El Buenos Aires que se fue

Blog en Monografias.com

 

Realidades argentinas

ANTONIO ABERTONDO

Antonio Abertondo fue un nadador en competencias de larga distancia, nacido en Beccar, Provincia de Buenos Aires, el 1º de agosto de 1918.

Dejó una huella muy profunda en la historia deportiva del país, ya que la mayoría de las empresas que acometió, fueron acompañadas por el éxito. Marcó records de permanencia en el agua, pero fue mundialmente conocido por ser el primer nadador del mundo que cruzó el Canal de la Mancha en ambas direcciones.

Partió de Inglaterra hacia Francia y sin interrupción, regresó a Inglaterra, empleando un tiempo de 43 horas y 5 minutos. La hazaña ocurrió en setiembre de 1961. Le significó su inclusión en las listas de honor del International Swimming Hall of Fame, la entidad que nuclea a los nadadores más exitosos del mundo.

Entre los años 1941 y 1945, intentó vanamente unir el Tigre con Puerto Nuevo, o cruzar el Río de la Plata. Pero a partir de 1946, comenzaron los éxitos nacionales e internacionales. Logró realizar el cruce del Río de la Plata, y unir el Tigre con el Balneario Municipal. En 1950 cruzó nuevamente el Río de la Plata.

Cruzó el Canal de la Mancha en tiempo record y el Estrecho de Gibraltar. En 1951, cruzó los ríos Hudson y Mississipi, en Estados Unidos. Los intentos anteriores de unir Rosario con Puerto Nuevo, fueron una cadena de abandonos hasta que en 1957 lo logró, empleando 80 horas y 48 minutos. Cruzó el Canal de la Mancha, en dos oportunidades, antes del doble cruce. En 1964 realizó el doble cruce Capri Nápoles.

Intentó superar el record de permanencia en el agua, ya sea en pileta o en el río, pero no lo logró. Sin embargo, la trayectoria de Abertondo estuvo jalonada por éxitos como el cruce del Estrecho de los Dardanelos y del Estrecho del Bósforo. En varias oportunidades, unió Bella Vista con Hernandarias en tiempo record; Esquina con San Lorenzo; Bella Vista con La Paz y Goya con Diamante.

Durante las pruebas, se alimentaba con frutas, caldos, mate cocido, pollo, jamón y alguna comida caliente. Un monolito en Dover, Inglaterra, recuerda su hazaña del Doble cruce del Canal de la Mancha. Falleció el 6 de julio de 1978. Antonio Abertondo fue un nadador excepcional de larga distancia, que marcó records dentro y fuera del país, dejando un recuerdo imborrable de ese Buenos Aires que se fue.

Fuente: http://www.heraclesteam.com/leyendas-y-heroes-del-deporte.php

http://www.arcotriunfal.com/447/primer_hombre_en_cruzar_el_canal_de_la_mancha

http://www.portalunoargentina.com.ar/contenidosver.asp?ed=15042

Personajes de la ciudad, Realidades argentinas

GERARDO BÖNNHOFF

Gerardo Bönnhoff, “laucha”, fue un atleta nacido en Berlín, Alemania, el 24 de junio de 1926.

Llegó a Buenos Aires en 1936 junto con sus padres, en calidad de inmigrante. En 1942, en los Campeonatos Nacionales de Cadetes, fue campeón en los 100 metros llanosy subcampeón en los 200 metros llanos. Al año siguiente, en el mismo campeonato, ganó en los 100  y 200 metros.

En 1945 se nacionalizó argentino, representando oficialmente a nuestro país. Fue uno de los grandes representantes argentinos a nivel nacional e internacional, estrella fulgurante en la época dorada del atletismo argentino.

Este velocista excepcional, estuvo rodeado de otros descollantes colegas como Delfor Cabrera, ganador en 1948, de la maratón en las Olimpíadas de Londres, uno de nuestros mejores fondistas. De Alberto Triulzi, el campionísimo de los 110 metros con vallas. De Noemí Simonetto, campeona en salto en alto. De Ingebord Mello de Preiss, en lanzamiento de la bala y del martillo.

Sus registros fueron notables en 100 y 200 metros, y Posta de 4 x 100 metros. La fama había comenzado el 1º de diciembre de 1945, en la pista del club Gimnasia y Esgrima de Buenos Aires, ubicada en Palermo. En la final del Campeonato Nacional, marcó 10″ 3/10, record sudamericano para los 100 metros llanos, y a una décima por debajo de la marca mundial de Jesse Owens.

Se destacó en los Juegos Olímpicos de Helsinki en 1952, donde fue finalista de los 200 metros llanos, ocupando el sexto lugar con una marca de 21″ 59 centésimos. Apasionado del atletismo, fundó el “Club Argentino de Atletismo”, entidad que llegó a presidir. Promovió torneos clásicos. Escribió en los diarios “Clarín”, “La Prensa” y en la revista “El Gráfico”.

Fundó la revista especializada “A sus marcas”, un verdadero archivo del atletismo argentino. En la década del 60, promovió el atletismo a nivel infantil, a través del “Torneo Escolar Billiken”.  Fue corresponsal de la revista alemana “Leichtathletik” y el mayor impulsor de la Estadística en Atletismo. Falleció en El Palomar. Provincia de Buenos Aires, el 28 de diciembre de 2013. Gerardo Bönnhoff representó a la República Argentina en las competencias de 100 y 200 metros llanos, siendo el mejor velocista de ese Buenos Aires que se fue.

Fuente: http://www.cada-atletismo.org./noticias_detalle.php?id=1622

http://www.sports-reference.com/olympics/athletes/bo/Gerardo-bonnhoff-1.html

La inmigración, Realidades argentinas

VITO DUMAS, EL NAVEGANTE SOLITARIO

Vito Dumas nació en Buenos Aires, en el barrio de Palermo, el 20 de Setiembre de 1900.

Pasó su infancia en Trenque Lauquen, Provincia de Buenos Aires. Fue un gran deportista que practicó atletismo, lucha, boxeo y natación. También fue aviador y navegante. Por razones económicas, mientras cursaba la escuela secundaria, debió trabajar en oficios diversos.

A partir de 1923 hizo cinco intentos de cruzar a nado el Río de la Plata, no logrando su objetivo. En 1931 viajó a Francia a fin de intentar el cruce a nado del Canal de la Mancha, pero una vez más, falló en su intento.

Decidió comprar una pequeña embarcación de 8 metros de eslora, construida en 1918, a la que bautizó “Legh” , con la que zarpó el 13 de Diciembre de 1931 desde el pueblo pesquero de Arcachón, Francia, arribando a Buenos Aires el 13 de Abril de 1932.

Vendió el barco, compró un campo barato y se dedicó a cultivar la tierra. Pero un día dijo basta, recuperó el barco con la ayuda económica de los amigos. El 27 de Junio de 1942, Vito Dumas zarpó de Buenos Aires a bordo de otro velerito, el “Legh II”, sin motor y sin radio, en plena Segunda Guerra Mundial.

Su recorrido tocó las ciudades de Montevideo, Ciudad del Cabo, Wellington, Valparaiso y por el Cabo de Hornos, por la “Ruta de la muerte”, arribó a Mar del Plata y desde allí, a Buenos Aires, después de 1 año y 36 días, con la única compañía de su pipa. Debió vencer duras tormentas, olas de hasta 18 metros de altura y vientos implacables. Navegó 22 mil millas náuticas en 272 días de travesía, llegando a Buenos Aires el 8 de Agosto de 1943.

Dos años más tarde, en Setiembre de 1945 navegó de Buenos Aires a Nueva York. En abril de 1955 hizo el viaje a Nueva York en una sola escala, pero con su nuevo barco “Sirio”, más pequeño que el “Legh II”.

Escribió varios libros: “Mis viajes”, “Los cuarenta bramadores”, “Solo, rumbo a la Cruz del Sur” y “El crucero de lo imprevisto”. Fue el primer navegante solitario en recibir The Slocum Award, por haber dado la vuelta al mundo. Falleció el 28 de Marzo de 1965, a causa de un derrame cerebral.

Vito Dumas, un representante del idealismo, el coraje y la tenacidad, vencedor de obstáculos y contingencias desfavorables, considerado el más grande navegante de todos los tiempos, murió olvidado (y sigue olvidado) en ese Buenos Aires que se fue.

Fuente: http://www.viajeros.com/articulos/vito-dumas-el-ermitaño-de-los-mares

http://www.portalplanetasedna.com.ar/vitodumas.htm

http://es.wikipedia.org/wiki/Vito_Dumas

Personajes de la ciudad, Realidades argentinas

“EL AGUILUCHO” Y EL AEROMODELISMO

“El Aguilucho” fue una casa comercial ubicada en la calle Maipú 273, especializada en la venta de equipos y  herramientas para Aeromodelismo.                                                  

El Aeromodelismo es un deporte derivado de la técnica de construcción y vuelo de aeroplanos de pequeño tamaño, los llamados aeromodelos a escala, realizados con madera balsa, fáciles de construir y de bajo costo a la hora de reunir los materiales.

En esas primeras épocas, el método de propulsión era con el motor a goma, es decir, un haz de gomas que recorría el fuselaje, enganchado a la cola y a la hélice. Retorcido manualmente hasta quedar tenso, se liberaba la hélice que al girar, hacía avanzar el modelo. Eran los aeromodelos de vuelo libre y autoestables.

Foto: Juan Carlos Pesce

En 1935 se organizó un concurso de Aeromodelismo con la inscripción de más de 200 concursantes. Fue el punto de arranque para la creación de clubes en todo el país. En 1937, la revista “El Gráfico” agregó una “Sección de Aeromodelismo” a cargo de Roberto Desirello “Flap”, que se agregó a otras publicaciones de la época como “Aviación Popular”, “Rutas del Aire” y “Aeromodelismo”, dando origen a llamada “Edad de oro en el Aeromodelismo argentino”.

Las casas vendedoras en este rubro como “El Aguilucho”, “Telmac”, “Aero Argentina” y otras, organizaron concursos que popularizaron la práctica de este deporte. El 18 de Febrero de 1950 se constituyó la Federación Argentina de Aeromodelismo.

Eran clásicos los certámenes infantiles que se realizaron los días domingos en distintos sitios de la ciudad de Buenos Aires. La semana previa al certamen, un extraño camión entregaba para armar el kit del “Dédalo”, junto con el carnet de identificación y el material de promoción. La actividad era muy intensa, ya que se entregaban hasta 500 modelos por fecha. Se concursaba sobre la mayor distancia recorrida. “El Aguilucho” de Oscar Madrid, fue la pionera en divulgar y estimular la práctuica del aeromodelismo en ese Buenos Aires que se fue.

Fuente: http://www.faa.org.ar/un-poco-de-historia/

http://www.e-aeromodelismo.com.ar/Notas/jnewbery/index.htm

Pesce, Juan. Así comencé. http://www.apaca.com.ar/

http://es.wikipedia.org/wiki/Aeeromodelismo

La infancia, Los entretenimientos, Realidades argentinas

EL EXILIO ESPAÑOL REPUBLICANO Y EL DIARIO CRÍTICA

La Guerra Civil Española, desarrollada entre los años 1936 y 1939, fue factor decisivo del exilio en la Argentina, de destacados profesionales e intelectuales españoles, que intentaron encontrar un sitio donde continuar sus actividades de docencia e investigación.

La Argentina, que había recibido a millones de inmigrantes desde 1880, cerró sus puertas a partir de 1930 para la llegada de judíos y exiliados republicanos. Argentina era el país ideal para los grupos intelectuales que llegaban de España. Los exiliados recordarían siempre la amabilidad del pueblo de Buenos Aires a su llegada, que los recibió con los brazos abiertos.

El gobierno argentino mostró poca predisposición para recibir exiliados republicanos, e incluso reformó los mecanismos de control para evitar su entrada al país. Se aconsejó no otorgar el visado si no se contaba con el certificado de buena conducta, que el gobierno de España no les otrogaría. Incluso se negó el ingreso a personas que ya tenían otorgado el permiso de desembarco. Miles de solicitudes de exiliados en Francia, fueron rechazadas.

El 5 de noviembre de 1939, llegó al puerto de Buenos Aires el transatlántico francés “Masilia”, transportando cientos de exiliados entre los que se encontraban 60 intelectuales, artistas, médicos, escritores como Rafael Alberti y María León, y cineastas republicanos como Gori Muñoz y Salvador Valverde.

Natalio Botana, director y dueño del diario “Crítica”, facilitó la estadía del grupo en Buenos Aires proporcionándoles a cada uno, un sobre conteniendo dinero para 2 meses, producto de haber ganado en el Hipódromo Nacional con su caballo “Romántico”, el “Gran Premio Carlos Pellegrini”.

La redacción del diario “Crítica”, vocero del bando republicano, fue un territorio frecuentemente transitado por los exiliados españoles. El diario de Natalio Botana, ubicado en la Avenida de Mato 1333, fue un medio de propaganda para la difusión de la causa. Fueron muchos los exiliados que recibieron su ayuda.

Botana organizó colectas populares para la Cruz Roja Española. Suscripciones populares a favor de la Comisión de Apoyo a los Intelectuales Españoles (C.A.I.E.), entidad clave para lograr el ingreso a la Argentina, de los científicos, profesores y universitarios alojados en los campos de concentración franceses.

Fueron importantes los reclamos al Gobierno Argentino para que se otorgaran visas a los exiliados españoles, a quienes se los consideraba una amenaza subversiva. También los diarios “La Prensa” y “La Nación”, acogieron a muchos de estos exiliados, quienes pasaron a integrar la plana habitual de redactores y editorialistas.

Los encuentros entre los bandos profranquistas y republicano se verificó en el escenario de la Avenida de Mayo, donde se enfrentaron primero de palabra, después a puñetazos, culminando con sillazos, provenientes de los cafetines de la zona, hasta que la policía los separaba.

La República Argentina se benefició con la llegada de expertos en distintas areas de la Ciencia y de las Artes, que ubicados en instituciones del país, prestigiaron con su conocimiento y experiencia, el desarrollo y perfeccionamiento de diversas disciplinas, en ese Buenos Aires que se fue.

Fuente: http://www.cervantesvirtual.com/obra-visor/medios-españoles-en…

http://www.informedoc.com.mx/cultura/2009/151611/6/buenos-aire…

El exilio, La inmigración, Los diarios, Realidades argentinas, Vivieron en Buenos Aires

LOS VUELOS EN HIDROAVIÓN

Al finalizar la Primera Guerra Mundial, se contempló la posibilidad de utilizar los vuelos en hidroavión como medio de transporte para pasajeros y correspondencia.

El 13 de Marzo de 1919, llegó a la Argentina en el transatlántico “Tomasso de Savoia”, una Misión Aeronáutica italiana, presidida por el Barón Antonio De Marchi. Traía 2 escuadrillas: una de aviones terrestres y otra de hidroaviones, con sus pilotos italianos.

Los hidroaviones realizaron raids al interior del país y países linderos, demostrando la importancia de la hidroaviación en el territorio argentino. Luego de 9 meses de actividad ininterrumpida, la Misión regresó a Europa cediendo al Gobierno Argentino todo el material que habían traído.

Esta situación motivó la creación de la “División Aviación Naval” el 17 de octubre de 1919. Los hidroaviones comenzaron a marcar records de distancias. Francia también envió una misión integrada por 20 aviones, 4 de los cuales eran hidroaviones, al mando del Capitán Almanos Almonacid.

Los hidroaviones realizaron vuelos de ensayo y estudio a Rosario, Mar del Plata, Paraná, Montevideo y Colonia. Como resultado se creó la “Compañía Francoargentina de Aviación, con la intención de establecer un servicio entre Buenos Aires y Montevideo, pero fracasó por la carencia de apoyo estatal.

Entonces se asoció con “The River Plate Aviation Company”, con un representante de la fábrica británica de aviones “Airco”, que se desempeñaba como taxi aéreo. Así nació la “Compañía Rioplatense de Aviación” que comenzó a funcionar el 1º de Mayo de 1924, con 2 hidroaviones que partían de la Dársena Norte en Buenos Aires y acuatizaban en Montevideo. Pero pocos meses después se suspendió el servicio por falta de apoyo económico estatal.

En Octubre de 1926, se reanudaron los vuelos a Montevideo y Colonia mediante la “Misión Junkers” con aviones Junker montados sobre flotadores. La seguridad y puntualidad de estos vuelos garantizó un importante aumento en el número de pasajeros,siendo necesario la incorporación de hidroaviones con mayor capacidad, como los Junkers Ju 52, para 24 pasajeros. Estas maquinas volaron regularmente desde 1928 a 1934.

Fue famosa e inolvidable la llegada al Puerto de Buenos Aires del hidroavión “Plus Ultra” el 11 de Febrero de 1926, que decoló del Puerto de Palos de Mogur, en España el 22 de Enero de 1926, piloteado por Ramón Franco.

La bienvenida brindada por la multitud y todo tipo de embarcaciones, continuó con numerosas fiestas a cargo de la colectividad española, con bailes, cenas y reuniones a fin de agasajar a los intrépidos tripulantes.

Se establcieron varias líneas comerciales que realizaban vuelos a la costa uruguaya y al litoral argentino como la línea ALFA, Aerolíneas Litoral Fluvial Argentino, al finalizar  la Segunda Guerra Mundial. Pero en esa época se integraron a Aerolíneas Argentinas, volando hasta el mes de Agosto de 1962, cuando se suspendieron todos los vuelos con Hidroaviones, cerrándose definitivamente un interesante capítulo de la Aeronáutica Argentina, nacido y desarrollado en ese Buenos Aires que se fue.

Fuente: http://www.histarmar.co.ar/InfHis´torica.3/ActividadAereaPtoBsAs.htm

Realidades argentinas, Visitas inolvidable

EL SÁBADO INGLÉS

Se denominó “Sábado Inglés” al descanso semanal desde las 12 horas del sábado hasta las 24 horas del domingo.

Estuvo inspirado en la legislación inglesa de 1911, y fue sancionado en 1933. Fue una pausa laboral sin reducción del salario. La jornada laboral es el tiempo que cada trabajador dedica a la ejecución del trabajo para el que ha sido contratado. Se contabiliza el número de horas diarias necesarias para cumplirlo.

A principios del Siglo XX, las jornadas laborales eran de 14 horas, todos los días de la semana, sin descanso para hombres, mujeres y niños. La elección de la jornada laboral adoptada por los ingleses, con el sábado inglés, expresión que hoy está en desuso en la Argentina, significó el comienzo de semanas laborales de 44 horas en reemplazo de las de 48 horas.

Pero había actividades como las educativas, que se realizaban los sábados por la tarde: enseñanza primaria, secundaria y universitaria, se cumplían sin interrupción los días sábados. No teníamos sábado inglés. Algo similar ocurría en las peluquerías, femeninas y masculinas, ya que el sábado era el día de mayor actividad laboral, que finalizaba cuando se iba el último cliente.

La semana laboral de 44 horas se redujo cuando el sábado inglés desapareció y se transformó en no laborable. Hay que destacar que la semana laboral puede ser de 30 horas, 6 por día, con un descanso de 48 horas, generalmente el sábado y domingo, pero esta modalidad varía según los países y las religiones.

El sábado inglés se caracterizó por la reducción de 4 horas en la jornada laboral sabatina de aquel Buenos Aires que fue.

Fuente: http://weglogs.clarin.com/revistaenie_el misterio de …

La cuestión social, Realidades argentinas

LA HUELGA FUTBOLÍSTICA DE 1948.

En Noviembre de 1948, los futbolistas argentinos se declararon en huelga.

Quedaba atrás la huelga de 1931, motivada por la ley que prohibía la libertad de contratación. En 1948, el detonante fue la desproporción existente entre los ingresos de los clubes y el salario de los jugadores.

Cuando finalizó la fecha Nº 25 del campeonato con Racing puntero, el Sindicato de jugadores, Asociación de Futbolistas Agremiados, declaró la huelga. Fue la primera huelga durante el primer gobierno peronista. Faltando 5 jornadas para la finalización del campeonato, el Sindicato encabezado por Fernando Bello y Adolfo Pedernera declararon la interrupción del campeonato, como protesta por varios motivos: mejorar las condiciones contractuales, situación de los pagos atrasados a los jugadores, salario mínimo y reconocimiento oficial del Sindicato.

Se pretendía mejorar la situación de los jugadores más modestos. Los jugadores estrella se negaron a jugar, pero sí lo hicieron los juveniles, a fin de completar el campeonato. Ganó Independiente, porque Racing que era el puntero, se negó a jugar las dos últimas fechas, finalizando en la cuarta posición por descuento de puntos.

Como consecuencia de la huelga, se suspendió el descenso, favoreciendose Gimnasia y Esgrima La Plata. La protesta gremial fue liderada por Alfredo Di Stéfano, considerando que era justa. El conflicto se prolongó durante varios meses.

En Mayo de 1949, el Ministerio de Trabajo impuso un salario tope de 1500 pesos, hecho que provocó un éxodo sin precedentes de los jugadores más importantes. Colombia fue el destino de la mayoría, lo que fue una inyección de calidad para el fútbol de ese país.

Fueron 57 jugadores los que decidieron probar asuerte en Colombia, entre los que se encontraban Alfredo Di Stéfano, Adolfo Pedernera, Nestor Rossi, René Pontoni, Julio Cozzi, Oscar Sastre, Alfredo Báez, algunos de los célebres nombres.

La huelga de 1948 provocó el alejamiento de los jugadores más famosos desvalorizando al fútbol argentino en ese Buenos Aires que se fue.

Fuente: http://www.marca.com/reportajes/2011/12/el_poder_del_balon/2013/02/08/seccio…

Los entretenimientos, Realidades argentinas, el fútbol

ÁRBITROS INGLESES EN EL FÚTBOL ARGENTINO

En el año 1948, la AFA contrató árbitros ingleses para dirigir los encuentros de primera división y mejorar la equidad de los arbitrajes locales.

El 27 de Octubre de 1946, San Lorenzo le ganó a Newell’s 3 a 2 en Rosario y el público local invadió la cancha, disconforme con el arbitraje de Osvaldo Cossio. A la salida del estadio, fue agredido en el Parque Independencia, recibiendo todo tipo de golpes, mientras los hinchas enardecidos se preparaban para lincharlo con un cinturón de cuero, hecho evitado por la actitud de 3 soldados.

La incorporación de un plantel completo de árbitros ingleses fue un hecho insólito pero efectivo, ya que la normalidad en las canchas fue casi total. La decisión fue la consecuencia de un cuestionamiento a los árbitros locales por sus malos arbitrajes, ya que por estar suspendidos, no podrían dirigir por un tiempo prolongado.

Los resultados de la actuación de los ingleses se apreciaron en la posición de los equipos en la tabla. Los árbitros comenzaron a cobrar penales que los argentinos dejaban pasar. La primera rueda tuvo un desarrollo sorprendente ante la aparición de los equipos “chicos” en los primeros puestos. Platense en 1949 salió segundo. Boca se salvó del descenso en la última fecha. En 1951, Banfield jugó la final con Racing.

Primero llegaron los señores Hartles, el más popular, Dean, Provan, Gibbs, Gregory, Corx, White y Brown, a los que se agregaron en 1954 Maddison, Berry, Cross Crawford, Mackena y Wilbraham. A pesar de las dificultades con el idioma, impusieron la autoridad del juego aplicando el reglamento con equidad. La idea de mejorar y superar errores que condenaban a varias instituciones se logró en algunos momentos, pero al final no funcionó.

Durante 10 años los pitos ingleses manejaron el destino de cada club marcando diferencias con los árbitros argentinos, pero también fueron discutidos y rechazados en ese Buenos Aires que se fue.

Fuente: http://www.gacemail.com.ar/notas.php?idnota=9998

http://historiayfutbol.obolog.com/argentina-1ra-division-afa-1948-243954

http://blogsdeteaydeportea.com/phpscript/vista_imprimir.php?id=5168

http://www.mdzol.com/nota/131190/

Los entretenimientos, Realidades argentinas, el fútbol

LA POLIOMIELITIS EN BUENOS AIRES

La poliomielitis es una enfermedad infecto contagiosa que afectó a gran cantidad de personas durante la primera mitad del siglo XX.

En 1942-43 se produjo un brote epidémico que registró 2 mil casos, solo en la ciudad de Buenos Aires. El conocimiento de la existencia de enfermos, provocaba el éxodo de la población infantil. No solo era importante la mortalidad de los casos severos, sino la gran cantidad de personas  que sobrevivían con secuelas y capacidades funcionales notablemente disminuidas.

La carencia de información oficial, favoreció la diseminación del virus en los diferentes centros de veraneo con gran afluencia infantil. Los hospitales no estaban preparados para el cuidado de enfermeos con polio. En 1943 surgió ALPI (Asociación para la Lucha contra la Parálisis Infantil), un centro privado que atendió gratuitamente a pacientes con discapacidades motoras y secuelas de poliomielitis.

En 1953 se oprodujo un brote que afectó a 2579 personas, de las cuales 1300, correspondierona Buenos Aires. El 70 % de los pacientes tenían entre 0 y 4 años. Una severa epidemia ocurrió en el años 1956/57 con la producción de 6500 casos registrados. Buenos Aires fue muy castigada ya que la cantidad de personas afectadas alcanzó cifras importantes.

Eran épocas en las que la vacuna Salk, descubierta en 1955, estaba en plena producción y los diarios matutinos, relataban día a día los avances y efectos de la inoculación. En el interín, en un afan por evitar la propagación de la enfermedad, se gestó un movimiento espontáneo y solidario para realizar higiene dentro y fuera del hogar.

Los vecinos, autoconvocados, procedían en horas de la tarde a lavar las veredas y calles con agua lavandina jabinosa, mientras otros pintaban con cal, los troncos de árboles y los cordones de las veredas. También recurrieron al uso de la bolsita de alcanfor y al hervido del agua para consumir. No recuerdo haber visto tan limpias a las calles y veredas de Buenos Aires. Fue una ola que se extendió a una velocidad inimaginable. Se realizaron colectas colocando alcancías en los cines y negocios, rifas, “te canasta”, desfiles y kermeses, a fin de recaudar fondos para las instituciones privadas.

La poliomielitis fue una importante causa de invalidez y muerte infantil hasta mediados de la década de 1950, cuando la vacuna Salk primero, y la vacuna Sabin después, lograron prevenir a la polio en ese Buenos Aires que se fue.

Fuente: http://www.scielo.org.ar/scielo.php?pid=S1851-826520120004000….

Aquellas enfermedades, El barrio, La infancia, Realidades argentinas

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda