Estampas de Buenos Aires

Blog de Carlos Szwarcer en Monografias.com

 

Archivo de Febrero, 2009

Utopías…

 

 “Tengo un profundo sentimiento de gratitud a las generaciones precedentes que nutrieron y prepararon,
aún sin darse cuenta, la época en que vivimos y el mañana de la humanidad. Si miramos hacia atrás, el pasado, hacia delante… el futuro.
¡Y yo… aquí, en el presente, como cada cual en el suyo, intentando las eternas e inconclusas utopías que nos redimen!”

Carlos Szwarcer © 2008
Fragmento de “La visita de dos duendes”

Fuente: www.cronoscultural-arg.galeon.com

Estampas de Buenos Aires. Blog de Carlos Szwarcer. Monografías.com

http://blogs.monografias.com/estampas-de-buenos-aires

Poesías y otros territorios de las musas

Escribe… Alejandro Michelena

ANTONIO PORCHIA: UN SABIO ERMITAÑO EN BUENOS AIRES 
    

Cuando no se quiere lo imposible, no se quiere.
Antonio Porchia,
Voces

Antonio Porchia

 
    Corrían los últimos años de la década de los cuarenta. El poeta y crítico francés Roger Caillois disfrutaba de una temporada en Buenos Aires invitado por Victoria Ocampo, quien a través de su revista Sur había logrado un papel hegemónico en el ambiente cultural argentino. Caillois fue en realidad uno más en la extensa lista de celebridades que conocieron las cualidades de espléndida anfitriona de la Ocampo, que combinaba una considerable fortuna con su gran cultura para seducir y atraer a la gran capital del sur a figuras tan diversas como Alfonso Reyes y Krishnamurti.
    El escritor francés estaba harto de alternar en interminables reuniones con tanta poetisa laureada y prohombre de las letras, cuando alguien le alcanzó un librito pequeño. Su título era simplemente Voces, y contenía textos muy cortos, de estilo para muchos aforístico.
    Roger Caillois quedó tan deslumbrado con la lectura que quiso conocer al creador de esas frases tan precisas, de impacto y hondura inusuales. Y se encontró con un hombre sesentón, sin otros antecedentes que esa obra, nada acostumbrado a la sociabilidad literaria, que además hablaba empleando la síntesis y el tono sentencioso de sus propios escritos. Admirado, le confesó lo siguiente: Por esas líneas suyas yo cambiaría todo lo que he escrito…
    A partir de ese momento, Porchia pasó de ser casi un desconocido a que lo editaran en una publicación de la famosa editorial Gallimard, y también en la prestigiosa revista La Licorne que dirigía en París la poeta uruguaya Susana Soca. Sus Voix llamaron la atención del medio cultural europeo y se granjeó la admiración nada menos que de Henry Miller y André Breton. Este último llegó a afirmar, con entusiasmo: El pensamiento más dúctil de expresión española es, para mí, el de Antonio Porchia, argentino (Entretiens 1913-1952, N.R.F., París, 1952).
    El suceso en Francia de los peculiares escritos de este escritor inclasificable, culmina en 1949 con una invitación a viajar a París para dialogar con los Surrealistas. Porchia agradece, pero se excusa con una de sus frases: Las distancias no hicieron nada. Todo está aquí.

    Un sabio y un jardín suburbano
En tiempos del encuentro con Caillois y la consecuente consagración de sus Voces en París, Antonio Porchia vivía retirado en el barrio de Saavedra -luego de vender la imprenta con la que había trabajado muchos años- dedicado a cultivar un jardín con flores y árboles frutales. Habitaba una casaquinta junto a algunos sobrinos a los que protegía. Recibía pocas visitas y se mantenía alejado del mundo cultural porteño. Algunos jóvenes que lo admiraban -entre los que estaba el futuro gran poeta Roberto Juarroz- hacían tertulia allí algunas tardes; los recibía en camiseta, sencillamente, y actuaba con ellos como un Sócrates criollo; los temas variaban desde lo cotidiano a las alturas del pensamiento, de lo estético a lo metafísico. Al despedirlos siempre les decía: Traten de estar bien. Y agregaba: Acompáñense.
    Realmente a Porchia no le interesaban ni la fama ni la vida literaria. En él ésa no era una postura sino algo auténtico. Prefería realmente su vida sencilla en un rincón suburbano de Buenos Aires a los viajes y los halagos, y nunca hizo nada por promoverse o hacer contactos con colegas. Su única relación intelectual era con ese grupo de jóvenes, entonces inédito.

   Creador de una obra  única
    Antonio Porchia escribía únicamente a impulsos de inspiración, de modo intermitente y hasta espasmódico, con muy largos períodos de silencio. Pero no lo hacía en actitud iluminada, sino desde la cotidianeidad (si bien el resultado era muchas veces un aforismo luminoso).
    Esa forma de trabajar lo llevó, en definitiva, a ser el creador de una obra única. Única en varios sentidos: porque todo lo que escribió fue en última instancia una sola y coherente obra; pero además por la singularidad radical de la misma.
    Sin duda fue un inclasificable. La crítica intentó colocarlo entre los aforistas, pero él mismo Porchia rechazó esa clasificación. Otros lo consideraron un poeta, que tampoco fue, a pesar de las demoledoras metáforas que se pueden espigar en sus textos.
    Se lo puede emparentar con otro escritor y pensador argentino atípico: Macedonio Fernández. Ambos vivieron de espaldas a la sociabilidad literaria, se desinteresaron incluso de la publicación de sus obras, y cultivaron con empeño el diálogo socrático con un grupo de fieles y heterodoxos discípulos (Macedonio todos los sábados, en su tertulia de la confitería La Perla del barrio Once; Porchia en los encuentros ya aludidos en su casa de Saavedra).
    Lo cierto es que las Voces han seguido su camino, manteniendo sin pausa -en generaciones sucesivas- un núcleo fuerte de selectos y devotos lectores. Porque el peculiar pensamiento de Antonio Porchia, tan consubstancial con su personalísimo estilo, no admite lectores distantes o distraídos; sus textos convocan el compromiso silencioso y sereno de quienes emprendan la aventura de acercarse a ellos. Leerlo es siempre un desafío, porque -de modo equivalente a la poesía zen, y parecido a la filosofía de Wittgenstein- desarma sutil pero en forma demoledora nuestros preconceptos y certezas. No puede ser de otro modo en alguien que pudo escribir que:”Lo hondo, visto con hondura, es superficie.”

Fuente: Alejandro Michelena para “Estampas de Buenos Aires”

Datos sobre el autor: http://blogs.monografias.com/estampas-de-buenos-aires/category/colaboradores/

Estampas de Buenos Aires. Blog de Carlos Szwarcer. Monografías.com

http://blogs.monografias.com/estampas-de-buenos-aires

Artículos Periodísticos, Barrios

“Viejo café Tortoni – Historia de las Horas”, Alejandro Michelena. Corregidor. Buenos Aires. 2008.

Por Carlos Szwarcer 

 

Las puertas del CaféTortoni se abren nuevamente para dar a conocer sus añejas y cautivantes historias. El café en pie más antiguo de la ciudad de Buenos Aires, esta vez, es hurgado meticulosamente por Alejandro Michelena, guiando al lector por los senderos del tiempo, por espacios mágicos, con la seriedad y perseverancia del investigador y la pasión del incondicional habitué. Autor de la reciente publicación “Viejo café Tortoni. Historia de las horas”, de Editorial Corregidor, antes que el lector se introduzca en sus 110 páginas, advierte, desde la tapa, que se trata -nada menos- de “un siglo y medio en el latir cultural de Buenos Aires”.

Michelena ha logrado una excelente síntesis del devenir del famoso café. Con gran oficio rescata las grandes figuras que por allí pasaron. Largas estadías en Buenos Aires le permitieron acceder a bibliotecas y archivos y a la documentación necesaria para describir los ciento cincuenta años de existencia del Tortoni. Luego del prólogo de Alejandro Dolina, el autor refleja los tiempos de los orígenes, los años de la célebre Peña, inaugurada en 1926, en su Bodega, la mutación del “cosmopolitismo a lo telúrico”, la presencia imprescindible del tango y el paso de las personalidades nacionales y extranjeras hasta la actualidad. Por otra parte, además de los detalles que nos acercan a la pléyade de nombres de la talla de Carlos Gardel, García Lorca, Pirandello y a la generación de artistas, literatos y políticos que transitaron el histórico lugar, ha sabido enfocar aspectos poco conocidos, curiosos, y otros prácticamente ignorados.

 
Alejandro Michelena 

Periodista, fundador de revistas, cronista incansable, poeta y narrador, este talentoso uruguayo que se ha comprometido con su tiempo y lugar, ha escrito sobre los rincones paradigmáticos que conforman la historia urbana de su Montevideo natal, revelándose como gran conocedor de los secretos ritmos, de las acompasadas horas, de los recovecos, muchas veces imperceptibles, donde nacen las pequeñas grandes historias. Ruedas literarias, discusiones políticas, soledades acompañadas, no le son ajenas. Ha sido cronista de los cafés montevideanos, entre ellos el “Sorocabana”.

Llegó por primera vez a Buenos Aires en 1970 y en 1974 regresó para quedarse un par de años. Por entonces, literalmente, se enamoró del Tortoni, en el que, como habitué -al igual que le pasara con el “Sorocabana”-, encontró “refugio” en sus “rincones” y disfrutó de “un tiempo” mágico de salón, ontológicamente incomparable al que transcurre en las populosas y trajinadas calles. En ese disfrutar aprendió a quererlo, se interiorizó de sus personajes y de los movimientos culturales que surgieron en los comienzos de los sesenta, de los que poco o nada había trascendido. El libro nos atrapa gratamente dando a luz estos pormenores que, por suerte, nos recuerdan que siempre hay algo más para conocer si hay alguien que se esfuerza con entusiasmo para investigar y divulgar.

Aquellas primeras pesquisas llevaron a Michelena a enterarse de la existencia de “El Escarabajo de Oro”, revista que congregaba a jóvenes escritores que comenzaron a reunirse en el café de Avenida de Mayo, todos los viernes, desde 1962. La información estimuló en estos últimos años la búsqueda de testimonios que evocan aquellos días en los que el grupo liderado por los narradores Abelardo Castillo y Liliana Hecker era frecuentado por Isidoro Blaistein, Ricardo Piglia, Humberto Constantini, entre otros. Las anécdotas pintorescas de las tertulias de estos “cofrades de café”, en definitiva, escritores reconocidos, manifiestan las características de las personalidades de sus integrantes que son todo un hallazgo.

Al recuerdo de la probable participación del dúo Gardel-Razzano (1922) ante el escritor español Jacinto Benavente y la remembranza de la segura actuación del Morocho del Abasto en ocasión de brindársele un homenaje al famoso dramaturgo siciliano Luigi Pirandello, se agrega una nueva y seductora hipótesis en relación a Gardel: habría tenido reservada una mesa fija en el Tortoni. Nuevos testimonios darían crédito a esta posibilidad histórica, que es “otra perlita” dentro de un texto escrito con el rigor del estudioso y el amor de alguien que ha pasado tiempos de parroquiano. Sólo así se puede interpretar y transmitir el significado de la “historia de las horas” de un lugar que es hito histórico de la ciudad de Buenos Aires y de interés cultural mundial. Un libro que entretiene e ilumina.

 
Buenos Aires. Diciembre 1 de 2008.
Carlos Szwarcer © 2008.
Fuente: http://www.cronoscultural-arg.galeon.com

 

Estampas de Buenos Aires.Blog de Carlos Szwarcer. Monografías.com

http://blogs.monografias.com/estampas-de-buenos-aires

Cafés - Bares: Su Historia, Comentarios de Libros y Publicaciones

La Murga. “Soñadores de Villa Pueyrredón”

Por Carlos Szwarcer

 

Aristóteles decía que “no se puede desatar un nudo sin saber como está hecho”. Además, no está mal orientarse sabiendo que a mayor conocimiento… mayor libertad.

 

Parte de la Murga "Soñadores de Villa Pueyrredón". Av. de Mayo. Buenos Aires. Febrero de 2007.

 

En febrero de 2007 inicié un trabajo de investigación sobre el carnaval porteño y las murgas. A través de una amiga, me contacté con “Soñadores de Villa Pueyrredón”.  La experiencia fue fascinante desde todo punto de vista. Desde mi infancia tuve una mirada “distante” de esta manifestación popular, es decir, la de mero espectador. De algún  modo era para mí un mundo desconocido, como tantos otros que hay por descubrir en Buenos Aires.

Dejé de lado las ideas previas y me dediqué a grabar entrevistas, rastreando los orígenes de esta agrupación. Viví “desde adentro” los ensayos, las marchas por los reclamos de restitución de los feriados perdidos, “la previa”, la noche gloriosa de la participación en Av. de Mayo.

Durante esas jornadas quise encontrar la lógica interna de ese movimiento, sin dejarme ganar, al menos totalmente, por el entusiasmo que me rodeaba. Intenté mantener la mayor objetividad posible. Inevitablemente, la fuerza y el sentimiento de sus participantes seducen como un torbellino y, sin quererlo, me encontré, de pronto, sumergido en la mística, las vivencias intensas y en el estado de trance al que lleva el encontrarse ubicado en el epicentro mismo del son de los tambores, del ritmo frenético, de las alegres e irreverentes canciones, de la absoluta originalidad en cada uno de los “murgueros”.

La falta de tiempo para estructurar el volumen del material reunido conspiró demorando la publicación. Dispuesto a dar a luz esos intensos días de verano de hace dos años, iniciaré con esta breve presentación y algunas fotos una serie de entregas que divulgarán el resultado de aquella investigación. Con ella quiero rendir homenaje al barrio de Villa Pueyrredón, a su murga, y con él va mi admiración a todos las murgueros de los barrios de Buenos Aires, de toda la Argentina, del Uruguay, y de cada lugar donde se manifiesta esta expresión barrial y callejera. Mi profundo respeto.

 
Glosa de entrada de la murga “Soñadores de Villa Pueyrredón” (de las presentaciones de febrero de 2007)

“Llegó la murga señores con su loca fantasía,
para brindar la alegría que este país ha perdido.
El público enloquecido bien fuerte aplaudirá,
y seguro gozará esta actuación clamorosa, 
tan colosal y graciosa como es este carnaval.

Las penas se olvidarán, se alejarán todos los males,
será una noche agradable llena de humor y picardía
en estos gloriosos días de corsos multicolores,
llegaron los soñadores del barrio de Pueyrredón
a  entregar su corazón en cada salto murguero
a todos decirles quiero disfruten de esta actuación,
y será nuestra intención alegrarles bien la vida
en esta noche querida se presenta este murgón.”

 

Imágenes archivo CS. Derechos Reservados
Carlos Szwarcer © 2009.
Buenos Aires, Febrero de 2009.

Fuente: http://www.cronoscultural-arg.galeon.com/album2108234.html

Galería fotos de “Sonadores…”:  

 www.cronoscultural-arg.galeon.com/aficiones1672634.html

Estampas de Buenos Aires.Blog de Carlos Szwarcer. Monografías.com

http://blogs.monografias.com/estampas-de-buenos-aires

Artículos Periodísticos, Barrios, Canciones, Crónicas-Ensayos, Fotos e imágenes de la Ciudad, Preservación del Patrimonio Cultural

Bienal ´09 Flamenco Buenos Aires

Presentación

El espíritu único y renovado de una música nacida desde el alma española, se vive desde el 23 de febrero al 1 de marzo  en el corazón de la Ciudad. Tradición y modernidad juntas, para demostrar la vitalidad de un género muy especial.

Todas las manifestaciones del arte flamenco y con los mejores exponentes del género. Espectáculos en teatros con artistas nacionales e internacionales, talleres de cante, toque y baile, cine temático y noches de flamenco en los bares notables de Buenos Aires.

Un gran show al aire libre que fusiona el rock con el flamenco: Enrique Morente y su espectáculo “Omega” harán vibrar la emblemática Av. de Mayo.

En Puerto Madero, la muestra de fotos “Mil Besos” recorre la rivera en blanco y negro con una estética de excepción.

Fuente: http://www.buenosaires.gov.ar/areas/cultura/

 

Estampas de Buenos Aires. Blog de Carlos Szwarcer. Monografías.com

http://blogs.monografias.com/estampas-de-buenos-aires/

Concursos-Exposiciones- Convocatorias, Españoles, Eventos Culturales

Un recuerdo de Carnaval

Por Carlos Szwarcer

 

Recuerdo los carnavales de mi niñez. Los bailes en los clubes de barrio. Las bombitas de agua. La alegría, la transgresión. Había en nosotros una dosis de maldad, propia de la inconciencia juvenil, que se filtraba en juegos aparentemente inocentes.

La barrita de la calle Padilla, a la que yo orgullosamente pertenecía, tenía algún que otro integrante malentretenido. ¿Qué teníamos, ocho… diez años? Se nos había ocurrido esperar en la vereda de la peluquería de la vuelta, en la calle Malabia.  Un cófrade se juramentó que haría puntería con la primera dama que saliera recién peinada. Y así fue no más… ¡Muy buen lanzamiento! La víctima, elegantemente vestida, con uno de esos peinados super altos de la época, recibió una rechoncha y certera bombita de agua que le desubicó la enhiesta construcción de pelos engomados por el spray. Abrió los ojos enormes y se echó a llorar sin consuelo mientras todos salimos corriendo con absoluta cobardía ¡Cosas de chicos…!

No por justificar al  compañero de tropelías, que maliciosamente amargó el día a la pobre señora, y, mucho menos, al grupo de zánganos que alentábamos la vil maniobra, pero lo cierto es que el Carnaval -tal como afirma Daniel de Lucía-, “… además de fijar una línea de contraste entre la carne y el espíritu …, marca un tiempo salido de cauces ordinarios” (1) . Desde la época colonial fueron días de descontrol.

 

Veamos unas imágenes de un siglo atrás

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dos dibujos de Fortuny.  A la izquierda “el varón es derrotado por las mujeres que lo sumergen en la tina”.

A la derecha, el carnaval entre las clases altas: ” …en carruaje, con serpentinas y disfraces paquetes”.

 

“Advertencia sobre artefactos para mojar. Pueden terminar en disparos”.

 

Imágenes de “Todo es Historia” Nº 331. Febrero de 1995. Buenos Aires. 

 

 Una  colorida ilustración para confirmar la esencia del carnaval en los recuerdos más cercanos.

 Ilustración: http://trastras.blogspot.com/2007/02/carnaval-pasado-por-agua.html

 

¿Cuales son sus recuerdos de Carnaval?

 Nota

1) De Lucía, Daniel. “Todo es Historia” Nº 331. Febrero de 1995. Buenos Aires. 

Estampas de Buenos Aires. Blog de Carlos Szwarcer. Monografías.com

http://blogs.monografias.com/estampas-de-buenos-aires/

Artículos Periodísticos, Barrios, Fotos e imágenes de la Ciudad, Narrativa-Cuentos-Relatos

Félix Luna. “Historiador Porteño 2008″

Por Carlos Szwarcer 
 

 

Félix Luna

De mirada atenta y espíritu sosegado, con sus 83 años bien llevados, Félix Luna fue distinguido, en el recinto de La Manzana de las Luces, como Historiador Porteño 2008”. El galardón le fue concedido por la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires, a través de un proyecto iniciado por la diputada Inés Urdapilleta (FpV) que valora al autor de “El 45” y “Soy Roca” por su trayectoria personal en la historiografía y el “aporte que en más de 40 años ha realizado la Revista ´Todo es Historia´ al conocimiento de Buenos Aires”.

 

El premio, creado en 1996 por Ordenanza N° 51.088 en homenaje al historiador Enrique Puccia, se entregó ante la presencia de las autoridades de las Juntas Históricas Barriales de la Ciudad de Buenos Aires, cuya entidad Central festejó sus cuarenta años de existencia. La legisladora, que señaló su diferente filiación política al laureado, quiso remarcar también que Félix Luna era reconocido por todo el arco político como “un gran historiador”.
 

La Directora General de Patrimonio e Instituto Histórico, Lic. Liliana Barela, expresó, visiblemente emocionada: “Cuando uno está ante un gran maestro le parece que todo lo que va a decir es tan poco…”. Recordó, cuando años atrás, Luna se acercó al Instituto Histórico de la Ciudad de Buenos Aires como Secretario de Cultura de la Municipalidad (1986-1989) y le dijo: “Sé que estás trabajando en los barrios… quiero hacer algo grande en ellos”. Barela finalizó destacando: “la fuerza y ese respeto demuestran su calidad de persona”. 
 

Félix Luna, con ancestros de raigambre en el interior (La Rioja), y de importante tradición política familiar (su abuelo fundó la Unión Cívica Radical riojana y su tío, Pelagio Luna, ocupó la vicepresidencia de la Nación), en sus breves palabras de agradecimiento juzgó necesario aclarar que, a pesar de haber nacido en Buenos Aires, su labor trascendió la historia de la ciudad: “yo no soy un historiador porteño, me considero un historiador argentino”, no obstante, enfatizó: “esta distinción me llena de orgullo (…) trataré ´de pagarlo´ con algún trabajo dedicado a Buenos Aires, tema que ha sido muy trabajado, pero siempre quedan agujeros negros para cubrir. Aspiro a ello, si las fuerzas me dan…”

 

Carlos Szwarcer © 2008
Buenos Aires, 28 de noviembre de 2008.

Fuente: www.cronoscultural-arg.galeon.com

 

Estampas de Buenos Aires.Blog de Carlos Szwarcer. Monografías.com

http://blogs.monografias.com/estampas-de-buenos-aires

Artículos Periodísticos, Eventos Culturales

Sobre los Cafés de Buenos Aires

Por Carlos Szwarcer

“Cada ciudad tiene su propia historia y por ende sus típicos espacios para las relaciones sociales y el desenvolvimiento del ocio. Los cafés, esos particulares centros de reunión que reflejan la idiosincrasia de la sociedad en los que han surgido, nacen acorde a las necesidades de su gente. 

(…) Desde que se reuniera la sociedad colonial, en aquellos primeros rincones como el “Almacén del Rey”, desde 1769 ubicado en la Recova Vieja, o  el “Café de los Catalanes”, inaugurado en 1799, en las actuales calles Pte. Perón y San Martín, pasó el tiempo obcecadamente. La Recova ya no existe y fueron, por demás, sorprendentes y vertiginosos los caminos que siguió la historia. La “Reina del Plata” tuvo un espectacular crecimiento al convertirse en puerta de acceso de importantísimas oleadas inmigratorias, entre fines del siglo XIX y principios del XX, modificando su carácter predominantemente hispano, pasando a ser el receptáculo de una profusa mezcla de culturas.

Pintura de Horacio Spinetto

(…) Los cafés se ubican allí, en sitios que son endiosados y venerados, objetos de culto que guardan un singular halo de misterio”.

 

Fragmentos de “El Tortoni y el Izmir -un nexo para la historia-“. Szwarcer, Carlos. En Revista “Cuadernos del Tortoni” Nº 9 Buenos. Aires. Abril de2003 Pág. 1 a 9.

 

Estampas de Buenos Aires. Blog de Carlos Szwarcer. Monografías.com

http://blogs.monografias.com/estampas-de-buenos-aires/

Artículos Periodísticos, Cafés - Bares: Su Historia, Fotos e imágenes de la Ciudad

El Cabildo. Ayer-Hoy. (imágenes)

Muchos de nosotros cuando pisamos la Plaza de Mayo sentimos algo extraño. Sabemos que el lugar fue, y sigue siendo, el centro de grandes acontecimientos. Se alcanza  a percibir una energía especial. La Casa de Gobierno, la Pirámide de Mayo, la Catedral, el Cabildo…

El juego de observar una imagen del pasado, contrastándola con la visión directa del mismo lugar en el presente, me provoca una conexión entre épocas. No sé… es raro y difícil de definir. Para qué dar  demasiadas explicaciones. Aquí va un ejemplo…

Imágenes del Cabildo de Buenos Aires.

AYER:
Litografía del francés Carlos Enrique Pellegrini (1800-1875 ). Dimensiones 0,28 x 0,37 m. Realizada en 1831. Vista del Cabildo y edificio de Policía. A la izquierda se observa la reja y el paredón de la Catedral, delante un sacerdote bendiciendo a una niña.  A la derecha, en la esquina, una fábrica de sombreros, a continuación casas de alto.

 

HOY: Fotografía tomada el 18 de febrero de 2009. El edificio del Cabildo ha perdido varias arcadas, nos encontramos con la Avda. de Mayo y en la esquina el edificio de la actual Jefatura de Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

 “Estampas de Buenos Aires”. Blog de Carlos Szwarcer. Monografías.com
http://blogs.monografias.com/estampas-de-buenos-aires/

Barrios, Fotos e imágenes de la Ciudad

Los Locos de Buenos Aires (canción)

Alejandro del Prado es uno de los grandes compositores que le canta a Buenos Aires. Comenzó a trascender a inicios de los años 80. En 1984 se editó su LP “Los locos de Buenos Aires” , subtitulado -Tangos-Murgas & Milongas-. Reconocido entre la juventud de los nuevos tiempos llegados con la democracia, varios de sus temas se convirtieron en clásicos. De ellos y de su autor nos iremos ocupando también en otras entregas por la entrañable relación que existe entre su obra y la ciudad de sus amores y desamores. A 25 años de ese memorable disco recordaremos a “Los Locos de Buenos Aires”, creada en México en 1982. Canción que envuelve, en agradable melodía, una letra que pincela imágenes multicolores de aquella ciudad que, de algún modo, aún está presente, y en la que para vivir se debe tener cierto grado de audacia y hermosa locura.

Le deseamos a Alejandro éxito con su nuevo CD “Yo vengo de otro siglo”.

Aquí va…, exactamente un cuarto de siglo después, y todavía vigente, su letra y su música, retratando, posiblemente, a miles de porteños de nacimiento o por adopción. Si alguien se siente reflejado no dude en hacérnoslo saber.

 

LOS LOCOS DE BUENOS AIRES

 

Uno esta solo y espera,

otro cree a su manera,

otro ciego en su locura,

y otro que no vive dura…

la ciudad los ama y qué?

 

Uno quedo en el ´40

otro no, ya esta de vuelta,

otro que se las sabe todas,

y otro reza a toda hora…

la ciudad los ama y qué?

 

Los locos de Buenos Aires,

latiendo por todas partes,

llenando de sol la noche

con su fuerza con su arte,

andan sueltos por la vida

con su fe, su fantasia,

cuidado con esa gente,

no se sabe que pretende…

 

Uno enseña medicina en el tren,

otro pasa saludando a quién.

otro serio, amenazante,

y otro tranquilo y errante,

la ciudad los ama y qué?

 

Uno con su obra de teatro,

otro con su flauta y su gato,

otro poeta y periodista,

y otro actor y oficinista…

la ciudad los ama y qué?

Los locos de Buenos Aires…

 

Alejandro del Prado

Para escuchar la canción cliquear aquí

 

 

 

Carlos Szwarcer. “Estampas de Buenos Aires”. Blog en Monografías.com

 

http://blogs.monografias.com/estampas-de-buenos-aires/

Artículos Periodísticos, Canciones
chatroulette chatrandom

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda