El Buenos Aires que se fue

Blog en Monografias.com

 

Archivo de Julio, 2016

EL LOCRO DEL 9 DE JULIO

Entramos al boliche, ubicado en la calle Brasil, que ofrecía el locro a 100 pesos por plato. Un grupo de obreros degustaba un costillar asado, muy abundante. Un televisor brindaba un espectáculo de música folclórica acorde con la fecha. Llegaron los locros casi, desbordando el plato.

Tenía buen aspecto y mejor sabor. Las voces de los clientes subía de tono destacando una entonación provinciana, de laburantes que se encontraron en el boliche durante la hora del almuerzo. Sitio frecuentado por obreros que degustaban un asado o un plato de mondongo a fin de paliar el hambre, rociado con un vino de la casa o una cerveza.

Debimos comer el locro despaciosamente, por su elevada temperatura y por la abundante cantidad de huesos, pequeños, medianos y grandes. De pronto, una voz se destacó por sobre el resto de los asistentes, pronunciando un rosario de palabras obscenas, salpicadas por sonoras carcajadas. El resto dialogaba casi normalmente, entre bocado y bocado.

Conversación en la que se mezclaba la política con el deporte, los temas humorísticos con los affaires sentimentales, salpicadas de tanto en tanto con exclamaciones.  Varias mesas ocupadas frente a un vaso de vino o a un café, eran un buen pretexto para permanecer horas conversando con conocidos o desconocidos, pero disfrutando de una compañía transitoria, que demoraba el regreso a la soledad.

El barrio, Realidades argentinas

RESTAURANTE LA EMILIANA

“La Emiliana” fue un antiguo restaurante fundado en 1882.  

Su nombre pertenecía a la hija de uno de los fundadores. Había ocupado otros predios en la calle Paraná al 300, hasta que en la Nochebuena de 1934, abrió sus puertas en Corrientes 1431.

Disponía de un amplio y hermoso salón con sillas y percheros Thonet, importados de Viena, Austria. Atendido por mozos con guantes blancos y un maitre que hablaba tres idiomas,  eran signos de distinción que comenzaban con el saludo del portero, vestido con uniforme y galera.

Supo recibir a los famosos que pasaban por Buenos Aires y se sentían atraídos por las delicadezas de su menú para disfrutar el famoso “Pollo al spiedo”, los “hígados de pollo a la Veneciana”, o los “fettuccini a la crema”.

Una experiencia inolvidable que experimenté durante mis visitas a esa inolvidable casa de comidas, fue la degustación del famoso postre “Omelette Surprise”, flambeado con Negroni en la mesa, y compuesto con una base de pío nono, crema americana, frutas de estación, sabayón caliente y merengue italiano para      cuatro personas, consecuencia de su tamaño.

El Restaurante “La Emiliana”, abierto desde 1882 hasta 1995, fue un lugar de encuentro social y cultural en ese Buenos Aires que se fue.

Fuente: Videl Dora. Tradiciones porteñas. Clarín, 14-09-2001.

http://restaurantesybaresdebuenosaires.blogspot.com.ar/2016/01/restaurantes-desaparecidos-la-emiliana.html

La ciudad, Realidades argentinas
chatroulette chatrandom

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda