Estampas de Buenos Aires

Blog de Carlos Szwarcer en Monografias.com

 

Archivo de Febrero, 2009

Día del Barrio de Caballito -15 de febrero- Festejos.

Escudo del barrio

Caballito en el mapa

 

   La ley 950, sancionada el 05/12/2002, de la legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires dice: Institúyase el día 15 de Febrero de cada año como Día del Barrio de Caballito, en conmemoración a la fecha en que se compró el predio que dio origen a la “pulpería del caballito”. Se han organizado festejos para celebrar, este año, el 188º Aniversario del barrio.

Domingo 15

 

Adhiere Museo de Ciencias Naturales con entrada gratuita

17.00 a 21.30 Exposición de Fotos históricas del barrio - Horizonte

17.00 a 21.30 Exposición de coches de colección sobre Av. Rivadavia - Periodico ABC

17.00 a 21.30 Mesas de difusión de instituciones del barrio

17.00 a 20.00 Paseo en el Tranvía Histórico - Traslado desde el Parque Rivadavia con colectivos históricos 109 y 45 - ABC y AAT

18.00 a 19.00 Fanfarria del Regimiento de Granaderos a Caballo “General San Martin” - Horizonte (a confirmar)

19.15 a 19.30 Danzas Árabes - CC Lola Mora

20.00 a 20:30 hs. BANDA DE JAZZ  “Sotavento Jazz Band” – CGPC 6

20:50 a 21:15 hs. BANDA DE JAZZ  “Sotavento Jazz Band” – CGPC 6

21:30 a 21.45 FUEGOS ARTIFICIALES - CGPC 6 

Fuente: http://www.barriada.com.ar

 

 

Historia:  

El barrio debe su nombre a la pulpería que en 1804 instaló don Nicolás Vila en la esquina de las actuales Rivadavia y Emilio Mitre, y que era reconocida por su típica veleta en forma de caballito. Como todos los barrios del oeste, también éste progresó en forma notable con la llegada del ferrocarril, que desde 1857 atravesó el barrio adoptando el nombre de la famosa pulpería para su estación en el lugar. Zona de lujosas quintas a lo largo de la actual avenida Rivadavia, era para los porteños un lugar de fin de semana. Precisamente de una de esas quintas, la de Ambrosio Plácido Lezica, nace en 1928 el parque Rivadavia. El tranvía y más tarde el subterráneo, contribuirán y en mucho al desarrollo de este barrio, hoy en día uno de los más residenciales de Buenos Aires, y en cuyo interior se encuentra localizado el centro geográfico de nuestra ciudad. En la plaza Primera Junta, una réplica de la tradicional veleta del caballito nos retrotrae a aquellos tiempos en que el barrio era el descanso obligado antes de ingresar a Buenos Aires.

Fuente: CEDOM 

 

 

Límites

Río de Janeiro, Avenida Rivadavia, Avenida La Plata, Avenida Directorio, Curapaligüe, Avenida Tte. Gral. Donato Álvarez, Avenida Juan B. Justo, Avenida San Martín, Avenida Gaona, Avenida Ángel Gallardo.

CGPC: CGPC 06 

 

 

Superficie (en km2): 6,8

Densidad (habitantes/km2): 25.045,4

Población Total: 170.309

Mujeres: 95.110 Varones: 75.199

Fuente: DGESC, en base a datos censales, año 2001. 

 

Fuente http://www.buenosaires.gov.ar

 

Barrios, Eventos Culturales, Fotos e imágenes de la Ciudad

Mi Buenos Aires querido (canción)

Carlos Gardel (música) - Alfredo Le Pera (letra)

1934

Mi Buenos Aires querido,
cuando yo te vuelva a ver,
no habrá más penas ni olvido.

El farolito de la calle en que nací
fue el centinela de mis promesas de amor,
bajo su inquieta lucecita yo la vi
a mi pebeta luminosa como un sol.

Hoy que la suerte quiere que te vuelva a ver,
ciudad porteña de mi único querer,
oigo la queja de un bandoneón,
dentro del pecho pide rienda el corazón.

Mi Buenos Aires, tierra florida
donde mi vida terminaré.

Bajo tu amparo no hay desengaño
vuelan los años, se olvida el dolor.

En caravana los recuerdos pasan
como una estela dulce de emoción,
quiero que sepas que al evocarte
se van las penas del corazón.

Las ventanitas de mis calles de Arrabal,
donde sonríe una muchachita en flor;
quiero de nuevo yo volver a contemplar
aquellos ojos que acarician al mirar.

En la cortada más maleva una canción,
dice su ruego de coraje y de pasión;
una promesa y un suspirar
borró una lágrima de pena aquel cantar.

Mi Buenos Aires querido….
cuando yo te vuelva a ver…
no habrá más penas ni olvido…

Nada mejor que comenzar la serie de canciones sobre Buenos Aires con este tema paradigmático compuesto en 1934. Aquí en su versión fílmica. ¡Que la disfruten…!

Canciones

El Reloj del Mundo

El tiempo, no en un sentido físico o meteorológico, si no en su dimensión  filosófica, es algo inefable y complejo de explicar. Como la subjetividad es primordial para encarar estos asuntos, nadie podrá contradecirme… Pensaba que en Buenos Aires parece transcurrir el tiempo de un modo vertiginoso y fugaz. Sin embargo, me siento en un banco del Parque Rivadavia. Respiro profundo; todo se aquieta o por lo menos me parece. En la plaza tengo mi banco propio. Hay tantos… Pero un día espléndido de sol, buscando un sitio agradable, lo ví, y me gustó, parecía que me estaba esperando. En un ataque de apropiación me senté bien en el medio, desparramado, cuestión de que se dieran cuenta de que no quería compartirlo, y me dije: - ¡Qué fea mi actitud! Un tanto egoísta. Pero “a lo hecho, pecho”. Así somos algunos, queremos bajarnos del acelere, ponernos en contacto con la naturaleza y, sobre todo, no hablar con nadie, aunque más no sea por un rato.

 

   Es día de semana. Hamacas apenas concurridas. La calesita solitaria. Ese indescriptible olor a “verde”. Unas pocas parejas sentadas sobre un césped prolijamente cortado. Algunas mujeres con sus hijos y las infaltables palomas. Me siento casi, casi, en el Edén… Nadie parece observarme. Siento  satisfacción. Mientras recuerdo las palabras de una amiga: “pensá siempre en positivo”. Pero me toman por asalto, no lo puedo creer, se abalanzan sobre mí los fantasmas de siempre, pesados, rutinarios, escandalosamente críticos. Y ese mundo bucólico, tan hermoso y ficticiamente sereno se acaba de repente.  Mientras el sol, filtrándose entre las ramas de mi árbol preferido, me mantiene quieto, la cabeza empieza a darme mil vueltas…

 

   Me olvidé de pensar en positivo. Vuelvo a las malezas cotidianas tan rápidamente, sin necesidad. ¿Qué hago acá? Todo muy lindo pero tengo tantas cosas que hacer. Otra vez el tiempo acosándome. Recuerdo otro parque, el Centenario, no muy lejos en el espacio pero muchos años atrás: daba vueltas y vueltas en la calesita con el único y dichoso interés de sentir el viento sobre mi cara en cada giro, soñando con sacar la ansiada sortija. Era algo más que ganar una vuelta gratis, el placer de poner a prueba alguna destreza.

 

  No me puedo detener en esa dulce borrasca del pasado. Me levanto y vuelvo a mis menesteres del presente. Llego a casa. Navego por Internet buscando vaya a saber qué y encuentro un sitio que dice “World Clock”. ¡Qué casualidad! ¿O qué causalidad? Sea como fuere, el tal reloj me muestra en tiempo real la población del mundo, los nacimientos, la producción de autos, de computadoras, los muertos por segundo, los abortos, la deforestación, las enfermedades y otras calamidades. La vida y la muerte al instante. Y un link me llevaba a otros relojes. Al futuro. Y yo en Buenos Aires, en un punto minúsculo del planeta, sentado en mi banqueta, con la boca entreabierta  frente a la PC. Una experiencia extraña: números y más números pasan frente a mí; el resplandor del monitor me hace pestañar y mi cerebro comienza a transformar las frías cifras en algo tan distinto como imágenes del fluir de la vida. Y las preguntas sobre demasiadas cosas me provocan un cortocircuito “racional”. ¿Qué digo? Emocional. Ha sido demasiado en tan “poco tiempo”. Demasiado. No les sigo contando. Vean qué efecto les produce a ustedes y después me cuentan.

 

 

Para ver “El Reloj del Mundo” cliquear aquí

 

Artículos Periodísticos, Crónicas-Ensayos, Narrativa-Cuentos-Relatos

El Reloj del Mundo aquí

 

 Cliquear aquí

 “… el tal reloj me muestra en tiempo real la población del mundo, los nacimientos, la producción de autos, de computadoras, las muertes por segundo, los abortos, la deforestación, las enfermedades y otras calamidades. La vida y la muerte al instante. Y un link me llevaba a otros relojes. Al futuro. Y yo en Buenos Aires, en un punto minúsculo del planeta, sentado en mi banqueta, con la boca entreabierta  frente a la PC. Una experiencia extraña: números y más números pasan frente a mí; el resplandor del monitor me hace pestañar y mi cerebro comienza a transformar las frías cifras en algo tan distinto como imágenes del fluir de la vida. Y las preguntas sobre demasiadas cosas me provocan un cortocircuito “racional”. ¿Qué digo? Emocional. Ha sido demasiado en tan ´poco tiempo´. Demasiado. No les sigo contando. Vean qué efecto les produce a ustedes y después me cuentan”.

(Carlos Szwarcer)

 Leer artículo completo: http://blogs.monografias.com/estampas-de-buenos-aires/category/narrativa-cuentos-relatos/

El Reloj del Mundo

Recorrido por la GALERÍA GÜEMES

“LOS BARRIOS PORTEÑOS ABREN SUS PUERTAS”

DIRECCIÓN GENERAL PATRIMONIO E INSTITUTO HSTORICO
GOBIERNO DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES

Recorrido por la GALERÍA GÜEMES
Al finalizar la visita, charla en el bar y restaurante
“Momentos en el infinito” (6º piso)
Coordinan: Horacio Spinetto y Daniel Ruffilli
VIERNES 20 DE FEBRERO, 16:00 HS.
Encuentro: Florida 165
INSCRIPCIÓN: del 16 al 19 de febrero de 10:00 a 14:00 hs.
4323-9400 int. 2756
Algunos datos:

GALERÍA GÜEMES

Edificio Representativo de Buenos Aires

 

Según la Dirección General de Patrimonio, la Galería Güemes es una de las obras más representativas de la ciudad de Buenos Aires, que le imprime su carácter e identidad. Se encuentra entre unos de los edificios que son ejemplos de arquitectura monumental, religiosa, industrial, domÉstica, comercial, entre otras, que conforman su riqueza, pluralidad y cosmopolitismo.

Declarada sitio de interés cultural por la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. 29/6/00.

 

El Museo de la Ciudad - Secretaría de Cultura, Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires reconoce a la Galería Gúemes como “testimonio de la memoria ciudadana” por haberse mantenido hasta el presente conservando su carácter y decoración original. 29/04/87.

 

 

 

* La Galería Güemes en sus comienzos. Se puede apreciar una de las cúpulas originales, que fueron tapadas en la década del 40 y recuperadas recientemente

Fuente: http://www.galeriaguemes.com.ar

 

 

 
“Estampas de Buenos Aires”. Blog de Carlos Szwarcer. Monografías.com
http://blogs.monografias.com/estampas-de-buenos-aires/
Conferencias-Cursos-Charlas, Fotos e imágenes de la Ciudad, Preservación del Patrimonio Cultural

Acerca de este Blog- Presentación

Presentación del blog

Este espacio dedicado, obviamente, a Buenos Aires, estará permanentemente abierto para compartir, para intentar juntos, ustedes y yo, un aporte al conocimiento y la difusión del ayer y el hoy de esta ciudad. Un ida y vuelta entre el pasado y presente…Pero también como proyección hacia el futuro. ¿Por qué no? ¿Acaso en el presente no se encuentra potencialmente el mañana? 

A quienes viven o trabajan en ella, a quienes llegan en calidad de turistas, a quienes no la conocen y se encuentran a cientos o miles de kilómetros, a quienes la aman o detestan, a todos aquellos a los que Buenos Aires no les es indiferente, los invito a participar. 

Deseo que demos a conocer algunos aspectos de su portentoso patrimonio cultural, no sólo los relacionados con los grandes acontecimientos si no, también, su vida cotidiana, porque en ambas esferas se transita el terreno de lo asombroso y fantástico, presente desde los orígenes mismos de su rica y fecunda historia. Ciudad añeja e inmortal, Buenos Aires, es también fruto de la diversidad que le otorga coherencia aún a sus contradicciones. Urbe obstinada en su perpetua recreación, alberga, sin embargo, espacios míticos, lugares fuera del tiempo, como puentes tendidos entre lo pretérito y el porvenir.

Recorramos los caminos que nos acercan a su esencia…

Quiero agradecer a Monografías.com, a Sebastián Ariel Alvarez, en particular, por la invitación a colaborar y  participar con un blog propio dentro de este sitio relevante en el vasto y maravilloso mundo de Internet.

Finalmente, estoy convencido de que los emprendimientos que nos conectan con “el saber” nos hacen más libres. Exploremos los tiempos primordiales, las influencias, la identidad, la diversidad. Y no importa de dónde vengamos o dónde nos encontremos. Con respeto y honestidad vaya un abrazo desde el barrio - cualquiera sea - al mundo todo.

Desde “Mi Buenos Aires querido”,

Carlos Szwarcer

http://blogs.monografias.com/estampas-de-buenos-aires/

Acerca de este Blog - Presentación.

Imagen de la Fundación de Buenos Aires

LA FUNDACION DE BUENOS AIRES

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Autor: José María Carbonero (1860 - 1942, Málaga, España)

Oleo sobre tela, 4m. x 2,40m.

 

Ubicado en Bolívar 1 – Montserrat.

Casa de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Salón Blanco

1910, primera versión.

 

La pintura de Carbonero se encuentra en el Salón Blanco desde el 21 de abril de 1942, por disposición del Intendente Carlos Alberto Pueyrredón.

La ceremonia que representa es la de la fundación, cuando ante el Estandarte Real y la Cruz alzada, sosteniendo en alto la espada, Garay toma posesión del territorio.

 

Fue donada por el rey Alfonso XIII en 1910, con motivo de los festejos del Centenario de la Revolución de Mayo.

 

Carbonero, pintor de la Casa de los Borbones, ante las críticas del historiador Martiniano Leguizamón en cuanto al paisaje del Río de la Plata, la apariencia de Garay, etc.; realizó una segunda versión en 1923, en la que modificaba la primera.

 

Carbonero regaló una copia de la “Fundación de Buenos Aires” al Ayuntamiento de Málaga, su ciudad natal.

Fuente: http://buenosaires.gov.ar/areas/cultura/murales/fichas/bolivar1.htm

 

* Esta ciudad, entre otras tantas curiosidades, tuvo una necesidad de energía y esfuerzo extra para sobrevivir desde sus comienzos, tanto que exigió ser fundada “dos veces”. El primer intento fue el de Pedro de Mendoza (1536). Muy bien no le fue, como sabemos. El óleo de José María Carbonero brinda una imagen del instante mismo en que se produjo la segunda fundación, la de Juan de Garay (1580). Pero, como se ha mencionado,  el autor de la obra que inmortalizó este hecho histórico, también tuvo que pintarla “dos veces”, y fue por más:  realizó una copia para enviar a España. Ya menciona el dicho que ”no hay dos sin tres”. (Carlos Szwarcer)

 

———————————————————————————————————————————————————

“Estampas de Buenos Aires”. Blog de Carlos Szwarcer. Monografías.com http://blogs.monografias.com/estampas-de-buenos-aires/

Fotos e imágenes de la Ciudad, Sin categoría

“Los retoños sefaradíes de Buenos Aires”

(Sobre la Jornada “Buenos Aires Sefaradí”, desarollada el día 4 de agosto de 2008 en la Manzana de Las Luces)

 

Por Carlos Szwarcer

 

Cada día sale el sol. La rutina de la gran ciudad nos lleva a pensar que aún con el paso apresurado del tiempo nada cambia demasiado. Y no es así. ¿Cuánto ha pasado desde nuestra niñez? Un soplo. Y mejor ni preguntarse cuánto han cambiado las cosas desde entonces. Resistirme a creer que los orígenes se desvanecen deja un ritmo de tambores desacompasados golpeando en mi corazón.

 

En la tarea de tomar testimonios muchas veces pensé, con desazón, que las voces del presente sólo eran anacrónicos y desesperados ramalazos del ayer tironeados desde el presente. ¿Qué podía esperar si los que brindaban sus historias con apasionamiento descreían sobre el futuro del legado de sus ancestros? ¿El anhelo por retener la tradición -bellas y coloridas mariposas-, no sería, acaso, una trasnochada quimera?

 

Pero poco me importó lo que vaticinaran las investigaciones sobre el futuro de las tradiciones en un mundo globalizado, ni lo que la razón me dictara. Fue más fuerte la intención de que “algo” de aquellos remotos días perduraran y de que las costumbres de nuestros abuelos no se convirtieran en polillas fosilizadas lo que, al fin, me guió con cierto instinto atávico. Vaya a saber qué me habrá hecho tan empecinado. ¡Por suerte!

 

En los claustros había escuchado: “…de nada sirve el ´saber´ si lo guardamos para nosotros. Sólo tiene valor y sentido nuestro esfuerzo cuando comunicamos lo sabido”. Estas palabras, más o menos, me signaron. Y de aquellas horas desesperadas por ordenar y articular centenares de metros de cintas de casetes con “retazos de vidas” capturados por prehistóricos grabadores, quedaron, aunque más no sea, algunas reflexiones hilvanadas, textos pergeñados en días tormentosos, en noches de insomnio, intentando recrear palabras, dichos, refranes, sabores, olores, imágenes de cinco siglos, de ayer no más.

 

Esta obsesión por preservar y divulgar me ubicó en espacios más amplios que el de las serenas y cristalinas aguas de la identidad. Si bien, de algún modo, la variedad ya había estado presente en el universo de mi primer vecindario, extendí las alas y crucé los suburbios, más allá del linaje de la casa paterna, allí donde se acentuaban los matices y las diferencias. Estalló la diversidad que enriqueció mi cosmovisión.

 

¿Quién no tiene dudas? La incertidumbre aplasta o moviliza. El conocimiento de otras realidades lejos de menguar mi pertenencia al pasado familiar, la afianzó. Aunque las palabras de los sabios me señalaban que “una generación pasa y otra… y todo es vanidad de vanidades…”, seguí adelante descubriendo que también en los laberintos de la vida están la búsqueda y los momentos de felicidad. Aprendí que desentrañar el pasado esclarece el presente y que los mejores lugares para encontrarse con uno mismo pueden estar allí donde brilla lo heterogéneo. Así pues anduve batallando por tan diversos parajes del espíritu, por senderos transitables a fuerza de un puñado de convicciones que me sostuvieron.

 

En estos últimos años, convocado por el Ministerio de Cultura, encontré espacios adecuados para participar en temas relacionados con el patrimonio cultural tangible e intangible que conforman el rompecabezas de la idiosincrasia porteña. Dar a conocer hitos históricos barriales, instar al reconocimiento y la protección de varios sitios paradigmáticos fueron parte de las acciones promovidas.

 

Exponer el portentoso patrimonio cultural de Buenos Aires marcado por la pluralidad se potenció en estos últimos años por la gestión de funcionarios del área cultural que hicieron hincapié en las inmigraciones. Se organizaron, a tal efecto, actividades y jornadas: Buenos Aires Gallega; Gitana; Idish; Negra; Boliviana… Y llegó el turno de los sefaradíes.

 

La Jornada “Buenos Aires Sefaradí”, que se desarrolló en la Manzana de Las Luces, en la antigua Sala de Representantes de la Ciudad de Buenos Aires, transcurrió en doce horas que vigorizaron el espíritu. La metodología científica de los especialistas convivió en una atmósfera mágica, casi ritual, con la vital expresión de la cultura popular “in situ”. La sapiencia y la experiencia de vida de nuestros mayores junto a la participación de la juventud. Fue todo enriquecedor, aún las molestas dificultades técnicas que sirven para recordarnos que somos seres humanos presos, a veces, de la avanzada tecnología.

 

Me asombró, como la primera vez, “Sefarad”, la historia sefaradí, la expulsión, la búsqueda de nuevos hogares, el Mediterráneo sembrado de djidios (judíos sefaradíes), la llegada a la Buenos Aires cosmopolita. La presencia en los barrios, el despliegue de las tradiciones, el humor, la gastronomía, así como la pesadumbre y el horror del Holocausto transmitido en el testimonio de un sobreviviente que rehizo su vida construyendo su familia en esta ciudad en la que encontró “su lugar en el mundo.”

 

La mejor consecuencia de mi humilde actividad como coordinador general de este encuentro quizás haya sido que la variedad de las temáticas y la participación de distintas generaciones sedujeron a un público heterogéneo que siguió con interés la propuesta. Refranes admirablemente resguardados, compilados y expresados con sabiduría y sentimiento y la presencia poco común de jóvenes, mostraron que a pesar de tantas dificultades hay historia y sangre nueva de docentes y alumnos trabajando por conocer los orígenes, tomar testimonios, preservar la identidad. ¡Excelente! Eso soñé…

 

La vasta cultura judeo-sefaradí que se exhibió tuvo también un final soñado: luego de la amplia gama del abanico de costumbres, un cierre con la música y las canciones típicas que coronaron un día inolvidable.

 

En esta Jornada, organizada en el ámbito del Ministerio de Cultura por la Dirección General de Patrimonio e Instituto Histórico y la Comisión para la Preservación del Patrimonio Histórico Cultural de la Ciudad de Buenos Aires, lució la singularidad sefaradí en un espacio común de nuestra sociedad como parte de la esencia multicolor de esta ciudad.

 

 

Buenos Aires. Agosto de 2008.

Carlos Szwarcer © 2008.

 

Fuentes: 

http://www.cronoscultural-arg.galeon.com/aficiones2005544.html

http://letras-uruguay.espaciolatino.com/aaa/szwarcer/los_retonos_sefaradies_de_buenos_aires.htm

http://notasynoticiasoq.blogspot.com/2008/08/los-retoos-sefardes-de-buenos-aires.html

http://www.argentina.co.il/index.php?command=a%3A1%3A%7Bs%3A7%3A%22page_id%22%3Bs%3A3%3A%22296%22%3B%7D

http://inmigracionyliteratura.blog.arnet.com.ar/tag/sefarad%C3%ADes 

———————————————————————————————————————————————————

“Estampas de Buenos Aires”. Blog de Carlos Szwarcer. Monografías.com http://blogs.monografias.com/estampas-de-buenos-aires/

Artículos Periodísticos, Colectividades, Españoles, Eventos Culturales, Preservación del Patrimonio Cultural, Sefaradíes, Turcos

Jornadas Buenos Aires Italiana- Algunas reflexiones sobre la identidad porteña-

Por Carlos Szwarcer

 

 

Durante los días 8, 9 y 10 de Octubre, en la sede de la Manzana de las Luces, ubicada en Perú 272, se desarrollan las Jornadas “Buenos Aires Italiana”, organizadas por la Dirección General de Patrimonio e Instituto Histórico y la Comisión para la Preservación del Patrimonio Histórico Cultural del Ministerio de Cultura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Con la propuesta de “profundizar la mirada sobre los procesos de migración en tanto fenómenos universales e históricos” se generaron, a partir de la apertura misma del evento, profundas reflexiones sobre la idiosincrasia porteña.

 

La Directora General de Patrimonio, Lic. Liliana Barela, y la Secretaria de la Comisión de Preservación, Lic. Leticia Maronese, nos recibieron durante el receso del mediodía de la primera jornada.

 

Debajo de una de las arcadas centenarias que rodean el recinto de la antigua Sala de Representantes, Liliana Barela se expresó sobre el movimiento cultural en la ciudad: “Buenos Aires se ha vuelto una plaza muy exigente en el sentido de que hay tanto para ver y la gente no tiene mucho tiempo. Aseguramos, además, que estas Jornadas se van a editar. Va a quedar, como va a pasar con la sefaradí, como pasó con la gallega, idish, y demás, el testimonio escrito”.

 

 

  imagen

   Alicia Bernasconi y Liliana Barela 

 

 

P- Es todo un desafío mostrar la diversidad cultural a través de cada inmigración. ¿Cuál es el proyecto a mediano y largo plazo?

 

R- La idea es que en el 2010, para el bicentenario, podamos hacer la Buenos Aires de la diversidad de las comunidades en este clima de respeto y de conocimiento por el otro que es la mejor manera que tenemos de vivir esta ciudad. Me parece que es una ciudad con puntos y enclaves pero no con guetos. Disfrutemos de eso.

 

P- La convivencia es una característica para remarcar. ¿Qué experiencia recordás al respecto?

 

R- Siempre comento lo hermoso que me resultó el día que fui a ver la ceremonia de San Expedito, que se da en el barrio de Once y al lado había ortodoxos judíos celebrando una festividad al mismo tiempo. Yo decía esta es la ciudad que amamos, de la diversidad que nos hace libres y diferentes.

 

 imagen

 

  Leticia Maronese 

 

 

Leticia Maronese, refiriéndose a la impronta de la inmigración italiana, describió: “Los que han hablado han comentado la gran importancia de lo italiano pero su característica de ´inasible´, es como que está en todos lados y no está muy específicamente… No como los rasgos culturales de otras migraciones que se los pueden encontrar en forma específica y muy visualizable. La italiana está tan incorporada que, a veces, no se puede deslindar. No se puede discernir, por ejemplo, la comida, se confunde. Se habla de la ´milanesa napolitana´ que no existe en Nápoles, es argentina… argentina.

 

Me llamaron la atención- agregó con sorpresa - los estudios realizados en CEMLA (Centro de Estudios de Migratorios Latinoamericanos): mucha gente que en el 2002 fue allí a averiguar sobre sus parientes inmigrantes se pensaba que era para obtener la ciudadanía, la búsqueda del pasaporte. Y no. La mitad de las personas iba para saber sus orígenes, sus ancestros. Y me parece que tiene que ver con esto que es muy fuerte: buscar la identidad”.

 

Pero para la Secretaria de la Comisión esta problemática, además, es parte de algunas preguntas propias, sobre temas familiares potenciados a partir de estos encuentros que movilizan: “Mi papá, Maronese, era del Véneto. Yo no me canso de arrepentirme de no haberle preguntado cosas a mi papá que murió hace 20 años. Si pudiera preguntarle hoy, le preguntaría porqué no se nacionalizó. Pertenezco a una generación que la política tuvo mucha importancia y me molestaba muchísimo que mis padres no votaran. Me quedó eso por preguntarles…”

 

P- En algún punto entran a jugar los conceptos de inmigración, nacionalidad, estado. ¿Qué contradicciones se pueden observar?

 

R- Yo creo que hay una falla, no de ´nacionalismo´ sino en la construcción de una nación. Que nos fue más fácil construir un estado. Incluso el estado hace agua por los cuatro costados y, a veces, me pregunto porqué los argentinos –y ésa sí es característica nuestra- no respetan las leyes. El estado no existe. Una vez leí a un constitucionalista catamarqueño que decía que eso era el producto del gran componente inmigratorio de la Argentina y que los colectivos sociales habían respondido más a su colectividad que al estado. Y a lo mejor esto tiene influencia. Esto es muy real, es para estudiarlo… Cuántas preguntas a los abuelos. Y mis dos hijos que son porteños, que se llaman Waisman, tienen una abuela italiana, una abuela gallega, un abuelo judeo-alemán y la abuela judía rusa.

 

En este sentido cuando indagamos cómo se articula el concepto de nación con el de la convivencia de diferentes identidades, y las diferencias con EEUU y Europa Liliana Barela afirmó: “Bueno, esas son construcciones nacionales diferentes a la que tuvimos nosotros. En los Estados Unidos tienen minorías que ya son mayorías en su propio territorio. Lo mismo pasa con los franceses, que quién discute la nacionalidad francesa, pero si siguen sin tener hijos van a ser todos marroquíes… ¿O sea de qué vamos a estar hablando en 20 ó 30 años?”

 

Maronese agregó: “Yo creo que los argentinos no eran afectos a sacar la ciudadanía pero no sé, tendría que investigarlo. La falta de apego a las leyes, a las normas, un estado que se ha desflecado, que no existe, que se ha desfondado. Yo creo que hay un debilitamiento del estado-nación que es general, que a los argentinos algo nos pasa con eso. A lo mejor tiene que ver con estas solidaridades a la propia colectividad y no a algo superior. Es un tema que me desvela y que me gustaría estudiarlo. La verdad que tengo un montón de preguntas. Estamos en una época de tanta crisis que uno tiene más preguntas que certezas”.

 

P- Qué interesante para los que estamos en Historia Oral como para abordar estas temáticas…

 

R: Muy interesante -respondió Barela-, estamos trabajando para el 25 de mayo del 2010, para el bicentenario. Estamos haciendo registros de cómo se celebraba el 25 de mayo en diferentes momentos de la historia.

 

Había concluido la primera mesa y nos acercamos a la expositora Alicia Bernasconi, secretaria general del CEMLA, quien para responder sobre la inmigración italiana, la nacionalidad y las preguntas que surgieron en el recinto sobre el voto o la ciudadanía, señaló: “Un amigo mío, el historiador José Moya, decía que los argentinos se preocupan demasiado por el tema de la identidad y que no tienen identidad y él dice: ´nosotros los vemos de lejos y decimos allá viene un argentino´. La identidad argentina tiene esa peculiaridad de cierto cosmopolitismo, que a mi juicio es lo más beneficioso que le ha pasado si uno mira el resultado de lo que ha sido esta sociedad como integración de flujos provenientes de distintos lados. No completa, porque hoy estamos rechazando, hoy no hay esa actitud integradora con respecto a los migrantes latinoamericanos que recibimos. Tampoco completa porque en su momento los europeos fueron muy discriminadores con el criollo también”.

 

P- Más allá de estos rasgos de complejidad propios de la diversidad, ¿cómo percibe el presente?

 

R- En el núcleo urbano, ya no es una opinión académica –aclara-, a mí me gusta esta sociedad argentina donde todo el mundo se mezcla, donde mis hijos pueden contar entre sus antepasados españoles, italianos, polacos, y ucranianos, entonces a mí me gusta esa sociedad, esta es una opinión de alguien que vive y que quiere vivir en un mundo así.

 

 

Buenos Aires, 8 de octubre de 2008.

 

Carlos Szwarcer © 2008.

 

Fuente: http://www.cronoscultural-arg.galeon.com/aficiones2032510.html

Artículos Periodísticos, Colectividades, Entrevistas, Eventos Culturales, Italianos, Preservación del Patrimonio Cultural

Jornadas “Buenos Aires Italiana”

 
 
 

 

imagen  

8, 9 Y 10 DE OCTUBRE DE 2008

MANZANA DE LAS LUCES (PERÚ 272, CIUDAD DE BUENOS AIRES)

 

Organizadores:

 

* Dirección General de Patrimonio e Instituto Histórico de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

 

* Comisión para la Preservación del Patrimonio Histórico Cultural de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

 

Estas jornadas propusieron profundizar la mirada sobre los procesos de migración en tanto fenómenos universales e históricos.

 

En todos los tiempos y lugares se han producido movimientos de personas y grupos en torno de ciertas necesidades. Dichos procesos han tenido y aún tienen un rol central en la construcción de sociedades, culturas y ciudadanías. En la actualidad, con los procesos de globalización agudizada, los flujos de personas, grupos y bienes se han intensificado, reorientando los movimientos –ya no solo de ámbitos rurales a urbanos, sino sobre todo de ciudades a ciudades-, fortaleciendo situaciones, en ocasiones conflictivas, de diversidad e interculturalidad.

 

La migración italiana a Buenos Aires puede rastrearse en diferentes etapas de conformación de la ciudad-capital: entre fines de siglo XIX, principios del XX y sobre mediados del mismo siglo e inclusive desde la época colonial. De los grupos migratorios que han llegado a la Argentina, específicamente a esta ciudad, ha sido de los que mayores rastros han dejado en la construcción de la sociedad y cultura local.

 

El movimiento inverso, desde Buenos Aires hacia Italia, también ha tendido lazos en la península y aún hoy tienen importancia vía el mecanismo migratorio o de “doble ciudadanía” de descendientes de aquella inmigración del siglo pasado y que hoy encuentran validez en posibles “nuevas ciudadanías” que permiten traspasar fronteras y encontrar nuevas pertenencias e identidades al convertirse la ciudadanía italiana es un recurso de gestión de ciudadanía europea.

 

Fue el objetivo de estas jornadas propiciar un espacio de debate y reflexión sobre los aportes de la inmigración italiana a la cultura, la diversidad y el patrimonio cultural de la ciudad de Buenos Aires, así como a las problemáticas actuales de la incidencia de lo italiano desde esta ciudad hacia la Europa actual.

 

 

Fuente: http://www.buenosaires.gov.ar/areas/cultura/cpphc/programacion.php

 

 

 

Colectividades, Eventos Culturales, Italianos, Preservación del Patrimonio Cultural, Sin categoría
chatroulette chatrandom