El Buenos Aires que se fue

Blog en Monografias.com

 

Archivo de Abril, 2012

ARISTÓTELES ONASSIS

Aristóteles Onassis nació en Esmirna, hoy Izmir, Turquía, el 15 de Enero de 1906. A la edad de 17 años, llegó a Buenos Aires, en el mes de Setiembre de 1923, viajando en tercera clase del transatlántico “Tomaso di Savoia”.

Se instaló en una pensión ubicada en Corrientes y Pueyrredón. Trabajó de lavaplatos, luego en una tintorería, fue cocinero de ferocarril y peón de albañil. Con la ayuda de unos parientes griegos entró en la Unión Telefónica como electricista, adoptando la ciudadanía argentina y aumentándose la edad. Logró ubicarse como operador telefónico nocturno.

Este puesto le permitió escuchar conversaciones telefónicas. En una de ellas oyó a dos financieros que en inglés se referían a la compra de un frigorífico en Argentina. Se conectó con un corredor de Bolsa, comprando 2500 acciones, que liquidó 48 horas después, triplicando el valor de compra, ganando 7 mil dólares.

La conexión telefónica le permitió desarrollar negocios con el aceite y los cueros. Como consecuencia de estos negocios, indujo a su padre a extender el negocio familiar del tabaco en Buenos Aires. Perfeccionó el estudio del castellano, inglés y francés. Alquiló un hermoso departamento en la Avenida Alvear, compró ropa de muy buena calidad y desarrolló una vida de empresario.

Comenzó importando tabaco turco y griego. Trabó amistad con el tabacalero argentino Juan Gaona, propietario de la empresa Piccardo. Fabricó cigarrillos con sus propias marcas, “Osman” y “Primeros”. Estudiaba el mercado financiero de Londres y Nueva York, aumentando sus negocios de importación y exportción de tabaco.

Se conectó con la alta sociedad porteña, donde sus negocios con el tabaco encontraron gran aceptación , especialmente entre las mujeres, donde el tabaco turco era muy apreciado. En este acercamiento fueron muy importantes los pasos que dió con la ayuda de la soprano italiana Claudia Muzio, durante sus actuaciones en Buenos Aires.

En 1929 el Gobierno griego lo nombró Consul en Argentina, con la misión de intervenir en el despacho de los barcos griegos que desde Buenos Aires, retornaban a Europa. Fue factor decisivo para inclinarse en los negocios navieros como armador, acercándose a Alberto Dodero, su modelo por excelencia.

Aprovechó la depresión mundial de los años 30, para comprar y construir barcos a bajo precio, constituyendio una amplia flota, especialmente de buques tanque, comenzando con la compra en Buenos Aires del carguero “María Protopapas”, semihundido en el Río de la Plata, negocio que fue un fracaso. Hizo importantes transacciones comerciales con YPF.

Viajaba frecuentemente entre Nueva York y Buenos Aires, volando en los DC-3 de la época. El 28 de Diciembre de 1946 se casó con Tina Livanos en Nueva York, pasando su luna de miel durante dos meses en Buenos Aires, en una suite del Hotel Plaza. Falleció en neuilly-Sur-Seine el 15 de Marzo de 1975. Aristóteles Onassis fue el hombre más rico del mundo durante varias décadas del Siglo XX, riqueza que comenzó a elaborar cuando vivía en ese Buenos Aires que se fue.

Fuente:http://www.empresores.com/foros/12622-aristoteles-onassis-de-lavaplatos-argentino

http://es.wikipedia.org/wiki/arist%/C3%B3teles

Vivieron en Buenos Aires

EL CHOCOLATE CON CHURROS

Uno de los legados que la inmigración española dejó en la Argentina durante la primera mitad del Siglo XX, fueron las chocolaterías.

Ubicadas en la Avenida Corrientes y en la Avenida de Mayo, estos locales se caracterizaron por la venta de chocolate con churros, desayuno típico de la gastronomía española, especialmente durante los meses fríos de invierno.

En la Avenida Corrientes se encuentran dos exponentes clásicos: “La Giralda”, un viejo local que mantiene su estructura original, con mesas de mármol,  azulejado en blanco y su barra de madera, que mantiene una elevada calidad en su clasico chocolate, bien espeso y muy caliente, acompañado de churros recién hechos, crujientes y aromáticos.

El otro local de la Avenida Corrientes es la vieja heladería y confitería “El Vesubio”, que fuera la primera heladería, fundada en 1902, que agregó servicios de confitería en donde el chocolate caliente con churros y la pastelería, comenzaron a estar vigentes a partir de 1920.

En la española Avenida de Mayo se lo puede degustar en el centenario “Café Tortoni”, clásico enclave cultural que frecuentaron famosos de las letras y las artes: Alfonsina Storni, Baldomero Fernández Moreno, Benito Quinquela Martín, por mencionar sólo algunos.

El otro sitio fue el “Hotel Castelar”, con la impronta del gran Federico García Lorca que allí vivió durante 3 meses. El chocolate muy espeso y caliente, casi a 80 grados centigrados, se sirve en una taza de porcelana. Si se lo desea, se agrega un chorro de leche fría a los fines de hacerlo menos espeso. Los churros, rectos, medianos, en cantidad de tres unidades, se presentan espolvoreados con azúcar. Esa es la presentación tradicional para los argentinos, la que hemos degustado en Buenos Aires.

Fue el clásico tentempié de los noctámbulos, caminadores de las madrugadas de Buenos Aires. También aquellos que finalizaban sus tareas en plena madrugada, a la salida de los cabarets y locales de baile. La bohemia de las décadas del 30 y 40, colmaban las mesas frente a un chocolate humeante. La variante era consumir un café con leche acompañado de churros, fuente alimenticia de los representantes de la cultura española y argentina asentada en las chocolaterías y cafés de Buenos Aires.

Otra clientela las frecuentaba los fines de semana, especialmente los domingos por la tarde, consituído por las grupos familiares que en tren de diversión, deambulaban por las calles del centro. Saborear un chocolate con churros en estos locales legendarios, nos transporta por un instante a revivir esas jornadas de un Buenos Aires que se fue.

El exilio, La cuestión social, La inmigración, Pequeños locales comerciales, Sin categoría

PANCHO, EL PERRO DE TODOS

Pancho es un perro de tamaño mediano, blanco con manchas marrones, raza indefinida, mezcla rara de Museta y de Mimí, con ojos verdes y mirada melancólica.

Vive en la calle, aparentemente, porque según la hora del día, se lo encuentra en sitios distintos. A primera hora de la mañana, alrededor de las 4.30 horas, cuando escucha que el diariero abre su kiosco, ladra para que le abran la puerta de una de sus casas,  a fin de acompañarlo en el reparto casa por casa.

Pancho es tranquilo, observador y muy astuto. Es un perro que convive con mucha gente. En un ángulo del kiosco siempre hay un recipiente con agua fresca y casi siempre, una bandeja con comida. El Pancho se ubica en un extremo del kiosco, protegido del sol de verano y de la lluvia, de modo de no entorpecer el manejo diario de las ventas, controlando todos los desplazamientos que ocurren a su alrededor, y recibiendo las caricias de vecinos y clientes. Siempre le ladra a las personas sospechosas y a los perros de otras zonas.

El diarero cierra el kiosco a las 13 horas, entonces Pancho lo acompaña a su segundo trabajo de jardinería, con la corrección que lo caracteriza, sin molestar a nadie y esperado que el diariero finalice su labor. Luego acude a su tercer destino, una peluquería de hombres, ubicada al lado del kiosco de diarios. Allí se queda hasta las 20 horas, disfrutando del aire acondicionado en el verano o de la calefacción en el invierno.

Cada tanto sale un momento, por razones fisiológicas. Cuando llega la hora del cierre, Pancho cruza la calle cuando lo indica el semáforo y se sienta en la vereda de una carnicería, mirando con atención al carnicero, en silencio. En un momento dado, si no es atendido, entra a la carnicería, mira al carnicero fijamente hasta que recibe un hueso. Sale y lo come en la vereda, siempre en el mismo sitio.

Luego camina unos 80 metros y ladra frente al portal de la casa donde vive para que le abran la puerta. En esa casa encuentra techo, comida y afecto.  Pancho no es muy demostrativo, pero nos recibe moviendo un poco la cola, se deja acariciar la cabeza o el lomo por quien él elige, mostrando el placer que le produce pero sólo, por un breve instante.

Pancho tiene el don de la ubicuidad en todo momento. Poco demostrativo pero fiel, vigilante, hábil en ubicarse donde más le conviene, aprovechando todas las oportunidades que se le presentan a diario. Pancho es el perro de todos, de todo el barrio, de todos los vecinos, viviendo con la libertad, típica de un perro que ama la calle. Pancho es un perro de Buenos Aires.

El barrio, Personajes de la ciudad

HISTORIA DEL CLUB RIVER PLATE

Foto: River Plate 1937

La fusión de dos clubes de la Boca, “La Rosales” y “Santa Rosa”, dieron origen al club “River Plate”, nombre obtenido de unos cajones depositados en el puerto de la Boca.

Se fundó el 25 de Mayo de 1901, detrás de la Carbonera de Wilson, en la Dársena Sur, donde tuvo su cancha hasta 1906. Como el crecimiento del club obligó a buscar otro lugar, se ubicaron en Sarandí; sin embargo la gente no los acompañó.

Estuvieron un año y regresaron a Dársena Sur. River ascendió en 1908 y al año siguiente salieron subcampeones, detrás de “Alumni”. En 1913 fueron obligados a abandonar los terrenos. Jugaron en el estadio de Ferro Carril Oeste hasta 1915, fecha en la que inauguraron un nuevo estadio en la Boca, ubicado en las calles Aristóbulo del Valle, Caboto, Pinzón y Pedro de Mendoza.

En 1918, una barra riverplatense integrada entre otros por Antonio Liberti, decidieron en un cafetín de Pedro de Mendoza crear un himno. Se realizó con la melodía de la marcha inglesa “Es un largo camino a Tipperary” y la letra escrita por el poeta Arturo Antelo.

Los jugadores de River usaban al comienzo camisetas blancas. Durante unos carnavales, uno de los pibes del equipo observó una cinta roja en un carro a caballo. La desató y la enganchó con alfileres a la camiseta en forma diagonal hacia el hombro izquierdo. Así nació la “banda roja”.

Hasta los primeros años del profesionalismo, River usó una camiseta tricolor a bandas verticales blancas y rojas, alternando con bandas estrechas negras. A mediados del treinta, el equipo volvió a la banda roja, usando la tricolor en ocasiones especiales. Como consecuencia del accidente aéreo sufrido por los jugadores del Torino de Italia, River usó durante dos décadas una camiseta de alternativa color granate.

Ganó su primer títuño amateur en 1920. En 1921, se decidió trasladar el club a unos terrenos ubicados en la manzana comprendida por las calles, Alvear, Tagle, Austria y las piletas de agua corriente. Se llegó a un acuerdo con el Ferrocarril Pacífico, los dueños del lugar, en pagar un alquiler de 500 pesos por mes, durante cinco años, con opción a cinco años más.

En 1922 comenzó la construcción del estadio, punto de partida del crecimiento de River Plate, inaugurado en 1923.  En 1933, River creó “la cuarta especial”, una categoría para formar jugadores provenientes de los equipos chicos, el llamado “semillero”, de donde surgieron jugadores de gran nivel.

José Manuel Moreno debutó en primera en 1935. Dos meses más tarde lo hizo Aristóbulo Deambrosi, que se desempeñó como wing derecho o izquierdo. Poco después debutó Adolfo Pedernera como wing izquierdo. Moreno como insider izquierdo y Pedernera como wing, constituyeron un ala izquierda que dió mucho que hablar.

River obtuvo los campeonatos de 1936 y 1937.  En 1938 se inauguró el Estadio Monumental, en el barrio de Núñez. Se alejó Bernabé Ferreyra y al año siguiente Carlos Peucelle. En 1939 se incorporaron Angel Labruna y Juan Carlos Muñoz, puntero derecho. En reemplazo de Bernabé Ferreyra jugó Roberto D’Alessandro durante dos años.

En Junio de 1941, como consecuencia de una lesión, fue reemplazado por Alfredo Pedernera y la delantera estuvo constituída por Juan Carlos Muñoz, José Manuel Moreno, Adolfo Pedernera, Ángel Labruna y Aristóbulo Deambrosi. Era el nacimiento de “La Máquina”. Por lesión de Deambrosi, el 28 de Junio de 1942 debutó Félix Loustau, integrándose la formación más famosa de “La Máquina”.

Este equipo ganó los campeonatos de 1941 y 1942. El cerebro era Adolfo Pedernera, con una técnica maravillosa, acompañado por dos punteros rápidos y muy habilidosos con pique, habilidad y gambeta. Ángel Labruna, un delantero increíble y el gran José Manuel Moreno, un jugador completo.

Subampeones en 1943 y 1944 pero campeones en 1945, jugaron el último partido el 17 de Noviembre de 1946 frente a Huracán; se alejaron Pedernera y Deambrosi en 1947, año en que salió campeón con el gran Alfredo Distéfano “La Saeta Rubia”. En 1949 se fue Moreno y Muñoz en 1951; Loustau en 1958 y Labruna en 1959.

Un capítulo aparte lo constituye la rivalidad con su vecino, Boca Juniors. Desde el año 1913, en la época amateur, comenzaron los enfrentamientos que constituyen, una historia aparte.

Fuente: “Tango y Cultura Porteña”.   FM 97.9 “Radio Cultura”

Los entretenimientos

LOS RUBINSTEIN

Luis, Oscar, Mauricio y Elías Rubinstein fueron cuatro hermanos nacidos en Buenos Aires, hijos de padres judíos provenientes de Rusia, que dejaron una huella indeleble en la historia del tango.

Luis Rubinstein nació el 8 de julio de 1908. Fue un famoso autor y compositor, iniciador de la dinastía tanguera de los Rubinstein. Realizó una extraordinaria carrera dejando obras inolvidables: “Cuatro palabras”, “Marion”, “Rosa de tango”, “Tu perro pekinés”, excepcional creación de Edmundo Rivero con Aníbal Troilo; “Ya sale el tren”, “Cadenas”, “Charlemos” ¿se acuerdan de Belgrano 6011, quisiera hablar con René ?; “Olvido”, “Inspiración” y muchos más, todas obras de primera línea, clásicos del buen tango.

Fundó en 1935 la Academia PAADI, Primera Academia Argentina De Intérpretes, ubicada en Callao 420, secundado por sus hermanos, por la que desfilaron inolvidables intérpretes de la canción ciudadana y de la actuación.

Tuvo como asesores musicales y acompañante de cantantes a Marianito Mores, Osvaldo Pugliese y Joaquín Mauricio Mora. Era un centro de excelencia, sede de trabajo de los hermanos. Luis Rubinstein falleció el 10 de Agosto de 1954.

Oscar Rubens nació en Buenos Aires el 18 de Enero de 1914 y se destacó como letrista de tangos. Sus títulos fueron cantados por inolvidables voces: “Déjame así” por Florial Ruiz; “Gime el viento” por Fiorentino con Aníbal Troilo; “Lloran las campanas” por Alberto Podestá con Carlos DiSarli. Otros títulos como “Lejos de Buenos Aires”, “Al compás de un tango”, “Rebeldía”, el hermoso “Triste comedia” junto a Héctor Stamponi.

Fundó “Ediciones Musicales Select”, con sede en el edificio de PAADI, donde publicaba sus obras, que fue una puerta abierta para la edición de las primeras obras de músicos con futuro. Oscar Rubens falleció el 6 de octubre de 1984.

Mauricio Rubinstein nació el 19 de Enero de 1916. Su niñez fue similar a la de sus hermanos, dura y difícil. Se inclinó por el periodismo radial. Fue redactor de “Sintonía”, “Radiolandia”, “Antena”, “Damas y Damitas”, “Estampa” y “Radiocine”.

Escribió biografías en episodios, de los artistas más populares. Fundó el “Primer Archivo Cinematográfica Argentina”, cuya finalidad era surtir de extras a los estudios de cine. En la radio se desempeñó como comentarista. En 1942 conducía “El diario de la música popular”, por Radio El Mundo. Fue libretista y adaptador de obras para el radioteatro. En la televisión condujo un programa llamado “Cita con sus favoritos”.

Elías Randal fue el hermano menor. Nació en Buenos Aires el 6 de Enero de 1920. Poco pero bueno es lo que produjo en materia tanguera: “Gracias”, “Así se baila el tango”, el gran éxito de Alberto Castillo; “Doble castigo”, “Quiéreme como soy”, “La novia del mar”. Indudablemente, el éxito de “Así se baila el tango” fue el más resonante de su trayectoria autoral. Falleció el 28 de Marzo de 2009.Los hermanos Rubinstein integraron un grupo autoral tanguero del mejor nivel, en ese Buenos Aires que se fue.

Fuente: Judkovski, José. El tango, una historia con judíos. Ed. Fundación INO. Junio 1998.

Fotos: Todo Tango.com

El tango, La inmigración

ANNEMARIE HEINRICH

Las tapas de las revistas “Radiolandia”, “Sintonía” y “El Hogar” en las décadas del 30 al 50, mostraron fotografías de los rostros de las principales actrices y actores vigentes en esa época, producto del relevante trabajo de Annemarie Heinrich.

Nació en Darmstadt, Alemania el 9 de Enero de 1912. Llegó a la Argentina en 1926 instalándose en Gualeguaychú, Entre Ríos. Allí comenzó su aprendizaje de la fotografía con un tío. Posteriormente su familia se trasladó a Villa Ballester, Partido de San Martín en la Provincia de Buenos Aires.

Estudió fotografía en un estudio de Belgrano. Su aprendizaje coincidió con el desarrollo impetuoso del cine argentino y de la radio. Heinrich consideraba que un buen retrato se lograba mediante la estrecha colaboración del fotógrafo y el modelo. Procuraba que sus fotos expresaran el contenido de las miradas.

Foto: Pagina 12. 23 Setiembre 2005

Si bien era una experta en retratos, también se especializó en desnudos artísticos, y la fotografía de modelos exclusivos de vestimenta. Muchas de las fotografías oficiales de personajes famosos nacionales y extranjeros, fueron de su autoría.

En 1982 obtuvo el “Primer Premio del Foto Club Argentino” y la “Medalla de Oro de la AAFP”. Su estudio estaba ubicado en la calle Santa Fe y luego, en Callao y Las Heras, donde llevó a cabo un paso trascendental en la historia de la cultura del país.

Poseedora de una técnica excepcional en el manejo de la iluminación y tratamiento del negativo, que le permitía obtener resultadoss de una calidad superior. Su primer libro de fotografía fue “El ballet en la Argentina (1934-1960). Participó en la creación del Foto Club Buenos Aires.

Fundó el “Consejo Argentino de la Fotografía”, integrado por los fotógrafos más relevantes del país, con la misión de difundir y estudiar la fotografía nacional. Falleció en Buenos Aires el 22 de Setiembre de 2005. Annemarie Heinrich fue la gran retratista del mundo del espectáculo de aquel Buenos Aires que se fue.

Fuente:Hax Andrés: Murió Annemarie Heinrich la fotógrafa mayor de la Argentina. Clarín, 23-09-2005.

Una mujer que sabía dominar la luz. Página 12, 23 Setiembre de 2005.

http://es.wikipedia.org/wiki/Annemarie_Heinrich

El cine, Personajes de la ciudad

ALBERTO ECHAGÜE

Juan de Dios Osvaldo Rodríguez Bonfanti nació el 8 de Marzo de 1909, en la ciudad de Rosario, donde comenzó cantando desde pibe. A comienzos de la década del 30 se mudó a Buenos Aires y debutó en Radio Stentor como Alberto Echagüe.

En 1932 cantó con la orquesta de Ángel D’Agostino, actuando en el cabaret “Casanova” y en el teatro París. D’Agostino le presentó a su amigo Juan D’Arienzo quien lo invitó a Radio El Mundo para escuchar la orquesta. Mientras estaba ejecutando el tango “Madre”, Echagüe le solicitó a D’Arienzo cantar el estribillo. El maestro aceptó; al finalizar apareció el director artístico de la radio quien afirmó que Albertio Echagüe, era el cantor para esa orquesta.

Foto: Alberto Echague con Juan D’Arienzo

Actuaron en el cabaret “Chantecler”, en “Radio El Mundo”, en bailes y en clubes. El 4 de Enero de 1938 grabó su primer disco, el tango “Indiferencia”, de Juan Carlos Thorry y Rodolfo Biagi y el 22 de Diciembre de 1939, “Trago amargo”. En esta primera etapa grabó un total de 27 temas.

Se alejó de la orquesta y continuó su labor junto al pianista Juan Polito, actuando en la confitería Richmond, en los bailes, clubes y teatros de barrio. Regresó con Juan D’Arienzo en 1944 permaneciendo hasta 1957, en su etapa más exitosa. Su voz recia y sobria se adaptó notablemente al estilo de la orquesta, en momentos que se encontraba en pleno auge artístico.

Dentro de un repertorio dispar, quedaron algunas buenas realizaciones como “Paciencia”, “Este carnaval” y “Esta noche me emborracho”. En el año 1957, junto al otro cantor Armando Laborde, se separaron de la orquesta de Juan D’Arienzo y formaron rubro propio con la dirección de Alberto Di Paulo.

Tuvo una tercera etapa con Juan D’Arienzo en 1968. Echagüe no fue técnicamente un gran cantor, en una época donde abundaron los buenos valores. Pero dentro del vértigo de D’Arienzo, cantó algunos temas con profunda sensibilidad. Falleció el 22 de Febrero de 1987.

Fuente:”Tango y Cultura Porteña, Emisión Nº 133. 12-11-2001. FM 97.9 Radio Cultura.

El tango

EL SERVICIO DOMÉSTICO

A partir de la segunda década del siglo XX, el servicio doméstico estuvo integrado mayormente por mucamas, niñeras, gobernantas, mozos de café, ordenanzas, porteros y serenos.

La proporción del sexo femenino era preponderante con un 87 %. Las mujeres mejoraban su posición casándose con un proveedor o un compañero de trabajo, alejándose de la casa de sus patrones.

Los sirvientes formaban largas colas, a la hora de solicitar trabajo. Algunas ofertas eran francamente llamativas: “Valet de chambre afeitado buena presencia, elegante, italiano, hablando francés y español, muy buena letra, educado, inteligente con óptimos informes de su escrupulosa honradez apto para encargos de confianza y responsabilidad se ofrece. Esmeralda 992 “.

Predominaban los inmigrantes españoles. Se ofrecían matrimonios donde ella actuaba como cocinera y él, como mucamo. De acuerdo con las memorias del Departamento de Migraciones, era importante conocer el grado de discriminación existente: ” a la raza latina se la mira con cierta tolerancia; a los irlandeses con simpática compasión; con repugnancia a los habitantes del Celeste Imperio y con desagrado a los israelitas, gitanos y brasileiros”.

Por medio de contactos personales, agencias o avisos clasificados, el personal doméstico acordaba con sus patrones. Era un régimen generalmente paternalista, amable o asfixiante, donde se corría el riesgo del abuso de amas de llaves, miembros de la familia y señoritos seductores y prepotentes.

Muchas de las sirvientas provenientes de España, llegaban al país endeudadas, y todo lo que ganaban durante los dos primeros años de su estadía, estaba destinado a pagar el viaje a la Argentina. Era común tratar a la servidumbre como integrantes de la familia y ayudarlos a que prosperaran. El personal doméstico era muy respetuoso, en especial con los adultos mayores. Se les decía “niña”, hasta los 90 años. Las mucamas salían los domingos, después de almorzar y regresaban a la noche. Así funcionaba el servicio doméstico en ese Buenos Aires que se fue.

Fuente: Cardenas, Isabel. Ramona y el robot. Edit. Búsqueda 1986.

La casa, La cuestión social, La inmigración

CHAS DE CRUZ

“Diario del Cine” fue una audición radial creada por Israel Chas de Cruz, conocido como Chas de Cruz, cronista cinematográfico nacido en Buenos Aires el 6 de Junio de 1904.

Se emitía por Radio Belgrano desde el año 1930, en el horario de la siesta. Tuvo su época de esplendor cuando colaboraban los periodistas Domingo Di Núbila y Clara Fontana. La audición se caracterizaba por comentar las novedades cinematográficas locales y del exterior.

La realización de críticas y entrevistas a figuras locales y extranjeras. Estas últimas, consecuencia de los frecuentes viajes que realizaba Chas de Cruz, a fin de obtener información directamente del entrevistado.  En algunas emisiones de Diario del Cine, Chas de Cruz y sus colaboradores organizaron concursos con la finalidad de seleccionar a una actriz para desempeñar un papel en determinado film.

Mediante esta modalidad surgieron figuras como Analía Gade, Mirtha Legrand, Nelly Meden, Irma Roy, María Duval, Elisa Galvé y otros. También se desempeñó como fundador y Secretario de la Academia de Arte y Ciencias Cinematográficas de la Argentina, presidida por Mario Soficci a partir de su fundación en 1941.

En 1931 fundó la revista “Heraldo del Cinematografista”, que se publicó hasta la década del 80. En su calidad de escritor, nos dejó: “Hollywood al desnudo”; “Israel vista por un argentino”; “Cuando el cine fue aventura”; “Cómo se hace un film”. También integró la producción del guión cinematográfico del film “Apenas un delincuente”, dirigido por Hugo Fregonese. y estrenado en 1949.

En 1937 codirigió la película “Segundos Afuera” junto a Alberto Etchebere, con el debut cinematográfico de Eva Duarte. Un diagnóstico médico precipitó su decisión de quitarse la vida, hecho ocurrido el 1º de Febrero de 1968. Chas de Cruz fue un infatigable descubridor de estrellas cinematográficas y destacado cronista del mundo cinematográdfico de ese Buenos Aires que se fue.

Fuente: http://www.cigarrosmanrique.com.ar/anecdotasChaz.htm

Audiciones Radiales, El cine

AMIGOS INOLVIDABLES

“Amigos Inolvidables” era el título de una emisión radiofónica de la década del 40 que evocaba la vida de las mayores lumbreras del saber humano, nacidas en América.

Se trasmitía por LR1 Radio El Mundo y la Red Azul y Blanca, los lunes a las 20.30  horas. Un relato completo cada día, en el cual se representaban los aspectos más notables de los inventores y sus creaciones que tanto beneficiaron a la humanidad.

La invención del telégrafo, la lámpara incandescente, el teléfono, la anestesia y tantos otros descubrimientos, integraron la programación semanal. Era presentado por la Asociación de Difusión Interamericana, ubicada en Avenida Presidente Roque Sáenz Peña 567, en la Capital Federal.

Un locutor hacía la aperura del programa y el Relator, una miscelánea sobre la importancia de los avances ocurridos en el último siglo, teniendo en cuenta como era la vida cincuenta o cien años atrás. Como la incorporación de las nuevas conquistas del ingenio humano, mejoraron e hicieron más cómodo el paso del hombre por el mundo.

En un estilo de radioteatro, se señalaban las dificultades para alcanzar el éxito de los grandes inventores como Thomas Alva Edison con el fonógrafo; Alexander Graham Bell con el teléfono o Benjamín Franklin con el pararrayos.

Así, cada emisión repasaba detalles de la vida de estos grandes hombres, haciendo hincapie en sus intereses, dificultades a vencer y concreción de sus logros difundiendo detalles de su vida, en ese Buenos Aires que se fue.

Audiciones Radiales

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda

film izle Home Design Spielaffe sesso video giochi