El Buenos Aires que se fue

Blog en Monografias.com

 

Deportistas destacados

LAS FAMOSAS DELANTERAS DEL FÚTBOL ARGENTINO

Las delanteras famosas en el fútbol argentino brillaron en equipos grandes y chicos. Provocaban el deleite de los espectadores que, evidentemente, disfrutaban de las jugadas numerosas, que se sucedían en los 90 minutos. Muestras de habilidad, astucia y oportunidad que satisfacían plenamente.

San Lorenzo de Almagro ganó el campeonato de 1946 con la participación del “Trío de Oro”, integrado por Armando Farro, René Pontoni “la Chancha” y Rinaldo Martino. Integraron una de las mejores delanteras del fútbol argentino. Ocuparon la primera posición a 4 puntos de Boca Juniors y a 5 de River Plate. De los 89 goles logrados, Pontoni marcó 22, Farro 18 y Martino 16. 

Finalizado el campeonato, realizaron una gira por España y Portugal. Disputaron 8 partidos, ganaron 4, empataron 3 y perdieron 1.

Elegancia, habilidad y eficacia, fueron los atributos que distinguieron a “La Máquina”, una de las delanteras más famosas del fútbol argentino. El River Plate campeón de 1941, 1942 y 1945, brindó un espectáculo de suprema calidad, a través del malabarismo y precisión de Juan Carlos Muñoz, José Manuel Moreno, Adolfo Pedernera, Ángel Labruna y Félix Lousteau. Jugaban con precisión de relojero y fue una definición del periodista de “El Gráfico”, Ricardo Lorenzo, “Borocotó”, quien los denominó “La Máquina”, toda una referencia a una época de River. Esos futbolistas excepcionales, dejaron un recuerdo inolvidable en quienes tuvimos la oportunidad de verlos. El clima que se vivía en el estadio era muy especial, a pesar que en muchas oportunidades los resultados aparecían tardíamente, lo que motivó la denominación de “Los Caballeros de la Angustia”. Todo lo podían hacer, y lo hacían bien. Si la delantera era una atracción, Félix Lousteau, el extremo izquierdo, era un espectáculo aparte, único en su estilo. Vanía por la raya izquierda a toda velocidad y frenaba de golpe. El marcador seguía de largo y Lousteau arrancaba en otra dirección. Arrancaba velozmente, pisaba la pelota dejándola quieta en la raya de cal, y seguía corriendo junto al marcador, pero sin la pelota. Volvía atrás y regresaba a buscarla. Este espectáculo se desarrollaba en todos los partidos provocando en el público exlamaciones de júbilo, acompañadas de prolongados aplausos.

Bernardo Gandulla y Raúl Emeal jugaban juntos desde 1930 en las divisiones inferiores de Ferro Carril Oeste. Al llegar a la Primera división, integraron una delantera histórica en el fútbol argentino, con el agregado de Juan J. Maril, Luis Borgnia y Jaime Sarlanga, “Los Mosqueteros”.

Para otros “La Pandilla Verdolaga”, una línea ofensiva de primer nivel. Este excelente quinteto se desempeñó entre 1937 y 1938, ya que los integrantes fueron adquiridos por otros clubes; Maril a Independiente, Borgnia a San Lorenzo de Almagro y Sarlanga, Gandulla y Emeal a Boca Juniors y todos, integraron la Selección Argentina.

El “Dúo Mágico” estaba integrado por Herminio “Masa” Masantonio y Emilio “Perita” Baldonedo, proveniente éste  del semillero de Huracán. Jugaron juntos entre 1935 y 1943.

Se decía que Baldonedo era el socio ideal de Masantonio, porque eran una máquina de hacer goles. Esta dupla dejó un recuerdo imborrable por su efectividad, que condujo a los grandes triunfos de Huracán. Era en la época en la que una publicidad de los Cigarrillos 43, mostraba con el título de “Los 7 Grandes”, al representante de los cigarrillos, rodeado de quienes representaban a los 6 grandes: Boca, River, San Lorenzo, Independiente, Racing y Huracán.

En las décadas del 30′ y del 40′, Huracán alternaba su posición con los punteros del campeonato. En 1941, el “Dúo Mágico” se transformó en trío con la inclusión de Norberto “Tucho” Mendez, surgido de las divisiones inferiores, uno de los mejores jugadores de todos los tiempos, caracterizado por su gambeta endiablada, gran manejo, guapeza y capacidad goleadora. El trío jugó durante 3 años, hasta 1943, cuando Masantonio se alejó del club. Pero en esos tres años, su destreza y eficacia, posicionó a Huracán en sitios de privilegio.

Foto: H. Masantonio

Un quinteto excelente fue el de “Los Carasucias”, aparecido en el San Lorenzo de 1964.

Lo integraron Narciso Doval, Fernando Aréan, Victorio Casa, Roberto Telch y Héctor Veira. Provenían de las divisiones inferiores del club, y pese a su juventud, descollaron muy pronto en la Primera División. Estos cinco referentes, integraron posteriormente el equipo de “Los Matadores”, el primer campeón invicto del fútbol argentino en 1968.

El club Independiente se destacó en 1952, por presentar a una delantera fabulosa integrada por Rodolfo Micheli, José Cecconato, Carlos Lacasia, Ernesto Grillo y Osvaldo Cruz, que se complementaban a la perfección. Pero más importante aun, fue su convocatoria por parte de Guillermo Stábile para integrar el ataque de la Selección Argentina de 1953, cuando enfrentó a Inglaterra en el estadio de River. Jugaron 30 partidos. Luego Lacasia fue reemplazado por Ricardo Bonelli, con quien jugaron 50 encuentros más.   

A pesar de la eficacia de esa delantera excepcional, entre 1952 y 1956 no pudieron alcanzar el título de campeón, luego de marcar 356 goles. Cuando evocamos a estos grandes jugadores de épocas pasadas, se nos escapa un lagrimón al recordar la calidad de los partidos de fútbol jugados en ese Buenos Aires que se fue.

Fuente: El adiós a un gran futbolista. La Nación, 02 junio de 1999

Esos nombres imborrables…La Nación, 01 noviembre 2008.

http://www.elgrafico.com.ar/2014/02/28/C-5076.La-maquina-de-river.php

http://www.elgrafico.com.ar/2017/06/05/C-23974-el-jugador-perfecto

Una delantera fabulosa. https://www.clarin.com/deportes/delantera-fabulosa_0_BJLyp4g=kg.html

https://es.wikipedia.org/wiki/El_Terceto_de_Oro

Deportistas destacados, Los entretenimientos, el fútbol

LOS SEIS DÍAS DE BUENOS AIRES

Se llamaba “Seis días de Buenos Aires”, a una carrera de ciclismo en pista desarrollada en el estadio Luna Park.

La primera edición se corrió en noviembre de 1936, triunfando la pareja española Antonio Prior y Rafael Ramos. Se construía una pista de 145 metros a  la que se llamó “el anillo embrujado”, que era recorrida durante seis días consecutivos, sin interrupción.

Los ciclistas participaban por parejas, de modo que mientras uno corría, el otro dormía o descansaba pero siempre, uno de ellos, se deslizaba por la pista. Era un espectáculo seguido de cerca por la prensa, destacando la participación de ciclistas de otros países, alguno de ellos primeras figuras a nivel mundial, como ocurrió en el año 1958 cuando el argentino Jorge Bátiz conformó una duopla con el campionísimo italiano Fausto Coppi, quienes triunfaron en esa oportunidad.

Las jornadas eran muy duras y los participantes tenían poco descanso. El pubíco, presente en las horas de espectáculo, aplaudía cada sprint. El primer argentino que ganó la competencia fue Remigio Saavedra, en el año 1939, en dupla con Camiel Dekuysscher, repitiendo en 1943, junto a Mario Mathieu.

La figura argentina en “los seis días” fue, indudablemente, Jorge Bátiz, quien anotó su nombre en 5 oportunidades: 1958, 1959, 1961, 1962 y 1963. Posteriormente se transformó en el entrenador del equipo argentino.

En el horario de asistencia de público, ocurría la verdadera competición con relevos continuos, escapadas, abriendo huecos. Los sprints se disputaban cada cierto número de vueltas. Eran 8 a 10 horas de verdadera competición mientras las restantes se empleaban para dormir por turnos.

Las puertas del Estadio Luna Park permanecían abiertas durante los seis días de competición. Eran seis días con ciclistas pedaleando permanentemente, en uno de los circuitos más peligrosos del mundo, durante las décadas del 40, 50 y 60.La última edición se corrió en el año 2000.

Si bien no tuve ocasión de asistir a este espectáculo, recuerdo con nitidez el acompañamiento periodístico masivo en las revistas deportivas y los diarios vespertinos antes, durante y después a este tradicional espectáculo deportivo de ese Buenos Aires que se fue.

Fuente; Leyenda de los seis días. http://www.clarin.com/deportes/leyenda-dias_O_BJKWPAd=Fe.html

Seis días en Buenos Aires. https://es.wikipwdia.org/wiki/seis_d%C3%ADas_e_Buenos_Aires

El recuerdo del tricampeón de velocidad Jorge Bátiz. Cuyonoticias.4-11-2017

http://www.bicivilizados.org/carreras-de-los-seis-dias

Los seis días. Blanco Ariel, La Nación. 30-03-1999

Deportistas destacados, La ciudad, Los entretenimientos, Realidades argentinas

HERMINIO MASANTONIO

Herminio Masantonio fue un jugador de fútbol, hijo de inmigrantes italianos, nacido en Ensenada, Provincia de Buenos Aires, el 5 de agosto de 1910.

Trabajó como peón en el frigorífico Swift, al terminar la escuela primaria y luego con su padre, ayudando en tareas de albañilería. Después, comenzó otra historia, la del romance de “Masa”, como le decían y el barrio de Parque Patricios.

Tentado en sus comienzos para jugar en los equipos representativos de La Plata, fue otro su destino cuando conoció al Teniente Tomás Ducó, mientras hacía la conscripción. quien lo incorporó al equipo del Club Atlético Huracán, en reemplazo de Guillermo Stábile.

Debutó en junio de 1931 frente a Quilmes haciéndole un gol, conducta que no modificó, transformándose en el tercer goleador de la historia del fútbol argentino con 250 goles en 367 partidos, detrás de Arsenio Erico y Ángel Labruna. Hábil para cabecear y con un remate potente, dejó su marca durante una docena de años en los arcos rivales.

Su mejor época fue en la década del 30. Fue el máximo goleador en los Torneos Sudamericanos de 1937 y 1941, jugando con la Selección Argentina. En 1943 jugó en Defensor Sporting, de Uruguay. En 1944, regresó al país jugando para Banfield, y en 1945, finalizó su campaña en su club, cumplidos los 35 años de edad.

Capturó la admiración de las hinchadas, la de sus compañeros de quienes se sintió protector, cuando jugaba con Méndez a la derecha y Baldonedo a la izquierda. Fue un delantero que demostró guapeza, un verdadero caudillo y peleador, goleador en Huracán durante 10 temporadas.

Era un jugador 9 de raza, no era muy hábil, no tenía clase, pero sabía jugar al fútbol marcando goles desde todos los ángulos. Falleció en Buenos Aires, 11 de setiembre de 1956. Frente a la sede del Club Huracán, sobre la Avenida Caseros, se levantó en 1996, un monumento en su homenaje y una calle del barrio, lleva su nombre.

Herminio Masantonio, el popular “Masa”, fue uno de los grandes representantes del fútbol argentino, en ese Buenos Aires que se fue.

Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Herminio_Masantonio

http://dale-huracan.blogspot.com.ar/2009/01/herminio-masantonio.html

http://xenen.com.ar/2015/09/16/herminio-masantonio-el-mortero-de-parque-patricios

Deportistas destacados, Los juegos, Personajes de la ciudad, el fútbol
chatroulette chatrandom