lig tv izle
justin tv

El Buenos Aires que se fue

Blog en Monografias.com

 

Archivo de Mayo, 2012

JOSE MARÍA CONTURSI

José María “Katunga” Contursi nació en Lanús el 31 de octubre de 1911.

Finalizó el bachillerato en 1933 en el Colegio San José, donde fue distinguido con el cargo de bibliotecario de su academia. La lectura de libros de materias diversas, le brindaron la base de conocimientos necesarios para desempeñarse en las redacciones periodísticas.

Entre 1933 y 1938 fue locutor de Radio Stentor, y crítico cinematográfico. Heredó de su padre la aptitud para el verso, pero su poesía fue diametrialmente opuesta, tanto en la temática como en el empleo del lenguaje.     Foto:José M. Contursi y Gricel. http://www.lavoz.com.ar/ciudadanos/jose-maria-contursi-gricel-historia-secreto

Fue letrista ajeno al lunfardismo, dedicado a temas del amor herido o la del individuo mancillado, temas comunes en la época. “Katunga” fue el poeta sentimental del tango por excelencia y sus letras, se basaron en el amor frustrado.

Compuso más de cien canciones, de permanente frescura. Entre sus títulos más importantes figuran “Verdemar” con Carlos Di Sarli; “Sin lágrimas” con Charlo; “Vieja amiga” y “Es mejor perdonar” con Pedro Láurenz ; “Tabaco” y “Lluvia sobre el mar” con Armando Pontier; “Evocándote”, “Y no puede ser”, “Toda mi vida”, “Garras”, “Mi tango triste” con Aníbal Troilo;”Si de mi te has olvidado” con Osvaldo Fresedo, etc. etc.

Compuso para el cine el libro “Mi noche triste”, en colaboración con Francisco García Jiménez. El amor no consumado fue su tema dominante, que lo acompañó toda la vida.

El tango “Gricel”, escrito en 1939, estaba dedicado al amor de su vida, mujer a la que siguió y con la que se casó más tardíamente, pero el matrimonio no fue feliz. José María Contursi fue un renovador literario junto a Enrique Cadícamo, Homero Manzi, Alfredo Lepera, Luis César Amadori entre otros.

Afectado de una afección pulmonar, pasó sus últimos años en Capilla del Monte, Córdoba, donde falleció el 11 de Mayo de 1972. Katunga fue el romántico indiscutido del tango, que lo endulzó con su poesía en ese Buenos Aires que se fue.

Fuente: “Tango y Cultura Porteña”, FM 97.9 Radio Cultura. Emisión Nº 24 del 11 Octubre de 1999.

El tango

LOS SABAÑONES

Los sabañones son inflamaciones de la piel, producidas por un aporte insuficiente de sangre, en las partes periféricas del cuerpo: dedos de las manos y pies, nariz y orejas.

Aparecían en invierno y eran muy molestos. La piel inflamada provocaba una picazaón dolorosa, ya que el rascado dolía y podía lesionarla . Lo que hacíamos era masajearla suavemente y en forma continuada; pero a medida que la picazón cedía, aumentaba el dolor.

Foto: http://es.wikipwdia.org

Toda la zona estaba enrojecida y era fácilmente visible. No sólo el frío los provocaba, ya que la humedad era otro factor predisponente. El uso de vestimenta no adecuada y la humedad, unidos al frío ambiental, eran factores dominantes en la aparición de esta inflamación.

Todas las medidas para controlarla, se basaban en eliminar el sedentarismo, activando la circulación sanguínea, sea practicando deportes o mediante masajes no enérgicos de la zona enrojecida. No habían aparecido aún los vasodilatadores, que cumplieron un papel importante en su control.

El uso de zapatos apretados y medias ajustadas, no favorecían el calentamiento de los pies, ya que interferían con la circulación sanguínea. Baños de pies con agua no muy caliente, uso de guantes de lana, gorros de lana con pasamontaña. También aquellos remedios caseros como cubrirlos con puré de papas, no demasiado caliente. Generalmente, todo era transitorio, hasta la llegada de los primeros calores.

Para muchos fue una verdadera tortura que no cedía con las medidas terapéuticas recomendadas. Hoy es muy raro, pero los sabañones, fueron el compañero no deseado de aquellos fríos inviernos en ese Buenos Aires que se fue.

Fuente: http://www.botanical-online.com/medicinalssabanones.htm

http://es.wikipedia.org/wiki/Saba%C3%B1%C3%B3n

Aquellas enfermedades, Realidades argentinas

LA GOMINA BRANCATO

La “Gomina Brancato” era un fijador para el cabello.

Los peinados a la gomina eran un patrimonio masculino, que tuvo su máximo exponente en Carlos Gardel. La gomina tenía el aspecto de una gelatina espesa, ligeramente perfumada, con la quese embadurnaba la cabeza, a fin de lograr una peinada “ganadora”.

El cabello quedaba endurecido, pero una vez que se secaba completamente, se cubría de una capa de polvo blanquecino, similar a la caspa. No era estético. La peinada “a la gomina”, estaba presente en todas las milongas, donde el tango era rey y señor.

La “Gomina Brancato” se presentaba en un envase de vidrio, pequeño, el de uso habitual, a un costo de 30 centavos; y uno muy grande, que usaba el peluquero. Lo veíamos en la peluqiuería, cuando el peluquero introducía el peine y extraía una cantidad suficiente para peinar a dos clientes.

Foto: Sentir el tango. Ed. Altaya, Nº 31. 1998

Cuando no se disponía de los 30 centavos, por 10 centavos comprábamos en la farmacia un sobre de goma tragacanto, que disolvíamos en una cantidad suficiente de agua para obtener un preparado similar a la Gomina Brancato, pero incoloro, ya que la gomina tenía color rosado y sin perfume. Todo para lograr un mismo resultado, pero más barato.

La “Gomina Brancato” fue elaborada y comercializada por el farmacéutico José Antonio Brancato en el año 1914. Reemplazó al uso de aceite o jabón para lograr peinadas impecables, en ese Buenos Aires que se fue.

Modas y costumbres

EL GOFIO

El gofio es un alimento consistente en una harina proveniente de cereales tostados y molidos.

Su aspecto es el de un polvo color amarillo ocre, según el grado del tostado. Se lo empleaba en varias preparaciones alimenticias. Se lo elabora tostando trigo o maíz, que después se muele con un molinillo manual. Fue usado para reemplazar al pan o mezclado con la leche o el chuño.

Foto: http://www.mercadolibre.com.ar

Lo comprábamos en las panaderías o en algún kiosco. Se vendía en paquetes de papel celofán, al precio de 10 centavos. Lo considerábamos una golosina y así lo comíamos, mezclando su contenido con azúcar molida.

En esa época, se vendía el azúcar en terrones, la llamada “azúcar refinería”, molida o el azúcar negra, el azúcar de remolacha. No era fácil comerlo, porque al inhalarlo inadvertidamente, provocaba severos accesos de tos. Solíamos compartirlo durante nuestros juegos en la vereda.

Al no disponer de agua o bebida alguna para beber, era imposible continuar su degustación. Lo comíamos directamente de la bolsita y esa, era nuestra principal causa de tos violenta. El gofio de nuestra infancia, fue un importante alimento en distintas épocas, sobre todo entre los refugiados que durante la Segunda Guerra Mundial, salieron de las Islas Canarias hacia América. El gofio fue uno de nuestras golosinas elegidas y muy baratas, en aquél Buenos Aires que se fue.

Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/gofio

La infancia, Sin categoría

EDMUNDO RIVERO

Edmundo Rivero nació el 8 de Junio de 1911, cerca de la iglesia de Nueva Pompeya, en la estación Puente Alsina del ferrocarril, en donde su padre, Máximo Rivero, era el Jefe de Estación.

Su infancia y adolescencia transcurrieron en Belgrano. Fue un estudioso de la guitarra, llegó a ser concertista. Comenzó a cantar a dúo con su hermana Eva y su hermano Aníbal. En 1935 fue estribillista de José De Caro y en 1937 de Julio DecCaro, actuando en los bailes de Carnaval en el cine teatro Pueyrredón, de Flores.

Foto: Sentir el Tango. Ed. Altaya Nº 6, 1998

Después cantó con Humberto Canaro; como no le querían contratar por su voz grave, abandonó el canto durante 5 años. En 1944 fue contratado por Horacio Salgán, pero no lo dejaron grabar. El inolvidable “Carlos De la Púa” lo presentó a Aníbal Troilo en un boliche. Rivero tocó la guitarra, cantó junto con Troilo y quedó acordado el compromiso.

Debutó en el cabaret “Tibidabo” el 3 de Abril de 1947. El 29 de Abril grabó “El milagro”; fue la primera de las 22 grabaciónes que registró con Aníbal Troilo. Algunas son clásicos inolvidables como “Sur” o “La viajera perdida”.

Fuí afortunado en verlo en esta, su primera etapa con Aníbal Troilo, cuando cantaba junto a Aldo Calderón.  Ocurrió en los tradicionales bailables de “Radio El Mundo”. Rivero era delgado y alto, y por algo le pusieron de apodo “el Feo”. ¡ Pero que bien cantaba!. Su voz estaba en la plenitud. Sencillamente inolvidable.

En 1950 comenzó su etapa de solista. En 1963 comenzó la grabación de la serie “En Lunfardo”. Los temas de Lunfardo, fueron el plato fuerte de Rivero. Con Astor Piazzolla grabó “El Tango”, en 1965. En 1968 comenzó con sus giras por Japón, España, Estados Unidos y América Latina.

En 1969 inauguró su casa de tango “El Viejo Almacén”, en la esquina de Balcarce e Independencia. El 6 de Mayo de 1978 fue nominado “Académico”, de la Academia Porteña del Lunfardo. Como compositor dejó títulos como “Quien sino tú”; “Para vos, hermano tango”;”Malón de ausencia”; “P’al nene”. Escribió dos libros: “Una luz de almacén” y “Las voces, Gardel y el tango”. Falleció el 18 de Enero de 1986.

Poseedor de una dicción y afinación impecables, Rivero impuso su voz grave, consagrándose como uno de los intérpretes más grandes del tango, en ese Buenos Aires que se fue.

Fuente: “Tango y cultura Porteña”. FM 97.9 Radio Cultura. Emisión Nº 20, 13 Setiembre de 1999

El tango, Personajes de la ciudad

TIBOR GORDON

Tibor Gordon fue un atleta nacido en Praga, Checoeslovaquia, el 28 de Mayo de 1918.

En su juventud, Gordon alcanzó fama, haciendo exhibiciones de fuerza física. Recorrió países de Europa, África, Oriente y países americanos, llegando a la Argentina en el año 1944.

Realizó exhibiciones de fuerza en el Luna park y en el Club Ferrocarril Oeste, tales como doblar una barra de hierro de dos pulgadas, romper una guía telefónica como si fuera una revista, que le rompan a mazazos, una roca sobre su pecho.

Un acto muy recordado era el de soportar el paso de un camión cargado de gente, sobre su abdomen. Pudimos ver como  realizaba la prueba, colocándose una tabla de madera sobre el abdomen y el camión subiendo por la tabla para cruzarla mientras Tibor Gordon, girando rápidamente en sentido contrario, salía indemne de la prueba.

Fue recordado por una prueba muy espectacular en la que se ataba con cadenas a dos aviones,  impidiendo el despegue. Simpático y robusto, usaba un taparrabos de piel de leopardo. Fue apodado el “Tarzán real”. Se vendieron sus métodos para lograr el desarrollo físico y se editó la revista de historietas “Tibor Gordon”.

Casado con Eva, tuvo dos hijos, Eduardo y Gary. En la década del 50 inició sus actividades de líder espiritual, acecándose a los estratos sociales más modestos, aconsejando y apoyando a la gente pobre, y dando origen a la “Organización Arco Iris”, entidad benéfica creda “para ayudar a los demás y que los demás se ayuden entre sí”.

Los problemas médicos eran atendidos por médicos y los legales, por un grupo de abogados. Llegó a tener más de 200 mil seguidores , que lo visitaban desde cualquier parte del país. Falleció en 1986, víctima de la hipertensión arterial.

El Hemano Mayor, Tibor Gordon, como se lo llamaba, fundó un movimiento espiritual basado en la fe, la esperanza y la constancia, en ese Buenos Aires que se fue.

Fuente: Verzune, Roberto. Juicio a Tibor Gordon. Ed. Cinco, 1963.

Torricellas, Andrea. Sensibilidades e imágenes generizadas del yo en la década del 40. UNMP 2009

Personajes de la ciudad, Visitas inolvidable

EL GLOSTORA TANGO CLUB

El 1º de Abril de 1946, comenzó a emitirse por “Radio El Mundo y la Cadena Azul y Blanca de Emisoras Argentinas”, “El Glostora Tango Club”, de lunes a viernes, en el horario de 20 a 20.15 horas, con la participación de la orquesta típica de Alfredo De Ángelis y la voz de los cantantes Carlos Dante con “La brisa” y Julio Martel con “Misa de once” durante la primera emisión.

El programa estaba dedicado a “la Juventud Triunfadora”, auspiciado por la empresa Sydney Ross  para su producto “Glostora”, una brillantina que otorgaba brillo al cabello, pero también contribuía a su fijación. La conducción estaba a cargo de los locutores Rafael Díaz Gallardo y Lucía Marcó.

Se realizaba en el Auditorio de Radio El Mundo, siempre colmado de público. Esta cita de las 20 horas se prolongó diariamente hasta 1951, cuando Julio Martel se desvinculó de la orquesta y fue reemplazado por Oscar Larroca. Pasaron los años y pasaron las voces como la de Juan Carlos Godoy, Roberto Florio, Lalo Martel, Roberto Mancini, Carlos Aguirre y Alberto Cuello.

No sólo la orquesta de De Ángelis fue la estrella, porque a partir de 1951, también participaron las orquestas de Francisco Canaro, Ricardo Tanturi, Miguel Caló, Juan Sánchez Gorio, Enrique Mario Francini, Juan D’Arienzo, Héctor Varela, José Basso, Armando Pontier, Alfredo Gobbi, Rodolfo Biagi, Osvaldo Pugliese, Donato Racciatti y Jorgr Arduh.

La audición se emitió durante 22 años, hasta finales de la década del 60. “El Glostora Tango Club” fue un programa de tango que llegó para permanecer en la memoria de los argentinos tangueros de ese Buenos Aires que se fue.

Fuente: Aresi, José: El Glostora Tango Club. En las “Historias de Todo Tango”.

Audiciones Radiales, El tango

CHARLES ATLAS

A partir de fines de  la década del 30, en las revistas de historietas era común encontrar un aviso dirigido a los varones, que anunciaba como mejorar el desarrollo muscular y el aspecto general.

El aviso se presentaba en forma de historieta en la cual, el personaje masculino era agredido viviendo un momento vergonzante. Posteriormente, luego de realizar el curso recomendado por Charles Atlas, no sólo mejoraba su aspecto y fortaleza, sino que su presencia no pasaba inadvertida, especialmente entre las mujeres.

“A los 15 años era yo un alfeñique de 45 kilos. Yo puedo hacer de usted un nuevo hombre; en sólo 15 minutos al día le enseñaré, paso a paso, como tener un pecho grande, espaldas fuertes, abdomen como una roca, piernas poderosas y bíceps de acero, con una personalidad magnética”.

¿Quién era Charles Atlas? Ángel Siciliano, conocido posteriormente como Charles Atlas, nació en Calabria, Italia, el 30 de Octubre de 1892, emigrando a Brooklyn, Nueva York, Estados Unidos, a los 11 años de edad. Era un niño delgado y débil, que cursó una adolescencia desdichada, por las agresiones físicas y psicológicas de sus compañeros, en especial, durante una “Noche de Brujas”, que fue determinante en cambiar su vida.

A fin de solucionar estos “problemas”, visitó gimnasios realizando ejercicios físicos con pesas. Como los resultados no lo convencieron, comenzó a realizar ejercicios de tensión y relajamiento muscular de su creación, con la ayuda de cuerdas, que le provocaron un impresionante desarrollo muscular y aumento de peso. En la siguiente “Noche de Brujas” se reencontró con su compañero y lo reventó a golpes.

Por su parecido con la estatua de Atlas, lo apodaron Charles Atlas. Trabajó como modelo para escultores y en 1922, fue elegido como “el hombre mejor desarrollado del mundo”. Comenzó su negocio de la venta de Cursos por Correspondencia para lograr el desarrollo muscular, mediante el empleo de la “Tensión Dinámica”, un programa completo en 12 lecciones.

Sus cursos se vendieron a más de 6 millones de hombres que aspiraban a mejorar su aspecto. El negocio creció favorablemente, y en la década del 30, abrió una oficina en Buenos Aires. Charles Atlas enriqueció y siguió posando para fotógrafos de publicidad, superados los 70 años.

“Yo era un alfeñique de 45 kilos”, nos contaba Charle Atlas en sus avisos publicitarios en ese Buenos Aires que se fue.

Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Charles_Atlas

La cuestión social, Personajes de la infancia

ALFREDO DE ANGELIS

Alfredo De Ángelis nació el 2 de Noviembre de 1912. Realizó estudios de bandoneón y de piano, dedicándose a este último. Trabajó como vendedor en una casa de música.

Actuó con Anselmo Aieta en el Café Germinal y con Graciano De Leone hasta 1935. También animó los filmes mudos en el cine “Maipú”, de Banfield. En 1936 compartió la dirección orquestal en el conjunto de Daniel Álvarez, tocando en el Café Germinal hasta 1937.

En marzo de 1939 ingresó al conjunto “Los Mendocinos”, dirigido por Franscisco Lauro, trabajando nuevamente en el Café Germinal, en Radio Belgrano y en el Café Nacional. Animó numerosos bailes. Con los integrantes del conjunto “Los Mendocinos” formó su propio conjunto colaborando el vocalista Héctor Morea.

Foto: Sentir el Tango. Ed. Altaya. Nº 67, 1999

Debutó en el Marabú en 1941 y también en el Café Marzotto. Compuso 95 temas de los que surgieron grandes éxitos como “Buenos Aires de ayer”, “Bajo el cono azul”, “El Taladro”, “Mi cariñito”, “Pastora”, “Pregonera”, “Remolino”, etc.

Comenzó a grabar en 1943; con el aporte vocal de Floreal Ruiz registró Marioneta” y con Julio Martel, “Qué buena es”. Floreal Ruiz fue reemplazado en 1944 por Carlos Dante, quien aceptó trabajar durante 3 meses pero se quedó 14 años. En 1945, actuó en el dancing “Tibidabo” y en el Tango Bar.

El 1º de Abril de 1946, comenzaron sus actuaciones en el “Glostora Tango Club”, por “Radio El Mundo”, de lunes a viernes en el horario de 20 a 20.15 horas, emisiones que se prolongaron durante 22 años. Actuó en las Confiterías “El Olmo”, “El Ebro”, “Ruca” y el Cabaret “Chantecler”.

En 1951, Julio Martel fue reemplazado por Oscar Larroca, quien permaneció hasta 1958. Desfilaron por su orquesta excelentes voces del tango entre las que se destacaron  Juan Carlos Godoy, Roberto Florio, Lalo Martel, Roberto Mancini, Carlos Aguirre, Alberto Cuello.

Su paso por el cine se registró en los filmes “El cantor del pueblo”, con Roberto Quiroga; y “Al compás de tu mentira”, donde interpretó a 2 pianos con Osmar Maderna. Falleció el 31 de Marzo de 1992, dejándonos el recuerdo de su ritmo personal y milonguero, en aquel Buenos Aires que se fue.

Fuente: “Tango y Cultura Porteña”, FM 97.9 Radio Cultura. Emisión del 31 de Agosto de 1999.

Audiciones Radiales, El tango

GENIOL

En la década del 40 apareció en Buenos Aires una propaganda que mostraba la imagen de un hombre sonriente, que tenía su cabeza llena de clavos y tornillos, y un alfiler de gancho clavado en la nariz.

El poster promocionaba a la aspirina y se constituyó en el exponente más trascendental en la publicidad argentina. Con el nombre de “Geniol”, esta aspirina apareció en el país en al año 1927, patrocinada por una empresa encabezada por el farmacéutico Suarez Zabala y el perfumista Dubarry, que crearon el Laboratorio “Suarry”, ubicado en el barrio de Almagro.

La creación del logo fue un acto de bronca por parte del dibujante Lucien Mauzan, ya que luego de presentar sucesivamente una serie de bocetos, todos fueron rechazados, lo que motivó el dibujo burlesco de una caricatura de Suárez Zabala con la cabeza poblada de clavos y alfileres.

Al verlo, Suárez Zabala lo aprobó de  inmediato, posibilitando la aparición de una figura emblemática y permanente de la publicidad hasta la hora actual.

Todos los que asistimos a las canchas de fútbol, escuchábamos en el intervalo la canción que decía: “Venga del aire o del sol,/ del vino, de la cerveza,/ cualquier dolor de cabeza/ se corta con un Geniol”. Esta canción originó una polémica a la hora de conocer que cantor la había grabado, ya que entre los nombres barajados, se encontraba el de Carlos Gardel.

En 1950, esta empresa argentina fue adquirida por la firma norteamericana Sidney Ross, cerrándose así, una etapa de ese Buenos Aires que se fue.

Fuente: http://www.megagencia.com.ar/index.php/marcas-con-historia-geniol/

La ciudad

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda