lig tv izle
justin tv

El Buenos Aires que se fue

Blog en Monografias.com

 
promosyonbank.com promosyon canta

ACAROÍNA, EL DESINFECTANTE POPULAR

En las primeras décadas del Siglo XX, el temor a las infecciones era muy grande y había razón justificada para ello.

En esa época, no existían los antibióticos y el control de las infecciones no era fácil, ya que la vida estaba en juego. La concientización de desinfectar todos los sitios sospechosos, favorecieron enormemente el empleo de la acaroína, a fin de “destruir” todo foco existente.

La acaroína se empleaba en solución acuosa y se transformaba en un líquido de aspecto lechoso, de olor muy penetrante, distinguible a la distancia. Si emplear un desodorante, es imponer un olor sobre otro, la acaroína era el gran triunfador. Se utilizaba en todas partes.

Lo conocí cuando los cloaquistas venían a mi casa a limpiar las rejillas y cloacas. El rociado con acaroína era el sello de calidad. Traducía un trabajo realizado y “desinfectado”. La acaroína se veía y se olía. No había dudas. Era un compuesto fenólico, de olor muy penetrante y duradero.

Los trenes que llegaban a la estación “Once”, salían barridos y “desinfectados” con chorros de acaroína. Igualmente, los tranvías que comenzaban su recorrido, llegaban impregnados de las emanaciones de la acaroína recién usada. Era como un cartel anunciando que la limpieza se había realizado, culminando con la desinfección.

Eran épocas en las que la tuberculosis era la enfermedad infecciosa dominante, y nadie olvidaba su empleo. En la visita a cualquier baño público, uno era recibido por el clásico olor. En la escuela, los salones de clase y por supuesto los baños, habían sido “desinfectados” antes de nuestra llegada. Todas las rejillas de los patios y baños, eran rociadas con acaroína mediante una botella que contenía la solución, lanzando varios chorros del líquido lechoso, como corolario de toda acción de limpieza. Era como la firma de un documento: trabajo realizado y desinfectado, en ese Buenos Aires que se fue.

    Compartir este post en:
  • Facebook
  • Twitter
  • menéame
  • Delicious
  • Technorati
  • Digg
El barrio, La casa, La ciudad, Modas y costumbres

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda