El Buenos Aires que se fue

Blog en Monografias.com

 

Archivo de Noviembre, 2016

BEN MOLAR

Moisés Smolarchik Brenner, conocido como Ben Molar, nació en la calle México 2041 en Capital Federal, el 3 de agosto de 1915.              

Fuente: Plural Jai

Fue autor, compositor, difusor, productor y promotor artístico. Pero si algo lo destacó fue su capacidad de elaborar versiones en castellano de las canciones más famosas de la época, es decir, su desempeño como versionista, adaptando al español canciones escritas en otros idiomas, tales como “Las hojas muertas”, “Repican las campanas”, “Noche de paz, noche de amor”, y el clásico judío “Mi madre querida”.

Una labor similar realizó con canciones de “Los Beatles”, Paul Anka, Elvis Presley y muchos otros. Era común leer en las piezas de música o en las etiquetas de los discos: “versión en castellano Ben Molar”. No eran traducciones literales, sino interpretaciones idiomáticas que facilitaron su comprensión en Argentina y países de América Latina.

Sus primeras composiciones fueron letras de murga, cuando tenía 11 años. Pero hay que destacar la composición de famosos boleros como “Final”, “Sin importancia” y “Volvamos a empezar”, elaborados junto con Paul Misraki, famoso músico y autor turco francés, en la época de su exilio en Buenos Aires.

Fue responsable del éxito de muchas figuras como Mercedes Sosa, Sandro, Los Cinco Latinos, Lito Nebbia, “Los Abuelos de la nada”. Creó “El Club del Clan” y fue el principal impulsor de uno de sus integrantes, Palito Ortega, un auténtico creador.

Creó el sello musical “Fermata”, con el que produjo en 1966 su exitoso proyecto, el álbum titulado “14 con el tango”. Significó la creación de 14 piezas musicales y 14 pinturas convocando a las figuras más notables en ambos rubros. No fue una producción pareja, aunque algunos tangos alcanzaron notoriedad como “Bailate un tango, Ricardo” , letra de Ulyses Petit de Murad con música de Juan D’Arienzo y “En que esquina te encuentro, Buenos Aires” de Florencio Escardó y Héctor Stamponi. El resultado de este esfuerzo aumentó la difusión del tango, en una época no favorable.

En 1995, “Fermata” produjo “Los 14 de Julio De Caro”, un homenaje al Maestro, por parte de famosos solistas del tango. Se casó con la actriz cinematográfica Pola Newman con la que tuvo dos hijos. Fue Presidente Honorario de la Asociación Gardeliana Argentina; Miembro de la Academia Porteña del Lunfardo; Miembro de la CD del Instituto Cultural Argentino Israelí y Ciudadano Ilustre de Buenos Aires.

Logró que el 11 de diciembre, fuera declarado “Día Nacional del Tango”, fecha correspondiente al día del nacimiento de Carlos Gardel y Julio De Caro. Falleció el 25 de abril de 2015. Ben Molar, fue un verdadero e incansable emprendedor multifacético que brilló con luz propia en ese Buenos Aires que se fue.

Fuente: http://www.trascarton.com.ar/cultura/ben-molar

Moreno María: Big Ben según pasan los años. Página 12, 31-12-2006.

Breslav Haydee. Ben Molar. 10-11-2015.  http://serdebuenosayres.blogspot.com.ar/

El tango, La inmigración, Personajes de la ciudad

JOAQUÍN GÓMEZ BAS

Joaquín Gómez Bas fue un escritor, pintor y guionista nacido en Cangas de Onis, Asturias, España, el 26 de mayo de 1907.

Llegó con su madre a la Argentina el 24 de agosto de 1908. Se orientó hacia el periodismo y la poesía. Trabajó como pintor y escritor autodidacta, colaborando en diarios de prestigio y se desempeñó como corrector de la Editorial Atlántida, donde posteriormente fue Secretario de Redacción y Director.

Su producción literaria se cumplió en dos etapas. En la primera escribió poesía, hasta fines de la década del 40. Su obra poética comprende los temas “Panorama de ensueño” (1934), “Marejada” (1937), “Faroles en la niebla” (1941), Birlibirloque ( 1943). Fundó la revista “Saeta” donde publicó parte de su producción poética.

Posteriormente, a partir de 1952, aparecieron sus novelas donde se destacó “Barrio gris” en 1952, por la que recibió la Medalla de Oro otorgada por la Comisión Nacional de Cultura en 1954. Elaboró el guión para la película del mismo nombre en 1954, ganadora del “Cóndor de plata” a la mejor película del año, en 1955. Mostraba la vida en una villa de los arrabales de Sarandí, a fines de la década del 40. Fue un gran éxito editorial.

Sus cuentos aparecieron a partir de 1965. Fue un experto en el manejo del idioma porteño, incluyendo muchas expresiones en lunfardo, como muy bien puede apreciarse en “La Comparsa”, aparecida en 1965, que obtuvo el premio “Feria del Libro de Mendoza”.

Otras novelas importantes de su producción fueron “Oro bajo” y “La gotera” en 1957, “La resaca” en 1969, “La guitarra” en 1970. Fue fundador de la “Academia Porteña del Lunfardo” alcanzando la vicepresidencia en el período 1981 a 1985; ocupó el sillón “Enrique González Tuñón”.

En 1958 realizó su primera exposición de arte pictórico. Su cuadro “Lanchones amarillos”, obtuvo el premio “Benito Quinquela Martín”. Falleció en Buenos Aires, el 4 de noviembre de 1989. En su “Soneto Lunfardo” señaló :”Ahora solo soy melancolía, / un malevo al costado de la vía / que está esperando un tren que ya pasó”. Un tren que ya pasó en ese Buenos Aires que se fue.

Fuente:

http://fundacionkonex.org/b1078/-joaquin-gomez-bas

https://u.wikipedia.org/wiki/joaquin%C3%B3mez-Bas

http://www.lunfardo.org.ar/academicos/fallecidos-2/joaquin-gomez.bas

http://lasletrasdelquilmero.blogspot.com.ar/2012/06/barrio-gris-de-joaquin-gomez-bas

http://lunfardo.org.ar

La inmigración, Vivieron en Buenos Aires

LA MARCA “FLOR DE CEIBO”

Durante el primer gobierno peronista fue muy popular la marca “Flor de Ceibo”.

Fue representativa de la opción popular y económica en diversos rubros comerciales vinculados con el consumo familiar. Se aplicó a productos de consumo masivo pero con un costo sensiblemente menor, a fin de frenar el aumento de precios, consecuencia directa de la inflación.

Estos productos eran de inferior calidad. Así, el azúcar molida era de color oscuro pero útil. En muchas ocasiones los productos de consumo habitual se agotaban pero no se reponían; entonces era forzosa la adquisición de la línea económica.

Los zapatos presentaban una terminación tosca que difería bastante de los habituales. Es decir que la denominación “Flor de Ceibo”, era sinónimo de baja calidad. Esta modalidad se fue extendiendo y los restaurantes tenían la obligación de incluir un menú “Flor de Ceibo”. Algo similar ocurría con las prendas de vestir.

Todo negocio de indumentaria debía contar con algún producto que se inscribiera en esta categoría. Las telas que se vendían a menor precio, llevaban en el orillo la marca “Flor de Ceibo”. La histórica línea 160, sucesora del “Expreso Alsina”, denominada la línea 60 de emergencia, se llamó “Línea Flor de Ceibo”.

Pero el término, en forma peyorativa, se aplicó a los funcionarios, empleados y profesores advenedizos, contratados de manera irregular. Fue el caso del nombramiento de personas para cubrir puestos docentes, sin haber cumplido con los requisitos básicos de formación, frente a miles de maestros egresados, sin posibilidad de ejercer.

Así ocurrió cuando la Inspección General de Escuelas Particulares nombró a más de 1100 personas para ejercer la docencia, mientras paralelamente, egresaron de escuelas oficiales y particulares 27.900 maestros, sin puesto. A la gente nueva que llegó en esa época para educar en las facultades o colegios secundarios, se les aplicaba esa etiqueta o rótulo gratuitamente. La línea de productos “Flor de Ceibo”, fue una propuesta peronista aparecida en la década del 40, en ese Buenos Aires que se fue.

Fuente:

Acevedo Díaz, Carmen. Algo así como una Flor de Ceibo. La Nación 11-05-2006.

Rozic, Oscar. Flor de Ceibo. 1º-06-2013

La cuestión social, Realidades argentinas
chatroulette chatrandom

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda