El Buenos Aires que se fue

Blog en Monografias.com

 

LAS PANTALLAS ABANICO

Durante la época veraniega, el empleo de una pantalla abanico era el medio habitual para combatir el calor.

Era tradicional que en las panaderías, almacenes, mercado, estaciones de servicio, etc. se obsequiaran pantallas muy rústicas, consistentes en un rectángulo de cartón delgado con un mango de madera. Eran útiles pero de vida corta.

Un diseño completamente distinto era el de las pantallas obsequiadas durante los bailes de Carnaval. Eran de cartón, con tres secciones, configurando una especie de botellón con las secciones superpuestas. Presionando los bordes inferiores, se desplazaban a lo ancho, desarrollando una pantalla que ocupaba muy poco espacio cuando estaba plegada, contribuyendo a superar la elevada temperatura ambiente.

La existencia de aire acondicionado era excepcional. La lucha contra el calor se realizaba con la ayuda de ventiladores, ya fueran de techo, con aspas muy grandes, comunes en cafés y bares, o los portátiles, que se podían encontrar en los locales públicos, cines, teatros y algunos domicilios.

Los mimbreros vendían unas pantallas muy sólidas, fabricadas con hojas de palmera; eran prácticas y durables. Dada su consistencia, podían lavarse prolongando su uso. Pero las pantallas abanico más delicadas, verdaderas obras de artesanía, eran las de tipo oriental.

Las regalaban en las tintorerías y en las casas de té. Con motivos orientales, se construían con una caña de bambú, que seccionada en delgadas tiras, constituían el armazón, tapizado con un papel de arroz donde se apreciaba la imagen acompañada con letras japonesas. Eran muy buenas, pero requerían cuidados para usarlas porque se dañaban fácilmente.

En las reuniones sociales, las damas empleaban un abanico, el producto más sofisticado para apantallarse. Las variedades eran múltiples y los costos en relación directa con la calidad de su fabricación y los adornos que portaban. El manejio del abanico se transformaba al abrirlo y cerrarlo en una prueba de destreza en manos ágiles.

Las pantallas abanico constituyeron una ayuda fundamental para combatir el calor a nivel social y doméstico en ese Buenos Aires que se fue.

Modas y costumbres

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom