lig tv izle
justin tv

El Buenos Aires que se fue

Blog en Monografias.com

 

LAS LOCOMOTORAS

Durante mi niñez y comienzo de la adolescencia, vivía en la calle Billinghurst y Rivadavia, en el barrio de Almagro, muy cerca de las vías del Ferrocarril Oeste, hoy Ferrocarril Sarmiento.

A una cuadra de allí había un puente sobre las vías en la calle Bustamante, que permitía ver a los trenes eléctricos que salían del túnel de Plaza Miserere, así como a las locomotoras alimentadas a leña, carbón o petróleo, arrastrando vagones, haciendo maniobras o cargando agua.

Ir a ver el pasaje de estas locomotoras llegando o saliendo de la estación Once a nivel, era un paseo infantil. Como el puente estaba ubicado a unos 400 metros de la estación Once a nivel, las locomotoras llegaban al puente aumentando su velocidad y arrojando un humo denso, blanco o negro.

Durante la época de la “tos convulsa”, visitaba el puente diariamente para aspirar el humo negro principalmente. Se decía que poseía propiedades que ayudaban en la curación de la “tos convulsa”. La aspiración del humo era fugaz, lo que tardaba el tren en pasar debajo el puente.

Era una época en la que no había antibióticos ni vacunas para esta enfermedad, pero con abundancia de “tratamientos alternativos útiles”, según se decía porque a alguien, que no conocíamos, lo había beneficiado. La realidad era que vivíamos la historia natural de la enfermedad, pasando por todas sus etapas, sin encontrar mejoría.

Quiero contarles la relación “filial”existente entre el maquinista y la locomotora. Si conocen a algún ferroviario que las haya manejado podrán comprobarlo. Le ponían nombre, generalmente femenino, y la cuidaban como a un objeto precioso, exigiéndola en la medida de las posibilidades de cada una.

Procuraban realizar los recorridos en el menor tiempo posible, especialmente en determinados tramos. Se destacaban los tiempos obtenidos, y cual locomotora poseía el record. Hemos tenido la oportunidad de visitar tiempo atrás, una exposición de locomotoras en la estación Retiro. Consistía en fotos de distintas locomotoras que se habían destacado por su rendimiento, así como también miniaturas de locomotoras famosas y la presencia de algunos elementos de alguna de ellas. Estaban acompañadas por una sinopsis cronólogica de su período de actividad y destino final.

Hoy ya no circulan las locomotoras en casi ninguna zona del país, constituyendo un nostálgico recuerdo de aquel Buenos Aires que se fue.

    Compartir este post en:
  • Facebook
  • Twitter
  • menéame
  • Delicious
  • Technorati
  • Digg
La ciudad

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda