Equilibrista espiritual

El equilibrio entre la Vida Exterior y la Vida Interior

 

La Espiritualidad Ética versus el gran rebaño de ovejas domesticadas

¿Cuál es uno de los principales objetivos de todas las monografías de este blog? Crear un gran impacto y despertar el asombro, en aquellas personas que tengan las suficientes sensibilidad y capacidad para asimilar y aprovechar el mensaje central de que lo que es la Espiritualidad Ética. Para facilitar la labor de aquellas personas que se han interesado en mis ideas, voy a citar a continuación y  de una manera aproximada, la esencia de dicho mensaje:

Solamente, a través de una planificación estratégica de tipo espiritual, mediante la cual logres trascender tu personalidad egoísta, podrás acceder a la Unión Divina. Ergo: El logro de lo que comúnmente en la religión cristiana se llama salvación o vida eterna (la supervivencia después de la muerte, para utilizar un término genérico), en la Espiritualidad Ética se llama Unión Divina y es un bien que se alcanza en virtud principalmente, del uso del conocimiento, la razón, la conciencia,  la voluntad y a través de un proceso de mejoramiento continuo de tu desempeño y tu emprendedurismo espirituales. La Espiritualidad Ética se contrapone al gran rebaño de ovejas domesticadas cultural y religiosamente y su mundo de ilusión e ignorancia, condicionado a elementos superficiales (deseos, emociones fuertes, motivos materiales-personales, placeres), que son los que en realidad le dan una razón de ser a sus vidas, lo cual es un lamentable y gravísimo error. Todos los días de tu vida, tienes que hacer higiene espiritual y arrancarte tus deseos insatisfechos, tu necesidad de emociones fuertes y de motivos materiales-personales (los cuales, bajo ninguna circunstancia, deben ser tus principales medios para sentirte entusiasmado, motivado y con ganas de vivir); y al mismo tiempo, declarar y proclamar en el nombre de tu Poder Superior, que eres un hombre o una  mujer libre de todos esos elementos superficiales del mundo de ilusión e ignorancia propios del gran rebaño de ovejas domesticadas.  Tú no eres una oveja domesticada, eres una persona que ha logrado un alto grado de independencia en relación con los apegos con los bienes exteriores, eres un activista ético-espiritual que por instantes logra experimentar la libertad absoluta, es decir, que logras cumplir con el principio de la incondicionalidad (cuando ningún bien exterior condiciona tu bienestar general y espiritual). Eres un profesional de la Fe Trascendental y un Supervivencialista Espiritual Extremo que labora 16 horas al día como exterminador de todo tipo de apego con los bienes exteriores y como instrumentos de Dios para hacer el Bien, y por cada hora de trabajo, recibes una paga que consiste en el reconocimiento de pequeñas cantidades de méritos que son imprescindibles, para aspirar a la Unión Divina. El motivo más grande y cautivante en términos absolutos para el ser humano, es el logro de la Unión Divina, y solamente los profesionales de la Fe Trascendental y supervivencialistas extremos, tendrán la posibilidad de acceder a la misma y a su estadio existencial de plenitud y eludir así, los diferentes estadios existenciales carenciales  a los que será sometida la inmensa mayoría de personas, como parte de su proceso de evolución espiritual. De acuerdo con la Espiritualidad Ética, el destino eterno del hombre no está determinado por una sola vida terrenal, pero si durante la misma logras romper con el régimen de enriquecimiento material-personal y expandir tu conciencia y tu entendimiento a partir de la sabiduría ancestral y de la ética universal, entonces lograrás dar un salto cualitativo muy importante en tu proceso de evolución espiritual y podrás eludir los diferentes estadios existenciales carenciales, en los que las almas tendrán que enfrentar una variedad de grados de precariedad existencial. Eres un humilde trabajador cuyo oficio es la artesanía  ¡Pero nos referimos a la artesanía de tu desempeño espiritual! Frente a los deseos que provengan tanto de tus éxitos como de tus fracasos o sufrimientos, tienes que trabajar afanosamente como artesano de tu pensamiento, de tu conciencia, de tu voluntad, lo cual, para describirlo muy gráficamente, consiste en trabajar exterminando (16 horas al día los 365 días del año), los apegos con los bienes exteriores o lo que es lo mismo, con los bienes materiales-personales, con los deseos, con las emociones y con los motivos. Solamente de esta forma, lograrás el crecimiento espiritual necesario para ser un profesional de la Fe Trascendental y del Supervivencialismo Espiritual Extremo.

Si eres una persona con cierto grado de expansión de tu conciencia e identificado -o al menos- simpatizante del desenvolvimiento espiritual, una vez que hayas leído las monografías de este blog, ya no podrás alegar ignorancia o desconocimiento en relación con las prioridades que una persona espiritualmente responsable debe escoger en su vida. Lo contrario sería admitir que eres una oveja domesticada y que no tienes la fuerza de voluntad para dejar de serlo. El logro de la Unión Divina o de la perennidad indefinida, no es un desafío para las masas domesticadas en esta vida terrenal, muy pocos pueden entender el auténtico sentido de la sabiduría ancestral, de la ética universal y del sacrificado proceso de depuración espiritual requerido para tal fin. Muy pocos leen mis blogs con detenimiento, pero esas pocas personas, si antes no lo sabían, ahora ya lo saben: se requiere de un trabajo planificado, estratégico y metódico, para salirnos de la etiqueta de ovejas domesticadas y aspirar a la maravillosa Unión Divina. Jamás podría bastar la fe ordinaria, es decir, la fe al servicio de tu personalidad egoísta condicionada por los apegos con los bienes exteriores; es imperativa la Fe Trascendental, aquella fe al servicio de tu inteligencia inegoísta, de tu intuición y de tu voluntad espiritual, es decir, la fe al servicio de tu Yo Superior o Triada.

Tu inteligencia inegoísta o “Manas”, debe servirte para investigar, comprender y asimilar los conceptos y conocimientos de la sabiduría antigua (la Pansofía), la intuición o Buddhi, debe servirte para crear una relación profunda con tu Poder Superior y para desarrollar la devoción, tu voluntad espiritual debe ser el músculo para ser útil a los demás por medio del servicio y para imponerte a tus deseos.

Fe Trascendental, Psicología Espiritual

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom