Equilibrista espiritual

El equilibrio entre la Vida Exterior y la Vida Interior

 

El mundo, si todos fuésemos iluminados

Parte No. 1

La monografía que les presentaré a continuación, se sustenta en una reflexión o en una alegoría sobre la incapacidad del ser humano para construir un mundo radicalmente diferente al actual, un mundo regido por la ética universal atemporal, un mundo nuevo, construido con base en la voluntad espiritual de los hombres y de las mujeres, y ya no más, con base en sus personalidades egoístas, un mundo cuya civilización sea capaz de auto regularse verdadera y eficazmente en lo moral y lo ético.

Para efectos de plantear un enfoque analítico, reflexivo y propositivo, tengo que partir de una HIPÓTESIS FUNDAMENTAL: Qué pasaría si de repente Dios, el Poder Superior, la Conciencia Universal, el Uno, el Iluminado, el Increado, se apodera durante algunos minutos del entendimiento y de la conciencia de todos los hombres y mujeres del planeta (abarcando todas las religiones, sectas, creencias, movimientos y grupos espirituales, a los agnósticos, ateos e incrédulos en general, a los unitaristas universalistas y a todos los hombres y mujeres de fe independiente), para revelarles una GRAN MISIÓN que tiene que ser cumplida imperativamente dentro de un periodo máximo de 10 años, a partir del mismo momento de dicha revelación. Dicha Misión consiste en lograr un mundo radicalmente diferente al actual, caracterizado por una fraternidad universal de hombres y mujeres que se eleva por encima de sus diferencias de tipo religioso, ideológico, cultural, étnico y social. La constitución de dicha fraternidad, será posible gracias a esta misma revelación o iluminación espiritual que está llegando simultáneamente a toda la civilización humana y además, se sustentará en la ética universal atemporal, aquella caracterizada por valores y virtudes vigentes a lo largo de toda la historia del hombre y para todas las culturas y civilizaciones pasadas, presentes y futuras. Valores tales como la bondad, la belleza y la justicia; virtudes tales como la fe, la esperanza, la caridad o el amor, la templanza, la fortaleza, la prudencia y la tolerancia. Esta fraternidad tendrá que construir un mundo muchísimo más justo, virtuoso, inclusivo, equitativo, solidario, pacífico, austero, modesto, espiritual, tolerante y conservacionista. Para ello, debe reducirse drásticamente la desigualdad tan grande en la distribución del ingreso entre ricos y pobres a nivel mundial y país por país. Es imperativo crear un mundo sin EXCLUSIÓN, donde nadie quede marginado de un sistema razonablemente eficiente de salud y educación, un mundo sin guerras y sin conflictos violentos debido a las diferencias que históricamente han dividido a los hombres y mujeres. Un mundo sin millonarios y sin millones de personas que viven en la miseria, un mundo en el que no sea el interés de lucro, de fama y de reconocimiento el que motive al hombre a crear, a inventar, a producir en masa. Un mundo sin lujos, sin opulencia, sin extravagancias, sin derroches Un mundo sin muertes debido a la desnutrición o a la insalubridad, un mundo cuya economía funcione sin la dependencia con los combustibles fósiles y que sea capaz de detener el avance de las amenazas del cambio climático y del calentamiento global. Un mundo con un gran salto cualitativo en lo que se refiere al compromiso con las virtudes y con la ética espiritual. Un mundo verdaderamente fraternal y solidario.

El carisma de dicha revelación divina se manifiesta en todos y todas: gobernantes, políticos, magnates de los negocios, dirigentes religiosos o espirituales, sacerdotes, pastores y demás población clerical, militares, académicos, artistas, intelectuales, trabajadores de todas las clases y categorías, empresarios, científicos, estudiantes, ciudadanos en general. Se trata de una maravillosa revelación universal.

Mediante el don de la Iluminación Divina, que se mantendrá en forma temporal pero cada vez más acuciosa en las mentes de todos los hombres y mujeres del mundo, Dios les está facilitando la ingente tarea que deben realizar. El Poder Superior está sometiendo a la humanidad a una prueba máxima de valor, de coraje, de resistencia, de sacrificio, de creatividad, de consenso, de tolerancia. La Segunda Guerra Mundial fue una prueba máxima de ese tipo, que produjo enormes avances científicos, tecnológicos y logísticos. En esta ocasión, el Poder Supremo quiere una respuesta aún más heroica y apasionada para lograr los resultados deseados e indicados anteriormente. La diferencia estriba en que en esta guerra contra la EXCLUSIÓN, el enemigo se encuentra dentro del hombre mismo, en su personalidad egoísta, dentro de la que destacan su componente emocional y su mente calculadora y de deseos. Ahora Dios lo está comprometiendo no solo a superar su histórica limitación para enfrentarla sino también para vencerla, pero tal y como resulta evidente en la anterior revelación, Dios no está utilizando ningún tipo de condicionamiento o amenaza, sino que más bien está apelando a su Yo Espiritual, a su Voz Interior, y lo está llenando de inspiración en virtud del don de la Iluminación Divina. La historia de la guerra contra la personalidad egoísta es tan larga como la historia del hombre mismo, pero llena de fracasos y decepciones, ha sido una guerra perdida hasta ahora, y Dios quiere un cambio radical y de inmediato!

Gracias al carisma emanado de la revelación universal que vimos anteriormente, el Poder Superior ha tocado el corazón del hombre para hacerlo meditar y reflexionar, para bajarlo del pedestal que ha erigido con base en sus logros materiales y personales, y también ha tocado su temple y su voluntad para impulsarlo a realizar el cambio de un mundo defectuoso a uno virtuoso, a pesar de los grandes sacrificios y transformaciones complejas que tal tarea requiere. Por lo tanto, el convencimiento de la necesidad y de la urgencia de cambiar el mundo, de eliminar en gran medida la injusticia social, la desigualdad, la violencia y la codicia que lo caracterizan no será el problema, sino el cómo lograrlo, a partir de las actuales estructuras económicas, sociales y culturales tan extremadamente consolidadas y complejas.

Dios ya se encargó de resolver la primera parte del gran problema: el convencimiento universal y rotundo de la necesidad de hacer un cambio radical que sustituya los grandes vicios de la humanidad por virtudes. Le corresponde ahora a todos los hombres y mujeres del mundo, resolver la segunda parte del gran problema: encontrar la forma de implementar dicho cambio, considerando y respetando la gran diversidad y heterogeneidad cultural, social, étnica, religiosa de la civilización humana. Pareciera una labor inalcanzable, pero afortunadamente, al convertirlos a todos en seres discretamente iluminados, Dios ha logrado ser convincente en forma particular e individual con los miles de millones de hombres y mujeres de todo el mundo, lo cual es una condición fundamental para buscar la estrategia global que permita llevar a la civilización humana de una versión viciosa y mezquina como la actual, a una versión fraternal y virtuosa.

Ante un escenario como el descrito en la presente monografía, se observaría un mundo convulsionado en busca de esa estrategia global que permita alcanzar los objetivos derivados de la Gran Revelación Universal. Qué difícil sería el logro de consenso en un mundo tan heterogéneo en lo cultural, religioso, social y económico. En un mundo que presenta tantas contradicciones entre riqueza y miseria, entre logros tecnológicos y la contaminación ambiental provocada por sus consecuentes desechos, entre crecimiento económico y emisiones de gases invernadero. En un mundo que presenta diferentes visiones ideológicas en torno al rol por cumplir del Estado y en cuanto a la justicia social.

Parte No. 2

Reacción inicial de la humanidad ante el fenómeno de la Gran Revelación Universal y los primeros signos de asimilación y preparación.

Tan solo bastaría con imaginar la gran cantidad de ideas, de aportes, de propuestas, de debates que surgirían alrededor de todo el mundo. Quizás un grupo de expertos se dedicarían a evaluar y a recolectar todas las propuestas serias para clasificarlas y así contar con una información mucho mejor organizada para empezar a fijar las bases de una planificación estratégica global.

Uno de los elementos más contradictorios sería el de que por un lado, es necesario alcanzar una equidad muchísimo mayor en la distribución de la riqueza, y por el otro, lograr una drástica reducción en la producción mundial de gases invernadero. Muchos expertos se pronunciarían sobre la siguiente paradoja: Una mejora sustancial y significativa en la distribución de riqueza requiere entre otras condiciones, de un crecimiento económico sostenido, pero una contracción simultánea del aparato productivo global para reducir radicalmente las emisiones de gases contaminantes, representaría una grave amenaza para el logro del primer objetivo. ¿Cómo hacer entonces para atender las demandas impuestas en la Gran Revelación Universal? -Se preguntarían los expertos-.

Una inmensa mayoría de personas alrededor del mundo consideraría que diez años es un período de tiempo demasiado corto para lograr la transformación tan compleja, radical y extraordinaria que desea nuestro Poder Superior. Y por supuesto que tienen razón, ya que se trata de problemas o vicios que la humanidad ha arrastrado a lo largo de toda su historia y no ha logrado resolver después de tanto tiempo. ¿Cómo lograrlo entonces en solo diez años? Sin embargo, la palabra imposible no contribuye para nada en el esfuerzo que el hombre tiene que hacer para establecer las primeras pautas a seguir con miras a la construcción de un nuevo mundo, una versión bastante mejorada de la civilización humana, a la cual, un grupo de académicos empezó a llamarle “versión 2.0” para diferenciarla claramente de la actual.

La Gran Iluminación Universal provocaría un cambio radical en las mentes de todos los hombres y las mujeres que se manifestaría en diversas formas, y una de ellas sería la disminución de su productividad en sus respectivos trabajos, ya que en todas las organizaciones y en todos los lugares se discutiría muchísimo sobre la ingente y descomunal tarea descrita en dicha revelación y sobre las posibles consecuencias en caso de fallar. Esta sería una de las muchas situaciones novedosas que tendrían un tremendo impacto negativo en la economía mundial.

El mundo entraría en un caos total por la incertidumbre tan grande en cuanto a las posibilidades de tener éxito y por la dificultad de encontrar el “Cómo Lograrlo”. Existiría consenso en cuanto a que diez años es muy poco tiempo para materializar la nueva versión 2.0 de la civilización. La estrategia global necesaria para satisfacer las expectativas del Poder Supremo requeriría indudablemente de la intervención inmediata y radical de los organismos internacionales y de los gobiernos en la toma de decisiones y en la ejecución de planes. A partir de los diferentes medios para discutir y debatir (electrónicos y convencionales), se generaría una incontable cantidad de ideas, propuestas y reflexiones, muchas de ellas relacionadas con el sistema capitalista que a través de la economía de mercado, es el principal actor que se encarga de la asignación de recursos y de la distribución de la riqueza. Un importante grupo de intelectuales y especialistas, compartirían el criterio de que algunos de sus principios fundamentales, tales como el pleno empleo de los recursos, serían inútiles para resolver el gran problema del cómo lograrlo. Además, serían enfáticos en advertir que hasta el mismo pilar sagrado del capitalismo, la propiedad privada, podría ser un gran obstáculo para cumplir con las demandas contenidas en las revelaciones, y que el desafío tan complejo que Dios le ha impuesto al hombre, en cuanto a eliminar la pobreza y la exclusión de manera efectiva y contundente, sobrepasa con creces las opciones que brinda el protocolo común de la economía de mercado, que esgrime el crecimiento económico, la creación de empleos y el consumo, todos a expensas de la salud del planeta.

Los miles de millones de personas que pertenecen a las clases medias y bajas de las diferentes sociedades, volcarían su mirada hacia todo el elenco de superestrellas que aparecen nombradas en la revista Fortune por medio de su extravagante lista de las 500 personas más ricas del mundo (y claro, la sociedad civil solicitaría extender dicha lista quizás hasta las 50000 personas más ricas). La opinión general sería la de que todos tienen que hacer un sacrificio proporcional a lo que poseen, pero si un solo hombre posee una fortuna de unos 80 o 100 mil millones de dólares, evidentemente que parte de la solución al gran problema requiere de que los ricos y famosos hagan el sacrificio más grande de sus vidas, por el futuro de sus hijos, por el futuro de la humanidad, por amor a su Poder Superior y a sus congéneres, por amor al supremo objetivo de la vida, cual es, trascender las limitaciones de la personalidad (evidenciadas en los deseos y las emociones que dominan abrumadoramente al hombre), generar méritos espirituales, desarrollar la conciencia interior y alcanzar la Unión Divina. (La comprensión y aceptación de dicho objetivo, es parte de los conocimientos que la humanidad ha recibido a través de la Gran Revelación Divina).

La tensión mundial aumenta a medida que pasan los meses, pasa el primer año, y no se logra llegar siquiera a una idea básica, mucho menos a un plan concreto. Sin embargo, lentamente, poco a poco, en forma muy tímida, empieza a surgir espontáneamente en la mente de académicos, intelectuales y políticos, la idea de que con los esquemas mentales tradicionales no será posible hallar las respuestas al Cómo Lograrlo. Toma fuerza la convicción de que es necesario que cada persona haga un cambio mental radical como elemento primario para luego provocar una transformación profunda en las relaciones socioeconómicas de los ciudadanos y de que es indispensable definir un sistema económico alternativo que no dependa del crecimiento basado en la producción y consumo de bienes y servicios, sino que se sustente en la institución de la solidaridad y el humanismo como pilares fundamentales, lo cual, si antes de la Gran Revelación Universal resultaba ser una simple y bella utopía, ahora, después de todo lo maravilloso que ha sucedido, no solamente es un gigantesco desafío que debe ser enfrentado, sino que una condición imperativa para la supervivencia y para la auto realización personal como seres espirituales.

Los expertos parten del siguiente problema: el pleno empleo de los recursos. Una economía como la china tiene que crecer mucho anualmente a costa del ambiente para poder ofrecerle trabajo a sus millones de habitantes. Aún más, basándose en estimaciones de la OIT, la población económicamente activa del mundo en el 2012, puede rondar los 3500 millones de personas, y por supuesto que seguirá creciendo, principalmente en los países del Tercer Mundo. Si partimos del hecho de que la economía mundial se basa en la producción y consumo de bienes y servicios como mecanismo para producir fuentes de trabajo, y que dicha producción tiene su sustento principalmente en el consumo de combustibles fósiles, y que muchos de los bienes de consumo como los automóviles son productores de gases invernadero, y que el consumo híper masivo o indiscriminado de bienes produce millones de toneladas de basura y de gases contaminantes todos los días, tenemos como resultado, que el costo ambiental para la Tierra de este sistema económico es totalmente insustentable.

Esta propuesta, de un modelo económico alternativo basado en la solidaridad y en el humanismo, debidamente formulada, sustentada y sintetizada, es acogida con mucho interés en el seno del Comité Especial para la Estrategia Global Urgente, organismo creado por la ONU con el propósito de recibir, clasificar, analizar y evaluar todas las propuestas, aportes y sugerencias de todos aquellos grupos, organizaciones, expertos, intelectuales y ciudadanos en general, que deseen colaborar alrededor de todo el mundo, y finalmente, presentar la estrategia unificada que debería seguir la humanidad para empezar a construir dicho modelo económico alternativo, de tal manera que al cabo del período de los diez años de plazo, se pueda cumplir con el gran desafío impuesto por el Poder Superior.

Parte No. 3

Empoderamiento de los principios de la Ética Universal en las mentes y corazones de todos los iluminados (toda la humanidad), para una nueva configuración económica y social

A través de la Gran Revelación Universal, el Poder Supremo ha convertido en personas medianamente iluminadas a todos los seres humanos. Por lo tanto, la enorme misión de hallar una estrategia global para lograr el mundo virtuoso que ahora todos anhelan, no es una tarea de competencia exclusiva del Comité Especial para la Estrategia Global Urgente, ni de las ONG, ni tampoco de otras organizaciones especializadas en temas sociales, económicos, políticos o económicos, ni tampoco de académicos, científicos o intelectuales que actúan en forma individual. Todo lo contrario, es una misión que ineludiblemente le compete a todos los hombres y todas las mujeres del planeta, porque todos y todas han sido iluminados, entonces es un derecho y una obligación colaborar con el proceso de definición de una planificación estratégica mundial. Al tratarse de un acontecimiento global extraordinario, totalmente fuera de serie, con consecuencias radicales y dramáticas para la civilización humana y su descendencia, es imposible abstenerse de dedicar muchas horas para pensar y debatir con los amigos y los familiares en cuanto al diseño de dicha estrategia global, y aún más, en lo relativo a la trasformación tan maravillosa y sobrenatural que le espera a la Tierra. Esta situación que se convierte en una pasión para todos, tiene una incidencia directa e inmediata en la productividad de todos los tipos de organizaciones, ya sean fábricas, empresas de servicios, instituciones gubernamentales, etc. Las personas ya no pueden mantener un compromiso tan fuerte con sus trabajos cotidianos, porque sus mentes están muy ocupadas asimilando y analizando el nuevo futuro, el cambio tan radical y estremecedor que está empezando a experimentar la humanidad. Además, el discurso mediático que prevalece en todo el mundo, señala que el sistema de economía de mercado que actualmente impone un orden global, tendría que sufrir una gran transformación, ya que para cumplir con los objetivos contenidos en la Gran Iluminación Universal Divina, dicho sistema tal y como lo conocemos hoy, resulta ser inoperante. Uno de los sectores de la economía que más rápidamente empieza a desmoronarse como consecuencia de la convulsión global, es el financiero y sus flamantes bolsas de valores.

Dentro de la serie de revelaciones que Dios le ha brindado a la humanidad por medio de la iluminación, se encuentra una instrucción capital: Los principios de la Ética Universal Atemporal  representarán a todas las todas las expresiones virtuosas y nobles de las diferentes religiones, convicciones, creencias y experiencias místicas personales. Una Ética inspirada en valores y ejercida en virtudes, que no depende de elementos temporales de tipo cultural, social, económico ni histórico para tener una vigencia absoluta ayer, hoy y siempre. Valores tales como la justicia, la belleza y la bondad; virtudes tales como la fe, la esperanza, la caridad, la templanza, la fortaleza, la prudencia y la tolerancia, son los que deben guiar e inspirar a la humanidad hacia una fraternidad y un nuevo mundo virtuoso, opuesto al mundo mezquino y defectuoso actual.

Con la ayuda de dicha iluminación, la humanidad empieza a trazar los principales elementos de ese nuevo sistema económico solidario y humanista. Veamos esos trazos.

Parte No. 4

La humanidad se comporta como un enfermo alcohólico en camino a su auto destrucción. Ahora que ha sido iluminada, tiene que tener la fortaleza y la templanza para terminar con el vicio e iniciar una nueva vida virtuosa, que resalte los más nobles fundamentos del Humanismo.

Muchas organizaciones y ciudadanos de todo el mundo, se dedican a elaborar sus propias propuestas acerca de cómo debe ser la planificación estratégica mundial que permita alcanzar la transformación requerida, para cumplir con las revelaciones de la Gran Iluminación Universal, y las envían al Comité Especial para la Estrategia Global Urgente, órgano creado por la ONU para tal fin. En una de las propuestas, su autor incluye la siguiente reflexión: “Así como una persona alcohólica será incapaz de reformarse hasta que tenga el valor y la honestidad suficientes para reconocer que es un enfermo alcohólico, que el licor ha llegado a dominar totalmente su vida, que su desgracia es producto de dicha enfermedad; de manera similar la humanidad no será capaz de enfrentar agresiva y efectivamente los grandes problemas del cambio climático y el calentamiento global (entre otros grandes desafíos), hasta que reconozca que con el actual modelo económico de excesivo consumo y sobreexplotación industrial dominado por las mega corporaciones, es prácticamente imposible lograrlo, y que se requiere de un modelo muy diferente que exigirá muchísimos sacrificios todos los habitantes del planeta, incluyendo por supuesto a los más acaudalados y poderosos económicamente, quienes tienen que desempeñar un papel sumamente protagónico”.

Muchas de las propuestas que llegan al comité, comparten en términos generales la reflexión que se refiere al carácter antiético del actual sistema económico, sustentado en gran medida en la especulación financiera libre de regulaciones internacionales y en la híper dependencia con los combustibles fósiles, para mantener en movimiento la maquinaria capitalista generadora de empleo y de capacidad de consumo. Dicho sistema es gobernado y dirigido desde el anonimato y en forma casi exclusiva por las corporaciones multinacionales, que siempre han logrado proteger o imponer sus intereses en las legislaciones de los regímenes democráticos. Una de dichas propuestas, de la Red Global de Ética Universal, dice textualmente en una de sus consideraciones iniciales: “La estrategia de estimular el excesivo consumo, como medio para lograr el máximo crecimiento económico posible y la máxima rentabilidad posible, tiene una incidencia directa en el nivel de gases invernadero y de desechos orgánicos e inorgánicos que contaminan la atmósfera, los acuíferos, los ríos y los mares. De tal manera que la humanidad no está siendo justa ni bondadosa con las próximas generaciones (nuestros nietos y bisnietos) que sufrirían las graves consecuencias económicas, sociales, ecológicas, políticas y sanitarias derivadas de la incapacidad de la civilización humana actual, para evitar en forma efectiva y contundente, la agudización del cambio climático y el calentamiento global. Consecuencias derivadas también de un mundo mezquino que no tuvo la templanza y la fortaleza para anteponer los objetivos trascendentales y de largo plazo a la satisfacción de las necesidades inmediatas y en muchos casos de carácter superficial.” “ En términos muy breves y elocuentes, un crecimiento económico que no sea mayoritariamente sustentable o integral es antiético, porque le estamos haciendo a nuestros descendientes lo que no nos gustaría que nos hagan a nosotros.”

El Comité Especial para la Estrategia Global Urgente de la ONU, ha creado un departamento especializado en la clasificación y evaluación de todos los documentos que ingresan a través de su sitio web con el fin de darle la debida atención a todos ellos y así lograr un aprovechamiento óptimo de todas las ideas, sugerencias, estrategias y reflexiones.

Luego de algunos meses de analizar y evaluar todos los documentos ingresados por internet, en el seno del comité se va formando un consenso en cuanto que será necesaria una planificación estratégica global de carácter verdaderamente revolucionario ­-en el buen sentido del término si se prefiere- que a su vez va a requerir de un pensamiento y de un proceder igualmente revolucionarios.

El comité tiene la urgente necesidad de elaborar su propuesta inicial para que luego sea analizada y estudiada por todos los países miembros de la ONU y por todas las organizaciones y ciudadanos que oportunamente enviaron sus propuestas.

Concretamente, y en lo relativo al tema ambiental (preservación del planeta y prevención de una crisis climática), dicha propuesta parte de un elemento medular: un sistema económico alternativo, solidario y humanista, en el cual, una parte de la población económicamente activa continuará laborando ya sea en el sector privado o en el público, pero la otra parte, debido a que el pleno empleo de los recursos no es viable como consecuencia de un programa severo de reducción de emisiones de gases invernadero, cumplirá con un rol vital y protagónico en el esfuerzo por mejorar la salud del planeta, pues se dedicará al emprendedurismo ecológico, el cual abarcará la agricultura orgánica, la reforestación, la recolección, clasificación y almacenamiento de materiales reciclables, etc. Las personas que se mantengan en el sector formal de la economía (desde los más ricos que aparecen en la clasificación de la revista Fortune hasta los que perciben los salarios más bajos), contribuirán en forma generosa y proporcional con la creación y mantenimiento de un fondo social de compensación que servirá para pagar un salario equitativo a los millones de emprendedores ecológicos que habrán alrededor de todo el mundo. Cada país determinará quienes serán los responsables de administrar y fiscalizar dicho fondo. De esta forma, una parte de la sociedad cubrirá el costo de un sistema global intensivo y/o extensivo de agricultura orgánica, reforestación, recolección y manejo adecuado de los desechos y cualquier otra actividad pertinente.

La reacción inicial al conocer la anterior característica básica de este sistema económico alternativo, es la incredulidad y el escepticismo, dada la naturaleza humana tan egoísta, calculadora y mezquina. Por esa razón, el presidente del comité se apresura a recordarle a todas las naciones del mundo, que el Poder Supremo ha convertido a todos los hombres y mujeres en seres medianamente iluminados gracias a la Gran Revelación Universal, y por ello es dable pensar que se trata de una propuesta totalmente realizable. “En virtud de dicha revelación, el entusiasmo para desempeñarnos eficientemente en nuestras organizaciones de trabajo o para ser buenos emprendedores ecológicos, no provendrá del deseo de tener cierto grado de comodidad, lujo o reconocimiento, sino, de formar parte de una nueva sociedad solidaria, en la que la superación ética y espiritual, en verdad tiene una prioridad evidente, efectiva, sobre la superación material y personal”. En esta nueva sociedad, “los ciudadanos iluminados cumpliremos con nuestros deberes por convicción y no por obligación o por interés; por amor a las virtudes, a nuestros congéneres, a nuestra madre Tierra, y nunca jamás por vanidad”, afirma en forma contundente el presidente del comité.

Parte No. 5

Acciones revolucionarias y audaces para un cambio espiritual revolucionario

Retomando el tema ambiental,  el Comité Especial para la Estrategia Global Urgente de la ONU, le presenta a la comunidad internacional un programa de reducción acelerada de emisiones de gases tipo invernadero, que es una parte fundamental de la propuesta para un sistema económico alternativo, solidario y humanista. Dicho plan contiene las siguientes disposiciones de carácter vinculante y obligatorio para todos los países miembros de la ONU:

1. Los países deben eliminar y derogar sus fuerzas armadas y de inteligencia en forma definitiva, así como también, detener y cancelar de inmediato todo tipo de gastos, inversiones o de presupuestos relacionados con dichas actividades, salvo en casos muy calificados relacionados con el mantenimiento y custodia de los arsenales. En lo que respecta a las naciones que realizan actividades relacionadas con la exploración espacial, deben suspender o cancelar sus respectivas inversiones o presupuestos de gastos para los próximos diez años. Una porción significativa de la inmensidad de recursos materiales, tecnológicos  y económicos que quedarían disponibles como resultado de las anteriores disposiciones, deben agregarse a los que ya se están empleando en las diferentes estrategias de prevención del cambio climático, como por ejemplo, la investigación,  el desarrollo e inversión en tecnología y en proyectos que permitan utilizar más eficientemente las fuentes limpias, renovables y sustentables de energía (solar, eólica, geotérmica, hidrógeno, etc.); en las campañas de información y educación sobre temas conservacionistas; en la recolección en zonas sensibles y el correspondiente manejo de desechos; en la conservación de áreas protegidas, en la reforestación; etc.

2. Implementar un programa de racionamientos de energía eléctrica de corta duración y periódicos en grandes zonas residenciales, e instar a las familias para que aprovechen el tiempo sin electricidad estimulando y fortaleciendo la relación familiar, el hábito de la lectura (con la ayuda de velas o pequeñas lámparas de pilas) y la reflexión sobre la amenaza de la crisis climática y la responsabilidad individual con el ambiente.

3. Las fábricas automotrices deben detener en forma indefinida, la producción de los automóviles lujosos, con motores de gran cilindrada.

4. Todos los automóviles nuevos deben contar con la tecnología para combinar combustible fósil con gas o con electricidad (híbridos). Es fundamental, encontrar la forma de reducir el costo de dicha tecnología.

5. Es necesario hacer inversiones muy significativas para mejorar los medios de transporte público, con el fin de que aumente la cantidad de personas que puedan prescindir del automóvil y que en su lugar utilicen dichos medios.

6. En todos los países del mundo, debe constituirse un fondo de compensación social para una gran parte de la población económicamente activa que quedaría desempleada como consecuencia de la severa recesión económica que a su vez, sería provocada por el presente plan de reducción masiva de gases invernadero. Cada nación determinará la mejor forma de recaudar las contribuciones y la institución que resguardará y administrará dicho fondo. Toda esa gran población desempleada se convertirá en la fuerza laboral de emprendedores ecológicos.

El segundo gran tema que aborda el comité en su Propuesta de una Planificación Estratégica Global y su correspondiente sistema económico alternativo, solidario y  humanista, es precisamente el tema económico. El comité propone en su informe marco, que otra parte significativa de los recursos liberados como consecuencia de la eliminación permanente de las fuerzas armadas y de la suspensión temporal de la actividad de la exploración espacial, deberán servir para combatir la miseria, la pobreza, la desigualdad y para el fondo social de compensación con base en el cual, se le pagarán los salarios a los cientos de miles o de millones de emprendedores conservacionistas de cada país. Además, como parte de la presente propuesta para la Planificación Estratégica Global, ninguna persona física podrá tener un patrimonio mayor a cien mil dólares, y todos los recursos financieros que se recauden por aplicación de la anterior norma, se utilizarán para fortalecer el ya mencionado fondo social de compensación. Pero aquí no termina el comité con sus impactantes propuestas, ya que para poder cumplir con todos los objetivos revelados a través de la Gran Iluminación Divina, es imperativo que todo el gran aparato productivo mundial de bienes y servicios (desde un médico particular hasta las grandes corporaciones mundiales) lo haga prescindiendo del principio de la máxima utilidad posible, y en su lugar, se basará en el novedoso principio de la UTILIDAD MÍNIMA REQUERIDA para satisfacer sus necesidades básicas y sus costos de producción. Dicho principio novedoso prescribe que los salarios, honorarios, comisiones, premios y reconocimientos en general deben ser equitativos y que deben eliminarse radicalmente todos aquellos que sean de lujo, abusivos y extravagantes. El concepto de remuneración o retribución equitativa debe contextualizarse en el marco de lo que significa la Gran Revelación (y/o Iluminación) Divina y el correspondiente sistema económico alternativo, solidario y humanista requerido para cumplir con los objetivos de la misma. Las tasas de interés también deben someterse por supuesto a dicho principio de la Utilidad Mínima Requerida.

Y antes de que se produzca una alarmante y enorme estupefacción por la dimensión y repercusiones gigantescas que tienen todas las anteriores propuestas que configuran la Planificación Estratégica Global, nuevamente se anticipa el presidente del comité y sentencia: “Por supuesto que todas las acciones que acabo de mencionarles, sin duda alguna van a generar una gran consternación, eso es algo totalmente natural y previsible,  pero les ruego que reflexionen en este mismo instante, en cuanto a por qué estamos todos metidos en este tremendo, complejo y desafiante embrollo en el que nos tiene nuestro Poder Superior, como lo es tener que transformar radical y cualitativamente el mundo en un período de tiempo tan corto como lo son diez años. . . De inmediato la Gran Revelación Divina nos permitirá entender y aceptar que las soluciones al problema tienen que ser así de creativas, audaces y por qué no, de revolucionarias. De hecho, le recuerdo a la humanidad entera que en el consenso que se logró obtener a partir de todas las sugerencias y propuestas que en forma metódica, sistemática y respetuosa fueron analizadas y aprovechadas al máximo posible, se acordó que para cumplir con las expectativas del Poder Superior, sería necesaria una planificación estratégica global de carácter verdaderamente revolucionario, que a su vez iba a requerir de un pensamiento y de un proceder igualmente revolucionarios, y bueno, ese momento de convertirnos en verdaderos y auténticos revolucionarios espirituales ha llegado, señoras y señores”.

Parte No. 6

Los principios de la Ética Universal para alcanzar los objetivos sociales, económicos y ambientales

El presidente del comité recibe de inmediato una conmovedora ovación por parte de todos los representantes de los países de la ONU presentes en la exposición de las propuestas elaboradas por los expertos que conforman dicho comisión. Agrega el presidente: “Hemos consumido dos preciosos años tratando de asimilar la naturaleza de la Gran Revelación Universal y todas sus implicaciones tan complejas y desafiantes para todos los hombres y mujeres de este planeta. Tratando de sobreponernos al impacto inicial tan estremecedor, tratando de ponernos de acuerdo con una planificación estratégica a pesar de la infinita diversidad que caracteriza a nuestra aldea global. Nos quedan en consecuencia tan solo ocho años para poner a caminar tanto el programa de reducción acelerada de emisiones de gases contaminantes que ya tuve el gusto de exponerles anteriormente, así como el programa de restructuración económica y social que voy a presentarle de inmediato”.

“Primero que nada, es importante reflexionar sobre el momento histórico que afortunadamente nos ha correspondido vivir, sobre el supremo desafío que tiene que enfrentar la humanidad. Estoy seguro que lo hacemos diariamente, pero es vital hacerlo en este momento, para poder asimilar adecuadamente las propuestas tan impactantes como las contenidas en el programa de reducción de gases. Los miembros del comité estamos totalmente convencidos, de que dicho programa de restructuración económica y social, en manos de una humanidad discretamente iluminada, comprometida con los principios de la Ética Universal Atemporal, que no buscará el máximo beneficio propio, sino el bien social, que continuará haciendo su trabajo cotidiano con mucho entusiasmo y responsabilidad, ya no por el deseo de disfrutar de placeres triviales y pasajeros, ya no por alcanzar y mantener un cierto estatus, ya no por vanidad, ya no por narcisismo ni hedonismo, ya no por ostentación, ya no por lucro, sino por un profundo y sentido compromiso con la auto trascendencia, con los valores éticos-morales y las virtudes, se convertirá entonces de esa manera, en un sistema útil, efectivo y eficiente para cumplir con los desafiantes retos y objetivos de la Gran Misión”.

El comité presenta a la comunidad internacional un programa de restructuración económica y social que por supuesto forma parte de la Propuesta para una Planificación Estratégica Global y su correspondiente sistema económico alternativo, solidario y humanista. Dicho plan contiene las siguientes acciones:

1. La producción de bienes y servicios (tanto en el sector público como en el privado), se realizará con un fin primordialmente social y no económico, lo cual implica que todos los agentes económicos que participan en el mercado de bienes y servicios (profesionales independientes, empresas y corporaciones en general) realizarán su actividad prescindiendo del principio de la máxima utilidad posible, y en su lugar utilizarán como sustento fundamental el novedoso principio de la UTILIDAD MÍNIMA REQUERIDA para satisfacer sus necesidades básicas y sus costos de producción. Dicho principio dispone además que los salarios, honorarios, comisiones, premios, remuneraciones e ingresos en general, deben ser equitativos y deben eliminarse por completo todos aquellos que sean de lujo, abusivos y extravagantes (es decir, los ingresos millonarios de los ejecutivos de élite serán eliminados en forma total). Las tasas de interés también deben someterse por supuesto a dicho principio. Al mismo tiempo, este principio de la Utilidad Mínima Requerida no inhibe a las empresas de hacer inversiones equitativas y razonables en sus procesos de innovación y de producción. Es fundamental acotar que el concepto de remuneración o retribución equitativa debe contextualizarse en el marco de lo que significa la Gran Revelación (y/o Iluminación) Divina y el correspondiente sistema económico alternativo, solidario y humanista requerido para cumplir con los objetivos de la misma. Por lo tanto, cuando hablamos de salarios equitativos, nos referimos al principio de austeridad y sacrificio que debe regir en un mundo virtuoso, el mundo que el Poder Superior a través de su Gran Revelación Divina nos ha pedido construir. El ingreso equitativo es aquel que le permitirá a una familia llevar una vida (en términos materiales y personales) ordinaria y austera, pero en forma simultánea, gozando de seguridad social y de acceso a educación de relativo grado de calidad. Una de las motivaciones para que los empleados, gerentes, directivos y accionistas continúen realizando sus labores con diligencia y eficiencia -tal y como lo han hecho hasta el día de hoy- será el deseo de brindarle a la sociedad productos útiles que contribuyan con su calidad de vida.

2. La lógica extremadamente acumulativa, rentista y especulativa de muchas actividades de los mercados financieros (como por ejemplo los Credit Default Swaps o CDS y en general, todo el gran mercado de productos derivados) tendrán que adaptarse a las nuevas condiciones o de lo contrario desparecerán, pues no tienen cabida en un sistema económico alternativo, solidario y humanista en el que el trabajo humano se realizará buscando principalmente el bien común y no el beneficio propio para llegar a la opulencia y a la acumulación de bienes.

3. Los presupuestos de gastos e inversiones para las fuerzas militares y para la exploración espacial de todas las naciones del mundo, se destinarán en gran parte a la conformación del fondo social de compensación para pagar los salarios de los emprendedores ecológicos, así como también, al combate de la miseria, la pobreza y la desigualdad (inversión social). Otra parte se destinará al financiamiento de desarrollo de tecnología que contribuya con la prevención de la crisis climática).

4. Ninguna persona física podrá tener un patrimonio mayor a $100.000.00. (Definición de patrimonio para el presente programa de restructuración económica y social: valor líquido del total de bienes de una persona física. Diferencia entre los activos de una persona física y los pasivos contraídos con terceros). Toda persona que tenga un capital financiero mayor a ese monto, lo entregará a la autoridad administrativa competente que se conformará en cada país para recolectar, administrar y custodiar todos los recursos financieros que se recauden a partir del cumplimiento de dicha disposición. Dichos recursos se destinarán principalmente al mantenimiento del fondo social de compensación para el pago de salarios de los emprendedores ecológicos.

Los miembros del Comité Especial para la Estrategia Global Urgente han dividido las exigencias contenidas en la Gran Revelación Universal en tres grandes ámbitos: Primero: La trascendencia ética espiritual de la humanidad. Segundo: La conservación del planeta y prevención de una inminente crisis climática. Tercero: La erradicación de la miseria, de la pobreza, de la exclusión, y una considerable mejora en la distribución del ingreso.

En cuanto al primer ámbito, es fundamental tener claro, que gracias al poder omnisciente, omnipresente y omnipotente de Dios que ha trasformado a todos los hombres y mujeres en seres discretamente iluminados, ahora la población mundial se caracteriza por compartir en forma absoluta los principios de la Ética Universal Atemporal, los cuales, tal y como había quedado indicado anteriormente, “…representarán a todas las todas las expresiones virtuosas y nobles de las diferentes religiones, convicciones, creencias y experiencias místicas personales. Una Ética inspirada en valores y ejercida en virtudes, que no depende de elementos temporales de tipo cultural, social, económico ni histórico para tener una vigencia absoluta ayer, hoy y siempre. Valores tales como la justicia, la belleza y la bondad; virtudes tales como la fe, la esperanza, la caridad, la templanza, la fortaleza, la prudencia, y la tolerancia, son los que deben guiar a la humanidad hacia un nuevo mundo virtuoso, opuesto al mundo mezquino y defectuoso actual”. En virtud de lo anterior, existe una amplia uniformidad en torno a la Ética Universal y Atemporal como guía suprema para toda la humanidad. En ese sentido, para dar mayor formalidad a dicho fundamento tan imprescindible, que si bien es cierto ha sido asimilado en forma inspirada por toda la civilización humana, también es cierto que debe respaldarse con ideas escritas, el comité ha incluido en las consideraciones iniciales de su propuesta, el siguiente texto tomado integralmente del sitio en internet de la Red de Ética Universal:

Queremos abordar la necesidad de proclamar la universalidad de valores éticos que, respetando la multiculturalidad, trasciendan los propios valores epocales y converjan en unos principios comunes inherentes a todo ser humano, más allá de su raza, cultura o credo.

También queremos ahondar en el hecho de que la opción ética no es una opción más, sino la única capaz de dar a la sociedad una sostenibilidad en la paz y la dignidad humana. Sin ella, ni sistemas sociales, ni económicos, ni avances científicos ni tecnológicos garantizan la concordia ni un auténtico desarrollo de los pueblos de la Tierra.
Una vez más, el propio ser humano es el protagonista, pues solo desde él se puede articular una auténtica transformación de la sociedad… y urge un profundo cambio.

Afirmamos la existencia de unos principios éticos universales, que nacen del reconocimiento de la dignidad humana y de la necesidad de su pleno desarrollo en convivencia, en armonía y en paz.

Se trata de valores universales que, respetando la diversidad, la multi-culturalidad, las creencias y las religiones, trasciendan los propios valores culturales y confluyan en unos principios comunes inherentes a todo ser humano, más allá de su raza, cultura o credo.

Por ello, ningún sistema político, social o religioso debe suplantar la autoridad de dichos valores en la conciencia de cada individuo.

Entendemos los valores éticos como aquellos que producen un bien moral, es decir, que respetan, mejoran y perfeccionan la condición humana. Esta aspiración hacia lo mejor ha ido desarrollando en los diversos marcos históricos y culturales diferentes normas morales. Pero cuando estas normas se desarraigan de la esencia de los valores éticos profundos que les dieron nacimiento, se vuelven rígidas cual una cáscara vacía y contrarias al fin para el que nacieron.

El bien común ha de ser la meta más elevada, una meta que no anule al individuo, sino que lo potencie, pero que no permita que ese bien común sea vulnerado por los intereses individuales de unos pocos.

No habrá paz ni justicia social sin una ética individual, especialmente arraigada en el comportamiento personal de los responsables sociales, políticos, económicos, etc.

Los estamentos sociales han de dotarse de valores éticos sólidos, que fortalezcan sus fines de servicio a las naciones. Todas las estructuras sociales (medios de comunicación, organizaciones empresariales, instituciones públicas y privadas, organizaciones políticas, religiosas, educativas, etc.) están constituidas por personas que, más allá de los códigos deontológicos corporativos, deben vivir una ética individual como la más firme garantía de justicia social.

Contando la humanidad con una herramienta tan efectiva como lo es la Gran Iluminación Divina, es posible entonces avanzar hacia la atención inmediata de los otros dos ámbitos, en los cuales sí hace falta lograr consensos y acuerdos multilaterales y heterogéneos. El primer paso dado para lograr una estrategia armoniosa en relación con esos dos ámbitos, ha consistido en establecer el Qué Hacer y el Cómo Hacerlo y plasmarlo en un documento que sirva de base para llegar a un acuerdo final. Han transcurrido los primeros dos años y recién el Comité para la Estrategia Global Urgente de la ONU ha logrado concluir dicho documento y ahora corresponde su análisis, valoración y aprobación por parte de todas las naciones. El Poder Superior le ha concedido un período de diez años a la humanidad para materializar la Gran Misión de lograr un mundo DIGNO, y ya se consumieron dos. Quedan solamente ocho años, de tal manera que la aprobación de dicho documento en el menor tiempo posible, tiene una relevancia capital para no comprometer el éxito de dicha misión.

Parte No. 7

Propuesta para la Versión 2.0 del Mundo: Aprobación o Rechazo

El documento que sirve de marco o de base para alcanzar un acuerdo final de carácter vinculante para todos los países signatarios, empezó a ser denominado en forma espontánea por la gran mayoría de personas y medios versión 2.0 del mundo”, y así decidió el Comité nombrarlo oficialmente. El presidente de dicho organismo propuso a todos los representantes de las naciones, disponer como máximo de un período de dos meses para discutir internamente y aprobar dicho documento histórico, y una gran mayoría de países votaron favorablemente dicha propuesta, por lo que el máximo jerarca del Comité extendió un profundo agradecimiento a todos los representantes, quienes ostentan un estatus de embajadores. Les manifiesta: “Nos ha correspondido ser los protagonistas del momento histórico más trascendental de la historia, ningún otro hecho anterior se reviste de tanta magnitud y relevancia como el actual, aquí efectiva, indiscutible e innegablemente, se decidirá la suerte y el destino de la humanidad. Todos somos llamados por nuestro Poder Superior a participar activamente en esta guerra, todos somos soldados éticos-espirituales, todos estamos involucrados con o sin nuestro beneplácito, todos tenemos la obligación ética y moral de empuñar el fusil de los valores y de utilizarlo adecuadamente contra nuestra personalidad egoísta, para generar actos virtuosos que contribuyan con la creación de la versión 2.0 del mundo, la cual va a constituirse sin duda alguna, en el mejor ejemplo de dignidad y en la herencia más valiosa para las futuras generaciones. El enemigo mortal y más temible de la humanidad yace dentro de nosotros mismos, es nuestro componente emocional y nuestra mente egoísta, calculadora, de deseos, amante de los placeres y de los apegos con los bienes exteriores, y Dios nos ha impuesto un desafío supremo: Es hora de aplacar ese enemigo. Señores y Señoras Embajadores y Embajadoras, distinguidos representantes de todas las naciones de la Tierra, nos quedan tan solo ocho años para darle la vuelta al marcador adverso de este partido, han transcurrido más de 5 mil años de historia, y ahora en tan solo ocho años, hay que acabar con un vicio que tiene de existir todos esos miles de años. Es como competir con el marcador adverso desde el primer minuto del juego y tratar de lograr en los últimos cinco minutos lo que no se logró hacer durante los anteriores ochenta y cinco minutos. Que el Poder Superior los ilumine todavía más a ustedes y a sus compatriotas, que los bendiga y los inspire para encontrarnos dentro de dos meses con el fin de dar la aprobación final a la gran propuesta que hemos construido con el valioso aporte de muchísimas personas expertas en diferentes temas y de organizaciones, universidades, empresarios y ciudadanos en general. Muchas gracias”.

Los miembros representantes se retiran a sus respectivos países para presentar la Propuesta para la Versión 2.0 del Mundo y lograr su aprobación en un plazo no mayor a dos meses. Luego de esta etapa en la que cada nación ejerce su derecho a deliberar y a tomar una posición concreta con respecto a dicha propuesta, se realizará una Cumbre Mundial en la que se debe aprobar un documento llamado Acuerdo Final sobre la Estrategia Global en relación con la Gran Iluminación Divina. En dicha cumbre, habrá una etapa de discusión y análisis acerca del contenido de la Versión 2.0 y de sus implicaciones, luego una etapa de presentación de modificaciones únicamente de forma y no de fondo, ya que así quedó plasmado en el documento llamado Acuerdo Inicial para la puesta en marcha de la Propuesta para la Versión 2.0 del Mundo, documento con carácter vinculante y derivado de las interminables e intensas sesiones deliberativas realizadas durante varios meses en la ONU. Otro compromiso fundamental incluido en dicho acuerdo, es el de respetar el lapso de dos meses para que cada país cuente con una posición final y oficial en relación con la aprobación o rechazo de la Versión 2.0. Tal y como lo advirtió el presidente del Comité, de un lapso inicial de diez años concedidos por el Poder Supremo a través de su Gran Iluminación Divina, solamente quedan ocho y en el plano de las transformaciones concretas no se ha hecho absolutamente nada. La tarea por hacer para pasar de la Versión 1.0 del mundo a la Versión 2.0 es extremadamente ingente y compleja, y la humanidad no puede confiarse en el maravilloso hecho de que como ahora todos los hombres y mujeres son discretamente iluminados, resultará ser una tarea sencilla. Agregado a la anterior observación del presidente del Comité –y en relación con el tema de la urgencia para actuar- es imposible subestimar el vertiginoso e incontenible proceso de recesión económica mundial, producto del enorme impacto de dicha revelación en todos los órdenes y ámbitos imaginables.

Por si todo lo anterior fuera poco, y siempre en relación con la necesidad de actuar con mucha celeridad, cabe recordar que en cada nación deben acordar mediante un proceso preferiblemente inclusivo, los términos para la creación, funcionamiento, organización y control de los organismos que manejarán los fondos de compensación social para los millones de emprendedores ambientalistas. Quizás el proceso de constitución de dichos organismos y en general, la aprobación a nivel interno de la Propuesta para la Versión 2.0 del Mundo, no podrá ser tan democrático como sería lo deseable desde un punto de vista ideal, pero tal y como ha quedado más que evidenciado, el tiempo es un factor extremadamente crítico que no permite una fase amplia de debate y consulta. Sin embargo, los ciudadanos en general de todos los países pueden por primera vez en la historia confiar plenamente en sus gobernantes, ya que la humanidad está viviendo un período extraordinario de iluminación, en virtud del fenómeno de la Gran Revelación Universal, por lo que el riesgo de que las autoridades civiles de cualquier país traten de aprovechar su poder para obtener beneficios particulares no existe.

Parte No. 8

La Gran Iluminación Divina potencia a la humanidad para aprobar la Versión 2.0 del mundo

Si la aprobación en cada nación de la Propuesta para la Versión 2.0 del Mundo, tuviera que realizarse en condiciones normales (es decir, sin el inmensamente favorable efecto de la Gran Iluminación Divina), sería algo evidentemente imposible. Es cuestión de imaginar a cada persona defendiendo sus intereses particulares en relación con todas las implicaciones de dicha propuesta, la cual exige muchísimo sacrificio, altruismo y desprendimiento. De manera similar, los diferentes grupos o sectores de la sociedad defenderían a muerte sus intereses económicos o políticos, sus privilegios y sus paradigmas ideológicos. En algunas regiones de África continuarían los característicos conflictos tribales, que no son más que luchas derivadas de la defensa de intereses por el predominio étnico, cultural, religioso, por la posesión de tierras, de recursos naturales, etc. El principal objetivo de La Gran Iluminación Divina es poner en marcha cuanto antes un nuevo paradigma económico, social y ecológico, y lograr al cabo de una década, un mundo muy diferente, comprometido verdaderamente (en forma verificable) con la conciencia ética-humanista-espiritual. La solución de los conflictos derivados del uso o abuso del poder político, económico, religioso o militar, llegarán simultáneamente con la conquista de semejante paradigma por el mismo efecto de dicho fenómeno de la Iluminación, no solamente en aquellas naciones gobernadas por regímenes autoritarios o que se encontraban sumergidas en grandes conflictos de tipo social, religioso, étnico, etc., sino también en las mismas sociedades gobernadas por regímenes democráticos formales con mayor o menor grado de desarrollo institucional.

Todos los países miembros de la ONU se han comprometido a aprobar en un período máximo de dos meses, la Propuesta para la Versión 2.0, lo cual representa un enorme desafío para las clases política y empresarial de cada nación y para su sociedad civil. En cada país se presenta un escenario diferente, dependiendo de factores tales como su sistema jurídico, la solidez de sus instituciones, etc. Pero también podemos hallar diferencias cuando utilizamos por ejemplo el criterio de países desarrollados versus los que están en vías de desarrollo. No es lo mismo para un ciudadano alemán dejar su trabajo remunerado y pasarse a las filas de los emprendedores ecológicos, que para un ciudadano de cualquier país latinoamericano en donde existe mucha precariedad en las condiciones y relaciones laborales y un enorme sector laboral informal. Alemania es un país con uno de los índices de desempleados más bajos. Aún en tiempos de crisis, los trabajadores disfrutan de garantías sociales, sus empleos tienen cierto grado de calidad, los salarios les permiten disfrutar de un nivel de vida relativamente confortable, mientras que en América Latina, una gran parte del sector laboral formal tiene que desenvolverse en un medio lleno de carencias jurídicas y sociales, por lo que para muchos trabajadores de dicha región, podría resultar atractivo pasarse a las filas de los emprendedores ecológicos.

Y ya que hablamos de los contrastes entre los ricos y pobres, también hay que tomar en cuenta a los países que son tan pobres que inclusive sus emprendedores ecológicos (que serían la inmensa mayoría de la población económicamente activa), necesitarán de la ayuda de otros países o de organismos internacionales para recibir un salario con el que puedan satisfacer dignamente sus necesidades básicas. La ayuda en estos casos, se canalizaría a través de un fondo de asistencia que dependerá directamente del Comité Especial para la Estrategia Global Urgente de la ONU.

La aprobación de la Versión 2.0 en cada una de las naciones del mundo, es apenas el inicio de un largo, pesado, arduo pero también cautivante viaje hacia un mundo con un sistema económico alternativo que no dependerá del lucro ni del crecimiento basado en la producción y consumo de bienes y servicios, sino que se sustentará en el humanismo, en el espiritualismo ético y en la caridad. Y solo dicha aprobación constituye un reto gigantesco, ignorando por un momento todo lo demás que viene después, que es extremadamente difícil de llevar a la práctica. Basta mencionar solamente un ejemplo, para tener una idea aproximada de lo que implica dicha Propuesta de la Versión 2.0: Los consumidores estadounidenses de automóviles, amantes de grandes camionetas y de vehículos todo terreno provistos de motores de gran cilindrada, tendrán que conformarse con motores de potencia discreta, no mayor a 2000cc. La aprobación de una norma de ese tipo en dicho país parecería algo extremadamente ridículo y gracioso, pero se trata de algo muy real, cierto e imperativo, y posible de concretizar, gracias al don de la Iluminación Divina, que se mantendrá en forma temporal pero cada vez más acuciosa, en las mentes de todos los hombres y mujeres del mundo. Así, de esta manera, el Poder Superior nos está facilitando la ingente tarea que nos ha encomendado.

Parte No. 9

Aprobación de la Propuesta para la Versión 2.0 del Mundo en los países más conflictivos, inestables, violentos o atribulados

Han transcurrido dos años desde que ocurrió la Gran Revelación Divina y el subsecuente fenómeno de la Iluminación Universal, que se mantendrá plenamente vigente en las mentes y en las voluntades de todos los hombres y mujeres del planeta, durante el tiempo que el Poder Superior les ha concedido para cumplir con la Gran Misión. Ahora ha llegado el momento para que todos los países decidan soberanamente si aceptan incorporarse al Acuerdo Final sobre la Estrategia Global y su correspondiente sistema económico alternativo, solidario y humanista. Es previsible suponer que en aquellos países regidos por sistemas democráticos formales, ritualistas, con mayor o menor grado de institucionalidad y de participación ciudadana, no habrán mayores dificultades para que sus gobernantes acepten formar parte de dicho acuerdo en representación de sus ciudadanos, quienes al encontrarse igualmente iluminados, se manifestarán definitivamente a favor de dicha decisión, aunque quizás con algunas reservas.

¿Pero qué podríamos esperar en cuanto a todo lo que ha ocurrido desde el mismo día de la Gran Revelación Universal, en países que sufren diferentes tipos de conflictos armados, o de atribulaciones o de regímenes violentos y despóticos? Naciones tales como Irak, Afganistán, Corea del Norte, Siria, Yemen, Bahréin, los territorios palestinos, Sudán del Sur y Sudán del Norte, Libia, Somalia, Senegal, Costa de Marfil, Nigeria, Camerún, Republica Democrática del Congo, Angola, Ruanda, Kenia, Malí, Sahara Occidental y algunas otras más. ¿Pudieron los habitantes de estas naciones establecer un ambiente de fraternidad, de paz, de respeto, de tolerancia, de empatía, de diálogo y de sana discusión que les permita organizarse y actuar coordinadamente para adherirse al Acuerdo Final sobre la Estrategia Global y para cumplir posteriormente con los programas de reducción acelerada de emisiones de gases contaminantes y de restructuración económica y social?

¿Y qué sucedió con los objetivos que tenían grupos armados e insurgentes como las FARC y los paramilitares en Colombia, Sendero Luminoso en Perú, Al Qaeda en diferentes regiones de Asia Menor y África, los rebeldes Tuareg en Malí, por mencionar solamente algunos de los más conocidos en occidente? Aún más: ¿Qué sucedió con la intensa actividad delictiva del crimen organizado, como por ejemplo los carteles de las drogas o los grupos mafiosos que controlan la producción y distribución de las mismas, más otras actividades ilegales como el lavado de dinero, la trata de blancas, la extorsión y el contrabando de armas? ¿Qué pasó con las pandillas que asedian en Centro América, etc.? ¿Todas estas personas también experimentaron la Revelación y fueron alcanzadas por la Iluminación? ¿Renunciaron de inmediato a sus actividades ilícitas y al uso de la violencia y de la intimidación?

La respuesta a todas estas preguntas es un rotundo Sí. Los habitantes de los países mencionados, y las personas que independientemente de su nacionalidad, pertenecen al crimen organizado, a ejércitos corruptos, a grupos rebeldes o terroristas, están siendo iluminados y experimentando una relación personal y particular con Dios al igual que el resto de la humanidad, por lo que no tienen ninguna duda en cuanto al compromiso con la Gran Misión. Además, a pesar de que el Poder Supremo no ha utilizado la intimidación o la amenaza del castigo, la inmensa mayoría de personas del mundo presienten que en caso de no cumplir exitosamente con la misión encomendada por Él, tendrán que hacer frente –según sus diferentes creencias religiosas- a situaciones tales como por ejemplo, un juicio divino particular que involucre algún tipo de pena o castigo, un incremento considerable de los ciclos de rencarnaciones o de evoluciones en diferentes estadios existenciales, un proceso de depuración espiritual que implique un proceso de dolor y sacrificio, etc., lo cual tiene un poder adicional y determinante de disuasión y de convencimiento en las mentes y almas de todos las personas, hasta de las más desalmadas, fanáticas o traumatizadas. De tal manera que en todos esos países que adolecían de altos índices de inestabilidad política o de inseguridad ciudadana, de guerra civil u otros tipos de conflictos armados, de regímenes autoritarios, de ausencia total del estado de derecho, de garantías políticas y sociales, de casos de extrema pobreza y otras tribulaciones, ahora dos años después del inicio de la Gran Revelación, sus ciudadanos han empezado a ser capaces de superar sus diferencias de credo, de ideología, de cultura, de educación, de etnia, de género, etc. Y aquellos que incurrieron en actos delictivos o criminales, han tenido la virtud de abandonar las armas y el uso del terror y/o de la violencia. Finalmente, la humanidad como un todo, se ha comprometido con la constitución de una fraternidad de hombres y mujeres regida por la ética universal y espiritual que han decidido unir esfuerzos y concentrarse específicamente en el cumplimiento de las peticiones de Dios, que es lo absolutamente prioritario y vital en el corto y mediano plazo, y por eso mismo, posponer la determinación y aceptación de responsabilidades civiles, penales y de lesa humanidad (de gobernantes, de opositores, de insurgentes, de oligarcas, de pandilleros, de mafiosos, de narcotraficantes, etc.), hasta después de que pasen los ocho años restantes y se haya cumplido con la Gran Misión.

Además, en virtud del fenómeno de la Iluminación Divina, todos los hombres y mujeres del planeta realizarán un auto examen de conciencia a partir de los fundamentos de la ética universal atemporal y del espiritualismo ético, para determinar qué tan cerca o alejados estaban de ese marco normativo y así emprender el camino correctivo aprovechando la oportunidad que brinda el gigantesco desafío -que Dios le ha impuesto al mundo- para contribuir en forma desinteresada y apasionada con el logro de los objetivos requeridos para tal fin. ¡Es la oportunidad única para redimirse ante sí mismos, ante la fraternidad y ante el Ser Supremo!

Parte No. 10

Impacto y revolución espiritual en el corazón mismo del sistema excluyente del capitalismo

Durante los primeros dos años de la Gran Revelación Divina o Universal, han ido apareciendo en los diferentes medios de comunicación escritos y digitales, una enorme cantidad de artículos de opinión sobre los efectos que la misma ha tenido en todos los ámbitos del desenvolvimiento humano y en la dinámica de sus relaciones laborales, profesionales, sociales, afectivas y familiares. En la más reciente edición de Le Monde Diplomatique por ejemplo (mes de octubre), el reconocido escritor, sociólogo y economista chileno Pastor Toledo, hace un minucioso análisis en retrospectiva de lo que llegó a ser esa imparable aplanadora llamada capitalismo corporativo -auténtica dueña del destino del mundo en su sentido más amplio antes de la Gran Revelación- y luego nos cuenta algunas situaciones vividas a lo interno de algunas compañías que son dignas representantes de dicha aplanadora. El Dr. Toledo escribió en tan afamado medio lo siguiente:

Hasta hace tan solo dos años, el mundo económico y social estaba gobernado y controlado por el imperio del capitalismo corporativo, modelo que no era más que una reformulación del concepto clásico del régimen político de la oligarquía pero en su versión globalizada. Dicho imperio estaba en manos de un grupo selecto de individuos cuyo poder económico fue tan enorme, que eran capaces de doblar el brazo de todo tipo de autoridad gubernamental que se les pusiera al frente para tratar de limitar su ámbito de influencia o de impacto cuando se trataba de defender el bien común. Una élite financiera e industrial que solapadamente, imponía su criterio en las políticas regulatorias y macroeconómicas que regían la economía mundial, porque era la misma élite que financiaba las campañas políticas de los gobernantes de turno, la que contrataba expertos en hacer “lobby” a favor o en contra de determinadas leyes, la que financiaba grandes obras de infraestructura, la que controlaba los mercados financieros especulativos, la que calificaba los bonos de deuda de los países, la que generaba algunos cuantos millones de empleos directos y de la cual dependían en cierta medida los gobernantes para vanagloriarse cuando habían logrado ciertas metas de crecimiento económico (no así de desarrollo económico que inobjetablemente son cosas muy diferentes). Una élite o grupos de grandes intereses de negocios que trataba de pagar la menor cantidad posible de impuestos y de eludir el sometimiento a regulaciones gubernamentales de diferente índole (ambientales, laborales, tributarias, financieras, etc.), que de una u otra forma obstaculizaban o limitaban sus codiciosos objetivos de incremento de su producción, de apropiación y de dominación de mercados. El capitalismo corporativo era un monstruo insaciable que hacía todo lo que fuese necesario con tal de cumplir con su misión primordial: ¡Ganancias y más ganancias! Muy poco del ámbito institucional y democrático quedó siempre fuera de su avasallante influencia. Para el capitalismo corporativo, el régimen democrático y su estado de derecho era bueno, siempre y cuando no se interpusiera en su camino con algún tipo de restricción o demanda que procurara proteger el bien común o los derechos de algún sector de la población al darse un conflicto de intereses entre ambos (el auge reciente en la exploración y explotación de gas natural en muchos lugares de Estados Unidos, que desde antes ya estaban habitados por familias es un ejemplo elocuente). El capitalismo corporativo, en nombre de la libertad de empresa, de la eficiencia, del progreso económico y social, del crecimiento económico, de la necesidad de crear empleo, se atrevió en infinidad de veces a desafiar –de diversas y muy elaboradas maneras- cualquier tipo de norma jurídica con tal de lograr sus objetivos y en muchas ocasiones logró evadir o reducir regulaciones o controles. Esos grupos de grandes intereses de negocios eran los verdaderos dueños de los Estados, porque tenían el poder y la determinación de imponerles diferentes tipos de condicionamientos con el objetivo de preservar sus privilegios y de proteger sus negocios y sus ganancias. La historia del capitalismo corporativo se resume así: el poder privado engulló al poder público; el poder privado se convirtió en algo mucho más fuerte que el propio estado democrático que le dio vida y aliento para crecer y desarrollarse. La nueva aristocracia detrás del poder corporativo, inclinó la balanza considerablemente hacia el lado del fascismo (los estados democráticos en manos de dicha aristocracia corporativa industrial financiera).

Sustentando su desarrollo, expansión y generación de riqueza material en el agotamiento indiscriminado de los recursos naturales (la economía verde no pasó de ser un simple eufemismo estéril), el capitalismo corporativo provocó sistemáticamente un daño ambiental masivo y en muchos casos irreversible. Tanto la explotación industrial desaforada del planeta, como el excesivo consumismo enajenante que era imprescindible para sostener el modelo, fueron absolutamente inmorales porque violaron sistemáticamente valores éticos universales y atemporales. Dicho modelo o sistema funcionó durante muchos años en forma perfecta, similar a la maquinaria de una fábrica cuando se encuentra en óptimas condiciones y con todos sus engranajes debidamente lubricados, cumpliendo eficientemente su función específica. Pero de pronto ¡Surgió la Gran Revelación Divina! Fue como cuando el asteroide colisionó contra la Tierra provocando la extinción de los gigantescos dinosaurios. Fue el fin de la aristocracia corporativa y sus excesos, sus derroches, sus caprichos, sus desmanes. Solo así, mediante un cataclismo -eso sí, de orden divino y no natural o cósmico- fue posible ver el fin de esta nueva era de dinosaurios predadores de la madre Tierra y enemigos del bien común, de los derechos humanos de tipo económico y de los más esenciales principios humanistas.

Pero dejemos de lado esta mirada en retrospectiva del capitalismo corporativo, y ubiquémonos de nuevo en nuestra actual era de Iluminación Divina Universal. Fijemos nuestra atención en aspectos específicos que en principio han resultado muy afectados dentro de estas grandes corporaciones transnacionales, como lo es por ejemplo, su comportamiento organizacional. Microsoft es un caso típico de lo que está ocurriendo en todas ellas. De acuerdo con un artículo de Richard Loanson, alto ejecutivo de dicha empresa, publicado en The Economist, en su edición de la primera semana de octubre, “…la productividad promedio de todos los colaboradores, desde los puestos de mayor responsabilidad hasta los más bajos, ha disminuido considerablemente. La concentración, la dedicación y la pasión por el trabajo ya no son posibles, debido a que la Gran Revelación tuvo un impacto demoledor en las conciencias y mentes no solo de los trabajadores de Microsoft, sino de todos los hombres y mujeres del mundo, dado el descomunal desafío por enfrentar y los cambios tan drásticos en la inminente y nueva forma de vida que nos espera a todos y todas. En este sentido, los empleados de dicha compañía sabemos que el crecimiento económico basado en la explotación industrial de la Tierra se ha terminado, y que por lo tanto, dicho crecimiento se estancará y hasta decrecerá, lo mismo que el consumo de nuestros productos, lo cual provocará que muchos de nosotros tengamos que irnos a formar parte de la fuerza de trabajo de los emprendedores ecológicos. Al ser Microsoft hasta hace poco una corporación tan rica y exitosa, en ella hay muchos empleados que son verdaderos millonarios, dado que devengan salarios de muchas cifras, por lo que la idea de dejar un empleo tan valioso, gratificante y ofrecerse voluntariamente, para realizar actividades del emprendedurismo ecológico que en apariencia son muy sencillas y poco valiosas, tales como por ejemplo, la recolección, clasificación y almacenamiento de materiales reciclables, pareciera absurda y ridícula. Sin embargo, a medida que todos los empleados (tanto los que son millonarios como los que tienen salarios más austeros pero que no por ello dejan de ser envidiables), hemos ido poco a poco entendiendo y asimilando la Gran Iluminación y por medio de las noticias, enterando de las medidas contenidas en la “Propuesta para una Planificación Estratégica Global y su correspondiente sistema económico alternativo, solidario y humanista”, las listas de compañeras y compañeros entusiasmados con la idea de convertirse en emprendedores que lucharán por la salud del planeta, han empezado a crecer en forma sorprendente y más bien, el problema es encontrar personas que quieran voluntariamente seguir en la empresa. Ha ocurrido una verdadera revolución espiritual y cultural en Microsoft, en Estados Unidos y en el mundo entero. Y en nuestra empresa, ya estamos trabajando para definir nuestra misión estratégica en un nuevo orden mundial regido por un sistema económico alternativo, solidario y humanista, el cual incluye planes y conceptos tan radicales como por ejemplo, el programa de austeridad que se deriva a su vez del programa de reducción acelerada de emisiones de gases tipo invernadero, los conceptos de utilidad mínima requerida, remuneración equitativa, patrimonios no mayores a US$100.000 para personas físicas, etc.”.

Max Rossenberg, Director de Ingeniería de Proyectos de British Petroleum (BP), una de las empresas petroleras más grandes del mundo, en declaraciones que dio hace pocos días en una entrevista concedida a un medio televisivo de Inglaterra, indicó que esta industria será una de las que recibirán directamente, todo el impacto del conjunto de medidas radicales de ahorro y austeridad que con toda seguridad adoptará muy pronto la economía mundial. De acuerdo con el experto, en un lapso no mayor a tres o cuatro años, más del 50 % de los empleos directos que genera el sector desaparecerá (cientos de miles de puestos de trabajo) y paulatinamente se incrementará dicho porcentaje hasta llegar quizás a un 80%, cuando eventualmente la humanidad alcance los objetivos impuestos en la Gran Revelación. Añadió el ingeniero, que muchos de los que laboran en la industria de hidrocarburos son personas acostumbradas a trabajos muy duros y exigentes, en condiciones muy difíciles de aislamiento, clima, ambiente político, seguridad, etc., y por eso es que perciben salarios relativamente más buenos en relación con los que percibirían en otros tipos de trabajos. Sin embargo -agregó Rossenberg- que en virtud del fenómeno de la Iluminación Divina, y como consecuencia de las regulaciones que previsiblemente serán aprobadas por todos los países para evolucionar a la Versión 2.0 del mundo, los empleados de BP son conscientes de que los que se queden trabajando en regiones remotas o en sitios desérticos o gélidos, en las refinerías y en los gasoductos, en las plataformas de extracción marítima, tendrán que ajustarse al concepto de remuneración equitativa, el cual, como ya todos saben, aplicará sin excepción alguna y en todos los niveles jerárquicos para los trabajadores de la empresas privadas, gobiernos, organizaciones no gubernamentales, fundaciones, profesionales independientes, empresarios, etc. Sin embargo –aseguró el representante de BP- a pesar de tratarse de un trabajo más duro y arriesgado que la mayoría, él puede dar fe de que los empleados de la compañía continuarán cumpliendo con su deber llenos de motivación y de entusiasmo, ya que tienen muy claro que de esa forma estarán aportando su valiosa contribución para la construcción de un nuevo mundo, que aunque la humanidad entera espera que sea muchísimo mejor de lo que es actualmente en lo espiritual, en lo ético, en lo social y en lo ambiental, seguirá requiriendo de petróleo y de gas natural -claro está- en cantidades mucho menores. Y en última instancia –finaliza Rossemberg- porque los empleados de BP se sienten orgullosos de aportar su trabajo con sacrificio y abnegación, para el cumplimiento de la gran misión que el Poder Superior dio a conocer en su Gran Revelación Divina.

Otro gran ejemplo muy interesante y bastante apartado de lo normalmente conocemos como mega corporaciones, porque pertenece a la industria del deporte profesional, es el caso de la la National Football League (NFL por sus siglas en inglés), la organización deportiva que administra el campeonato de fútbol americano en Estados Unidos y una de las más ricas del mundo (genera al año más de 9000 millones de dólares), quizás solo superada por la FIFA.

En el caso de la NFL, Vince Matthews, quien es uno de los principales ejecutivos de dicha organización, recientemente brindó una conferencia de prensa en la que explicó que para la primera temporada que se jugó luego de la Gran Revelación Universal, los jugadores y cuerpos técnicos trataron de mantenerse concentrados y un tanto aislados de la conmoción general que se apoderó de la vida de todos los estadounidenses en general y de todos los habitantes del planeta, con la intención de mantener y preservar su rendimiento y desempeño deportivos, y así continuar brindando un espectáculo con altísimo nivel de profesionalismo, como ha sido la norma en los campeonatos de la NFL. Sin embargo, el señor Matthews admitió que a medida que los jugadores y entrenadores asimilaban con mayor profundidad el contenido de dicha Iluminación, y además se enteraban por medio de las noticias sobre las diferentes propuestas para cumplir con las exigencias contenidas en dicha Revelación, fue cada vez más difícil para ellos cumplir como profesionales y el nivel de espectáculo bajó un poco, lo cual incidió en alguna medida para que las asistencias y audiencias por televisión también disminuyeran, aunque agregó el representante de la liga, que dada la conmoción general que se apoderó de todo el mundo -y dada la repercusión tan gigantesca que tiene la Gran Revelación Universal en el futuro inmediato de la humanidad- la necesidad de entretenimiento y de emociones de los aficionados al futbol americano –y de los aficionados de todos los demás deportes- han pasado indiscutiblemente, de un primer a un tercer plano, por lo que la disminución tan notable en los índices de asistencias a estadios y de audiencia por TV, era totalmente previsible y no ha sido causado exclusivamente por el rendimiento de los equipos.

Sin embargo, dijo Matthews en la conferencia, a pesar de todos los obstáculos e inconvenientes tan grandes, se logró terminar el campeonato y al fin y al cabo, los juegos de futbol lograron que los aficionados pudieran distraerse y separarse mentalmente por momentos de las preocupaciones que los agobian en relación con todas las repercusiones e implicaciones tan trascendentales derivadas de la Gran Revelación.

Para la segunda temporada, continuó explicando el ejecutivo, las condiciones para el desarrollo del campeonato profesional de futbol americano se tornaron mucho más difíciles, ya que era cada más evidente, según las propuestas que llegaban y eran consideradas y luego aceptadas en el Comité Especial para la Estrategia Global Urgente de la ONU, que un nuevo sistema económico que el mismo comité ha llamado alternativo, solidario y humanista -en el cual no podrán haber personas que ganen mucho dinero y que puedan tener una vida opulenta y lujosa, con propiedades de cientos de miles o de varios millones de dólares, con varios autos de lujo, con la posibilidad de hacer viajes de placer por el mundo, etc.- está por imponerse con una nueva forma de coexistir muchísimo más austera, pacífica y sencilla, lo cual, si bien es cierto es algo muy admirable y virtuoso, no es el ideal por el que un atleta se someta a un régimen de preparación física y mental tan exigente y desafiante como lo requiere el futbol americano y a su correspondiente campeonato que es tan competitivo y agotador. Además, debido a la naturaleza tan ruda del juego, todo atleta se expone a sufrir lesiones que pueden tener un grado muy alto de severidad. Y tales requerimientos de sacrificio y de exposición al riego -enfatizó el representante de la NFL- constituyen una gran limitante que aplica en términos generales, no solo para nuestro maravilloso deporte, sino también para los profesionales de todos los demás deportes.

Nuestros jugadores, que son grandes ídolos para la juventud de Estados Unidos, no volverán a luchar más profesionalmente en los emparrillados, pero dedicarán parte de su tiempo a hacer juegos de exhibición y además, impartirán charlas motivacionales y de reflexión a nuestros hijos en las escuelas y en los campamentos de verano –finaliza Vince Mathews-.

Como corolario de todo lo anterior, podemos apreciar la forma en que La Gran Revelación Universal ha impactado al capitalismo corporativo en sus entrañas, es decir, en las mentes y conciencias de sus empleados (jugadores y empleados en el caso de la NFL), quienes indudablemente son quienes le dan vida a esas gigantescas corporaciones otrora omnipoderosas, y ahora en estado obligado de adaptación y sumisión al nuevo orden económico, social, ambiental y espiritual, regido por la Iluminación y la ética universal. Los casos de Microsoft, British Petroleum y la NFL, son elocuentes y deben servirnos para entender la magnitud de esta auténtica revolución espiritual amparada a la intervención directa y divina del Poder Superior, que nos presenta desafíos maravillosos, únicos e irrepetibles en la historia de la humanidad, y que demandan lo mejor de nosotros como seres humanos integrales.

chatroulette chatrandom