El Buenos Aires que se fue

Blog en Monografias.com

 

EL TEATRO INFANTIL LABARDÉN

El Instituto de Teatro Infantil Labardén, llamado hoy Instituto Vocacional de Arte”Manuel José de Labardén”, se creó en 1913, con sede en la Avenida Juan de Garay y Solís, en la Ciudad de Buenos Aires, a fin de formar actoralmente a niños, para representar obras de teatro en las plazas.

Fue un proyecto experimental y renovador de la enseñanza artística, atendiendo a la perspectiva teórica y pedagógica de la “Educación por el Arte”, a fin de garantizar el desarrollo personal de cada niño o niña. A través de la experimentación, elaboración y reflexión en los distintos lenguajes artísticos, se buscaba el desarrollo armónico de la personalidad.

Los criterios de  ingreso eran estrictos y muy exigentes. Las materias básicas eran el teatro, la declamación, la dicción, la danza clásica y la folclórica, para una carrera que duraba 4 años. El  ingreso era muy severo y la selección dejaba a muchos postulantes fuera de carrera.

Superaban las pruebas los niños con  reales condiciones para las disciplinas artísticas. Al finalizar los 4 años de estudio, integraban el elenco estable del Teatro Labardén. Las representaciones de comedias, danzas, canto y ballet, se realizaban los domingos a las 15 horas en el Viejo Teatro Municipal.

Se trabajaba en 2 niveles: uno para niños de 7 a 12 años, con las materias plástica, educación musical, teatro, iniciación literaria, expresión corporal y títeres. Estas tareas eran paralelas a las de la escuela primaria.

El otro nivel era para adolescentes de 14 y 15 años, con un programa similar al anterior, los dos primeros años para luego, en los dos años restantes, especializarse en Música, Teatro o Plástica. Alfonsina Storni y Berta Singerman pertenecieron al elenco de profesores y fueron alumnos Amelia Bence, Augusto Fernándes, Ángel Magaña, Delia Garcés, Beba Bidart, Paulina Singerman, Julia Sandoval y muchos más.

El Teatro Labardén fue un ambicioso programa cultural aun vigente, creado en ese Buenos Aires que se fue.

Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Instituto_Vocacional_de_Arte

http://www.buenosaires.gov.ar/areas/culturas/ens_artistica/labarden.php?menu_id=…

El Teatro, La ciudad, La educación

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.

Comentarios

2 respuestas a “EL TEATRO INFANTIL LABARDÉN”
  1. Alberto Chab dice:

    Hola Carlos: Te acabo de reenviar un mail a cafeval78@gmail.com , porque (confieso) no supe cómo hacerlo a través de Monografías. Si lo leés, me gustaría que me confirmes que te llegó.
    Como siempre, tus artículos me desencadenan un montón de recuerdos, en este caso es con respecto a Hedy Crilla. Te cuento. Corrían los años 50 y yo era un paupérrimo estudiante de medicina que trabajaba en lo que podía para sobrevivir (y comer con cierta frecuencia). Un día leo un aviso en el diario El Mundo, que decía “se necesitan actores, buen sueldo”. Ni corto ni perezoso me presenté en esa dirección que era en la calle Cerrito y Lavalle, casi frente al obelisco, el cual se veía desde la ventana. Me recibió una señora mayor, canosa, delgada, pero muy vivaz, que resultó ser Hedy Crilla, quien me hizo pasar al living donde habían armado una tarima que hacía de escenario. Me preguntó si yo había actuado alguna vez y pareció gustarle cuando le dije que no, entonces llamó a un señor que se presentó como el Dr. Riofrancos el cual me hizo una cantidad de preguntas que no recuerdo bien, pero finalmente, señalando una pared vacía me dijo: a ver, “descríbame ese cuadro”. Yo olí que era una trampa y durante un rato le hablé de ese supuesto cuadro, en un momento me interrumpió y fue a despedir a unas 5 ó 6 personas que habían estado llegando. Me informó que estaban formando una compañía de actores y directores profesionales para presentar obras de teatro en el país y en el exterior. Los ensayos eran varias veces por semana y que se me pagaría una cifra que en ese momento era mi salvación, pero que si llegaba aunque fuera 10 minutos tarde al ensayo no se me pagaría nada y si faltaba se me descontaría el monto de un ensayo. Reconozco que fui hipócrita al no decirles que era estudiante universitario, pero mi excusa es que necesitaba ese dinero imprescindible para sobrevivir. En el taller conocí a muchas de las personas que nombrás en tu artículo y supe que el método era el de Stanislavsky, que había sido seguido recientemente por Riofrancos. Estuve cerca de un año con ellos pero un día decidieron era el momento de hacer una gira “iniciática” para presentar una obra en el interior del país y sin fecha fija de regreso, a lo cual, muy apesadumbrado, rehusé. Mi premio consuelo fue aplicar más tarde los conocimientos adquiridos con Hedy Crilla para actuar en el teatro vocacional La Escena que dirigía un Director bastante prestigioso en ese momento llamado Codesido, con quien presentamos algunas obras.
    Disculpame la extensión del relato.
    Un cordial abrazo
    Alberto Chab

  2. Carlos Araujo dice:

    Es una grata sorpresa saber de tus antecedentes actorales, especialmente al lado de prestigiosos profesors como lo fue Heddy Crilla. Personalmente no tengo ninguna experiencia actoral pero imagino que si tuvimos un médico cantor famoso, Alberto Castillo, también podríamos disfrutasr del médico actor-
    Cordiales saludos

    Carlos Araujo



Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda