El Buenos Aires que se fue

Blog en Monografias.com

 

RAMÓN GÓMEZ DE LA SERNA

Ramón Gómez de la Serna fue un periodista y escritor español nacido en Madrid, el 3 de julio de 1888.

Inventó el género literario llamado “Greguería”. Escribió ensayos, biografías, novelas y teatro. Difusor de la vanguardia europea, publicó un centenar de libros. Su tío Andrés García de la Barza y Gómez de la Serna, apenas un año mayor, fue quien lo llevó a escribir.

A los 16 años publicó “Entrando en fuego”. En 1908 se graduó de abogado, profesión que nunca ejerció. Publicó “Morbideces”, su segundo libro. Empezó su carrera literaria en el periodismo. Inauguró la revista “Prometeo”, basada en la literatura francesa e inglesa. En 1909 publicó “Beatriz”, “Ateneo” y “El libro mudo”.

Se enamoró de la escritora y periodista Carmen de Burgos. A fin de alejarlo de su compañía, su padre le consiguió un puesto en la Oficina Española en París, alojándose cerca del Café de la Source. Carmen lo siguió a París donde vivieron juntos, viajando a diversos sitios europeos. Al final de esta experiencia parisina comenzó a escribir sus famosas “greguerías”, siendo su madrina Carmen de Burgos.

Al finalizar su empleo en París, ambos regresaron a Madrid. En 1914, regresó a París y escribió “El doctor inverosímil”, su primera novela. Al iniciarse la !a. Guerra Mundial regresó a Madrid donde trabajó como Oficial Técnico de la Fiscalía del Tribunal Supremo.

Creó una reunión literaria en el Café de Pombo, como una tertulia de los días sábados, donde participaron al comienzo, sus amigos más cercanos. Se denominó “La Sagrada Cripta del Pombo”, que estuvo vigente hasta el año 1936. Un resumen de dichas reuniones tituladas “El Pombo”, se publicaron en 1918.

Foto: Reunión literaria en Café Pombo.

Colaboró en los diarios “El Liberal” y “El Sol”. Fue colaborador en la “Revista de Occidente”. Comenzó a escribir las biografías de Colette, Apollinaire y Remy de Gourmont. Viajó por España brindando conferencias pobladas de sus greguerías.

En 1927 comenzó su colaboración con el diario “La Nación”, en Buenos Aires. Viajó a París con mucha frecuencia; montó una tertulia en el Café de la Consigne. En 1930 viajó a Buenos Aires, invitado a dar conferencias, gracias a sus colaboraciones en el diario “La Nación”. Conoció a la escritora argentina Luisa Sofovich, Luisita, que tenía un hijo de un matrimonio anterior, con quien inició una relación por el resto de su vida.

Regresó a Madrid junto con Luisita, el 23 de julio de 1932. El estallido de la Guerra Civil Española precipitó los acontecimientos. Salieron de Alicante hacia Marsella. En tren hacia Burdeos y de ahí en barco, en tercera clase hacia Montevideo con escala en Lisboa. El comienzo de su exilio en Buenos Aires no fue agradable. Recibió ayuda de Oliverio Girondo.

En 1938 se ubicó en la calle Hipólito Irigoyen 1974. Integrado a la Sociedad de Buenos Aires, se dedicó con furor a la greguería, cada vez más identificado con el sentir porteño. En 1944 comenzó a escribir artículos para el Diario español “Arriba”. En 1949 escribió “Las tres gracias”, donde Madrid era el protagonista. Viajó a Montevideo y Chile donde dictó conferencias.

Recibió una invitación oficial del Ateneo de Madrid para viajar a España, con una estadía de dos meses. Llegó el 22 de abbril de 1949. Celebró tres reuniones de su famosa tertulia y participó en múltiples actos sociales y en conferencias. El 31 de mayo abandonó Madrid y decidió su regreso a Buenos Aires, junto a Luisita.

Desde 1953 a 1960, publicó 12 libros, miles de artículos periodísticos y nuevos grupos de greguerías, especialmente solicitadas desde España, por el diario ABC. Trabajó como guionista para la televisión argentina.

Enfermo de diabetes desde hacía tiempo, padeció complicaciones que alteraron su precaria salud, rechazando múltiples invitaciones provenientes de Madrid. Argentina le ofreció una pensión vitalica. En 1962 se le diagnosticó un cáncer gastroduodenal. Falleció en Buenos Aires el 12 de enero de 1963. Sus restos llegaron a Madrid el 23 de enero.

Su creación literaria más reconocida fue la “Greguería”, inicada en 1910. Son sentencias ingeniosas y breves, con una formulación linguística muy elaborada pero sintética, ingeniosa y humorística, como por ej.:”Lo más importante de la vida es no haber muerto”. Sobre este tema escribió “Greguerías” en 1917; “Flor de Greguerías” en 1933 y “Total de Greguerías” en 1955. En 1948 publicó su autobiografía “Automoribundia (1888-1948)”, la historia de como ha ido muriendo un hombre.

Sus obras “Explicación de Buenos Aires” (1948) e “Interpretación del tango” (1949), recogieron las observaciones sobre la ciudad. Colaboró en la mayoría de los diarios argentinos como “La Nación”, “El Mundo”, “La Razón”, “La Prensa”, “Clarín”; en el periódico “Amanecer” de la colectividad judía; en revistas como “Sur”, “Proa”, “Martín Fierro”, “Caras y Caretas”, “Mundo Argentino”, “PBT”, “Atlántida” y “El Hogar”.

“En la vida hay que ser un poco tonto porque sinó lo son sólo los demás y no te dejan nada” decía en una de sus greguerías Ramón Gómez de  la Serna, uno de los más significativos escritores de la lengua española del siglo XX, que vivió en ese Buenos Aires que se fue.

Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Ram%C3%B3n_G%C3%B3mez_de_la_serna

Boletín RAMÓN. Junio 2010. Buenos Aires.

Sin categoría

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom