El Buenos Aires que se fue

Blog en Monografias.com

 

Realidades argentinas

LA SALADA

La Salada era una laguna de agua barrosa y salitrosa ubicada en la zona sur del partido de La Matanza.

Medía 200 metros de largo por 20 de ancho aproximadamente. Se le atribuían propiedades curativas, especialmente a su fondo barroso, con el cual muchas personas untaban su cuerpo en busca de sus beneficios.

Al comenzar la década del cuarenta, los porteños encontraron en ese sitio, una forma de mitigar las jornadas de calor húmedo, típicas de Buenos Aires. Era una cita elegida para los días sábados, domingos y feriados que, mediante el transporte en tren, colectivos, camiones y a veces, en autos particulares, facilitaba el arribo de entusiastas concurrentes.

No se viajaba a la costa salvo excepcionalmente. No se disponía de piletas particulares. Se solían visitar otros sitios como el Balneario Municipal en la Costanera Sur, los balnearios de Vicente López y Olivos en la zona Norte, o los de Quilmes y Punta Lara, en la zona Sur.

La popularidad de la laguna La Salada motivó la creación del “Parque Balneario La Salada”, con la construcción de 3 grandes piletas alimentadas con agua salada, extraída por bombas aspirantes, y de baños, vestuarios y duchas.  La pileta de menor tamaño y profundidad, era exclusiva para niños.

Los grupos familiares disfrutaban de la sombra de los numerosos árboles existentes, así como de un buen asado cocinado en los fogones y degustado sobre las mesas de material por allí dispersas. Disfrutar de la sombra de esos árboles o de los baños en las piletas, ya sea por placer o por sus propiedades curativas para enfermedades reumáticas, era una situación aprovechada también por visitantes provenientes del interior del país.

Finalizada la hora de las piletas, el patio de la confitería era el paso siguiente donde comenzaba el baile,  al finalizar la tarde. Durante 3 horas aproximadamente, los asistentes tenían la oportunidad de compartir bailes de todos los ritmos en un clima muy animado.

Este balneario fue clausurado en el año 1961 por la existencia de contaminacìón bacteriana de las cañerías. Las inolvidables piletas del Parque Balneario La Salada, fueron las más populares de la zona Sur de aquel Buenos Aires que se fue.

Fuente:  http://www.arcondelrecuerdo.com.ar.?p=76

http://elfederal.com.ar.nota/revista/24690/aquellas-piletas-parecidas-al-mar

La cuestión social, Modas y costumbres, Realidades argentinas

LUIS ZORZ, MAESTRO DEL FILETE PORTEÑO

Luis Zorz, Luisito, nació en Buenos Aires, el 17 de julio de 1932, en el pasaje Vinchina 1576, en el barrio de Flores.

Fue su maestro en el filete, el reconocido artista León Untroib, a quien conoció en la fábrica de carros “Lloyds Hermanos”, cuando tenía 12 años. Untroib le proporcionó el primer trabajo, retocar las chatas con pintura. La relación con Untroib duró hasta el fin de sus días.

El letrista Alfonso Ravena, de Villa Lugano, le trasmitió sus conocimientos, que le permitieron trabajar como oficial letrista a los 16 años. En su amplio taller de Villa Lugano, un verdadero museo del filete, Zorz elaboró la mayoría de sus trabajos, que han quedado felizmente plasmados en cafés, restaurantes, y especialmente en las calles de los distintos barrios de la Ciudad, como Boedo, Parque Patricios y Barracas.

También en  los carteles de publicidad de cines y teatros de la calle Corrientes, así como los que coronan el Bar Restaurant “Homero Manzi”, en la esquina de San Juan y Boedo,  clásicas muestras de su reconocido talento.

Pero es importante destacar las placas  recordatorias de personajes de la cultura porteña y del tango, como Mercedes Simone, Sebastián Piana, Osvaldo Pugliese, Leónidas Barletta, la “Editorial Claridad”; de la salas cinematográficas de Boedo, hoy inexistentes, ya que están reemplazadas por templos religiosos y comercios varios.

Luis Zorz sigue en actividad, ahora en Parque Patricios, fileteando y ejerciendo la docencia los días sábados en el “Foro de la memoria”, donde durante 2 horas, transmite su amplia experiencia en el arte del filete. Integrante de Nuestro Patrimonio Cultural Porteño, ha recibido múltiples distinciones y homenajes.

Luis Zorz es un artista que supo plasmar a través del filete, el recuerdo de los representantes de la cultura popular porteña de ese Buenos Aires que se fue.

Artistas destacados, El barrio, El tango, La ciudad, Realidades argentinas

LA SECRETARIA

El trabajo femenino de secretaria, fue una necesidad para paliar el déficit en el presupuesto familiar.
Independientemente de su orden y prolijidad, una mujer debía dominar la dactilografía y la taquigrafía, para aspirar al puesto de secretaria. Si se comparaba con el trabajo en las fábricas, la mecanografía era ventajosa porque, si bien requería alfabetización y un cierto grado de cultura, no necesitaba de un esfuerzo intelectual.
La mecanografía femenina fue un fenómeno de carácter internacional y algo similar ocurrió con la taquigrafía, tareas que no necesitaban de un esfuerzo exagerado. Vestida con prendas sencillas, pero elegantes, hacía de la discreción, un arma fundamental para lo que oía o se le comunicaba.

Después del jefe, la secretaria desplegaba funciones de poder sobre el resto de los empleados. Mantenía el orden en la oficina, tanto en lo relacionado con el papeleo como en su aspecto exterior, poniendo un toque de femineidad y delicadeza. Las tareas habituales eran atender el teléfono, ocuparse de la correspondencia, del archivo de la oficina y los asuntos de la agenda personal de su jefe.
La secretaria resolvía todos los temas y actuaba como un separador de su jefe con el mundo exterior. Obtener el cargo de secretaria era la culminación de las tareas de una buena taquidactilógrafa con buena apariencia, que lograba el trabajo femenino ideal.
El análisis de la relación sentimental secretaria-jefe, fue la base de novelas y culebrones radiales que detallaban el romance entre ambos.
La secretaria era la empleada administrativa que había llegado a la cima de su carrera laboral y, que en muchas ocasiones, se convertía en la esposa del jefe, en ese Buenos Aires que se fue.

Fuente: Queirolo G. Dactilógrafas y secretarias perfectas: el proceso de feminización de los empleos administrativos (Buenos Aires, 1910-1950)-

La cuestión social, Realidades argentinas

LA LIBRETA DE AHORROS Y LA NENA

En mi época escolar, la libreta de ahorros fue el medio mediante el cual ahorrábamos pequeñas sumas de dinero, proveniente de obsequios o cumpleaños.
Comprábamos estampillas que se pegaban en la clásica libreta de tapas amarillentas. Esta operación era realizada por la maestra de grado, dentro del aula, sumando el importe al que se tenía depositado.
Reuní 197 pesos moneda nacional pero guardé la libreta durante mucho tiempo. Un día decidí recuperar lo ahorrado pero ya, habían sucedido varias devaluaciones. La operación fue decepcionante porque me pagaron 4 pesos con 30 centavos.
Pensar que en la contratapa había varios consejos con frases muy especiales, como la que decía:” La Nación garantiza los depósitos que se efectúan en la Caja Nacional de Ahorro Postal y su devolución con intereses”.
En las estampillas, se observaba una niña sentada en actitud de depositar una moneda en la ranura de una alcancía que retenía entre sus rodillas. Fue el símbolo de la Caja Nacional de Ahorro Postal, vigente en la actualidad.
Esa niña era Aída Ferrari, de 6 años de edad, hija del escultor italiano Nicolás Antonio Ferrari. Posó para su padre durante un mes, sentada en una mesa giratoria, mientra modelaba el original en arcilla. Luego realizó la copia en yeso finalizando con la versión en bronce.
Como compensación, Aída recibía diariamente, una moneda de 20 centavos . La escultura se realizó en el taller que Ferrari tenía en su casa, ubicada en la calle Callao al 300, de ese Buenos Aires que se fue.

Fuente: Giudici A. Un símbolo y una historia viva. El Arca/38.

La infancia, La inmigración, Realidades argentinas

LA LEY DE LA SILLA

La Ley 12.205 “Ley de la silla”, fue redactada en 1907 por el Dr. Alfredo Palacios, el primer diputado socialista de América, oriundo del barrio La Boca, en la ciudad de Buenos Aires.
Las tejedoras, trabajadoras del vestido, alpargateras, textiles, sombrereras y demás empleadas de comercio, decidieron entablar pelea en 1907 en apoyo del Dr. Palacios, saliendo a la calle para luchar por sus derechos reclamando que el patrón les proveyera a los trabajadores. de una silla o taburete con respaldo en el lugar de trabajo.
Esta ley creada para las mujeres por el Dr. Palacios, se sumaba a la que establecía el descanso obligatorio antes y después del parto, la prohibición de trabajo a los menores o la jornada laboral de ocho horas.
La Ley de la silla fue promulgada en la Argentina el 5 de octubre de 1935, por Decreto Nacional 83474/36 cuyo Art. 1º decía: ” Todo local de trabajo en establecimientos industriales y comerciales de la Capital Federal, provincias y territorios nacionales, deberán estar provistos de asientos con respaldo en número suficiente para el uso de cada persona ocupada en los mismos”.
Se determinó que la permanencia de pié durante muchas horas, determinaba trastornos orgánicos como perturbaciones de la circulación sanguínea y la producción de várices.
La ley fue presentada en la Cámara de Diputados de la Nación por el Diputado Francisco Pérez Leirós. A pesar de ser una Ley de alcance nacional, esta conquista social que ya superó el siglo desde su promulgación, no se cumple en forma total, a pesar de estar vigente.
Un verdadero atentado a los derechos laborales de muchos obreros y empleados, que no se han beneficiado de una de las leyes fundamentales de Alfredo Palacios promulgadas en ese Buenos Aires que se fue.

Fuente: http://es.answers.yahoo.com/question/index?qid=20110205…
La ley de la silla. AscensionDigital.com.ar.Buenos Aires, Argentina 1-2-2016

La ciudad, La cuestión social, Realidades argentinas

LA MEZZETTA

“La Mezzetta” es una pequeña pizzería ubicada en la calle Álvarez Thomas y las esquinas de Avenida Forest y El Cano, en el barrio de Villa Ortúzar.
No dispone de asientos y comer parado, es la única posibilidad. Por otra parte, el local está siempre colmado y se necesita de mayor tiempo para degustar lo solicitado.
Poco, pero bueno, es el lema que distingue a “La Mezzetta”. Si bien no hay muchas posibilidades, lo que se ofrece es muy bueno. La estrella refulgente es la Fugazzetta Rellena. Los que la han probado dicen que es única, insuperable, la mejor, ya sea en tamaño o en sabor. Crocante, con una altura aproximada de 6 centímetros de queso en su relleno.
La pizza crocante de muzzarella, es una opción más que válida. Lo mismo ocurre con las empanadas de carne, de muy buena calidad. He tenido la oportunidad de disfrutar integralmente la limitada pero exquisita producción de “La Mezzetta” cuando trabajaba en un centro asistencial de la zona.
Además de sus pizzas y fugazzettas, hemos degustado las tortas de ricotta, pastafrola y dulce de leche; la tarta de coco o de manzana y el flan. Una gran diferencia con otras pizzerías, consiste en lo abundante de las porciones y el uso de servilletas de papel de almacén, cortadas a cuchillo. Conocer “La Mezzetta”, es una etapa obligada en la vida del porteño, una experiencia que no se puede obviar. Paraíso de “tacheros” y remiseros, no tiene delivery, no abre los domingos por la noche, no tiene mesas.
“La Mezzetta” considerada por muchos “la Meca de la pizza”, nos transporta al pasado de las pizzerías al paso, las únicas de aquel Buenos Aires que se fue.

El barrio, Pequeños locales comerciales, Realidades argentinas

ANTOINE DE SAINT- EXUPÉRY

Antoine de Saint-Exupery fue un novelista y aviador francés nacido en Lyon, Francia, el 29 de junio de 1900.
En 1926 comenzó a trabajar como piloto comercial para Aeropostale, en la ruta Toulouse - Rabat. El 12 de octubre de 1929 llegó a la Argentina, designado por la Compañía General Aeropostal Francesa como Director de la flamante filial Aeroposta Argentina, la primera compañía de aviación argentina.

Su misión fue la de establecer nuevas rutas entre la Patagonia y distintos puntos del país y América del Sur, así como la de negociar tratados comerciales para transportar correspondencia y, en algunas ocasiones, pasajeros.
El primer vuelo se realizó el 20 de octubre de 1929, entre Comodoro Rivadavia y Buenos Aires. Sus vuelos en la soledad de la Patagonia, fueron la fuente de inspiración para su libro “Vuelo Nocturno”, publicado en Francia en 1931, que le valió el premio francés “Prix Femina”.
Vivió en Buenos Aires desde noviembre de 1929 hasta enero de 1931, en un departamento de dos ambientes ubicado en el 6º piso de la Galería Güemes, en la ciudad de Buenos Aires, con una terraza que frecuentaba para fumar.
En una oportunidad, trajo una foca desde Trelew, a la que ubicó en su bañera, con el agregado de barras de hielo. La alimentaba con pescado, provocando la queja de los vecinos a causa del mal olor.
La impresión que le causaron los paisajes patagónicos, quedaron plasmados en la correspondencia que mantuvo con su madre. Inauguró la ruta Bahía Blanca a Río Gallegos. En 1930 conoció a su musa y gran amor, la escritora salvadoreña Consuelo Suncin, con quien se casó al regresar a Francia en 1931. Fue un matrimonio tormentoso, por las ausencias e infidelidades de Saint-Exupery.

En enero de 1931, regresó a Francia para disfrutar su período de vacaciones y casarse, pero la Aeroposta Argentina quebró y Saint-Exupery no regresó a la Argentina. En el año 1938, intentó unir en vuelo Nueva York con Tierra del Fuego, pero un accidente en Guatemala, lo dejó postrado en cama, escribiendo su obra premiada “Tierra de Hombres”.
Al comenzar la ocupación alemana en Francia, viajó a Nueva York, donde permaneció más de dos años. Escribió “El Principito”, el clásico de la literatura infantil, considerado el mejor libro francés del siglo XX.
Falleció el 31 de julio de 1944, al ser abatido su avión P-38 Lightning, mientras realizaba un vuelo de reconocimiento en la isla de Riou, sobre la costa de Marsella. Antoine de Saint-Exupéry, pionero de la aviación comercial en la Argentina, vivió 15 meses en ese Buenos Aires que se fue.

Fuente:http://hipertextual.com/2012/06/saint-exupery
http://www.patagonia-argentina.com/saint-exupery-en-la-patagonia
http://www.alohacriticon.com/literatura/escritores/antoine-saint-exupery
http://www.biografiasyvidas.com/biografia/s/saint_exupery.htm

Realidades argentinas, Vivieron en Buenos Aires

LA DACTILÓGRAFA

La dactilógrafa fue una empleada administrativa cuya misión era la de mecanografiar documentos.

Esa posición se alcanzaba luego de aprobar la escuela primaria y el curso de dactilografía dictado por una institución privada, como las “Academias Pitman”, una de las más recordadas. Al cabo de un estudio de 3 meses aproximadamente, se lograba el título de dactilógrafa al tacto, es decir, que escribía con los 10 dedos y sin mirar el teclado.
Ese empleo asalariado, le permitía disponer de una posición laboral superior, respecto de las obreras. La máquina de escribir fue el instrumento clave e indispensable, el más popular de esa época, en el período comprendido entre 1918 y 1939, que catapultó la especialidad de mecanografía, como el conocimiento básico e indispensable para el desempeño de las labores de escritorio.
Proveniente de un barrio cualquiera de la ciudad, esta trabajadora mejoraba su imagen y su “status” obteniendo ventajas entre sus vecinas que desempeñaban tareas manuales en las fábricas. Con buena apariencia, vestidas correctamente y con un peinado de peluquería, las dactilógrafas constituyeron una fuerza laboral productiva, de importancia creciente.
La mejoría en su formación con el agregado de la taquigrafía, posibilitó el ascenso de las más capaces, a la categoría de secretarias, puesto envidiado y deseado, como el principal objetivo a lograr.
Era requisito fundamental que la dactilógrafa fuera mayor de edad y soltera, situaciones que facilitaban su gestión, ya que en caso contrario, eran necesarios el consentimiento del padre o del marido, respectivamente.
Este trabajo, motivado por causas de necesidad económica como consecuencia de ingresos masculinos insuficientes, orfandad o viudez, tuvo una amplia difusión alcanzando su pico máximo en la década del 40. La ocupación de dactilógrafa fue actividad muy destacada entre las tareas laborales femeninas de aquel Buenos Aires que se fue.

Fuente: http://www.perfil.com/sociedad/El-trabajo-femenino-en-la-Argentina-del-siglo-XX
Queirolo G. Dactilógrafa se necesita: representaciones de las empleadas administrativas en Buenos Aires (1920-1940). Nuevo Mundo Mundos Nuevos 31-05-2009

La ciudad, La cuestión social, Realidades argentinas

LA REVISTA FEMENINA ROSALINDA

“Rosalinda” fue una de las revistas femeninas que guiaron el conocimiento que las mujeres tenían del país, de América y del mundo durante las décadas del 30, 40 y 50.
Apareció en octubre de 1931, lanzada por la Editorial Bell. “La Revista Mensual para la Mujer y el Hogar”, fue dirigida durante 9 años por la famosa periodista Elsie de Rivero Haedo, más conocida por Verónica Carreño.
Sus temas habituales eran labores de tejidos, bordados y costura; recetas de cocina, consejos prácticos para el hogar y soluciones a los problemas de la casa. Limpieza y conservación de los enseres domésticos. Consejos para la conservación de la belleza. La decoración del hogar, las modas y los horóscopos. “Rosalinda” estaba dirigida fundamentalmente a gente de la ciudad.
Sus temas se resumían en 5 capítulos: 1) Cuentos y Novelas: “Amor prohibido”, “La casa vacía”. 2) Artículos y Notas: “Calor de hogar”, “El despertar de la mujer”, “Jardines en la terraza”. 3) Secciones: “Decoración”, “El Club de la Cigüeña”, “Lecciones de Corte y Confección”, “Rosalinda y sus amigos”, “Para ver y oir”, “Cartas a la redacción”. 4) Labores: “La caja de los regalos”, “Adornos para las toallas”, “Monogramas en la ropa de cama”, “Almohadones”. 5) Modas. Se incluía a veces, una novela corta, romántica y un capítulo especial para los Correos Sentimentales.
Las revistas femeninas argentinas como “Rosalinda” se ocuparon poco de los grandes sucesos bélicos como la Guerra Civil Española y la Segunda Guerra Mundial. Alejadas del momento histórico, se pensaba en el bienestar de la casa y en el mantenimiento de la elegancia, situación que contrastaba con el activo papel que en esa época, desempeñaba la mujer de Europa y Estados Unidos en la industria de guerra, reemplazando a los hombres que se encontraban en el frente.
Se destacaba netamente el papel que la mujer debía desempeñar como madre y esposa dirigiendo el hogar, permaneciendo en él, siendo amable con su marido e hijos, constituyendo el pilar de su educación moral.
Establecía un diálogo con las lectoras, aconsejando a través del “Correo de Lectores”. Se destacaban los inconvenientes para el hogar, provocado por la mujer que trabajaba fuera de la casa, cosechando amarguras. La mujer, antes que obrera, costurera u otra cosa, debía ser madre, cuidando y educando a sus hijos.
Este mensaje era el “lei motiv” de esta revista femenina en una época de grandes cambios, especialmente en la década del 40, cuando la irrupción de las mujeres en la esfera pública argentina, se materializó en el mercado del trabajo y en la acción política.
Las trabajadoras en las fábricas y las empleadas, vivieron la aceptación oficial de sus labores, apoyadas en la sanción de leyes que garantizaban sus derechos. La Revista llegaba al hogar modelando gustos, generando necesidades y sugiriendo un rumbo a seguir.
“Rosalinda”, como tantas otras revistas femeninas de los años 40 y 50, nos han dejado el conocimiento de como se orientaba la educación de las mujeres en ese Buenos Aires que se fue.

La cuestión social, La educación, Las Revistas Inolvidables, Realidades argentinas

INGEBORD MELLO, REPRESENTANTE DEL ATLETISMO ARGENTINO

Ingebord Mello de Preiss nació en Alemania el 4 de enero de 1919.

Emigró al país en el año 1938, a los 19 años de edad, huyendo del nazismo. Se incorporó al atletismo argentino donde descolló en el lanzamiento del disco y la bala.

Su trayectoria atlética se verificó en las décadas del 40 y 50, llegando a convertirse en la máxima figura del equipo nacional, en especial durante la época del gobierno peronista. Sus mejores registros en el lanzamiento del disco y de la bala, los obtuvo en esa época.

Si bien representaba al club San Lorenzo de Almagro, tuve la oportunidad de asistir a sus entrenamientos en la pista de atletismo del club River Plate, en el año 1947. Con un buzo azul oscuro y pantalón negro, Ingebord Mello hacía prácticas con la bala en un sector de la pista de color negro que rodeaba el perímetro de la cancha, con sus 6 andariveles. Conocía su rostro, que aparecía frecuentemente en los portales de las revistas deportivas, especialmente en “El Gráfico”.

Debutó oficialmente el 25 de marzo de 1939 con el lanzamiento de la bala, logrando el primer récord argentino el 28 de octubre de 1941. Fue representante olímpica en 2 ocasiones: en Londres en 1948 y en Helsinki, en 1952. Campeona panamericana en lanzamiento del disco y la bala, compitió hasta 1969, cumplidos los 50 años de edad.

Falleció a los 90 años en Buenos Aires, el 25 de octubre de 2009. Ingebord Mello fue la máxima figura del atletismo nacional durante dos décadas, cosechando 7 medallas de oro, 3 de plata y 15 de bronce en campeonatos argentinos, sudamericanos, iberoamericanos, y panamericanos.

Fue una temible competidora, capaz de superar a sus adversarios en el último intento. Esta gran atleta lanzadora de Argentina, vivió en ese Buenos Aires que se fue.

Fuente: https//www.elkilometro.com/foro/viewtopic.php?=20245&sid=12634

http://www.nacion.com/2009/octubre/31/obituario2143254.html (Spring 2014). pp 5-39

Nashim: A Journal of Jewish women’s studies & Gender Issues, Nº 26

La inmigración, Realidades argentinas, Vivieron en Buenos Aires
chatroulette chatrandom

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda