El Buenos Aires que se fue

Blog en Monografias.com

 

BODEGA “LA SUPERIORA”

Aparecieron en la ciudad a fines de la década del 30. Eran locales pequeños que vendían vino tinto suelto.

Estaban vinculados con la bodega de origen, ubicada en la ciudad de Maipú, en Mendoza, donde fue fundada en el año 1919 por el español Manuel Lemos. La primera sucursal en Buenos Aires estaba ubicada en la calle Belgrano.

Se compraba el vino que llegaba en vagones procedentes de San Juan y Mendoza. Se lo envasaba con la marca “La Superiora” y se vendía a los clientes.  Despachaban vino suelto contenido en grandes bordalesas que estaban acostadas en dos hileras, una sobre otra y apoyada sobre bastidores de madera, para evitar desplazamientos.

Se trataba de una cadena de locales, distribuidos por distintos barrios, todos con las mismas características de diseño y disposición de las bordalesas, y todos, con el olor penetrante del vino. El piso estaba cubierto con aserrín de madera.

Cuando se colocaba un embudo en una botella o damajuana, al finalizar el llenado, siempre chorreaban de la canilla de la bordalesa unas gotas de vino, que caían al piso y eran absorbidas por el aserrín, produciendo el olor característico del vino fermentado, cada día más intenso; olor que no sólo inundaba el recinto, sino que se percibía a la distancia, permitiendo localizar la vinería con los ojos cerrados.

El logo de esta cadena de vinerías estaba representado por la imagen de la cabeza de una religiosa. En época de promoción, “La Superiora” mostraba a un extraño personaje vestido con un uniforme color rojo, que se paseaba por la vereda, desde la puerta de entrada hasta el final de la vidriera. Era distinguibkle fácilmente a la distancia, permitiendo localizar a la vinería en ese Buenos Aires que se fue.

El barrio, La ciudad

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom