El Buenos Aires que se fue

Blog en Monografias.com

 

Sin categoría

¡HASTA PRONTO!!!

Estimados amigos:

Hemos sido notificados que temporariamente, el Blog de Monografías.com, interrumpirá sus servicios, en principio, hasta el próximo año, sin una fecha concreta de regreso.

Por esta razón quiero despedirme de quienes han seguido la publicación de los temas de “El Buenos Aires que se fue”, y agradecer a Monografías.com, la asistencia en el mantenimiento del blog. Si bien me cuesta escribir estas líneas, no puedo dejar de señalar la oportunidad que he tenido de haber plasmado tantas vivencias y momentos únicos que han caracterizado el estilo de “El Buenos Aires que se fue”.

Cordiales saludos y hasta muy pronto

Dr. Carlos E. Araujo

Sin categoría

PICHÍN, EL BARMAN GALANTE

Santiago “Pichín” Policastro, fue un especialista en cocteles nacido en Buenos Aires el 1º de setiembre de 1912.                                                                                                

Foto: NTD

Hijo de inmigrantes italianos, tenía seis hermanos. Una vez finalizada la escuela primaria, ayudó a su padre en el reparto de leche. Comenzó a trabajar en la Cafetería Havanna de Mar del Plata, preparando tragos y cocteles, reemplazando al café. Fue el comienzo de su fama.

Con un local en Mar del Plata y dos en Buenos Aires, desarrolló su tarea creativa, imponiendo un estilo claro y definido, basado en sus modales refinados. Estaba en contacto permanente con estrellas del cine, teatro y la canción. En 1950 publicó “Tragos Mágicos”, un libro con recetas y opiniones de famosos.

Titular del gremio de barmanes de Argentina, compitió en 1954 en Berna, Suiza, en el campeonato mundial de la Asociación Internacional de Bartenders (IBA), ganando el Primer Premio, el Oso de Berna, con su coctel “El Pato”, una combinación de gin, vermú seco, campari, cointreau y kirsch.

Su oficio lo llevó a viajar en barco por diversos países. A raíz de ello, fue convocado desde la Oficina de la Presidencia de la Nación, a una entrevista personal con el Presidente Juan Perón, donde se le manifestó la necesidad de viajar por América hasta Estados Unidos, llevando y promocionando tragos y vinos argentinos, en el buque Fanu Río de la Plata, acompañado de empresarios que presentaban sus productos en cada parada, bajo los auspicios de la embajada argentina.

El primer viaje de la gesta diplomática gastronómica se hizo en junio de 1955, con la participación de bodegueros argentinos de Mendoza y San Juan. Recorrieron la Costa Atlántica y el Caribe, hasta llegar a Nueva York, constituyendo un éxito comercial, en una gira de 22 días.  La llegada a Buenos Aires coincidió con el derrocamiento del General Perón por la llamada “Revolución Libertadora”.

Forzado a exiliarse por su relación peronista, dejó sus negocios en manos de un hermano, se ubicó en Venezuela como Barman, alcanzando el cargo de Director de la ronera venezolana “Pampero”. Posteriormente, se radicó en Miami, Estados Unidos, en 1978, fundando “LAICA, Inc”, una empresa propia ligada a la ronera venezolana. En 1990, recibió el premio “Angelo Zola”, de la IBA. Murió en Miami a los 97 años, el 16 de enero de 2010.

“La misión del barman es alegrar, no embriagar”, decía la figura Nº 1 de la coctelería argentina y mundial, el autodidacta, carismático y lúcido “Pichín”, en ese Buenos Aires que se fue.

Fuente: El Barman de Perón. NTD, 20 abril 2015.

Pichín Policastro, el campeón exiliado. Pag.12, 17 agosto 2015.

https://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Santiago_Policastro&oldid=101164925

Pichin, el Barman Galante (1911-2010)Gastón Regnier. Bar and Drinks, Nº 37, Otoño 2010

El exilio, Personajes de la ciudad, Sin categoría

LA BOMBA ATÓMICA ARGENTINA

En el año 1948, el gobierno peronista decidió desarrollar la energía atómica.

Entre los científicos llegados al país después de finalizada la Segunda Guerra Mundial, se encontraba el ingeniero aeronáutico Kurt Tank, quien recomendó al físico austríaco Ronald Richter. Este seudo científico sedujo al General Perón desde el momento que lo conoció, con su proyecto de “fusión nuclear controlada”.

El 21 de julio de 1949, por Decreto Presidencial 20.500, se creó el Centro Huemul, primer complejo nuclear del Hemisferio Sur. Así fue como se construyeron a fines de 1949, unos laboratorios secretos en el sur del país, en la isla Huemul, frente al lago Nahuel Huapi.

El objetivo era disponer de una fuente inagotable de energía, necesaria para la transformación industrial del país. La idea de Perón era desarrollar la tecnología y la industria nacional.  El 16 de febrero de 1951, se anunció que en la planta piloto de energía atómica ubicada en la isla Huemul, de San Carlos de Bariloche, “se llevaron a cabo reacciones termonucleares bajo condiciones de control de escala técnica”.

El 24 de marzo de 1951, fuimos testigos en la televisión argentina del discurso del General Perón, cuando anunció con un entusiasmo no disimulado, que la Argentina era el primer país en el mundo en controlar la fusión nuclear y que muy pronto, tendríamos la bomba atómica. La Argentina se transformaba en potencia nuclear.

El anuncio provocó innumerables respuestas desde todo el mundo, dudando de la veracidad de lo dicho. Las críticas fueron múltiples y algunas de ellas, muy despiadadas. Este plan nuclear fue denunciado por los EEUU y Gran Bretaña, como una amenaza a la paz mundial. Se decía que una Tercera Guerra Mundial provendría desde Argentina en los campos de batalla de Sudamérica.

Pero el tiempo pasaba y las novedades esperadas, no aparecían. Esta situación motivó que el gobierno convocara a una Comisión Fiscalizadora integrada por los más importantes físicos argentinos, encabezados por el Dr. José Balseiro, quienes visitaron la isla el 4 de setiembre de 1952. Después de una estadía de 3 días comprobaron que el físico no obtuvo ningún resultado.

Se señaló que el accionar de Richter dejaba mucho que desear desde el punto de vista del método científico, considerando que su trabajo, era una farsa. Se recomendó suprimir todo el apoyo y cancelar el proyecto. Pero dejó un saldo positivo: la creación de la Comisión Nacional de Energía Atómica y un Centro de Excelencia para la formación de físicos y científicos, en ese Buenos Aires que se fue.

Fuente:González F. La bomba atómica de Perón. Crónica de un país adolescente. El Cronista. 31-10-2014

http://www.taringa.net/posts/apuntes-y-monografias/7843925/La-bomba-de-Peron-

Sin categoría

EL APERITIVO PINERAL

Pineral es un aperitivo creado en 1864 por los hermanos Pini.

Hermenegildo Pini nació en Lierna, Italia, sobre el lago de Como. En 1864 fundó en Buenos Aires “Pini Hermanos & Cía”, la empresa licorera “más importante de Sudamérica”, según sus palabras. Su producto estrella fue el aperitivo “Pineral”, elaborado como una réplica al antiguo bitter francés “Aperital Deloc”.

La fórmula original era a base de 30 hierbas aromáticas, cáscaras de frutas cítricas y caramelo, con alcohol de 36º. “Pineral” es un aperitivo de tipo amaro, que acompañó a generaciones de argentinos durante más de un siglo, con un sabor cercano al del bitter alemán. Hermenegildo Pini, que en 1922 fue Presidente de la Unión Industrial Argentina, fue uno de los tantos inmigrantes italianos que trajeron al país el gusto por los aperitivos como el vermouth, fernet y bitter.

Como en todos los aperitivos de esa época, se lo recomendaba por poseer propiedades de tónico reconstituyente, vigorizante, estimulante del apetito, y regularizador de la digestión. “Pineral” triunfó en las exposiciones nacionales e internacionales, acumulando premios y medallas, impresas en su colorida etiqueta, adornada con un fileteado porteño.

El desarrollo de los aperitivos se vió favorecido en la segunda década del Siglo XX, como consecuencia de las dificultades provocadas por la Primera Guerra Mundial, motivando su fabricación en el país, ante la demanda creciente de los inmigrantes. A la publicidad inteligente de Hermenegildo Pini, basada en las propiedades tonificantes, se le sumó la gama de obsequios, sea para cafés y bares como ceniceros y destapadores, o de relojes suizos y máquinas de afeitar para los consumidores habituales.

La popularidad de “Pineral” quedó reflejada en el tango que, con el mismo nombre, escribió Ángel Villoldo. Su uso se extendió a las pulperías del interior cuando fue adoptado por los gauchos. Se llegaron a vender 600 mil botellas al año. Sin embargo, su consumo anual fue disminuyendo hasta alcanzar la cifra de 24 mil botellas, por lo que la empresa fue vendida en el año 1974.

El “Pineral”, un amaro de alta graduación alcohólica, brilló en los bares y fondas tradicionales, siendo llamado “el fernet de los pobres”, en ese Buenos Aires que se fue.

Fuente: http://www.bar-drinks.com.ar/2013-08-19-15-43-12/aperitivos/128-pineral?tmp…

http://libroderecetas.com/bebidas/aperitivos-tipicos-argentinos

http://dearomasysabores.wordpress.com/2011/08/04/pineral

Sin categoría

ANATOLE BORISOVICH SADERMAN

Anatole Borisovich Saderman fue un fotógrafo nacido en Moscú, Rusia, el 6 de mayo de 1904.

En 1918 viajó con su familia a Minsk y luego a Lodz, Polonia, donde estudió inglés y dibujo. En 1921 se estableció en Berlín, Alemania, donde retomó los estudios de bachillerato y el idioma búlgaro. Para ayudar a su familia dictó clases de ruso para alemanes y de alemán para rusos.

Comenzó a pintar carteles y la reproducción de rostros de las figuras cinematográficas de la época para un cine de barrio. La llegada de Hitler, motivó a la familia a emigrar en 1926 hacia América del Sur, viajando a bordo del “Cap Polonio”. Anatole descendió en Montevideo con 3 dólares, libros y una máquina fotográfica. Desconocía totalmente el castellano. Su familia siguió hasta Asunción, Paraguay, donde residía su hermano mayor.

Trabajó de fotógrafo callejero y estudió fotografía con el maestro ruso Nicolás Yarvoff. Obtuvo fotografías del puerto y conventillos montevideanos, empleando una vieja máquina que le había regalado su padre. En 1927 viajó a Asunción, donde instaló su primer estudio fotográfico llamado “Electra”. En 1929 viajó a Formosa y en 1932 se estableció en Buenos Aires, comenzando a trabajar en el Estudio Van Dick, ubicado en Rivadavia y Medrano.

Recorrió todos los escalones de la fotografía, desde retocar un negativo, hacer copias, trabajos en el laboratorio hasta la práctica intensiva de la fotografía. En 1934, abrió su estudio en la calle Callao 1066. Su especialidad fue el retrato y su clientela, principalmente los artistas plásticos. La calidad y cantidad de artistas que desfilaron por su estudio fue muy importante. Saderman fotografió a los más destacados representantes de las artes plásticas argentinas.

La serie comenzó con el escultor Luis Falcini. Le siguieron Raúl Soldi, Lino Eneas Spilimbergo, Antonio Berni, Benito Quinquela Martin, quienes fueron unos pocos de las muchas figuras que pagaron con su talento, el trabajo de Anatole Saderman. El pago se realizaba intercambiando un cuadro por el retrato fotográfico.

Pasado un tiempo, el fotógrafo estableció como condición para el trueque, la de recibir solamente autorretratos, hecho que lo llegó a acumular más de 100 trabajos. Con ambas modalidades, Saderman acumuló una cantidad de cuadros que provocó la envidia de más de un museo, por constituir una muestra real del desenvolvimiento del arte plástico en la Argentina.

Entre 1961 y 1962 vivió en Roma, realizando exposiciones en la Galería Nova Pesa. Su estilo se basó en el estudio del rostro, la iluminación de sus expresiones y el brillo de los ojos, capturando una imagen exclusiva e inimitable.

En 1974 se mudó a Santiago del Estero con su esposa Nina y publicó “Retratos y Autorretratos”. Fue socio fundador de la Asociación de Fotógrafos Profesionales, del Foto Club Argentino y del Foto Club Buenos Aires. Buena parte de su obra se conserva en el Fondo Nacional de las Artes. En 1982 recibió el premio Konex. En 1984 fue nombrado “Ciudadano Ilustre de la Ciudad de Buenos Aitres”. Anatole Saderman, el mayor retratista de la fotografía argentina, vivió en ese Buenos Aires que se fue, donde falleció el 31 de octubre de 1993.

Fuente: Chatrone Celina: Anatole Saderman, un extraño en el espejo. La Nación, ADN Cultura, 08-02-2013.

http://es.wikipedia.org/wiki/Anatole_ Saderman

Villar, Eduardo. Anatole Saderman, el fotógrafo que se muestra en cada retrato. Clarín 07-01-2013.

http://libreriaelextranjero.com/anatole-saderman-retratos-fotograficos…

El exilio, La inmigración, Sin categoría, Vivieron en Buenos Aires

EL SALÓN DE LUSTRAR

El Salón de lustrar era un sitio frecuentado por hombres que concurrían a fin de embellecer sus zapatos.

Ubicados en distintos sitios de la ciudad, estos locales con la dimensión de una habitación de 4 x 4 metros, disponían de una plataforma elevada 70 centímetros del suelo, sobre la que se ubicaban no menos de 6 sillas o, en su defecto, un largo sillón de madera donde se sentaban los interesados.

Apoyaban los zapatos en una plantilla de bronce, montada sobre un vástago de 30 centímetros de altura. El lustrado de los zapatos era realizado por varios empleados, generalmente en número de tres, quienes dialogaban en todo momento entre sí, con los ocasionales clientes y con los que esperaban sentados en otras sillas del salón.

Algunos salones funcionaban como anexo de peluquerías o integradas a ellas en el mismo ambiente. Hemos recibido los servicios de peluquería y lustrado de zapatos en un Salón ubicado en el pasaje subterráneo de la Avenida Corrientes y Obelisco. Durante mi niñez, conocí un salón ubicado en la calle Rivadavia, entre Billinghurst y Sadi Carnot (hoy Mario Bravo).

El lustrado de zapatos en el Salón, era en realidad una reunión social en la que, al igual que en las peluquerías, se repasaba la actualidad nacional, mechada con comentarios humorísticos. Una victrola a cuerda con su enorme bocina, brindaba un entorno musical integrado mayoritariamente por tangos, valses, canciones italianas y españolas.

En el Salón de lustrar se ejecutaba un oficio que hoy, está en vías de extinción, pero bien valorado por los amantes del cuidado apropiado del calzado para mejorar su aspecto conservando al cuero en buen estado. El arte del lustrado de los zapatos fue moneda corriente en ese Buenos Aires que se fue.

Foto: AGN

El barrio, La ciudad, La cuestión social, Personajes de la ciudad, Sin categoría

RAMÓN GÓMEZ DE LA SERNA

Ramón Gómez de la Serna fue un periodista y escritor español nacido en Madrid, el 3 de julio de 1888.

Inventó el género literario llamado “Greguería”. Escribió ensayos, biografías, novelas y teatro. Difusor de la vanguardia europea, publicó un centenar de libros. Su tío Andrés García de la Barza y Gómez de la Serna, apenas un año mayor, fue quien lo llevó a escribir.

A los 16 años publicó “Entrando en fuego”. En 1908 se graduó de abogado, profesión que nunca ejerció. Publicó “Morbideces”, su segundo libro. Empezó su carrera literaria en el periodismo. Inauguró la revista “Prometeo”, basada en la literatura francesa e inglesa. En 1909 publicó “Beatriz”, “Ateneo” y “El libro mudo”.

Se enamoró de la escritora y periodista Carmen de Burgos. A fin de alejarlo de su compañía, su padre le consiguió un puesto en la Oficina Española en París, alojándose cerca del Café de la Source. Carmen lo siguió a París donde vivieron juntos, viajando a diversos sitios europeos. Al final de esta experiencia parisina comenzó a escribir sus famosas “greguerías”, siendo su madrina Carmen de Burgos.

Al finalizar su empleo en París, ambos regresaron a Madrid. En 1914, regresó a París y escribió “El doctor inverosímil”, su primera novela. Al iniciarse la !a. Guerra Mundial regresó a Madrid donde trabajó como Oficial Técnico de la Fiscalía del Tribunal Supremo.

Creó una reunión literaria en el Café de Pombo, como una tertulia de los días sábados, donde participaron al comienzo, sus amigos más cercanos. Se denominó “La Sagrada Cripta del Pombo”, que estuvo vigente hasta el año 1936. Un resumen de dichas reuniones tituladas “El Pombo”, se publicaron en 1918.

Foto: Reunión literaria en Café Pombo.

Colaboró en los diarios “El Liberal” y “El Sol”. Fue colaborador en la “Revista de Occidente”. Comenzó a escribir las biografías de Colette, Apollinaire y Remy de Gourmont. Viajó por España brindando conferencias pobladas de sus greguerías.

En 1927 comenzó su colaboración con el diario “La Nación”, en Buenos Aires. Viajó a París con mucha frecuencia; montó una tertulia en el Café de la Consigne. En 1930 viajó a Buenos Aires, invitado a dar conferencias, gracias a sus colaboraciones en el diario “La Nación”. Conoció a la escritora argentina Luisa Sofovich, Luisita, que tenía un hijo de un matrimonio anterior, con quien inició una relación por el resto de su vida.

Regresó a Madrid junto con Luisita, el 23 de julio de 1932. El estallido de la Guerra Civil Española precipitó los acontecimientos. Salieron de Alicante hacia Marsella. En tren hacia Burdeos y de ahí en barco, en tercera clase hacia Montevideo con escala en Lisboa. El comienzo de su exilio en Buenos Aires no fue agradable. Recibió ayuda de Oliverio Girondo.

En 1938 se ubicó en la calle Hipólito Irigoyen 1974. Integrado a la Sociedad de Buenos Aires, se dedicó con furor a la greguería, cada vez más identificado con el sentir porteño. En 1944 comenzó a escribir artículos para el Diario español “Arriba”. En 1949 escribió “Las tres gracias”, donde Madrid era el protagonista. Viajó a Montevideo y Chile donde dictó conferencias.

Recibió una invitación oficial del Ateneo de Madrid para viajar a España, con una estadía de dos meses. Llegó el 22 de abbril de 1949. Celebró tres reuniones de su famosa tertulia y participó en múltiples actos sociales y en conferencias. El 31 de mayo abandonó Madrid y decidió su regreso a Buenos Aires, junto a Luisita.

Desde 1953 a 1960, publicó 12 libros, miles de artículos periodísticos y nuevos grupos de greguerías, especialmente solicitadas desde España, por el diario ABC. Trabajó como guionista para la televisión argentina.

Enfermo de diabetes desde hacía tiempo, padeció complicaciones que alteraron su precaria salud, rechazando múltiples invitaciones provenientes de Madrid. Argentina le ofreció una pensión vitalica. En 1962 se le diagnosticó un cáncer gastroduodenal. Falleció en Buenos Aires el 12 de enero de 1963. Sus restos llegaron a Madrid el 23 de enero.

Su creación literaria más reconocida fue la “Greguería”, inicada en 1910. Son sentencias ingeniosas y breves, con una formulación linguística muy elaborada pero sintética, ingeniosa y humorística, como por ej.:”Lo más importante de la vida es no haber muerto”. Sobre este tema escribió “Greguerías” en 1917; “Flor de Greguerías” en 1933 y “Total de Greguerías” en 1955. En 1948 publicó su autobiografía “Automoribundia (1888-1948)”, la historia de como ha ido muriendo un hombre.

Sus obras “Explicación de Buenos Aires” (1948) e “Interpretación del tango” (1949), recogieron las observaciones sobre la ciudad. Colaboró en la mayoría de los diarios argentinos como “La Nación”, “El Mundo”, “La Razón”, “La Prensa”, “Clarín”; en el periódico “Amanecer” de la colectividad judía; en revistas como “Sur”, “Proa”, “Martín Fierro”, “Caras y Caretas”, “Mundo Argentino”, “PBT”, “Atlántida” y “El Hogar”.

“En la vida hay que ser un poco tonto porque sinó lo son sólo los demás y no te dejan nada” decía en una de sus greguerías Ramón Gómez de  la Serna, uno de los más significativos escritores de la lengua española del siglo XX, que vivió en ese Buenos Aires que se fue.

Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Ram%C3%B3n_G%C3%B3mez_de_la_serna

Boletín RAMÓN. Junio 2010. Buenos Aires.

Sin categoría

BARRY MORAL

Barry Moral (Raúl Alberto Morales Luque), fue un ejecutante de saxo y clarinete nacido en Córdoba en el año 1916.

Sus primeras actuaciones se desarrollaron con las orquestas de René Cóspito, Los Santa Paula Serenaders y Héctor Lagna Fietta respectivamente. Fue vocalista en la Orquesta de Osvaldo Norton, en la década del 40. Posteriormente integró el conjunto “La jazz Mickey”.

Este hecho motivó que el jazzman norteamericano Harold Mickey, afincado en Buenos Aires desde el año 1933, fuera a verlo a fin de averiguar si lo estaban imitando. Como resultado de esa visita, Harold Mickey convocó a Alberto Morales a integrar su orquesta como cantor y ejecutante, pero con el seudónimo de Barry Moral.

Fueron 6 años de gran éxito en bailes, radios y discos grabados en el sello “Odeón”. Se independizó en 1942, formando su orquesta donde también actuaron sus hermanos Carlos, Mary y Alfredo, dando nacimiento al trío vocal “Los Tres Caballeros”, quienes fueron convocados por Walt Disney durante su visita a la Argentina, con motivo de la filmación de la película de dibujos animados “Dumbo”, para su versión en español.

Con el transcurso del tiempo, la orquesta experimentó variados cambios, desfilando figuras muy conocidas del mundo del jazz, como Marito Cosentino, Enrique Villegas, Chico Novarro, Tulio Gallo, Leandro y Rubén Barbieri, José Granara y muchos más.

Barry Moral ejecutaba con frecuencia el clarinete, en el estilo de Artie Shaw, con un repertorio de swing, standard para la época, a lo que agregaba música tropical. Un hecho llamativo fue que, a diferencia de las otras orquestas, las versiones cantadas fueron en español y no en inglés. Así se hicieron clásicas de la orquesta, las versiones de “Lily Marlene”, “Cielos azules” y “Zapatendo suavemente”, entre otras.

Como era habitual en la década del 40, estas orquestas participaban de los bailes del fin de semana en los clubes de barrio, junto a una orquesta típica. Así disfrutamos de su repertorio en los bailes que se realizaban en el “Club Vélez Sarsfield”, donde Barry Moral era una de sus atracciones.

Antes de partir a Nueva York en 1961, fue figura en los bailables “Modart”, en “Radio El Mundo”. También actuó en “Radio Splendid”, locales nocturnos y confiterías. En el término de 10 años, desde 1943 a 1953, grabó 149 temas para el sello “Odeón”. Luego de una permanencia de 4 años en los Estados Unidos, regresó a la Argentina en el año 1965, presentándose con su orquesta en fiestas sociales. Falleció en Buenos Aires, el 24 de noviembre de 1980, dejándonos un recuerdo de aquél Buenos Aires que se fue.

Fuente: http://www.jazzar.unlugar.com/directores.htm

Sin categoría

LOS VINOS MEDICINALES

Los vinos medicinales han sido muy importantes a lo largo de la historia para dar vigor y fuerza al ser humano en sus momentos críticos.

El empleo del vino en la elaboración de remedios, se remonta a las civilizacioners griega y romana. Hipócrates decía que “el vino es cosa maravillosamente apropiada para el hombre en la salud y en la enfermedad, si se administra adecuadamente y con mesura”.

Las boticas tenían la posibilidad de preparar productos basados en vino al que se le incorporaban principios activos. Se empleaban los vinos de tipo licoroso, generoso o añejo tipo Málaga, Jerez, Madeira, Malvasía o Pedro Ximénez.

Estaban indicados para personas debilitadas, enfermas, anémicas o convalecientes, con mala digestión o en tratamiento de la tuberculosis. Se empleaban en otras indicaciones como la diabetes. El vino antidiabético estaba constituido por vino añejo  con glicerina, nitrato de uranio, pepsina, bromuro de litio y quina. Se tomaba una copa  de jerez, antes o después de cada comida y otra al acostarse.

También el vino de Málaga conteniendo quina loja, quina calisaya, nuez de cola y vitamina B1, se usaba como reconstituyente y antianémico para niños y ancianos, neurasténicos y cardíacos. Los vinos de coca, fabricados mediante la maceración de hojas de coca, junto con los de quina y los antidiabéticos, fueron los tres vinos creados en la Antigua Persia, 7 mil años antes de Cristo.

Un anuncio en la revista PBT de 1907, decía que “El Abuelo” era un gran vino para postres y enfermos y que su uso diario prolongaba la vida. Una copita de “Oporto Dom Luiz” permitía recuperar las fuerzas en enfermos y convalecientes. Los exquisitos vinos “Marsala Florio” y “Malvasía Florio”, eran óptimos e insuperables reconstituyentes que devolvían la fuerza, salud y energía a quienes la habían perdido.

“Kalisay” era un aperitivo quinado que deleitaba los paladares de grandes y chicos, recomendado por los médicos por brindar vigor al organismo. A este anuncio aparecido en “Caras y Caretas” en al año 1929, le acompañamos con otro aparecido en la misma revista pero en 1904 y que decía: “Los que sufren de debilidad, agotamiento de fuerzas, neurastenia, no dejen de ensayar el “Licor Nervino Evandrina”, preparado con fosfogliceratos ácidos de calcio y hierro, cafeína, estricnina y quinina. Excita el apetito, favorece la digestión, vigoriza la sangre y los músculos y cura el agotamiento de fuerzas en cualquier causa. Los “multipotenciales” vinos quinados, integraron el arsenal médico terapéutico en aquel Buenos Aires que se fue.

Fuentes: http://concuchilloytenedor.es/vinos/medicinales/historia

Sin categoría

LAS BIBLIOTECAS POPULARES

Las Bibliotecas Populares fueron activos participantes en la etapa del desarrollo de la Ciudad de Buenos Aires.

Su expansión se produjo entre la segunda y cuarta década del siglo XX. Se encontraban en todos los barrios de la Ciudad y con orígenes diversos, formando parte de un club o sociedad de fomento, una consecuencia de la iniciativa vecinal.

Disponer de una biblioteca popular fue un objetivo a alcanzar. Se destacó en este sentido, la actividad desarrollada por el Partido Socialista y en menor medida, la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires, mucho más limitada.

Los libros se consultaban en la biblioteca o en el domicilio, gracias al sistema de préstamos. Pero las bibliotecas también desarrollaron otras actividades: representaciones teatrales, cursos de capacitación profesional como mecanografía y taquigrafía, actividades artísticas, grupos corales, conferencias y reuniones sociales como bailes, fiestas y pic-nics.

Las bibliotecas populares integraron la fuente alimenticia de la cultura popular barrial. Una de las bibliotecas barriales más importantes fue la “Sociedad Luz”, ubicada en la Boca y fundada por el Dr. Juan B. Justo en 1899. De gran prestigio, posee en la actualidad 92 mil volúmenes.

La dirección de las bibliotecas populares fue ejercida exclusivamente por hombres, siendo las mujeres, señoras y señoritas, su principal público. La biblioteca ofrecía una ventana al mundo, mostrando sus ideas y problemas. También desarrollaron campañas contra los flagelos de la época: alcoholismo, tabaco y tuberculosis.

Una de las preocupaciones fue el cultivo del espíritu y la cultura intelectual. Se organizaban bailes, veladas, kermeses, excursiones campestres, todo un conjunto de actividades recreativas. Los clientes habituales de las bibliotecas eran los jóvenes estudiantes, que consultaban libros de texto y también novelas. Cuando estudiaba Medicina, gracias al sistema de préstamos de libros a domicilio, conseguí durante un año, un libro de Patología en la biblioteca de un club social.

Las Bibliotecas Populares brindaron el acceso al mundo de la cultura, favoreciendo la capacitación y el mejoramiento individual en ese buenos Aires que se fue.

Fuente: Gutiérrez L. y Romero L. A. Sectores populares. Cultura y Política. Ed. Sudamericana, 1995

Sin categoría
chatroulette chatrandom

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda