El Buenos Aires que se fue

Blog en Monografias.com

 

DEL DISCO PATHÈ AL LONG PLAY

Los primeros discos europeos que conocí eran de la marca “Pathè”.

Eran de pasta, de 78 revoluciones por minuto ( RPM). Tenían dos características distintivas sobre los comunes: la púa tenía una bolita en su extremo y el disco comenzaba a escucharse desde el centro a la periferia, es decir, en sentido inverso al habitual.

Eran discos de muy buena calidad, que comenzaron a grabarse en 1906, grabaciones acústicas en las que oímos a “Los Gobbi” y a Enrico Caruso. A veces, sólo estaban grabadas en una cara, no eran dobles. Conocimos también a los viejos discos “Atlanta”, con una hermosa etiqueta. Grababa Juan Maglio “Pacho”, pero el ruido que hacía la púa, transformaba la audición en una tortura.

Otra marca europea fue “Odeón”, donde grababan Francisco Canaro y Carlos Gardel; eran aceptables, siempre en la época acústica. De todas maneras, las púas de metal, se gastaban rápidamente. Se las giraba para extender su duración, pero eso también significaba transformarlas en un instrumento que desgastaba rápidamente el disco, alterando el surco y brindando un sonido lamentable.

En 1926, aparecieron las grabaciones eléctricas, y la calidad de las grabaciones mejoró notablemente. Los discos de 78 R.P.M. tenían dos medidas: de 30.5 centímetros, con grabaciones de 4 minutos de duración. Se grababa música clásica, aunque hemos escuchado grabaciones de Francisco Canaro con su orquesta Sinfónica.

En los comunes de 25 centímetros, las grabaciones alcanzaban hasta 3 minutos 20 segundos. Por eso, todos los tangos se decía que contaban una historia en 3 minutos. También podían ser simples o dobles. En el primer caso, había una sola etiqueta. Estos discos eran muy frágiles y con mucha frecuencia, se malograban colecciones o conciertos, al fisurarse o quebrarse. Si se los escuchaba, el brazo fonocaptor o pick-up, se deterioraba rápidamente.

En el año 1948 apareció el disco “Long play”, un disco de vinilo de 30.5 centímetros de diámetro con una capacidad por lado de 20 a 25 minutos. No fue el único tamaño. Los había de 25 centímetros y 17.5 centímetros. La velocidad más popular fue la de 33 1/3 RPM, pero también fue popular la de 45 RPM.

La velocidad de 16 RPM, no fue exitosa con la música, pero sí con libros, lecturas o cuentos infantiles. A principios de los años 70, la aparición del cassete determinó la desaparición de la velocidad 16 RPM. Entre 1985 y 1990, el disco de vinilo fue desplazado por el CD de audio. Había sido dominante en las décadas del 50 al 80. Preferido de los Disc Jockeys y melómanos, desde el año 2005, ha raparecido con un brío inusitado. Son recuerdos de un Buenos Aires que se fue.

    Compartir este post en:
  • Facebook
  • Twitter
  • menéame
  • Delicious
  • Technorati
  • Digg
El tango, La radio

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda