El Buenos Aires que se fue

Blog en Monografias.com

 

LOS VINOS MEDICINALES

Los vinos medicinales han sido muy importantes a lo largo de la historia para dar vigor y fuerza al ser humano en sus momentos críticos.

El empleo del vino en la elaboración de remedios, se remonta a las civilizacioners griega y romana. Hipócrates decía que “el vino es cosa maravillosamente apropiada para el hombre en la salud y en la enfermedad, si se administra adecuadamente y con mesura”.

Las boticas tenían la posibilidad de preparar productos basados en vino al que se le incorporaban principios activos. Se empleaban los vinos de tipo licoroso, generoso o añejo tipo Málaga, Jerez, Madeira, Malvasía o Pedro Ximénez.

Estaban indicados para personas debilitadas, enfermas, anémicas o convalecientes, con mala digestión o en tratamiento de la tuberculosis. Se empleaban en otras indicaciones como la diabetes. El vino antidiabético estaba constituido por vino añejo  con glicerina, nitrato de uranio, pepsina, bromuro de litio y quina. Se tomaba una copa  de jerez, antes o después de cada comida y otra al acostarse.

También el vino de Málaga conteniendo quina loja, quina calisaya, nuez de cola y vitamina B1, se usaba como reconstituyente y antianémico para niños y ancianos, neurasténicos y cardíacos. Los vinos de coca, fabricados mediante la maceración de hojas de coca, junto con los de quina y los antidiabéticos, fueron los tres vinos creados en la Antigua Persia, 7 mil años antes de Cristo.

Un anuncio en la revista PBT de 1907, decía que “El Abuelo” era un gran vino para postres y enfermos y que su uso diario prolongaba la vida. Una copita de “Oporto Dom Luiz” permitía recuperar las fuerzas en enfermos y convalecientes. Los exquisitos vinos “Marsala Florio” y “Malvasía Florio”, eran óptimos e insuperables reconstituyentes que devolvían la fuerza, salud y energía a quienes la habían perdido.

“Kalisay” era un aperitivo quinado que deleitaba los paladares de grandes y chicos, recomendado por los médicos por brindar vigor al organismo. A este anuncio aparecido en “Caras y Caretas” en al año 1929, le acompañamos con otro aparecido en la misma revista pero en 1904 y que decía: “Los que sufren de debilidad, agotamiento de fuerzas, neurastenia, no dejen de ensayar el “Licor Nervino Evandrina”, preparado con fosfogliceratos ácidos de calcio y hierro, cafeína, estricnina y quinina. Excita el apetito, favorece la digestión, vigoriza la sangre y los músculos y cura el agotamiento de fuerzas en cualquier causa. Los “multipotenciales” vinos quinados, integraron el arsenal médico terapéutico en aquel Buenos Aires que se fue.

Fuentes: http://concuchilloytenedor.es/vinos/medicinales/historia

Sin categoría

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom