ESQUIZO frenia

Un invento de los laboratorios

 

“El karma, Bach y la la Matriz” un poema inspirado por Francisco

Dedicado:

 

Con especial afecto, a Sebastián Alvarez, por su invalorable generosidad, en esta etapa dolorosa de mi vida.

 

A mi entrañable hijo, Francisco Solano López, verdadero autor de este poema.

 

A todos quienes padecen esquizofrenia.

 

 

                                                        “EL KARMA, BACH Y LA MATRIZ

 

 

 

Algunos sostienen que el karma

Es parte de la acción metafísica

Que reparte premios o castigos

Según nuestras acciones de vida.

¿Pero quien lo determina?

¿En qué libro de la existencia está escrito?

Me digo: el caos genera caos y la Naturaleza

Sólo elabora planes

Vinculados a la vida y la muerte

Sin consideraciones morales.

 

Entonces,¿quién “maneja” los karmas?

¿Acaso la Matriz de realidad virtual

A modo de ente cibernético que alza pancartas

Del bien y del mal , avasallando omnipotente

Nuestra sufrida humanidad?

¿Un Dios único exclusivo y excluyente

No abonado a ningún sindicato de fieles?

¿Un Dios pragmático y asequible

A católicos,

cristianos de toda laya,

musulmanes,

brahmanistas,

confucionistas,

sintoístas

judíos :-ortodoxos de la Torá;sionistas pro imperiales;liberales de las sagradas escrituras;

animistas

y todo el resto de las creencias seculares y profanas?

 

¿Estará escrito en las runas?

¿Es parte acaso de los textos védicos?

¿Menciona la Kábbala el karma

Como parte de un orden arcano

De caracteristicas legislativas metafísicas?

 

Yo he cometido adulterio

-y en cantidades “industriales”-;

Yo he sido inmoral

Con algunas conductas puntales

(la rima es casual pero vale).

 

Yo he sido y soy aún

-aunque algo atenuado por la cercanía de la muerte-

Egoísta y egotista.

Por lo tanto, me digo: no me quejo de mi karma.

Acepto pagar culpas  como parte activa

De causa y efecto

(o es efecto y causa?)

Y está bien que así sea.

(después de todo,  la justicia que tenga al hombre

Como hacedor, se desvirtúa por imperio

De nuestra propia subjetividad).

 

Pero Dios…sabes que muchos te tienen

Por un Dios de Mansedumbre y de Justicia

(yo prefiero hablar de ira y de venganza).

Por eso te pregunto(a ti, sí, claro):

 

Me pregunto(otra vez):

¿Por qué, amparado en la potestad

De tu propia justicia

(supuestamente divina; supuestamente justa)

No laceraste el tronco de mi propio árbol?

¿Por qué no quistaste parte de mi savia

Socavando el conducto de humedales

Y el humus de mi hábitat?

 

¿Quién debe pagar sino quien hace el mal?

 

Pero no fuiste al tronco.

Caíste con una ira despreciable

Sobre una de mis ramas.

Y la desgajaste.

La quebraste.

La dejaste sin hojas

Para que los vientos se ensañaran con ella…

(hablemos claro, Dios: con unción religiosa

No tuviste reparos morales

En escoger como sujeto de tu ira

Al más frágil e inocente de mis hijos).

 

Y llenaste de tinieblas su intelecto

Apagando cada una de las luces

Que iluminaban la recámara de su espíritu.

Furtivo ladrón, tomaste sus neuronas

Como velas de cuya luz se apodera el viento.

Desquiciaste su cabeza(léase cerebro)

Y enfermo de venganza

Liberaste el sello originario

Dejando que la suma de todas las angustias

Y los miedos

Penetraran en ese recinto inviolable.

(Esquizofrenia es el rótulo médico).

 

Sí, me haces pagar(desde hace 9 largos años)

Sí, me haces sufrir(desde hace largos 9 años).

Sí, padezco muchas noches de insomnio

(también desde hace 9 largos años)

E insomnios sin noche, Dios.

 

Pero…a diferencia de mi hijo

Yo no dejo de pasarle factura a la vida.

Por ello, mis oídos no dejan de gozar

Las Fugas y Toccatas de Bach(Johan Sebastián,claro).

O de las sonatas de para piano de Beethoven

(la Patética y la Claro de Luna, sobre todo),

Los adagio de Albinoni y de Corelli,

Cuerdas y maderas preludiando el erotismo

Del esperma).

Los Concerti Grossi de Vivaldi

Pero también La metaformosis de Kafka

(paradigma

De los estragos de su propia enfermedad).

 

Como venganza a este castigo injusto

(flanco egoísta del instinto de conservación)

Me he refugiado en el Arte que tanto

Te cuestiona.

Cierto día me detuve por horas

Frente a “Las Meninas”

(por cierto, teología de la pintura) gozando

También

De la suprema impostura de Velázquez

Al retocar su pintura con la Cruz de Santiago

(el apóstol, claro, de tu propio hijo traicionado).

 

He recorrido, deslumbrado, Florencia

(el único museo viviente convertido en ciudad)

Como parte incomparable del mediterráneo itálico;

He visto anonadado de emoción, La Pietá

Pero me ha llegado la vergüenza ajena que escondes

Detrás de los muros

De la desmesura del Gran Templo Vaticano.

 

……………………………………………………………………………………….

 

En fin, sin dejar de ser padre

No dejé de ser hombre.

Supe, por supuesto, de amores vanos

A manera de vanos ejercicios eróticos.

(Profanos amores).

Pero supe también de afectos sublimes

Y orgasmos del alma.

 

Cosmopolita,

Gozé del arte en sus más altas escalas intelectuales

Sin dejar de lado sus genuinas expresiones populares.

No me privé del Serrat mediterráneo

Ni de los ingleses de The wall, o el desparpajo de Sabina.

Y fui melómano también

Con los tangos de los Homero(*)

En la voz inefable de Roberto Goyeneche.

 

Traté, en fin,

De no pasar por la vida

Haciendo que la vida pasara por mí.

Y a la hora de llorar

Supe de las lágrimas estoicas

Que lloran en silencio detrás de nuestros ojos.

……………………………………………………………………………………….

                                               

                                         REFLEXIÓN FINAL:

 

“Reitero: ignoro si el karma actúa por su cuenta

O se trata de un ente metafísico

Al servicio de algún guardián ontológico

Encargado

De administrar premios y castigos.

(La industria de la fe-imagino-

Requerirá de una CIA cósmica infinita

Para controlar los corredores

Del vasto y complejo Universo).

Sí así fuere, la realidad virtual

Pecaría de los mismos vicios

Derivados del libre albedrío,

El pecado capital,

la gran Cruz que arrastra Dios

a consecuencia de sobre-estimar al hombre”

 

Entonces

¿de qué se trata esta ley de causa y efecto

O efecto y causa?

Porque no soy yo el que paga.

Es la inocencia de mi hijo quien paga por mis culpas.

Es él quien carga en su mochila

Las neuronas lesionadas,

Los neurotransmisores sin chispa suficiente

Para hacer que las sinapsis se abran.

Es a él a quien le roba el maldito karma

Su derecho inalienable a ser feliz.

Es Caravaggio sin los secretos de la luz;

Miguel Ángel frente al mármol sin cincel;

Un castrati

Desplazado por la voz de una soprano.

Don Quijote sin Dulcinea;

Einstein sin su fórmula;

Salk sin su vacuna.

Beethoven sin sordera.

Las palabras sin un texto que la expresen

O el amor sin las voces que lo nombren.

………………………………………………………………………………………..

 

Mientras tanto, los grandes laboratorios

-los mismos que avalan la simbología de las cruces

Como socorristas y prestadoras de salud-

Facturan en miles de millones de dólares

La locura colectiva inducida e institucionalizada.

(A propósito: no es casual el ideograma de una cruz

Como símbolo de cura).

……………………………………………………………………………………….

 

Al invocarte, karma,

mi hijo me mira turbado desde el fondo

de su Esquizo frenia.

 

Es inútil.

Ningún Manual de Vida

Puede explicar lo inexplicable.

¿Será por eso que siempre me pregunto

Por qué Dios nos hizo para todas las preguntas

Pero no nos hizo para todas las respuestas?

 

 

JOSÉ MANUEL LÓPEZ GÓMEZ

 

             Época oscura

                 (2008)

 

Mi blog en Monografías.com.

Muestras de mi obra literaria

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda

film izle Home Design Spielaffe sesso video giochi