Estampas de Buenos Aires

Blog de Carlos Szwarcer en Monografias.com

 

La comunidad judeo marroquí: pioneros de la diáspora sefaradí

 Por Diana Epstein 

Los primeros judíos sefaradíes que inmigraron a la Argentina, provenían de Marruecos. Este grupo, que comenzó a instalarse en el país durante el último tercio del siglo XIX, fue arribando en pequeños flujos hasta 1930. Posteriormente, durante la década de 1960, arribó  también una pequeña corriente vinculada, en este caso, con problemas políticos.

Al margen de estos dos grupos inmigratorios llegó un colectivo de maestros enviados al país con una clara “misión”: enseñar a los hijos de inmigrantes judíos instalados en colonias del interior del país. Estos maestros llegaron entre 1892 y 1918, de manera que temporalmente se  superpusieron con el primer grupo migratorio. De dimensiones reducidas, el arribo de docentes marroquíes estuvo vinculado con una gestión realizada por la Jewish Colonization Association  ante la Alliance Israelite Universelle para que cumplieran con la “misión” de enseñar castellano a los hijos de los primeros colonos, provenientes de Europa Central y oriental, en las escuelas creadas en las colonias ubicadas en el interior del país (1).

Este trabajo tiene por objetivo analizar, brevemente,  las características del primer flujo migratorio, destacando sus peculiaridades y el grado de interacción que lograron con la sociedad local.

En comparación con el resto de los grupos sefaradíes, la inmigración marroquí fue la más reducida. Se calcula que hasta 1930, llegaron sólo varios centenares de familias. La causa de esta diáspora estuvo vinculada con la profunda crisis económica y social que padeció Marruecos a mediados del siglo XIX. De manera que fue la búsqueda de mejores oportunidades económicas lo que los atrajo al país (2).

Llegaron desde el norte de Marruecos, especialmente de Tetuán y Tánger, por ello su lengua materna era el castellano. Joseph Bengio señala que este hecho favoreció su rápida integración al país, reforzada por su nivel cultural (3), ya que muchos de ellos habían sido alumnos de las escuelas de la Alliance Israelite Universelle (4). Así, “toda la corriente inmigratoria a la Argentina pasó por el sistema educativo de la Alianza” (5). No obstante en África del Norte se desarrollo una modalidad particular del judeo español denominada Jaquetia que siguieron utilizando entre ellos, como una forma familiar de comunicación.

Los pioneros mantuvieron contacto a través de cartas o viajes con sus familiares en Marruecos y sostuvieron con ellos sólidas relaciones sociales primarias. En el marco de la creación de estas redes sociales, los impulsaban a emigrar de su país. Así,  estimularon la llegada de nuevos inmigrantes norteafricanos a la Argentina.

En relación con las pautas matrimoniales seguidas por este grupo, un análisis de las Actas Matrimoniales consultadas en el Archivo del Registro Civil de la Ciudad de Buenos Aires, demuestra un comportamiento altamente endogámico entre sus integrantes. El estudió se realizó sólo para la Ciudad de Buenos Aires (6)]. Según relatan los entrevistados, este comportamiento endogámico se extendió hasta mediados del siglo XX.

En el marco de su distribución espacial, algunos optaron por quedarse en la ciudad de Buenos Aires, especialmente en el sur, en los alrededores del barrio de San Telmo, Concepción y Monserrat, otros se dispersaron y se dirigieron hacia los centros urbanos del interior del país.

En cuanto a su ocupación laboral, en sus comienzos la buhonería constituyó una ocupación visible, posteriormente, muchos de ellos pudieron abrir tiendas al por menor, comercios mayoristas y finalmente algunas industrias (7). Un gran porcentaje de la segunda generación se dedicó a las profesiones liberales. En este contexto  lograron insertarse favorablemente en el aspecto económico. Esta situación facilitó su rápida integración dentro de la sociedad local, favorecidos por su idioma y por sus apellidos que en la Argentina, los invisibilizaba como judíos.

Así, desde el punto de vista económico social, un grupo fue incorporándose a la clase media o clase media alta. De estas familias surgirá una elite que impulsara la construcción de sus asociaciones.

De manera que muy pronto se asociaron con el propósito de ayudarse recíprocamente y para generar estructuras de contención y asistencia. En 1920 ya habían fundado todas sus instituciones comunitarias: el club Alianza, su propio Cementerio, que fue el primer Cementerio judío del país ubicado en la zona de Avellaneda y el Templo ubicado en la calle Piedras, organismos que, en un principio, funcionaron independientemente.

En el aspecto cultural, la comunidad marroquí se destacó por haber fundado en Argentina el primer periódico en castellano dirigido por judíos sefaraditas. En 1917 Samuel de A. Levy y Jacob Levy, hermanos de origen marroquí editaron “Israel”, que se publicó hasta la década de 1970.

En 1860, cuando comenzó a llegar a la Argentina esta población judía del norte de África, el grupo había intentado recrear un ambiente que compensara sus necesidades religiosas esenciales. Los más practicantes, debieron adaptarse a situaciones desconocidas y se propusieron crear instituciones similares a las de sus ciudades de origen, que les permitiesen cumplir con sus prácticas religiosas.

Pero, a pesar de que los pioneros fueron muy observantes e intentaron preservar sus tradiciones, tanto religiosas como sociales y económicas,  este grupo, hispano parlante, proveniente de un país árabe, experimentó una rápida integración al medio y ya sus primeros descendientes argentinos fueron más flexibles en el aspecto religioso. Muchos de ellos abrían sus negocios los sábados, descuidaban algunas fiestas religiosas y no cumplían estrictamente con las prescripciones dietéticas (8). Esta moderada observancia los va a ir diferenciando del resto de las comunidades sefaradíes, sobre todo de las sirias, de habla árabe, que se iban asentando en el país (9).

En el ámbito educativo, la comunidad marroquí no logró instalar una escuela confesional duradera, ni tampoco una escuela integral. A pesar de los intentos para erigir establecimientos educativos, estos se frustraron y sus hijos, en general, sólo concurrieron a la escuela pública.

En síntesis, en este breve trabajo se intentó destacar un conjunto de características que facilitaron la integración de este grupo étnico a la sociedad local. Entre ellas se señaló el uso del castellano, la rápida disminución de sus prácticas religiosas,  su inserción favorable en el aspecto económico, la ausencia de una escuela confesional y la concurrencia de los niños a la escuela pública, que profundizaría una mayor identificación con la argentinidad. A pesar de estas circunstancias, la creación de sus asociaciones comunitarias logró la cohesión de esta comunidad y les brindó, durante años, sentido de identidad y pertenencia. Pero esta afinidad fue lentamente cambiando y en la actualidad la comunidad sufre una fuerte dispersión. Pero esa es otra historia.

 

 Notas 

1) DIANA EPSTEIN, Maestros Marroquíes. Estrategia educativa e integración, 1892-1929 en Anuario IEHS 12, Universidad Nacional del Centro de la Pcia. De Buenos Aires, Tandil, 1997.

2) Sobre la comunidad judeo marroquí en Argentina y sus instituciones ver MARGALIT  BEJARANO  Los Sefaradíes en la Argentina: Particularismo étnico frente a tendencias de unificación en “Revista Rumbos”, 17-18. También VICTOR A. MIRELMAN, En Búsqueda de una identidad, Ed. Mila, Buenos Aires, 1988,  Presencia Sefaradí en la Argentina, Centro Educativo Sefaradí, Buenos Aires, 1992; JOSEPH  BENGIO, Les juifs marocains en Argentine en “Mosaiques de Notre Memoire.Les Judeo Espagnols du Maroc, comp.Sarah Leibovici, Centre d`´etudes Don Isaac Abravanel UISF, París,1982.

DIANA EPSTEIN, Aspectos Generales de la inmigración judeo-marroqui a la Argentina, 1875-1930 en Temas de Africa y Asia 2, Seccion de Estudios de Asia y Africa, Facultad de Filosofia y Letras, UBA, 1993.

3) JOSEPH BENGIO, Juifs marocains et autres communautés sefarades en Argentine en “Yol, Revue de Etudes Modernes et Contemporaines Hébraïques e Juives” V. fasc.2, París, 1980. Señala que el nivel de educación los diferenciaba de muchos inmigrantes campesinos, españoles e italianos, que habían llegado al país, en general analfabetos.

4) Institución benéfica fundada en París en 1860, cuyo objetivo era lograr el progreso de la población judía por medio de la educación, en sus lugares de origen. Para ello promovió la creación de una red de escuelas que divulgaron la instrucción europea. La primera escuela de la Alliance fue fundada en Tetuán.

5) Fuente: Un Orgullo de cien años, publicación de ACILBA, dedicado al centenario de la comunidad judeo marroquí en Argentina, p.6

6) Véase DIANA  EPSTEIN, Los judeo marroquíes en Buenos Aires: pautas matrimoniales. 1875-1910 en “Estudios Interdisciplinarios de América Latina y el Caribe,” E.I.A.L., Vol .6-Nº1, Escuela de Historia, Universidad de Tel Aviv, 1995.

7) JORGE BESTENE describe una evolución similar para el grupo de sirio-libaneses. Formas de Asociacionismo entre los sirios libaneses en Buenos Aires, 1900-1950 en F.Devoto y E..J.Miguez (comp), “Asociacionismo, Trabajo e Identidad étnica”, Buenos Aires, 1992. Véase también JORGE BESTENE, La emigración sirio-libanesa en la Argentina. Una aproximación en “Estuios Migratorios Latinoamericanos, año 3, agosto 1988, Nº9

 )VICTOR MIRELMAN, en Búsqueda de una identidad. Los inmigrantes judíos en Buenos Aires. 1890-1930,Ed. Milá, Buenos Aires, 1988.

9) SUSANA RODGERS, Los Judios de Alepo en Argentina: Identidad y organización comunitaria (1900-2000), Asociación Israelita Sefardi Argentina, Ediciones Nuevos Tiempos, 2005.

 

 

Fuente: Diana Epstein para  Estampas de Buenos Aires”  

 

Datos sobre la autora: http://blogs.monografias.com/estampas-de-buenos-aires/category/colaboradores/

——————————————————————————————————————————————————

“Estampas de Buenos Aires”. Blog de Carlos Szwarcer. Monografías.com http://blogs.monografias.com/estampas-de-buenos-aires/

Barrios, Crónicas-Ensayos, Sefaradíes

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda