El Buenos Aires que se fue

Blog en Monografias.com

 

Archivo de Abril, 2014

LOS VIAJES EN EL TANGO

En la segunda década del Siglo XX, Buenos Aires miraba a París.

Tanto la aristocracia como la juventud aventurera, tenían como objetivo visitar París, disfrutar su vida nocturna, sus placeres, sus encantos. El tango registró estos detalles de la vida mundana y sus consecuencias, que quedaron grabadas en inolvidables versiones, como testimonio de una época. Pero los viajes, no sólo a París, sino a otros sitios lejanos, fueron vertidos en las letras de muchos tangos.

Ivo Pelay, Mariano Mores y Francisco Canaro plasmaron un irrepetible testimonio de la nostalgia del terruño en “Adios Pampa mía”. El alejamiento de los sitios donde se había vivido quedaron señalados nítidamente: “Adiós Pampa mía;/me voy…/Me voy a tierras extrañas…/Adiós, caminos que he recorrido, /ríos, montes y cañadas, / tapera donde he nacido…/ Si no volvemos a vernos,/tierra querida,/ quiero que sepas / que al irme dejo la vida.”

En “Ave de paso”, Enrique Cadícamo y Charlo expresan los sentimientos encontrados cuando llega el momento de ausentarse y decir adiós, decisión complicada y desdichada: “Ha llegado el momento querida / de ausentarme quien sabe hasta cuando, / en mis labios se asoma temblando / una mueca que dice adiós / Nuestro amor fue un amor del momento, / mi cariño fue un ave de paso / y tus besos de miel y de raso / un vaso sagrado que no olvidaré”.

En “La viajera perdida”, de héctor Blomberg y Enrique Maciel, es la mujer quien se aleja hacia otro país, dejando el recuerdo de su presencia en su amado, que solo y triste, la evoca nostálgicamente: “Te amaba y te fuiste. Seguía el navío / por mares de brumas y puertos de sol. / Tu sombra lejana quedó al lado mío: / un sueño de Francia y un verso español. / Pasajera rubia, viajera perdida, / que un día en un puerto lejano se fue / dejando una extraña nostalgia en mi vida: / acaso ni sabes que yo te lloré”.

Enrique Cadícamo y Guillermo Barbieri expresaron en “Anclado en París”, los sentimientos que vivieron muchos de los que dejaron el país en busca de un sueño no concretado: “¡Lejano Buenos Aires, que linda has de estar…! / Ya van para diez años / que me viste zarpar. / Aquí, en este Montmartre / faubourg sentimental, / yo siento que el recuerdo / me clava su puñal…”.

En “Cafetin”, de Homero Expósito y Argentino Galván, se presentan las tribulaciones que padece el emigrante, que sufre pensando en el regreso que no puede concretar por razones políticas, soñando con sus seres queridos, que quedaron muy lejos: “Cafetín / y esa pena que amarga / mirando los barcos / volver a sus lares…/// ¡Cafetín / yo no tengo esperanzas / ni sueño, ni aldea / para regresar…!”.

El trabajo del hombre de mar está absolutamente ligado a los barcos y sus destinos, los puertos. Cada arribo significa un potencial reencuentro con un amigo, un familiar, un amor. Suelen ser estadías cortas, lo que demore el barco en sus tareas de carga y descarga. Los destinos pueden repetirse o se llega por única vez. La incertidumbre, las relaciones fugaces, la tristeza, son todas situaciones que Homero Manziy Lucio DeMare, supieron plasmar en “Mañana zarpa un barco”: “Dos meses en un barco viajó mi corazón; / dos meses añorando la voz del bandoneón. / El tango es puerto amigo donde ancla la ilusión; / al ritmo de su danza, se hamaca la emoción. / De noche con la luna sonando sobre el mar, / el ritmo de las olas me miente su compás. / Bailemos este tango, no quiero recordar, / mañana zarpa un barco, tal vez no vuelva más”. La tristeza de la despedida, la nostalgia de la distancia, la alegría del retorno, sentimientos expresados como pinturas de ese Buenos Aires que se fue.

El tango

LOIS BLUE

Lucía Bolognini Míguez nació el 23 de agosto de 1912 y fue una destacada cantante argentina de jazz, conocida artísticamente como Lois Blue.

Fue maestra normal y estudiante de piano. Comenzó a cantar en 1935 en el Alvear Palace Hotel y en la audición “Astros y estrellas del jazz”, por “Radio Belgrano”. Encontrándose en la confítería del Torreón, en Mar del Plata, fue invitada a cantar con la orquesta de Rudi Ayala. Posteriormente, lo hizo como solista en “Radio Belgrano” y “Radio Splendid”, acompañándose al piano.

En 1937 actuó con Raúl Sánchez Reynoso y La Santa Paula Serenaders, grabando su primer disco, “Rockin Chair”, para el sello “Odeón”. Fue la primera cantante femenina que actuó en la orquesta “Héctor y su jazz”, a partir de 1944, grabando 23 temas.

Rubia, de ojos azules y silueta espigada, cultivó un amplio repertorio que oscilaba entre los clásicos del jazz y la música melódica moderna, en una época en la que el jazz se oía en las radios y confiterías céntricas de Buenos Aires. Se desempeñó como actriz en el cine nacional, participando en las películas “El cielo en las manos”, “Suegra último modelo”, “Días de odio”, “La patrulla chiflada” y “La voz de la ciudad”.

También actuó en teatro y televisión. Compuso música tropical para las películas donde actuaron Blanquita Amaro, Amelita Vargas y Alfredo Barbieri. Durante la actuación de Cab Calloway en Montevideo, actuó como cantante solista, haciendo dúos con el Director. Sus modelos en el canto fueron Ethel Waters, Billie Holiday y Ella Fitzgerald, no imitados pero si adecuados a un estilo absolutamente personal para su voz de mezzosoprano.

De las grabaciones realizadas, fue notable el registro logrado en la década del 70 con un pequeño conjunto integrado por Jorge Anders en saxo tenor, Santiago Giacobbe en piano y Néstor Astarita en batería. Lois Blue frecuentaba el bolicha de Astarita “Jazz & Pop”, alternando con “Bar Sur”, donde actuaba su admirador Enrique Villegas, con quien estuvo ligada sentimentalmente.

En 1980, antes de radicarse en Estados Unidos, cantó pot “Radio El Mundo” con las orquestas de Eduardo Armani y Roger Santander. Esta auténtica cantante de jazz, capaz de frasear cualquier melodía, falleció en Nueva York, en el mes de febrero de 1999, y lo mas importante para Lois Blue fue cantar, algo que hizo muy bien en ese Buenos Aires que se fue.

Fuente: http://www.lanacion.com.ar/128495-lois-blue-el-alma-del-jazz

http://www.jazzar.unlugar.com/ladycrooners1.htm

Pujol, Sergio:Mujer con swing y sin pudor. Clarín 14-02-1999

Artistas destacados, La radio

HEDY CRILLA

Hedwig Schlichter, conocida entre nosotros como Hedy Crilla, nació en Viena, Austria, en 1898.

Estudió teatro en el Conservatorio de Viena y en 1920 inició su carrera teatral en Alemania, junto a figuras de renombre como Bertolt Brecht, Max Reinhardt, Gustaf Gründgen y Carl Zuckenagen. Trabajó en Alemania, Austria, Polonia, Inglaterra y Francia. Se casó con el actor polaco Anton Krilla.

El nazismo la alejó en 1933, huyendo a Viena y luego en 1936, a Francia, donde permaneció hasta la llegada de los alemanes en 1940. Esta situación fue determinante para abandonar Europa y radicarse en Argentina, lo que consideró “un amor a primera vista”.

Trabajó en el teatro alemán independiente, como actriz y directora, representando “La llama sagrada” de Somerset Maugham (1941); “Alerta en el Rhin”, de Lillian Hdlman (1942); “Madre”, de karel Capek en 1943 y “Espectros” de Enrique Ibsen (1946).

Comenzó a trabajar en el cine argentino en 1942 con “Ceniza al viento”. Filmó en 1948 “Tierra del Fuego” y “La Hostería del Caballito Blanco”, siendo su última participación en “El pibe Cabeza”, en 1975, totalizando 13 películas.

Fue contratada como actriz característica por los elencos franceses varados en Buenos Aires por la Segunda Guerra Mundial. Hizo giras por Latino América con la Comedie Francaise, la compañía de Dulcina Odelon, de Rachel Berendt, Jean Tavera, etc. También dictó clases y cursos de perfeccionamiento para actores franceses y de habla germana.

En 1945, impuso el Género Teatral Infantil, montando “Puntito y Antón”, de Erich Kaitner. En distintas temporadas representó “La princesa y el pastor”, de Andersen y obras de su autoría como “Mi teatrito”, “Las aventuras de Andresito” y “Rosa, Rosita y Rosalinda”.

En 1947 fundó la “Escuela de Arte Escénico de la Sociedad Hebraica Argentina”, donde surgieron Sergio Renán y Dante Stivel. En 1958 fue convocada por el Teatro Independiente “La Máscara”, para trabajar de acuerdo con los lineamientos de K. Stanislavsky. A raíz de ello dirigió “Cándida”, de G. Bernard Shaw que le valió el premio a la mejor puesta en escena, Premio de Críticos Teatrales de 1959;”Una ardiente noche de verano”, de Ted Willis en 1960 y “Espectros” de E. Ibsen en 1961.

La llegada a la Argentina del gran director norteamericano Lee Strasberg, creador del “Actor’s Studio”, provocó la sorpresa de intérpretes y directores argentinos, quienes coincidieron que esas enseñanzas las habían aprendido varios años atrás con Hedy Crilla. Entre sus alumnos se encontraban Agustín Alezzo, Augusto Fernandes, Carlos Gandolfo entre los directores. Entre los actores Federico Luppi, Elsa Berenguer, Norma Aleandro, Lito Cruz, Jorge Luz, Maurice Jouvet y Eduardo Bergara leumann.

Hedy Crilla procuraba que sus alumnos lograran un decir teatral profundo, verdadero y creible. En 1968 fue contratada por la Dirección General de Enseñanza Artística, como Profesora de Práctica Escénica en la Escuela de Teatro de la ciudad de La Plata. En 1960 adoptó la ciudadanía argentina.

Regresó a la actuación teatral en 1968 representando “La mentira”, de Nathalie Servante; “Romance de Lobos”, de Ramón del Valle Inclán en 1970 y en 1977 “Solo 80″, de Colin Higgins. Sus últimos trabajos como Directora fueron en “Despertar de primavera” en 1976 y “Mary Barns”, de David Edgard, en 1982.

Protagonizó en el ciclo televisivo “Alta Comedia”, la obra de Jacobo Langsner “Esperando la carroza”. La dictadura militar argentina consideró que “Hedy Crilla, directora de obras de teatro, poseía antecedentes ideológicos desfavorables”. Su alumna y amiga Cora Roca, escribió su biografía titulada “Días de teatro”. Falleció en Buenos Aires, el 31 de marzo de 1984. Hedy Crilla, actriz y maestra de actores que cambió radicalmente la historia del teatro nacional, vivió 44 años en ese Buenos Aires que se fue.

Fuente:http://cianacionaldeteatro-juareznaranjo.blogspot.com.ar/2007/07/teatro

Bubatti, Jorge: El alma en escena. Clarín 11-03-2001

Todo comenzó con Hedy Crilla. La Nación 02-09-1998

Biografías: Hedy Crilla 1898-1984. Asociación Argentina de Actores. 29-07-2011

http://es.wikipedia.org/wiki/Hedy_Crilla

Artistas destacados, El Teatro, El exilio, Vivieron en Buenos Aires

EL SALÓN DE LUSTRAR

El Salón de lustrar era un sitio frecuentado por hombres que concurrían a fin de embellecer sus zapatos.

Ubicados en distintos sitios de la ciudad, estos locales con la dimensión de una habitación de 4 x 4 metros, disponían de una plataforma elevada 70 centímetros del suelo, sobre la que se ubicaban no menos de 6 sillas o, en su defecto, un largo sillón de madera donde se sentaban los interesados.

Apoyaban los zapatos en una plantilla de bronce, montada sobre un vástago de 30 centímetros de altura. El lustrado de los zapatos era realizado por varios empleados, generalmente en número de tres, quienes dialogaban en todo momento entre sí, con los ocasionales clientes y con los que esperaban sentados en otras sillas del salón.

Algunos salones funcionaban como anexo de peluquerías o integradas a ellas en el mismo ambiente. Hemos recibido los servicios de peluquería y lustrado de zapatos en un Salón ubicado en el pasaje subterráneo de la Avenida Corrientes y Obelisco. Durante mi niñez, conocí un salón ubicado en la calle Rivadavia, entre Billinghurst y Sadi Carnot (hoy Mario Bravo).

El lustrado de zapatos en el Salón, era en realidad una reunión social en la que, al igual que en las peluquerías, se repasaba la actualidad nacional, mechada con comentarios humorísticos. Una victrola a cuerda con su enorme bocina, brindaba un entorno musical integrado mayoritariamente por tangos, valses, canciones italianas y españolas.

En el Salón de lustrar se ejecutaba un oficio que hoy, está en vías de extinción, pero bien valorado por los amantes del cuidado apropiado del calzado para mejorar su aspecto conservando al cuero en buen estado. El arte del lustrado de los zapatos fue moneda corriente en ese Buenos Aires que se fue.

Foto: AGN

El barrio, La ciudad, La cuestión social, Personajes de la ciudad, Sin categoría
chatroulette chatrandom

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda