. En Buenos Aires la edita Jorge Álvarez, con una módica repercusión y críticas que fueron calificadas como “tibias” por el autor.

Su segunda novela, Boquitas pintadas, aparece con el sello de Editorial Sudamericana en 1969, y rápidamente se transforma en un bestseller indiscutible. También es aplaudida por la crítica, lo que ubica a Manuel Puig en el Olimpo mayor de los narradores de entonces en el continente. Más allá del escándalo parroquial que causó el libro en su pueblo natal, donde fueron muchos los que se rasgaron las vestiduras ante ese retrato impiadoso e implacable de la cerrazón provinciana de General Villegas en los años cincuenta, públicos masivos comenzaron a agotar edición tras edición. Este gran éxito se afianzará todavía más cuando poco después el director Leopoldo Torre-Nilsson la lleve al cine, con libreto del propio Puig, protagonizada por Marta González y Alfredo Alcon encarnando respectivamente a Nené, la novia envidiada, y a Juan Carlos, el módico playboy provinciano.

“Obscenidades inadmisibles”

Con esta frase los censores del gobierno peronista de Héctor Cámpora –en la recién recuperada democracia argentina del año 1973– justificaban la confiscación de la tercera novela de Manuel Puig, The Buenos Aires Affair. También vieron, en ese texto radical e irreverente, un talante “antiperonista” que les pareció intolerable… Curiosamente, los censores de la dictadura militar de Onganía habían calificado a La traición de Rita Hayworth de sospechosa de “peronismo”…

Al año siguiente, ante amenazas de muerte por parte de la Triple a (organización paramilitar de la derecha peronista), Puig decidió instalarse en México df. De ahí en más, y por varios años, vivirá alternativamente entre Nueva York, Caracas y la capital mexicana.

En 1976 se publica en España El beso de la mujer araña, prohibida naturalmente por la dictadura de Videla en Argentina, al tiempo que sus libros anteriores multiplicaban por el mundo ediciones y traducciones.

Cae la noche tropical

El título de la última novela de Manuel Puig puede sintetizar la etapa de su radicación en Río de Janeiro, a partir de 1980. Había aparecido un año antes su novela Pubis angelical, a la que seguirán –en los años posteriores– Maldición eterna a quien lea estas páginas, Sangre de amor correspondido y Cae la noche tropical. Pero además, en ésa que iba a ser su última década de vida, adapta El beso… al teatro, generándose un éxito escénico constante en todas partes, que culminará en la versión fílmica con la dirección de Héctor Barbenco y las actuaciones de Raúl Juliá y William Hurt, que contó con su aprobación.

En 1989 Manuel Puig recupera su viejo amor por México, radicándose en Cuernavaca con su madre. Y a los pocos meses, en mitad del año siguiente, se va de este mundo a causa de un paro cardíaco después de una operación de la vesícula. De esa forma se cierra un ciclo narrativo donde los diálogos coloquiales, el cine y la cultura de masas, el habla popular o de las clases medias, se vieron reflejados fielmente en el marco de estructuras narrativas audaces y de vocación renovadora.

 

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2011/09/04/sem-alejandro.html

“Estampas de Buenos Aires”. Blog de Carlos Szwarcer. Monografías.com

Comentarios de Libros y Publicaciones, Desde afuera..., Poesías y otros territorios de las musas

Feria del Libro: presentación de “Cafés Notables de Buenos Aires”

Los cafés porteños son unos de los lugares más genuinos de la ciudad de Buenos Aires. Testigos privilegiados de historias cotidianas y de gestas históricas, los cafés son el pulso de nuestra ciudad. En la Feria del Libro se presentarán los tomos I y II de Cafés Notables de Buenos Aires.  

Participan: Liliana Barela y Horacio Spinetto

El domingo 29 de abril a las 21.30 hs. Sala Victoria Ocampo.

 

“Estampas de Buenos Aires”. Blog de Carlos Szwarcer. Monografías.com

Barrios, Cafés - Bares: Su Historia, Comentarios de Libros y Publicaciones, Conferencias-Cursos-Charlas, Eventos Culturales, Fotos e imágenes de la Ciudad, Preservación del Patrimonio Cultural

La Publicidad de nuestros Abuelos

Abril

Ciudad de Buenos Aires

 
 
 
 

 

El Museo Mitre presenta una exhibición de los avisos publicitarios que contenían las revistas argentinas a fines del siglo XIX y principios del XX.

 

En un comienzo se pensaría que la publicidad provendría de la famosa revista Caras y Caretas. La sorpresa es precisamente lo contrario. Si bien esta importante revista,

cuya historia alcanza a nuestros días, está representada en la muestra, el cuerpo central está conformado por publicaciones raras que hacen más atractiva a la exposición. De este modo, el visitante podrá apreciar los avisos impresos en PBT, Fray Mocho, pero muy especialmente en El Americano, Mundo Argentino, Ilustración Histórica Argentina y la primera revista semanal del diario La Nación, antecesora de la actual revista dominical. Mundo Argentino, Ilustración Histórica Argentina y la primera revista semanal del diario La Nación, antecesora de la actual revista dominical.

La muestra está compuesta por 75 avisos seleccionados de entre cientos y dispuestos en grandes temas: moda masculina y femenina, hogar, productos alimenticios, industria, medicamentos, bebidas alcohólicas y cigarrillos. Se procuró seleccionar las publicidades más significativas, ya sea por su género, su rareza, su diseño o su denominación.

 

 

La exposición puede visitarse hasta el 31 de mayo, de lunes a viernes de 13 a 17.30.

 

Desde el 09 de Enero de 2012 hasta el 31 de Mayo de 2012

 

Días y horarios:

De lunes a viernes, de 13 a 17.30

 

Entrada:

Bono contribución: $5.-

 

Museo Mitre

San Martín 335

Ciudad de Buenos Aires

 

 

http://www.cultura.gov.ar/agenda

 

 

  

 

“Estampas de Buenos Aires”. Blog de Carlos Szwarcer. Monografías.com

Concursos-Exposiciones- Convocatorias, Fotos e imágenes de la Ciudad, Preservación del Patrimonio Cultural

Buenos Aires Fútbol

Buenos Aires Fútbol

Clubes, canchas y estadios en la Capital Federal desde 1867 hasta el presente

“Buenos  Aires Fútbol”, de Leonel Contreras hace un recorrido por los rincones porteños que alguna vez fueron canchas de clubes actuales y desaparecidos. Desde el mítico Gasómetro hasta el “Flores Polo Ground”, donde se disputó el primer campeonato de fútbol en Argentina.

 

 

El fútbol tuvo su origen en nuestro país hacia 1860. Llegó de Gran Bretaña con los marineros ingleses que arribaran frecuentemente a los puertos de Buenos Aires y Rosario. Posteriormente se convirtió en el deporte más popular y es por eso que actualmente nuestra ciudad alberga a decenas de clubes y a cientos de lugares que tuvieron que ver con la historia grande del fútbol argentino y mundial. Este hecho destaca a Buenos Aires por sobre todas las otras ciudades del orbe: es casi con seguridad la metrópoli que posee la mayor cantidad de estadios de fútbol en todo el mundo (solo dentro de los límites de la Capital Federal hay dieciocho). Algunos pasan desapercibidos; otros en cambio, son visitados asiduamente por los turistas extranjeros, tal el caso del Monumental o la Bombonera. Sin embargo, la historia comenzó mucho antes, existiendo en la ciudad una cantidad inagotable de lugares, escenarios y canchas dónde ocurrieron hechos que marcaron la historia del fútbol mundial. Entre ellos aparecen el BA Cricket Club, donde se jugó el primer partido documentado en Sudamérica; el Flores Polo Ground, donde se comenzó a disputar el primer torneo de liga de Latinoamérica; la Sociedad Sportiva Argentina (actual Campo Argentino de Polo); el estadio de Sportivo Barracasen Iriarte y Luzuriaga; el de River en Av. Alvear y Tagle y el mítico Gasómetro de Av. La Plata. Estos lugares, que hoy ya no están, se suman a los grandes estadios de la actualidad para conformar un acervo cultural que sin duda debemos preservar. Eso es lo que intentamos lograr con este libro, invitando amablemente al lector a recorrer una Buenos Aires diferente, esa que consideramos la “capital del deporte más lindo del mundo” y a la que hemos dado en llamar: BUENOS AIRES FÚTBOL.

 

Es esta una edición aumentada del libro “Buenos Aires Fútbol” (Ed. Dunken, 2008) declarado de Interés Deportivo por la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires en Septiembre de 2009.

Autor: Leonel Contreras
Formato: 29,80 ancho x 22,40 alto cm x 1 cm
Páginas: 148
Peso:700 gr.
ISBN: 978-987-1555-21-5

 

Fuente: http://www.olmoediciones.com/wordpress/?p=560

 

 

 

“Estampas de Buenos Aires”. Blog de Carlos Szwarcer. Monografías.com

Comentarios de Libros y Publicaciones, Fotos e imágenes de la Ciudad

Las plazas porteñas del siglo XX

Las plazas y los parques deben ser analizados desde una perspectiva totalizadora del ser humano y su entorno ya que en ellos confluyen casi todas las actividades de los habitantes de las ciudades, sobre todo aquellas intangibles: deseos, sentimientos, vivencias, recuerdos.

 

Es por ello que los censos y las estadísticas deben ser entendidos dentro de un espectro más amplio que nos muestre los tipos y densidades de uso, la significación en la comunidad y sobre todo su relación con la ideología del poder de cada época.

 

Recordemos que los espacios verdes urbanos son propiedad común, de todos nosotros. Nosotros solventamos su proyecto, construcción y mantenimiento, pero, ante todo, les damos significado con nuestras vivencias cotidianas. De nada vale tener una plaza por habitante si esa plaza está enrejada y no se puede usar por el vandalismo y la falta de respeto existente. O si las condiciones sociales se asemejan a lo que Lewis Mumford llamó tiranópolis: la dictadura militar se preocupó por crear y remodelar plazas y parques pero los vecinos estaban atemorizados de usar el espacio público. La democracia nos devolvió el sano ejercicio de sentirnos dueños de la ciudad.

 

En el transcurso del siglo XX Buenos Aires experimentó un desmesurado crecimiento edilicio, una sobresaturación de uso por los millones de personas del conurbano que realizan sus actividades en nuestra ciudad, sin embargo los residentes (los que duermen acá) se mantienen casi estables desde 1936.

 

Además, los siglos son divisiones arbitrarias, así que debemos considerar cuáles fueron los hechos que dieron lugar a cambios significativos.

 

No olvidemos que las plazas y los parques son bienes patrimoniales frágiles por el material con que están construidos y por el mal mantenimiento del que fueron objeto.

 

Buenos Aires fue declarada Capital de la Nación en 1880 y la culminación del proceso de su construcción como tal fue la conmemoración del primer Centenario en 1910. Esos 30 años resultaron en una ciudad de tarjeta postal y coincidieron con el trabajo de dos eminentes Directores de paseos: Eugène Courtois (1880-1890) y Carlos Thays (1891-1913), quienes materializaron en nuestra ciudad la imagen del espacio público verde de la ansiada París.

 

Otros dos destacados profesionales fueron Benito Carrasco (1914- 18) y Carlos León Thays (hijo) (1921-46). Luego de ellos la época de los grandes directores de paseos terminó.

 

Carlos Thays fue un francés que se convirtió en el más grande paisajista argentino: su obra nos legó la imagen urbana que hoy tenemos, en la cual el verde ocupó el preponderante lugar que tenía en las principales ciudades europeas. Fue el creador de nuestro Jardín Botánico, del Parque 3 de El Febrero moderno, del barrio de Palermo Chico y de la Avenida Figueroa Alcorta como conexión con el parque, las Barrancas de Belgrano, los parques Ameghino, Los Andes, Centenario, Colón, Patricios, Chacabuco, Pereyra, las plazas Rodríguez Peña, Castelli, del Congreso, A. Brown, Solís, Olivera, Matheu, Francia, Balcarce y Britannia. Sus principales remodelaciones: Paseo Intendente Alvear, Parque Lezama (sobre la antigua quinta Lezama), Parque Avellaneda (sobre la antigua quinta Olivera), todas las plazas ya existentes, 8 plazoletas (destaco la del Teatro Colón y la de Santa Fe y Thames, hoy desaparecidas).

 

La introducción del modelo del jardín público francés a la imagen y semejanza de la París de Haussmann y Alphand, conllevó la importación de costumbres y hábitos sociales como el Corso de las Flores, las caravanas de coches de caballos primero y de automóviles después (un tipo de vuelta del perro) a lo largo de laAvenida Sarmiento y alrededor del lago de Palermo, las cabalgatas, la práctica de deportes como el cricket, el ciclismo y el footing.

 

Un rasgo muy destacado fue la incorporación de obras de arte a los paseos públicos para educación popular, convirtiéndose las plazas y parques de Buenos Aires en verdaderos museos al aire libre, con firmas de primer nivel mundial. Destaquemos el Sarmiento de Rodin, el Alvear de Bourdelle, la réplica de la Estatua de la Libertad, etc.

 

Benito Carrasco introdujo el concepto de que la Dirección de Paseos tenía una misión social que cumplir, por lo que se preocupó por organizar la práctica de deportes en los paseos públicos construyendo facilidades para ello como canchas de tenis, de fútbol, piletas de natación, etc.; fundó el teatro infantil que efectuaba funciones en distintas plazas; organizó junto a Clemente Onelli (Director del Zoológico) la producción en los paseos públicos (se cosechaban aceitunas y se hacía aceite, se producía leche en las cabrerías y vaquerías municipales, todos estos productos se distribuían en los hospitales públicos). En el aspecto científico creó el Museo, la Biblioteca, el Gabinete Fotográfico del Jardín Botánico y la Escuela de Jardineros que lleva el nombre de Cristóbal M. Hicken en la que los alumnos estaban becados y tenían asegurado un puesto de trabajo al finalizar sus estudios de cuatro años.

 

Sus principales obras paisajísticas que hoy sobreviven –aunque perdidos algunos de sus rasgos originales- son el Rosedal, la Plaza Seeber y la Costanera Sur.

 

Carlos León Thays (hijo) fue el Director de Paseos que más tiempo perduró en su función, legándonos conjuntos sumamente importantes para el desarrollo urbano de Buenos Aires como la conocemos hoy: los parques de la Recoleta; la Plaza San Martín; los jardines de la Costanera Norte y de las avenidas Gral. Paz y 9 de Julio, hoy desaparecidos; la apertura de los parques Rivadavia y Santojanni; la ampliación de la Plaza Lavalle con la quinta Miró; la construcción del Patio Andaluz del Parque 3 de Febrero, etc. Como ya no se disponía fácilmente de grandes superficies se dedicó a crear plazas barriales (50 plazas nuevas) y plazoletas (otras 50).

 

La década del 30 fue especialmente interesante por cuanto se dio una El polémica en los medios periodísticos con activa participación ciudadana referida a varios aspectos de los espacios verdes: 1. Se quitó el enrejado de los parques (antes había un horario para ingresar a los parques, días para mujeres y niños, días para caballeros). Cuando se quitó la verja del Jardín Botánico se sucedió un saqueo intensivo de las especies y pocos años después hubo que volver a enrejarlo.

 

2. Se definió que la flor nacional fuera el ceibo. En 1936 se inauguró la Plaza de la República con el Obelisco, obra del arquitecto Prebisch. A pesar de las críticas y pedidos de demolición, el Obelisco se quedó y se convirtió en nuestro símbolo, al igual que ocurrió con laTour Eiffel de París.

 

En la época de Carlos León Thays (hijo) se practicaba en los bosques de Palermo la cacería del zorro exactamente igual que la verdadera, inglesa, pero con un jinete con señal ocupando el lugar del animal. Se incorporaron las bibliotecas obreras, que eran kioscos de madera de libre acceso con libros para leer al aire libre, que se ubicaron en varios parques y plazas. Los primeros días los lectores confundidos se llevaron la mayor parte de los libros a casa, oportunos avisos aclaratorios en los diarios lograron recuperar gran parte de los volúmenes.

 

El 17 de octubre de 1945 introdujo definitivamente el uso político de la Plaza de Mayo: desde entonces quienes se apropiaran del espacio de la plaza detentaron el poder real.

 

Dos hitos en los paseos fueron construidos a principios de los 70: la Plaza Perú, única obra pública del gran paisajista brasilero Roberto Burle Marx en nuestro país, demolida en su parte principal por un Intendente del que mejor olvidemos su nombre; y la Plaza Roberto Arlt, obra de la entonces joven paisajista Marta Montero, que significó una nueva propuesta paisajística en un terreno en medio de la manzana incorporando actividades lúdicas y recreativas novedosas.

 

La dictadura nos trajo las plazas de cemento que comenzaron a surgir en baldíos o sobre antiguas plazas barriales, demostrando una vez más cómo se materializa la ideología del poder en ejercicio. En este caso, el poder fue utilizado tanto por las autoridades como por los proyectistas, quienes, con no oculta vanidad, deseaban dejar establecida su intervención en la ciudad a partir de la erección de lo moderno que debía diferenciarse de los edénicos paisajistas finiseculares. Así, nos proveyeron de columnas de hormigón en vez de árboles: allí no anidan los pajaritos ni los chicos se pueden trepar. No olvidemos que una de las más importantes características de la jardinería es su permanente cambio y crecimiento, su mutación, su fugacidad. En contrapartida, el hormigón armado, como obra del hombre que desea reafirmar para la posteridad su presencia y su acción, aspira a la permanencia, a la inmutabilidad y a la intemporalidad. Y es precisamente por esa diferencia que las plazas aparecen como treguas dentro de la ciudad: oponen su dinamismo al quietismo del entorno.

 

La herencia más importante de los terribles años de opresión es la ronda de los jueves de las Madres en la Plaza de Mayo. Luego se sumaron la Carpa Blanca de los maestros en la Plaza del Congreso y las reuniones de los lunes en la Plaza Lavalle de Memoria Activa. Nos recuerdan uno de los rasgos perdurables de todo espacio verde: la memoria.

 

Llegaron luego las plazas de la democracia. Cuando a fines de 1982 se realizó una multipartidaria concentración popular en la Plaza de Mayo reclamando la democratización del país, se presagiaban nuevos aires para el hábitat porteño. La reinstauración democrática conllevó el ineludible ejercicio de volver a integrar a los ciudadanos con su morada urbana: proceso de aprendizaje costoso pero necesario, tanto para vecinos como para gobernantes.

 

Como muestra de la nueva actitud, se inició una experiencia comunitaria: para promover la urbanidad, ese bien tan olvidado, la Municipalidad organizó un concurso de murales en una de las zonas demolidas para la construcción (luego desestimada) de la Autopista Central. A raíz de esta convocatoria y de la efervescencia que ello provocó en el vecindario, un grupo de vecinos y profesionales se organizó y autogestionó la construcción de una plaza para mejorar ese entorno tan degradado. El Paseo de la Paz, ubicado en Monroe y Holmberg, tuvo el inesperado logro de relacionar a los antiguos vecinos del barrio con los intrusos de las casas abandonadas. Se sumó la participación de los vecinos en la empresa común de construir su propia plaza barrial. Esta primera experiencia se repitió en una docena de situaciones similares, agregándose también las huertas urbanas.

 

La siguiente gestión municipal se caracterizó por implementar un sistema de padrinazgos empresariales. Las favorecidas son las plazas de los sectores habitados por las clases altas, en detrimento de las ubicadas en barriadas pobres. Además, existe el peligro de la falta de respeto al diseño original.

 

Las luchas llevadas a cabo por los vecinos en defensa de sus espacios verdes han dado algunos frutos. La Plaza de los Periodistas es el resultado de casi dos décadas de reclamos barriales. La Plaza Puerto Argentino en el antes ocupado predio por el Ski Ranch nos devolvió no solo un espacio público recuperado sino la perdida vista a nuestro Río de la Plata. La Plaza del Lector revive la práctica de la lectura al aire libre e incorpora las plazas temáticas. La tentativa de recuperación del Parque Avellaneda introdujo -aunque muy tímidamente- el tema de la restauración de jardines.

 

Sin embargo, las contradicciones son muchas y profundas. El enrejado indiscriminado insulta nuestra condición de ciudadanos libres; las usurpaciones de ingentes superficies verdes nos priva del uso comunitario de los paseos que deben ser públicos; la falta de adecuado mantenimiento ha producido un languidecimiento de la otrora excelente dotación de parques y plazas. Como ejemplo baste decir que el Parque 3 de Febrero de hoy tiene menos de 100 ha. de espacio público, cuando llegó a tener más de 500 ha. Otro de los graves problemas de este fin de siglo es la descontrolada cantidad de nuevas construcciones en las plazas, para diversos fines, todos loables pero que tendrían que tener ubicación en los sectores construidos de la ciudad y no en los espacios verdes. Los espacios verdes deben ser lugares de naturaleza y libres de todo tipo de construcción, tal como lo especificaba la ley de 1862.

 

A partir de la fundación de la Asociación Amigos del Lago de Palermo, se fue gestando una conciencia vecinal que ha fructificado en una gran cantidad de ONG(reunidas en la Asamblea Permanente por los Espacios Verdes Urbanos) que son las que realmente pueden transformar la situación vigente. Solo a partir del trabajo de los vecinos, de la exigencia a las autoridades del cumplimiento de sus obligaciones, del control permanente de los actos de gobierno y de la participación, puede llegar a revertirse la desesperada situación en la que nos encontramos. De no ser así, Buenos Aires será una ciudad inhabitable, una ciudad irremediablemente enferma de una aparente civilización que solo nos llevará a la alienación colectiva.

 

Hoy debemos rescatar la acción de los visionarios decimonónicos y de los grandes constructores del siglo XX, aquellos pioneros paisajistas y gobernantes que nos legaron las llamadas ciudades modernas, en las que el parque público respondía a básicas premisas de higiene, ornato y recreación. Es la herencia del pensamiento francés en conjunción con la decisión gubernamental Argentina, y es, en definitiva, la única posibilidad de reencontrarnos tanto con una naturaleza olvidada como con una parte esencial de nuestra identidad apropiada, la que ha terminado por pertenecernos tan genuinamente que ya no es posible imaginar una Buenos Aires sin sus parques y plazas franceses, hoy ya irremediablemente porteños.

 

 

 

Fuente: El Buenos Aires de Enrique Horacio Pucia (1910-1995). Capítulo: Las plazas porteñas del siglo xx (pág., 99 a 103). Sonia Berjman. (CPPH. Buenos Aires, 2005)

 

 

 

 

“Estampas de Buenos Aires”. Blog de Carlos Szwarcer. Monografías.com

Barrios, Crónicas-Ensayos, Preservación del Patrimonio Cultural

Mercedes Sosa, un pueblo en mi voz

Martes a domingo y feriados de 15 a 21

Entrada gratuita

 

Hasta el 29 de abril, se exhibe la muestra “Mercedes Sosa, un pueblo en mi voz”, gratis, en la Casa Nacional del Bicentenario.

 

Un recorrido por la vida de esta gran artista argentina a partir de cinco conciertos fundamentales en su trayectoria: El Olympia de París, en 1979; el Ópera de Buenos Aires en 1982; el Lincoln Center de Nueva York, en 1992; el Santa Catalina de Jujuy, en 2001 y el Coliseo de Roma, en 2002.

 

Estos conciertos permiten acercarnos a momentos esenciales de la vida de Mercedes Sosa: el exilio, el regreso, su apertura a los jóvenes y el rock, su consagración internacional en las salas más prestigiosas del mundo, los duetos con artistas de los géneros más diversos, su relación de amor profundo con el interior del país y su compromiso político permanente.

 

Fotos, muchas de ellas inéditas, retratos que le dedicaron artistas como Antonio Berni, Carlos Alonso, Antonio Pujía y Annemarie Heinrich; videos de su archivo personal y objetos componen el recorrido de esta muestra organizada conjuntamente por la Fundación Mercedes Sosa, la productora Vocación y la Casa Nacional del Bicentenario-Secretaría de Cultura de la Nación, con el apoyo de la Unidad Ejecutora Bicentenario y la Secretaría General del la Presidencia de la Nación.

 

 

 

Fuente: http://www.casadelbicentenario.gob.ar/exposiciones/exposiciones-temporarias-exposiciones/mercedes-sosa-un-pueblo-en-mi-voz

 

 

 

“Estampas de Buenos Aires”. Blog de Carlos Szwarcer. Monografías.com

Canciones, Concursos-Exposiciones- Convocatorias, Eventos Culturales, Poesías y otros territorios de las musas

Buenos Aires celebra Grecia

Este sábado a las 12 hs

Buenos Aires celebra Grecia en Av. de Mayo

 

El Gobierno porteño rinde homenaje a la colectividad griega en lo que será el cuarto “Buenos Aires Celebra” del año. Organizado por la Federación Panhelénica Argentina y la Ciudad, el evento se desarrollará el sábado a partir de las 12 hs en Avenida de Mayo y Bolívar. Stands culturales y gastronómicos, bailes, tradiciones, artesanías y productos típicos del país helénico son los ingredientes principales de este festejo.

 

 

 

 

Fuente: http://www.larazon.com.ar/ciudad/Buenos-Aires-Grecia-Av-Mayo_0_342300012.html

 

“Estampas de Buenos Aires”. Blog de Carlos Szwarcer. Monografías.com

Barrios, Colectividades, Concursos-Exposiciones- Convocatorias, Eventos Culturales, Griegos, Preservación del Patrimonio Cultural

Mixturas. El arte, las colectividades y sus artistas

Mixturas. El arte, las colectividades y sus artistas
12 de Marzo al 31 de Mayo
10:00 Hs.

Mixturas es una exposición de arte plástico, en la que se busca crear un espacio en el cual se pueda apreciar el arte en función de la identidad porteña. Se abre convocatoria a todos aquellos artistas que quieran participar con sus obras que respondan a la temática de identidad.
La convocatoria es abierta y se recibirán las obras por mail o personalmente, para luego hacer una selección y las elegidas participarán de la exposición en el Centro Cultural Recoleta.

El horario para recibir obras personalmente es de 10 a 15.

Mixturas. El arte, las colectividades y sus artistas tiene como objetivo celebrar la diversidad cultural de nuestra ciudad. La propuesta, que surge como iniciativa de la Dirección General de Colectividades de la Subsecretaría General de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, busca crear un espacio en el cual los artistas tengan la posibilidad de exponer sus obras en un marco en el cual el espectador pueda apreciar el arte en función de la identidad porteña.

¿Por qué las colectividades?Buenos Aires constituye un mosaico cultural integrado por numerosas colectividades. Cada una de ellas, desde su establecimiento en la ciudad hizo grandes aportes a nuestra cultura, enriqueciéndola con nuevas costumbres, idiomas y tradiciones. Muchas se destacaron por un gran desarrollo de su vida institucional; otras hicieron grandes aportes a la salud, la educación, la arquitectura y otras disciplinas. Algunas se han establecido hace más de 100 años; otras lo han hecho en la última década. Pero todas tienen su presencia en las calles, las plazas, los monumentos de Buenos Aires, en los sabores porteños, la música, el humor.

Eje temático: la identidad. La convocatoria es abierta a todos aquellos artistas interesados en expresar la identidad cultural a través de las artes plásticas.

¿Qué obras serán aceptadas?Se recibirán pinturas, dibujos, grabados -en su soporte tradicional o en el formato de libros de artista- y esculturas, que deberán tener su propia base expositora. También se recibirán obras con técnica de viñetas humorísticas o de street art (murales, grafitis y stencils). La muestra no incluye fotografías, videos e instalaciones.

Cada artista podrá presentar un máximo de dos obras. No necesariamente deben ser inéditas, pero no se permitirá la participación de obras ya presentadas en la edición anterior de Mixturas 2011. Los artistas sí podrán volver a presentarse con obras diferentes.

Si bien no se trata de un concurso, la selección del material se hará en base a fotografías de las obras que los artistas deberán enviar vía mail desde el 12 de Marzo al 31 de Mayo de 2012 a lbasadoni@buenosaires.gob.ar o mixturasbsas@gmail.com. También se podrán entregar personalmente en Rivadavia 611, piso 10.

¿Dónde y Cuándo? La muestra se exhibirá desde el jueves 5 de julio hasta el domingo 29 de julio de 2012, en el Centro Cultural Recoleta.

Las obras seleccionadas deberán ser acercadas por los artistas directamente al Centro Cultural Recoleta el día martes 3 de julio de 2012. Allí mismo deberán retirarse al finalizar la muestra.

Bases y condiciones:http://agendacultural.buenosaires.gob.ar/evento/mixturas-el-arte-las-colectividades-y-sus-artistas/4093

 

“Estampas de Buenos Aires”. Blog de Carlos Szwarcer. Monografías.com

Colectividades, Concursos-Exposiciones- Convocatorias, Eventos Culturales

Parque Patricios en blanco y negro

Barrio Parque Patricios. Foto de Mariano Gabriel Pérez. Toma realizada durante un paseo por las calles que rodean el viejo y vetusto edificio de la cárcel.

http://marianogabrielperez.blogspot.com.ar

“Estampas de Buenos Aires”. Blog de Carlos Szwarcer. Monografías.com

Barrios, Fotos e imágenes de la Ciudad

Los Conventillos. Breve recordatorio desde el pasado hacia el futuro

 AYER…

Vinieron de muy lejos, de Italia, de España, de Polonia, de Turquía, de Rusia, de otros países que hoy desaparecieron como tales … Llegaron a América, a la República Argentina, a Buenos Aires, que casi siempre los recibía en el Hotel de Inmigrantes, antes de darles paso hacia la gran ciudad.

Una vez ingresados en ella, ¿dónde vivieron?

Resultará interesante que nos ilustremos con algunos datos sobre el conventillo, este particular modo de vivir en el Buenos Aires finisecular, que albergaba en su seno a la mayoría de los recién llegados inmigrantes.

“El dueño de casa atiende a las visitas, los pibes del convento (1) gritan en derredor jugando a la rayuela, al salto, a las bolitas mientras un gringo curda maldice al Redentor” (2)

Esta letra es un espejo donde se refleja una forma de vida de la clase proletaria urbana, desarrollada a partir del influjo de la gran inmigración, que entre 1875 y 1910 quintuplicó la población de Buenos Aires.

“Una de las antiquísimas mansiones hoy agoniza en conventillo. En las espaciosas habitaciones donde acaso en 1815 o 1820 algún general de la independencia abandona esposa e hijas para ir a satisfacer su sed patriótica en los abiertos campos de batalla, hoy conviven apretujadas seis u ocho familias de las más diversas nacionalidades y costumbres contradictorias hasta la beligerancia: italianos, franceses, turcos, criollos … adosadas al muro que separa de la casa vecina, están las cocinas, … precarias construcciones de madera y zinc, que más parecen frágiles garitas” (3)

El hacinamiento y la falta de higiene, así como las múltiples ocupaciones de sus inquilinos, condicionaron formas propias de vida social y familiar, siendo el patio del conventillo no solo escenario de escándalos y disputas, sino también en ocasiones, el ámbito propicio donde se gestaron nuevas formas desociabilidad y solidaridad.

En el año 1904 existían en Buenos Aires alrededor de 2.400 casas de inquilinato, con miles de habitaciones donde cohabitaban hasta diez personas por pieza, mientras que en los Censos Municipales de Conventillos de los años 1919 y 1924 vemos que la mayor parte de ellos se concentraban en los barrios del sur como Montserrat, Balvanera, San Cristóbal, Constitución, Barracas y la Boca.

El promedio de habitantes por conventillo ascendía a más de cincuenta personas en cada uno.

Explica Ezequiel Martínez Estrada refiriéndose al conventillo la realidad dura y cierta, que“…cada habitación alberga una familia entera de abuelos, hijos y nietos … ninguna novela de Dostoiewski ha descripto tanto horror”.

Es la otra cara del conventillo, despojado de lo “pintoresco”, de lo “tanguero”, el conventillo de la vida real, de todos los días, cercado por el hambre y las enfermedades, con un baño cada cinco o seis habitaciones, cocinas compartidas al aire libre, sin intimidad, sin privacidad.

“Encienden carbón en la puerta de sus celdillas los que comen puchero: esos son americanos. Algunos comen legumbres crudas, queso y pan: esos son los piamonteses y genoveses. Otros comen tocino y pan: esos son los asturianos y gallegos.” (4)

No será fácil, para esa multitud heterogénea, salir y establecerse en casa propia, objetivo que cada vez se hace más difícil al ir pasando los tiempos en que los primeros inmigrantes pudieron superar la miseria y hacerse un lugar en un país que crecía, pero que tenía los límites de su falta de industrialización y la casi nula subdivisión de la tierra. Estos impedimentos fueron definitorios en la posibilidad de poder absorber tan intensa corriente de nuevos habitantes, en general sin ninguna  específica que contribuyera a su inserción en una sociedad en cambio.

En el “Poema del Conventillo”, Raúl González Tuñón describe de manera magistral esa realidad negra del viejo Buenos Aires:

“Conventillo, eres dolor crudo, llaga viva; un día estallará tu humor; blasfemia del hombre rudo y mujeres que se reprimen, y mancharás la ciudad pedantesca con tu hálito de vicio y crimen y tu carcajada grotesca” .

Por estos tugurios pasaron algunos de nuestros antepasados, y desde allí fueron construyendo sus nuevas vidas.

Sin embargo, sus hijos fueron en numerosos casos el objeto de sus preocupaciones y la realidad de la Argentina de esa época les dio al menos algúnespacio para crecer, alguna posibilidades de progreso, a través de una segura educación para todos, gracias a la Ley 1420 de educación gratuita y obligatoria. Y a través de esas herramientas el país los fue integrando poco a poco, a gusto de muchos y a disgusto de otros, que consideraban al inmigrante el invasor, y a sus hijos un peligro de trastoque de la realidad social, ya que educación significaba también capacitación para el pensar, deseo de participar en la cosa pública, conocimiento del derecho a una mejor forma de vida.

Es que, comparado con la situación que muchos habían dejado en sus países de origen, el camino del futuro, aún sembrado de asperezas y dificultades, se les presentaba promisorio. Y fueron encontrando su lugar, mejorando su situación, avanzando respecto de sus padres.

El sueño de “hacer la América” no fue fácil para todos, pero de una u otra manera lo hicieron realidad, y numerosas estadísticas, además de las vivencias de quienes descendemos de esos inmigrantes, nos demuestran la veracidad de estas expresiones.

“Los sueños de hacer la América se desdibujaron para muchos italianos frente a la realidad del conventillo. No parecía ser la abundancia el destino de los cientos de vendedores de perdices y de pescado, floristas, organilleros, escoberos y barrenderos (los musolinos) que recorrían las calles.” (5)

Y en ese ambiente fue formándose un prototipo que en “Mustafá” y con la ironía e intencionalidad habitual de su autor, define el personaje “Gaetano” (6) :

“…¿La razza fortenon sale de la mezcolanza? ¿E donde se produce la mezcolanza? Al conventiyo. Per eso que cuando seve uno hombre robusto, luchadore, atéleta, se le pregunte siempre: ¿a que conventiyo ha nacido osté? “¿Lo do mundo”?, ¿“La catorce provencia”?, ¿“El Palomare”?. ¿“La Babilonia”?, ¿“Lo gayinero”?, es así, no hay voelta. ¿Perqué a Bonosaria está saliendo sta razza forte? Perque este eseno paíse hospitalario quete agarra toda la migracione, te la encaja a lo conventiyo, viene la mezcolanza e te sáleno a la cayesto lindo mochacho pateadore, boxeadore, cachiporreroe asaltante dellamadona!…”

Conjunción de idiomas y dialectos que luego serían integrados socialmente e incorporados al vocabulario diario de la ciudad y por todas sus clases sociales, deesoscocoliches” objeto de burla fue formándose nuestro idioma argentino actual:

Los “tanos” y su media lengua pasaron a ser personajes clásicos de los sainetes. (6) Alberto Vaccarezza fue tal vez el mayor de los saineteros de su época, -que eludiendo la crítica social directa y tomando los aspectos “pintorescos” del tema-, tuvo extraordinaria habilidad para estructurar una cantidad enorme de obras y el mérito de lograr una brillante descripción de tipos y ambientes.

Vaccarezza, ducho en el oficio desde sus comienzos, asimiló el pintoresquismo de las costumbres del ambiente y del lenguaje del pueblo, que supo aderezar con su inconfundible vena cómica y embellecer con sus galas de poeta, extrayéndoles giros y locuciones que por su gracia se generalizaron enseguida por las calles porteñas, pero creando a su vez otras que en devolución llegaban directas al pueblo, que bien pronto las hizo suyas, tanto que hubo un momento en que no se sabía si era Vaccarezza quien hablaba el lenguaje de los tipos populares, o eran éstos quienes hablaban como los personajes de Vaccarezza.” (7)

Anotemos que a partir de los últimos treinta años del siglo XIX comienza a perderse el castellano casi andaluz que, según algunos autores, hablaban los viejos porteños, y se van incorporando numerosas expresiones provenientes de las distintas corrientes migratorias, en especial de los italianos, los españoles y los franceses, con las particularidades propias de las regiones de donde eran originarios los recién llegados.

“El italiano llega para ganar dinero a fuerza de trabajo, de constancia y de economía. Generalmente deja su familia en su país. Desembarca con camaradas firmes y vive con ellos. De este modo se forman grupos de cinco, seis, diez amigos del mismo oficio que duermen en la misma habitación, comen pastas en la misma cacerola, lavan su ropa en el mismo fregadero. Poco vino, nada de juego, pocas veces al cine. Ganan 5 pesos por día, gastan 2,50, y envían a su país, al fin de cada trimestre, un giro de 300 a 400 francos.” (9)

HOY…

Vinieron de más cerca, de nuestra Salta, nuestra Formosa, nuestro Chaco, nuestro Tucumán y también de Bolivia, de Paraguay, de Perú, de Chile, de Ecuador, de Uruguay, de provincias y de otros paísesen los que corrían el mismo riesgo de sus antecesores de 100 años atrás, morir de hambre, de enfermedades, de miseria… Llegaron a la República Argentina, a Buenos Aires, que casi siempre los recibía.. en ningún lado, antes de darles paso hacia las grandes villas miserias u otro tipo de asentamiento marginal… Hoy, nuestra ciudad de Buenos Aires vive problemáticas parecidas a aquellas de nuestros antepasados.

Las villas de emergencia y los mal denominados “hoteles familiares”, sucedáneos actuales del viejo conventillo con su entorno de hacinamiento y miseria, son el marco de la vida de muchos de nuestros contemporáneos, connacionales unos, latinoamericanos otros. Las perspectivas actuales de nuestro país no dejan lugar para hacerse demasiadas ilusiones: la falta de trabajo, el deterioro de la salud, las carencias habitacionales, el derrumbe de los principios éticos y morales, agregan su cuota de depresión a los resultados de las políticas destructivas que desde el gobierno nacional conjugaron durante la década de 1990 el cierre de industrias, la privatización de los recursos naturales y las empresas públicas, con modificaciones a las formas del trabajo conocidas, producto inevitable en algunos casos, del desarrollo tecnológico.

Y sobre todo este panorama parecido a un cuadro delBosco, sobrevuela la amenaza real, concreta, visible, del narcotráfico, que encuentra en la miseria el escenario acomodado para desarrollarse con fuerza. No olvidemos losejemplos de otros países hermanos, atravesados por este flagelo, ni a los personajes que del mismo surgen con la fuerza de los narcodólares, que compran conciencias y personas con una facilidad que la historia nos arrojará -también a los argentinos -a la cara. 

 

¿Podemos hoy tener esperanzas ?

 

Las esperanzas de un futuro mejor pasan por una enérgica política deinclusión social que produzca un cambio importante en las situaciones descriptas, integrando al ciudadano a través de la educación, la capacitación en nuevas técnicas, la facilitación del acceso a la vivienda propia, la preservación de la salud y el desarrollo de políticas de apoyo a la pequeña y mediana empresa, claves del éxito en algunos de los países desde donde habían llegado nuestros antepasados, como Italia y España. De cada uno de nosotros depende habilitar ese futuro, de nuestra participación, de nuestro aporte de ideas, de nuestra percepción de la realidad en su correcta medida.

 

NOTAS

1. “Convento” por conventillo. 2. NAVARRINE y RAGGI, “Oro muerto”, tango, 1926. 3. MARIANI, Roberto, “Cuentos de la oficina, Buenos Aires, EUDEBA, 1965. 4. ESTRADA, Santiago, “Viajes y otras páginas literarias”, Buenos Aires, Ángel Estrada y Cía. S.A., Editores, 1949. 5. WOLF, Ema y PATRIARCA, Cristina, “La gran inmigración”, Buenos Aires, Editorial Sudamericana, 1991. 6. Apócope de “napolitano”, se aplica por extensión a todos los originarios de Italia. 7. DISCÉPOLO, Armando y DE ROSA, Rafael, “Mustafá”, en Luis Ordaz, prólogo a “El Teatro Argentino”, tomo 61 de“Capítulo, Biblioteca Argentina Fundamental”, Buenos Aires, Centro Editor de América Latina, 1980.
8. GOBELLO, José, reproduce este comentario deTito Livio Foppa sobreVaccarezza, en “Letras de Tango”, Buenos
Aires, 1997.
9. GIRARDIN, Emile, “Les ouvriers du bâtiment en Argentine et au Chili”, París (Francia), Le Musée Social, Mémoires et
Documents, 1913.

 

 

Luis O. Cortese

Fuente : http://buenos-aires.idoneos.com/index.php/UNA_REVISTA_ITALIANA/CONVENTILLOS_Y_VILLAS

 

 

Imagen: Mariano Gabriel Pérez.La entrada al famoso conventillo de La Boca”.

 

http://marianogabrielperez.blogspot.com.ar/2010/09/la-boca-en-blanco-y-negro-ii.html

 

“Estampas de Buenos Aires”. Blog de Carlos Szwarcer. Monografías.com

 

Artículos Periodísticos, Barrios, Fotos e imágenes de la Ciudad

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda