El Buenos Aires que se fue

Blog en Monografias.com

 

COMO SE ANUNCIABAN LOS VENDEDORES AMBULANTES

Los vendedores ambulantes abundaban en las calles de Buenos Aires.

Las inmigraciones sucesivas, proporcionaron representantes callejeros que ya sea de casa en casa, o a través del andar por las veredas o calles, se mezclaban con los autóctonos para brindar un variado aporte de mercancías.

El manisero, soplaba una corneta de bronce, con un sonido característico que lo identificaba fácilmente. Algo muy similar ocurría con el carro de la Panificación Argentina. El conductor presionaba una pera de goma adosada a una corneta, y el sonido emitido, era muy exclusivo ya que al oirlo se decía “llegó la Panificación”.

Cuando el lechero que aparecía con las vacas y sus terneros, que observamos con su andar cansino por las calles del barrio, se anunciaba por el sonido de la campanita que una de las vacas, llevaba prendida en el pescuezo.

El voceo del diarero, anunciando la quinta o sexta edición durante las tardes, era una situación esperada, porque en ese recorrido que hacía hasta llegar a su parada, repartía los diarios a domicilio. Algo parecido ocurría con el frutero, que empujando un carrito con frutas, se ubicaba en una esquina donde acudían los vecinos para comprar la fruta por docena, no por kilo, y voceando hasta quedar disfónico.

Durante las tardes pasaba el pastelero, portando dos grandes canastas conectadas por una vara cilíndrica de madera, que apoyaba sobre sus hombros, detrás del cuello. Contenía churros, pasteles, bizcochos y factura confitada. Soplaba un silbato muy agudo, introducido en la boca, con un sonido distinto a los demás, que lo identificaba inmediatamente.

La flauta de pan que soplaba el afilador de cuchillos y tijeras, era identificable a la distancia, porque no tenía similar. El afilador conducía una enorme rueda que activaba con un pie, al momento de proceder con el afilado. El sonido de la flauta, con sus escalas ascendentes y descendentes, convocaba con rapidez a los vecinos interesados en mejorar los cuchillos, que de tanto afilarlos, reducían el ancho de su hoja transformándolo en una lámina cada vez más angosta y ridícula.

No dejamos de mencionar el paso del pochoclero en su triciclo blanco, haciendo sonar una campana. Todos, de una u otra forma, se identificaban a través de los sonidos característicos que utilizaban en ese Buenos Aires que se fue.

El barrio, La ciudad, La cuestión social, La inmigración, Personajes de la ciudad

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda