lig tv izle
justin tv

Estampas de Buenos Aires

Blog de Carlos Szwarcer en Monografias.com

 

Archivo de Junio, 2011

Ernesto Sábato. Centenario de su natalicio.

Hermenegildo Sábat, Realizado para el Centro de Arte Moderno, 2001.

 

El escritor argentino,  Ernesto Sábato, se doctoró en física en la Universidad de la Plata e inició una prometedora carrera como investigador científico en París, donde había ido becado para trabajar en el célebre Laboratorio Curie. Allí trabó amistad con los escritores y pintores del movimiento surrealista, en especial con AndréBreton, quien alentó la vocación literaria de Sábato. En París comenzó a escribir su primera novela, La fuente muda, de la que sólo publicaría un fragmento en la revista Sur.

En 1945, de regreso en Argentina, comenzó a dictar clases en la Universidad Nacional de La Plata, pero se vio obligado a abandonar la enseñanza tras perder su cátedra a causa de unos artículos que escribió contra Perón. Aquel mismo año publicó su ensayo Uno y el Universo (1945), en el que criticaba el reduccionismo en el que desembocaba el enfoque científico. El ensayo prefiguraba buena parte de los rasgos fundamentales de su producción: brillantez expositiva, introspección, psicologismo y cierta grandilocuencia retórica.

Su carrera literaria estuvo influida desde el principio por el experimentalismo y por el alto contenido intelectual de sus obras, marcadas por una problemática de raíz existencialista. Así, El túnel(1948) ahonda en las contradicciones e imposibilidades del amor, mientras que Sobre héroes y tumbas (1962) presenta una estructura más compleja, en que los diversos niveles de la narración enlazan vivencias personales del autor y episodios de la historia argentina en una reflexión caracterizada por un creciente pesimismo. Ambas novelas tuvieron gran repercusión y situaron a Sábato entre los grandes novelistas latinoamericanos del siglo.

El Túnel fue rápidamente traducida a diversos idiomas y llevada al cine. La narración tiene indudable originalidad y valores psicológicos relevantes: la confesión de Castel, que ha cometido un crimen, enfrenta al hombre de hoy con una sociedad desquiciada y resalta los contrastes con pincel agudo y lleno de color. El estilo está en consonancia con el tema, dentro de un desequilibrado equilibrio.

Sobre héroes y tumbas (aunque publicada en 1962, la edición definitiva es de 1966) es suobra más ambiciosa. La compleja construcción de esta novela, y los diversos registros delhabla rioplatense que el autor plasma en ella se alejan tanto del tecnicismo formal como de la dispersión. La pericia narrativa de Sábato consiste, justamente, en hacer pasar desapercibidas para ellector las evidentes dificultades compositivas que supone la historia dela joven Alejandra y, a través de ella, la del país. Destaca sobre todo el capítulo titulado “Informe sobre ciegos”, quepuede ser leído, como de hecho lo fue, con entera autonomía.

Sobre héroes y tumbas obtuvo un éxito de público impresionante, que acabó por convertir a su autor en una autoridad moral dentro de la sociedad argentina, una suerte de formador de opinión que, por paradójico que parezca, al asumir ese papel se fue alejando progresivamente de la actividad literaria. Su tercera novela, Abaddón el exterminador (1974), secentra en torno a consideraciones sobre la sociedad contemporánea y sobre el pueblo argentino, su condición «babilónica» y su presente, que adquieren en la novela una dimensión surreal, en que se funden realidad y ficción en una visión apocalíptica.

A partir de la década de 1970, más que un escritor, Sábato representó una conciencia moral que actuaba como un llamado de alerta frente a una época que él no dudó en calificar de“sombría”. Esa identificación entre Sábato y la autoridad ética quedó muy reforzada por su labor como presidente de la Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas (CONADEP), para la que fue designado en 1983 por el entonces presidente dela República, Raúl Alfonsín. Los años que dedicó a investigar “el infierno” de la represión durante el anterior gobierno militar, según sus propias palabras, no le dejaron aliento ni espacio para la literatura. La conclusiones de la comisión quedaron recogidas en el llamado Informe Sábato. En 1984 fue galardonado con elPremio Cervantes.

La obra de Sábato, que ha sido prestigiada con numerosos premios internacionales y difundida en múltiples traducciones, incluye además multitud de ensayos como Hombres y engranajes (1951), El escritor y sus fantasmas (1963), El otro rostro del peronismo (1956), Tango: discusión y clave (1963), La cultura en la encrucijada nacional (1973), Tres aproximaciones a la literatura de nuestro tiempo (1974), Apologías y rechazos (1979), Antes del fin (1998) y La resistencia (2000). Aquejado de un grave problema de visión, se dedicó además a la pintura, otra de sus pasiones

Falleció en su hogar en Santos Lugares durante la madrugada del 30 de abril de 2011, 55 días antes de cumplir 100 años, a causa de una neumonía derivada de una bronquitis que lo aquejaba desde hacía algunos meses (también padecía serios problemas de visión). Según informaron sus allegados, el velatorio se realizó a partir de las 17 hs del mismo día en el club Defensores de Santos Lugares. A pesar de su última petición de que sus restos fueran inhumados en el jardín de su vivienda y que no se enviaran ofrendas florares, fue enterrado en el cementerio Jardín de Paz, en Pilar, luego de un oficio religioso llevado a cabo por monseñor Jorge Casaretto. A su funeral, asistieron innumerables personalidades. Su deceso fue confirmado por su colaboradora Elvira González Fraga, quien declaró: «Estaba sufriendo hace tiempo, pero todavía pasaba algunos momentos buenos, principalmente cuando escuchaba música.»

Su muerte coincidió con la celebración de la ciudad de Buenos Aires como Capital Mundial del Libro 2011, y con el desarrollo de la 37ª edición de la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires.

Un día después recibió un homenaje conjunto a supersona y a Adolfo Bioy Casares en la sala Jorge Luis Borges de la Feria del Libro, por parte del Instituto Cultural en la Feria del Libro llevada a cabo en Buenos Aires, y los preparativos para las celebraciones del centenario de su natalicio (nació el 24 de junio de 1911) ya estaban en marcha.  

 

 

Entre otras fuentes:http://www.biografiasyvidas.com/biografia/s/sabato.htm

http://www.me.gov.ar/efeme/sabato/biografia.html

http://budapest.cervantes.es/es/biblioteca_espanol/biografia_ernesto_sabato_espanol.htm

 

 

 

“Estampas de Buenos Aires”. Blog de CarlosSzwarcer. Monografías.com

Artículos Periodísticos, Efemérides, Narrativa-Cuentos-Relatos, Poesías y otros territorios de las musas

Judeoespañol:Lenguaje y Canto (Eleonora Noga Alberti)

ACERVO CULTURAL EDITORES y la SOCIEDAD HEBRAICA ARGENTINA
invitan a usted a la presentación del libro Judeoespañol: Lenguaje y Canto,
Bibliografía y documentos sefardíes de Eleonora Noga Alberti-Kleinbort, que tendrá lugar en Sarmiento 2233, Buenos Aires, el lunes 27 de junio de 2011 a las 19 hs., como parle de las actividades de la Feria del Libro Judío que organiza la SHA en celebración del 85º aniversario de su fundación.
 
Participarán: Gerardo Mazur, Silvia Plager y Eleonora Noga Alberti.
Liliana Benveniste cantará temas tradicionales safardíes.
 
*****
 
“A la estimada amiga Eleonora Noga Alberti, le auguramos éxito en la presentación de este importante libro. Conocemos desde hace años su importante labor investigativa. Este material, -acompañado por un CD- será muy bien recibido por la sociedad argentina que sigue encontrando en su orígenes  la diversidad cultural.” (
Carlos Szwarcer)

 

“Estampas de Buenos Aires”. Blog de Carlos Szwarcer. Monografías.com 

 

 

 

 

 

 

 

Artículos Periodísticos, Comentarios de Libros y Publicaciones, Preservación del Patrimonio Cultural, Sefaradíes

Bartolomé Mitre. A 190 años de su nacimiento.

El 26 de junio de 1821 nace Bartolomé Mitre, político, militar, historiador, hombre de letras, estadista y periodista; gobernador de la Provincia de Buenos Aires y Presidente de la Nación Argentina entre 1862 y 1868.

 

Mitre acometió en su vida diferentes tareas, con convicción y afán de bien público. Periodista, militar, historiador, legislador, gobernante, diplomático, traductor del Dante, alguna vez prefirió presentarse sencillamente como “Bartolomé Mitre, tipógrafo”. Fue al ir a votar en la parroquia de la Merced, estando privado de su jerarquía militar por haber encabezado la revolución de 1874, clamando por la pureza del sufragio.

 

Nació en Buenos Aires el 26 de junio de 1821. Pasó años de infancia en Carmen de Patagones. Muy joven se inclinó a las letras y publicó sus primeras poesías en un diario de Montevideo. En esa ciudad se casó en 1841 con Delfina de Vedia, con quien tendría seis hijos. En el exilio vivió en Uruguay, Bolivia, Perú, Chile, amplió su visión, se formó como militar, estudió las lenguas aborígenes, ejerció el periodismo.

 

En 1852 mandó una división de artillería en la batalla de Caseros, que logró la caída de Rosas. Luego comandó las huestes porteñas contra Urquiza, que fueron derrotadas en Cepeda (1859) y triunfaron en Pavón, en 1861. Gobernador de Buenos Aires, en 1862 fue elegido presidente de la Nación unida. Para la Corte Suprema buscó hombres que fueran un contralor imparcial de los otros poderes y “viniendo de la oposición, dieran a los conciudadanos la mayor seguridad de la amplia protección de sus derechos”. Organizó el Estado, que recibió con arcas vacías, impulsó los ferrocarriles, creó el Colegio Nacional de Buenos Aires y otros similares en las provincias. Encabezó en el terreno el ejército de la Triple Alianza en la guerra contra el Paraguay.

 

Concluida la presidencia, fue senador. “Hijo del trabajo, cuelgo por ahora la espada, que no necesita mi patria, y empuño el componedor de Franklin”, dijo en una carta a fines de 1869, al anunciar el advenimiento de LA NACION. Y a su amigo Wenceslao Paunero le escribió: “Me hago decididamente impresor. Haré un remate de mis muebles de lujo y parte de mis libros, con algunos cuadros y curiosidades que pesan en el bagaje de un trabajador, y con esto pagaré mis acciones en la empresa y me quedaré a flote. [...] Sé que voy a emprender otra jornada más larga y fatigosa. Pero soy hijo del trabajo y cifro en ello mi orgullo”.

 

Desde el diario La Nación, así como también lo hizo en la función pública, Mitre dejó su impronta en los debates de las grandes cuestiones del país. Y no cejó en su tarea intelectual, su vocación de ilustración que se evidencia en su enorme biblioteca de libros fichados, leídos y anotados; su investigación metódica, que dio a luz obras como las historias de San Martín y de Belgrano.

Murió en su casa, en la calle San Martín, desde la cual se iba caminando solo a la Casa de Gobierno cuando, entre 1862 y 1868, ejercía la presidencia de la Nación. Allí, en su hogar, se imprimió LA NACION desde cuatro meses después de su fundación, en 1870, hasta 1885, cuando levantó al lado un edificio propio para el diario, al que pasaba cada día por una pequeña puerta, que aún hoy se conserva.

 

En su última semana, el presidente de la Nación Manuel Quintana, con sus ministros, lo visitó diariamente. Dos días antes de morir, le dio la extremaunción el presbítero Antonio Rasore, párroco de la Merced, la parroquia donde había apadrinado, ante la pila bautismal, a nietos y bisnietos.

 

Pocos años antes, en 1901, el prestigio que en su ancianidad gozaba Mitre en la sociedad argentina se había evidenciado en la celebración de su 80° cumpleaños, que fue calificada de jubileo. El gobierno declaró feriado ese día, la ciudad estaba embanderada y el pueblo desfiló durante 16 horas ante su casa, donde el general, desde la azotea, pronunció una conmovida pieza oratoria.

 

 http://www.museomitre.gov.ar/biografia.htm 

 

“Estampas de Buenos Aires”. Blog de Carlos Szwarcer. Monografías.com

Artículos Periodísticos, Efemérides

Hace 80 años el subte llegaba a Carlos Pellegrini

Línea B: Hace 80 años el subte llegaba a Carlos Pellegrini. Un 22 de junio de 1931

El 13 de febrero de 1912, el Congreso Nacional, por ley N° 8870, otorgó a “Lacroze Hnos y Cía.” el derecho de construcción y explotación de una línea férrea subterránea de tracción eléctrica, para el tránsito de pasajeros, encomiendas y cargas, entre las inmediaciones de la estación Lacroze y el Paseo de Julio (hoy L. N. Alem), con su recorrido a lo largo de la actual Av. Corrientes.
La Línea B inauguró su primer tramo oficialmente, el 16 de octubre de 1930, y durante los dos días iniciales del servicio, sábado 17 y domingo 18 de octubre, viajaron en la línea 380.000 pasajeros, repartidos en 32 coches existentes. Ocho meses después de aquella inauguración, el 22 de junio de 1931, quedaba habilitado el segundo tramo hasta Carlos Pellegrini, y cinco meses después, el 1° de diciembre de 1931, se inauguraba su estación terminal L. N. Alem, lo que completaba un recorrido de 8.94 Km., con 12 estaciones y el 15 de diciembre se habilito la decimotercera la estación Florida. La nueva línea trajo dos grandes innovaciones que sorprendieron al público de la época: la instalación de los molinetes y la llegada de las escaleras rodantes en las estaciones Agüero (hoy Carlos Gardel), Pueyrredón, Pasteur y Callao.
En agosto del 2003 se inauguraron las Estaciones Tronador y Los Incas, completando un total de 15 estaciones y una extensión de algo mas de 10 Km. La Línea B transporta actualmente un promedio de 345.000 pasajeros por día hábil.

 

Fuente: http://www.sbase.com.ar/es/index.php/la-red/linea-b

 

 

“Estampas de Buenos Aires”. Blog de Carlos Szwarcer. Monografías.com

Barrios, Efemérides, Fotos e imágenes de la Ciudad

Depósito de Gravitación (Caballito)

 

Depósito de Gravitación. Barrio: Caballito (Ilustración:Daniel Salaverría)

Av. José M. Moreno 520, Inaugurado en 1915, fue proyectado por e! Departamento Técnico de O.S.N. En su interior la estructura de hierro, importada de Gran Bretaña, consta de 180 columnas y tres niveles de tanques de agua. Su ubicación en Caballito, se debió a una cuestión de orden topográfico, dada la altura dei sitio: 38 m.s.n.m , y al igual que el de Villa Devoto, abastecía a edificios altos de la ciudad, dado que el de Avenida Córdoba lo hacía para las vivencias más bajas, Hoy está fuera de uso, debido a la modernización del sistema de impulsión del agua.

 

Fuente: Desplegables Barriales. Programa: Patrimonio de los Barrios. Ministerio de Cultura. Dirección General de Patrimonio. CABA

 

 

 

 

 

“Estampas de Buenos Aires”. Blog de Carlos Szwarcer. Monografías.com

Barrios

Reglamento para las casas de inquilinato, conventillos y bodegones.

 

Hace 140 años, el 16 de junio de 1871, se sancionó un reglamento para las casas de inquilinato, conventillos y bodegones. En el citado año, los conventillos llegaron a un nivel de aumento notable, particularmente en la zona sur de la ciudad. Es de suma importancia tener presente que esa zona fue habitada por la clase aristocrática porteña, las que edificaron notables construcciones de indiscutible influencia europea. Sin embargo la epidemia de la fiebre amarilla, que se desatara en enero de 1871, indujo a los moradores de esas mansiones a retirarse hacia la zona norte de la ciudad; pero esos palacetes no habrían de quedar ociosos ante la falta de vivienda, aquellos se convirtieron en inquilinatos, para los miles de esperanzados inmigrantes que llegaron a la Argentina. A pesar del pintoresquismo con que se solía graficar a los conventillos, en algunos sainetes de la época, el hacinamiento y la pobreza eran tan desesperantes que sólo pueden compararse con las villas miserias, que existen actualmente.

El referido reglamento, teniendo en cuenta la situación precedentemente descripta, y tendiente a dar una solución a la misma establecía en su art. 5º: Es prohibido tanto en las piezas como en los patios tener pisos de tierra”. Art. 6″: “Toda habitación debe tener una ventana o en su defecto un ventilador sobre la puerta”. En tanto que el art. 7º del recordado reglamento municipal, disponía que: “Las letrinas y sumideros deben estar separados de las piezas cuando menos cuatro varas, debiendo cegar los que en la actualidad se encontrasen adheridos o intercalados en el edificio”. Por otra parte, el art. 10 del mismo reglamento, ordenaba que: No podrán habitar en una pieza más personas que las que las ordenanzas municipales permitan”. El art. 13, preveía que: “Por la noche deberá el propietario iluminar cada patio con una luz de querosén o gas que durará en verano hasta las 12 de la noche y en invierno hasta las 10″.

Fuente:

* “Actualidad en la jurisprudencia sobre el poder de policía en la Constitución Nacional”

Autor: Barraza, Javier Indalecio Schafrik, Fabiana Haydée 

Publicado en: LA LEY1998-F, 1051

* Diario Clarín del 16 de junio de 1997.

 

 

 

 

“Estampas de Buenos Aires”. Blog de Carlos Szwarcer. Monografías.com

Artículos Periodísticos, Barrios, Efemérides

El Café de Marcos (2º Parte)

A doscientos diez años (junio de 1801) de la inauguración del “Café de Marcos” (Mallcó, Marco, o Marcó) que albergó la presencia de los primeros patriotas: ¿Qué de aquel legendario café, caja de resonancia de la intelectualidad porteña, lugar de anécdotas increíbles, testigo de nuestro país en sus orígenes?

De este lugar de tertulias, trascendentes encuentros, y metódicos excesos de algunos “prohombres” transcribiremos en cuatro partes una interesante y pormenorizada nota de Jorge Bossio (1).

(Carlos Szwarcer)

 

 

 

(1º parte, leer en: http://blogs.monografias.com/estampas-de-buenos-aires/2011/06/06/el-cafe-de-marcos-1%c2%ba-parte/ )

 

 

Origen y personalidad de Marcó

El propietario del café del Colegio, como se lo co­nocía por su cercanía con el Colegio de San Carlos (hoy Nacional Buenos Aires) era hombre que gozaba de prestigio entre quienes lo trataron; su personalidad se enriquecía por los frecuentes actos de generosidad que lo caracterizaron. No era ni desaprensivo ni pró­digo; por el contrario era cuidadoso en sus menesteres comerciales, humano con quienes lo trataron y agra­decido con aquellos que lo ayudaron en las épocas de trabajo y sacrificio.

Marcó era natural de la villa de Isaza, entroncada en el valle del Roncal, en pleno reino de Navarra. Des­cendiente de guipuzcoanos, hombres de fe, hidalguía, coraje y generosidad; hijo legítimo, según reza el tes­tamento primero, de don Pedro Marcó Jarra y de do­ña Juana María Gorrindo, fallecidos para el tiempo en que firmó ese documento. Marcó permaneció soltero; no tuvo, por lo tanto, herederos universales, ni ascen­dientes ni descendientes. Como cristiano y fiel católi­co, fue bautizado en la basílica de Nuestra Señora de Idoya, en su pueblo natal, la villa de Isaza.

 

La Historia argentina en el Café de Marcó

Cuando los ingleses intentaron la desdichada aven­tura de conquistarnos, en 1806, establecieron su cuar­tel en el predio conocido entonces como de la “Ran­chería”, ubicado detrás de la Manzana de las Luces. Vigilar al enemigo no era sencillo, ya porque las ca­lles eran angostas, como por la vigilancia que los in­gleses, hábiles militares, impusieron en esa ocasión. Los españoles y los criollos pusieron a prueba toda su astucia para alcanzar el objetivo de inteligencia. Para ello decidieron utilizar el edificio de alto, que había en la cercanía, que no era otro que el del Café de Mar­có. Desde allí atisbaron los movimientos de los “grin­gos”. El café estaba, precisamente ubicado en posi­ción estratégica inmejorable para acecharlos. En su te­cho se ubicaban los encargados de cumplir la misión.

Había comenzado el desfile de la historia en el lo­cal del Café de Marcó. Como una suerte de atracción vital, de ahí en más, se sucedieron los hechos políti­cos en la esquina de la historia argentina. Luego vi­nieron los combates y la heroicidad de los porteños.

No fue este hecho, empero, el único que señaló a la historia la importancia de aquel edificio porteño. El 1° de enero de 1809 culminaba en Buenos Aires un pro­ceso político no totalmente esclarecido: la asonada di­rigida por don Martín de Alzaga. El movimiento con­tó con la participación de figuras espectables y de an­tigua prosapia española de la capital del virreinato. Nombres como los de Santa Coloma, Olaguer, Reynales, Villanueva y Neira aparecieron complicados en la rebelión. Al parecer, las reuniones y corrillos de los partidarios de Alzaga se efectuaron en el Café de Mar­có, por estar cercano al Cabildo y al Fuerte. En la ma­ñana de la insurrección de los “sarracenos”, como los criollos llamaban a los sediciosos, cuerpos de los re­gimientos de catalanes, vizcaínos y gallegos cometie­ron desmanes en la plaza Mayor, golpeando a gente del pueblo, a soldados y a oficiales del regimiento de Patricios, a quienes llevaron a la cárcel. Como reac­ción inmediata, un batallón de Patricios se dirigió a la Plaza para cubrir el orden alterado, ingresando poste­riormente al Fuerte. Hacia el mediodía, después de apostarse algunos batallones de artillería frente al Ca­bildo, donde se habían ubicado los insurrectos y tras dominar el sector, la situación quedó totalmente con­trolada y en manos de los partidarios del Virrey Liniers. Mucha fue la gente a la que se detuvo, además de los cabildantes. “Mi amigo -dirá Carlos José de Guezzi, en carta a un porteño-, los que tenían el rabo de paja deben temblar”. El Café de Marcó fue clausurado y el dueño debió salir de la ciudad. El Café de Marcó era considerado como una mezquita en la que hacían “junta los sarracenos”, pues se había constitui­do en el lugar de reunión preferido por los partidarios de Alzaga.

¿Cuáles fueron los motivos políticos que impulsa­ron a Liniers a decidir la clausura del café? Su pro­pietario no tuvo participación alguna, ni directa ni in­directamente, en los acontecimientos de aquella jor­nada. Al parecer, según testimonio de la época, Li­niers logró interferir la correspondencia del español Elío, de Montevideo, dirigida, precisamente a Pedro José Marcó.

La razón que se invocó para clausurarle el nego­cio y expulsarlo de la ciudad no fue, a mi entender, suficiente, dado que la correspondencia no tenía vin­culación con el movimiento de Alzaga. Sí lo com­prometían las reuniones y corrillos que hacían los es­pañoles y la gente del Cabildo; digamos que aquellos corrillos hoy llamados rumores o trascendidos, esta­ban a la orden del día y eran los instrumentos que cre­aban el clima propicio para la revuelta contra Liniers. El virrey ordenó la clausura amparado en un viejo bando dictado durante la época de las invasiones in­glesas por el que se ordenaba el cierre de cafés y pul­perías a determinadas horas para que los parroquia­nos concurrieran a los entrenamientos militares. Ex­pulsados los ingleses, el bando continuó teniendo vi­gencia porque de ese modo se controlaba el “corri­llo” político. Por su parte Liniers amplió los alcan­ces del bando en razón de “…que no siendo pocos los individuos que disipan inútilmente pasando muchas horas y hasta días enteros en las casas ca­fé, formando corrillos y propagando noticias cier­tas o falsas”. Esta medida fue la que permitió a Li­niers aplicar la pena de mayor efecto.

La medida era oportuna para atender a la defensa de Buenos Aires pero era inadecuada como disposi­ción política de orden interno. En estas circunstancias el francés demostró no conocer el espíritu español y, aún más, el del porteño que gustaba dejarse estar en los cafés y en las pulperías. Era una costumbre atávi­ca que no se podía combatir.

La política era, por entonces, como lo es hoy y, se­guramente, lo será mañana, la alícuota con que los hombres realizan su parte activa en la sociedad. Como era lógico esperar, las medidas adoptadas no fueron suficientes y los corrillos no desaparecieron de la ciu­dad. Pese a todo Liniers dispuso el cierre del Café de Marcó, el 2 de enero de 1809 y se lo hizo conocer al propietario por el Sargento Mayor del Fuerte, imponiéndolo, al mismo tiempo de la obligación de salir de la ciudad por el término de tres días. Creyó el gobierno virreinal, equivocadamente, que de este modo se eliminaba el cenáculo político. Se equivocó grave­mente: lo único que consiguió fue dar sinsabores e in­gentes pérdidas al renunciante Liniers y asumida la conducción del virreinato por Baltazar Hidalgo de Cisneros, recién fue revocada la medida punitoria. Y lo fue el 21 de agosto cuando Cisneros firmó la revoca­ción de la medida, refrendada por Joseph de Basavilbaso en el que se determina como “…compurgada la culpa que pudiese tener el suplicante Pedro José Mar­có”. Fue esta la primera clausura de un café por razo­nes políticas, pero -preguntamos- qué motivó de par­te de Liniers tal encono? Razones personales o, acaso, estrategia de estado. Las primeras no se conocen; las segundas parecen más evidentes, más comprensibles, pero lo cierto es que el Café de Marcó debió sufrir las alternativas de la política argentina.

 

 

 

 

1) En “Los Cafés de Mayo de 1810”. Bossio, Jorge A. En “Cuadernos del Café Tortoni”. Nº 7. Buenos Aires. Mayo de 2002.

 

 

 

“Estampas de Buenos Aires”. Blog de Carlos Szwarcer. Monografías.com

Barrios, Cafés - Bares: Su Historia, Efemérides, Preservación del Patrimonio Cultural

Jorge Luis Borges: a veinticinco años de su muerte

Por Alejandro Michelena

  

 

 

Jorge Luis Borges se radicó en los años ochenta en Ginebra, Suiza, ciudad donde había vivido siendo muy joven, en los años más fecundos de su formación intelectual. Allí iba a culminar sus días, cumplidos ya los 86 años. El resto de su existencia había transcurrido, sin grandes sobresaltos ni hechos espectaculares, en Buenos Aires, con algunos viajes esporádicos —casi todos realizados en la vejez— vinculados a su fama literaria.  A pesar de esas andanzas por el mundo es probable que, al igual que Kafka y que su admirado maestro Macedonio Fernández, no le hubiera molestado no salir de su ciudad natal. La misma está presente, explícita o sutilmente, en toda su obra. La peculiar erudición y universalidad que lo caracterizaron no podían haber dado frutos en otra urbe que ésta, afrancesada y al mismo tiempo profundamente americana.

 

En torno a la obra de Borges hay consenso crítico: está entre las mayores del continente. Es algo que al presente casi nadie pone en duda. Pero hace poco más de veinte años no era tan así; entonces los equívocos y las polémicas rodeaban su figura y su producción.

 

Muchos lo consideraban una especie de aristócrata algo trasnochado; aunque ese hombre ciego que habitaba con su madre en un añejo apartamento de la calle Maipú era apenas un porteño de buen pasar, como algunos otros que en esos años todavía defendían —con digno anacronismo— una forma de ser que mezclaba un refinamiento deperfil europeístas con elorgullo criollo. Para otros era apenas un personaje extravagante, a quien gacetilleros y animadores televisivos de medio pelo hacían decir barbaridades (que en realidad eran sutiles tomadas de pelo para conjurar la ignorancia o estupidez de ciertos supuestos periodistas).

 

Pero el Borges auténtico se encuentra en sus textos. Primero aquel joven ultraísta, animador del grupo Martín Fierro, el que publicó libros de poemas como Fervor de Buenos Aires, donde le canta a la nostalgia de los viejos barrios que iban cambiando irremediablemente. Luego, en los años cuarenta, se opera en el escritor una metamorfosis y aparece el narrador, el agudo y penetrante autor de los relatos filosóficos y fantásticos de Ficciones y El Aleph, donde se encuentran narraciones tan perfectas que lo transformaron en uno de los maestros del género.

 

Paralelamente fue desplegándose el ensayista, preocupado por temas tan diversos como “eleterno retorno”, “el compadrito”, “los sueños” o “el tango”. Pero además existió un Borges conferencista, que tuvo tal suceso que muchos que nunca leyeron sus libros siguen recordando su porte algo dubitativo, su modo pausado de hablar arrastrando las palabras, y la destreza con que lograba meterse al auditorio en el bolsillo.

 

Por suparte, Borges ha confesado con orgullo que la condición que más le satisfacía era la de lector. Y en realidad fue, por sobre todas las cosas, un atento y profundo lector. Una parte importante de sus escritos, y todas sus opiniones literarias y conferencias, surgen de esa aventura de lector que había comenzado en la biblioteca familiar y no se detuvo hasta el final de su vida. En su carácter delector inquieto, Jorge Luis Borges redescubrió autores, colaboró a iluminar en nuestro idioma literaturas lejanas en el tiempo y en elespacio, resignificó y amplió el canon de las lecturas imprescindibles. Y él mismo, en los géneros que cultivó, se tornaría con el paso del tiempoen modelo imprescindible de buena literatura.

 

 

 

 

 

“Estampas de Buenos Aires”. Blog de Carlos Szwarcer. Monografías.com

Artículos Periodísticos, Efemérides

A 80 años de la aparición del diario Noticias

 

El diario Noticias apareció en Buenos Aires el 10 de junio de 1931, luego fue denominado Noticias Gráficas, reuniendo en su redacción a intelectuales de gran prestigio.

Fundado por Jorge Mitre, director de La Nación,  para captar el público lector de Crítica que había sido clausurado por el gobierno de Uriburu. Noticias Gráficas, dirigido por Alberto Cordone, adoptó el formato de Crítica e incorporó un contingente de sus periodistas más importantes, como Last Reason, Enrique González Tuñón y Sixto Pondal Ríos. El diario apoyó la candidatura opositora de la Alianza Civil.

Otros escritores cuyos textos aparecieron en este medio de comunicación fueron: Bernardo Verbitsky, Osvaldo Bayer, Santiago Canduglia, Alejandro Nespra, Manuel Sofovich, Rogelio García Lupo, Jaime Jacobson, Octavio Palazzolo, Pedro Orgambide, José Portogalo, Raúl Scalabrini Ortiz, Sixto Pondal Ríos, José Barcia, etc.

 

 

 

“Estampas de Buenos Aires”. Blog de Carlos Szwarcer. Monografías.com
Efemérides

Iglesia San Pedro Telmo. (San Telmo)

Iglesia San Pedro Telmo. Barrio: San Telmo. (Jorge Miñones)

 

En 1734 comienza la construcción de la Iglesia de Nuestra Señora de Belén y del Hospicio, con planos del Hno. Andrés Bianchi y dirigida por Juan B. Prímolli. En 1806 se denomina Parroquia de “San Pedro González Telmo”. En 1857 se construye la cúpula y el campanario, obra de José Della Valle. La fachada actual es de 1931. Fue declarada Monumento Histórico Nacional.

 

 

Imagen: Desplegables Barriales. Programa: Patrimonio de los Barrios. Ministerio de Cultura. Dirección General de Patrimonio. CABA

 

 

 

 

 

 

“Estampas de Buenos Aires”. Blog de Carlos Szwarcer. Monografías.com

Barrios, Fotos e imágenes de la Ciudad, Preservación del Patrimonio Cultural

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda