El Buenos Aires que se fue

Blog en Monografias.com

 

Archivo de Septiembre, 2013

BENT LARSEN

Bent Larsen nació en Tilsted, Dinamarca, el 4 de marzo de 1935.

Comenzó a jugar ajedrez a los 6 años. A los 12 años frecuentó un club de ajedrez donde mejoró su juego, al enfrentar a jugadores más experimentados. Fue el mejor ajedrecista de su país y uno de los 10 mejores del mundo.

A los 14 años se trasladó a Copenhague a fin de mejorar su juego y continuar los estudios. En 1954 ganó el campeonato de Dinamarca, actuación que se repitió durante 10 años consecutivos. Obtuvo el título de Maestro Internacional y en 1956 ganó la medalla de oro por su actuación en el Primer tablero, en las Olimpíadas desarrolladas en Moscú, colocándose delante del campeón mundial Mikhail Botvinnik, por lo que obtuvo el título de Gran Maestro.

Las décadas del 60 y 70 fueron las más favorables. Su juego se caracterizó por ser agresivo, con el desarrollo de aperturas antiguas, de la época romántica. Disputó el Torneo de Candidatos en 3 oportunidades, cayendo en las semifinales en 2 oportunidades: en 1965 con Mikhail Tal y en 1968, con Boris Spassky.

Participó en el duelo URSS vs Resto del Mundo en 1970, ocupando el Primer tablero. Escribió el libro “Jugando a ganar”, donde quedan documentados los principios de su estilo de juego.

En 1982 se radicó en Argentina, cuando conoció a Laura en Mar del Plata, con quien se casó, ambos en segundas nupcias. Participó en torneos locales y dedicó el último período de su vida a comentar partidas magistrales con sesudos análisis, publicados en medios periodísticos de primera línea. Falleció en Buenos Aires el 9 de setiembre de 2010.

Bent Larsen, el mejor ajedrecista danés de todos los tiempos, vivió más de un cuarto de siglo en ese Buenos Aires que se fue.

Fuente:http://es.chessbase.com/home/Tabla/55/Probed/8755

http://www.ajedrezdeataque.com/04articulos/27Larsen/Larsen.htm

Los entretenimientos, Los juegos, Vivieron en Buenos Aires

EL PATIO DE LOS LECHEROS

El Patio de los Lecheros era una antigua estación de tren, una playa de descarga y aprovisionamiento de leche.                                                                                                                    

Estaba ubicada en la intersección de las calles Donato Álvarez y Bacacay limitando con las vías del ferrocarril Sarmiento, entre los barrios de Caballito y Flores. Comenzó a funcionar a principio del siglo XX.

Fue la estación donde el tren traía la leche desde los tambos  ubicados en las afueras de la ciudad. Cada día, cientos de repartidores esperaban el tren para disponer de la leche que iban a vender por las calles porteñas, casa por casa. Muchos eran inmigrantes de diversos orígenes, pero con predominio de españoles.

Foto:http://caballito te quiero.com.ar/portal/2012/10/25/patio-de-los-lecheros

Los trenes cargueros se metían por el andén y a la mañana, bien temprano, llegaban los carros. Estos lecheros tenían convenido un servicio con el ferrocarril, con un canon mensual; diariamente dejaban los tambores vacíos y lavados, llevándose los que había traído el tren.

El procedimiento carecía de medios de protección bacteriológica, porque la única protección estaba representada por la tapa, sin ningún tipo de seguro que impidiera su apertura en cualquier momento. Los tarros se individualizaban con distintas combinaciones de colores, pintados en las tapas de los tarros.

Esta modalidad de trabajo estuvo vigente hasta la década del 60. En 1961 se prohibió la venta de leche sin proceso de pasteurización, lo que motivó la desaparición de esta forma de distribución y la del lechero, con el tradicional carrito y su caballo canchero. El Patio de los Lecheros fue la puerta de entrada de la leche para ese Buenos Aires que se fue.

Fuente:http://caballitotequiero.com.ar/portal/2012/10/25/patio-de-los-lecheros

La ciudad, La inmigración, Personajes de la ciudad

“EL AGUILUCHO” Y EL AEROMODELISMO

“El Aguilucho” fue una casa comercial ubicada en la calle Maipú 273, especializada en la venta de equipos y  herramientas para Aeromodelismo.                                                  

El Aeromodelismo es un deporte derivado de la técnica de construcción y vuelo de aeroplanos de pequeño tamaño, los llamados aeromodelos a escala, realizados con madera balsa, fáciles de construir y de bajo costo a la hora de reunir los materiales.

En esas primeras épocas, el método de propulsión era con el motor a goma, es decir, un haz de gomas que recorría el fuselaje, enganchado a la cola y a la hélice. Retorcido manualmente hasta quedar tenso, se liberaba la hélice que al girar, hacía avanzar el modelo. Eran los aeromodelos de vuelo libre y autoestables.

Foto: Juan Carlos Pesce

En 1935 se organizó un concurso de Aeromodelismo con la inscripción de más de 200 concursantes. Fue el punto de arranque para la creación de clubes en todo el país. En 1937, la revista “El Gráfico” agregó una “Sección de Aeromodelismo” a cargo de Roberto Desirello “Flap”, que se agregó a otras publicaciones de la época como “Aviación Popular”, “Rutas del Aire” y “Aeromodelismo”, dando origen a llamada “Edad de oro en el Aeromodelismo argentino”.

Las casas vendedoras en este rubro como “El Aguilucho”, “Telmac”, “Aero Argentina” y otras, organizaron concursos que popularizaron la práctica de este deporte. El 18 de Febrero de 1950 se constituyó la Federación Argentina de Aeromodelismo.

Eran clásicos los certámenes infantiles que se realizaron los días domingos en distintos sitios de la ciudad de Buenos Aires. La semana previa al certamen, un extraño camión entregaba para armar el kit del “Dédalo”, junto con el carnet de identificación y el material de promoción. La actividad era muy intensa, ya que se entregaban hasta 500 modelos por fecha. Se concursaba sobre la mayor distancia recorrida. “El Aguilucho” de Oscar Madrid, fue la pionera en divulgar y estimular la práctuica del aeromodelismo en ese Buenos Aires que se fue.

Fuente: http://www.faa.org.ar/un-poco-de-historia/

http://www.e-aeromodelismo.com.ar/Notas/jnewbery/index.htm

Pesce, Juan. Así comencé. http://www.apaca.com.ar/

http://es.wikipedia.org/wiki/Aeeromodelismo

La infancia, Los entretenimientos, Realidades argentinas

EL EXILIO ESPAÑOL REPUBLICANO Y EL DIARIO CRÍTICA

La Guerra Civil Española, desarrollada entre los años 1936 y 1939, fue factor decisivo del exilio en la Argentina, de destacados profesionales e intelectuales españoles, que intentaron encontrar un sitio donde continuar sus actividades de docencia e investigación.

La Argentina, que había recibido a millones de inmigrantes desde 1880, cerró sus puertas a partir de 1930 para la llegada de judíos y exiliados republicanos. Argentina era el país ideal para los grupos intelectuales que llegaban de España. Los exiliados recordarían siempre la amabilidad del pueblo de Buenos Aires a su llegada, que los recibió con los brazos abiertos.

El gobierno argentino mostró poca predisposición para recibir exiliados republicanos, e incluso reformó los mecanismos de control para evitar su entrada al país. Se aconsejó no otorgar el visado si no se contaba con el certificado de buena conducta, que el gobierno de España no les otrogaría. Incluso se negó el ingreso a personas que ya tenían otorgado el permiso de desembarco. Miles de solicitudes de exiliados en Francia, fueron rechazadas.

El 5 de noviembre de 1939, llegó al puerto de Buenos Aires el transatlántico francés “Masilia”, transportando cientos de exiliados entre los que se encontraban 60 intelectuales, artistas, médicos, escritores como Rafael Alberti y María León, y cineastas republicanos como Gori Muñoz y Salvador Valverde.

Natalio Botana, director y dueño del diario “Crítica”, facilitó la estadía del grupo en Buenos Aires proporcionándoles a cada uno, un sobre conteniendo dinero para 2 meses, producto de haber ganado en el Hipódromo Nacional con su caballo “Romántico”, el “Gran Premio Carlos Pellegrini”.

La redacción del diario “Crítica”, vocero del bando republicano, fue un territorio frecuentemente transitado por los exiliados españoles. El diario de Natalio Botana, ubicado en la Avenida de Mato 1333, fue un medio de propaganda para la difusión de la causa. Fueron muchos los exiliados que recibieron su ayuda.

Botana organizó colectas populares para la Cruz Roja Española. Suscripciones populares a favor de la Comisión de Apoyo a los Intelectuales Españoles (C.A.I.E.), entidad clave para lograr el ingreso a la Argentina, de los científicos, profesores y universitarios alojados en los campos de concentración franceses.

Fueron importantes los reclamos al Gobierno Argentino para que se otorgaran visas a los exiliados españoles, a quienes se los consideraba una amenaza subversiva. También los diarios “La Prensa” y “La Nación”, acogieron a muchos de estos exiliados, quienes pasaron a integrar la plana habitual de redactores y editorialistas.

Los encuentros entre los bandos profranquistas y republicano se verificó en el escenario de la Avenida de Mayo, donde se enfrentaron primero de palabra, después a puñetazos, culminando con sillazos, provenientes de los cafetines de la zona, hasta que la policía los separaba.

La República Argentina se benefició con la llegada de expertos en distintas areas de la Ciencia y de las Artes, que ubicados en instituciones del país, prestigiaron con su conocimiento y experiencia, el desarrollo y perfeccionamiento de diversas disciplinas, en ese Buenos Aires que se fue.

Fuente: http://www.cervantesvirtual.com/obra-visor/medios-españoles-en…

http://www.informedoc.com.mx/cultura/2009/151611/6/buenos-aire…

El exilio, La inmigración, Los diarios, Realidades argentinas, Vivieron en Buenos Aires
chatroulette chatrandom

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda