Estampas de Buenos Aires

Blog de Carlos Szwarcer en Monografias.com

 

El Café de Marcos (4º parte)

A doscientos diez años (junio de 1801) de la inauguración del “Café de Marcos” (Mallcó, Marco, o Marcó) que albergó la presencia de los primeros patriotas: ¿Qué de aquel legendario café, caja de resonancia de la intelectualidad porteña, lugar de anécdotas increíbles, testigo de nuestro país en sus orígenes?

De este lugar de tertulias, trascendentes encuentros, y metódicos excesos de algunos “prohombres”, aquí entregamos la última parte de esta interesante y pormenorizada nota de Jorge Bossio (1).

(Carlos Szwarcer)

 

La 1º, 2º y 3º parte en los siguientes links: 

 

http://blogs.monografias.com/estampas-de-buenos-aires/2011/06/06/el-cafe-de-marcos-1%c2%ba-parte/
http://blogs.monografias.com/estampas-de-buenos-aires/2011/06/15/el-cafe-de-marcos-2%c2%ba-parte/
http://blogs.monografias.com/estampas-de-buenos-aires/2011/07/18/el-cafe-de-marcos-3%c2%ba-parte/

 

Continuación…

La década de 1820

Durante el crítico año de 1820 la esquina de Bolí­var y Alsina volvió a ser testigo de hechos que jalona­ron los difíciles días fundacionales de la Nación. La puja por el poder de la provincia de Buenos Aires y el fracaso delgeneral Soler, provocó que el coronel Pa­gola se rebelara contra la autoridad. Pagola penetró en la ciudad y alzándose con el mando, dominó el fuerte, el Cabildo y ocupó la casa café del Colegio en un es­fuerzo estratégico por controlar la Ranchería y la Pla­za Mayor. El temor cundió por la ciudad; muchas fa­milias huyeron pues se esperaba una lucha encarniza­da; pese todo, la situación fue dominada fácilmente por Borrego con sus fuerzas, lo queno obstó para que durante dos díasy como medida precautoria el mismo Marcó cerrara su negocio.

El Café de Marcó también fue testigo de la lucha entablada cuando la insubordinación deTagle a raíz de la reforma eclesiástica ordenada porel gobernador Martín Rodríguez y su ministro, Bernardino Rivadavia. En esa esquina y en esa misma casa se luchó en­carnizadamente para reponer el orden en el centro de la ciudad.

Mas no siempre debieron seracontecimientos polí­ticos los que resalten la vida azarosa de Marcó. Una década y media después, allá por la Navidad de 1836, la ciudad de Buenos Aires vivía horas de tranquilidad; era propietario del café, para esa época, unhombre jo­vial y animoso, don Francisco Munilla. Para celebrar la fiesta religiosa decidió organizar una serenata. A las 12 de la noche del 24 de diciembre partió del local del Café de Marcó, un piano de los llamados “pierna de calzón” que fue montado sobre una carreta descubier­ta y acompañado por numerosos instrumentos, entre los que se contaban clarinetes, pífanos, violines y gui­tarras interpretadas por casi doscientos jóvenes porte­ños, iniciando el recorrido iluminados por faroles; aque­lla serenata recorrió las calles de la ciudad finalizan­do tiernamente en el balcón de Manuelita Rosas.

 

Conclusión

En Mayo de1810 el café era la caja de resonancia del pensamiento y del ideario de losjóvenes porteños que pujaban por modificar el destino histórico del pa­ís. No era fácil, sin embargo, hallar una explicación sociológica de este fenómeno histórico, dado que el virreinato y, en particular la ciudad de Buenos Aires, no conformaban su estructura económica tal como la conocemos hoy. No se nos ocurre desmesurada esta afirmación; tengamos en cuenta, empero, que tan so­lo existían dos clases sociales: la burguesía comercial vinculada con el puerto y los propietarios de hacien­da, los hacendados, también, aunqueen otro sentido, con el mismo vínculo y ello, con el significativo mo­nopolio del comercio que imponían los españoles.

Hasta el siglo XVIII los “pater familiae” del Río de la Plata cubrían el espectro del comercio y estaban, en cierto modo, conformes con loslineamientos mono­polices de esecomercio. El advenimiento de sus des­cendientes, la necesidad de crecimiento y los ideales de libertad llegados con los informes de Francia e In­glaterra, cambiaron, en cierto modo, el ámbito cultu­ral y la nueva generación comprendió queel mercar no debía tener límites, debía ser universal. Que sede­bía negociar con todos los países y todos los puebloso, al menos, con el mundo evolucionado. El Virreina­to del Río de la Plata no constituía ni una nación ni un estado independiente. Lo que existía eran provincias dependientes que no remedaban ni la nación ni el es­tado. Aquellosjóvenes educados en el cerrado esco­lasticismo bien pronto comprendieron la necesidad de “Libertad” para construir una Nación y una Patria. Comenzaban a derramarse los duendes de un nuevo mundo, de una nueva forma de comprender la vida. El romanticismo comenzó a tener vigencia en la ciudad porteña. Así, entre comerciantes, poetas y pensadores losjóvenes fueron conformando una generación que consolidaría la aventura de la vida a través de la liber­tad y de la justicia.

Comenzaba la lucha por el pensamiento y el libre juego de las ideas para construir un estado y una pa­tria que, sin duda, sería el primer paso para dar uno se­gundo que lo ofrecería el brazo hercúleo que empu­ñara el sable y el fusil, para construir un estado que fortaleciera a la Nación. Y todo esto se pensó en el ágora porteña, en la caja de resonancia del pensamiento de la juventud pensadora, que fue el café.

La hermenéutica de este proceso sirvió para cono­cer bien nuestros aciertos y nuestros defectos y debe pasar, no lo dudamos, por el cedazo denuestras virtu­des y nuestras imperfecciones. No otro puede ser el sendero de la vida, quenos permita allanar nuestras claudicaciones en bien de la grandeza espiritual de la Nación. Este espíritu, como un duende misterioso, ser­penteaba en la caja de resonancia de los ideales de aquellos tiempos que fue el café porteño y que hoy in­tentamos afanosamente reivindicar. Esperamos haber­lo logrado. Así sea.

 

 

 

 

1) Los Cafés de Mayo de 1810”. Bossio, Jorge A. En “Cuadernos del CaféTortoni”. Nº 7. Buenos Aires. Mayo de 2002.

 

 Ilustración: http://www.museobilbao.com/catalogo-online/el-cafe-413

 

“Estampas de Buenos Aires”. Blog de Carlos Szwarcer. Monografías.com

Artículos Periodísticos, Barrios, Cafés - Bares: Su Historia, Efemérides

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom