Equilibrista espiritual

El equilibrio entre la Vida Exterior y la Vida Interior

 

Sin categoría

La Sabiduría Universal expresada a la manera occidental, precisa, concisa

Espiritualidad y ética, Fe Trascendental, Psicología Espiritual, Sin categoría, planificación estratégica espiritual

La presentación de la monografía “La gnosis de la Espiritualidad Ética” en youtube

Puedes ver el video con la presentación de la monografía “La gnosis de la Espiritualidad Ética” en el siguiente sitio: http://youtu.be/pO3d_uccnCQ

Nota: Después de la letra p, es una letra “o” mayúscula.

Sin categoría

El espiritualismo Ético y su paradigma de estilo de vida


El Espiritualismo Ético y su paradigma de estilo de vida

Una norma fundamental del espiritualismo ético, es que toda aquella persona que está convencida de que los valores éticos universales constituyen la guía suprema para la conducta acertada del ser humano y para el logro del máximo objetivo -la Unión Divina- entonces tal convicción debe reflejarla en hechos concretos que demuestren fehacientemente su coherencia entre lo que piensa y lo que hace. Y dichos hechos concretos se llaman virtudes. De la misma manera, el hombre y la mujer espiritualistas éticos deben llevar un estilo de vida que demuestre esa misma coherencia. Y para que puedan determinar qué tanto están siendo consecuentes entre pensamientos y hechos, requieren de una herramienta que les permita medir su desempeño, como por ejemplo un paradigma de estilo de vida, y para nuestro caso particular, ese estilo de vida arquetípico es aquel basado en cuatro expresiones muy significativas de la ética griega: el ascetismo, el estoicismo, la ataraxia y la apatía.

Voy a presentar en forma breve la síntesis de cada una de estas propuestas éticas para tratar de demostrar el valor incalculable que tienen en nuestro estilo de vida arquetípico, aquel que le da sustento al estilo de vida del espiritualismo ético. Empezaré con el ascetismo o ascética:

Ascetismo, Ascética

Propuesta moral de renuncia a los placeres y apetitos corporales con el fin de purificar o elevar el alma del mundo corporal o sensible al mundo espiritual. Encontramos esta propuesta en la religión órfica, el pitagorismo, Platón y en gran medida en el cristianismo.

Aunque en el mundo griego antiguo estos términos se utilizaban para designar los ejercicios físicos preparatorios del gimnasta anterior a una competición deportiva, pronto se les dio una significación moral e incluso religiosa. Platón, siguiendo la propuesta pitagórica y órfica, defiende la ascesis entendida como la liberación del alma de todas las urgencias y pasiones corporales para así elevarse hasta la auténtica realidad o mundo de las Ideas. Desde un punto de vista más limitado a la esfera moral, los estoicos la entendieron como la abstinencia de las reclamaciones corporales, abstinencia necesaria para el autodomino y la felicidad. Con el cristianismo, sin embargo, la ascesis tiene ya una dimensión más claramente trascendente: es la práctica que culmina en la unión mística con Dios, para lo que se recomienda la vida virtuosa, la oración, la meditación y, en muchos casos, la mortificación física.

El ascetismo considera que el hombre está escindido en dos partes distintas, opuestas, y que mantienen una relación hostil: el cuerpo y el alma. Considera el alma como lo más propio del hombre, dado su origen y destino sobrenatural. El cuerpo, sus pasiones, necesidades y deseos perturban y ensucian el alma, por lo que el alma precisa de una purificación. Generalmente el ascetismo propone una vida de rigor moral que busca controlar dichos deseos y pasiones (renuncia a la práctica sexual, moderación en la comida, dietas y prohibiciones varias en la alimentación, renuncia a la ostentación de la belleza corporal…). La vida en el mundo del espíritu se puede completar también con la práctica religiosa y el desarrollo del conocimiento. Este último punto lo encontramos por ejemplo en Platón, para el cual la práctica de la filosofía es una forma de ascesis, de separación del alma del cuerpo.

http://www.e-torredebabel.com/Historia-de-la-filosofia/Filosofiagriega/Presocraticos/Ascetismo.htm

Estoicismo

Escuela filosófica fundada por Zenón de Citio hacia el año 300 a. C. Defienden un panteísmo providencialista (mundo físico animado y divino y encaminado a lo bello y perfecto). Identifican el bien con la virtud y la vida feliz con la vida virtuosa y de eliminación de las pasiones (apatía). Se sienten ciudadanos del mundo (cosmopolitismo).

Consideraron que el objetivo de la conducta humana es la felicidad, estado que se alcanza con la fidelidad a la naturaleza y a la razón. Su propuesta ética gira alrededor de la virtud: desarrollaron una teoría de la virtud y de los deberes con un cierto carácter intelectualista próxima a Aristóteles. Anticipando el punto de vista kantiano valoraron la virtud por sí misma, y, a diferencia de Kant, creyeron que es suficiente para conseguir la felicidad, pues la virtud es un bien por sí misma y su realización trae consigo la felicidad. En relación con los afectos o pasiones los consideraron como un movimiento irracional del alma y distinguieron en ellas los apetitos o deseos, el placer y los sentimientos. En general proponen eliminar todas las pasiones (apatía) aunque las pasiones elevadas no fueron tan rechazadas. Concibieron al sabio como el filósofo que gracias al ejercicio de su razón consigue la autonomía, libertad de afectos y pasiones y de males externos, y que acepta los avatares de la vida por formar parte de los designios de dios. Defienden el suicidio cuando las circunstancias lo exigen: el interés de la patria, enfermedades incurables. Se sienten hermanos de todos los seres humanos, ciudadanos del mundo.

http://www.e-torredebabel.com/Historia-de-la-filosofia/Filosofiagriega/Filosofiahelenistica/Estoicismo.htm

Ataraxia

Disposición del ánimo propuesta por los epicúreos, estoicos y escépticos gracias a la cual alcanzamos el equilibrio emocional mediante la disminución de la intensidad de nuestras pasiones y deseos, y a la fortaleza del alma frente a la adversidad. Tranquilidad espiritual, paz interior.

Esta disposición del espíritu es muy parecida a la apatía propuesta por los estoicos e incluso muchos autores no creen necesario distinguirla. Sin embargo se pueden señalar algunas diferencias. Así, la apatía es más típicamente estoica y la ataraxia se encuentra con más frecuencia en las propuestas de los filósofos epicúreos y escépticos. La ataraxia, como la apatía, es el estado anímico que nos permite alcanzar la felicidad. Se consigue mediante la disciplina del apetito para que éste nos presente sólo deseos moderados, y tras aprender a aceptar los males y a renunciar a los deseos cuando sean imposibles de cumplir. El matiz más importante que separa la ataraxia de la apatía es que la apatía promueve la felicidad como consecuencia de la eliminación de las pasiones y deseos; por el contrario, la ataraxia lo hace mediante la creación de la fortaleza espiritual, fortaleza frente al dolor corporal y las circunstancias adversas. Aunque en el fondo los dos estados anímicos llevan a las mismas consecuencias: indiferencia o imperturbabilidad ante todo. Epicuro compara el estado espiritual de la ataraxia con el total reposo del mar cuando ningún viento mueve su superficie.

Finalmente, tanto un estado como el otro otorgan al sabio la libertad: libertad frente a las pasiones, afectos y apetitos, libertad ante la coacción de otras personas, libertad ante las cosas y circunstancias que se oponen a nuestros proyectos.

http://www.e-torredebabel.com/Historia-de-la-filosofia/Filosofiagriega/Filosofiahelenistica/Ataraxia.htm

Apatía

Estado del espíritu propuesto por los estoicos consistente en la indiferencia emocional ante los avatares de nuestra existencia. Ausencia de pasiones.

Etimológicamente esta palabra designa la ausencia de pasiones (páthos = pasión). Los filósofos estoicos consideraron que la felicidad sólo podía alcanzarse cuando se consigue una disposición de ánimo gracias a la cual el sujeto es indiferente emocionalmente ante los sucesos o acontecimientos que le tocan vivir. Marco Aurelio expresa gráficamente este punto de vista en sus “Meditaciones”: “Has de ser como una roca en la que se estrellan todas la olas. Ella está firme y el oleaje se amansa en su derredor”; “El primero precepto: no te dejes impresionar por nada”. Cuando los distintos avatares de nuestra vida no despiertan en nosotros pasión o emoción alguna, alcanzamos la tranquilidad espiritual y conseguimos la máxima felicidad que nos cabe esperar. Un eco de esta frialdad de carácter e indiferencia ante las circunstancias adversas lo encontramos en frases del tipo “soportar con estoicismo el sufrimiento”, “tomarse las cosas con filosofía”.

http://www.e-torredebabel.com/Historia-de-la-filosofia/Filosofiagriega/Filosofiahelenistica/Apatia.htm

Espero que la breve exégesis de las cuatro anteriores propuestas éticas o morales, en realidad le permita comprender al lector la dimensión tan grandiosa y elocuente que tienen en los fundamentos éticos y espirituales de toda persona que pretenda desarrollar con éxito un camino de desenvolvimiento espiritual que lo lleve finalmente a la Unión Divina, y por supuesto, del por qué deben formar parte de los pilares del estilo de vida arquetípico del espiritualista ético. En resumen, el ascetismo es una propuesta moral de renuncia a los placeres y apetitos corporales con el fin de purificar o elevar el alma del mundo corporal o sensible al mundo espiritual. Desde un punto de vista más limitado a la esfera moral, los estoicos la entendieron como la abstinencia de las reclamaciones corporales, abstinencia necesaria para el autodomino y la felicidad. El estoicismo es considerado toda una escuela filosófica, sus seguidores identifican el bien con la virtud y la vida feliz con la vida virtuosa y de eliminación de las pasiones (apatía). La ataraxia es una disposición del ánimo propuesta por los mismos estoicos, gracias a la cual alcanzamos el equilibrio emocional mediante la disminución de la intensidad de nuestras pasiones y deseos, y a la fortaleza del alma frente a la adversidad. La apatía es un estado del espíritu también propuesto por los estoicos consistente en la indiferencia emocional ante los avatares de la vida. Significa ausencia de pasiones (pathos=pasión). Para alcanzar la felicidad, debemos ser capaces de sentir indiferencia ante los acontecimientos y ante la pasión que nos genera la superación de tipo material-personal.

En conclusión, dada la importancia de la coherencia entre pensamientos y hechos (es decir, entre valores éticos universales y virtudes) para el practicante del espiritualismo ético, el mismo debe contar con un estilo de vida arquetípico que le permita comprobar dicha coherencia, y dicho paradigma es el modelo de vida ascético, estoico, ataráxico y apático. En términos muy simples, a pesar de desenvolvernos dentro del modelo de una sociedad orientada al trabajo remunerado, al consumo, al desarrollo material y pragmático, debemos ser capaces de encontrar nuestra felicidad y razón de ser dentro de nuestra Vida Interior (V.I.), en donde no requerimos de motivos, ni de condicionamientos con los bienes exteriores, ni del interés propio. Desde donde somos potenciados para ser indiferentes ante los avatares de la vida y ante los bienes materiales y personales. Desde donde somos potenciados para desapasionarnos de todos los condicionamientos externos, desde donde somos potenciados para despreciar nuestro yo inferior y sus apegos con los placeres y los deseos no virtuosos. Desde donde somos potenciados para cumplir a cabalidad con la Ley Eterna de San Agustín de Hipona.

El espiritualismo ético, en su máxima expresión de desarrollo y perfeccionamiento, nos exige ser capaces de vivir en este mundo pero fuera de él, para no ser meros títeres de nuestros impulsos.

Sin categoría

Espiritualismo Ético y la Escatología Ecléctica


La escatología según el diccionario enciclopédico Mi Pequeño Larousee, significa lo siguiente: Conjunto de doctrinas y creencias relacionadas con el destino último del hombre y del universo. Es decir, la escatología es una disciplina (una rama de la teología) que trata de descifrar lo que le espera al hombre después de su muerte material. Desde mi perspectiva del fenómeno escatológico, el mismo puede explicarse y predecirse en forma más convincente y acertada, utilizando elementos de la escatología cristiana, de la escatología esotérica u ocultista (en su sentido clásico, serio) y de mi propia cosmovisión escatológica,  que he denominado trascendentalista. La escatología es una disciplina a menudo olvidada en el análisis más profundo y amplio que se quiera hacer sobre nuestra relación con el Poder Superior y del futuro que nos tiene preparado y de la responsabilidad que nos concierne con dicho futuro. Pero es una de las disciplinas más cautivantes y apasionantes que podemos estudiar y enriquecer, ya que estamos adelantándonos a las respuestas que obtendremos luego de nuestro deceso.

La vida humana es el primer estadio existencial de nuestra alma. Desde el punto de vista del desarrollo y perfeccionamiento espiritual, todos nacemos, crecemos y envejecemos como diamantes en bruto, es decir, con las cualidades potenciales para trascender la mera condición de seres dominados por la inteligencia calculadora egoísta, por las pasiones, por las emociones y por el apego con los bienes exteriores. En este sentido, hay que considerar ciertas condiciones que son vitales para lograr esa trascendencia tan importante. Tales condiciones son las siguientes: Los que por mérito propio o mérito de  otra persona descubrimos y tomamos conciencia de la Ley Eterna (San Agustín de Hipona: El Libre Albedrío); los que amparados en una determinada religión o en el conocimiento de la Sabiduría Antigua logramos ser consecuentes en mayor o en menor medida con dicha ley; los que demostramos tener la capacidad para aprovecharla, con el fin de asumir el perfeccionamiento de nuestro espíritu para la Unión Divina como la misión fundamental de nuestras vidas, y aceptamos con gratitud los sacrificios inherentes a ello; los que nos comprometemos con un camino de desenvolvimiento y de superación ascética-espiritual como un apostolado y lo reflejamos en nuestro estilo de vida austero, modesto, altruista, discreto. Aquellas personas que logren cumplir en mayor o en menor medida con dichas condiciones, se destacarán por cierto pulimiento en sus almas y así se librarán de su condición de diamantes en bruto (Para ello también han sido capaces de experimentar a través de la meditación o por otro medio, del gozo de la libertad absoluta). Dicho de otra manera, se han convertido en principiantes de alquimistas (trasformadores de vicios en virtudes). Este adelanto espiritual tan significativo, les procurará un estadio existencial posterior a la muerte muy cercano a la Unión Divina y por supuesto que  mucho más favorable en relación con  aquellos (la gran mayoría) que no lograron ningún adelanto espiritual significativo. Para todos los que se quedaron como diamantes en bruto, les espera un estadio existencial en el que sus almas se encontrarán completamente solas y aisladas,  sin posibilidad de establecer algún tipo de contacto o comunicación con otra alma, sin posibilidad de obtener conocimientos o información de nada, sin ningún tipo de certeza, sin posibilidad alguna de salirse de ese aislamiento. El Poder Superior les brindará una revelación a estos entes: La razón por la que se encuentran en dicho estadio existencial carencial, es la consecuencia de no haber cumplido con la Ley Eterna, la cual, aunque no les fue enseñada en forma explícita, es inherente a la facultad de la intuición humana, por lo que no caben justificaciones (dicha ley nos manda amar las cosas ordenamente conforme su grado de perfeccionamiento espirtual, y no preferir lo material a lo espiritual, ni lo efímero a lo eterno, ni lo cómodo y placentero a lo virtuoso). Por lo tanto, permanecerán un período de tiempo indeterminado en dicho estadio carencial para que tomen conciencia de la importancia de entender y cumplir el orden universal de la Ley Eterna. Luego esos entes podrían encarnar en seres humanos, conservando en su subconsciente la experiencia que tuvieron en el estadio carencial, y así tendrán la oportunidad de redimirse. Quizás lo logren, quizás no. En caso de ser necesario, volverán a repetir el proceso. Pero también, el Poder Superior puede determinar que un ente demostró los méritos suficientes durante su permanencia en el estadio existencial carencial y no requiere encarnar, y entonces puede proseguir su camino hacia la Unión Divina.

En el caso de los entes que por una u otra vía, se encuentran en el estadio existencial opuesto al carencial, es decir, el estadio de plenitud,  podría ser que el Poder Superior los someta a una nueva prueba y más difícil de lo que fue su paso por el planeta Tierra. En tal caso, estos entes pueden adquirir vida y nacer en un planeta cuya civilización es muchísima más virtuosa e inegoísta que la civilización humana, de tal manera que para estar a la altura de los seres más avanzados espiritualmente que viven en dicho planeta, tendrán que aumentar el dominio que ya tienen sobre su personalidad egoísta, y si no lo logran, podrían tener que permanecer un tiempo en un nuevo estadio existencial carencial adecuado a los atributos de la civilización de este segundo planeta. En caso de lograrlo, ascenderán a un segundo estadio existencial de plenitud. Con cada peldaño ganado, estaremos más cerca de la ansiada Unión Divina!

Sin categoría

Espiritualismo Ético, la felicidad y el mentalismo


¿DE QUÉ ESTÁ HECHA TU FELICIDAD?

¿De qué está hecha tu felicidad? O mejor dicho: ¿De qué cosas dependes para ser feliz? Si dependes de bienes que tienen un precio o del logro de objetivos que complacen tu personalidad egoísta y tu vanidad (necesidades de aceptación social, de reconocimiento y estima), entonces eres una persona con una felicidad muy frágil porque ésta depende de elementos que tienen un carácter comercial, frívolo y efímero. Se trata de una felicidad casi que instintiva, una felicidad de tipo causa-efecto, es decir, si obtengo esto, si me puedo comprar aquello, si me gano lo otro, si recibo aquello. Este tipo de felicidad condicionada a elementos exteriores, es la felicidad que necesita nuestro yo inferior o yo material. En cambio, la felicidad que no está condicionada a ningún elemento exterior y que se sustenta en el desarrollo de nuestra vida interior, en nuestra capacidad de romper con nuestros apegos con los bienes externos, en la posibilidad de sentir la presencia o la influencia del Poder Superior en nuestra alma, es la felicidad que le pertenece a nuestro yo superior o yo espiritual. Es la verdadera esencia de la felicidad que nos permite experimentar por algunos minutos la LIBERTAD ABSOLUTA cuando hacemos oración o meditación a través del espíritu culturismo.

FELICIDAD DE CRISTAL

¿Cuál es la fuente inmediata o instantánea de tu felicidad? Los bienes materiales y personales que tienen un precio o un valor relativo, y que además tienen una vida útil transitoria, efímera, insignificante, en términos absolutos, o los bienes espirituales, que son invaluables, eternos, inagotables, únicos e invariables? Si naciste para tener una existencia tan finita como la vida misma, entonces sería razonable que te emocionaras principalmente con todos aquellos bienes materiales y personales que pudieras adquirir, ganar y disfrutar. Pero yo pregunto: ¿De qué estás hecho? ¿Únicamente de un cuerpo físico y de una personalidad e inteligencia egoístas, o estás dotado de un alma y de un espíritu? ¿Has sido diseñado para lo finito o para lo eterno? ¿Para acaparar o para dar?

Yo  mismo doy testimonio de la mezquindad espiritual inherente a mi naturaleza humana: Voy a recoger a mi hijo al colegio, descubro un nuevo desperfecto en mi viejo automóvil y me disgusto y me aflijo por no poder cambiarlo en el corto plazo por uno más nuevo, pero en cambio, cuando veo acercarse a mi precioso hijo de 12 años, lleno de salud y de alegría, no me emociono, lo veo como algo muy cotidiano, no medito en lo invaluable que es la salud y el vigor de ese niño o muchacho. ¡Qué gran error el que cometo, qué imperdonable!

Todos sabemos que hay dos tipos de bienes, los materiales-personales y los espirituales. Ejemplos de los primeros abundan y es muy fácil dar ejemplos: automóviles, casas, terrenos, vacaciones en tiempo compartido o en el extranjero, ascensos laborales, un nuevo gran cliente que incrementa tus comisiones (para los que somos vendedores como este servidor), la felicitación de tu superior por el trabajo bien hecho, tu actuación sobresaliente en la presentación de algún tema laboral o comercial, etc. Ejemplos de bienes espirituales: La paz de tu alma; tu vida interior desarrollada y protagonista de tu felicidad, como resultado del conocimiento de ti mismo y de la práctica de todos los principios o valores éticos transformados en virtudes; tu particular relación con el Poder Superior, tus oraciones a través de las cuales te comunicas con Él, el desapego, la ruptura con las ataduras de tu personalidad egoísta, el conocimiento de la sabiduría antigua, etc.

Si tu felicidad se basa principalmente en los bienes materiales y personales que ya comentamos, tu felicidad es falsa, es débil, es frágil como el cristal y es muy fácil de destruir. Si tu felicidad realmente está basada en los bienes espirituales (lo cual implica que llevas un estilo de vida consecuente con los valores de la austeridad, de la moderación, del sacrificio y de la discreción), entonces tu felicidad va camino a ser sólida como el acero.

EL MENTALISMO

Según el diccionario enciclopédico El Pequeño Larousse (1996), la palabra Metafísica significa lo siguiente: “Investigación acerca del ser en cuanto tal, y de sus propiedades, principios y causas primeras. 2. Investigación acerca de los principios más elevados del pensamiento y de la existencia. 3. Teoría general y abstracta: metafísica del lenguaje. Metafísica general, la que trata de la naturaleza del ser en sí mismo, independientemente de sus diversas manifestaciones o fenómenos”.

Existe en el mercado librero una gran cantidad de obras con un carácter eminentemente comercial y un tanto superficial que afirman basar sus conocimientos y enseñanzas en la Metafísica, pero en realidad, si nos apegamos fielmente a la anterior definición, es evidente que se equivocan al hacer tal afirmación. La Metafísica es una rama de la Filosofía, y no en vano, si leemos detenidamente dicha definición, encontraremos un cierto grado de dificultad para entenderla, ya que no somos profesionales en Filosofía.

Libros tales como Metafísica 4 en 1, de Conny Méndez, sin menospreciar sus enseñanzas que pueden ser de mucha utilidad (en mi caso particular, la lectura del libro me resultó útil bajo ciertas consideraciones), constituyen una falta de respeto para la compleja disciplina de la Filosofía y evidencian sin tapujos, que pretenden aprovecharse de la inocencia y de la ignorancia de sus lectores, al menos de aquellos que desconocen lo que realmente es la Metafísica, como rama de la Filosofía.

Otro ejemplo de este fenómeno mercadológico de obras exitosas en ventas que supuestamente tienen un sustento científico o lógico, valiéndose de términos filosóficos o de leyes científicas, lo constituye el libro El Secreto de la autora Rhonda Byrne, quien no hace más que presentar en una forma más sensacionalista, la misma propuesta que mucho tiempo atrás había publicado la ya mencionada Conny Méndez, solo que ésta última, en vez de llamarle “El Secreto” al supuesto poder mentalista, le llamó “La Gran Verdad”.

Ambas autoras extrapolan la ley de atracción gravitación de la Física al ámbito de la conducta y la racionalidad humanas, y pretenden convencernos de que dicha ley puede ser asimilada al poder mental y al comportamiento humano, lo cual, desde el punto de vista científico es totalmente falso y absurdo, salvo que sea algo que se acepte por la vía de la fe, y ya esto es un tema totalmente aparte. Yo soy un estudioso de la Sabiduría Antigua, y he leído bastante sobre El Kybalion, el cual se atribuye a Hermes Trismegisto. Cito a continuación una frase del libro “El Kybalion, estudio sobre la filosofía hermética del antiguo Egipto y Grecia” escrito por Tres Iniciados (Editorial Orion, 1998): “Todas las bases fundamentales de las enseñanzas esotéricas que en cualquier tiempo han sido impartidas a la raza son originarias, en esencia, de las formuladas por Hermes. Aún las más antiguas doctrinas de la India han tenido su fuente en las enseñanzas herméticas”.

Autoras como Conny Méndez y Rhonda Byrne lograron tener éxitos editoriales a partir de enseñanzas herméticas y esotéricas que datan de miles de años atrás, que son muy conocidas y compartidas por los estudiosos de dichas materias, pero que a los neófitos les resultan fascinantes cuando se las presentan con cierta tergiversación y en una forma mucho más amigable y atractiva, haciendo énfasis en los logros materiales.

El Kybalion asimila el comportamiento del universo al comportamiento humano, y sentencia que se trata de una ley. Además nos dice que el Hermetismo se basa en 7 principios, y el primero de ellos se llama el Principio del Mentalismo, y de acuerdo con éste, tanto la materia como la energía del cosmos están subordinadas al dominio de la mente de algunas personas privilegiadas que se conocen como los  “iniciados”.

A pesar de mi admiración y respeto por la Sabiduría Antigua, la cual es muy amplia, heterogénea y fundamental en el crecimiento espiritual del ser humano, en lo que respecta al Kybalion y el Hermetismo, yo debo manifestar que rechazo de plano su propuesta de que el mentalismo  se comporta como si fuera una ley. Y voy a dar mi criterio acerca de lo que para mí es en realidad el Mentalismo: No es un concepto filosófico ni mucho menos, tampoco es un instrumento que armonice las leyes de la física y los fenómenos de la conducta y el comportamiento humanos.

Yo comparto totalmente la siguiente definición tomada del sitio web de Página de Vida (www.proyectopv.org): “El  mentalismo es la ciencia que estudia la mente como fuerza creadora. El hombre es la resultante de su pensamiento“. Luego, en el mismo diccionario que cité al inicio de esta publicación, dice que mentalizar es “adquirir o cimentar una idea“. Yo lo aprecio de esta forma: Por supuesto que todo lo que Dios ha creado, lo ha hecho con el poder de su mente, Él lo concibe en su mente y simplemente ordena que se manifieste y de esa manera se concretizan todas las cosas. Ahora bien, en el campo de la Metafísica original y seria, fundamentada en métodos racionales (es decir, la  Metafísica como rama de la Filosofía), existe el concepto de la ley eterna, y dicha ley sentencia lo siguiente: debemos amar las cosas ordenadamente, conforme su grado de perfeccionamiento espiritual, y no preferir lo material a lo espiritual, ni lo efímero a lo eterno, ni lo cómodo y placentero a lo virtuoso (El Libre Albedrío, San Agustín, capítulos VI y XII). Yo considero que si soy capaz de cumplir con dicha ley de la manera más perfecta y apasionada posible, entonces Dios me concederá la privilegiada condición de pasar a formar parte en forma infinitesimal de su grandioso Mentalismo Divino, y si además pongo todo mi empeño y esfuerzo en concretizar una idea-objetivo, con el ingrediente final de mi FE TRASCENDENTAL, entonces indudablemente que lo lograré.

Pero aclaro nuevamente, para mí el Mentalismo pertenece al ámbito de la Fe, de tu particular relación con tu Poder Divino. Y su tu Fe es meritoria y trascendental, el Mentalismo tal y como yo lo he descrito, te brindará grandes beneficios o logros principalmente para tu adelanto o desenvolvimiento espiritual y no material. Y hago la distinción, porque si lo que queremos es que el Mentalismo nos ayude con logros de nuestra personalidad egoísta, entonces estaríamos hablando de un falso Mentalismo de carácter superficial e interesado, algo muy similar a la teología de la prosperidad y la sanación, con la que las iglesias pentecostales manipulan a sus seguidores.

Sin categoría

Espiritualismo Ético y el Espíritu culturismo


El espíritu culturismo es la disciplina que persigue el desarrollo más grande y perfecto posible de nuestra Voluntad Espiritual, a través de la oración mística, de los ejercicios espirituales y de los buenos hábitos. Y dicha voluntad nos permitirá transformar los valores éticos y morales en virtudes (hechos concretos). El espíritu culturismo incluye la reflexión meditativa, mediante la cual podemos experimentar la Libertad Absoluta en virtud del Principio de la Incondicionalidad (es decir, la capacidad de alcanzar un enorme bienestar interior sin estar condicionado a la posesión de un determinado bien exterior).

Pero como seres humanos que somos, con problemas y preocupaciones, limitaciones y sufrimientos, estrés, ansiedad y tiempo limitado para todo, hasta para lo más bello y noble que pueda ser, necesitamos primero que todo, la virtud de sentir pasión por el perfeccionamiento espiritual, lo cual nos dotará de la Voluntad Espiritual necesaria para cumplir con una rutina de ejercicios y de meditaciones que nos permitan ascender a un estado de iluminación de vida interior y así alcanzar la Libertad Absoluta por breves períodos de tiempo. ¿Qué tipo de ejercicios debo hacer? El que más le guste: yoga, aeróbicos, halterofilia, trote, caminata, natación, gimnasia adinámica (isométricos), o inclusive basta con una sesión de respiraciones profundas. El ejercicio físico no es imprescindible, pero definitivamente que ayuda mucho para despejar la mente, para lograr concentración y para acceder con más facilidad a la vida interior. Tampoco se trata de ejercitar el cuerpo durante horas, porque más allá de todas sus ventajas, en este caso no es más que un medio para lograr un estado mental favorable para la relajación y la posterior meditación.

Finalmente, una vez que nos sentimos a gusto en determinada posición, procedemos con la meditación. Por supuesto que en materia de meditación, se ha escrito y dicho un universo de cosas útiles, y ud. debe buscar lo que más le guste o empezar a experimentar por su propia cuenta. La forma no es lo importante, sino el resultado final. Es imperativo que ud sienta que en ese maravilloso momento, es capaz de desprenderse del interés propio, de sentir que ya no requiere de motivos para poder experimentar un enorme estado de bienestar y de paz, que se terminaron los fines y los medios, las causas y los efectos, que se terminó el mundo de la física y empezó el mundo de la espiritualidad. Ud. debe saber que su espíritu es capaz de atravesar el tejido espacio-tiempo del universo, que puede dejar atrás el mundo de las partículas subatómicas y alcanzar una nueva dimensión. Que en este momento no existe ningún elemento material o personal que pueda condicionar su gran nivel de bienestar y de  iluminación (Principio de la Incondicionalidad), que nunca ha estado más cerca de su Poder Superior, que ahora sabe que es un ser espiritual exitoso, que su felicidad es interior, que su éxito es interior, que su infinita riqueza radica en la capacidad de experimentar la LIBERTAD ABSOLUTA! De que su Yo Superior realmente se encuentra encima de su yo inferior (instintivo, calculador, egoísta), de que la vida no es un fin en sí misma, sino un medio para despertar la vida interior e iluminarla con la Voluntad Espiritual.

Todo el proceso que he explicado y el resultado, ese maravilloso estado de iluminación y de concientización de tu vida interior, de tu éxito interior, de tu capacidad de prácticamente despreciar tu vida exterior (tomando en cuenta su fragilidad y brevedad), es lo que yo llamo ESPÍRITU CULTURISMO!

Nota: El término espíritu culturismo aparece en unos pocos sitios de internet, por lo que me parece que es muy reciente y apto para ser enriquecido.

Es hora de meditar, trascender y liberarse: No necesitamos de un monasterio y de una vida entregada a la vida espiritual para experimentar la libertad absoluta aunque sea por valiosos minutos. Sentirnos liberados en forma absoluta por minutos nos transforma en seres mucho más conscientes en lo ético, en lo humano y en lo espiritual, con un criterio mucho más desarrollado para discernir entre nuestra vida interior y la vida exterior. No somos monjes budistas en el Tíbet, pero dentro de nuestra poderosa vida interior contamos con un hermoso templo para orar, para meditar y para cumplir con el Principio de la Incondicionalidad (sentirnos plenos sin ningún tipo de apego exterior que lo condicione) y en última instancia, para  alcanzar la Libertad Absoluta: Estado mental y espiritual en el cual no requerimos ni de fines ni de medios para encontrarle el sentido a la vida, cuando somos capaces de experimentar una paz y un bienestar interior inmensos sin necesidad de motivos exteriores, sin necesidad de causas y efectos, sin necesidad del interés propio, sin ningún tipo de apego con los bienes exteriores, sin ataduras que nos mantengan atados al inframundo (el mundo de lo pasajero, efímero, inane, como lo es la misma vida humana material).

En este momento te encuentras dentro de tu templo interior, el aire es el aire puro de la montaña alta, el cielo es azul como nunca tan azul, los sonidos son los de las aves y no los de las máquinas, no hace calor pero tampoco frío, el viento sopla mansamente con una invitación a meditar, y dentro de tu templo la paz es absoluta, te has aislado del mundo exterior, eres libre de ataduras y de necesidades, eres espíritu, eres algo muy diferente a la materia porque puedes atravesar las partículas subatómicas y el tejido tiempo-espacio, eres un triunfador en tu templo espiritual, eres un espíritu culturista emprendedor, con un desarrollo admirable de tu vida interior, eres diferente a la mayoría, eres más útil, eres instrumento de Dios para hacer el bien.

Vida interior y vida exterior, felicidad interior y felicidad exterior. Éxito interior y éxito exterior. Lo exterior está ocupado por los apegos con los bienes materiales y personales, que son efímeros, temporales, pasajeros, extremadamente finitos. Lo interior no necesita estar ocupado por nada, porque es el hogar del alma, que es inmaterial y eterna. El alma se alimenta con la fe, con las ideas sobre la espiritualidad y con el conocimiento de uno mismo. Lo exterior es el hogar de tu personalidad egoísta, que siempre condiciona tu falsa libertad al logro de cualquier tipo de éxito material o personal. Si no la logras complacer de esa manera, ella misma te lo cobrará muy caro. Si tu vida es rutinaria, ordinaria, austera, con un grado de relativa precariedad en tu situación económica, y lo único que tienes es tu título profesional y tu empleo, pero eso no alcanza para salir del bache en que te encuentras, con un nivel de endeudamiento considerable, te sentirás afligido, deprimido, abatido. Por otro lado, si de repente tu situación cambia, y logras cierto nivel de holgura económica, sobrevendrá la felicidad, pero no la felicidad auténtica, sino la que es falsa, condicionada a elementos materiales y personales, la que complace tu personalidad egoísta pero no a tu alma.

La verdadera felicidad no se encuentra al vaivén de los acontecimientos que efectivamente cautivan a tu personalidad. No te engañes con la falsa felicidad, y si estás sufriendo por la frustración que te genera tu situación económica o cualquier otro evento por más grave o doloroso que sea, no seas tan débil, no seas tan mezquino, y pon atención a tu vida interior, que es donde se encuentra la verdadera felicidad. Dedícate a desarrollar tu vida interior, preocúpate por hacer ejercicios espirituales, conviértete en un espíritu culturista y desarrolla tu Voluntad Espiritual (que es el mayor de todos los bienes posibles) y accede a la LIBERTAD ABSOLUTA. Éste es uno de los méritos más valiosos que puede tomar en cuenta el Poder Superior para permitirte disfrutar de un encuentro cercano con Él después de tu vida material. Solo los espíritu culturistas son capaces de experimentar la LIBERTAD ABSOLUTA, solo ellos tienen los méritos más calificados para lograr la Unión Divina después de la muerte!

Sin categoría

El Espiritualismo Ético: Misión y Visión

Existen históricamente dos tipos de espiritualismo, el filosófico y el religioso. A mi me interesa el espiritualismo filosófico, por su carácter lógico y racional (y no dogmático). Los fundamentos de dicho espiritualismo provienen de la metafísica y de la ontología (ambas, ramas de la filosofía). La metafísica propone la existencia de la ley eterna, y dicha ley sentencia lo siguiente: Debemos amar las cosas ordenadamente, y no preferir lo material a lo espiritual, ni lo efímero a lo eterno, ni lo cómodo y placentero, a lo virtuoso (El Libre Albedrío, San Agustín, capítulos VI y XII).

Luego, de la ética específicamente, me interesa subrayar la suprema obligación que tiene el ser humano de auto desarrollarse integralmente, lo cual significa propiciar un desarrollo equitativo de sus diferentes áreas de actividad (es decir, el hombre y la mujer multidimensionales), y esto implica que tenemos que tener un estilo de vida austero, no tan excesivamente comprometido con el adelanto material, para que así realmente dispongamos de tiempo para invertirlo en nuestro adelanto espiritual y en un cumplimiento equitativo de todos nuestros roles. Y dicho desarrollo integral requiere del don de la Voluntad Espiritual. Dice San Agustín en su libro El Libre Albedrío con respecto a la voluntad: “El que tiene esta buena voluntad tiene ciertamente un bien, que debe preferir con mucho a todos los reinos terrenos y a todos los placeres del cuerpo. Mas el que no la tiene, carece, sin duda, de lo que es superior a todos los bienes” (Capítulo XII).

He pasado algunos años tratando de definir la suprema razón de ser de nuestro paso por esta vida terrenal, la he modificado varias veces a medida que asimilo nuevas ideas y conocimientos, y al día de hoy, en este mismo instante, quiero manifestar que dicha razón (que por supuesto es el pilar fundamental del Espiritualismo Ético) es la siguiente: Trascender nuestra personalidad egoísta a través de nuestro compromiso con los valores (reflejado a su vez en hechos concretos que son las virtudes o los méritos espirituales) con el fin de alcanzar la UNIÓN DIVINA. Aplicando la dialéctica y el lenguaje de la Planificación Estratégica (ciencia de la administración) al desempeño espiritual, podemos afirmar que nuestra misión consiste en trascender nuestra personalidad egoísta y nuestra visión en alcanzar la UNIÓN DIVINA.

Existen varias herramientas fundamentales para lograr la trascendencia de la personalidad, y una de las más útiles, es la herramienta de la meditación dirigida a cumplir con el Principio de la Incondicionalidad y a experimentar la Libertad Absoluta. En términos sencillos, es la meditación mediante la cual somos capaces de alcanzar un enorme bienestar interior de tipo incondicional, es decir, un bienestar que no requiere de condicionamientos exteriores o personales porque tiene su asidero dentro de nuestra Vida Interior Desarrollada. Al liberarnos totalmente de los motivos convencionales y de los apegos con los bienes exteriores, logramos despojarnos del interés propio, y en consecuencia, desembocamos en el mar de la Libertad Absoluta, lo cual significa que la felicidad y el éxito interiores han llegado a adquirir mucha mayor relevancia que la felicidad y el éxito exteriores. Y el desarrollo y fortalecimiento de la vida interior, debe verse reflejada en una vida de austeridad, de servicio, de sacrificio, de desempeño espiritual y de gran bienestar interior.

Sin categoría

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda