El Buenos Aires que se fue

Blog en Monografias.com

 

AQUELLAS FRASES QUE ESTUVIERON DE MODA

“¿Qué le dijo?”, era el comienzo de una serie de preguntas y respuestas que alcanzaron enorme popularidad en la década del 40.

“¿Qué le dijo el fósforo al cigarrillo? -Por vos, pierdo la cabeza”. Se publicaron en un rústico librito que contenía todo tipo de preguntas, aplicables a múltiples situaciones del diario vivir.

“Calor eh, tiempo loco y no refresca”, fue un dicho que se popularizó rápidamente. Se utilizaba pra iniciar una conversación con una persona desconocida, intentando un acercamiento. Ser “un churro bárbaro”, era aplicable a ambos sexos para referirse a la belleza de la persona, su atracción y su buena presencia. En forma nada sutil, solía agregarse cuando se trataba del sexo femenino la expresión :”Nena ¿que comés, bulones?. Eran expresiones callejeras.

Si alguien no conocía el tema del cual se hablaba, se le decía “que no estaba en la pomada”. Cuando alguien cortejaba a una chica se decía que “le arrastraba el ala”, en alusión al juego amatorio del gallo. Si la chica rechazaba esa propuesta, “le colgaba la galleta”, o se le recomendaba al varón que abandonara sus intentos diciéndole “perro, largá ese hueso”. Si en cambio aparecía un rival que era aceptado por ella, se decía que éste “le había pateado el nido”.

Las medias femeninas de calidad, eran caras. Eran habituales los enganches provocando “la corrida de un punto”. Esta dificultad originó el trabajo de reparación anunciado como :”se levantan puntos de media”, servicio al que se acudía frecuentemente. Pero en ciertas ocasiones, no se colocaba “de medias” y la expresión “se levantan puntos”, era un anuncio prostibulario, expresiones idiomáticas que originaron más de un entrevero.

Tuvo bastante vigencia la expresión “hacete hervir y tomate el caldo”, como actitud de rechazo ante una situación u opinión indecuada. Si alguien se ubicaba en un trabajo oportuno o se beneficiaba de una disposición, ésto “le venía como anillo al dedo”.

Hay expresiones y palabras que han desaparecido completamente del vocabulario porteño como “pastenaca” o “paparulo”, para llamar a alguien tonto. En cambio, otras que también se empleabn para decir lo mismo, hoy forman parte del hablar diario, ¿no es cierto bolu…?

La educación, Modas y costumbres

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.

Comentarios

2 respuestas a “AQUELLAS FRASES QUE ESTUVIERON DE MODA”
  1. Eladio Foocey dice:

    Buenos días.

    Dr, recurro a su memoria para develar un enigma que me intriga desde chico.

    Algunas personas mayores de mi familia (nacidas a principio del S XX), referían, sin poder precisar detalles, algo que usted apunta someramente en este artículo. Según ellas, la “manía” de utilizar sin sentido la frase “Tiempo loco” conformaba el siguiente diálogo:

    -Calor ¿Eh?

    -¡Tiempo loco!

    Hasta acá, sólo se trataría de una excentricidad más, pero lo insólito es que ellos (mis parientes) sostenían que al gobierno de P. P. Ramírez (el mandón de entonces) no le agradaba esa costumbre y sancionaba (no supieron explicarme de qué manera) a quienes sorprendieran pronunciando esas palabras, por lo que la fórmula fue alterada:

    -Calor ¿Eh?

    -¡Tiempo loco!

    -Si te cacha Ramírez te rompe el coco.

    Ignoro si se trataba de una clave política (considerando que imperaba una dictadura) o algo así, pero me gustaría saberlo.

    Atentamente:

    Eladio Foocey

  2. Carlos Araujo dice:

    Estimado Eladio Foocey:
    Mucho le agradezco su comentario. Lamentablemente, no tengo respuesta a su pregunta. Es más, ignoraba la anécdota relacionada con el Presidente Ramírez.
    Si recuerdo como lo empleábamos para hacer bromas, aunque el dicho se popularizó notablemente.Y como siempre ocurre, fue reemplazado por otro.
    Muchas gracias por su aporte.

    Carlos Araujo



Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda