El Buenos Aires que se fue

Blog en Monografias.com

 

GUY WILLIAMS, “EL ZORRO”

Armando Joseph Catalano, conocido artísticamente como Guy Williams, “El Zorro”, nació en Nueva York, Estados Unidos, el 14 de enero de 1924.

Hijo de emigrantes italianos de Sicilia, aprendió esgrima desde muy pequeño, gracias a las enseñanzas de su padre. Finalizados los estudios secundarios, ingresó a la Academia militar Peeskell, estudios que no finalizó.

Comenzó a trabajar como modelo publicitario. En 1946 trabajó en Hollywood, en la MGM, en pequeños papeles. Se casó en 1948, tuvo dos hijos, Guy Steve Catalano y Anthony Catalano. Entre 1952 y 1953 filmó pequeños papeles para los estudios Universal, en Hollywood.

En 1957, la compañía Disney lo eligió para filmar la serie de televisión “El Zorro”, debutando el 10 de octubre de 1957, logrando un éxito instantáneo. Fueron dos temporadas, hasta 1959. completándose 78 episodios y la película “La marca del Zorro”, en 1958.

En 1962 filmó dos películas en Europa. En 1964, nuevamente en Estados Unidos, filmó 5 episodios de la serie “Bonanza”. Entre 1965 y 1968, filmó la serie “Perdidos en el espacio”. Desde el comienzo de 1968, el Canal 12 de la televisión argentina emitió diariamente “El Zorro”, de 19 a 19.30, con gran éxito. Esto motivó la idea de invitar a Guy Williams a realizar un programa especial y participar en programas infantiles.

Llegó a Buenos Aires el 1º de abril de 1973. Lo esperaban en el aeropuerto de Ezeiza, más de 3 mil niños acompañados por sus padres. Guy Williams se disfrazó de Zorro en varios programas de Canal 13. Participó en “Teleshow” de Canal 13 brindando una exhibición de esgrima y en “Porcelandia”, donde Jorge Porcel tenía un sketch llamado “El Sorro”, donde recreó escenas de esgrima junto al campeón argentino Federico Lúpiz.

El éxito fue tan grande que se programó un segundo viaje, hecho que ocurrió el 14 de julio de 1973. Llegó junto con su esposa Janice y el actor Henry Calvin, que personificaba al Sargento García, encontrándose nuevamente con una nutrida multitud de niños en el aeropuerto de Ezeiza.

Actuaron en el Circo Mágico de Carlitos Balá y en el Show de Mirtha Legrand. Visitaron escuelas y hospitales públicos. En 1979, Guy Williams regresó a Buenos Aires para producir sus propios shows, junto a Fernando Lúpiz, disfrazado como el Capitán Monasterio. El show se presentó durante 2 meses en todo el país, con muy buenas críticas.

El show se repitió en varios circos. Era el número final, donde los niños veían a su héroe pelear con el Capitán Monasterio, disfrutando de la victoria de Guy, en una presentación de 15 minutos. Trabajó en el circo Real Madrid, con gran éxito en Mar del Plata. No pudo realizar una película que sería producida por Palito Ortega, lo que decidió su regreso a Estados Unidos.

Sin embargo, volvió para vivir en Buenos Aires. Un café en “La Biela”, lectura del “Buenos Aires Herald”, caminatas por las calles del barrio de Recoleta, haciendo amigos argentinos. Vivía en su departamento ubicado en Ayacucho 1964. Allí falleció el 6 de mayo de 1989 a los 65 años, víctima de la rotura de un aneurisma cerebral. Sus restos permanecieron en el panteón de la Asociación Argentina de Actores, gracias a las gestiones de Fernando lúpiz. En 1991, su hijo Steve recibió sus cenizas en California. Guy Williams, “El Zorro”, vivió la última parte de su vida en ese Buenos Aires que se fue.

Fuente:http://es.wikipedia.org/wiki/Guy_Williams

http://fannyriffel.blogspot.com.ar/2010/11/el-zorro-en-la-argentina.html

http://www.pagina12.com.ar/1999/99-05/99-05-07/pag25.htm

Artistas destacados, Los entretenimientos, Personajes de la infancia, Visitas inolvidable, Vivieron en Buenos Aires

ANTONIO ABERTONDO

Antonio Abertondo fue un nadador en competencias de larga distancia, nacido en Beccar, Provincia de Buenos Aires, el 1º de agosto de 1918.

Dejó una huella muy profunda en la historia deportiva del país, ya que la mayoría de las empresas que acometió, fueron acompañadas por el éxito. Marcó records de permanencia en el agua, pero fue mundialmente conocido por ser el primer nadador del mundo que cruzó el Canal de la Mancha en ambas direcciones.

Partió de Inglaterra hacia Francia y sin interrupción, regresó a Inglaterra, empleando un tiempo de 43 horas y 5 minutos. La hazaña ocurrió en setiembre de 1961. Le significó su inclusión en las listas de honor del International Swimming Hall of Fame, la entidad que nuclea a los nadadores más exitosos del mundo.

Entre los años 1941 y 1945, intentó vanamente unir el Tigre con Puerto Nuevo, o cruzar el Río de la Plata. Pero a partir de 1946, comenzaron los éxitos nacionales e internacionales. Logró realizar el cruce del Río de la Plata, y unir el Tigre con el Balneario Municipal. En 1950 cruzó nuevamente el Río de la Plata.

Cruzó el Canal de la Mancha en tiempo record y el Estrecho de Gibraltar. En 1951, cruzó los ríos Hudson y Mississipi, en Estados Unidos. Los intentos anteriores de unir Rosario con Puerto Nuevo, fueron una cadena de abandonos hasta que en 1957 lo logró, empleando 80 horas y 48 minutos. Cruzó el Canal de la Mancha, en dos oportunidades, antes del doble cruce. En 1964 realizó el doble cruce Capri Nápoles.

Intentó superar el record de permanencia en el agua, ya sea en pileta o en el río, pero no lo logró. Sin embargo, la trayectoria de Abertondo estuvo jalonada por éxitos como el cruce del Estrecho de los Dardanelos y del Estrecho del Bósforo. En varias oportunidades, unió Bella Vista con Hernandarias en tiempo record; Esquina con San Lorenzo; Bella Vista con La Paz y Goya con Diamante.

Durante las pruebas, se alimentaba con frutas, caldos, mate cocido, pollo, jamón y alguna comida caliente. Un monolito en Dover, Inglaterra, recuerda su hazaña del Doble cruce del Canal de la Mancha. Falleció el 6 de julio de 1978. Antonio Abertondo fue un nadador excepcional de larga distancia, que marcó records dentro y fuera del país, dejando un recuerdo imborrable de ese Buenos Aires que se fue.

Fuente: http://www.heraclesteam.com/leyendas-y-heroes-del-deporte.php

http://www.arcotriunfal.com/447/primer_hombre_en_cruzar_el_canal_de_la_mancha

http://www.portalunoargentina.com.ar/contenidosver.asp?ed=15042

Personajes de la ciudad, Realidades argentinas

GERARDO BÖNNHOFF

Gerardo Bönnhoff, “laucha”, fue un atleta nacido en Berlín, Alemania, el 24 de junio de 1926.

Llegó a Buenos Aires en 1936 junto con sus padres, en calidad de inmigrante. En 1942, en los Campeonatos Nacionales de Cadetes, fue campeón en los 100 metros llanosy subcampeón en los 200 metros llanos. Al año siguiente, en el mismo campeonato, ganó en los 100  y 200 metros.

En 1945 se nacionalizó argentino, representando oficialmente a nuestro país. Fue uno de los grandes representantes argentinos a nivel nacional e internacional, estrella fulgurante en la época dorada del atletismo argentino.

Este velocista excepcional, estuvo rodeado de otros descollantes colegas como Delfor Cabrera, ganador en 1948, de la maratón en las Olimpíadas de Londres, uno de nuestros mejores fondistas. De Alberto Triulzi, el campionísimo de los 110 metros con vallas. De Noemí Simonetto, campeona en salto en alto. De Ingebord Mello de Preiss, en lanzamiento de la bala y del martillo.

Sus registros fueron notables en 100 y 200 metros, y Posta de 4 x 100 metros. La fama había comenzado el 1º de diciembre de 1945, en la pista del club Gimnasia y Esgrima de Buenos Aires, ubicada en Palermo. En la final del Campeonato Nacional, marcó 10″ 3/10, record sudamericano para los 100 metros llanos, y a una décima por debajo de la marca mundial de Jesse Owens.

Se destacó en los Juegos Olímpicos de Helsinki en 1952, donde fue finalista de los 200 metros llanos, ocupando el sexto lugar con una marca de 21″ 59 centésimos. Apasionado del atletismo, fundó el “Club Argentino de Atletismo”, entidad que llegó a presidir. Promovió torneos clásicos. Escribió en los diarios “Clarín”, “La Prensa” y en la revista “El Gráfico”.

Fundó la revista especializada “A sus marcas”, un verdadero archivo del atletismo argentino. En la década del 60, promovió el atletismo a nivel infantil, a través del “Torneo Escolar Billiken”.  Fue corresponsal de la revista alemana “Leichtathletik” y el mayor impulsor de la Estadística en Atletismo. Falleció en El Palomar. Provincia de Buenos Aires, el 28 de diciembre de 2013. Gerardo Bönnhoff representó a la República Argentina en las competencias de 100 y 200 metros llanos, siendo el mejor velocista de ese Buenos Aires que se fue.

Fuente: http://www.cada-atletismo.org./noticias_detalle.php?id=1622

http://www.sports-reference.com/olympics/athletes/bo/Gerardo-bonnhoff-1.html

La inmigración, Realidades argentinas

HORACIO MALVICINO

Horacio Malvicino, “Malveta”, es un guitarrista argentino, nacido en Concordia, Entre Ríos, el 20 de octubre de 1929.

Estudió guitarra de los 6 a los 14 años siendo sus ídolos Django Reinhardt y Charlie Christian, razón por la cual se dedicó al jazz. Pero a los 16 años tocaba tango en su Concordia junto al bandoneonista Alberto Caracciolo y el guitarrista Héctor Besada.

Finalizados sus estudios secundarios viajó a Buenos Aires para estudiar Medicina; lo hizo durante cinco años pero la música lo absorbió completamente.  Tenía 18 años cuando quedó fascinado por el Bop Club, donde conoció a “Gato” Barbieri, Lalo Schifrin y Enrique Villegas.

Comenzó tocando jazz en las orquestas de Fernando Roca, René Cóspito y Eduardo Armani, hasta que Piazzolla lo escuchó en 1954 en el Bop Club, en la Asociación Cristiana de Jóvenes, invitándolo a integrar su primer Octeto, donde permaneció desde 1955 a 1958. La actuación del Octeto originó en el público tradicional, rechazos e insultos de toda índole, pero también la aceptación de muchos grupos culturales.

En 1959 formó el conjunto “Los Muchachos de Antes” junto a Panchito Cao en clarinete y Aldo Nicolini en contrabajo, interpretando tangos de la Guardia Vieja. Al año siguiente fue nuevamente convocado por Astor Piazzolla para integrar el quinteto “Nuevo Tango”, comienzo de las giras por Latinoamérica y el resto del mundo. Participó en el conjunto “Los Eléctricos” y en el “Sexteto”, siempre con Piazzolla.

En el interín, adoptaba un seudónimo como “Gino Bonetti”, “El Gaitero de Texas” o “Don Nobody” y continuaba con su música. Escribió música para televisión, para múltiples jingles, y acompañó a distintos solistas.

Siempre me impactó su trabajo acompañando a la cantante Gina María Hidalgo: En el amplio escenario, la cantante con sus excelentes melodías y el justo acompañamiento de Malvicino, sin desbordes ni exageraciones, conformaban un dúo de pequeño tamaño pero muy grande en los resultados. Todo en la justa medida y dentro de la máxima sencillez tecnológica, brindaron un recital inolvidable destacando aquello de “lo breve , si bueno, dos veces bueno”.

Para el sello RCA Víctor , de Francia, elaboró un disco con temas instrumentales de Latinoamérica, interpretando un estilo de sonido europeo. El conjunto se denominó “Alan Debray y la Orquesta de Champs Elysee”, tranformándose en un éxito internacional. Esto ocurría a comienzos de la década del 70. Publicó 15 discos con Astor Piazzolla y en 1963, dos discos propios: “Horacio Malvicino Jazz Quinteto”, Vol 1 y 2.

Entre 1963 y 2005, musicalizó 35 películas para el cine argentino. Fue Director Musical de los sellos “RCA Víctor” y “Disc Jockey”. Apasionado por los caballos de carrera, posee el stud “San Antonio”. En 2005 retomó los estudios de Medicina, luego de rendir algunas equivalencias. Le interesa la Psiquiatría. En el 2008 escribió un libro de memorias “El Tano y yo”, dedicado a Astor Piazzolla.

Es Directivo de la Asociación Argentina de Intérpretes. Pionero del Jazz Moderno en la Argentina y primer guitarrista local de “Be Bop”, fue siempre convocado por Piazzolla, quien dijo: “Es el guitarrista que mejor comprendió todo lo que yo escribí; tal vez porque es el más tanguero de los tres (los otros fueron Cacho Tirao y Oscar López Ruiz)”.

Fuente: http://musicasberdi.wordpress.com/2008/08/11/alain-debray-horacio…

http://www.todotango.com/spanish/creadotres/hmalvicino.asp

http://www.eltangoysusinvitados.com/2008/12/horacio-malvicino-

Horacio Malvicino recuerda a Piazzolla. La Nación 19-10-2008.

Artistas destacados, El tango

GERMÁN ZICLIS

Germán Ziclis fue un escritor y empresario teatral, nacido en Odessa, Ucrania, el 12 de octubre de 1903.

Su primera obra fue el sainete “Y en el baile de aquella noche”, estrenada en 1923 en el teatro Pueyrredón. Fue el comienzo de una serie de ochenta exitosas obras teatrales, algunas de las cuales permanecieron durante largo tiempo en la cartelera. Así ocurrió con “Detective, cinco personajes en uno y no se muere ninguno”, representada por Pablo Palitos durante 3 años consecutivos.

Escribió obras de gran impacto popular como “Se necesita un hombre con cara de infeliz” o “Casarse con una viuda, que cosa más peliaguda”, que se podían escuchar por las noches, gracias a las trasmisiones que directamente de los teatros realizaba “Radio Porteña”. Estas emisiones estaban enriquecidas con reportajes a los actores principales, ante de la iniciación y durante los entreactos, a cargo del conductor Miguel Velazco.

Su teatro se centró en la presentación de personajes pertenecientes a la clase media. A partir del año 1955 presentó junto con Ivo Pelay, la revista “El general rajó al amanecer”, iniciando la presentación de parodias al discurso político.

Escribió libretos humorísticos para los actores Tomás Simari y Mario Fortuna, quienes trabajaban en Radio Belgrano. Escribió varios tangos, uno de los cuales, “Paquetín, Paquetón”, fue grabado por Carlos Gardel, a quien conoció en el año 1930, con motivo de la presentación de su obra “Palermo Chico”, en colaboración con Carlos Dedico. Fue un éxito entre las obras de ambiente turfístico como “Stud El Manicomio”, “Cuando el tronco sale bueno”, “Los tres ases de Blandengues” y “Se produjo el batacazo”.

Falleció en Buenos Aires el 22 de junio de 1977. Germán Ziclis supo en su producción teatral, acertar con el gusto del público de ese Buenos Aires que se fue.

Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Germ%C3%A1n_Ziclis

http://www.todotango.com/spanish/gardel/autores/ziclisg.html

Audiciones Radiales, El Teatro

RAMÓN GÓMEZ DE LA SERNA

Ramón Gómez de la Serna fue un periodista y escritor español nacido en Madrid, el 3 de julio de 1888.

Inventó el género literario llamado “Greguería”. Escribió ensayos, biografías, novelas y teatro. Difusor de la vanguardia europea, publicó un centenar de libros. Su tío Andrés García de la Barza y Gómez de la Serna, apenas un año mayor, fue quien lo llevó a escribir.

A los 16 años publicó “Entrando en fuego”. En 1908 se graduó de abogado, profesión que nunca ejerció. Publicó “Morbideces”, su segundo libro. Empezó su carrera literaria en el periodismo. Inauguró la revista “Prometeo”, basada en la literatura francesa e inglesa. En 1909 publicó “Beatriz”, “Ateneo” y “El libro mudo”.

Se enamoró de la escritora y periodista Carmen de Burgos. A fin de alejarlo de su compañía, su padre le consiguió un puesto en la Oficina Española en París, alojándose cerca del Café de la Source. Carmen lo siguió a París donde vivieron juntos, viajando a diversos sitios europeos. Al final de esta experiencia parisina comenzó a escribir sus famosas “greguerías”, siendo su madrina Carmen de Burgos.

Al finalizar su empleo en París, ambos regresaron a Madrid. En 1914, regresó a París y escribió “El doctor inverosímil”, su primera novela. Al iniciarse la !a. Guerra Mundial regresó a Madrid donde trabajó como Oficial Técnico de la Fiscalía del Tribunal Supremo.

Creó una reunión literaria en el Café de Pombo, como una tertulia de los días sábados, donde participaron al comienzo, sus amigos más cercanos. Se denominó “La Sagrada Cripta del Pombo”, que estuvo vigente hasta el año 1936. Un resumen de dichas reuniones tituladas “El Pombo”, se publicaron en 1918.

Foto: Reunión literaria en Café Pombo.

Colaboró en los diarios “El Liberal” y “El Sol”. Fue colaborador en la “Revista de Occidente”. Comenzó a escribir las biografías de Colette, Apollinaire y Remy de Gourmont. Viajó por España brindando conferencias pobladas de sus greguerías.

En 1927 comenzó su colaboración con el diario “La Nación”, en Buenos Aires. Viajó a París con mucha frecuencia; montó una tertulia en el Café de la Consigne. En 1930 viajó a Buenos Aires, invitado a dar conferencias, gracias a sus colaboraciones en el diario “La Nación”. Conoció a la escritora argentina Luisa Sofovich, Luisita, que tenía un hijo de un matrimonio anterior, con quien inició una relación por el resto de su vida.

Regresó a Madrid junto con Luisita, el 23 de julio de 1932. El estallido de la Guerra Civil Española precipitó los acontecimientos. Salieron de Alicante hacia Marsella. En tren hacia Burdeos y de ahí en barco, en tercera clase hacia Montevideo con escala en Lisboa. El comienzo de su exilio en Buenos Aires no fue agradable. Recibió ayuda de Oliverio Girondo.

En 1938 se ubicó en la calle Hipólito Irigoyen 1974. Integrado a la Sociedad de Buenos Aires, se dedicó con furor a la greguería, cada vez más identificado con el sentir porteño. En 1944 comenzó a escribir artículos para el Diario español “Arriba”. En 1949 escribió “Las tres gracias”, donde Madrid era el protagonista. Viajó a Montevideo y Chile donde dictó conferencias.

Recibió una invitación oficial del Ateneo de Madrid para viajar a España, con una estadía de dos meses. Llegó el 22 de abbril de 1949. Celebró tres reuniones de su famosa tertulia y participó en múltiples actos sociales y en conferencias. El 31 de mayo abandonó Madrid y decidió su regreso a Buenos Aires, junto a Luisita.

Desde 1953 a 1960, publicó 12 libros, miles de artículos periodísticos y nuevos grupos de greguerías, especialmente solicitadas desde España, por el diario ABC. Trabajó como guionista para la televisión argentina.

Enfermo de diabetes desde hacía tiempo, padeció complicaciones que alteraron su precaria salud, rechazando múltiples invitaciones provenientes de Madrid. Argentina le ofreció una pensión vitalica. En 1962 se le diagnosticó un cáncer gastroduodenal. Falleció en Buenos Aires el 12 de enero de 1963. Sus restos llegaron a Madrid el 23 de enero.

Su creación literaria más reconocida fue la “Greguería”, inicada en 1910. Son sentencias ingeniosas y breves, con una formulación linguística muy elaborada pero sintética, ingeniosa y humorística, como por ej.:”Lo más importante de la vida es no haber muerto”. Sobre este tema escribió “Greguerías” en 1917; “Flor de Greguerías” en 1933 y “Total de Greguerías” en 1955. En 1948 publicó su autobiografía “Automoribundia (1888-1948)”, la historia de como ha ido muriendo un hombre.

Sus obras “Explicación de Buenos Aires” (1948) e “Interpretación del tango” (1949), recogieron las observaciones sobre la ciudad. Colaboró en la mayoría de los diarios argentinos como “La Nación”, “El Mundo”, “La Razón”, “La Prensa”, “Clarín”; en el periódico “Amanecer” de la colectividad judía; en revistas como “Sur”, “Proa”, “Martín Fierro”, “Caras y Caretas”, “Mundo Argentino”, “PBT”, “Atlántida” y “El Hogar”.

“En la vida hay que ser un poco tonto porque sinó lo son sólo los demás y no te dejan nada” decía en una de sus greguerías Ramón Gómez de  la Serna, uno de los más significativos escritores de la lengua española del siglo XX, que vivió en ese Buenos Aires que se fue.

Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Ram%C3%B3n_G%C3%B3mez_de_la_serna

Boletín RAMÓN. Junio 2010. Buenos Aires.

Sin categoría

GRETE STERN

Grete Stern fue una fotógrafa nacida en Elberfeld, Alemania, el 9 de mayo de 1904.

Estudió en la famosa Escuela de la Bauhaus. En 1923 estudió cursos de dibujo y tipografía, trabajando en Diseño Publicitario y posteriormente se perfeccionó en Berlín con el fotógrafo y matemático maestro Walter Peterhaus.

En el año 1928, junto con Ellen Auerbach, instaló un estudio fotográfico en su departamento dedicándose a tareas publicitarias hasta la llegada del nazismo en 1933. En 1932 conoció en la Bauhaus al fotógrafo argentino Horacio Cóppola, con quien se casó en Londres en 1935.

Viajaron a la Argentina y exhibieron sus trabajos  en los salones de la Editorial Sur, dirigida por Victoria Ocampo, constituyendose en la primera exposición de fotografía moderna realizada en el país, con fotos obtenidas en Inglaterra y Alemania. Luego del nacimiento de su hija en Inglaterras, Grete regresó al país radicándose definitivamente.

Junto al pintor español Luis Seoane, instalaron un estudio en la calle Córdoba 363 para trabajar en fotografía publicitaria, pero fracasó cerrando en 1938. En 1949, Grete y su marido se mudaron a la localidad de Ramos Mejía donde nació su hijo Andrés. En esa casa recibieron a refugiados políticos y exiliados.

En esa época trabajó en el Museo de Antropología dependiente de la Universidad de La Plata, donde documentó los Huacos Chimú - Chancay, y en la diagramación del libro “Buenos Aires” de Horacio Cóppola. Fue el comienzo de la época del diseño de tapas de libros, en la década del 40.

Su primera exposición individual fue en 1943, año de su separación de Cóppola. Durante 14 años realizó un total de 7 muestras dedicadas al retrato. Entre 1948 y 1954 trabajó en la Ciudad de Buenos Aires, relevando la arquitectura de sus patios y fachadas.

Son destacables los trabajos que realizó en colaboración con el sociólogo Gino Germani para la revista “Idilio”, entre los años 1948 y 1951. Germani interpretaba los sueños enviados por las lectoras y Grete realizaba la ilustración fotográfica elaborando 150 montajes fotográficos. Fue una expresión del inconciente social de la época.

Grete Stern fue muy crítica sobre temas como el machismo preponderante y el sometimiento de la mujer. Sucesivas exposiciones no fueron valoradas en sus reales dimensiones. Convocada por Jorge Romero Brest coordinó un Taller de Fotografía en el Museo de Bellas Artes, donde trabajó desde 1956 hasta 1970.

En 1957 fue contratada por la Secretaría de Turismo de Jujuy y dos años más tarde, dictó un seminario de fotografía en la provincia de Chaco, invitada por la Universidad del Nordeste. Residió en la zona durante un año, conociendo en profundidad a la Comunidad Toba. Ganó una beca del Fonfo Nacional de las Artes para el relevamiento fotográfico de las comunidades indígenas de Chaco, Formosa y Salta, registrando sus costumbres, artesanías y vida cotidiana.

En 1958 adoptó la ciudadanía argentina. En 1982 presentó una muestra en Houston, que significó el comienzo del reconocimiento de su obra. Ese año recibió el Premio Konex  como una de las cinco mejores fotógrafas de la Historia Argentina. Falleció en Buenos Aires, el 24 de diciembre de 1999. Esta relevante artista que documentó vida y costumbres de los indígenas del Chaco, dejando un legado de retratos urbanos, vivió en ese Buenos Aires que se fue.

Fuente: http://www.avizora.com/publicaciones/biografias/textos/textos_s/0024_stern_gente

http://es.wikipedia.org/wiki/Grete_Stern

Artistas destacados, El exilio, Vivieron en Buenos Aires

PEDRO GARCÍA Y LA LIBRERÍA “EL ATENEO”

Pedro García, un inmigrante español nacido en Logroño, integrante de una familia de libreros, fundó la librería y editorial “El Ateneo” en setiembre de 1912.

Su primera ubicación fue en la calle Victoria al 600 (hoy Hipólito Irigoyen). En 1936 se trasladó a Florida 371 y en 1938 se ubicó en Florida 340. Por sus salones pasaron personalidades de renombre nacional e internacional.

Pedro García incluyó en su catálogo editorial textos selectos de la literatura universal, pero por sobre todo, libros académicos de Medicina, Odontología, Farmacia y Bioquímica, Salud Pública e Higienismo, de edición nacional o extranjera, que se constituyeron en el área más sólida de su catálogo.

Durante nuestra etapa de estudiante universitario, las visitas a la sucursal ubicada en la esquina de Junín y Córdoba, fueron un destino obligatorio. Muchos de los libros recomendados, ahí se editaban, y se podía hallar también, libros de difusión más limitada. Una vez graduado, fue el sitio donde compré los libros de consulta, siempre necesarios.

En Florida 340 se realizaron las denominadas “Peñas de Escritores”, a las que concurrieron figuras de primera línea como Conrado Nalé Roxlo, Jorge Luis Borges, Manuel Mujica Lainez, Victoria Ocampo, Leopoldo Marechal, Eduardo Mallea, etc. Posteriormente, el 21 de setiembre de 1969, se realizó la “Primavera de las letras”, jornadas en la que los escritores firmaban ejemplares de sus libros.

Fue el antecedente de la Feria Internacional del Libro, donde los lectores dialogaban con los autores y se llevaban un ejemplar autografiado. Durante la Guerra Civil Española, “El Ateneo” fue un sitio de libertad editorial, ya que se imprimieron obras pruhibidas por el franquismo.

La sucursal más espectacular es la ubicada en Santa Fé 1860, en la sede del viejo cine teatro “Gran Splendid”, considerada la segunda librería más importante del mundo. En 1998, se crearonn otras dos sucursales: una ubicada en Cabildo y Juramento y la otra, en Florida 629.

Pedro García falleció en Buenos Aires en 1948 y sus hijos Pedro y Eustasio continuaron eficazmente su obra, aumentando el número de sucursales en Amédica y Europa. En 2012, “El Ateneo” festejó su primer siglo de vida. La editorial y librería “El Ateneo”, creación de Pedro García, fue un centro literario indiscutido que mantuvo su vigencia como faro cultural en ese Buenos Aires que se fue.

Fuente: http://www.eldia.com.ar/edis/20121111/cien-anos-historia-mundo-literario-argentino

http://www.diasde historia.com.ar/content/el-ateneo-celebra-hoy-su-centenario

La educación, La inmigración, La medicina de ayer

CONSTANCIO C. VIGIL

Constancio Cecilio Vigil, fue un escritor especializado en literatura infantil, nacido en Rocha, Uruguay, el 4 de setiembre de 1876.

Comenzó su carrera periodística a los 15 años creando el periódico “El Derecho” y cuatro años más tarde, el Semanario “La Alborada”. Le siguió el diario “La Ley”, clausurado en 1903 por razones políticas, hecho que decidió su radicación en la Argentina.

En 1904 fundó la revista “Pulgarcito”, que contenía una sección infantil y en 1908 “Germinal”, revista dedicada al  agro. En 1911 fundó, conjuntamente con Alberto Haynes, la revista “Mundo Argentino”. El 7 de marzo de 1918 publicó la revista “Atlántida”, dando origen a la Editorial Atlántida, que llegó a ser líder en el mercado de revistas.

Fue responsable de la aparición de “El Gráfico”, el 30 de mayo de 1919, dedicada a los deportes; “Billiken”, el 17 de noviembre de 1919, dedicada a los niños en edad escolar; “Para Tí”, el 16 de marzo de 1922, dedicada al mundo de la mujer; “Tipperary”, el 18 de aabril de 1928; “Chacra”, en 1930; “El golfer argentino”, en 1931; “Vida nuestra” en 1932. Editó la “Colección billiken” con biografías de los grandes hombres de la historia y la cultura.

Durante toda nuestra vida escolar, estuvimos muy bien acompañados por la revista “Billiken”. En sus páginas, se reflejaron los distintos temas de estudio, que se presentaban en forma paralela al desarrollo del programa lectivo oficial. La coincidencia permitía “enriquecer” las tareas con el agregado de fotos y dibujos publicados, que trasladábamos directamente de la revista al cuaderno de clase, mediante el auxilio de bencina, dejando una reproducción más que aceptable.

En las páginas de “Billiken”aparecía la promoción de los libros y cuentos de Vigil. Entre éstos, “Misia Pepa”, una lora parlanchina; “El Mono Relojero”; “La Hormiguita Viajera”; “La Dientuda”, una ratona; “La Familia Conejola”; “Los Chanchín”; “La moneda volvedora”. Entre los libros se destacaron “Cartas a gente menuda”; “El Erial”, un compendio de reflexiones;”Vida Espiritual”; “Marta y Jorge”, un libro para adolescentes; el famoso “Upa!”, texto para aprender a leer. Muchos de estos cuentos y algunos libros, fueron ilustrados por el dibujante español Federico Ribas.

Constancio C. Vigil falleció en Buenos Aires el 24 de setiembre de 1954. Tres mil escuelas, aulas y bibliotecas llevan su nombre. Este extraordinario periodista, escritor y editor, propuesto para el Premio Nóbel de la Paz, vivió en ese Buenos Aires que se fue.

Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Constancio_C_Vigil.

http://www.enlacesuruguayos.com/Billiken.htm

El exilio, La educación, La infancia, Vivieron en Buenos Aires

LAS PANTALLAS ABANICO

Durante la época veraniega, el empleo de una pantalla abanico era el medio habitual para combatir el calor.

Era tradicional que en las panaderías, almacenes, mercado, estaciones de servicio, etc. se obsequiaran pantallas muy rústicas, consistentes en un rectángulo de cartón delgado con un mango de madera. Eran útiles pero de vida corta.

Un diseño completamente distinto era el de las pantallas obsequiadas durante los bailes de Carnaval. Eran de cartón, con tres secciones, configurando una especie de botellón con las secciones superpuestas. Presionando los bordes inferiores, se desplazaban a lo ancho, desarrollando una pantalla que ocupaba muy poco espacio cuando estaba plegada, contribuyendo a superar la elevada temperatura ambiente.

La existencia de aire acondicionado era excepcional. La lucha contra el calor se realizaba con la ayuda de ventiladores, ya fueran de techo, con aspas muy grandes, comunes en cafés y bares, o los portátiles, que se podían encontrar en los locales públicos, cines, teatros y algunos domicilios.

Los mimbreros vendían unas pantallas muy sólidas, fabricadas con hojas de palmera; eran prácticas y durables. Dada su consistencia, podían lavarse prolongando su uso. Pero las pantallas abanico más delicadas, verdaderas obras de artesanía, eran las de tipo oriental.

Las regalaban en las tintorerías y en las casas de té. Con motivos orientales, se construían con una caña de bambú, que seccionada en delgadas tiras, constituían el armazón, tapizado con un papel de arroz donde se apreciaba la imagen acompañada con letras japonesas. Eran muy buenas, pero requerían cuidados para usarlas porque se dañaban fácilmente.

En las reuniones sociales, las damas empleaban un abanico, el producto más sofisticado para apantallarse. Las variedades eran múltiples y los costos en relación directa con la calidad de su fabricación y los adornos que portaban. El manejio del abanico se transformaba al abrirlo y cerrarlo en una prueba de destreza en manos ágiles.

Las pantallas abanico constituyeron una ayuda fundamental para combatir el calor a nivel social y doméstico en ese Buenos Aires que se fue.

Modas y costumbres

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda