lig tv izle
justin tv

ESQUIZO frenia

Un invento de los laboratorios

 
promosyonbank.com promosyon canta

Advenimiento

Amigos de Monografías: Respecto al porvenir, soy muy pesimista. La Naturaleza (o Dios si éste es un “guante” para su espíritu) ha cargado demasiado las tintas de nuestros códigos genéticos :el ADN colectivo marca una feroz impronta de nuestra propensión al crimen. ADVENIMIENTO no es un cuento más en mi producción literaria. La ficción de su relato está destinada a convertirse en profecía autocumplida. Tal vez en menos de una década, un día despertaremos con la gran noticia: JESUCRISTO HA REGRESADO!! Y la noticia, el acontecimiento más deseado y temido a lo largo de 2000 años, conmoverá como nunca antes, al 99,99% humanidad(católicos, evangélicos, cristianos ortodoxos, judíos, musulmanes, budistas y cuántos practicantes religiosos pululen por el mundo), correrá o se desmayará sobre las Plazas de todas las ciudades del mundo, en las cuáles aparecerá levitando y hablando nuestro Señor Jesucristo. Lo que no sabrá ese 99,99% de ciudadanos de todos los credos y condiciones sociales, es que en la actualidad, los científicos que dominan los secretos perturbadores derivados de la nanotecnología, ya se encuentran en condiciones de “fabricar” íntegramente un hombre artificial. Y ese hombre-devenido en Jesucristo- se convertirá en el arma de control y dominación mundial, sueño de todos los Imperios. Amén

ADVENIMIENTO: The World- wide TV with the new Christ!

“Lo que toca a aquel día y hora, nadie lo sabe, ni los ángeles de los cielos, ni el Hijo, sino el Padre solo” (Mateo. 24. 36).

Desde hace un par de horas, los privilegiados teleespectadores participan de las noticias a través del servicio holográfico internacional. Atento al desarrollo informativo de los últimos meses, a todos los teleespectadores del mundo, les resulta imposible ejercer control alguno sobre el cuestionado canal de origen chino, eje y esencia del poder mediático en vigencia. Una y otra vez, no pueden evitar las interferencias de programación ejercida por la televisión estatal de la potencia hegemónica; tampoco logran evitar las imágenes moleculares continuas de una nueva señal cibernética: -The world-wide TV with the new Christ!, a propósito de la irrupción del nuevo Cristo redivivo, que ha llegado para la salvación definitiva del alma humana, según se encargan de emitir y propalar, frase un tanto sorprendente viniendo del país de Confucio.

En el último año, políticos y empresarios de todo el orbe, habían terminado por acostumbrarse a que la simpática pareja de chinos-impactaba la cabellera rubia y los ojos de un intenso celeste que lucía la locutora de Shanghai TV: You notify in English- se instalara en el Room de sus pisos y mansiones, aún en contra de la voluntad individual o colectiva. Ante semejante manifestación de tecnología de punta–los chinos habían asumido la vanguardia en el uso de elementos nano-escalares-, resultaba poco menos que imposible distinguir entre las imágenes virtuales y la propia realidad(de todos modos, entre los estratos medios y altos de la población, circulaba el rumor de que los británicos estaban trabajando activamente en el mismo campo; en cierta ocasión, la pareja de chinos lo comentó con cierta dosis de ironía, al afirmar que “…los devotos de San Jorge, abandonados a su suerte luego de la caída en desgracia de sus primos del norte, no parecen resignados a un papel secundario. Toda la dirigencia de la otrora opulenta isla-como sabemos, convertida desde largos años en un yermo de pobreza- ha debido constreñir sus movimientos, dentro de un Palacio de Buckinghan que parece una postal de sepia”

Respecto a la ingerencia china en la sociedad de Occidente, hay que puntualizar que los usuarios longevos, fanatizados por las antiguas y ya desaparecidas proyecciones holográficas de CNN, les costó bastante conciliar el hábito adquirido a lo largo de tanto tiempo, con esa nueva y particular forma que tenían los orientales de administrar las noticias. No eran cuestiones idiomáticas; todo lo contrario: la pareja de asiáticos se manejaban en un inglés y un español tan fluidos y perfectos en su dicción, que hubiera hecho las delicias de Shakespeare y de Cervantes. El problema era otro: estaba emparentado con la idiosincrasia legada por una cultura milenaria-la occidental y cristiana- que después de perder su antigua hegemonía política y social, mostraba permanentes signos de desintegración. Tal vez por eso- y en cierta forma subrepticiamente- habían comenzado a prestar mayor atención a ese asunto del advenimiento del llamado nuevo Cristo, que irrumpía en la escena mundial a través de imágenes verdaderamente impactantes: Cristo descendiendo desde las alturas sobre una muchedumbre de refugiados eslavos que habían tomado por asalto las calles de Londres; el mismo Cristo –se podían oler los desagradables humores que exudaban los andrajosos- haciendo caer literalmente sobre millares de cabezas y rostros famélicos, panes y toneladas de alimentos sintéticos que eran devorados in situ, mientras las manos y las voces se alzaban agradecidas al cielo, en señal de gratitud hacia la sagrada figura que levitaba sobre un enorme mar de cabezas( las muchedumbres gritaban ¡Milacro!, ¡Milacro!), mientras los escasos londinenses de fortuna-detrás de las pantallas de seguridad cibernéticas activadas en edificios públicos y hábitats particulares- observaban atónitos.

Luego vino la imagen del nuevo Cristo en Calcuta, caminando sobre una raída alfombra roja que se extendía delante de su imponente figura (en este caso, el enviado de Dios caminaba entre la horda de parias lanzados literalmente sobre la alfombra). El Amadísimo en Ciudad del Cabo, arengando en diferentes dialectos tribales a una espesa multitud que se movía en un extraño silencio, pero que de pronto-en medio de un griterío aterrador-, se arrojaba sobre los alimentos que de manera mágica caían del cielo a modo de deseado maná de los pobres; Cristo- siempre el nuevo Cristo- en Nairobi, recibido con regocijo por una nueva representación de guerreros mau-mau.

Claro que este advenimiento venía con la carga atávica del antiguo marketing, la herramienta clave impuesta en el pasado por el consumismo capitalista; nadie parecía sorprenderse de que el propio canal chino se refiriera al hijo de Dios bajo el nombre de Maytreya. Sí sorprendía, que el propio Cristo pareciera no mostrarse molesto con ese rótulo social.

El caso es que la explosión video sonora, aparentaba no tener principio ni fin.

De pronto, surge una sucesión de imágenes simétricas mostrando a Jesucristo levitando sobre los derruidos edificios de Moscú; o posado sobre la cima del azteca Templo del Sol en momentos en que miles de indigentes de la ciudad hundida, pugnaban por llegar a los alrededores del majestuoso escenario, mientras los alimentos caían mansamente como lluvia sobre la multitud.

La escena se repetía en Los Ángeles, Chicago, Nueva York-ciudades lupanares, costras edilicias que el antiguo Imperio en retirada, exhibía sin pudor-; París, Berlín, Sidney, San Pablo y Buenos Aires. En fin, el nuevo prodigio religioso que llegaba, según los anuncios, para unificar a los creyentes cristianos, musulmanes, budistas, judíos y demás credos universales, haciendo presencia simultánea en las grandes ciudades imperiales que habían gozado del esplendor de otros tiempos.

Las imágenes lo mostraban en las gigantescas urbes de la periferia, desmadradas, empujadas por las hambrunas y las violencias urbanas, conflictos todos paralizados repentinamente ante el estupor y el entusiasmo generalizado por su sola presencia(Hablo de ÉL, claro).

De todos modos, las cámaras holográficas también lo mostraban en las ciudades de mediano porte demográfico y aún en las más pequeñas. Lo cierto es que-a lo largo y ancho de los puntos cardinales del planeta-, se repetía la misma escena: Cristo sin cortejo, sólo, vestido enteramente de blanco-la capa parecía una enorme bandera que el viento batía a sus espaldas- levitando a una altura que oscilaba entre los 30 y 70 metros (sólo se lo veía caminar en lugares exóticos y marginales). Un único detalle era común en los diferentes cotos geográficos: millares de panes y toneladas de alimentos sintéticos que, a modo de fármacos en grageas, caían sobre derrapados y marginales por igual.

El holograma de la televisión estatal china, saturaba las salas del privilegio con imágenes que, a decir de los locutores chinos…”formaron parte del imaginario colectivo de Occidente durante los dos últimos milenios”.

………………………………………………………………………………………………..

Lejos de allí, en el corazón de la que fuere pujante y rica city londinense, SMB, luego de soportar los rigores de un invierno particularmente impiadoso con sus súbditos, contemplaba en el Láser Picture, las andanzas del prodigio religioso, cumpliendo con las sagradas promesas hechas especialmente a su grey católica.

El caso es que-en medio del viento helado que se colaba por orificios y ventanas-, la suprema e inefable autoridad británica, contemplaba las esperanzadoras escenas, junto a los lores empobrecidos y el Concejo de Notables gays del Reino

Atento a la formidable recepción pública, podía pensarse que no todo estaba perdido. Como antes, como siempre, otra vez el Imperio, haciendo gala de su ingenio para el bien de las señeras instituciones británicas. ¿China convertida en potencia hegemónica? Ya habrían de asumir esos amarillos el coste de desafiar la supremacía blanca. Loado is A God! God saves the Queen! El impacto había sido tremendo. Mérito sin duda del Almirantazgo, del Foreing Office, pero, sobre todo, de la exquisita inteligencia de la gente de Tavistok(*)

Sin distinción de género, credo o ideología, ante la rutilante irrupción del Salvador, la humanidad se mostraba increíblemente permeable a recibir el castigo divino. Sin embargo, Maytreya, este nuevo Jesucristo-multiplicado como los panes de su magia excluyente-, llegaba con un mensaje de consuelo, libre de ataduras dogmáticas. “Hermanos: os traigo el mensaje de la reconciliación para vuestros corazones. ¡Paz definitiva a la tribulación de los espíritus! Mi Padre celestial me envía para unir eternamente lo que el maligno ha dividido”.

Claro que a veces era bueno remitirse a los despreciados primos peninsulares con aquello de, A Dios rogando y con el mazo dando. Todavía palpitaban en la memoria las imágenes emitidas en la víspera, cuando, en pleno corazón caliente de Medina, los seguidores de Mahoma se habían rebelado en masa arrojando piedras contra la extraña figura. Ciertamente, causaba fastidio ver a los guardias del Santuario de la Kaaba, disparando con sus modernos fusiles láseres. Cómo no gozar el momento en que una sombra rasgó la claridad del cielo, y en contados segundos, millares de peregrinos yacían envueltos en una tea azul ardiente. Allí estaban en el altar de su memoria, los relatos de los soldados que afirmaban que no se había escuchado un solo estampido; que a una señal de la sagrada figura, un rayo azul fisgó el aire como un quejido, cayendo sobre el centro de los manifestantes. Aún vibraba en el cerebro la enceguecedora luz blanca y luego, la sobrecogedora imagen final, cuando, en forma simétrica, la luz se tornó azul y se extendió entre la multitud lanzando los cuerpos por el aire.

Demasiado poder para dudar de otra vuelta de tuerca, en aras de restaurar las glorias del Imperio.

……………………………………………………………………………………………….

Como siempre, Su Majestad Británica, sabe que deberá seguir las sabias sugerencias de su Lord Mayor, aconsejándole nombrar caballeros del Imperio al grupo de científicos del programa de física cuántica (soberbio trabajo de investigación desarrollado años atrás en la Universidad de Málaga, botín que le valiera el título de Sir a uno de sus buenos agentes del M15).

No sabía a ciencia cierta que era aquello de la tecnología nano-escalar y la biología sintética, pero de una cosa podía estar segura: el primer hombre enteramente artificial, un androide perfecto-Cristo, Maytreya o como quisieran llamarle-, era ahora una creación británica. Tan celosamente concebido, que todos los gobiernos del mundo -incluso el chino- habían aceptado participar de la Conferencia por la Paz y la Armonía, convocada en Londres para la semana entrante. Único orador: el hijo de Dios.

God saves the Queen!

(*) Entidad gubernamental militar de carácter secreto, gestora-entre otras agencias similares- de la CIA norteamericana.

José Manuel López Gómez

    Compartir este post en:
  • Facebook
  • Twitter
  • menéame
  • Delicious
  • Technorati
  • Digg
Muestras de mi obra literaria

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda