El Buenos Aires que se fue

Blog en Monografias.com

 

LA GASTRONOMÍA EN EL TANGO

El tango ha participado en el quehacer diario de los porteños; las distintas manifestaciones del vivir, han quedado registradas en sus letras. La degustación de comidas y bebidas han quedado atrapadas en soberbios registros donde perduran costumbres y hábitos que reflejan con precisión, las costumbres del porteño a la hora de comer y de beber.

La más simple, comida y bebida elemental, pan y agua, inmortalizada en el decir de Ángel Vargas con la orquesta de Ángel D’Agostino, parece una marca registrada que oimos en el tango “A pan y agua”, 1919, de Enrique Cadícamo y Juan Carlos Cobian, cuando en el recitado nos dice: “¡1920! ¿Dónde están / mis amigos queridos de entonces…? / ¡A pan y agua! / Este tango nos unía / en aquellas noches inolvidables / de Armenonville. / …¡A pan y agua!.”

Un acto ritual del porteño es el de beber una taza de café. Los pretextos son múltiples: el encuentro con un amigo, recordar viejos tiempos, añorar al amor perdido, concretar un negocio, o ver pasar el tiempo a través de una ventana. Homero Manzi y Alfredo Malerba escribieron en 1943 “Mi taza de café”, donde se señala: “La tarde está muriendo detrás de la vidriera / y pienso mientras tomo mi taza de café. / Desfilan los recuerdos, los tiempos y las penas, / las luces y los cantores del tiempo que se fue. / Fantasmas del pasado que vuelven y que insisten / cuando en las tardes tomo mi taza de café.”

La descripción de las citas de amor, rodeadas de todos los elementos  partícipes de una reunión inolvidable, sean ambientales o gastronómicos, son brillantemente descritos en el clásico de Carlos Lenzi y Edgardo Donato “A media luz”, de 1925: “Corrientes 3-4-8, / segundo piso, ascensor, / no hay porteros ni vecinos. / Adentro cocktail y amor. / Juncal 12-24 / telefoneá sin temor. / De tarde, té con masitas /de noche, tango y champán. / Los domingos, tés danzantes; los lunes, desolación…”

Una serie de recomendaciones para el trasnochador, referidas al buen comer y beber, fueron escritas en tono humorístico por Eduardo Tronge y Salvador Merico, en el tango “Seguí mi consejo”, de 1928: “No vayás a lecherías / a pillar café con leche, / morfate tus pucheretes / en el viejo “Tropezón”, / y si andás sin medio encima, / cantale “Fiao” a algún mozo, / es una forma muy linda / pa’ evitarte un papelón. / Refrescos, limones, chufas, / no los tomés ni aún en broma…/ ¡Piantale a la leche, hermano, / que eso arruina el corazón!…/ Mandate tus buenas cañas, / hecete amigo del whisky / y, antes de morfar, rociate / con unos cuantos pernós”. Las recomendaciones alejan al protagonista de las comidas y bebidas sanas, para sumergirlo en una variedad de bebidas alcohólicas, a cual peor, rociado con un toque de humor.

La vida de la muchachada bohemia, sumida en la permanente pobreza, fue una constante, intensificada después de la crisis económica del 29. Las reuniones de grupos de amigos en una pieza de conventillo, compartiendo hambre, penurias, frío y angustias, fueron tratadas en “El bulín de la calle Ayacucho”, 1925, de Celedonio Flores y José y Luis Servidio, donde destacan que se comía pan y se bebía mate: “el bulín donde tantos muchachos / en sus rachas de vida fulera / encontraron marroco y catrera, / rechiflado, parece llorar. / El primus no me faltaba / con su carga de aguardiente, / y habiendo agua caliente / el mate era allí señor.”

La escasez de dinero fue la constante en una época en la que se podía calmar el apetito con un café con leche, pan y manteca, por la módica suma de 20 centavos. En la jerga popular se lo conocía por “un completo” y quedó registrado en “Lunes”, 1939, de Francisco García Jiménez y José Luis Padula: “Un catedrático escarba su bolsillo / a ver si el níquel le alcanza para un completo.” Así, las diversas facetas del comer, habitualmente del mal comer, quedaron asentadas en el tango que recogió con fidelidad, hábitos y costumbres de aquel Buenos Aires que se fue.

Binomios tangueros, El tango, La cuestión social

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom