El Buenos Aires que se fue

Blog en Monografias.com

 

LOS NEGROS EN EL TANGO Y LA MILONGA

Los negros formaron parte de la población de Buenos Aires, casi simultáneamente con la población blanca.

Uno de cada tres habitantes era negro o de ese origen. Como consecuencia de las epidemias, la pobreza y las Guerras de la Independencia, fueron desapareciendo. Los negros porteños se concentraron en los barrios porteños de San Telmo y Montserrat.

Son escasos los tangos que registraron detalles de su vida como en “Moneda de cobre”, de Horacio Sanguinetti y Carlos Viván:”Tu padre era rubio, borracho y malevo, / tu madre era negra con labios malvón; / mulata naciste con ojos de cielo / y mota en el pelo de negro carbón. / Creciste en el lodo de un barrio muy pobre, / cumpliste veinte años en un cabaret, / y ahora te llaman Moneda de Cobre, / porque vieja y triste muy poco valés.”

Otro tango que hace alusión a los negros es “Alhucema”, de Francisco Pracánico y Horacio Sanguinetti, que aborda las desventuras trágicas de un romance de amor: “Negra macumba que zumba el tambor, / ¡Ha muerto un moreno y ha muerto un amor! / Triste retumba, retumba el tambor; / ¡Ha muerto un hermano de nuestro color! / Alhucema. / Se llamaba la morena, / que a la muerte lo arrastró. / Negra loca, / fue la sangre de su boca / que a los negros embriagó…/ Doble pena, / uno vive en sus cadenas / y otro ha muerto por su amor.”

Son las milongas las que se han ocupado de describir episodios de la vida de los negros, casi siempre tristes y dolorosos. En “Ropa blanca”, de Homero Manzi y Alfredo Malerba, se evocan a las lavanderas: “Lava la ropa mulata / pena y amor. / La espuma por blanca / parece algodón. / Tus manos por negras / betún y carbón. / Lava la ropa mulata / pena y amor”.

La evocación del Rey Mago Baltasar, fue plasmada en la milonga “Papá Baltasar”, de Homero Manzi y Sebastián Piana, cuando dice: “De mi niño, niño Pedro / no te vayas a olvidar / que mi niño es el más negro / y el más pobre, Baltasar. / El quiere un soldado nuevo / y una espada y un fusil / y para subir al cielo, / un globito de candil”.

En la milonga “Negra María”, de Homero Manzi y Lucio Demare, se cantan las desventuras de una niña recién nacida en Carnaval, para quien todos los proyectos de vida sucumben rápidamente: “Bruna, bruna / nació María / y está en la cuna. / Nació de día / tendrá fortuna. / Bordará la madre / su vestido largo. / Y entrará a la fiesta / con vestido blanco / y será la reina / cuando María / cumpla quince años”.

Las milongas candomberas integran el grupo de canciones donde los personajes básicos están representados por gente de color. Su letrista más representativo fue el gran poeta Homero Manzi. Conjuntamente con su estrecho colaborador, el pianista Sebastián Piana, escribieron la milonga “Juan Manuel”, en la que se refieren situaciones relacionadas con la batalla de Caseros, que puso fin al gobierno de Rosas. Los negros estuvieron protegidos durante ese gobierno, ya que Rosas, era un entusiasta del candombe. El mestizaje fue uno de los responsables de la desaparición de las características de los negros, dando origen a los mulatos, pardos, zambos y morenos.

Fueron escasos los vestigios que quedaron de los negros y de su cultura, salvo la música. Homero Manzi y Charlo nos brindaron la milonga candombe “Oro y Plata”: “Ay, / late que late / y el cuero del parche bate / con manos de chocolate / el negro que la perdió; / rueda que rueda, / lo mismo que una moneda / con ropa de tul y seda / la negra que le mintió. / Todos los cueros están doblando / pero sus ojos están llorando: / que un pardo de cuello duro / fumando un puro / se la llevó”.

El 15 de Mayo de 1812 se prohibió la introducción de esclavos y el 4 de Febrero de 1813, se declaró libre a todo esclavo procedente de país extranjero por el solo hecho de pisar el territorio de las Provincias Unidas. Homero Expósito junto a Enrique Mario Franchini y Héctor Stamponi escribieron “Azabache”: “¡Retumba con sangre y tumba / tarumba de tumba y sangre!… / Grito esclavo del recuerdo / de la vieja Buenos Aires…/ ¡Candombe! ¡Candombe negro! / Nostalgia de gente pobre…/ Por las calles de San Telmo / ya se ha perdido el candombe…/ ¡Oh…oh…oh!”.

En “Pena mulata”, de Homero Manzi y Sebastián Piana,  milonga candombe que recordamos en la inolvidable versión de Roberto Rufino con la orquesta de Carlos Di Sarli: “Tu madre murió de amores, / alma blanca y piel carbón. / Mulata, fueron sus labios / el rencor de un cuarteador. / Tu padre murió a la sombra / por vengar esa traición. / Mulata, nació tu estrella / en un cielo de crespón”.

No todas las milongas con negros son tristes; hay una excepción en la milonga humorística “Milonga en negro”, recopilada y arreglada por Edmundo Rivero, que hemos disfrutado en su grabación con la orquesta de Aníbal Troilo: “La negra doña Tomasa, que una negra hija tiene / con otro negro pretende, su negra hija casar, / Resulta que el negro novio, todo con muy negra idea / Quiere que de negro sea la fiesta más singular…/ Después de esta negra fiesta, los negros novios se fueron /A un negro cuerto subieron, negras sábanas tendieron, / Y a eso de la media noche cosas de negros hicieron…/ La negra durmió en la cama…Y el negro durmió en el suelo…”. La vida y costumbres de los negros conformaron un grupo social muy bien definido en la población porteña, registrado en la música de algunas milongas arrabaleras de ese Buenos Aires que se fue.

Fuente:Gobello, José. Letras de tango, Edic. Centro Editor, Tomos 1 y 2. 1997.

El tango, La cuestión social, Realidades argentinas

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom