El Buenos Aires que se fue

Blog en Monografias.com

 

EMPLEO DE LA LAPICERA EN LA ESCUELA

La preocupación de los maestros era que los alumnos, desarrollaran una “letra linda”.

La mesa pupitre era útil para dos alumnos. Tenía asiento con respaldo, comodidad no tenida en cuenta anteriormente. Se consideraba que la posición viciosa del niño en el pupitre, condicionaba la aparición de trastornos tales como la miopía, alteraciones de la respiración y la circulación, congestión cerebral, etc.

Existía interés en evitar las malas posturas y sus consecuencias. Si bien el ideal era el banco para un solo alumno, hecho que facilitaba su vigilancia por parte del profesor, lo habitual era para dos alumnos. Durante las cuatro primeras décadas del Siglo XX, el uso de lapiceras con pluma cucharita o cucharón más la tinta azul existente en el tintero de porcelana ubicado en el medio del pupitre, en su zona superior, fue la regla.

Se pretendía que el alumno desarrollara una letra derecha, redonda, linda. Algunos empleaban la lapicera estilográfica, con tanque recargable. En 1945, se inició el uso de la lapicera a bolilla, mucho más práctica, que logró desplazar a la estilográfica, aunque en los comienzos, ocurrían accidentes muy desagradables, para una escritura que era irregular por su trazo discontinuo, con la aparición de manchones imprevistos, e imposibles de borrar.

La escritura escolar estuvo sometida a normas que fueron variando según las modas pedagógicas o científicas. Todo dependía de la belleza de la escritura que se obtenía, salvo cuando se imponía una medida disciplinaria, por la que había que escribir 500 veces: “No debo molestar en clase”. En esos casos, cada renglón escrito era lamentable por la deformidad que adquirían las palabras, a medida que se avanzaba en el cumplimiento de la pena. Así se escribía en ese Buenos Aires que se fue.

La educación, La infancia, Realidades argentinas

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda