El Buenos Aires que se fue

Blog en Monografias.com

 

Los entretenimientos

DÍA DE CLÁSICO FUTBOLERO

La ansiedad se vivía desde temprano cuando se jugaba un clásico de fútbol.

La convocatopria para asistir a la cancha y compartir las emociones del partido, estaban incentivadas por la propaganda de la radio, los diarios y las revistas deportivas. Todo tipo de especulaciones surgían en las discusiones en el café, en las esquinaas donde había quioscos de venta de diarios y en el trabajo.

Una preocupación constante era conseguir las entradas para asistir al estadio. Ese día, la afluencia de público era suficiente para llenar por completo las instalaciones. Por lo tanto, se concurría lo más temprano posible, para encontrar un lugar adecuado y disfrutar del espectáculo.

Ese día, se almorzaba más temprano la clásica tallarinada de los domingos, a fin de salir con el último bocado en dirección a la cancha. El clima de excitación se vivía en todo lugar, pero era especialmente manifiesto en los medios de transporte.

Un bullicio descomunal era provocado por los cánticos, groseros o no, que los coros improvisado por los aficionados hacían oir en los tranvías, ómnibus o colectivos, ocupados al máximo tanto en el interior, donde no cabía un alfiler, como colgados de los estribos o ubicados en los techos de los tranvías.

A medida que nos acercábamos al estadio, grandes grupos de hinchas, agrupados según el equipo, caminaban a buen ritmo, gritando múltiples expresiones y agitando banderas alusivas. La gente observaba desde los balcones de sus casas, este inusual espectáculo, repetido en ocasión de cada clásico. Como alguno de ellos colocaba una bandera de uno de los equipos, siempre se escuchaba todo tipo de gritos “alusivos”, contrarios a ese club, dirigidos al responsable, que habitualmente, permanecía poco tiempo por razones obvias.

Los controles de entrada eran más estrictos, demorando el acceso al estadio y exaltando el nerviosismo ya existente. La llegada temprano permitía disfrutar el partido de tercera división, preliminar al clásico. Pero el interés estaba centrado exclusivamente en lo que estaba por venir.

Como consecuencia de la enorme cantidad de público, era posible encontrar en la tribuna, algún aficionado al equipo contrario, que denotaba su presencia al gritar un gol o quejarse a viva voz ante una jugada discutida, originando la inmediata reacción de quienes lo rodeaban, invitándolo o recomendándole que se fuera a otro lado. Ya sea en la cancha o pendiente de un aparato radiofónico, los días de clásico se vivían con una mayor expectativa en ese Buenos Aires que se fue.

Los entretenimientos, el fútbol

EL TANGO EN EL CAFÉ

Escuchar tango en el café era un hecho cotidiano.

En sesiones vespertinas o nocturnas, los aficionados al tango tenían la oportunidad de disfrutar las ejecuciones de las orquestas de tango mientras saboreaban un café. Eran épocas donde la concurrencia era toda masculina, se usaban sombreros de fieltro, con  predominio del color gris; numerosas perchas estaban distribuidas a lo largo del café para colgarlos. Una nota destacada era la presencia de un agente de policía en un rincón del café, para garantizar el orden.

La orquesta ejecutaba sus tangos en un palco, generalmente pequeño, dispuesto a regular altura, que permitía fuera observado por todos los concurrentes, así como también por los que no entrábamos al local, y lo hacíamos desde la vereda, curioseando a través de las ventanas, por los reducidos espacios que dejaban las cortinas blanco amarillentas con argollas de madera.

El palco era de madera, al cual se accedía por una escalera pequeña. Fue el sitio donde se destacaron las grandes conjuntos, de la Guardia Vieja y de la Guardia Nueva. También el palco era el sitio del café más observado, cuando ante la ausencia de la orquesta típica, en su reemplazo estaba la victrolera pasando discos, con su ropa ajustada de color negro, cruzando sus piernas en épocas donde la moda, precisamente las cubría.

La atmósfera dentro del café estaba inundada por el humo de cigarrillos y cigarros, sumado a toda la gama de sonidos provenientes de los corrillos de los asistentes y gritos de los mozos al ordenar los pedidos. Al sonar los primeros compases de un tango, se suspendían los comentarios y los gritos de los mozos durante 3 minutos. El tango era allí el señor y dueño de las miradas y oídos de la concurrencia. Se lo escuchaba y disfrutaba con sincera pasión en ese Buenos Aires que se fue.

El barrio, El tango, Los entretenimientos

GUY WILLIAMS, “EL ZORRO”

Armando Joseph Catalano, conocido artísticamente como Guy Williams, “El Zorro”, nació en Nueva York, Estados Unidos, el 14 de enero de 1924.

Hijo de emigrantes italianos de Sicilia, aprendió esgrima desde muy pequeño, gracias a las enseñanzas de su padre. Finalizados los estudios secundarios, ingresó a la Academia militar Peeskell, estudios que no finalizó.

Comenzó a trabajar como modelo publicitario. En 1946 trabajó en Hollywood, en la MGM, en pequeños papeles. Se casó en 1948, tuvo dos hijos, Guy Steve Catalano y Anthony Catalano. Entre 1952 y 1953 filmó pequeños papeles para los estudios Universal, en Hollywood.

En 1957, la compañía Disney lo eligió para filmar la serie de televisión “El Zorro”, debutando el 10 de octubre de 1957, logrando un éxito instantáneo. Fueron dos temporadas, hasta 1959. completándose 78 episodios y la película “La marca del Zorro”, en 1958.

En 1962 filmó dos películas en Europa. En 1964, nuevamente en Estados Unidos, filmó 5 episodios de la serie “Bonanza”. Entre 1965 y 1968, filmó la serie “Perdidos en el espacio”. Desde el comienzo de 1968, el Canal 12 de la televisión argentina emitió diariamente “El Zorro”, de 19 a 19.30, con gran éxito. Esto motivó la idea de invitar a Guy Williams a realizar un programa especial y participar en programas infantiles.

Llegó a Buenos Aires el 1º de abril de 1973. Lo esperaban en el aeropuerto de Ezeiza, más de 3 mil niños acompañados por sus padres. Guy Williams se disfrazó de Zorro en varios programas de Canal 13. Participó en “Teleshow” de Canal 13 brindando una exhibición de esgrima y en “Porcelandia”, donde Jorge Porcel tenía un sketch llamado “El Sorro”, donde recreó escenas de esgrima junto al campeón argentino Federico Lúpiz.

El éxito fue tan grande que se programó un segundo viaje, hecho que ocurrió el 14 de julio de 1973. Llegó junto con su esposa Janice y el actor Henry Calvin, que personificaba al Sargento García, encontrándose nuevamente con una nutrida multitud de niños en el aeropuerto de Ezeiza.

Actuaron en el Circo Mágico de Carlitos Balá y en el Show de Mirtha Legrand. Visitaron escuelas y hospitales públicos. En 1979, Guy Williams regresó a Buenos Aires para producir sus propios shows, junto a Fernando Lúpiz, disfrazado como el Capitán Monasterio. El show se presentó durante 2 meses en todo el país, con muy buenas críticas.

El show se repitió en varios circos. Era el número final, donde los niños veían a su héroe pelear con el Capitán Monasterio, disfrutando de la victoria de Guy, en una presentación de 15 minutos. Trabajó en el circo Real Madrid, con gran éxito en Mar del Plata. No pudo realizar una película que sería producida por Palito Ortega, lo que decidió su regreso a Estados Unidos.

Sin embargo, volvió para vivir en Buenos Aires. Un café en “La Biela”, lectura del “Buenos Aires Herald”, caminatas por las calles del barrio de Recoleta, haciendo amigos argentinos. Vivía en su departamento ubicado en Ayacucho 1964. Allí falleció el 6 de mayo de 1989 a los 65 años, víctima de la rotura de un aneurisma cerebral. Sus restos permanecieron en el panteón de la Asociación Argentina de Actores, gracias a las gestiones de Fernando lúpiz. En 1991, su hijo Steve recibió sus cenizas en California. Guy Williams, “El Zorro”, vivió la última parte de su vida en ese Buenos Aires que se fue.

Fuente:http://es.wikipedia.org/wiki/Guy_Williams

http://fannyriffel.blogspot.com.ar/2010/11/el-zorro-en-la-argentina.html

http://www.pagina12.com.ar/1999/99-05/99-05-07/pag25.htm

Artistas destacados, Los entretenimientos, Personajes de la infancia, Visitas inolvidable, Vivieron en Buenos Aires

BENT LARSEN

Bent Larsen nació en Tilsted, Dinamarca, el 4 de marzo de 1935.

Comenzó a jugar ajedrez a los 6 años. A los 12 años frecuentó un club de ajedrez donde mejoró su juego, al enfrentar a jugadores más experimentados. Fue el mejor ajedrecista de su país y uno de los 10 mejores del mundo.

A los 14 años se trasladó a Copenhague a fin de mejorar su juego y continuar los estudios. En 1954 ganó el campeonato de Dinamarca, actuación que se repitió durante 10 años consecutivos. Obtuvo el título de Maestro Internacional y en 1956 ganó la medalla de oro por su actuación en el Primer tablero, en las Olimpíadas desarrolladas en Moscú, colocándose delante del campeón mundial Mikhail Botvinnik, por lo que obtuvo el título de Gran Maestro.

Las décadas del 60 y 70 fueron las más favorables. Su juego se caracterizó por ser agresivo, con el desarrollo de aperturas antiguas, de la época romántica. Disputó el Torneo de Candidatos en 3 oportunidades, cayendo en las semifinales en 2 oportunidades: en 1965 con Mikhail Tal y en 1968, con Boris Spassky.

Participó en el duelo URSS vs Resto del Mundo en 1970, ocupando el Primer tablero. Escribió el libro “Jugando a ganar”, donde quedan documentados los principios de su estilo de juego.

En 1982 se radicó en Argentina, cuando conoció a Laura en Mar del Plata, con quien se casó, ambos en segundas nupcias. Participó en torneos locales y dedicó el último período de su vida a comentar partidas magistrales con sesudos análisis, publicados en medios periodísticos de primera línea. Falleció en Buenos Aires el 9 de setiembre de 2010.

Bent Larsen, el mejor ajedrecista danés de todos los tiempos, vivió más de un cuarto de siglo en ese Buenos Aires que se fue.

Fuente:http://es.chessbase.com/home/Tabla/55/Probed/8755

http://www.ajedrezdeataque.com/04articulos/27Larsen/Larsen.htm

Los entretenimientos, Los juegos, Vivieron en Buenos Aires

“EL AGUILUCHO” Y EL AEROMODELISMO

“El Aguilucho” fue una casa comercial ubicada en la calle Maipú 273, especializada en la venta de equipos y  herramientas para Aeromodelismo.                                                  

El Aeromodelismo es un deporte derivado de la técnica de construcción y vuelo de aeroplanos de pequeño tamaño, los llamados aeromodelos a escala, realizados con madera balsa, fáciles de construir y de bajo costo a la hora de reunir los materiales.

En esas primeras épocas, el método de propulsión era con el motor a goma, es decir, un haz de gomas que recorría el fuselaje, enganchado a la cola y a la hélice. Retorcido manualmente hasta quedar tenso, se liberaba la hélice que al girar, hacía avanzar el modelo. Eran los aeromodelos de vuelo libre y autoestables.

Foto: Juan Carlos Pesce

En 1935 se organizó un concurso de Aeromodelismo con la inscripción de más de 200 concursantes. Fue el punto de arranque para la creación de clubes en todo el país. En 1937, la revista “El Gráfico” agregó una “Sección de Aeromodelismo” a cargo de Roberto Desirello “Flap”, que se agregó a otras publicaciones de la época como “Aviación Popular”, “Rutas del Aire” y “Aeromodelismo”, dando origen a llamada “Edad de oro en el Aeromodelismo argentino”.

Las casas vendedoras en este rubro como “El Aguilucho”, “Telmac”, “Aero Argentina” y otras, organizaron concursos que popularizaron la práctica de este deporte. El 18 de Febrero de 1950 se constituyó la Federación Argentina de Aeromodelismo.

Eran clásicos los certámenes infantiles que se realizaron los días domingos en distintos sitios de la ciudad de Buenos Aires. La semana previa al certamen, un extraño camión entregaba para armar el kit del “Dédalo”, junto con el carnet de identificación y el material de promoción. La actividad era muy intensa, ya que se entregaban hasta 500 modelos por fecha. Se concursaba sobre la mayor distancia recorrida. “El Aguilucho” de Oscar Madrid, fue la pionera en divulgar y estimular la práctuica del aeromodelismo en ese Buenos Aires que se fue.

Fuente: http://www.faa.org.ar/un-poco-de-historia/

http://www.e-aeromodelismo.com.ar/Notas/jnewbery/index.htm

Pesce, Juan. Así comencé. http://www.apaca.com.ar/

http://es.wikipedia.org/wiki/Aeeromodelismo

La infancia, Los entretenimientos, Realidades argentinas

LA HUELGA FUTBOLÍSTICA DE 1948.

En Noviembre de 1948, los futbolistas argentinos se declararon en huelga.

Quedaba atrás la huelga de 1931, motivada por la ley que prohibía la libertad de contratación. En 1948, el detonante fue la desproporción existente entre los ingresos de los clubes y el salario de los jugadores.

Cuando finalizó la fecha Nº 25 del campeonato con Racing puntero, el Sindicato de jugadores, Asociación de Futbolistas Agremiados, declaró la huelga. Fue la primera huelga durante el primer gobierno peronista. Faltando 5 jornadas para la finalización del campeonato, el Sindicato encabezado por Fernando Bello y Adolfo Pedernera declararon la interrupción del campeonato, como protesta por varios motivos: mejorar las condiciones contractuales, situación de los pagos atrasados a los jugadores, salario mínimo y reconocimiento oficial del Sindicato.

Se pretendía mejorar la situación de los jugadores más modestos. Los jugadores estrella se negaron a jugar, pero sí lo hicieron los juveniles, a fin de completar el campeonato. Ganó Independiente, porque Racing que era el puntero, se negó a jugar las dos últimas fechas, finalizando en la cuarta posición por descuento de puntos.

Como consecuencia de la huelga, se suspendió el descenso, favoreciendose Gimnasia y Esgrima La Plata. La protesta gremial fue liderada por Alfredo Di Stéfano, considerando que era justa. El conflicto se prolongó durante varios meses.

En Mayo de 1949, el Ministerio de Trabajo impuso un salario tope de 1500 pesos, hecho que provocó un éxodo sin precedentes de los jugadores más importantes. Colombia fue el destino de la mayoría, lo que fue una inyección de calidad para el fútbol de ese país.

Fueron 57 jugadores los que decidieron probar asuerte en Colombia, entre los que se encontraban Alfredo Di Stéfano, Adolfo Pedernera, Nestor Rossi, René Pontoni, Julio Cozzi, Oscar Sastre, Alfredo Báez, algunos de los célebres nombres.

La huelga de 1948 provocó el alejamiento de los jugadores más famosos desvalorizando al fútbol argentino en ese Buenos Aires que se fue.

Fuente: http://www.marca.com/reportajes/2011/12/el_poder_del_balon/2013/02/08/seccio…

Los entretenimientos, Realidades argentinas, el fútbol

ÁRBITROS INGLESES EN EL FÚTBOL ARGENTINO

En el año 1948, la AFA contrató árbitros ingleses para dirigir los encuentros de primera división y mejorar la equidad de los arbitrajes locales.

El 27 de Octubre de 1946, San Lorenzo le ganó a Newell’s 3 a 2 en Rosario y el público local invadió la cancha, disconforme con el arbitraje de Osvaldo Cossio. A la salida del estadio, fue agredido en el Parque Independencia, recibiendo todo tipo de golpes, mientras los hinchas enardecidos se preparaban para lincharlo con un cinturón de cuero, hecho evitado por la actitud de 3 soldados.

La incorporación de un plantel completo de árbitros ingleses fue un hecho insólito pero efectivo, ya que la normalidad en las canchas fue casi total. La decisión fue la consecuencia de un cuestionamiento a los árbitros locales por sus malos arbitrajes, ya que por estar suspendidos, no podrían dirigir por un tiempo prolongado.

Los resultados de la actuación de los ingleses se apreciaron en la posición de los equipos en la tabla. Los árbitros comenzaron a cobrar penales que los argentinos dejaban pasar. La primera rueda tuvo un desarrollo sorprendente ante la aparición de los equipos “chicos” en los primeros puestos. Platense en 1949 salió segundo. Boca se salvó del descenso en la última fecha. En 1951, Banfield jugó la final con Racing.

Primero llegaron los señores Hartles, el más popular, Dean, Provan, Gibbs, Gregory, Corx, White y Brown, a los que se agregaron en 1954 Maddison, Berry, Cross Crawford, Mackena y Wilbraham. A pesar de las dificultades con el idioma, impusieron la autoridad del juego aplicando el reglamento con equidad. La idea de mejorar y superar errores que condenaban a varias instituciones se logró en algunos momentos, pero al final no funcionó.

Durante 10 años los pitos ingleses manejaron el destino de cada club marcando diferencias con los árbitros argentinos, pero también fueron discutidos y rechazados en ese Buenos Aires que se fue.

Fuente: http://www.gacemail.com.ar/notas.php?idnota=9998

http://historiayfutbol.obolog.com/argentina-1ra-division-afa-1948-243954

http://blogsdeteaydeportea.com/phpscript/vista_imprimir.php?id=5168

http://www.mdzol.com/nota/131190/

Los entretenimientos, Realidades argentinas, el fútbol

MIGUEL NAJDORF, PADRE DEL AJEDREZ ARGENTINO.

Miguel Najdorf nació en Mazowlecki Grodzisk, Polonia, el 15 de Abril de 1910.

Aprendió a jugar ajedrez a los 9 años, a los 14 se perfeccionó con Akiba Rubinstein y a los 20 años era Maestro Internacional. Discípulo del jugador Savielly Tartakower, obtuvo el título de profesor de matemáticas, algo que deseaba su familia, pero fue Tercer tablero de Polonia en 1935.

Participó al año siguiente en la Olimpíada de Munich, donde obtuvo la medalla de oro en su tablero. En Agosto de 1939 llegó a Buenos Aires integrando la delegación polaca para participar en la 8a. Olimpíada de Ajedrez.

El 1º de Setiembre de 1939, estalló la Segunda Guerra Mundial con la invasión alemana a Polonia, tomando la determinación de quedarse en Buenos Aires, al igual que la mayoría de los participantes europeos. Quedaban en Polonia su esposa, su hija, sus padres y sus cuatro hermanos, a quienes no volvería a ver. Todos murieron en un campo de concentración.

Comenzó a enseñar ajedrez en el Club Newells Old Boys de Rosario, mientras vivía en una improvisada habitación ubicada debajo de una tribuna, en el estadio del Parque Independencia. Viajó a distintas ciudades del país enseñando ajedrez. También se dedicó a la compra y venta de mercaderías y posteriormente, fue vendedor de pólizas de seguros.

En Octubre de 1943, marcó el record mundial de partidas simultáneas a ciegas contra 40 tableros, jugando en el Círculo de Obreros de Rosario; ganó 36, empató 1 y perdió 3, pero el record no fue homologado. En 1944 se nacionalizó argentino. Repitió el intento en 1947 en San Pablo, ante 45 tableros; venció en 39, empató en 4 y perdió en 2. Fue homologado internacionalmente y nunca fue igualado.

Durante la Segunda Guerra Mundial solo jugó en Argentina y Uruguay. Finalizada la Guerra regresó a Polonia constatando la desaparición de toda su familia. Regresó al país y en la ciudad de Bahía Blanca realizó otra hazaña en 1947 jugando simultáneas contra 202 tableros. Venció en 187, empató en 12 y perdió en 3.

Su fe en la vida lo llevó a rehacer una familia casándose con Adele, con quien tuvo 2 hijas: Mirta, Liliana y 5 nietos. Ganó el Campeonato Argentino en 8 oportunidades. En total, ganó 52 torneos internacionales. Participó en varias Olimpíadas Internacionales representando primero a Polonia y luego, a la Argentina, siempre en el primer tablero.

En 1950, la FIDE le otrogó el título de Gran Maestro Internacional. Jugó contra 11 de los 19 Campeones Mundiales de ajedrez, venciendo a Vassily Smyslow, Tigran Petrosian, Mijail Botwinnik, Mijail Tal y Bobby Fischer. También enfrentó a figuras internacionales como Winston Churchill, el mariscal Tito, Fidel Castro y Ernesto “Che” Guevara, entre otros.

El “Viejo”, como lo llamaban, fue el referente del ajedrez argentino y uno de los maestros más valiosos para las nuevas generaciones. A partir de 1971, comenzó a publicar los días sábado en “Clarín”, sus notas muy amenas, donde analizaba partidas y contaba anécdotas. Siempre que nos era posible, leíamos esa columna, era imperdible. El “Viejo” conocía a todos y todos le conocían.

En las décadas de 1940/1950, fue uno de los mejores ajedrecistas del mundo. Najdorf hablaba 8 idiomas. En español, siempre pronunciaba la letra “R” como “GUE”. De voz estridente y firme, era sumamente cordial. Lo hemos escuchado en entrevistas televisivas, disfrutando de sus opiniones experimentadas. Nunca olvidaremos la época de oro para Argentina, ocupando el Tercer lugar en las competencias internacionales, con un equipo que integraba junto a Oscar Panno, Erick Eliskases y J. Bolbochán. Falleció en Málaga, el 4 de Julio de 1997.

La creatividad, la agresividad, el talento y la pasión, fueron las características de este gran campeón polaco argentino que vivió en ese Buenos Aires que se fue.

Fuente: http://www.taringa.net/posts/noticias/10251360/Miguel-Najdorf.html

http://www.fasbo.com.ar/miguel-najdorf.htm

El exilio, Los entretenimientos, Vivieron en Buenos Aires

EL WINCOFÓN

El “Wincofón” era un reproductor eléctrico de discos aparecido en Buenos Aires a fines de la década de 1950.

Estaba dotado de un motor eléctrico que movía un plato giratorio, a una velocidad constante de 78 RPM, 45 RPM o 33 1/3 RPM. La velocidad se modificaba mediante el movimiento de una perilla exclusiva para tal fin. Para los discos de 45 RPM, era necesario agregar un cilindro que se colocaba en el vástago central, dado que el centro de esos discos era muy amplio.

Eran automáticos, es decir que se colocaban varios discos simultáneamente, no más de ocho, y con un solo movimiento de la perilla de arranque , se podían escuchar todos. Al caer el último disco, el brazo fonocaptor apagaba el motor finalizando la reproducción.

El brazo fonocaptor disponía de 2 púas: una para los discos de 78 RPM y la restante para los de 45 RPM y 33 1/3 RPM. Se la giraba manualmente mediante una perilla ubicada en el extremo frontal del brazo. El “Wincofón” podía ser monoaural, con su propio parlante o estereofónico, mediante el acople de un segundo parlante en una salida opcional. Algunos modelos, tenían incorporada una radio.

Al wincofón se lo podía hallar en la mayoría de los hogares donde habitaban adolescentes. Difundió masivamente la música de los 60 y 70, siendo el insustituible complemento en las celebraciones de fiestas, cumpleaños y asaltos, esas clásicas reuniones bailables organizadas por estudiantes, en la casa de uno de ellos.

El “Wincofón” fue el reproductor musical “de mesa” más popular, para la difusión de discos en ese Buenos Aires que se fue.

La casa, La cuestión social, Los entretenimientos, Reuniones sociales

EL MECCANO

El “Meccano” fue un juguete de construcción, compuesto por piezas metálicas, unidas por tornillos y tuercas.

Fue un juguete muy antiguo, patentado por el Ingeniero Frank Hornby en Liverpool, Inglaterra, en 1901. Su éxito fue enorme, lo que expandió las ventas al Reino Unido en la India, Australia, Canadá y Nueva Zelanda. Posteriormente a Francia, España y Argentina.

Era un sistema integrado por láminas metálicas perforadas, pintadas en color verde y rojo, que se relacionaban entre sí mediante tornillos y tuercas. Era el Rey de los Juguetes, costoso, con diversas presentaciones, en las que variaba el contenido de sus piezas. A mayor cantidad de piezas, mayor variedad de juguetes que se podían armar.

En el catálogo que acompañaba a cada caja, se indicaba la cantidad de piezas que poseía y su distribución, hecho que permitía conocer lo que se podía armar. Pero la realidad es que siempre faltaban piezas para armar el juguete más complejo de la caja que nos habían regalado. Un par de ruedas menos, de tornillos o de tuercas; lo cierto es que, de lo que contenía la caja a lo que señalaba el folleto, había una gran distancia, que hacía añorar una caja de mayor tamaño.

Había otros juegos para armar; eran de madera. Uno de ellos permitía armar casitas o frentes de edificios, mediante la aposición de columnas, pequeños paneles semicircualres, poliédricos o cilíndricos. Otro juego, contenía varillas  cilíndricas, ruedas y esferas perforadas, donde encajaban las varillas. De acuerdo con el folleto y la cantidad de piezas, se podían armar unos móviles rústicos que rápidamente conducían al cansancio y a la frustración.

El “Meccano”, por su variedad de piezas y accesorios, tenía más posibilidades para estimular la creatividad infantil. Tuvo tanto éxito que los juegos pasaban de padres a hijos. Nunca perdió su atractivo, porque con el correr del tiempo, se crearon nuevos juguetes.

En la Argentina, a raíz de la restricción a la importación de juguetes durante la Segunda Guerra Mundial, lo fabricó a partir de 1945 la fábrica Exacto Ltda, fueran juegos completos o accesorios, con la denominación de “Meccano Argentina”.

Desde el punto de vista didáctico fue primordial en motivar a los niños a construir sus juguetes, con mecanismos que podían funcionar y ser manejados por ellos. Una característica fue la reproducción de máquinas industriales, obras de ingeniería y gran variedad de juguetes.

Los video juegos y la industria del juguete electrónico desplazaron al “Meccano” de las preferencias infantiles. El Meccano fue el Rey de los juguetes para armar, en ese Buenos Aires que se fue.

Fuente: http://daletiempoaljuego.com/foro/viewtopic.php?f=14&t=482

http://histocultura.blogspot.com.ar/2006/02/aquellos-viejos-juegos-el-meccano.html

La educación, La infancia, Los entretenimientos, Los juegos

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda