ESQUIZO frenia

Un invento de los laboratorios

 

Inicio de la polémica

Estimados amigos:

Recordarán que aclaré de entrada que toda vez que habría de referirme a cuestiones vinculadas a mi hijo, lo haría de la manera más espontánea posible; por lo tanto, descuento vuestra comprensión si el texto contiene errores sintácticos en general(trataré de evitarlo).

Bien, uno de los problemas que plantea la esquizofrenia es la enorme disparidad de criterios, tanto desde el punto de vista académico cuanto la atención personalizada del profesional psiquiatra. El proceso es tan vasto y complejo que me obligará a varias entradas para desarrollarlo.

Hagamos un poco de historia.

Francisco “contrajo” el mal en agosto de 1999. Y pongo el encomillado porque -como apuntara- es la propia ciencia médica la que ignora como definir la esquizofrenia, es decir, es tan amplia la gama de comentarios y posturas al respecto, que hablando en criollo, nadie sabe donde está parado. Lo cierto es que desde el punto de vista psíquico, Francisco venía mal de un tiempo atrás. Tal vez el primer indicio respecto al episodio ocurrido en la fecha mencionada, habría que situarlo un mes antes de la misma. Por entonces, él hacia unos 8 meses que vivía un romance con una chica 7 años mayor, a la sazón, estudiante universitaria. Me parece importante acotar que Francisco, contando con apenas diecisiete años y medio, había logrado conquistar una señorita de mayor ilustración(mi hijo sólo tenía estudios primarios) y como dije, siete años mayor que él(esto habla a favor de una personalidad muy segura de sí mismo). Bien, decía que el comienzo de su crisis pudo haber sido una disputa con su novia en la cual -y por primera vez en su vida frente a una mujer- Francisco la agrede físicamente. Por una cuestión de pre-cognición, mi esposa “ve” la pelea que en esos momentos ocurría a una cuadra de nuestro hogar. Esto permitió que uno de sus hermanos corriera hasta el lugar de la escena y lograra detener la mencionada agresión.

Lo cierto que después de esta contingencia, las cosas cambiaron sustancialmente entre ellos. Pese al apoyo que le brindaba la chica- y esto según el testimonio directo de ella- Francisco había empezado a tener un cambio sustancial en la relación. ¿Moraleja?  Al cabo de dos meses, se produce la ruptura definitiva.

Ahora bien, es importante situarnos en el contexto familiar que por esa época, resultaba francamente negativo: A la caída económica total-de tener cuatro propiedades, en esos momentos estaba alquilando y sin poder conseguir empleo- se sumaba el hecho de que en una habitación, dormían mis tres hijos y un primo también desocupado, que había llegado de Mar del Plata(este primo pasará a tener una gran importancia en los acontecimientos por venir).

Unos meses después de su separación sentimental, Francisco comenzó a dar visibles muestras de que algo andaba mal en su interior. No había querido seguir los estudios secundarios-dejo a mitad de cursar el primer año-, asignatura pendiente de la cual me siento absolutamente responsable(en algún momento contaré los pormenores). Quiso trabajar y lo hizo siempre por su cuenta. En Argentina decimos que es un “busca” a la persona que trabaja por su cuenta, generalmente en ventas de artículos varios. Se había hecho de un pequeño capital y compraba productos de bijoterie en Once, los que luego salía a vender por la calle visitando a empeados de negocios. Así pudo mantener su relación sentimental. Pero a poco de la separación, las salidas se tornaron más espaciadas y el humor se hizo visiblemente molesto, como si algo lo perturbara. Pero callaba. Muchas veces traté de abordarlo sin resultados positivos.

Este es el panorama previo al desenlace de su “enfermedad”, cinco meses después del episodio con su novia, cuando ya vivíamos en otra casa(comezaba la época en la que teníamos que dejar la vivienda por problemas de pago en el alquiler. El caso es que esa noche del mes de agosto(no puedo recordar la fecha precisa) Francisco  tiene una fuerte discusión(estuvienron a punto de irse a las manos) con su primo. Yo lo reto mal(lamentable error de mi parte) saliendo en defensa del primo; aclaro que suelo ser una persona tranquila pero tengo el problema que ante un hecho de violencia, pierdo los estribos y salta la irascibilidad que es parte de mi carácter. Al día siguiente de este acontecimiento, me agrede de palabra, me hace ostensibles gestos como si quisiera pegarme y ante esa circunstancia y en parte por la presión de mi esposa y sus hermanos, decidimos llevarlo a un hospital(era de noche y no había otra alternativa). Lo atienden en guardia y se nos aconseja que lo llevemos al Hospital Parossien, atento que dicho nosocomio tiene un departamento de Salud Mental. Al llegar, ya Francisco denotaba síntomas muy claras de contenido agresividad, enfocada principalmente conmigo. En la guardia, le aplican un calmante con la recomendación de derivarlo a Salud Mental al día siguiente. 

COMIENZA EL VIA CRUCIS DE FRANCISCO

 

El primer psiquiatra que atiende a Francisco, le receta Midax de 10mn, una pastilla por día.  El médico fija una rutina de evaluar a Francisco cada 15 a 20 días. Durante una semana, el comportamiento parece neutro. No había signos de mejora pero tampoco se mostraba agresivo en lo físico. Por entonces, y debido a que la situación económica no mejoraba, nos vemos obligados a mudarnos por atraso en el pago del alquiler de la casa. De una propiedad amplia de 4 dormitorios y parque y jardín, pasamos a ocupar un pequeño departamento de dos dormitorios pequeños y un solo baño. No había parque ni jardin; apenas el “desahogo” de una terraza a la que Francisco solía ir cada tanto. La familia en general y quien esto escribe en particular, ignorábamos absolutamente de qué se trataba esa enfermedad rotulada como esquizofrenia. Creo que ya dije en alguna otra entrada, que una de las falencias del sistema de salud mental, es que los profesionales NO EXPLICAN NADA A LOS FAMILIARES DEL ENFERMO. De los más de 10 psiquiatras y otros tantos psicólogos que ha tenido Francisco, ninguno nos dijo jamás CÓMO DEBERÍAMOS COMPORTARNOS FRENTE A ÉL Y NI SIQUIERA NOS FUE EXPLICADO LA SINTOMATOLOGÍA DE LA ENFERMEDAD( ciertamente, lo aprendido, fue por propia experiencia).

Otra situación que no ayudaba  a nuestro hijo, es que para ese entonces, a los problemas derivados de una situación económica difícil, en el pequeño departamento convivíamos: mi esposa y yo en una habitación, y Francisco, César, Sebastián -sus hermanos-, con Gabriel, un primo que había llegado de Mar del Plata y sin ocupación laboral, TODOS EN UNA HABITACIÓN DE 2,40X 3. Para colmo de males, había otro primo, también desocupado, que nos visitaba ocasionalmente y solía pedir permiso para tirarse arriba de un colchón en el comedor. Un kilombo de aquellos, para decirlo bien a lo criollo. El escaso dinero que ingresaba-producto de changas de unos y otros- apenas alcanzaba para la comida y el pago de algunos servicios. Esta situación, volvió a recrear el problema de la morosidad en el pago del alquiler y esta situación, nos tenía a todos de mal humor permanente. Casi no había una a favor! 

Para esa época, los problemas de alucinaciones comienzan a agravarse en Francisco y esta situación comienza a irritarlo porque nadie puede explicarle lo que tiene y además, todo su comportamiento comienza a cambiar de manera notable. Hoy se sabe-dentro de lo poco que se da por cierto- que una de las características de la esquizofrenia es que se produce un cortocircuito entre las neuronas; las ondas eléctricas que abren las sinapsis y logran una armonía entre pensamiento y oralidad, comienzan a fallar debido a una carga defectuosa. Esto hace que al no abrirse las sinapsis o abrirse fuera de tiempo, se produce una disociación entre lo que se piensa y lo que debe ser expresado; el enfermo se da cuenta que algo extraño le pasa porque no puede hacerse entender, aunque sepa con claridad que es lo que debe decir. pERDONEN, NO SOY EXPERTO PERO MÁS O MENOS LA COSA ES ASÍ. Otra falencia es el abandono personal, la falta de interés en las cosas, la voluntad disminuída y la falta de iniciativa, amén de una pobreza manifiesta en las expresiones de carácter emocional.

Les propongo un ejercicio: tratemos por unos momentos en ponernos en la piel del enfermo. A los problemas señalados, a la sintomatología compleja, se suman las alucinaciones de todo tipo(genralmente de carácter religioso), melomanía, abulia, y un estado de irritación permanente. Una cuchara revolviendo un café, un cuchillo cortando carne, algo que raspe un plato, repercute de tal manera en quienes padecen este mal, que literalmente creen estar locos. Si a estas circunstancias “normales” de la enfermedad, agregamos el clima familiar fastidioso e irritable, tenemos una idea aproximada de lo que estaría pasando por la mente de Francisco.

 

Próximo capítulo: LA PRIMERA AGRESIÓN FÍSICA.

    Compartir este post en:
  • Facebook
  • Twitter
  • menéame
  • Delicious
  • Technorati
  • Digg
Sin categoría

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.

Comentarios

2 respuestas a “Inicio de la polémica”
  1. Iván Salazar Urrutia dice:

    Estimado José Manuel: Tu relato de vida respecto de tí y tu hijo me asombra. Es dificil responder -para un diálogo de nivel- con la misma franqueza y espíritu de verdad. Me solidarizo con tu dolor de hombre padre; aprenderé de él -gracias a tu franqueza- lo más que pueda.
    Sospecho, José Manuel, que metidos en el huerto de tus vivencias y en aquello que trasunta universal, podremos hablar de los equinoxios y esa universalidad podrá establecer nexos con tus vivencias. Ya dentro, todo lo dicho se puede usar en nuestro favor.
    Te digo lo anterior porque deseo compartir contigo algunas vivenvias mías, con el afán que tú puedas descansar -si eso se puede- de tu carga.
    En circunstancias que todos mis proyectos de vida se veían truncado; en circunstancias que el horizonte era ya como un bolsillo dado vuelta; digo, pensé mi vida:
    CONFESION.

    Puede ocurrir que el sol
    Trastabillée sobre la cabeza
    Y de hocico en la tierra
    Escupas el cielo en su rostro.

    Entonces, es triste hurgar en los bolsillos
    Y no sentir la moneda, el guijarro ni el pañuelo;
    Mirarse el ombligo como un mendigo
    Y caer al socavón del macho anciano.

    Si entonces, nadie te consuela,
    Nadie te abraza en el lamento,
    Nadie se ocupa de tu cuerpo,
    Nadie en la nada te busca;
    Digo, entonces, es un deber
    Nacer de nuevo.
    _______________
    Este poema, amigo José Manuel, lo uso como un bastón para no volver a hocicar sobre mi propia sombra. No sé tú, pero yo escribo para aprender, para aprehender, para conocer más y mejor sobre lo que escribo. Cuando corrijo (y corrijo mucho) convino mi proceso pedagógico con mis criterios estéticos; entonces un cambio de sustantivo, eliminar casi todos los adjetivos (más aquellos sustantivos que suelo usar como adjetivos -¿autoengaño?-). Ya publicar es como mucho. Tengo 66 años y escribo literatura desde los 6 -”La Hormiguita Trabajadora”-. Por ello no me puedo calificar como aficionado; pero nunca he publicado. Salvo con Mora, a la que conocí vagando por el ciber espacio. En su blogg hice amistades muy queridas y no supe cómo retribuir sino mostrando algo de mis escritos. Esa es toda mi experiencia a nivel de publicador. A tí, te muestro un poco de mí, para retribuir lo mucho que me muestras de tí. Creo que en tu aprendizaje, me puedes arrastrar y pueda yo también aprender.
    Te abrazo con afecto, Vancho.

  2. sabado218bis@yahoo.com.ar dice:

    Más vale tarde que nunca!
    Amigo Vancho: recién veo tu comentario con fecha 30/1. Ya sabes que soy un desastre y me está costando más de la cuenta manejar este asunto. ,
    No tengo palabras para agradecerte tu valioso y sentido comentario. Muy buena tu poesía de “cabecera”. Me gusta como escribís. Espero que esto te llegue y que vuelvas por estas que son también tus páginas. Ya sabés que te ofrezco el blog de corazón para que escribas lo que quieras(no sólo para tus comentarios).
    Gracias al amigo Sebastián y su valiosa gente, he recibido algunas sugerencias para manejar más eficazmente este espacio.
    Veremos de ahora en más. Te dejo un fuerte abrazo.
    José Manuel



Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda