lig tv izle
justin tv

Estampas de Buenos Aires

Blog de Carlos Szwarcer en Monografias.com

 

Archivo de Mayo, 2010

Siete Gatos

 

Por Carlos Szwarcer
 

La tormenta había pasado como una ráfaga pero fue tan violenta que esos escasos minutos parecieron el mismísimo diluvio universal. El agua en la esquina de Camargo y Serrano llegaba a un metro de altura y otra vez se había formado un auténtico lago artificial. Desde antaño esa zona, entre otras, de Villa Crespo (1) soportaba el desborde frecuente del Maldonado. (2) 

 

 
 
 

Para colmo de males ese jueves se cumplían tres días sin que se supiera nada de Jaim. “¿Qué le habrá pasado. A ke najamú va a vinir?” (3), pensaba en voz alta Luna, su esposa. El hombre, que hacía tiempo no tenía trabajo fijo, se había ido una vez más al puerto para conseguir alguna changa (4) como estibador. Evitó hacer hasta el más mínimo ruido para que ninguno de sus cuatro hijos se despertara. Diestro en el sigilo, antes de levantarse, le murmuró al oído a su mujer: Lunika vo a probar suerte…”

- En bonora (5) - le había respondido ella, en un tono tan ambiguo que no se sabía si escondía incredulidad o esperanza.

Aquel día, Jaim se dirigió a tientas hasta la palangana enlozada que yacía arrinconada en la esquina sur de la única habitación familiar, hundió los dedos para humedecerse apenas los párpados y despegarse las nocturnas lagañas acumuladas. En esa penumbra se había vestido y antes del amanecer se había marchado, en absoluto silencio, como siempre, detrás de su suerte.

“No tengo de que preocuparme”, mascullaba Luna; después de todo su esposo un mes atrás se demoró cuatro días en regresar. Casi dos jornadas había deambulado hasta conseguir trabajo, en las dieciocho horas siguientes consiguió algunos pesos bajando fatigosamente fardos de un buque llegado de Montevideo, vía Bordeaux, y el cuarto día lo utilizó para gastarse en el Café la mitad de lo ganado. El rakí (6) y las bailarinas, contorneándose al son de chiftetellis y kalamantianos (7), eran su debilidad, como para otros izmirlíes. Bojor, su hijo mayor, más de una vez tuvo que ir buscarlo y llevárselo “preto candil(8) al inquilinato.

“¿Habrá pasado anoche por el Café?”, se preguntaba Luna mientras escuchaba caer la lluvia sobre el techo de chapa. Desalentada permaneció un largo rato con los ojos alertas clavados en los visillos de crochet que colgaban en la puerta de entrada de la habitación. Su ansiedad crecía a medida que pasaban las horas. No tenían siquiera un céntimo para comer. Le daba vergüenza pedirle dinero prestado, una vez más, a su vecina Victoria, la istambulí (9) del cuarto de al lado. Se calzó las chancletas, se abrochó el batón floreado y dando un largo bostezo acomodó la frazada sobre sus hijas Esther y Raquel que estaban a medio destapar; hizo un metro más y miró el colchón sobre las baldosas en el que dormían sus dos hijos varones. Davico, tenía un hilo de baba que mojaba la almohada, roncaba boca abajo con su antebrazo apoyado sobre la frente del infortunado Bojor que, recién despierto, observaba a su madre con los ojos entreabiertos y una mueca de ligera resignación.

Luna no había despertado a sus hiyicos (10) para ir al colegio, qué sentido tenía. Dora, la vecina del cuarto de adelante, le había avisado temprano que con el aguacero la calle Camargo parecía Venecia. A las diez y media de la mañana el cielo gris comenzó a aclarar y por lo menos las veredas se dejaban transitar, entonces terminó de despabilar a Bojor y lo mandó a ver si su padre estaba en el Café, suponía que se había demorado una vez más allí. No obstante, le recomendó que de no encontrarlo en el “Izmir” recorriera otros cien metros sobre la calle Gurruchaga, hasta el mercadito “San Bernardo” : “Vate de Abraham”, le dijo. ” A ver si te da hígado para el gato”. El muchacho no tardó en convencer a su hermano menor para que lo acompañara.

El agua ya había bajado de las veredas dejando las baldosas cubiertas por decenas de bolitas desprendidas de los plátanos y que deshechas alfombraban de verde musgo la cuadra.

- Por aquí no estuvo tu padre – les respondió ásperamente uno de los mozos del Café Izmir.

Los dos jóvenes se miraron inexpresivos, levantaron los hombros unos instantes y continuaron con el plan delineado por su madre; siguieron camino hasta la mitad de la siguiente cuadra donde estaba el mercadito. A Davico, desde muy pequeño, le atrajo el ajetreo de la pollería, cada vez que pasaba observaba extasiado el puesto maloliente como si gozara de una película de suspenso sentado en una destartalada butaca del viejo cine Rívoli (11), esta vez no fue la excepción. Se detuvo allí, obnubilado, justo en el momento que degollaban un pollo. El ruidoso cacareo de las gallinas le sonaba a canturreo luctuoso de un coro que redondeaba un ritual que lo excitaba; disfrutó de la “ceremonia macabra” hasta que Bojor lo sacó del trance estirándole el cuello de la camisa con el dedo índice y se lo llevó a los empujones unos metros hasta que se chocaron con la mesada de mármol del carnicero.

- Hola Don Abraham – lo saludó Bojor.

Restregándose las manos y tomando inmediatamente el cuchillo recién afilado preguntó el carnicero: “¿Ke vinites a bushkar?”, aunque intuyó que la compra no sería importante y que tendría que tener alguna actitud piadosa.

- Y… mire… , mi mamá dice que si me puede dar un pedazo de hígado… para el gato. – le rogó el hermano mayor, con cara de angelito inocente.

- Ah … hígado para el gato… A ver… cuantos gatos son? – preguntó capciosamente el puestero.

- Somos… yo… mi hermano, mis hermanas… somos siete. – respondió Bojor rápido e ingenuamente, mientras se rascaba la cabeza y sonreía con cierto nerviosismo.

- Ah … siete gatos – susurró Don Abraham de un modo tal que sus lánguidas palabras sonaron tan rumiadas como llegadas de un eco lejano.

El carnicero hizo un dilatado silencio, miró fijamente los ojos bien abiertos de los manzebikos (12) que esperaban ansiosos una respuesta que se hizo esperar demasiado. Cuando ya comenzaban a inquietarse, el matarife abrió lentamente la heladera y sacó un hígado grande, lo apoyó delicadamente en el mármol y volvió a levantar la vista encontrándose nuevamente con los cuatro ojos bien redondos, que esta vez lo miraban sin pestañear y con las cejas enarcadas. Apretó disimuladamente sus labios para ocultar un repentino sentimiento de compasión por los dos imberbes y comenzó a cercenar el hígado fresco, exactamente por la mitad. Pasaban por su cabeza una tras otras imágenes de un pasado que quería perder para siempre pero que, cada tanto, lo sobresaltaban, angustiándolo. Sabía muy bien qué sentían esos chicos. El mismo había sobrellevado tempranamente demasiadas necesidades en su vida y tuvo que pedir también para comer más de una vez. Recordó la guerra, la invasión griega de Esmirna. la Bahía de Izmir. El Karatash (13), las privaciones, el hambre…

- ¿Y… Don Abraham? - abruptamente lo devolvió al presente la pregunta de Bojor, que no alcanzaba a entender porqué el sefaradí se había quedado medio paralizado, con el hígado ya partido en dos y la vista perdida en algún punto lejano.

Con un imperceptible movimiento de cabeza, el carnicero volvió en sí, enderezó su espalda, colocó prolijamente en la bolsa uno de los pedazos de la víscera y con un brusco ademán se la alcanzó estirando su macizo brazo sobre el mostrador. “Toma y váte a tu casa”, le dijo con gesto severo, evitando mostrar lástima o ternura. Enseguida resonó un apurado “¡Gracias Don Abraham!” de los hermanos que salían a pasos rápidos del mercado temiendo que el carnicero se arrepintiera. Ya en la calle, un mohín imperceptible y cómplice los unió y comentaron entusiasmados cómo saborearían las milanesas de hígado que les prepararía su madre, o tal vez en pedacitos saltado con cebolla. ¡Qué banquete!, imaginaron. Se les hizo agua la boca.

- ¿ Le dejaremos algo al gato? - preguntaba Davico riendo exageradamente.

Corrieron alegres hacia el conventillo saltando entre los charcos de la vereda. Subieron la escalera de a dos escalones y pasaron como un torbellino el primer patio. Dora, la vecina de adelante, les observaba atentamente los movimientos y con una áspera y carvernosa tos, evidentemente fingida, les advertía que no toleraría que rompiesen otra maceta de malvones.

Entraron a la pieza agitados. Bojor levantó la bolsa con el hígado, lo mostraba a su madre como un trofeo ganado con astucia y sacrificio. Pero algo raro pasaba; ella estaba parada al lado de la mesa, demasiado seria, con los brazos cruzados. Sus hermanas observaban sentadas, con aire de resignación a su padre estirado en la cama matrimonial, tumbado por el cansancio, durmiendo profundamente. Varios rollos de tela yacían arrumbados a un costado, contra la pared. Bojor y Davico supieron más tarde que era el fruto final de la ganancia en la dársena, que cuando su progenitor volvía a la casa lo sorprendió el chaparrón, justo a dos metros de la entrada de “El Baratillo Misterioso”, la casa de compraventa. El dueño del famoso comercio, en el que se hacían los negocios más variados, lo había convencido para que se llevara un lote de saldo de telas, asegurándole que le haría una muy buena diferencia. Jaim llegó con el bogo” (14) a su casa y sin un centavo, jurando que vendería los paños de algodón “sin falta, mañana”.

Ese día la familia comió hígado saltado con cebolla y arroz a la turca, de almuerzo y cena, incluso “kimaklí“, el gato. Por la noche Jaim todavía trataba de convencer a Luna de que a partir del día siguiente su vida cambiaría.

- ¿Adió Lunika ke es ese musho? (15)

Luna permaneció en silencio, molesta. Le había recriminado a su esposo que en vez de llevar el dinero a su casa le llenara de telas baratas la habitación. El se sentía en falta y nunca soportó demasiado verla enojada; decidió esperar prudentemente unos instantes a que Luna soltara alguna palabra, algún gesto de aprobación. Estuvo un par de minutos mirándole fijamente la nuca, resoplando de tanto en tanto, como reclamándole benevolencia, pero ella seguía muy seria mirando la pared.

- Lunika vo a probar suerte! - insistió Jaim

- Ke Dió mos guadre…(16) - le contestó ella, con un tono que sólo denotaba escepticismo al tiempo que meneaba la cabeza como el péndulo de un reloj.

- El Dió es tadrozo ma no olvidozo… kirida. (17) - sentenció Jaim, procurando convencerla de que pronto vendrían días de “leche y miel”

Sabiendo que su esposo insistía con cara de carnero degollado, y que no la dejaría en paz hasta recibir una palabra de aliento, dio vuelta la cara y le dijo: “Esta bien, desha esa cara de simbil (18) y… Kolai liviano ke se te haga!(19)

Jaim no alcanzó a sonreír cuando se escucharon gritos en el patio. Luna salió a calmar a su hija Esther que lloraba desaforadamente por el golpe de balero (20) que su hermano Davico le había pegado justo en el medio de la frente, sin querer.

- ¡Garón de Kampana! (21) – le gritaba Davico a Esther.

- ¡Gameo grande! (22) - le aulló su madre. -¡Mira como deyaste a tu hermana!… ¿Ke le hizites? – agregó, abrazando a Esther que sollozaba.

El hijo mayor observaba aturdido la escena y decidió no intervenir. Entró al cuarto para ayudar al padre a terminar de ordenar los rollos de tela en un rincón pero enseguida se escuchó: “¡El güerco me iervara a mí! (23) Jaim ven aquí, es que no escuchas que tus hiyos se están sacando los oyos!” (24), rogó con desesperación. El hombre dejó el rollo de tela que estaba acomodando y mientras salía al patio refunfuñaba: ” Amán, Amán, esto kere el Dió … Patrón del mundo… (25) Hiyos criar…fierro mashcar.” (26)

Bojor se quedó en el cuarto y para evadirse de la discusión entre sus padres y del barullo del patio sacó de su rotoso portafolio de cuero gastado su libro de cabecera, en realidad era el único que tenía, un obsequio de su tía Violeta, que se lo había comprado a un cuentenik (27) a precio regalado, porque le faltaban como diez páginas: “El Martín Fierro”(28), lo comenzó a leer por enésima vez. Cada vez que se reñía en la familia lo abría en la misma parte: “los hermanos sean unidos… porque si entre hermanos se pelean los devoran los de ajuera (29)”, cuando imprevistamente entró Davico corriendo como una tromba y detrás su padre con el cinturón en la mano. Uno de los dos pisó la palangana y el agua saltó mojando a Luna que entraba implorándole al marido “…dale un shusto…no lo ajarves…!(30)

Apenas encontró un hueco entre el atolladero, Bojor salió al patio con el libro en la mano. Allí todavía lloraba Esther consolada por su hermana Raquel.

Se acercó inquieto Don León, el vecino: “¿Amán… (31) Bojor, qué son estos gritos?”.

El muchacho levantó la cabeza y antes de contestarle miró el cielo estrellado, recordó la tormenta con la que comenzó ese largo día, el paso por el Café Izmir, la excursión al mercadito San Bernardo para mendigar el pedazo de hígado, su padre volviendo con los bolsillos vacíos y un remanente de telas pasadas de moda. Después de ese repaso tortuoso y veloz, sacó la vista de la luna plateada y menguante en la que se había detenido y atinó a responderle al vecino: “Está todo bien Don León no se preocupe… nada nuevo… vaya tranquilo.”, y haciendo una pausa le agregó una expresión de deseo, que en medio del tremendo alboroto era difícil de creer: “¡…Nochada buena!”(32)

Davico pasó entre León y Bojor corriendo, con las mejillas coloradas, lo seguía pesadamente su padre, resoplando y revoleando el cinturón. En la persecución el adolescente alocado se llevó por delante la maceta de malvones de Doña Dora.

Bojor ahogó un gritó pero se le escapó a media voz: “¡¡¡ Noooo…Davico, otra vez la maceta, no!!!

Lentamente y haciendo creer que no vio nada, Don León se fue camino a su pieza en puntas de pie exclamando al viento: “¡Sí… nochada buena!” Sabía que lo mejor era, sin la menor duda, que su esposa Dora se enterara recién por la mañana lo de la maceta rota, cuando eso ocurriera él ya estaría bien lejos, en su trabajo, lidiando con los metales en los Talleres Máspero. Mejor era no oír a su muyer kafrar (33) cuando le tocaban sus plantikas. (34)

Una hora después, cuando todo había vuelto a la “normalidad”, Luna se acercó a tapar a sus hiyos. Davico dormía boca abajo, tenía ardiendo las nalgas de las dos veces que lo alcanzó la hebilla del grueso cinturón de cuero de su padre. A su lado Bojor, que fingía estar dormido, apretaba sobre su pecho el Martín Fierro, su madre se lo sacó despacio y lo dejó sobre la mesa. El libro estaba abierto en la página sesenta y ocho en la que una estrofa, marcada alguna vez con lápiz por su hijo, sobresalía de las demás: “… Y recuerde cada cual / lo que cada cual sufrió / que lo que es, amigo mío yo / hago ansí (35) la cuenta mía: ya lo pasado pasó, / mañana será otro día.”

Luna se acostó al lado de su marido que quebraba el silencio del cuarto roncando como un volcán en plena erupción. Todos dormían menos ella, creyó. Había sido una movida y embarazosa jornada. En la soledad de su vigilia dio un agudo y esforzado golpe de vista al cuarto, a las inmóviles siluetas recortadas que apenas se dejaban ver en el espacio semi oscuro: Jaim, otra vez en casa; en la cama chica sus dos hiyas y en el colchón del piso sus dos hiyos. Kimaklí, el gato, dormía enroscado arriba de un rollo de tela rayada. Estaban los siete, habían cenado. ¿Podía pedir algo más?. Se puso de costado, apretó sus manos entrelazando los dedos y antes de cerrar los ojos, para darse ánimo, recordó aquel viejo dicho: “El Dió manda helada asigún la muntanya.” (36) Respiró profundo, cerró los ojos y justo antes de ser vencida por el sueño escuchó la media voz casi secreta de Bojor que, despidiéndose del insomnio, le decía: “!Má… Nochada buena.”

– Nochada buena hiyico… Nochada buena, le respondió con ternura y se durmieron.

 

 

Este cuento está se ha basado en anécdotas registradas en un extenso archivo documental del autor, producto de su investigación sobre la inmigración sefaradí.

 

Notas:

1) Barrio de la ciudad de Buenos Aires con gran concentración de judíos 2) Arroyo que cruza la ciudad de Bs. As. A principios de la década del 30 aún no estaba entubado. 3) Cuándo vendrá. Tarde o nunca. 4) Trabajo temporario. 5) Con buena suerte 6) Anís 7) Músicas rítmicas, turca y griega, frecuentes en el Imperio Otomano. 8) Borracho. 9) Judía sefaradí nacida en Istambul (Estambul) 10) Hijos. 11) Cine del barrio, cercano al sector judeo-español. 12) Jóvenes. 13) Barrio judío de la ciudad de Izmir (Esmirna) 14) Atado. Fardo. 15) Labios, boca. En este caso la expresión es “mala cara” o “enojada”. 16) Que Dios nos ayude, nos guarde. 17) Dios puede llegar tarde pero nuca olvida. 18) Deja esa cara de trasero. 19) Que sea fácil el comienzo de una acción, en este caso el trabajo. 20) Juego que consiste en insertar un palillo en el único agujero de una bola de madera 21) Que habla alto o grita, como campana que suena fuerte. 22) Camello. Se dice del torpe que hace cosas de chicos, o del ignorante. 23) Que me lleve el Diablo. 24) Tus hijos se están peleando. Sacando los ojos. 25) Expresión para los malos momentos, invocando a Dios, el dueño del mundo. 26) Criar hijos es tan difícil como mascar hierro. (27) Vendedor ambulante que da crédito. Vende en cuotas. 28) Libro tradicional argentino escrito por José Hernández en el siglo XIX. Obra que en versos describe las vicisitudes del gaucho argentino. 29) Afuera. 30) Asústalo, no lo dañes. 31) Término que indica desconcierto, asombro ante algo inesperado. 32) Que se tenga buena noche. Aquí expresa un buen dormir, sin sobresaltos. 33) Mujer que protesta, enojada. 34) Plantas 35) Así. 36) Dicho que revela un Dios que envía pruebas y pesares pero acordes a quienes están preparados para recibirlas y sacar sabiduría de las mismas.

 

 

 

Carlos Szwarcer 
Publicado en “Los Muestros” Nº 59. Junio de 2005. Bruselas. Bélgica.

———————————————————————————————————————————————————

“Estampas de Buenos Aires”. Blog de Carlos Szwarcer. Monografías.com http://blogs.monografias.com/estampas-de-buenos-aires/  

Barrios, Colectividades, Narrativa-Cuentos-Relatos, Sefaradíes

Los 60 años del Café “El Tokio”

A continuación  el texto de Horacio J. Spinetto en “Cafés Notables de Buenos Aires II”.Edic.GCBA, Buenos Aires 2009.

 

Café El Tokio

Álvarez Jonte 3548.

Villa Santa Rita.

  

 

“El Café fue el pesebre del Tango”.

Roberto De Luca.

 

 

En 1930, aquel nefasto año, pionero de los golpes militares en nuestro país, “cuando a

Yrigoyen lo encanutaron”, una situación amable se producía en la zona límite de Santa

Rita con Villa del Parque, se inauguraba el “Café Jonte”en la esquina de Álvarez Jonte

con el “pasaje” Tokio.

A partir de entonces allí paro no solo “la barra de la esquina”, sino la de todo el barrio.

Paso a ser su sitio de encuentro. Alrededor de la mesa de billar, y con el inconfundible

sonido de las carambolas, bullía la vida de aquellos muchachos.

En 1950, “Ano del Libertador General San Martin”, el café cambio su nombre por el de

“Tokio”. Por entonces su propietario era Jesús Feas Albor, quien había comenzado

trabajando en el café como lavacopas. Algún tiempo después su denominación oriental

mutó en la galaica “Santiago de Compostela”. Finalmente la tozudez amarilla triunfo, y

nuestro café fue definitivamente “El Tokio”. Desde entonces se transformó en un

verdadero referente barrial.

De los muchos personajes que pisaron el complejo y bello dibujo de sus mosaicos

calcáreos recordamos a Héctor Osvaldo Facundo, aquel wing, estrella del San Lorenzo

de Almagro de los anos ’60; a Carlos Ragno, campeón argentino de Formula 4; al

periodista Juan José Lujambio; al director cinematográfico Luis Puenzo; al pensador

Oscar Masotta, “el marxista de los happenings”, figura crucial en la modernización del

campo cultural argentino durante los años 60; al dibujante y pintor Carlos Garaycochea

y a su hermano Atilio, que como representante del Circo de Moscú despertaba la

fantasía de los pibes; al Dr. Felipe Monk, especialista, reconocido internacionalmente,

en patologías de los materiales y en restauración edilicia; a Federico Insúa, jugador

notable en Independiente y Boca; al inigualable Diego Maradona, y al gremialista

Saúl Ubaldini, entre muchos más. .

Por el ano 2005 dos fieles habitués, Ángel Alvarez (Angelito para todos) y el arquitecto

Jorge Espasandin, juntaron su amor por “El Tokio” y se hicieron cargo del local. Desde

entonces la actriz y vedette Carmen Barbieri es su madrina.

Las paredes del local presentan una iconografía tan variada como interesante: una copia

al óleo, de gran tamaño, del cuadro “Los borrachos” de Velázquez; seis coloridas

chaquetillas de jockeys; una foto de Pappo; un par de ilustraciones gauchescas de

Florencio Molina Campos de los almanaques de Alpargatas; la tapa de un menú de

“Maxims” ilustrada por Sem; una foto de Alberto Olmedo como el Capitán Piluso con

el actor y amigo del café Héctor Canosa; varios banderines de equipos de futbol con el

de Vélez Sarsfield en sitio destacado, lo mismo que una foto del equipo de Liniers

dirigido por Victorio Spinetto con Simeone, Basílico, Mareque y Cielinsky, y otra de

“El Duque” Juan José Ferrarog un dibujo original de Garaycochea dedicado al Café;

una foto en relieve de Maradona en la selección y con su mejor estampa, además de

varias viejas fotos del café y de algunas del caballo “Respingo”, crack del 72, aportan su

entrañable carga documental.

Las incontables imágenes, a manera de escenografía, enmarcan la actuación de Telmo,

que enfundado en su campera roja, mientras canta muy bien “Zapatos de gamuza azul”,

baila como un digno Elvis porteño.

Cae la tarde por Álvarez Jonte, el paso sereno de un colectivo 109 la acompaña.

El grupo de narración oral “Eufemia” cautiva a la concurrencia.

La reunión nocturna entre amigos continua, y mientras algunos saborean los exquisitos

ravioles caseros de verdura, entre otras especialidades de la casa, Enrique Pinas luego

de sus entonados boleros, conmueve con el clásico de Sandro “Palabras viejas”. El

tango llegara de la mano y la voz varonil de Luis Peluso.

El 24 de febrero se homenajeó a Pappo, en el segundo año de su muerte, con la

actuación de sus músicos y la presencia de su hermana y varios de sus fans.

Por debajo del cielorraso verde, cinco ventiladores de techo, de cuatro aspas de madera,

comparten las alturas con varios jamones.

Un matrimonio se ubica en una mesa, mientras desde otra lo saludan. En el café “El

Tokio” el barrio está presente, vive. Angelito lo disfruta, su hija Laura también.

 

* Foto de “Cafés y Tango en las dos Orillas. Buenos Aires y Montevideo”. Pág 60.

———————————————————————————————————————————————————

“Estampas de Buenos Aires”. Blog deCarlosSzwarcer. Monografías.com http://blogs.monografias.com/estampas-de-buenos-aires/  

Barrios, Cafés - Bares: Su Historia, Fotos e imágenes de la Ciudad, Preservación del Patrimonio Cultural

Un canto de boda sefaradí de Marruecos

La canción anónima de origen sefaradí -cuyo texto reproducimos abajo- es de aquellas melodías con letras picarescas que se escuchaban en el Buenos Aires del siglo XX. Inmigración y cosmopolitismo.

Para escuchar la canción click aquí

Estaba el Pai Pero sentadito al sol,
con los calzones blancos y encima un cordón.
Viéronle las damas desde el mirador
Mamá!
- “¿Qué es esto Pai Pero, qué es esto, Señor?
qué es esto que asoma por el mirador?”
Dijeron las damas, - “Suba usted, señor!”
Mamá!
- “No puedo, señoras, no puedo por Dio´
para tantas damas no hay munición”.
Ay!  Sube que no sube y arriba que subió
Mamá!
Ciento veinte damas, todas las empreñó
menos la cocinera, que para ella faltó.
Ay! no faltó, señora, que aquí lo traigo yo
Mamá!
Entre los anafes, allí la empreñó
Todas paren hija, la criada varón.
Mamá!
Ciento veinte cunas, todas enderredor,
la de la cocinera, en el terrado colgó.
la la la la la
La de la cocinera en el terrado colgó.
 
* Recopilación, transcripción y adaptación de música y texto:
Eleonora Noga Alberti

Datos sobre Eleonora Noga Alberti : http://blogs.monografias.com/estampas-de-buenos-aires/category/colaboradores/

———————————————————————————————————————————————————

 “Estampas de Buenos Aires”. Blog de Carlos Szwarcer. Monografías.com http://blogs.monografias.com/estampas-de-buenos-aires/ 

Canciones, Colectividades, Sefaradíes, Turcos

Cafés y Tango en las dos Orillas

La Dirección General Patrimonio e Instituto Histórico, dependiente de la Subsecretaría de Cultura del Ministerio de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires, invita a la presentación del libro Cafés y Tango en las dos Orillas. Buenos Aires y Montevideo  que se realizará el viernes 7 de mayo a las 18.30 en la Sala Jorge Luis Borges de la 36ª Feria Internacional del Libro de Buenos Aires.  Presentarán Horacio Spinetto; Nery González; Mario Delgado Aparain (Dir. de Artes y Ciencias de Montevideo); Natalia Rubinstein (Asesora del Depto. de Cultura de Montevideo). Coordina Lic. Liliana Barela, Directora Gral. de Patrimonio e Instituto Histórico de la Ciudad de Buenos Aires. Se entregará un ejemplar a cada asistente.

Montevideo-Buenos Aires tienen en común un desarrollo histórico, una geografía que las abraza, dos puertos en comunicación y rivalidad constante, muchos sueños compartidos y una herencia colectiva. Los Bares y Cafés, Almacenes- Bares son parte de la misma.  Dos ciudades que se han sentido siempre hermanas, que han compartido festejos, tristezas, construcciones, revoluciones, comprensiones y desazones, gran parte de éstos han transcurrido en las mesas de Cafés y Bares de  ambas ciudades. 

———————————————————————————————————————————————————

 “Estampas de Buenos Aires”. Blog de Carlos Szwarcer. Monografías.com http://blogs.monografias.com/estampas-de-buenos-aires/ 

Barrios, Cafés - Bares: Su Historia, Comentarios de Libros y Publicaciones, Eventos Culturales

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda