El Buenos Aires que se fue

Blog en Monografias.com

 

LA MÁQUINA FOTOGRÁFICA DE CAJÓN

La máquina fotográfica de cajón fua la más simple y popular durante la primera mitad del Siglo XX.

Tenía la forma de una caja fabricada con bakelita o metal, según las marcas, con el objetivo ubicado en una de las caras de menor tamaño. Era de escasa luminosidad, de foco fijo. No se jugaba con la escala de grises. No había matices.

Era importante obtener las fotos en días de mucho sol, a fin de registrar detalles. Mediante una hábil propaganda, la firma “Kodak” regalaba una máquina con la compra de varios rollos de papel fotográfico 120, la principal producción de “Kodak”, que brindaba 8 fotos de 6 x 9, en blanco y negro.

Era muy frecuente obtener fotos oscuras, fuera de foco o movidas. Poseía dos visores para fotos, horizontales o verticales, según se sostuviera la cámara en una de esas posiciones.

Siempre recuerdo a mi padre sacándole fotos a toda la familia. Fotos que registraron nuestro crecimiento, en las distintas etapas del camino a la adolescencia. La documentación lograda con la cámara de cajón, la más humilde y económica existente en el mercado, fue un baluarte fundamental para registrar escenas claves de nuestra vida, en ese Buenos Aires que se fue.

La cuestión social, Modas y costumbres

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.

Comentarios

Una respuesta a “LA MÁQUINA FOTOGRÁFICA DE CAJÓN”
  1. Julia Moretti dice:

    Hola, Carlos. Me interesaría hacerte una entrevista. Podrías contactarte conmigo a mi mail o dejarme tu mail en un comentario? Es: juli_m32@hotmail.com
    Muchas gracias



Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom