El Buenos Aires que se fue

Blog en Monografias.com

 

Archivo de Agosto, 2016

LAS TORTURAS INFANTILES

Durante nuestra niñez experimentamos, lamentablemente, lo que podemos denominar “torturas infantiles”.

Algunas relacionadas con el tratamiento de  la salud y otras, del diario vivir. Era común que ante episodios febriles, rápidamente se recomendara ingerir un purgante que podía ser muy intenso, como el “Aceite de Ricino”, de gusto asqueroso, o uno más suave como la “Limonada de Roger”, más aceptable. Uno u otro iban acompañados de estadía en cama por, al menos, 24 horas.

Durante las épocas invernales, los resfríos intensos con participación pulmonar, requerían del auxilio de las cataplasmas, unas compresas de tela cubiertas de harina de mostaza caliente, que se colocaban en la parte anterior del tórax, habitualmente acompañadas de una sesión de ventosas en la espalda. Eran unos vasos de vidrio que provocaban la succión de los tejidos, a fin de lograr la “descongestión pulmonar”.

Para fortalecer nuestro crecimiento, por las mañanas “disfrutábamos” tragar una cucharada sopera del inmundo “Aceite de hígado de bacalao”. Sencillamente inolvidable para quienes lo padecimos. Todas estas experiencias alcanzaban su punto más destacado con el tratamiento quirúrgico de “la carne crecida”, como se denominaba al agrandamiento de las amígdalas. Inolvidable porque la operación duraba unos minutos que parecían horas y la realizaban sin anestesia. Esas experiencias vividas en Callao 19, sede del Cuerpo Médico Escolar, han dejado una huella muy profunda en nuestra memoria.

Otras “torturas”, eran la prohibición de salir a jugar en horas de la tarde, ya que concurríamos a la escuela durante la mañana. O cuando en la escuela nos obligaban a escribir 500 veces: “No debo molestar en clase”, o textos similares, como tarea para el hogar. En un grado menor, la prohibición de salir al recreo; eran 10 minutos que nos parecían una hora.

Y en nuestro hogar, como consecuencias de conductas incorrectas, quedarse sin el postre o algo peor: irse a la cama sin comer, culminando con la amenaza de ser enviado a un Colegio Pupilo. Éstas son algunas de las “torturas” infantiles de las que fuimos víctimas, en ese Buenos Aires que se fue.

La infancia, La medicina de ayer, Modas y costumbres

PEDRO LEOPOLDO CARRERA

Pedro Leopoldo Carrera, “Carrerita”, fue un jugador de billar nacido en Tres Arroyos, Provincia de Buenos Aires, el 19 de junio de 1914.

Se inició en este deporte a la edad de 14 años, conquistando los torneos locales menores. Llamó la atención el récord de carambolas libres realizado en el Café Bar Colón, en su Tres Arroyos natal, que registró ante escribano público. Después de 12 horas no erró ninguna tacada.

A los 19 años se trasladó a Buenos Aires, recalando en “Los 36 Billares”, ubicado en la Avenida de Mayo 1200. No tuvo rivales. Cada juego de “Carrerita”, era una partida ganada. Uno de sus fervientes admiradores fue Juan Duarte quien, durante el primer gobierno del General Perón, le consiguió los auspicios para sus giras europeas.

En 1939 ganó el Campeonato Argentino de Billar, en la especialidad libre y a 3 bandas. En 1950 se coronó por primera vez, Campeón Mundial de carambola libre en Madrid, España. Al año siguiente, Campeón Mundial de cuadro (47-2).

En octubre de 1952, en el Luna Park colmado por 12 mil espectadores, se coronó Campeón Mundial de 3 Bandas. En 1953, Campeón Mundial de carambola libre y en 1954, Campeón Mundial de Pentathlon (carambola libre, cuadro 2-47, cuadro 71-2, una banda y tres bandas).

Siempre luciendo un clavel blanco en la solapa de su impecable smoking y peinado a la gomina, como se acostumbraba en esa época. El Abogado Luis Alberto Venosa escribió su biografía titulada ” El hombre del clavel blanco”, para ser distribuida por las bibliotecas.

Resumiendo sus logros, obtuvo el título en 31 oportunidades: 5 de ellos campeonatos mundiales, 3 campeonatos sudamericanos y 23 campeonatos argentinos.  Luego del golpe de estado que derrocó al General Perón en 1955, fue uno de los afectados por la “caza de brujas”, que lo obligó a migrar a la ciudad de San Pablo, Brasil, donde se desempeñó como Instructor de Billar en el Jockey Club de esa ciudad.

Regresó al país en 1961. Una vida prolongada de trasnochadas, alcohol y 40 cigarrillos por día, fue dejando su huella, culminando con su fallecimiento en Buenos Aires, el 2 de setiembre de 1963, a la edad de 49 años. En 1980, recibió el Premio Konex de Platino al mejor billarista de la historia argentina.

Este múltiple campeón mundial de billar y dueño del récord de carambolas, fue uno de los máximos exponentes deportivos en ese Buenos Aires que se fue.

Fuente:

Grande Carrerita. El Periodista de Tres Arroyos. Octubre 2000

Venosa, Luis A. Carrera en Tres Arroyos. 9/5/2014.

Pérez, José M. El mejor de todos los tiempos. 6/4/2011

https://es.wikipedia.org/wiki/Pedro_Leopoldo_Carrera

Los entretenimientos, Realidades argentinas

EL PARQUE AVELLANEDA

El Parque Avellaneda, también conocido como Parque Olivera, está ubicado en las calles Lacarra y Directorio, en la ciudad de Buenos Aires.

Foto: Gobierno de la Ciudad

Lo conocí durante una excursión escolar en bañadera(*), cuando cursaba la escuela primaria. Fue mi primera vez en un parque que tenía atracciones inolvidables.

En los juegos infantiles, destaco los toboganes, los más grandes y elevados de la Ciudad. Superaban ampliamente a todos los que había conocido. Eran tres toboganes impactantes, ya que el más pequeño, superaba en tamaño a los más grandes de otras plazas y parques.

Siempre tengo presente la sensación vivida al ascender por una escalera muy elevada, que conducía a la plataforma del gran tobogán, que no era recto sino con una amplia curva en el tercio inferior de su recorrido, a los efectos de mitigar la velocidad del descenso.

Los restantes juegos como el sube y baja, la calesita manual, hamacas y pasamanos, completaban el área de entretenimiento infantil. También circulaba un trencito, como el de Luján. Recorría todas las instalaciones permitiendo comprobar su extensión y la disposición de las distintas instalaciones.

Diez centavos era la tarifa, para cada vuelta, experiencia que no dejamos de cumplir. El parque estaba totalmente cercado. Las pocas puertas de entrada obligaban a caminar trechos largos para localizarlas. Cuando ingresé a primer año en la escuela secundaria, regresé al Parque, a los efectos de cumplir con el programa de Educación Física.

Así conocí la cancha de fútbol, sin pasto y los fríos vestuarios con duchas de agua fría exclusivamente. Bañarse en invierno, después de finalizada la clase de gimnasia y prácticas de fútbol, era un acto de guapeza que nadie, se atrevía a cumplir.

Al año siguiente, las clases de gimnasia se trasladaron a la filial Palermo del club Gimnasia y Esgrima. Nos encontramos con tres grandes novedades: la cancha de fútbol, tenía pasto; los arcos tenían redes y las duchas del vestuario, agua caliente. Habíamos llegado al paraíso, un paraíso en aquel Buenos Aires que se fue.

*) bañadera: Especie de ómnibus, descapotado en verano y cubierto en invierno, con capacidad para transportar a todo el pasaje sentado. No era posible viajar parado. Muy populares en la década del 30 y 40.

La educación, La infancia, Los juegos, el fútbol

JACK, EL DESTRIPADOR

Jack el Destripador, fue un asesino de cinco prostitutas entre agosto y noviembre de 1888 en Whitechapel, Londres.                                                                          

Foto: Wikipedia

Fueron múltiples e inútiles las investigaciones de Scotland Yard para hallar al autor de los crímenes, por lo que el caso se cerró en 1892. La identidad de Jack el Destripador se transformó en un misterio. Investigaciones periodísticas inglesas señalaron que escapó en barco hacia la Argentina, llegando a Buenos Aires en el mes de enero de 1889.

El periodista inglés Leonard Matters, que se desempeñó como Jefe de Redacción del diario Buenos Aires Herald, publicó en Londres, en 1929 el libro “El misterio de Jack el Destripador”. Allí señaló que el asesino era un médico conocido como Dr. Stanley, que cometió los crímenes como consecuencia de la muerte de su hijo, enfermo de sífilis por contagio con una prostituta de la que estaba enamorado.

La  información también mencionó que era dueño en Buenos Aires del “Sally’s Bar”, ubicado en la calle 25 de Mayo, próximo al puerto, uno de los tantos locales similares de la zona, frecuentado por marineros, prostitutas y delincuentes. El Dr. Stanley continuó ejerciendo la medicina hasta el día de su muerte en 1926, siendo enterrado en el cementerio del Oeste, en el barrio de Chacarita.

Otra hipótesis importante, escrita por el criminólogo y escritor Juan Jacobo Bajarlía, se publicó en un artículo de la revista “Ellery Queen’s Mystery Magazine”. Destacó que el financista argentino Alfonso Maroni, vivió en Londres durante la época de los crímenes en Whitechappel, realizando actividades bursátiles gestionadas por la Greeshan House.

Falleció en 1929. Su secretario privado reveló que lo había ayudado a cubrir el rastro de los cinco homicidios. Bajarlía señaló que Jack el Destripador murió en un hotel de la calle Leandro Alem, frente a la plaza Roma, en octubre de 1929 a la edad de 75 años.

Lo cierto es que según estas versiones, Jack el Destripador vivió y murió en Buenos Aires, en ese Buenos Aires que se fue.

Fuente: Amaya S. Jack el Destripador ¿era argentino?. La Nación 06-02-2013.

TKM Chile. Jack ek Destripador murió en Argentina. 08-05-2016.

Vivieron en Buenos Aires
chatroulette chatrandom

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda